Nicolás Kicker: “Estoy tratando de disfrutar de esta segunda chance con la mayor felicidad posible”

https://www.tiempoar.com.ar/nota/nicolas-kicker-estoy-tratando-de-disfrutar-de-esta-segunda-chance-con-la-mayor-felicidad-posible

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo originala>

Abierto de Australia: 47 tenistas en cuarentena preventiva | A la espera del primer Grand Slam 



Dos pasajeros de un avión que trasladaba tenistas desde Estados Unidos para participar del Abierto de Australia, a partir del mes próximo, dieron positivo de coronavirus. Así lo informaron hoy las autoridades sanitarias de ese país. Por este motivo, 47 jugadores fueron enviados a cuarentena preventiva.

Los infectados del vuelo que unió las ciudades de Los Ángeles y Melbourne no son jugadores, sino un miembro de la tripulación y otra persona relacionada con la organización del torneo. A esto se suma un segundo vuelo desde Abu Dhabi en el que también se detectó un caso positivo.

Como los 66 pasajeros restantes son considerados contactos estrechos, los tenistas que viajaban en la aeronave deberán permanecer aislados sin la posibilidad de comenzar sus entrenamientos para el primer Grand Slam del año, previsto a partir del 8 de febrero.

La bielorrusa Victoria Azarenka (campeona del Abierto de Australia en 2012 y 2013), la estadounidense Sloane Stephens y el japonés Kei Nishikori están entre los tenistas afectados, según la prensa australiana, precisó la agencia de noticias AFP.

El Abierto de Australia no tendrá lugar este año en su habitual fecha de la segunda quincena de enero sino que fue reprogramado del 8 al 21 de febrero para que los jugadores puedan cumplir en ese país los 14 días de cuarentena que exige el gobierno local. 

Los jugadores comenzaron a llegar a Melbourne desde el jueves para incorporarse a una burbuja que, en primera instancia, les permite entrenarse durante cinco horas al día. Así las cosas, los jugadores deberán permanecer 14 días en los hoteles. Entre los confinados hay dos argentinos: Juan Ignacio Londero y Guido Pella. 

Hace dos días, el tenista escocés Andy Murray dio positivo de coronavirus, aunque no tiene síntomas y se encuentra en buen estado de salud, y está en duda su participación en el Open australiano. Murray, de 33 años, dio positivo en un test realizado hace unos días previo al viaje a Melbourne e inmediatamente se puso en cuarentena. El escocés, sin embargo, aún confía en poder competir en Australia, torneo para el que había recibido una invitación de la organización. Para ello se someterá a otros tests.



Fuente link:

Diego Schwartzman: “No soy una persona conformista” | Diálogo exclusivo con el 9° del mundo luego de su año más fructífero



Diego Schwartzman tiene todo calculado. Meticuloso y pensante, suele ordenar las piezas en su cabeza en relación a un objetivo inalterable: crecer cada año un poco más. Desde que se convirtió en profesional en 2010, en efecto, la meta está cumplida. Temporada que termina, temporada que El Peque se ubica más arriba en el ranking ATP, con conquistas cada vez más resonantes. En 2020, incluso con el parate por la pandemia, se desempeñó como un jugador clase mundial y convalidó un lugar en la mesa chica: ingresó en el top 10 -llegó a ser 8° tras Roland Garros-, ganó partidos del mayor calibre y hasta se clasificó al Masters de Londres, el selecto torneo que reúne a los ocho mejores de la temporada.

El gran año de Schwartzman es producto de la confianza en los procesos. “La clave estuvo en sostenerme todo este tiempo con el mismo equipo, con la
misma gente alrededor y sin cambiar; por eso cada año termino más arriba. La fórmula es la misma: sostenerme y trabajar“, explicó, entre mate y mate, en diálogo con Página/12. Las filas del Team Schwartzman están conformadas por sus entrenadores Juan Ignacio Chela y Leonardo Olguín; su preparador físico Martiniano Orazi; su kinesiólogo Luis D’alessandro; y su novia Eugenia De Martino, una acompañante de lujo en las giras.

Ubicado hoy en el 9° puesto del ranking, el número uno latinoamericano se metió en el top 10 dos años después de haber quedado a las puertas -en 2018 fue 11°-. ¿Por qué antes no y ahora sí? La respuesta queda simplificada en dos resultados que quebraron una barrera: llegó por primera vez a semifinales en un Grand Slam, tras vencer a Dominic Thiem en un antológico partido de cinco sets; y alcanzó su primera final de Masters 1000 en Roma, después de superar al nueve veces campeón Rafael Nadal.

-¿Cuál fue el clic que te hizo cruzar la línea del top 10?

-Lo que cambió fue ganar esos cuartos de Grand Slam, una instancia a la que había llegado varias veces. La diferencia son 300 o 400 puntos y en 2018 había estado a 600 o 700 de Isner, el 10 de aquel momento. La diferencia estuvo ahí: los cuartos de final que le gané a Thiem, los cuartos de final que le gané a Rafa y la semifinal que le gané a Shapovalov. Esa diferencia te lleva al top 10. Es un clic y un salto de calidad, sin dudas, porque para llegar hay que hacer algo más que antes no hacías. Pero muchas veces había estado cerca y no lo había podido hacer. Quizá la experiencia, los años y los enfrentamientos contra ellos me hicieron competir mejor en esas instancias.

-Armá un cuadrito con las tres fotos de tu año…

-La victoria contra Thiem, la victoria contra Nadal, ahí ya tenemos dos… y después vamos a ponernos más sentimentales: la foto que siempre pongo a fin de año cuando vuelvo y tengo el asado con mi familia y la gente que quiero, que es siempre la misma. Es una foto importante porque me gusta seguir siendo la misma persona, aunque eso lo tengan que decir los demás. Creo que soy la misma persona de siempre y es fundamental en mi ética de vida.

-Si todos los años querés terminar un poco más arriba, ¿con qué te “conformás” en 2021?

-No soy una persona conformista. Se trata de marcar objetivos a corto plazo y no tan lejos. Intento ser realista. El lugar en el que estoy hoy me lo gané, lo merezco, trabajé para eso. Y una vez que lo logré pude sostenerlo en los torneos; más allá del Masters, donde me hubiera gustado competir mejor (NdR: cayó en los tres partidos del round robin), lo hice muy bien en todos los torneos después de Roland Garros, que fue cuando me metí top 10. Tengo la tranquilidad de que pude seguir compitiendo con la presión de haber llegado al top 10. Ese es el objetivo: parece una frase de casete, ganar partidos que te lleven más arriba, pero es la realidad del tenis. Mi objetivo es estar sano y jugar al cien por cien, porque cuando juego al máximo sé que puedo ganar muchos partidos; si estoy al 80 por ciento, por mi forma de jugar, no creo que pueda ganar mucho.

-¿Cómo te imaginás dentro de diez años?

-En diez años… acá está Euge, no sé, me imagino con varios hijos corriendo en el parque con mis perros (risas). No sé cómo me imagino; ojalá sea feliz después de haber hecho lo que me apasionó durante mucho tiempo. No sé si estaré dedicado al tenis o a otras cosas; soy bastante inquieto con mi vida, no sé qué me deparará el futuro.

El rol de “dirigente” en su nuevo proyecto

Ya lo dijo el propio Schwartzman: sus inquietudes van más allá del tenis. Y no quiere decir que tenga que retirarse para encarar otros proyectos. Todo lo contrario: con 28 años, en el apogeo de su carrera como tenista, El Peque presentó Stone Movistar Team, el equipo de e-sports que liderará en esta nueva cruzada con los deportes electrónicos. En términos paradigmáticos es una gran apuesta: los tiempos del futuro estarán marcados por la tecnología. Por eso se sumergió en el mundo de los videojuegos profesionales gracias al impulso de Andrés, el mayor de sus hermanos, y de Torneos, la empresa que lo representa.

“Los e-sports se pueden comparar con el deporte tradicional. Aunque la preparación no tiene
nada que ver, los videojuegos están relacionados con la ansiedad, la adrenalina, los nervios, la
competencia.
Y hay mucha gente que te mira en las transmisiones en vivo”, señaló Schwartzman, una suerte de “dirigente” en la estructura del equipo.

Fanático de los videojuegos, el argentino explicó la fisonomía del proyecto: “Nosotros seríamos los dirigentes, los
dueños-accionistas de un club de e-sports. Para que se
entienda: nosotros somos un club que juega a distintos deportes
. En el
caso de Stone los deportes son League of legends, FIFA, Fortnite, CSGO,
Freefire y Valorant. Además de todos los videojuegos, el club ofrece contenido para los sponsors y la gente, como acciones con youtubers,
cantantes, streamers, lo que se te ocurra. Lo que nosotros hacemos, entonces, es administrar un
club y aprender de los deportes
. Por eso contratamos a la gente que corresponda para
cada equipo. En este momento sumamos a la gente que sabe y después, en el
mientras tanto, opinamos un poco más desde el aprendizaje”.

Schwartzman, en ese contexto, no será un “dirigente” que vaya a jugar: “Yo soy amateur; juego por diversión y para mostrarle a la gente que me sigue. Una opción quizá es, el día de mañana, stremear y mostrar cómo juego o cómo aprendo a jugar, o ponerme a jugar desde cualquier parte del mundo con alguno de los profesionales del equipo que me pueda dar consejos. En lo personal voy por ese lado; los otros ‘dirigentes’ de Stone se ocupan de la organización”.

[email protected]





Fuente link:

Los mil y un escenarios que baraja el Abierto de Australia | El primer Grand Slam de 2021 tendrá cambios inéditos



Australia es uno de los países con manejo más eficaz de la pandemia. Desde la irrupción del coronavirus suma alrededor de 28 mil casos, con menos de mil muertes. El tópico sanitario, al parecer, está controlado. Por eso el Abierto de Australia, el primer Grand Slam de la temporada, se jugará en circunstancias anómalas y contará con rigurosas medidas de seguridad para evitar mayores contagios. Los cambios más resonantes, por lo pronto, serán la fecha y las condiciones: tendrá lugar del 8 al 21 de febrero, tres semanas más tarde que lo habitual, y exigirá una cuarentena muy estricta para todos los participantes. 

Disputado en Melbourne, la capital costera del Estado de Victoria, el torneo todavía no tiene definido si podrá realizar la qualy. En caso de hacerse hay dos confirmaciones: será del 5 al 13 de enero y fuera del país. Si bien se anunciará esta semana, lo cierto es que hay distintas opciones para la sede: las mujeres podrían jugar en Dubai o en Singapur, mientras que para los varones, además de Dubai, surgen Los Angeles y Florida como alternativas. La ciudad de los Emiratos, a esta altura, pica en punta.

¿Por qué la clasificación se jugaría un mes antes del torneo? Las negociaciones entre el gobierno de Victoria y Tennis Australia, una de las federaciones más poderosas del mundo, derivaron en una estricta cuarentena obligatoria: todos los participantes, tanto los clasificados como los que tienen asegurado su lugar en el cuadro principal, tendrán que llegar a Melbourne a más tardar el 17 de enero. Y para eso el torneo encendió un plan cinematográfico: pondrá vuelos charter para que los jugadores puedan arribar a Melbourne desde ciertos puntos neurálgicos y no desde cualquier parte.

Según pudo averiguar Líbero, esos puntos serán Dubai, Singapur y Los Angeles: de allí partirán entre el 15 y el 16 de enero los eventuales 16 clasificados de cada cuadro, entre 6 y 10 alternos -jugadores que esperan una baja para ingresar- y los 104 del cuadro principal. Si Nadia Podoroska, por mencionar un caso, quisiera viajar a Melbourne desde Argentina o desde Alicante, donde vive hace dos años, no podría hacerlo. Se entiende, aunque no está confirmado, que aquellos traslados hacia las bases de salida también correrían por cuenta del torneo.

Si no se llegara a desarrollar la qualy surgen otras opciones. Como sucedió en la previa del US Open, la WTA analiza impulsar un torneo alternativo: en aquel momento fue en Praga, con un WTA 125 de 128 jugadoras que actuó como un salvataje de buena cantidad de puntos y dinero para quienes se quedaron sin jugar la clasificación.

El 1° de febrero, una vez finalizado el período de aislamiento obligatorio, podría haber uno o dos torneos previos fuera de la burbuja y otros dos para la segunda semana del Abierto de Australia, destinados a los jugadores eliminados en los primeros días. Serían eventos de categoría 250 y 500, aunque también se podría añadir algún WTA 125.

Más allá de que los protagonistas aún no tienen las confirmaciones pertinentes, la idea de la organización quedaría conformada de la siguiente manera: todos arribarían a Melbourne a mediados de enero, harían las dos semanas de inflexible cuarentena y jugarían un torneo previo desde el 1° de febrero, el Grand Slam y, en caso de quedar afuera temprano, un tercer torneo la segunda semana. Sin dudas, un torneo atípico.

Detalles de una burbuja sin precedentes

Todos los participantes del Abierto de Australia deberán cumplir una cuarentena de dos semanas, aunque el gobierno de Victoria concedió algunos mínimos permisos por tratarse de un certamen de Grand Slam. Si bien no podrán alojarse en casas privadas, sólo en hoteles dispuestos por la organización, tendrán permitido entrenarse fuera de sus habitaciones durante el lapso de aislamiento. El tiempo habilitado, sin embargo, resultaría escaso: serán hasta cinco horas por día, con dos de tenis, dos de físico y una para comer, mientras que las 19 restantes los protagonistas estarán obligados a permanecer en sus habitaciones. Desde ATP y WTA pelean por extender ese tiempo a siete horas.

La
primera de las dos semanas se podrá entrenar sólo con un jugador, siempre
con el mismo; la segunda se extenderá ese derecho a tres, por lo que estará permitido trabajar en grupos de cuatro. Todos serán sometidos a cinco test durante el aislamiento: al momento del arribo al país, 48 horas después, a los siete días, a los diez y a los catorce. Pasadas esas dos semanas serán “libres” de circular por donde quieran.

[email protected]



Fuente link:

Masters de Londres: el sorteo que Schwartzman no quería | El Peque estará en el Grupo Tokio 1970 con Djokovic, Medveded y Zverev



Diego Schwartzman está cumpliendo el sueño de disputar su primer Masters de tenis de final de temporada, junto a los siete mejores jugadores del mundo, pero el sorteo que se desarrolló este jueves estuvo cerca de ser una pesadilla: le tocaron los tres rivales que menos quería para la fase de grupos, el serbio Novak Djokovic, el ruso Daniil Medvedev y el alemán Alexander Zverev, en el denominado Grupo Tokio 1970. Del otro lado, en el Grupo Londres 2020 quedaron el español Rafael Nadal, el austríaco Dominic Thiem, el griego Stefanos Tsitsipas y el ruso Andrey Rublev.

El estreno de Schwartzman (8) en el selecto certamen que cierra la temporada será el lunes ante Djokovic (1), que ya tiene asegurado el número uno del ranking por sexta ocasión en su carrera y que aspira a superar en marzo a Roger Federer como el tenista con mayor cantidad de semanas como líder de la clasificación. El otro partido del día será Medveded (4)-Zverev (5), una reedición de la final de Paris del fin de semana pasado. En la jornada del domingo se disputará la primera fecha del Grupo Londres, con los duelos Thiem (3)-Tsitsipas (6) y Nadal (2)-Rublev (7).

Si bien no hay rivales sencillos entre los ocho mejores jugadores del mundo, Schwartzman había destacado que sentía que tenía mejores posibilidades de hacer un buen papel en el torneo si le tocaban Nadal, Thiem y Tsitsipas, los otros posibles rivales de acuerdo al ranking de cada uno.

Las condiciones del Masters, cancha rápida indoor, lo complican más con jugadores especialistas en esa superficie, como son Djokovic, Medvedev y Zverev, que Nadal y Thiem, más adaptados a canchas lentas como él. Sin embargo, la suerte le fue esquiva y tendrá que jugar ante los adversarios que menos deseaba. “Por la superficie, elegiría a los que son mejores en polvo como Nadal, Thiem y Tsitsipas. Ellos me darían la chance de poder jugar más. Zverev y Medvedev te matan a saques y Djokovic, en esta superficie, es muy difícil”, explicó el argentino sobre aquella preferencia que no fue. 

En el historial, Schwartzman está en desventaja con Djokovic, que le ganó las cinco veces que jugaron, y con Medvedev, que se impuso en las cuatro ocasiones que se encontraron, entre ellas los cuartos de final del Masters 1000 de París la semana pasada. Con Zverev está igualado 2-2, aunque el alemán lo venció con facilidad el mes pasado en la final de Colonia. 

El Peque participará de un torneo que a lo largo de la historia tuvo a dos campeones argentinos: Guillermo Vilas en la edición de 1974 jugada en Melbourne, y David Nalbandian en 2005, con sede en Shanghai. En tanto, Juan Martín del Potro fue finalista en 2009, también en Londres.

El tenista surgido en el Club Náutico Hacoaj no será el único argentino en Londres, ya que el marplatense Horacio Zeballos competirá en dobles junto a su compañero catalán Marcel Granollers. Zeballos, tercero del mundo en dobles, y Granollers (11), ganaron este año el Argentina Open, el ATP 500 de Río de Janeiro y el Masters 1000 de Roma.





Fuente link:

Schwartzman le ganó a Gasquet en el Abierto de París | Con el Masters de Londres como objetivo



El argentino Diego Schwartzman se impuso este miércoles en su debut en el Masters 1.000 de París al francés Richard Gasquet, 7-5 y 6-3 en una hora y 25 minutos, lo que le acerca a su objetivo de jugar por vez primera las Finales ATP de Londres.

“Fuerza Diego”, escribió en la cámara de la pista de París el argentino, en un mensaje que claramente iba dirigido a su tocayo Maradona, operado en la noche del martes.

Schwartzman se medirá en octavos de final contra el español Alejandro Davidovich, procedente de la fase previa y que, tras vencer en primera ronda el ruso Karen Khachanov, ganador en París en 2018, venció en segunda al francés Benjamin Bonzi, invitado por la organización, por 6-4 y 6-4.

El argentino demostró que está viviendo una temporada particular y venció a un rival que le había ganado en las tres citas anteriores.

El “Peque” se mostró muy superior al francés desde el inicio del partido y, aunque Gasquet tuvo una reacción en el segundo set que igualó la contienda, el bonaerense no relajó la presión y acabó de forma muy superior a su rival.

Schwartzman se ha fijado como gran objetivo de la temporada convertirse en el primer argentino que disputa las Finales ATP de Londres desde que lo hiciera Juan Martín del Potro en 2013.

Para garantizárselo, debe alcanzar las semifinales. De lo contrario dependerá de los resultados del español Pablo Carreño, el canadiense Milos Raonic y el suizo Stan Wawrinka, que tendrían que ganar el torneo.

La victoria ante Gasquet le coloca en buena situación para lograr ese objetivo, tras la eliminación la víspera del italiano Matteo Berrettini, su principal rival por ese objetivo.

Sería la frutilla de una gran temporada en la que el argentino superó muchas de sus metas.

En el pasado torneo de Roma logró, al fin, derrotar al español Rafael Nadal, en cuartos de final, antes de alcanzar su primera final de un Masters 1.000, que perdió contra el serbio Novak Djokovic.

Unas semanas más tarde disputó en Roland Garros sus primeras semifinales de un Grand Slam, tras derrotar en cuartos al austríaco Dominic Thiem, que venía de ganar el Abierto de Estados Unidos y que había jugado las dos anteriores finales en el polvo parisino.

Aunque se quedó en puertas de la final, derrotado por Nadal, imparable en ese torneo, Schwartzman tuvo el premio suplementario de ingresar por vez primera en su carrera entre los 10 mejores del mundo.

Su siguiente rival es un español de 21 años, en progresión ascendente, al que ha ganado los dos duelos anteriores, ambos esta temporada, pero que en el último, en cuartos de final del pasado torneo de Colonia, lo tuvo contra las cuerdas.

Davidovich estuvo 6-2, 5-2 y acabó perdiendo 2-6, 7-6(3) y 6-1.

“Tuve el partido ganado, pero me puse muy nervioso y me lo remontó (…) Está claro que le tengo ganas, pero es un muy buen jugador, muy rápido, muy sólido. No puedo decir que le voy a ganar, pero tengo que hacer mi juego y ya veremos”, afirmó el español. 



Fuente link:

Qué necesita Schwartzman para llegar al Masters | El Peque juega el Masters 1000 de París en busca de la última plaza para Londres



Diego Schwartzman arranca una de las semanas más importantes de su carrera en busca de asegurar su clasificación para el Masters de Londres por primera vez en su trayectoria. El argentino ocupa la octava y última plaza disponible, por lo que depende de su rendimiento para clasificarse y hasta podría asegurar el lugar incluso perdiendo en el estreno en la segunda ronda del Masters 1000 de París-Bercy, ante el ganador del cruce entre el francés Richard Gasquet y el estadounidense Tyler Fritz si sus rivales no avanzan hasta las rondas decisivas en el torneo. Y en caso de no hacerlo, la semana que viene habrá una chance más, cuando se dispute el ATP de Sofia, con 250 puntos en juego.

Sexto favorito en París, Schwartzman ocupa la novena posición en la carrera para el torneo que reune a los ocho mejores de la temporada, pero que tiene una plaza adicional porque el suizo Roger Federer no podrá acudir a la cita por una lesión. Por eso, con 3285 puntos, el Peque es el principal favorito para unirse a Novak Djokovic, Rafael Nadal, Dominic Thiem, Daniil Medvedev, Stefanos Tsitsipas, Alex Zverev y Andrey Rublev, los siete que ya aseguraron su boleto.

Su principal rival es el italiano Matteo Berrettini, que el año pasado se clasificó por primera vez al Masters. El número diez del mundo cuenta con 3075 puntos, pero el 8 de noviembre se le irán 200, por lo que la diferencia real con el Peque son 410 unidades, con 1250 en juego. Como los tres siguientes jugadores en el ranking -el francés Gael Monfils, el canadiense Denis Shapovalov y el español Roberto Bautista Agut- no están en París, los otros dos tenistas con posibilidades remotas son el belga David Goffin (2635 puntos) y el español Pablo Carreño Busta (2400 puntos), que deben ganar el certamen y esperar eliminaciones prematuras de Schwartzman y Berrettini para optar por la plaza vacante.  

Para Schwartzman, la ecuación más sencilla pasa por su rendimiento: si llega a la final, logrará el boleto, sin importar lo que hagan sus rivales. Y si arriba a las semifinales, el único escenario que lo sacaría de Londres es perder en esa instancia con Berrettini -el cuadro determinó que ambos podrían cruzar en esa ronda- y que luego el italiano gane el certamen. En cuanto a Carreño, con sólo ganar un partido, ya lo sacará de la lucha, aunque el español gane el torneo. Y respecto de Goffin, octavo preclasificado y que sólo podría pasar a Schwartzman ganando el certamen, con llegar a las semifinales quedaría a salvo de lo que haga el belga. 

Berrettini, por su parte, tiene que ganar el torneo para clasificarse a Londres o llegar a la final y que Schwartzman caiga como mínimo en cuartos de final. Ni siquiera le alcanzan las semifinales, por más que el Peque se quede afuera en su estreno ante Gasquet y Fritz. El italiano, séptimo favorito, también arranca adelantado y su primer adversario será el estadounidense Marcos Giron, que llegó desde la qualy y en la primera ronda superó al español Albert Ramos. Goffin, en tanto, espera al eslovaco Norbert Gombos, que venció al italiano Marco Cecchinato. Carreño, por su parte, debuta en la primera ronda ante el local Hugo Gaston. Cualquier derrota de ellos acercará más al Peque a Londres, que podría clasificarse sin jugar en París. Y si no lo hace, en Sofía tendrá una última carta.

Delbonis y Coria quedaron eliminados

Después de haber atravesado la clasificación, Federico Delbonis quedó eliminado del Masters 1000 de París al perder este lunes ante el australiano Jordan Thompson en la primera ronda del certamen. El tenista de Azul, héroe en la final de la Copa Davis 2016, cayó por 6-2 y 6-3 ante el océanico, en un duelo que se extendió por una hora y 18 minutos. 

El otro argentino en el certamen era Federico Coria, que entró al cuadro principal como lucky loser y perdió sin atenuantes ante el local Benjamin Bonzi, invitado especial de la organización y 180 en el ranking mundial, que le derrotó 6-2 y 6-1 en sólo 58 minutos de juego.



Fuente link:

El “Peque” Schwartzman cayó en semifinales con Nadal y se despidió de Roland Garros

https://www.tiempoar.com.ar/nota/el-peque-schwartzman-cayo-en-semifinales-con-nadal-y-se-despidio-de-roland-garros

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo originala>

Nadia Podoroska no pudo con la polaca Swiatek y quedó eliminada en las semifinales de Roland Garros

https://www.tiempoar.com.ar/nota/nadia-podoroska-no-pudo-con-la-polaca-swiatek-y-quedo-eliminada-en-las-semifinales-de-roland-garros

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo originala>

Nadia Podoroska: Cómo mantiene la calma en las horas más convulsionadas de su vida | Filosofía, mentalidad y bloque de trabajo, las claves de la rosarina, sensación de Roland Garros



La conmoción internacional que provocó Nadia Podoroska durante los últimos diez días en París puede explicarse desde tres aspectos fundamentales que exceden el tenis: la apertura mental de la filosofía, el poder de la cabeza y el fuerte bloque de trabajo. En el deporte de las raquetas, por más extraño que parezca, resulta esencial hallar la paz emocional, una cualidad que le sobró a la rosarina para erigirse como la revelación excluyente en Roland Garros y desatar su propia revolución francesa.

Podoroska tiene influencia directa con la filosofía a través de su madre Irene, una amante de la materia. No hay que ir demasiado lejos para saber que es una ferviente seguidora de nuestro Darío Sztajnszrajber, a quien define como un “fiel compañero de viaje”. En plena vorágine del circuito aprovecha para consumir al filósofo argentino en todo tipo de formatos: libros, radio, podcast o video. También se declrara fanática de Merlí, la serie española en la que un profesor de filosofía alienta a sus alumnos a pensar a través de métodos poco convencionales.

En relación a este tema, además, en las últimas semanas leyó La sociedad del cansancio, un libro del ensayista surcoreano Byung Chul Han, de formación alemana, que expone la evaluación de las personas y su productividad más allá de los factores de afuera: uno mismo es el regulador del propio rendimiento. En definitiva, ya no se puede pensar en un mundo con límites impuestos por el exterior porque ya desaparecieron. No parece muy alejado, en efecto, de la trascendental actuación de la Peque en Roland Garros.

¿Cuál es la clave? Lo cuenta la propia Podoroska: En el aspecto filosófico me hizo muy bien empezar a trabajar con un entrenador mental que apunta al budismo zen. Así aprendí lecciones importantes como eliminar el contexto de la instancia en la que juego. En lugar de mirar el entorno intento aprovechar cada pequeña chance y ponerme positiva”.

Podoroska incorporó esta nueva herramienta de equilibrio emocional por leer a Byung Chul Han, claro, pero sobre todo gracias al trabajo diario con Pedro Merani, un coach de bowling argentino que vive en Doha y dirige a la selección nacional de Qatar. “Es una persona que se dedica a la concentración y la meditación. No tiene relación con la psicología; es un entrenamiento mental para la competencia. Tiene ejercicios de relajación, meditación y visualización. Hay como un autoconocimiento”, se explayó la rosarina sobre Merani, quien desarrolló un método para el juego mental que se sostiene con dos pilares: el bompu zen y la neurociencia. En este aspecto trabaja desde febrero de 2019.

El zen es una filosofía japonesa que transmite, en pocas palabras, la intención de vivir “aquí y ahora”. El bompu zen compacta las técnicas de respiración y concentración. Y la porción filosófica de esta idea estudia el funcionamiento de la mente, la principal impulsora de los problemas cotidianos. Las técnicas de relajación buscan tranquilizar la mente para tomar otro tipo de decisiones y observar la realidad desde una perspectiva diferente. “Sólo quiero hacer lo mejor en la cancha. Me toca vivir muchas cosas acá; lo único que tengo que hacer es calmar mi cabeza y poner el próximo partido como objetivo”, explicó Podoroska. Aquí y ahora: la capacidad para mantener la serenidad en las horas más convulsionadas de su vida deportiva.

La rosarina tiene su base de operaciones en Alicante y sus entrenadores son Juan Pablo Guzmán y Emiliano Redondi. El primero de ellos, quien la acompaña en la aventura parisina, compartió su visión acerca de Merani: “Nadia y Pedro tienen una rutina en la que nosotros no nos metemos. Trabajan en el día a día y apuntan a entrar a la cancha y enforcarse en lo que tiene que hacer. La idea es tratar de no ir más allá. La que está enfrente siempre es una rival y no importa quién sea. Suelen tener una sesión de una hora y media para hablar del día anterior y de lo que viene, pero no hacen hincapié en la ronda del torneo”.

“Lo más sorprendente es que se la ve muy tranquila en la cancha. Se nota que disfruta el momento y que puede enfrentar estas situaciones que para cualquiera serían bastante más difíciles”, rescató Guzmán, pieza clave de un rocoso equipo profesional que se encarga de proteger a Podoroska en plena exposición por su actuación en París. En ese sentido, el ex 100° del ranking ATP contó: “Intentamos que le llegue la menor cantidad de información posible y que se mantenga en la misma línea de siempre”.

Podoroska es una jugadora muy responsable. Todo se lo toma muy en serio: el trabajo físico, el entrenamiento de tenis y el resto de los atributos que completan a un deportista de elite. Esa forma de ser establece un contrapeso elemental en la relación con sus dos entrenadores. “Nosotros somos bastante relajados en el trabajo y ella es un poco obsesiva, quiere que esté todo perfecto. Existe un equilibrio entre las dos cosas: ella nos empuja a estar al pie del cañón todo el tiempo y nosotros la hacemos bajar un poco”, expresó Guzmán.

Está claro que la jugadora sensación de Roland Garros, quien este jueves buscará el pase a la final ante la polaca Iga Swiatek, no deja detalle librado al azar. No lo hacía antes y tampoco lo hace ahora. Todo está calculado. En su equipo, sin embargo, creen en las posibilidades de soñar todavía más: “Ahora puede pasar cualquier cosa. En este tipo de instancias cualquiera puede ganar“. ¿La revolución Podoroska tendrá un capitulo más en París?

[email protected]





Fuente link: