Categorías
Argentina Universidad

“DE LAS UNIVERSIDADES PÚBLICAS HAN SURGIDO LOS LÍDERES DE NUESTRO PROCESO DE CAMBIO” | ÁLVARO GARCÍA LINERA 



Álvaro García Linera festejó el último triunfo del MAS, el partido político con el que llegó a la vicepresidencia en Bolivia desde 2006 hasta 2019, en Buenos Aires, donde vive como refugiado tras el golpe de Estado que lo derrocó junto a Evo Morales. Pese a seguir de cerca la coyuntura política latinoamericana, su vida en Argentina está centrada en la docencia. Tras haberse exiliado de Bolivia, dio clases en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y en la de San Martín (UNSAM), donde actualmente es investigador en el Instituto Nacional de Altos Estudios Sociales (IDAES) y docente de las materias “Conocer, juzgar, actuar. La espontaneidad social del cuerpo” y “Notas para una topología de Estado moderno”, de las carreras Antropología y Sociología de esa casa de estudios, cuya cursada comenzó en el caótico 2020.

En una entrevista con el Suplemento Universidad, García Linera consideró que la virtualidad no es el escenario ideal para impartir sus clases. El ex mandatario boliviano advierte que la educación a distancia es “muy plana”, y sostuvo que espera que “en algún momento se pueda restituir la forma normal y necesaria del diálogo”. No obstante, entiende que se trata de una circunstancia especial generada por la enfermedad.

Por otro lado, el ex vicepresidente de Bolivia destacó el papel de los estudiantes universitarios en la “segunda ola de la corriente nacional y popular” en la región y enfatizó que “lo que América Latina hizo en los últimos años lo hacen ahora los europeos y estadounidenses”.

También expresó su emoción por la victoria del candidato del MAS Luis Arce en las elecciones presidenciales de Bolivia por más del 55 por ciento de los votos porque advirtió que el propósito del golpe había sido “destruir lo nacional y popular, el ideario, la voluntad y la experiencia de lo popular convertido en poder”.

– ¿Cómo considera que la pandemia afectará a la educación?

– Es algo que definirá cada país según sus circunstancias, pero probablemente se llegará a una combinación de la teleeducación con la actividad presencial. Se irá adquiriendo una redefinición de las formas de transmisión y construcción de saberes. La duda es si la educación seguirá siendo una forma de movilización social. Lo único verdadero es la incertidumbre sobre el destino de la sociedad. Otra de las grandes dudas es si en estos tiempos las nuevas tecnologías, los nuevos mecanismos de conocimiento y los distanciamientos sociales podrán articularse con la cotidianidad.

-¿Y cómo cree que repercutió la pandemia a la hora de enseñar?

-Fue muy complicado. Independientemente de lo que la gente te pueda preguntar, el virtual es un tipo de encuentro mutilado, porque no hay otro tipo de comunicación. Falta la de los cuerpos, las gestualidades y las posiciones. Es decir, los movimientos corporales que tienen su razón y su gramática. Tenemos tres gramáticas: las estructuras mentales, las verbales y las del cuerpo. Cuando ves una pantalla plana estás mutilando esta tercera parte. Es un vínculo mucho más limitado y más agotador, seguramente para todos. Esperemos que en algún momento se pueda restituir la forma normal y necesaria del diálogo.

– ¿En qué se centran las materias que dicta en la UNSAM?

– En el primer cuatrimestre dicté una sobre la espontaneidad social del cuerpo. Y la reciente es sobre topología del Estado, que ha sido una relectura de la teoría del Estado a raíz de las revelaciones que ha dado la pandemia. Una relectura del Estado a partir de una relación paradojal que articula la dimensión comunitaria con la dimensión monopólica, lo que parece un contrasentido. El Estado es un conjunto de ámbitos colectivos de la sociedad, pero a la vez es una gestión de lo común por monopolios, por una centralización de decisiones. Trabajamos varias ideas, varios autores y varios ejemplos. Para hacer un resumen, el Estado es una relación de los recursos, ideas y bienes comunes que tiene la sociedad, a través de monopolios con efectos vinculantes en todo el territorio. Y en torno a eso hemos visto cuál es el monopolio fundamental del Estado, que es el de la economía con su diversidad de artefactos, medios, mecanismos, etcétera.

– ¿Y la violencia?

-La hemos trabajado, pero eso no es lo que define al Estado. Sin embargo, es lo que al final, ante los riesgos y las crisis, lo sostiene. La fuerza de un Estado es esta capacidad de monopolizar las cosas comunes, incluidas las narrativas y las creencias de lo común, y ahí radica su consagración y legitimación. Sólo que lo común es administrado por un monopolio, por un pequeño grupo, y esa es su cualidad paradojal; que está vinculado a ciertos sectores, a ciertas influencias y que ciertos grupos tienen mayor acceso a lo común, lo que hace que no sea un común transparente.

El rol de la juventud

– ¿Cuál es la importancia que tuvo la comunidad universitaria en las recientes movilizaciones masivas en Latinoamérica?

-En el caso chileno es más que evidente. Es una impronta generacional de personas que nacieron después de que comenzara a retirarse Pinochet, y que ahora busca releer la realidad a su manera para superar la carga de la dictadura. En el caso de Bolivia, ha sido de las universidades públicas de donde han surgido la mayoría de los líderes de nuestro proceso de cambio. Siempre decimos en Bolivia: el modelo económico que nos ha garantizado el crecimiento del 5 por ciento anual no fue el de los Chicago Boys, sino el de los Chuquiago Boys, que es el nombre en aymara de La Paz. Ha habido un fuerte protagonismo de las universidades públicas. Aunque, y hay que estar atentos en otros países, buena parte del neoconservadurismo ha emergido de un sector de las universidades privadas, de una juventud que ha sido educada allí. Han sido los que han salido a marchar, a decir que se vayan los indios y a quemar wiphalas. Lo público está más vinculado a lo nacional popular, y parte de las universidades privadas están vinculadas al neoconservadurismo y a un supremacismo blanco.

– Más allá de las movilizaciones, ¿cómo analiza el papel de la juventud en el contexto político actual?

– Veo una gran capacidad en nuestra región de permanente renovación generacional, de su inteligencia social y colectiva. En Estados Unidos ha surgido toda una generación a la que le llama la atención el socialismo, digamos que en su versión más light. Pero es un gigantesco avance porque es una apertura cognitiva, la cual estuvo cerrada durante los años 60. América Latina dio muestras de que es una sociedad en mayor movimiento, con creatividad. Fue una nueva generación en el siglo XXI la que tuvo que crear un post-neoliberalismo que nadie había teorizado. La primera ola de pensamiento nacional fue un esfuerzo regional con virtudes y limitaciones, pero algo distinto a la lógica neoliberal de los últimos 30 años. Lo que América Latina hizo en los últimos años lo hacen ahora los europeos. Esa forma de enfrentar las crisis del neoliberalismo fue enseñada en Latinoamérica.

– ¿Qué panorama se viene para el progresismo latinoamericano?

-Estamos en medio de la segunda oleada de gobiernos progresistas. La primera fue de 2004 hasta 2015, y luego vino un retroceso que en algunos países se dio por vía democrática y en otros por golpes de Estado. En 2019, con contramarchas, arranca una segunda oleada que comenzó por México, pasó por Argentina y continuó por Bolivia y Chile. Pero no creo que se vaya a dar una homogeneidad de gobiernos progresistas en el continente, porque habrá una contra-oleada de conservadurismo. Ninguna se va a imponer de forma absoluta, sino que van a coexistir.

Tiempo de elecciones

– ¿Cómo cree que impactarán los comicios presidenciales de Estados Unidos en nuestra región?

– Lo que está pasando en Estados Unidos, más allá del resultado, demuestra que el modelo hegemónico de discurso único de fusión de economía de libre mercado también tiene problemas. La están pasando mal, ya no son las elecciones de un país triunfante, sino de uno confrontado que ha perdido el horizonte. Y eso para mí es ultrapositivo para América Latina. Es una hegemonía cansada que puede durar un tiempo, pero ya no atrae la expectativa de futuro de la sociedad. Se está viendo el ocaso. Nos corresponde a los latinoamericanos inventar nuestro futuro, sin copiar a nadie.

– ¿Cómo vivió las elecciones en Bolivia?

– Nos masacraron, nos persiguieron, nos hicieron todo lo que pudieron y el pueblo remontó las dificultades para reconstruir esta articulación de indígenas, campesinos, obreros y sectores medios empobrecidos. Estoy muy emocionado por esta capacidad que tiene el pueblo boliviano para reconstruir su organización, su fuerza de movilización e identidad. Porque el propósito del golpe de Estado era destruir lo nacional y popular, el ideario, la voluntad y la experiencia de lo popular convertido en poder.



Fuente link:

Categorías
Argentina Universidad

A 75 años del 17 de Octubre,el día que nació el peronismo | INFORME  



Los análisis y estudios sobre el peronismo son un fenómeno académico que no ha disminuido a través del tiempo. Generan obsesión en investigadores locales y extranjeros que se nutren de una vasta tradición de fuentes orales y documentos de época. El 17 de octubre es la zona cero donde confluye un sinfín de estudios colaborativos y trabajos interdisciplinarios que enriquecen la comprensión de los acontecimientos.

Muchas de las interpretaciones académicas se han centrado en el instrumentalismo teórico que permite ver en el apoyo obrero a Juan Domingo Perón, el resultado de una participación política que tenía por objetivo llevar al poder un proyecto reformista que les permitiera mejoras concretas de sus condiciones de trabajo. Sin embargo, la movilización obrera y las manifestaciones de la jornada del 17 de octubre de 1945 exceden esta interpretación y requieren una comprensión más sutil de los hechos.

Por este motivo, el Suplemento Universidad reunió a Esteban Pontoriero, doctor en Historia; a María Sofía Vassallo, doctora en Ciencias Sociales y magister en Análisis del Discurso; a Carolina Barry, doctora en Ciencia Política, y a Juan Ezequiel Rogna, doctor en Letras, para profundizar sobre la interna militar detrás de las movilizaciones; la estrategia discursiva de Perón en la Plaza de Mayo; el rol de Eva y las mujeres obreras, y la interpretación literaria de los acontecimientos.

Esteban Pontoriero

LA INTERNA MILITAR

El año 45 se caracterizó por una incesante disputa interna dentro de las Fuerzas Armadas. En su meteórico ascenso dentro de la estructura de poder del gobierno de la “Revolución de Junio”, Perón se había encontrado con recelos y críticas que veían en su estilo, su práctica e incluso su vida personal el motivo de una degradación del cuerpo militar.

La utilización política que Perón daba a sus iniciativas desde la Secretaría de Trabajo y Previsión, sumado al desgaste de su figura dentro del gobierno militar, permitían inferir que el rédito de su accionar tenía como principal objetivo el beneficio personal. A su vez, se destacaba negativamente su transgresora relación con la joven actriz Eva Duarte, elemento no menor a la hora de pensar los motivos del desgaste de Perón dentro de la sociabilidad militar.

Cabe preguntarse entonces por el rol que cumplió dentro de la institución militar. Esteban Pontoriero remarca que “con el desplazamiento de Ramírez y el pase de Farrell a la presidencia en 1944, Perón fue como vicepresidente y ascendió de secretario a ministro de Guerra, puesto importante porque es el que decidía en el Ejército los pases a retiro y los destinos, con o sin mando de tropa. Tenía un rol central en la formación del cuerpo de oficiales”.

La figura de Perón reunía un peso político, institucional y militar de importancia para la época, a estas cualidades se le sumaba su acercamiento a los trabajadores a través de la figura de Domingo Mercante. Coronel amigo e hijo de un obrero ferroviario, fue él quien lo ayudó a establecer contactos dentro del mundo sindical y quien tendría un rol de peso durante la jornada del 17 de octubre.

Pero no nos apresuremos, el 9 de octubre Perón es obligado a renunciar a sus cargos dentro del gobierno y un día después, luego de reunirse con un grupo de sindicalistas, se decide a realizar un acto para anunciar su renuncia. La movilización súbita contó con más de 70.000 trabajadores que se agolparon en la calle Perú donde se encontraban las oficinas de la Secretaría de Trabajo y Previsión. Desde allí, y aprovechando el sistema de radiotransmisión publica, Perón le hablaría al pueblo trabajador para dar su balance de gestión. Cerraría su discurso llamando a la unidad y a la defensa de las conquistas realizadas desde la Secretaría.

Perón sería apresado el 12 de octubre y enviado a la Isla Martín García. En contraposición con el declive de su figura política, el general Eduardo Ávalos, jefe de Campo de Mayo, se constituía en el nuevo sostén del gobierno de Farrell. La dinámica de los acontecimientos se aceleran y tres elementos comienzan a desarrollarse en simultaneo: las negociaciones entre el gobierno y la Corte Suprema de Justicia para pactar una salida democrática del régimen; la presión popular de las bases obreras para llamar a un paro general en descontento por el encarcelamiento de Perón y su traslado de la isla Martín García al Hospital Militar. Esos días son cruciales y los acontecimientos se deciden en la sede de la CGT. El 16 de octubre y ante la agitación en fábricas y barrios obreros, los dirigentes sindicales declaran la huelga general para el 18. Pero el pueblo se adelanta a los acontecimientos y en la mañana del miércoles 17 de octubre, columnas de trabajadores comienzan a agruparse en diversas plazas de los principales centros urbanos. El epicentro será la Plaza de Mayo y el insospechado actor de reparto, Eduardo Ávalos.

Conforme el tiempo pasa, las columnas de trabajadores comienzan a agolparse en la plaza. Los oficiales de Campo de Mayo le piden autorización a Ávalos para avanzar sobre la ciudad y reprimir. El general duda. Esteban Pontoriero, que es investigador del CONICET, aclara esa indecisión: “Cuando se produjo el golpe de 1943, la columna de Arturo Rawson, que fue desde Campo de Mayo hasta la Casa Rosada para destituir a Castillo, fue tiroteada por otro grupo de militares en el camino. Ávalos estaba en el otro bando en ese enfrentamiento. Se tirotearon por una confusión, porque el golpe se decidió en Campo de Mayo y no todas las unidades estaban enteradas: en el tiroteo murieron soldados de ambos lados. Ávalos quedó impresionado por ese hecho y por eso habría decidido no reprimir”.

La pasividad policial en los accesos a la capital dinamizó la jornada. “Inicialmente era un grupo de gente que curioseaba, no estaba claro el motivo de su presencia y no era mucha en principio. Recién avanzado el día empiezan a aparecer columnas que convergieron en la plaza pidiendo la liberación de Perón: fue todo paulatino. Cuando quedó claro que se trataba de un mitin o manifestación colectiva con fines políticos para la liberación de Perón, había una cantidad tan grande, que era imposible de desalojar violentamente porque eso hubiera producido una masacre y Ávalos no estaba dispuesto a eso”, puntualiza el docente de las universidades nacionales de Tres de Febrero (UNTREF) y de San Martín (UNSAM).

María Sofía Vassallo

LA VOZ DE PERÓN

El afluente de columnas se intensificó en horas de la tarde. Los trabajadores se adueñaron de la Plaza de Mayo y de muchos otros centros urbanos a lo largo y ancho de todo el país para pedir por la liberación de Perón. Renuente a ejercer una represión que hubiera terminado en un baño de sangre, Ávalos convoca a Mercante en horas de la tarde y le encomienda salir al balcón de la Casa Rosada y pedirle a la multitud que se desconcentre. Rápido de reflejos, la mano derecha de Perón inicia su alocución ante el público reunido citando los deseos de Ávalos. La silbatina es ensordecedora y Mercante sabe que ganó tiempo. El propio jefe de Campo de Mayo intentó decir unas palabras desde el balcón, pero el descontento era generalizado.

El traslado de Perón al balcón de la Casa Rosada ocurrió a las once de la noche. Cuando se asomó al balcón, la algarabía fue total; en ese momento, el locutor invitó al público a cantar el Himno. Como el propio Perón reconocería tiempo más tarde ante Félix Luna, fue un intento para ordenar un poco las ideas.

La reaparición de Perón ante la multitud de trabajadores configura y solidifica el vínculo con el pueblo; sin embargo, Sofía Vassallo destaca elementos que se alejan del verticalismo con el que se suele caracterizar esta clase de discursos: “Perón es quien tiene la palabra y monopoliza el turno; pero también la multitud se hace escuchar. Esta interacción tiene características asamblearias. El público participa activamente del diálogo. La multitud interrumpe constantemente el discurso de Perón, con cánticos y gritos colectivos o con gritos dispersos. En algunos momentos, lo obligan al propio Perón a pelear por el turno, le imponen temas”.

Es así como los trabajadores se involucran en la vida política de forma masiva. Lo hacen a través de consignas y canticos que prefiguran al peronismo como movimiento. Como afirma Vassallo, “la movilización popular por la liberación de Perón crea comunidad e inaugura un ritual, al estar juntos con otros, con-juntos, por un compromiso común con un tercero, a través del cual se produce el encuentro colectivo, la constitución de un ser-en-común, capaz de decir ‘nosotros aquí estamos’”.

En esa plaza se inaugura una politización masiva de la sociedad, un tipo de contacto con la figura del líder político que perdura hasta nuestros tiempos. Ese discurso no es el primero brindado por Perón hacia los trabajadores, pero es el inicio de una forma de comunicación que el peronismo desarrollará como vínculo entre el líder y el pueblo obrero.

“La noche del 17 de octubre de 1945 Perón define y se pronuncia sobre cuestiones fundamentales: escenifica su tránsito de militar a civil, proclama la hermandad entre el pueblo, el ejército y la policía, reformula el concepto de Patria, identifica en esta movilización popular “el renacimiento de una conciencia de los trabajadores” y la ubica en la tradición histórica del Cabildo Abierto, advierte acerca de la necesidad de la unidad de los trabajadores como condición fundamental para la unidad nacional y precisa como objetivo fundamental de su acción política la felicidad del pueblo”, reflexiona, la investigadora del Observatorio Malvinas de la Universidad Nacional de Lanús (UNLa) y del Instituto de Investigaciones y Documentación Histórica del Peronismo de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM).

Carolina Barry

EVA Y LAS MUJERES

En su departamento de la calle Posadas, Eva Duarte escucha las palabras de Perón a través de la radio. Unas horas después ambos se encontrarán en ese mismo departamento y se casarán una semana más tarde. Sobre el papel de Eva durante el 17 de octubre se escribió bastante. Dependiendo el posicionamiento político, el sesgo ideológico o la fuente a consultar, se la puede encontrar organizando maquiavélicamente los pasos a seguir para la liberación del líder cautivo, arengando a las masas o hasta dirigiendo los lineamientos de la CGT para llamar al paro general.

Sin embargo, Carolina Barry señala que “ella en ningún momento se posiciona en un papel de preponderancia” y agrega: “En los documentos ella habla más de sus sentimientos, de su dolor, de la pena que sentía, del llanto que le generaba la situación de injusticia. Con posterioridad, en una de sus clases en la Escuela Superior Peronista dice claramente que ni ella, ni la CGT liberaron a Perón, sino que fueron los sindicatos, los obreros y el pueblo en las calles”.

Debemos recordar que Eva aún no es Evita y que los hechos de la semana que culmina con la movilización del 17 habían resultado bastante traumáticos para ella. Luego de la renuncia de Perón a sus cargos, Eva perdió su trabajo como propagandista de la Revolución de Junio que desempeñaba en Radio Belgrano y luego del traslado de Perón a la isla Martín García el contacto con su pareja se vuelve aún más impreciso. De este momento se conservan las cartas entre ambos que demuestran lo frágil y desesperante que era la situación. Se vuelca a pedir ayuda a los amigos de Perón que conocía; contacta a Mercante, habla con Bramuglia para pedirle que hiciera un habeas corpus, demanda que el abogado socialista desestima e iniciaría una enemistad entre ambos que se prolongó en el tiempo.

Pero Eva no es la única mujer involucrada en los acontecimientos, miles de activistas se movilizan a la Plaza de Mayo interpeladas por el líder cautivo. Barry destaca esos vínculos: “Perón crea el Departamento de Asistencia y Trabajo de la mujer como un organismo dependiente de la Secretaría de Trabajo y Previsión en 1944. Ese organismo va a estar presidido por Lucila Gregorio Lavié, mujer muy vinculada a sectores del feminismo que acompañaron a Perón”.

Si bien las fotos dan cuenta de una mayoría de hombres en la plaza, el aporte de las mujeres en la movilización también fue significativo. Los testimonios de mujeres que acompañaron a sus padres y esposos en la caminata hacia la plaza se enlazan con una experiencia de organización política más significativa. La coordinadora académica del Programa de Estudios de Historia del Peronismo de la UNTREF e investigadora del Centro de Estudios de Historia Política de la UNSAM así las caracteriza: “Ya desde fines de 1944 empezaron a existir los centros cívicos femeninos. Estos centros van a estar relacionados con distintas líneas internas de fuerzas políticas que luego van a apoyar la candidatura de Perón. Estos centros movilizan el 17 de octubre y son específicamente de mujeres”. Actrices emergentes de la movilización, las mujeres también encontraron representación política en la movilización que pedía la liberación de Perón como líder político.

Ezequiel Rogna

ALPARGATAS SÍ, LIBROS TAMBIÉN

La manifestación quedó grabada a fuego en sus protagonistas, pero la resonancia de aquel miércoles que pasaría a la historia también se transformó en un fecundo campo dentro de la narrativa nacional. Desde las crónicas periodísticas, hasta el abordaje literario que se le dio a la movilización de los trabajadores, el 17 de octubre resultó una ruptura que se trasladó al ámbito de las letras. Ezequiel Rogna explica esta división: “Por un lado, para las élites liberales constituyó una invasión de los sujetos bárbaros al corazón de la polis oligárquica. Por otra parte, el 17 de octubre fue representado, parafraseando a Raúl Scalabrini Ortiz, como la manifestación del ‘subsuelo de la patria sublevado’, es decir, como una jornada signada por la épica colectiva de una muchedumbre que portaba reivindicaciones ancestrales y se mancomunaba en un solo grito. Consecuentemente, el sentimiento expresado en estas obras no es el de invasión sino el de mancomunión y autorreconocimiento frente a esa otredad popular”.

Es en esta fragmentación de las formas de representar el hecho popular que se distinguen dos trazos narrativos distintos. No sorprende ver a escritores como Borges, Bioy Casares, Martínez Estrada o Cortazar dentro del primer grupo caracterizado por Rogna y a Scalabrini Ortiz, Marechal, Olivari o Granata dentro del segundo. Sin embargo, las diferencias no terminaban en la forma narrativa, también cabría realizar una segunda distinción que el becario posdoctoral del CONICET señala con claridad: “Mientras los autores que lo configuraron desde la sensación de invasión recurrieron fundamentalmente a la narrativa; la poesía (o prosa poética) aparece como el género más visitado por aquellos autores que lo configuraron partiendo de una perspectiva empática. Esto quizás se deba a que la autorreferencialidad y el tono íntimo y a la vez épico encuentran en la lírica su espacio más propicio”

El 17 de octubre se inscribe entonces en una tradición literaria que excede por mucho el hecho convocante. Modificó las perspectivas desde las cuales se abordaron las narrativas de los sujetos populares pero también evidenció una transformación para aquellos escritores que buscaron inscribir su prosa junto con la vertiente del siglo XIX, el profesor de Literatura Argentina II y docente invitado en el Seminario del Cono Sur en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) así lo remarca: “En efecto, al no poder configurar como sus antecesores (Echeverría, Sarmiento) la imagen de un desierto a conquistar, quienes por entonces veían amenazadas sus posiciones de privilegio recurrieron a la pesadilla, a la fiesta y a lo monstruoso” para narrar ese periodo.

A 75 años del acontecimiento popular más significativo del siglo XX argentino, el 17 de octubre sigue vigente en la tradición movimientista del peronismo y en la historia del movimiento obrero. Ha sido trabajado por la academia en todas sus ramas y vertientes y sigue siendo pensado en arengas y panfletos. Su carácter masivo y popular lo emparenta con el carnaval, aquel que visto a través de los ojos del distanciamiento social se nos aparece como mítico e imposible. 



Fuente link:

Categorías
Argentina Universidad

Proyecto Mabs: el universo detrás de la invención científica de César Milstein | CULTURA  



Nacido el 8 de octubre de 1927 en Bahía Blanca, César Milstein se graduó como doctor en Química en la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires (UBA), se formó en el Medical Center Research de Cambridge y fue jefe de Biología Molecular del Instituto Nacional de Microbiología Carlos Malbrán.

Tras golpe de Estado de 1962 y la intervención del Instituto, Milstein se radicó en Inglaterra. En Cambridge, junto con su colega alemán George Köhler, logró algo que la ciencia había buscado durante años: fabricar líneas de anticuerpos puros capaces de detectar y enfrentarse a una parte específica de un antígeno y vencerlo.

Entre 1973 y 1975, Milstein y Köhler desarrollaron la técnica de hibridoma para configurar los anticuerpos monoclonales (MABs, del inglés monoclonal antibody-). Se trataba de un hallazgo científico revolucionario, con un amplio abanico de aplicaciones en inmunología, oncología y biotecnología, por el que recibirían el premio Nobel de Medicina en 1984. Sería el tercer argentino en recibir el galardón en el campo científico.

Basada en la invención de Milstein, la guionista, directora y productora audiovisual Ana Fraile desarrolla Mabs, un proyecto transmedia que vincula arte, ciencia y tecnología, y asume el desafío de contar “historias de ciencia que se conectan a lo que está aconteciendo en frente nuestro”. La iniciativa contempla un documental, que funciona como secuela del primer largometraje de la directora, “Un fueguito: la historia de César Milstein” (2010), y una experiencia inmersiva de realidad virtual.

Guionista de la Escuela de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, Cuba, y magister en Derechos Humanos y Democratización por la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), Fraile empezó a desarrollar su primer largometraje junto con Milstein, su tío abuelo, en 2000. La idea original era abordar las dificultades que enfrentaban los jóvenes científicos y cineasta de la época para abrirse camino.

Durante meses, el proyecto se fortaleció a través de una nutrida correspondencia entre la Ciudad de Buenos Aires y Cambridge, hasta la muerte de Milstein, el 24 de marzo de 2002.

Dos años más tarde, Fraile retomó la iniciativa, con el apoyo de la química y viuda de Milstein, Celia Prilleltensky. A través de los relatos de su compañera, colegas y amigos, a los que se suman sus propias filmaciones y escritos, el documental narra la vida y obra de un científico talentoso, aventurero curioso, amante de lo desconocido e investigador pionero en biotecnología, pero, sobre todo, un apasionado por la vida.

En conversación con el suplemento Universidad, Fraile explicó que la nueva película, que codirigirá con Lucas Scavino y será producida por Pulpofilms, ahondará en “la historia, usos y roles clave en el desarrollo de la tecnología de anticuerpos monoclonales” y rescatará el “contexto político y social” que posibilitó su invención y desarrollo.

En el 2000, el químico argentino escribió: “La ciencia sólo va a completar sus promesas cuando los beneficios sen compartidos equitativamente por los verdaderos pobres del mundo”. La documentalista explicó que la caída de la idea de Milstein de “que toda esa inversión pública vuelva al Estado y sea equitativamente compartida por los más pobres sigue teniendo vigencia y, cada vez más, es parte de las disputas sobre igualdad de derechos y acceso a la salud en todas partes del mundo”.

Sobre la base de estas ideas se construirá el relato de la película: “Ser soberanos en la educación, la salud y la comunicación es importante para poder vivir en un mundo más equitativo en el marco de las democracias”, subrayó.

Por otra parte, la experiencia de realidad virtual, codirigida por Fraile y María Laura Ruggiero, y coproducida por Pulpofilms y Seiren Films, propone un viaje al sistema inmunológico. Será un recorrido por el torrente sanguíneo que invitará a descubrir todas las epopeyas microscópicas que diariamente ocurren en nuestro cuerpo para preservar la vida. El proyecto se encuentra en etapa de desarrollo y lleva ganados varios fondos: Apoyo de Max Pertuz Foundation; Beca Creación del Fondo Nacional de las Artes (2019); Festival Visions du réel ID W interactive documentary workshop (2018), y British Council Seed (2019).

Para Fraile, “acceder a la ciencia desde la creatividad le da un lente de comprensión mucho más accesible al mundo de los hechos comprobables”. En ese sentido, destacó que “el arte es una herramienta más para poder sensibilizar y compartir conocimiento”.

A 93 años del nacimiento del último premio Nobel de Argentina, la documentalista apuesta a la “conversación entre arte y ciencia” como forma de “adentrarse en lo desconocido”.

 



Fuente link:

Categorías
Argentina Universidad

Paraguay: tan cerca, tan desconocido




| La pronunciada e histórica ignorancia que tenemos sobre el país vecino



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Paritaria docente universitaria: créditos para la compra de computadoras  | Todavía no se abrió la negociación salarial



Representantes de los docentes universitarios, autoridades del Ministerio de Educación y rectores se reunieron en un nuevo encuentro de la paritaria nacional. Allí se retomaron los temas planteados en el primera reunión de fines de agosto: se firmó un acta en la que se acordó un programa de compra de computadoras para docentes universitarios a través de una línea de créditos del Banco Nación y la creación de una comisión para el incremento de categorías docentes. No hubo definiciones salariales y se acordó una nueva reunión para el jueves 24 de septiembre. 

 “Continuamos dialogando con los gremios, en un momento muy complejo para nuestro país, pero convencidos de que hay que construir institucionalidad. Había un compromiso de reunirnos y lo hicimos siempre con la idea de proteger derechos”, dijo Jaime Perczyk, secretario de Políticas Universitarias. El funcionario explicó que se analizó la posibilidad de mejorar la categorización de los auxiliares docentes, así como el nomenclador de las escuelas secundarias. También avanza la conformaciónn de “un programa de crédito para la compra de computadoras por parte de los docentes universitarios”.

En el acta paritaria, las partes acordaron: la implementación de un programa progresivo de compra de computadoras para los docentes a través de una línea de créditos, para proveer del equipamiento tecnológico necesario para desarrollar la enseñanza en condiciones de virtualidad. 

La línea de créditos se instrumentará a partir del 23 de septiembre, con el apoyo del Banco de la Nación Argentina, a tasa preferencial para la adquisición por etapas de hasta treinta mil equipos informáticos destinados a docentes universitarios que cumplan los requisitos que establece dicha entidad, según las reglamentaciones del Banco Central de la República Argentina.

Además, el acta firmada incluye la conformación de la Comisión de Seguimiento y Aplicación del Nomenclador Preuniversitario, de la Comisión de incremento de categorías de auxiliares docentes y de la Comisión de Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo.

El reclamo salarial

“La reunión estuvo bien, nos parece muy importante que hayamos acordado este beneficio de los créditos para los docentes ya que en este contexto de virtualidad se torna algo urgente”, dijo a PáginaI12, el secretario general de la Conadu, Carlos De Feo.

“Todavía no pudimos avanzar en la cuestión salarial, algo que es urgente sobre todo para las categorías más bajas que están sintiendo más la pérdida del poder adquisitivo. Esperamos que en la próxima reunión podamos tratar el tema de los salarios”, añadió De Feo.

La Fedun “insistió en el reclamo para que los salarios del sector no pierdan poder adquisitivo frente a la inflación y la necesidad de una recuperación salarial de lo perdido durante los últimos dos años del gobierno de Macri”, señalaron desde esa federación docente. 

La Conadu Histórica también exigió la apertura de la negociación salarial. “La docencia sigue sosteniendo el derecho a la educación superior desde sus hogares de manera remota, sin que la patronal se haga cargo de la provisión de los elementos para el desarrollo de la enseñanza en el contexto de virtualidad y la compensación por los gastos incurridos”, afirmó el secretario general de la federación, Luis Tiscornia.





Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Paro virtual en el Conicet: el reclamo de los científicos y la respuesta del Gobierno | Los investigadores exigen una mejora salarial



En reclamo de una “urgente recomposición salarial”, investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) convocaron a una jornada de protesta para el próximo jueves 3 de septiembre. Habrá un “paro virtual” y –en una decisión que genera tensiones dentro de la comunidad por sus riesgos sanitarios– algunos sectores llaman a realizar una movilización al Polo Científico y a centros científicos tecnológicos (CCT) de todo el país. Los investigadores y los trabajadores del Conicet les solicitan a las autoridades del organismo y al gobierno nacional una mejora en los sueldos que, bajo la presidencia de Mauricio Macri, sufrieron un fuerte deterioro. Consultados por PáginaI12, el ministro de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza, y la presidenta del Conicet, Ana Franchi, reconocieron el “atraso salarial” que sufren investigadores y trabajadores del organismo y señalaron que están “trabajando para ir mejorando la situación que dejó el gobierno anterior”.

Aunque el reclamo salarial es apoyado por un amplio conjunto de agrupaciones y organizaciones, el paro virtual es impulsado por investigadores autoconvocados: implicará un cese de tareas en el marco del teletrabajo y un “tuitazo” para exigir la recomposición salarial. 

“El quehacer científico se ve afectado por problemáticas de diversa índole –señalaron los investigadores autoconvocados en un comunicado–: no poseemos Convenio Colectivo de Trabajo que nos permita negociar nuestros salarios sino que dependen del arbitrio del Poder Ejecutivo; la pertenencia a la Carrera de Investigador Científico nos exige una dedicación exclusiva que hoy no permite alcanzar salarios en un nivel aceptable; nuestras remuneraciones tienen gran cantidad de ítems fuera del salario básico que se computan para tributar el Impuesto a las Ganancias pero no cuentan a la hora de cobrar la antigüedad; los diversos subsidios a la investigación son insuficientes para el desarrollo del trabajo del conjunto del personal y encuentran que su poder de compra se ha visto fuertemente reducido frente al precio de los insumos elementales.” 

En ese sentido, destacaron que la decisión de realizar un paro virtual “es fruto de la falta de resolución de los problemas que están impactando en nuestras condiciones materiales de vida y se da como única acción posible frente a la falta de respuestas de las autoridades”.

En diálogo con este diario, Pablo Pérez, Doctor en Economía e investigador independiente del Conicet, explicó: “Estamos reclamando una recomposición porque los salarios de los investigadores bajaron la mitad desde el año 2015. Son los salarios más bajos a nivel regional, están al borde de la línea de la pobreza”. Añadió que “la paritaria nacional venció el 31 de mayo y no hay fecha de reinicio. Durante estos meses el deterioro salarial continúa y no hay vistas de que mejore”.

La respuesta del Gobierno

Ante el reclamo de los investigadores, el ministro de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza, dijo a PáginaI12 que desde el gobierno nacional están “dispuestos a poner todo el esfuerzo para mejorar el tema salarial“. “Hay que tener en cuenta que recibimos un sistema de ciencia que tenía los salarios totalmente desactualizados, las becas en un nivel de pobreza y los subsidios totalmente devaluados”.

En el mismo sentido, se expresó la presidenta del Conicet, Ana Franchi: “Nosotros en diciembre de 2019, cuando recibimos el gobierno teníamos un presupuesto en términos reales de un 30 por ciento por abajo del 2015. Lo primero que se hizo fue levantar los estipendios de las becas en un promedio de 50 por ciento. Eso no alcanza, pero mejora bastante la situación. Asimismo se aumentó el número de ingresos a la carrera del investigador y el personal técnico. En marzo, solo tres meses después, empezó la pandemia y muchísimos recursos del Estado se redirigieron para ayudar a todas las personas que quedaban sin ingresos o para mejorar el sistema de salud que había quedado muy deteriorado”.

“Nosotros reconocemos el atraso salarial. Creo que es un reclamo justo, así que estamos trabajando para poder mejorar la situación que heredamos del gobierno anterior”, concluyó Franchi.

El debate por la movilización

La jornada de protesta del 3 de septiembre impulsada por un grupo de investigadores autoconvocados contempla un paro virtual con cese de actividades y una movilización acotada al Polo Científico y a los CCT de todo el país. Si bien la gran mayoría de científicos y trabajadores del organismo apoya el reclamo salarial, numerosos sectores rechazaron la convocatoria a una movilización por los riesgos que implica en plena pandemia.

Desde el sector que impulsa la manifestación, el investigador Pablo Pérez dijo “que en asamblea se resolvió que sea una movilización acotada, respetando las medidas de distanciamiento“. “No es lo que más nos gusta pero si las autoridades nos hubiesen escuchado antes, tal vez no llegábamos a esta medida de fuerza”, justificó.

En cambio, desde ATE Conicet se diferenciaron. “Nosotros apoyamos el reclamo salarial. Un sector importante del organismo adhiere a las protestas pero nosotros como ATE no vamos a convocar a movilizar presencialmente porque entendemos que estamos en una situación de riesgo“, advirtió el delegado Gabriel Bober. En ese sentido, explicó que desde el gremio “están en instancias deliberativas en asambleas en distintos lugares del país y lo más probable es que las resoluciones sean en apoyo al reclamo salarial por vías virtuales pero no hacer una convocatoria abierta a una movilización presencial”. 



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Una red de conocimientos | INFORME  



La era de Internet y las redes sociales cambió nuestra forma de comunicarnos: no sólo eliminó la barrera de la distancia y permitió una inmediatez inédita, sino que también generó una nueva forma de participante en el proceso, el prosumidor. Cada persona que utiliza las redes puede ser a su vez consumidora y productora de contenido, ya sea con un tuit, una historia de Instagram, un video o un podcast.

La ciencia y la academia están aprovechando cada vez más estos espacios como una herramienta para comunicar el conocimiento en el intercambio cotidiano, ya no solo como divulgación, sino como un diálogo que se enriquece con lo que tiene para aportar la persona del otro lado de la pantalla. Sobre todo, de la mano de profesionales, científicxs y académicxs de la generación millennial.

“Hay una cuestión generacional, un síntoma de cómo te criaste. Mi generación y los que vienen después nos criamos con Internet, y vemos muy natural divulgar lo que conocemos en redes sociales”, analiza Danila Suárez Tomé, investigadora y doctora en Filosofía, quien desde hace años comparte reflexiones y material teórico en redes. En 2019 lanzó el podcast Peripatéticas junto con su amiga y profesora en Letras Natalí Incaminato, con audioensayos combinados de ambas disciplinas.

El pasaje al esquema de comunicación de par a par entre usuarixs que permiten las redes es la clave para dejar de hablar de divulgación como un “monólogo” y pasar a una verdadera comunicación de la ciencia, según resalta la doctora en Química e investigadora del CONICET Valeria Edelsztein. Eso es lo que busca en sus hilos de Twitter en la cuenta @valearvejita y su podcast sobre el detrás de escena de los procesos de construcción de conocimiento científico, todo bajo el título #ContemosHistorias.

“Lo que queremos es que haya un diálogo. Siempre me imagino que es como llevar a alguien de la mano. No voy a recorrer el camino por vos, pero sí voy a acompañarte para que entiendas de dónde salió esto que hoy quiero contarte”, considera la científica.

Lo que también sucede con frecuencia es que elegir comunicar ciencia en redes se reduce a un simple motivo: “¡Porque no me queda otra!”, resume Fabricio Ballarini, biólogo y neurocientífico, que durante la pandemia de coronavirus inició la campaña Info de la Buena para compartir datos chequeados por profesionales y científicxs, de la mano de influencers.

Para Ballarini, las redes sociales son “un lugar bastante cómodo, porque podés ser independiente”. “Lo bueno de las redes sociales es poder facilitar el contenido de gente prestigiosa desde sus cuentas personales y que puedas informarte de primera mano de esa persona”, destaca.

Estos espacios, también, pueden ser una forma de canalizar y exteriorizar todo ese conocimiento acumulado durante los años de universidad y ejercicio de la carrera, que muchas veces se queda sólo entre la gente del palo. Con esta necesidad, el arquitecto Alejandro Csome comenzó a hacer hilos sobre su área en Twitter, donde es conocido como Bauhasaurus. “Lo que entendí es que se le podía aplicar una impronta personal, que se puede hablar de forma coloquial con la misma profundidad que a nivel académico. Le di rienda suelta al nerd que había producido la facultad”, bromea. Otro motivo para hacerlo es que no veía a su alrededor una apreciación por la “buena arquitectura”, que se quedaba en las aulas.

La cuarentena terminó dándole el impulso final y decidió meterse de lleno en la divulgación por redes: armó “Arquitectura para las masas”, un proyecto multiplataforma que incluye a sus perfiles de Twitter e Instagram con el contenido escrito y visual que venía haciendo, y abrió canales de YouTube y Twitch.

Financiación versus precarización

Uno de los problemas que enfrentan las personas que hacen contenido digital para redes sociales es que, a pesar del enorme crecimiento de esta industria desde su nacimiento hace más de 15 años, todavía no es visto como un trabajo. En consecuencia, es muy común que no haya ningún pago o remuneración por estas producciones y que se fomente la precarización.

Tanto Suárez Tomé como Csome mencionan como influencias y modelos a seguir a los canales de YouTube Contrapoints y Philosophy Tube (que hacen videoensayos con mucha producción, una gran puesta en escena, elementos de la ficción, y a veces extensos como una película), pero remarcan que para hacer algo así es necesario un presupuesto y capital humano que no tienen. “No nos daba el cuero ni la plata para poder hacer algo de semejante envergadura”, menciona la filósofa sobre su idea inicial.

Pero, ante todo, se trata de proyectos colectivos: siempre hay, por lo menos, alguien que da una mano, o un equipo de trabajo tras bambalinas. Luego de descartar la posibilidad de hacer ese tipo de videos, Suárez Tomé e Incaminato se contactaron con Furor Podcast, una productora de mujeres feministas, y decidieron hacer una temporada de ocho episodios, que fueron posibles gracias a todo un equipo de trabajo detrás para los guiones, la música, las actuaciones.

Todo eso requiere no sólo de muchas ganas y tiempo, sino también de inversión y financiamiento para lograr un resultado de calidad y que las personas involucradas reciban una remuneración por sus tareas. Ellas pudieron lograrlo a través de un crowdfunding (o colecta), promocionado en Twitter. En 15 días llegaron a su meta y, de hecho, fue el primer podcast en español financiado con esta modalidad. “Fue un lindo trabajo autogestivo”, destaca Suárez Tomé. Luego se sumó la editorial Penguin Random House, que también aportó económicamente. El apoyo de auspiciantes o entidades con recursos para financiar estos proyectos es “ideal” a los ojos de la filósofa, porque “si no, la plata no sabés de dónde sacarla”.

En su proyecto personal sobre arquitectura, Csome incorporó a una amiga publicista y community manager para darle una estética al canal y ayudarlo en la adaptación del contenido a distintas redes. “Obviamente eso implica un gasto económico, pero prefiero invertir para generar un rédito a futuro”, indica. Tampoco el biólogo Ballarini hace sus proyectos solo: forma parte de un grupo de trabajo. Y es que, como dice Edelsztein, en cada acción de la ciencia siempre hay “un montón de gente detrás”.

Cada plataforma con su lenguaje

Csome decidió empezar en Twitter porque lo vio como el medio que “vinculaba lo mejor de lo escrito con lo mejor de lo visual”. Luego, con su expansión a otras plataformas, comenzó un camino de diferenciación de contenidos. “Cada cosa que se publica en Twitter la llevamos con una estética y lenguaje particular a las historias y las publicaciones de Instagram”. Sobre YouTube remarca que cada video requiere toda una preparación de guión, estética y “un deadline”, con un estilo “más cinematográfico”, mientras que Twitch tiene una dinámica “mucho más televisiva”. La plataforma permite hacer videos en vivo con un feedback constante de la audiencia y que el arquitecto encara con una preparación previa del material que quiere mostrar.

Dentro de las posibilidades que ofrecen las plataformas digitales, los podcasts están en pleno crecimiento en Argentina. “Hoy estamos inmersxs en una cultura audiovisual demasiado profunda, donde hay muy poca atención para leer. Creo que el podcast sirvió para llegar a mucha más gente que probablemente no nos hubiera leído si hubiera estado escrito. El compromiso de tiempo y atención con la lectura es muy distinto al de la escucha o la visualización”, explica Suárez Tomé y Edelsztein suma: “Ayudan a ambientar y darle matices que cuestan más desde la escritura, desarrollando una narrativa”. “Twitter es mucho más espontáneo y rápido, necesitás enganchar si querés que alguien se quede leyendo”, analiza la química.

De todas formas, para Csome, en cualquier plataforma se da una dualidad en cuanto a la calidad del contenido: “Vas a las redes sociales a encontrar ese espíritu más democrático de generación de conocimiento, que también tenés que sustentarlo: no podés decir cualquier cosa, pero tampoco tiene un rigor académico, nadie te lo exige”, como sí pasa en otros espacios de divulgación, como los libros o las revistas científicas.

Comunicar la ciencia en medio de una pandemia histórica

En este momento estamos observando “en vivo y en directo cómo funciona la construcción del conocimiento científico” para descubrir de qué forma frenar al coronavirus, explica Edelsztein, lo que lleva a conocer ese detrás de escena de la ciencia que la gran mayoría de las veces no vemos. Pero toda esta nueva información que circula puede incrementar la confusión.

“Nos falta cultura científica para entender las limitaciones que tiene la ciencia, sus objetivos, los tiempos de la ciencia. La ciencia es buena para hacerse preguntas, más que para confirmar”, analiza Ballarini. El neurocientífico creó Info de la Buena justamente con esa idea: viralizar información chequeada por especialistas, científicxs, escritores y generadores de contenido científico, llevándola a públicos nuevos.

Se contactó a “influencers con mucha llegada” para que compartan cada 15 días una publicación con contenido científico, y así se sumaron cada vez más personalidades con cientos de miles de seguidores, pero también gente con ganas de llevarla a sus perfiles personales para sus amigxs y su familia, explica Ballarini. En pocas semanas contabilizaron unos dos mil colaboradorxs.

Además, ante la gran difusión de noticias falsas sobre todo en los primeros meses de la pandemia, armaron la cuenta de Twitter Corona Consultas, para dar información certera junto a un grupo de científicxs. “Creo que una de las cosas positivas de la pandemia es que puso en relevancia a gente que labura muy bien en sus temas, que no tenía trascendencia en los medios y de golpe empezó a comunicar información que termina siendo mucho más trascendental que lo que pasa en un medio común”, resalta el biólogo. Una oportunidad que podría seguir abriendo canales, historias e hilos de intercambio para contribuir a que la producción nacional de conocimientos se convierta en trending topic.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

¿Cómo será este año el curso de ingreso para las escuelas de la UBA? | Un curso virtual desde septiembre y exámenes presenciales entre diciembre y febrero 



Debido a la extensión del aislamiento social y la imposibilidad de fijar fecha para el reinicio de las actividades presenciales, la Universidad de Buenos Aires decidió que los cursos de ingreso para sus escuelas secundarias se realizarán de forma remota y su duración será de cuatro meses, entre septiembre y febrero. Luego, habrá un examen presencial. El Colegio Nacional de Buenos Aires y la Escuela de Comercio Carlos Pellegrini son dos de los colegios secundarios de la UBA que tienen un curso de ingreso exigente que, debido a la pandemia, fue suspendido. Ahora el rector de la UBA, Alberto Barbieri, le encomendó a la Secretaría de Educación Media la virtualización completa del curso que tendrá como fecha de inicio el 1 de septiembre y se realizará con material digitalizado de acceso libre, foros de consulta periódicos y los simulacros de exámenes respectivos. Aunque el curso se dará a distancia, las autoridades confirmaron que los ingresantes serán evaluados de manera presencial. 

“En realidad, esta decisión es producto del problema que estamos viviendo. Nosotros teníamos la expectativa de que en junio o julio íbamos a poder volver a la presencialidad pero lamentablemente ya sabemos que este año no”, explicó a PáginaI12, el secretario de Educación Media de la UBA, Oscar García. 

Habitualmente, el curso de ingreso comienza en el mes de marzo y finaliza a fines de noviembre. Los aspirantes suelen cursar los sábados de forma presencial, de 8 a 12.30. Todos los años, el total de inscriptos a cada escuela suele ser de 1500 y sólo ingresan alrededor de 450.

Con esta nueva decisión que tomó la UBA, que aun debe ser ratificada por el Consejo Superior de la universidad, el curso se iniciaría el 1 de septiembre y finalizaría en febrero, con un receso en enero. Los alumnos del curso tendrán acceso a aulas virtuales donde podrán acceder al material digitalizado de manera libre y gratuita, clases sincrónicas a través de plataformas como Zoom o Meet, simulacros de exámenes y foros de consulta

“Durante todo el mes de agosto vamos a realizar un proceso de adaptación para virtualizar todos los contenidos y armar aulas virtuales”, señaló García.

En cuanto a los contenidos que se evaluarán, el secretario de Educación Media explicó que habrá una reconfiguración del programa, priorizando aquellos contenidos esenciales que garanticen el nivel académico que caracteriza la formación de los colegios de la UBA. Asimismo, aquellos temas que hayan sido trabajados en el periodo de acompañamiento virtual durante estos últimos meses serán revisados y acreditados. 

“Vamos a tener una reunión con los coordinadores y equipos académicos para capitalizar todo aquello que ya se había hecho. Porque estos meses los chicos tuvieron acceso al material y a las guías subidas en las páginas de las escuelas y fueron haciendo algunas actividades de matemática y lengua”, indicó García y añadió: “También vamos a reducir los contenidos a aquellos esenciales ya que la duración del curso es más acotada respecto de lo que normalmente es”.

Las evaluaciones serán tomadas de forma presencial entre diciembre y febrero del año que viene. Los ingresantes tendrán que rendir exámenes de cada asignatura: Matemática, Lengua, Historia y Geografía. En el mes de marzo estarían los resultados  de los exámenes de ingreso al Nacional y el Pellegrini. Las otras escuelas que dependen de la UBA: el Instituto Libre de Segunda Enseñanza (ILSE), la Escuela de Educación Técnico Profesional en Producción Agropecuaria y Agroalimentaria, el Colegio Preuniversitario de Escobar tienen sus propios sistemas de ingreso y la Escuela de Educación Técnica de Villa Lugano no toma examen. 

“Optamos por tomar los exámenes de forma presencial para evitar cualquier irregularidad que se pueda generar con la virtualidad. Para eso vamos a tener que habilitar más establecimientos para distribuir a los alumnos en más aulas con la aplicación e instrumentación de protocolos que ya fueron aprobados”, señaló García.

Si bien la decisión de iniciar el curso en septiembre ya está encaminada y confirmada, todavía no se aprobó la resolución final. “Aún no elevamos nada al Consejo Superior porque estamos en un proceso de modificación del curso, debatiendo bien la cuestión de la reducción de los contenidos y la toma de los exámenes –señaló García–. Pero es algo que ya fue discutido con la Secretaria Académica y con el rector.”



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

El impacto ambiental de la pandemia | INFORME



A guas cristalinas, aire más puro y hasta carpinchos en la calle. Entre tantas consecuencias negativas, la pandemia pareciera traer condiciones favorables para el ambiente como si fuera una bocanada de aire ante el deterioro que viene sufriendo. Pero es sólo un recorte, apenas el fotograma de una larga película que se sigue rodando. Los cambios que se están viviendo en este aspecto en el ambiente son de índole circunstancial. Apenas un respiro entre tanta asfixia. Los especialistas coinciden en que a medida que la pandemia (y la cuarentena) se vaya dejando atrás, los daños a los ecosistemas van a volver, y hasta podrían intensificarse. ¿Se trata de un futuro inevitable o la fotografía actual puede servir de referencia para producir cambios estructurales?

Para poder responder estas preguntas, primero hay que analizar cuál es el contexto. A partir de las medidas de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), el ambiente sufrió algunos cambios. Sirve como ejemplo de esto el estudios que realizó el Centro de Investigación del Medioambiente (CIM), perteneciente a la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y el CONICET: contrastaron los niveles de emisión de gases en la semana previa a la cuarentena con los de la primera semana en la que se aplicó esta medida y los resultados preliminares indicaron que se redujo cerca del 50% de la presencia de estos gases.

Uno de los principales componentes en los que se enfocan para este trabajo, según explica la investigadora del CIM y doctora en Ingeniería Geomática y en Ciencias Exactas de la UNLP, Soledad Represa, es el dióxido de nitrógeno (NO2), una molécula que aparece cuando el óxido de nitrógeno (NO) se oxida en el aire. “En los momentos en que se dejó de circular, los niveles cayeron. Los efectos fueron inmediatos. Eso es interesante de ver porque significa que en las zonas urbanas la principal fuente de emisión son los vehículos. Es una buena oportunidad para reflexionar cuánto hacen las acciones individuales a la calidad del aire que respiramos”, explicó la investigadora quien, además, es colaboradora en el Instituto de Altos Estudios Mario Gulich (CONAE-UNC).

Pero la reducción de la circulación en los centros urbanos no sólo incide en la calidad del aire: la fauna, normalmente relegada a la periferia de las grandes ciudades, hizo su aparición en centros urbanos, al menos por unos pocos momentos. Alejandro Giraudo es doctor en Ciencias Biológicas, docente en la Universidad Nacional del Litoral (UNL) e investigador del Instituto Nacional de Limnología (INALI-CONICET). Cumple la cuarentena en su casa ubicada en Esteros del Iberá, Corrientes. Un lugar donde en lo cotidiano se observan diversas especies de animales que a la mayoría le resultaría extrañas. “Los animales que comenzamos a ver con la pandemia aparecen porque empezamos a prestar más atención a nuestro entorno. Son especies que, en su mayoría, viven ocultas en la periferia o dentro de las ciudades, y muchas se refugian en los escasos y castigados ambientes naturales periurbanos. Ante la disminución de las actividades y persecuciones humanas, las cuales generan ruido, contaminación, basura, incendios y otros impactos, comenzaron a mostrarse. Esto, en parte, muestra cómo en las ciudades nos hemos disociado artificialmente de la naturaleza. Ya la desconocemos, la tenemos invisibilizada, sin dudas la raíz de los problemas ambientales extremos que estamos provocando”, consideró investigador radicado en el litoral argentino.

Un fenómeno circunstancial

La imagen de una naturaleza que va ganando terreno de a poco comienza a opacarse. A medida que la cuarentena comienza su flexibilización y algunas actividades retoman su funcionamiento, la contaminación vuelve a pisar fuerte. Raúl Montenegro sigue este tema muy de cerca. Es profesor titular del Plenario de Biología Evolutiva en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), presidente de la Fundación para la Defensa del Ambiente (FUNAM) y fue galardonado con el Premio Nobel Alternativo en 2004 por su “trayectoria en el trabajo con comunidades indígenas y su defensa del medio ambiente” en numeroso países del mundo. Además, se encuentra en el proceso final de un libro al que llamará “Coronavirus, ambiente y guerras: las tres pandemias”.

“Las mejoras ambientales que se observan, como aguas de ríos más transparentes y fauna reconquistando sus antiguos territorios, forman parte de un fenómeno circunstancial. En la pospandemia, los ambientes seguirán tan deteriorados como antes o peor porque, por ejemplo, la agricultura industrial y la megaminería se exceptuaron de la cuarentena. También las aguas superficiales y, en alguna medida, las subterráneas siguieron recibiendo las descargas contaminantes de líquidos cloacales, usualmente mal tratados”, evaluó.

Sus colegas investigadores suman una visión similar de lo que acontece. Represa contó que a medida que avanzaron en la investigación del impacto ambiental de la cuarentena, fueron viendo cómo se recuperan los valores históricos de contaminación “a medida que aumenta la circulación de autos”. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no sobrepasar los 50 microgramos por metro cúbico (μg/m3) de material particulado en promedio diario, mientras que la media anual establecida es de 20 μg/m3. Sin embargo, en la Ciudad de Buenos Aires, hay días y años que sobrepasan esas cantidades. “Cuando esto ocurre, el aire presenta un riesgo para la salud. La diferencia con algunas ciudades del mundo altamente contaminadas es que esto no ocurre todos los días”, puntualizó la investigadora.

En este punto, es necesario destacar un gran “escudo”, como lo llama Montenegro, que sirve como resistencia ante los distintos tipos de crisis y que al día de hoy, por obra de los humanos, se ve altamente amenazado: la biodiversidad. “La naturaleza como absorbente de dióxido de carbono ha pasado a ser muy importante. La biodiversidad y ecodiversidad escudo son las que protegen la estabilidad ambiental, el buen funcionamiento de las cuencas hídricas, la generación continuada de suelo y la estabilidad climática misma o por lo menos, la mayor resistencia a sus efectos destructivos. Tiene, además, una función muy particular: mantener “cerrados” ciclos virales y bacterianos que una vez abiertos pueden conducir a pandemias como la que vivimos”, detalló el biólogo.

Entre enseñanzas y pronósticos

Si la pandemia logró reflejar (como consecuencia secundaria) el impacto que tiene el humano sobre el ambiente, ¿puede servir como puntapié para realizar cambios significativos? Giraudo entiende que “sólo es posible abordando los problemas socio-ambientales desde una cosmovisión sistémica en donde la naturaleza es un gran macrosistema que debe contener a los sistemas sociales humanos, sin que el económico sea sobredimensionado sobre el ambiental y social”.

Siguiendo esta línea, Represa toma como un factor fundamental el poco conocimiento que hay sobre los peligros de los grandes impactos ambientales y de la contaminación, específicamente: “Necesitamos tomar conciencia de cuáles son los efectos a la salud que generan los contaminantes atmosféricos y cómo hacer para prevenirlos. En general, no se tiene noción de los niveles a los que estamos expuestos ni cuáles son las enfermedades asociadas, como lo son el cáncer de pulmón y los infartos de corazón. Son enfermedades habituales y no las asociamos a una mala calidad del aire. Si no podemos tomar conciencia de ello, no creo que muchas cosas cambien”.

Y así como Giraudo mencionó al sistema económico como uno de los determinantes a la hora de la toma de decisiones para lo que se viene, Montenegro aportó su análisis al respecto: “Creer que lo sucedido hará cambiar los modelos económicos inhumanos, los métodos destructores del extractivismo y los modelos poblacionales de consumo, resulta por lo menos ingenuo. Obviamente mejorarán los sistemas de salud pública porque los enfermos y la memoria de los muertos por COVID-19 no dejarán que los gobiernos miren para otro lado. Pero en lo que hace a desmontes, minería, agricultura industrial y otras entidades contaminantes, sus tareas se intensificarán. En el caso de corporaciones exportadoras de metales y soja, harán notar que gracias a ellas aumenta el ingreso de dólares frescos para sectores públicos empobrecidos por los gastos descomunales que demandó el control de la pandemia. Dado que los enfermos y muertos por la pandemia ambiental crónica y en aumento no se contabilizan, sólo se verán los enfermos y muertos por COVID-19”.

¿Existe una alternativa a todo esto? Por supuesto, pero conlleva un gran esfuerzo y responsabilidad del conjunto de actores que conforman este gran ecosistema. “Consideramos que los movimientos ciudadanos, las asambleas, ONGs y sectores sensibles de las universidades deberán multiplicar y profundizar sus luchas por ambientes más sanos, desarrollo sustentable y biodiversidades protegidas”, destacó Montenegro. “Esperemos que la pospandemia venga acompañada de políticas que alienten el andar en bicicleta o el mercado del transporte eléctrico, como unas pequeñas alternativas un poco más ecológicas”, reclamó Represa; mientras que Giraudo enfatizó: “Necesitamos decisiones globales con un esfuerzo político, social, cultural y económico sin precedentes que nos permita cambiar en pocas generaciones para construir sociedades sostenibles, equitativas e integradas a la naturaleza”.

Mapa satelital desarrollado con la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) por la magister María Fernanda García Ferreyra, experta en calidad de aire, que muestra el impacto del aislamiento en Buenos Aires.



Fuente link:

Categorías
Argentina Universidad

El proceso revolucionario y las claves de la Independencia | INFORME



El creciente interés por la historia ha ido ganando lectores al calor de nuevas formas de divulgación y socialización que las redes sociales y las nuevas tecnologías permiten. Sin embargo, la acelerada circulación de contenidos y la cada vez más basta cantidad de notas vuelven indispensable el trabajo de los historiadores como curadores del contenido histórico. Es así como los trabajos que se vienen desarrollando desde la academia han reinterpretado nociones obsoletas como las de causalidad dentro de dos fechas trascendentes de nuestro pasado. Desacoplar los sucesos de la Independencia como producto de la Revolución de Mayo ha sido uno de los grandes desafíos de la historiografía moderna.

Por eso, hoy es preciso pensar en términos de proceso revolucionario y ubicar las efemérides en contexto: no explicarlas como elementos inconexos. Esta explicación del proceso revolucionario requiere centrarse en los cambios que sufrieron los estudios históricos en nuestro país y en los nuevos focos de análisis que esos cambios determinaron. Para clarificar este recorrido, el Suplemento Universidad conversó con Beatriz Bragoni, doctora en Historia por la Universidad de Buenos Aires (UBA), profesora en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Cuyo e investigadora principal del CONICET; Gabriel Di Meglio, doctor en Historia por la UBA, investigador independiente del CONICET y docente en la UBA y la Universidad Nacional de San Martín; y Silvia Ratto, doctora en Historia por la UBA, investigadora independiente del CONICET y docente de la Universidad Nacional de Quilmes.

Pensar el proceso y no las fechas

La revolución del 25 de mayo de 1810 y la independencia del 9 de julio de 1816 son representadas en nuestro ideario cotidiano como fotos instantáneas de una época lejana y constitutiva de nuestro país. El problema de esta representación conceptual es que no da cuenta de la complejidad del proceso revolucionario. Aún peor, llevan a pensar ambas fechas como productos locales y las alejan de los sucesos continentales en toda la América española y de los acontecimientos europeos bajo el contexto de la expansión napoleónica.

“Es indispensable pensar la Revolución en el conjunto del Imperio Español, puesto que es este Imperio el que se derrumba al mismo tiempo. No se puede pensar Buenos Aires sin pensar al mismo tiempo Caracas, Santiago de Chile, Bogotá o México. Esto fue una gran renovación porque, antes, el nacionalismo de cada país hacía que los historiadores analizaran de forma aislada los acontecimientos de cada parte del continente”, afirma Gabriel Di Meglio. Esta renovación de los estudios en la materia permitió conectar los procesos revolucionarios de todo el continente buscando vasos comunicantes y nexos explicativos que complejizaran las viejas tradiciones nacionales.

Beatriz Bragoni destaca la importancia que tuvo Tulio Halperin Donghi sobre las generaciones posteriores de historiadores. La producción académica publicada por Halperin entre 1961 y 1979 permitió formular nuevas hipótesis y abrir un abanico de campos de investigación que renovaron los estudios de la Revolución en el Río de la Plata. Con la vuelta de la democracia, la producción académica se asienta sobre líneas de trabajo preexistentes en el campo histiográfico que son el fruto de trabajos comenzados por Halperin. Entre ellos, Bragoni resalta “el peso de las condiciones locales en la aceptación o rechazo del ensayo revolucionario en el interior y la irrupción de la política como actividad que instala un nuevo tipo de relación entre las elites y los sectores populares o plebeyos, a raíz de la militarización y politización”.

Luego de esa primera gran transformación dentro de la disciplina, Di Meglio analiza una segunda renovación donde el principal exponente es Juan Carlos Chiaramonte: “Acá el gran aporte está en el hecho de mostrar que para 1810 no existía la Argentina como identidad. Entonces, no son los argentinos los que se rebelan contra los españoles, sino que la identidad y la Nación son construcciones posteriores a la Revolución. Esto rompe con todas las miradas historiográficas anteriores, empezando por Mitre y siguiendo por el revisionismo”.

Por último, remarca un tercer aporte dentro de la renovación de los estudios: “La tercera innovación, es el hecho de recuperar el proyecto original de Mayo, lo cual permite entender la diferencia entre 1810 y 1816”. En este sentido, la historiografía reciente permite pensar que el resultado final no tiene que condicionar todo el análisis porque se pierde la riqueza de la época.

Para Silvia Ratto, el gran cambio se da a partir de la reinterpretación de fuentes para destacar la voz de sectores sociales que habían sido poco rastreados con anterioridad o cuyo estudio no había sido seguido con detenimiento en pos de organizar los estudios en torno a las elites o grupos dominantes de la sociedad colonial. La historiadora destaca los nuevos trabajos que tienen como protagonistas a los sectores populares urbanos y rurales y a las poblaciones afrodescendientes e indígenas.

Ante estas novedades dentro del campo de la investigación se abrieron una multiplicidad de nuevos trabajos que resaltan y reponen, con nuevas miradas, elementos que habían sido dejados de lado con anterioridad. Los impulsos dados a la historia regional, generando un mosaico de realidades dispares dentro del territorio virreinal; los trabajos sobre las identidades y las prácticas políticas de los sectores populares; y las formas de relación y los tipos de sociabilidad entre indígenas y criollos, se presentan como un nuevo recorrido del proceso revolucionario.

La Revolución en Cuyo y la figura de San Martín

La proclama de la Independencia del 9 de julio de 1816 es uno de los episodios más renombrados dentro del proceso revolucionario. Su impacto en las diferentes regiones del entonces extinto Virreinato fue dispar. Beatriz Bragoni traza una postal de cómo fue recibida la noticia en la Gobernación de Cuyo. “La independencia fue celebrada en la jurisdicción cuyana con todos los rituales de rigor. El acta de la independencia fue jurada en cada ciudad y villas mediante la decisiva participación de los capitanes de milicias, y los curas volcados con entusiasmo en la defensa del sagrado sistema de la libertad”, señala.

Los festejos proliferaron entre la población local y se extendieron junto con el compromiso de prestar testimonio entre las comunidades indígenas. En este sentido, Bragoni indica que “la jura se llevó a cabo incluso en las Lagunas de Guanacache, es decir, en los antiguos pueblos de indios y mestizos de las comunidades huarpes”. “Se trataba de un acontecimiento y explosión de sensibilidades que tenían como antecedentes la regular pedagogía cívica insuflada por los gobiernos locales desde 1810, y multiplicados después de 1813 cuando los hombres de la logia accedieron a las primeras magistraturas en sintonía con el gobierno de la capital”, añade.

La participación de su gobernador intendente, José de San Martín, fue fundamental dentro de la convocatoria del Congreso General celebrado en Tucumán. Beatriz Bragoni apunta que si bien San Martín no era partidario de formas republicanas de gobierno, consideraba necesario sostener un gobierno central en Buenos Aires como un baluarte revolucionario en Sudamérica. Sumado a esto, la historiadora mendocina destaca un hecho importante: “La opción independentista de San Martín residía en que el cambio de status jurídico resultaba capital para encarar la campaña militar a Chile y al Perú porque habilitaba hacer la guerra como nación soberana, y reclamar un tratamiento regulado por el ‘derecho de gentes’”.

La importancia de los sectores populares

Tanto el concepto de clase como el de sectores suponen una situación relacional en tanto se definen en oposición de un otro. Esto lleva a pensar que los nuevos trabajos historiográficos han corrido su enfoque para analizar las condiciones de vida de sectores que no habían sido percibidos en las fuentes. Sectores populares o subalternos, donde se especifica la distancia con los dominadores, son el objeto de diversas investigaciones que proponen buscar nuevas fuentes o mirar con ojos renovados, testimonios que no fueron abordados con esta finalidad.

Gabriel Di Meglio trabaja en profundidad el desarrollo de estos sectores en el contexto revolucionario y marca ciertas rupturas con respecto a los sectores subalternos de otras zonas del continente: “A diferencia de lo que pasó en varios lugares de América Latina, donde la movilización popular estuvo en favor de la causa del rey, en el territorio rioplatense las movilizaciones fueron en favor de la Revolución. En todo el territorio, el principio identitario de esos sectores fue la idea de patria”.

Este concepto no era utilizado como sinónimo de Nación, por el contrario hacía referencia a un principio identitario que, como remarca Di Meglio, era asociado a las nociones de patria, rey y Dios. “Luchar por la patria podía significar pelear por el libre acceso a los recursos, por la distribución de la riqueza, por el acceso a la tierra. En el caso de Buenos Aires, donde la movilización estuvo más vinculada con la ciudad que con la campaña, la movilización implicó un reclamo contra distintos malestares que existían en la ciudad y permitió una forma de organizar una igualación simbólica en el sentido de que todos aquellos que eran inferiores en el sistema colonial; fuera porque eran esclavos, eran miembros de la castas o eran blancos pobres, podían ver en los españoles a los grandes enemigos de la causa”, resalta.

El factor indígena

Con el proceso revolucionario y el desmembramiento de los territorios coloniales se generó en todo el continente una reformaulación de los vínculos entre las sociedades hispano-criollas y las comunidades indígenas. En el territorio del Virreinato del Río de la Plata, esos vínculos sufrieron modificaciones como respuesta de los tratados que las comunidades tenían con los españoles. En este sentido, la historiadora Silvia Ratto destaca: “En el reino de Chile, los patriotas no logran el apoyo de los indígenas justamente porque esto implicaba para algunos grupos perder privilegios políticos y económicos que habían logrado hacia fines del periodo colonial: no pagar impuestos por su comercio, percepción de sueldos militares por parte de los principales caciques, etcétera. En síntesis, los grupos de la Araucania pasan casi en su totalidad a apoyar a los realistas”.

Estos hechos generan un problema para la Revolución puesto que las comunidades indígenas de la Araucania, a ambos lados de la cordillera de los Andes, estaban muy conectadas, con cruces constantes de grupos y comunicación fluida. Sin embargo, la historiadora de la UNQ asegura que no todas las comunidades se relacionaron de la misma manera: “Las agrupaciones indígenas de pampa y patagonia, al no tener un vínculo tan fuerte con las autoridades coloniales, se mantuvieron bastante al margen de los cambios producidos. Sin embargo, esa neutralidad no se mantuvo por mucho tiempo”.

Finalmente, las presiones ejercidas desde el mundo hispanocriollo y los conflictos al interior de las comunidades indígenas, como resultado de la Independencia, reconfiguraron las alianzas y generaron una nueva manera de relacionarse. Ratto destaca que, “como consecuencia de este convulsionado escenario, la relación de los caciques con los gobiernos criollos también se modificó”. “Los jefes étnicos aprovecharon al máximo la diversidad de opciones que se les presentaba para tejer alianzas o dirimir conflictos ancestrales”, resumió.

 



Fuente link: