Categorías
Argentina Radar

“Rapera a los 40”, una comedia de Netflix sobre ser actriz en Nueva York | Se estrena la película protagonizada por Rhada Black



Desde hace años Radha Blank recorría el off Broadway con ideas y obras de teatro que nunca se concretaban. Sin embargo, ese camino de rechazos y frustraciones ha arribado a un triunfo inesperado en el pasado Festival de Sundance cuando su historia personal, la de sus amistades entrañables, sus altercados con el establishment teatral y un romance meteórico con el hip hop se convirtió en comedia. Se convirtió en su comedia, modelada en las lágrimas por la muerte de su madre, en su amor por el Harlem que resiste a la gentrificación y a la estética de la pornopobreza, en las risas por sus fracasos y en el encuentro con una tradición musical que prioriza la letra a la apariencia. En las vísperas de su cumpleaños número cuarenta, Radha Blank sacudió las convenciones que delimitan cómo debe ser una artista en ese mundillo neoyorkino de celebrities y cofradías, hizo su excursión a un pasado todavía doloroso, a la sátira del funcionamiento del teatro, a sus propios miedos y descubrimientos, y de ello nació Rapera a los 40, cáustica y divertida, imperdible hallazgo en el nuevo panorama del streaming.

En el suplemento The New Review del diario británico The Observer, Radha Blank responde a la pregunta sobre cuánto se parece su Radha de ficción a la verdadera: “La verdad es que yo nunca ahorqué a ningún productor de teatro… por ahora. Ni gané un premio como promesa teatral antes de cumplir los 30, ni tuve un romance con un rapero de 20 años que conocí en Brownsville. Pero D. [el rapero que descubre en Instagram, interpretado por el debutante Oswin Benjamin] es una amalgama de varios jóvenes con los que he salido, de varias personas que he conocido en el mundo de la música, así que esa parte es verdad”. También es verdad la reciente muerte de su madre, de quien se vislumbra su trabajo como artista plástica, el recuerdo de su padre como baterista de jazz en la escena de Brooklyn, la presencia de su hermano que evoca ese pasado que ambos compartieron en una Nueva York distinta pero que todavía resiste en el blanco y negro que define a la película. Un tono que tiene más de la furia de Spike Lee que de la melancolía de Woody Allen, que ensaya sus batallas tanto en el underground donde el hip hop asume su fuerza subterránea, como en las aulas donde Radha enseña a sus jóvenes alumnos a encontrar una voz propia.

Rapera a los 40 le valió a Radha Blank el cambio del teatro por el cine, un cine que llegó al público de la mano de Netflix, en tiempos de pandemia y pantallas hogareñas. “Soy oficialmente una directora de cine, he filmado una película”, es la frase que clausura su entrevista con The New Review. Y así lo afirma no solo su premio a la dirección en Sundance sino su asombrosa intuición para captar con la cámara ese renacimiento como artista. Sus inspiraciones se rastrean en la fundacional She’s Gotta Have It (1986) de Spike Lee –con quien luego colaboró en el guion de la serie basada en aquella película-, en su trabajo junto a Baz Luhrmann en la cancelada The Get Down (2016) y en su incursión en la kitsch Empire (2015), especie de exótico musical sobre amores cruzados en la industria del hip hop. Radha recogió inspiraciones de todos lados, y su cruce del teatro a la televisión le dio la idea inicial de convertir a Rapera a los 40 en una serie web, idea que se transformó luego de la muerte de su madre en la definitiva chispa de su celebrada ópera prima. “No terminó mi historia de amor con el teatro, espero que todavía tenga chances sobre las tablas. Pero es irónico que la televisión y el cine hayan sido más acogedores con mi universo”.

El verdadero nombre de la reinvención de Radha Blank es RadhaMUSprime, su alter ego como rapera que descubre al joven D. en Instagram y decide aparecer en su estudio con una bolsita de marihuana como forma de pago y seducción. El encuentro se gesta bajo los ritmos del rap que acompañan esas letras confesionales, nacidas del duelo y las ambiciones, de esa lúcida observación de un Harlem que conserva su corazón pese a la gentrificación y la banalidad teatral. Radha ensaya en sus excursiones al hip hop los desafíos a sus propios límites, tanto en la divertida y catártica crisis frente a los asistentes a su primer show como al borde de un ring admirando a las contendientes de un duelo musical. Aquellos límites que le imponen los mandatos de la edad y la belleza, los miedos personales y las sombras del fracaso. “Actuar en esos antros de Brooklyn como rapera fue parte de mi renacimiento, el que trasladé a mi personaje. RadhaMUSprime realmente me salvó. Lo que tiene el hip hop es que si tenés talento con la lapicera no importa cómo te veas. En mi vida normal siempre estoy a dieta pero a RadhaMUSprime la apariencia no le importa. Ella celebra sus rollos”.

Junto con la vital relación que nace entre Radha y D. está la entrañable amistad que la une a Archie (Peter Kim). Amigos de la adolescencia, de cuando Archie todavía estaba en el clóset y Radha lo acompañaba como su cita en la fiesta de fin de año, de cuando él renegaba de su ascendencia coreana y ella de sus jean gastados, de cuando se reían y acompañaban pese a no poder pagar las cuentas. Hoy Archie es su representante y quiere ver el nombre de Radha en las marquesinas del teatro, aunque tenga que lidiar con los patéticos avances de un veterano productor, con sus ideas hipster sobre el Harlem, con sus aspiraciones de convertir a Harriet Tubman en una estrella del musical. La película consigue sus momentos más divertidos y emocionantes en la dinámica de esos amigos únicos, compañeros de rebeldías y arrepentimientos, codo a codo en esa dura calle de frustraciones.

Radha Blank mira a Nueva York de cerca, desde ese espejo donde su vulnerabilidad cobra cuerpo en un errante blanco y negro. El barroquismo propio del hip hop, con sus voces descarnadas y sus ritmos primarios, encuentra la distancia propia del reflejo en la película, en ese espejo en el que la comedia subvierte la amargura de la adversidad. “La comedia sobre el fracaso es el mejor artilugio para pulir el espejo donde uno se refleja. A veces está oscuro, a veces ella no puede verse claramente. Mientras las mujeres negras siempre son representadas de acuerdo a una serie de estereotipos, como la amiga descarada o el oráculo que todo los sabe, yo quise mostrar a una mujer negra mirándose a sí misma”. Y es en ese territorio donde la película encuentra su mejor forma, en el retrato de ese temor a la propia claudicación, a la tentación de someterse a los estándares de la pornopobreza para alcanzar un éxito prometido. Rapera a los 40 funda su comedia en ese espejo donde el reflejo es cercano y conocido, pero la mirada se despeja a medida que el miedo se transforma en una tímida pero encendida sonrisa.



Fuente link:

Categorías
Argentina opinion

Monólogos de Shakespeare en vivo | Malena Solda hace “La Rosa de Maravilla” por streaming



Volver al escenario. En tiempos de confinamiento, ese es el deseo que abrazan muchos artistas y que algunos ya pueden concretar, como es el caso de Malena Solda que se suma a la programación del Teatro Picadero con su espectáculo La Rosa de Maravilla, por streaming y en vivo desde su sala, este domingo 2 de agosto a las 18, a través de Plateanet.

“Es una experiencia distinta y novedosa para el público y los artistas. Y me gustaba poder transitar por ese lugar”, explica la actriz, quien comparte escena con el reconocido barítono Víctor Torres y el músico Miguel de Olaso. “La obra cumple con las normas de distanciamiento, porque los tres estamos en el escenario con cierta distancia uno del otro. Nos ubicamos en semicírculo, y hablamos hacia adelante”, cuenta la protagonista y autora de esta pieza musical y teatral que creó en 2012 para el Festival Shakespeare, y que desde ese momento se representó en temporadas y escenarios diversos.

Artista todo terreno, Solda actúa, canta y hasta se anima a sumar títeres a las historias que se entrecruzan en la puesta, a través de canciones y monólogos del Siglo de Oro español, la época isabelina y la obra de Federico García Lorca. El resultado es un recital donde la impronta del poeta granadino se complementa con textos de Francisco de Quevedo, Lope de Vega y William Shakespeare, entre otros, acompañados por la música de una guitarra barroca y un laúd.

“Hoy hay mucha necesidad de derribar barreras, tender puentes y de no sentirnos tan solos, por eso mi deseo es que los artistas y el público podamos sentirnos acompañados para hablar de temas que son universales, y que van más allá de este contexto”, expresa la intérprete acerca de lo que será su debut actoral a través de una pantalla

¿Cómo imagina esta experiencia de actuar sin público?

Muy emocionante. Estamos todos encerrados, y lo que necesitamos es sentir que estamos más cerca. Yo parto de ahí, de la necesidad de comunicarme con el otro y de poder conectar. Mi expectativa es poder expresarme y que me escuchen. Y espero que la vacuna llegue lo antes posible, porque eso es lo único que nos va a asegurar que los teatros reabran y que la gente no tenga miedo de volver a las salas.

El repertorio de la obra se nutre de distintas épocas y autores. ¿Cómo trabajó esa selección?

-Lo primero que elegí fueron los monólogos de Shakespeare que sabía que quería hacer, porque ya los había interpretado en otro momento. Después, junto con Miguel de Olaso pensé qué canciones podíamos cantar que tuvieran algún vínculo con ese material. Y para los textos que pertenecen a la época del Siglo de Oro me asesoró Daniel Suárez Marzal, mientras que para la parte en la que abordamos a García Lorca recibí sugerencias de Rubén Szuchmacher, quien me dio la idea de trabajar un bloque dedicado a él.

En el argumento del espectáculo se hace mención a la influencia del Siglo de Oro y la época isabelina en la obra de García Lorca. ¿De qué modo influyeron?

De distintas maneras. Lo que escribió Lorca no surgió ajeno a su historia. En su obra se ve directamente la influencia de lo que es la tradición más clásica del castellano, porque hay en ella un juego con las palabras, las imágenes, el sonido de las consonantes y las vocales, y algunos recursos literarios de esas épocas. El fue uno de los que rescató la tradición oral, y que recopiló canciones anónimas españolas y las transcribió. Y esas son las canciones que cantamos. En todos los textos del espectáculo, el público puede asociar sonidos, pero no es una asociación consciente ni racional sino más bien sensorial.

¿Qué significa en estos tiempos volver a pisar un escenario?

A mí me ordena. Me ayuda a volver a tener un sentido como artista. Aunque el público no esté ahí físicamente, está presente, y puedo visualizar en la sala a la gente que deseo que me esté mirando. Y muchos, de hecho, van a estar mirándome desde sus casas. Yo piso el escenario con el deseo de que me escuchen y de poder llegar al que está en su casa con lo que me pasa a mí a través de los personajes. Después de tantos meses de estar guardada, una sale a escena con otra pulsión y otra urgencia de comunicarse. Cuando esté la vacuna, y además se pueda sortear la crisis económica, vamos a poder valorar la posibilidad del encuentro muchísimo más que antes que lo dábamos por sentado. Y va a ser una fiesta. 



Fuente link:

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

Inauguran la primera sala de cine virtual de la Argentina

Inauguran la primera sala de cine virtual de la Argentina

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

Para aflojar la cuarentena, productores ofrecen sus películas online

Para aflojar la cuarentena, productores ofrecen sus películas online

El Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), el cineasta Mariano Llinás y los estudios Universal anunciaron, cada uno por su lado, realizan distintas propuestas para acercar sus producciones a través dispositivos online mientras duren las medidas sanitarias tomadas en todo el mundo por la crisis del coronavirus.

16 de Marzo de 2020

La crisis sanitaria producida por la veloz expansión del virus gripal Covid-19, conocido popularmente como Coronavirus, ha producido severas consecuencias que van mucho más allá del estricto ámbito de la salud. En la economía hace rato se empezaron a sentir los efectos provocados por la caída de las actividades comerciales y laborales, y lo mismo ocurre en el territorio cultural. La suspensión de actividades colectivas que incluye el cierre de los museos, las salas de exposición y de conciertos, de los teatros y de los cines ha dejado a sus públicos sin sus espacios de ocio y consumo artístico. Pero como la Edad Media es cosa del pasado y ahora existe internet, algunos de ellos pueden encontrar ahí un placebo para minimizar los efectos colaterales y el síndrome de abstinencia provocado por una cuarentena que sin declararse oficialmente ya se hace sentir en los hechos. Dadas las circunstancias, las plataformas de streaming se han convertido en un salvavidas virtual, al menos para los cinéfilos y melómanos, cuyos objetos de deseo que no dependen exclusivamente del contacto en vivo y en directo con los artistas.

La Argentina, a través de su Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), ha sido pionera en eso de buscarle una alternativa al cierre de las salas y la suspensión temporal del calendario de estrenos. En un comunicado emitido el lunes, luego de la conferencia del presidente Alberto Fernández, el Incaa ofreció el espacio de Cine.ar, la plataforma de streaming de contenido exclusivamente nacional, a todas las películas que se encuentran actualmente en cartel y a aquellas cuyos estrenos estaban programados dentro de las próximas dos semanas. El compromiso incluye destinar la totalidad de lo recaudado por esa vía a los productores de cada una. Vale recordar que el costo para ver un estreno a través de Cine.ar es de apenas $30. Entre las películas que ya están disponibles se encuentra La sombra del gallo, policial dirigido por Nicolás Herzog, estrenado el jueves pasado, que aborda el tema de los femicidios y pone en cuestión la cuestión de la masculinidad y la culpa.

Quien también sorprendió con una idea similar fue el prestigioso cineasta Mariano Llinás, quien desde la cuenta de Twitter de su productora EL Pampero Cine, anunció que en breve subirá su última película, la maratónica La flor, cuya duración supera las 14 horas, para que quien quiera pueda verla de forma gratuita durante el tiempo que dure “la cuarentena”. El texto publicado dice: “OK. El Pampero Cine  y Piel de Lava (el grupo de actrices conformado por Pilar Gamboa, Laura Paredes, Elisa Carricajo y Valeria Correa) anuncian que, frente a los reiterados pedidos, han decidido poner a disposición pública y gratuita a la otrora inaccesible La flor durante el tiempo que duren las medidas de confinamiento. Ello habrá de suceder PRÓXIMAMENTE”.

La Flor es la tercera ficción dirigida por Llinás, un relato monumental desde lo cinematográfico que reúne un total de seis episodios. Y si bien cada uno de ellos podría ser una película con un valor independiente, conforman una unidad que se dispara en todas las direcciones narrativas posibles. Un producto solo posible gracias a la megalómana y aventurera generosidad de un director acostumbrado a desafiarse a sí mismo con proyectos irrealizables que, sin embargo, siempre consigue completar. Habrá que estar atentos a las novedades que puedan llegar a través de las redes de El Pampero Cine.

En los Estados Unidos parecen haber llegado por otros medios a la misma conclusión. Al menos eso demuestra la decisión tomada también hoy por NBCUniversal, uno de los gigantes de las comunicaciones  estadounidenses, quienes decidieron que sus próximos estrenos se realicen tanto en salas de cine como en diversos sistemas de streaming y alquiler on line bajo demanda. Eso incluye algunos de sus últimos estrenos como la nueva versión del clásico El hombre invisible, que llegó a las pantallas locales hace dos semanas, o La cacería, cuyo desembarco en la Argentina estaba previsto para finales de abril, o algunos de los blockbusters que tienen en su agenda inmediata, como la película animada Trolls World Tour, programada para principios del mes que viene en todo el mundo.

El comunicado emitido por NBCUniversal, firmado por su CEO Jeff Shell, dice que “Dada la rápida evolución y los cambios sin precedentes en la vida diaria de los consumidores durante este difícil momento, la compañía consideró oportuno ofrecer esta opción tanto en el hogar como en los cines”. El cierre del anuncio conjuga la esperanza con una razonable mirada del presente: “Esperamos y creemos que la gente seguirá yendo al cine en los lugares en donde eso sea posible, pero también entendemos que para los espectadores en diferentes áreas del mundo eso es cada vez más difícil”. Claro que nada en la vida es gratis y menos en Estados Unidos: el alquiler online de estos estrenos tendrá un costo de 19,99 dólares dentro de su país y valores equivalentes en el resto del mundo en donde la oferta esté disponible.

Link a la nota >