Categorías
Argentina Sociedad

La ley de la selva humana



Matar es quizás el acto humano más erróneo de la existencia. 

Matar se mata para exorcisar sobre otro los miedos de la propia muerte. Para dominar al distinto hasta su desaparición después de pretender transformar la identidad de otro en la propia, lo cual no solo por definición sino por identidad es imposible.

Matar es la propia muerte porque, precisamente, matar no tiene límites.

Pero, ¿qué pasa cuando la muerte de otro se cruza de la mano de la ira, de la impotencia, de la sed de justicia, del dolor más profundo que arranca la necesidad de venganza? 

Simone Weil dice en su ensayo “La Ilíada o el poema de la fuerza”, que la violencia transforma en cosa a quien está sujeta a ella, pero que esa sujeción es equilibrada, está sujeto quien la sufre tanto como quien la ejerce. Es tan cosa la víctima como el victimario, que en algún momento, en la rueda de la violencia, estará del otro lado. Y todo el tiempo, a lo largo de su ensayo, analiza los hechos de héroes y heroínas que buscan vengar a sus amadas y amados, y tienen la fuerza de su lado, y la justificación por el dolor. Y analiza como esos héroes que eran indestructibles, terminan siendo destruidos por otros, en una rueda de violencia eterna.

¿Cómo es que se organiza esa trama justificante? O, en todo caso, ¿qué se entiende por justicia? La idea de lo justo se da de cabeza con la idea de la ley de la selva. Nadie, ni el rey de la selva humana, puede en este momento tan violento de la humanidad sostener su poder en base a justificarse en la ley de la selva. Aunque lo sepa, no es posible decirlo, ahí está su debilidad.

¿Qué hace entonces tan difícil cuestionar cuando ocurre, como en Tucumán, un acto tan salvaje y una respuesta no menos salvaje? ¿Qué hace tan difícil equipararlos? ¿Es posible? ¿O es que la muerte de alguien que cometió un delito aberrante justifica su muerte porque cuando hay dolor es diferente?

Si linchar es asesinar por indefensión, ¿será que el dolor deja indefensos a todos, incluso a quienes buscan vengarse?

El nombre linchar guarda detrás el fantasma justificante de la supuesta ausencia del Estado. Se suele decir que “lo mataron, pero qué esperar si el Estado no actúa. No está bien, pero bueno…, en algunos momentos lo irracional se impone”. ¿No hay acaso una lógica y una cosmovisión del mundo que ex profeso buscan habilitar al fantasma, para que lo irracional se imponga con una pseudo justificación?

Y en esa idea, en la de la ausencia del Estado entra todo, desde la real ausencia, hasta la desconfianza en jueces, que por extensión recae en todos los jueces y en desconfianza de la justicia. Entra todo, desde el desinterés o complicidad policial, hasta la demora que requiere la búsqueda y la investigación. Cuando se viene la ansiedad que clama por el eufemismo, investigar resulta sinónimo de ausencia del Estado. Pero no son lo mismo. Nada es lo mismo.

No le hace ningún bien a la pequeña víctima que en el mismo nivel quede ubicado su victimario. No es memoria, ni es justicia.



Fuente link:

Categorías
Argentina Sociedad

Aerolíneas Argentinas retoma sus vuelos de cabotaje | Podrán viajar quienes posean el Certificado Único Habilitante para Circulación–Emergencia Covid-19



Luego de siete meses de una actividad paralizada, Aerolíneas Argentinas volverá a volar. Además de los cuatro vuelos con los que retomará este jueves las operaciones regulares de cabotaje, confirmó que habrá otros servicios el viernes y el fin de semana.

Los primeros vuelos partirán desde el aeropuerto de Ezeiza con destino a Jujuy, Mendoza, Ushuaia y Tucumán. En tanto, al día siguiente será  Mendoza, Córdoba y Salta.

Asimismo, el sábado se operará una frecuencia a Trelew y el domingo la lista de destinos se engrosará con salidas a Bahía Blanca, Mendoza, Córdoba, Resistencia, Mar del Plata y Salta.

La empresa también informó que otras provincias y destinos se incorporarán al mapa de rutas durante la próxima semana, entre ellos San Juan, Comodoro Rivadavia y Catamarca.

Aerolíneas Argentinas comunicó que está trabajando para recuperar todas sus rutas  con la incorporación paulatina del resto de los 37 destinos de cabotaje que opera.

En todos los casos, los pasajeros deben chequear las condiciones y requisitos para el embarque ingresando a argentina.gob.ar/circular para obtener el permiso de circulación.

Protocolos de seguridad

Las medidas de seguridad sanitaria que se aplicarán en los vuelos de cabotaje comercial para prevenir la propagación del coronavirus incluyen limitaciones al ingreso a las estaciones aéreas, controles de temperatura y uso obligatorio de barbijo tricapa para los pasajeros.

Además, se dispuso que dentro de las aeronaves ya no se entregarán mantas ni auriculares. Tampoco habrá servicios de comidas o bebidas.

En esta primera instancia solo podrán viajar quienes posean el Certificado Único Habilitante para Circulación–Emergencia Covid-19.



Fuente link:

Categorías
Argentina Sociedad

Coronavirus: más restricciones en Europa | Los contagios en el mundo superaron los 40 millones



El mundo superó los 40 millones de contagios por coronavirus este lunes y en Europa, donde ya hay más de 250.000 muertos y la segunda ola de infecciones no cede, entraron en vigor nuevas restricciones, como un toque de queda nocturno en Bélgica y Eslovenia o la obligación de usar mascarillas en lugares cerrados en Suiza.

En todo el mundo, se contabilizaron 40.000.234 contagios desde el surgimiento de la pandemia. En la última semana hubo más de 2,5 millones de nuevas infecciones, una cifra inédita desde el inicio de la pandemia. Más de la mitad de los casos se sitúan en tres países: Estados Unidos (8.154.935), India (7.550.273) y Brasil (5.235.344).

En todo el mundo hay más de 1,1 millones de muertos. Solo la semana pasada, en Europa murieron más de 8.000 personas por covid-19.

A partir de este lunes, los cafés y restaurantes de Bélgica permanecerán cerrados durante cuatro semanas para intentar frenar el aumento de contagios. El país, de 11,5 millones de habitantes, tiene 192.000 casos y más de 10.000 decesos y una de las mayores tasas de mortalidad por covid-19 del mundo: 90 fallecidos por cada 100.000 habitantes. “No nos sentimos tenidos en cuenta (…) Ya no puedo más”, decía Angelo Bussi, propietario de un restaurante en Bruselas. Los cierres van acompañados de un toque de queda entre la medianoche y las 5 de la mañana.

Tras París y Bruselas, esta medida gana terreno en el continente. Eslovenia anunció el lunes que sus ciudadanos no podrán salir entre las 21 y las 6, después de que los contagios se duplicaran en una semana.

Mientras la mayor parte del continente se resiste a volver a la situación de primavera, en Reino Unido, Gales anunció que instaurará un confinamiento de dos semanas a partir del viernes por lo que sus tres millones de habitantes deben quedarse en casa para frenar esta segunda ola. Es “nuestra mejor manera de recuperar el control del virus y evitar un confinamiento más largo”, declaró su primer ministro, Mark Drakeford.

En España, la ciudad de Burgos (norte) pasará la noche del martes al miércoles a ser una más en adoptar un cierre perimetral en el país y sus 175.000 habitantes no podrán salir ni entrar de la localidad, salvo para ir al trabajo o al médico. Los comercios y restaurantes verán restringido el aforo y el horario.

Italia también impuso restricciones desde el lunes en bares y restaurantes, actividades deportivas o ferias populares. El país parecía haberse librado de la crudeza de la segunda ola, pero desde principios de mes registra un alza importante de contagios.



Fuente link:

Categorías
Argentina Sociedad

Madre ¿hay una sola?



Este domingo es el Día de la Madre en Argentina, una fecha que siempre fue importante para mí. Entiendo que se trata de un evento con valor comercial, pero también es un acto de reconocimiento hacia quienes cumplen este rol tan importante y me gustaría que este día sirviera para recordar a aquellas figuras que nos han inspirado. ¿Qué referentes creen ustedes que están instaladas hoy en la memoria colectiva en relación con esta celebración? Sospecho que Mariela Muñoz no es un nombre que aparezca inmediatamente cuando se elabora una lista de madres ejemplares.

Ella me hizo soñar, nos dio esperanzas a todas y un jueves 25 de agosto del 2011 , ese sueño se cumplió. No me considero una persona formalmente religiosa, pero por algún motivo, esa mañana necesitaba estar conectada con Dios. Le recé tanto para que mis hijos nazcan bien, pensé mucho en mi mamá, que se fue tan rápido. ¡Cuánto la necesité en ese momento, cuánto la sentí presente a cada minuto! Cuando los vi por primera vez, recuerdo que rompí en llanto, de esos en los que conviven todas las emociones de la vida, el ahelo más hermoso ya era la realidad más hermosa. Extendí las manos para levantar a Isabella, la estreché junto a mi pecho, como si fuera una parte mía que estaba recuperando. Junto a ella vi a Paul, dormido, indefenso… Esas imágenes quedaron grabadas en mi mente, en mi alma, por siempre. Pensé, entre lágrimas, que mi vida ya no era más mía, que ya podía ofrecerla, arriesgarla, consagrarla a esas otras vidas que iban a ser todo para mí. Yo, mamá. Yo a la altura de esa palabra que significaba tanto para mí.

Recordando a Mariela, pensaba en que deberíamos proponer el 17 de mayo como una efeméride triste que recupere algo de su historia: el Día de la crueldad hacia les trans, como ella lo describió tantas veces. Me refiero a aquel 17 de mayo de 1993, cuando la policía entró en su casa para detenerla como si fuera una delincuente y la separó violentamente de tres de los niñes que había criado, para quienes ella era su madre. Tiempo después, acusada de haberlos secuestrado, fue condenada a un año de prisión en suspenso. Lo que en realidad ocurría con esa sentencia era que ella era transexual y en esa época —y en la actualidad todavía esto es así para muches— se consideraba que era una perversión lo que estaba haciendo. El tipo de maternidad que una trans ejerciera podía causar daños psicológicos en les menores.

Mariela Muñoz, entonces, fue la primera mujer transexual en aparecer en los medios con una historia diferente de las demás. Lejos de escándalos, la noche o los cabaret, acudió a la prensa pidiendo por sus hijes. Cuando el travestismo aún no era parte de mi vida, un día, sentada en el comedor de mi casa, vi su triste historia en el noticiero: Mariela Muñoz, una mujer trans que lloraba por recuperar a sus niñes. Recuerdo me quedé helada frente a la tele. ¿Como era eso posible? La historia completa había sido esta: en una ocasión, una mujer le había entregado a sus tres hijes. Ella les aceptó y al tiempo, la mujer se arrepintió y sin informárselo siquiera le realizó una denuncia. Como no la dejaron volver a ver a les chiques que la llamaban «mamá», Mariela salió a pelear por ellos. « Quiero aclarar que soy mujer, mis hijos mayores son evolucionados, bien criados y educados. Lo asumieron con orgullo, por eso dieron la cara: “mamá es mamá”. Hice por todos ellos lo mejor que pude. No los engañé, nunca», salió a contarle a la sociedad.

Corría el año 1993 y la Argentina se enfrentó por primera vez al debate de si una persona transexual podía ser mamá. Fue ella, aunque muchos no lo sepan, quien abrió esa puerta.

A lo largo de su vida, Mariela crió a 23 hijes y a 30 nietes. Su historia nos tiene que hacer reflexionar sobre lo que hemos logrado y sobre lo que aún nos falta para vivir en una sociedad en la que el rol de madre sea valorado sin que importe la identidad de género. Si Mariela hubiera nacido con genitales femeninos, la historia hubiera sido otra: su gesto de amor hacia el prójimo, su inmensa generosidad que la llevaba a albergar a cuanto niño o niña se encontraran desprotegidos, habrían sido vistos como actos indiscutibles de heroína. Por ser trans, fue juzgada como inmoral.

Este domingo es el día de la madre y quiero homenajearla, para nunca olvidar a esta gran mujer, mamá que rompió prejuicio, movió la estructura patriarcal desde los cimientos y le dio a la Argentina un poco de igualdad cuando no la había. Gracias a ella, hoy no existe un único modelo de madre. Recordar su historia es muy importante para no olvidar su lucha, nuestra lucha, la lucha de todes y para reivindicar que para ser madre lo más importante es desear serlo.



Fuente link:

Categorías
Argentina Sociedad

Avanza otro megaproyecto inmobiliario en  la Ciudad de Buenos Aires | Proponen construir 11 torres de 17 pisos en La Paternal



La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires convocó a una audiencia pública para fines de noviembre con el objeto de debatir un nuevo megaproyecto inmobiliario en el distrito porteño. 

Se trata de la construcción de once torres de 17 pisos en el Parque La Isla de La Paternal. El avance de esta iniciativa se suma a la polémica habilitación para construir un barrio de lujo en en los predios de Costa Salguero y Punta Carrasco. 

La propuesta, que será puesta en discusión bajo la modalidad virtual, pretende habilitar un negocio inmobiliario en el predio ubicado entre las calles Zabala, Chorroarín, avenida De los Constituyentes y Gutemberg, uno de los espacios verdes más grandes del distrito porteño.  

“Es uno más de los tantos negocios inmobiliarios a los que nos tiene acostumbrado la gestión de Horacio Rodríguez Larreta, que prioriza el usufructo del espacio público en detrimento de los intereses de las y los porteños”, afirmó a Página/12 el legislador por el Frente de Todos Santiago Roberto, quien agregó: “Ese espacio tiene que mantener el uso que tiene en la actualidad que es un pulmón verde fundamental para la ciudad, con acceso libre para los vecinos y vecinas”. 

Según el colectivo barrial “No a las Torres en la Isla de La Paternal” el proyecto anula “el segundo pulmón verde de la ciudad” y atenta “contra la identidad del barrio”. Además, plantean que de concretarse podría provocar la extinción de aves que utilizan el corredor biológico de la Facultad de Agronomía, un colapso de tránsito vehicular en la zona e “impediría la dispersión de los gases emanados del crematorio del cementerio”. 

El convenio fue convertido en ley en abril del año pasado, con el voto en soledad del oficialismo porteño. La iniciativa fue rechazada por la oposición y los vecinos del barrio de La Paternal.

“Ante el cambio climático y el deterioro del medio ambiente, se torna indispensable que el Gobierno de la Ciudad destine más tierras para tener un desarrollo sustentable y cumplir con su slogan de campaña de construir una ciudad verde y que a la luz de los hechos queda cada vez más lejano”, señaló Santiago Roberto.

El megaproyecto contempla un cambio de los actuales parámetros de usos del suelo que tiene el Parque, donde por cuatro décadas estuvo el Albergue Warnes, con el propósito de habilitar en ese espacio la construcción de viviendas de hasta 48 metros de altura y locales comerciales.

El colectivo barrial recordó que la ley 2930, que constituye el Plan Urbano Ambiental, “plantea como objetivo específico el incremento, la recuperación y mejoramiento del espacio público, parques, plazas y paseos, la promoción de áreas de circulación peatonal, la inclusión de forestación y mobiliario, la regulación y control de los niveles de calidad ambiental y paisajística del espacio público”. La normativa, denuncian, “se contradice flagrantemente con el mismo proyecto de construcción de once torres en un barrio de casas bajas”.

Costa Salguero

Esta iniciativa se suma a la polémica generada a partir de la aprobación en la misma Legislatura porteña del proyecto de rezonificación urbanística de los predios de Costa Salguero y Punta Carrasco. 

Con 35 votos a favor y 22 en contra, la iniciativa oficialista, que ahora deberá pasar por audiencia pública y segunda lectura, habilitó la construcción de un barrio de lujo con diez bloques de edificios que irán de los 18 a los 29 metros de altura en 7,5 hectáreas del sector de Costa Salguero, y concesiones con usos amplios y construcciones de hasta 12 metros y un helipuerto en las 14 hectáreas linderas, donde estuvo Punta Carrasco. 



Fuente link:

Categorías
Argentina Sociedad

Riesgos en pugna



“Imaginemos, por un momento, que nuestro país se prepara para el brote de una enfermedad asiática inusual, que —se espera— matará a 600 personas. Para enfrentar dicha enfermedad se proponen programas alternativos. Si el gobierno adopta el Programa A, 200 personas se salvarán. Si el gobierno adopta el Programa B, hay 1/3 de probabilidades de que se salven 600 personas y 2/3 de probabilidades de que no se salve ninguna persona. Si se adopta el Programa C, 400 personas morirán. Si se adopta el Programa D, hay 1/3 de probabilidad de que nadie muera y 2/3 de probabilidades de que 600 personas mueran”.

Las preguntas de la encuesta de Amos Tversky y Daniel Kahneman, realizadas a estudiantes de Columbia y Stanford a fines de los ’70 (a un grupo se lo hizo elegir entre opción A y B mientras que a otro grupo se le requirió que optara entre los programas C o D), bien podrían haber sido presentadas a votantes de Argentina, Brasil o los Estados Unidos en el año 2020, durante la crisis sanitaria provocada por la Covid-19.

Entre las respuestas al experimento de Tversky y Kahneman, la mayoría de los miembros del primer grupo se inclinó por el programa A, mientras que los integrantes del segundo abrazaron predominantemente la opción C. Claramente, la decisión tomada por la mayoría de los encuestados no resulta de un cálculo racional sino de las formas en que se presenta un mensaje y se interpreta una situación problemática en la que está en juego un valor preciado. Dicho de otro modo: “ganar” vidas nos invita a tomar riesgos. “Perder” vidas, a evitarlos.

La opción entre ganancias y pérdidas se puso en juego en la Argentina en el marco de la pandemia cual si fuera un significante vacío, que se completó con los temas endémicos que preocupan a nuestra sociedad, en modo riña de gallos, que fueron vehiculizados mediante estrategias de desinformación —se iniciaron en abril con la supuesta salida “indiscriminada” de presos, siguieron con la inexistente represión asociada al confinamiento en Villa Azul y el conflicto con la policía Bonaerense, hasta llegar a la activación de temores latentes como el “corralito”, signo de la crisis de 2001— y capitalizados políticamente por sectores opositores y de ultraderecha mediante las operaciones pergeñadas alrededor de la intervención en Vicentin (luego desestimada), o las manifestaciones contra la reforma judicial supuestamente diseñada a la medida de conveniencias personales.

El denominador común es la polarización afectiva creciente en la Argentina, que se consolida con mensajes negativos y encuadres de decisión sobre eventos que implican riesgo. En esos casos, la puja discursiva gira en torno de una competencia espuria entre quienes se enfermarían de Coronavirus y quienes sufren por falta de recursos económicos. Aunque en los hechos no se trate de padecimientos excluyentes, la evaluación alrededor de esta dicotomía se asocia más a las identidades políticas que a un razonamiento exhaustivo sobre la tasa de contagios o el peligro concreto de enfermarse.

Un estudio realizado en forma contemporánea en Argentina, Brasil y México nos permitió constatar no solo que existen diferencias en la percepción de riesgo sanitario y laboral entre quienes apoyan a los oficialismos y aquellos que se inclinan por la oposición sino, más importante aún, que estas apreciaciones redundaron en comportamientos disímiles frente a la política de distanciamiento social en las regiones afines a los gobiernos nacionales frente a los distritos conducidos por líderes políticos opositores. Una explicación posible es que la Covid-19 no es unidimensional ni, mucho menos, será interpretada por sus atributos intrínsecos. En estos meses de expansión de la pandemia, los discursos de los gobiernos en una gran cantidad de países, han presentado sus respuestas como las mejores políticas en pos de minimizar los costos sanitarios y/o económicos para sus votantes. La oposición, en su mayoría, se ha enfocado en las áreas más débiles de dichas respuestas.

La preocupación por las estrategias de desinformación y las formas organizadas de la violencia en el escenario digital no es trivial ni debe ser menospreciada; allí convergen trolls-influencers que pertenecen al elenco estable de odiadores seriales, cuentas apócrifas que se repitieron como autoridades en la red marcando la agenda de las últimas conmociones políticas, líneas medias de los aparatos político-partidarios encargados del trabajo sucio en la división de tareas, la coordinación de sectores de la extrema derecha internacional respaldados por financistas globales y el necesario contexto comunicacional sembrado por medios tradicionales.

Pero esa inquietud no debe limitarse a las fakes news como explicación excluyente de la política de tierra arrasada de las derechas del mundo. Las campañas negativas deben ser atendidas de manera comprensiva por cuanto logran socavar la confianza en las instituciones, en particular, y en la política, en general. Los usuarios de a pie nos mostramos más motivados a compartir contenidos de colaboración. En cambio, los mensajes polarizantes, al activar identidades partidarias, desalientan la propagación de contenidos en línea y modifican la intención comunicativa de los ciudadanos, quienes perciben la pandemia de un modo que se alinea con la política pública de los partidos por los cuales votan.

* Investigadora del Conicet y de la UNQ. Co-autora, junto a Ernesto Calvo, de “Fake news, trolls y otros encantos”.



Fuente link:

Categorías
Argentina Sociedad

Persiguió y mató a un hombre que quiso asaltarlo en la puerta de su casa | Según un video, el ladrón corrió varios metros y cayó baleado



Un hombre mató de un tiro a otro que intentó robarle la camioneta en la puerta de su casa, en la localidad bonaerense de Berazategui, y por el hecho quedó detenido junto con su hermano. 

El hecho ocurrió el domingo por la mañana en una vivienda ubicada en la calle 118, entre las calles 15 y 16. 

Fuentes policiales y judiciales indicaron a Télam que un móvil policial fue alertado tras un llamado al 911, por un episodio en el que un hombre de 41 años, del que no trascendió su nombre, forcejeó con un delincuente que intentó robarle la camioneta blanca del tipo utilitaria.

Según expresó a la policía la mujer del hombre asaltado, su marido se encontraba junto al hermano de éste a bordo de su camioneta cuando un joven, luego identificado como Cristian Lautaro González (23), los abordó con un arma de fuego con fines de robo. En el testimonio la mujer señaló que su marido comenzó un forcejeo con el delincuente en el cual le sacó el arma y le efectuó un disparo que le impactó en el cuello al asaltante y le causó la muerte.

Los investigadores, a través de testigos y las cámaras de seguridad de las casas vecinas, determinaron que la secuencia de los hechos difería de aquella declaración: en principio se ve al asaltante corriendo ya a la vuelta de la esquina y detenerse. Según testimonios, se le cayó el celular y quiso recuperarlo. Otra versión sostiene que lo que se le cayó fue el arma. En ese momento, el dueño de la camioneta, que lo perseguía junto a su hermano, le habría disparado y el asaltante cayó. Luego se determinó que un proyectil le había impactado en el cuello.

Tras los disparos, el hombre huyó a bordo de la camioneta utilitaria, pasando al costado del cadáver de González, mientras que su hermano se quedó en el lugar del hecho, añadieron las fuentes. El fiscal Carlos Riera, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de Berazategui, caratuló el expediente como “Homicidio” y ordenó la aprehensión del hermano del sindicado como autor de los disparos.

Además se secuestró un cartucho perteneciente a una pistola 9 milímetros hallado en el lugar del hecho. Durante la noche del domingo, el hombre de 41 años fue detenido y quedó a disposición de la justicia, confirmaron fuentes judiciales.

El fiscal Riera se disponía a indagar a los dos detenidos durante la mañana del lunes, para determinar si los mantiene detenidos, mientras aguarda resultados de los diferentes peritajes ordenados. En principio, queda la duda de si el arma utilizada fue llevada por el asaltante, y en ese caso, en qué momento se hizo del arma el dueño de la camioneta, si durante un forcejeo, tal como declaró la mujer, o en la carrera posterior, tal como señalan otras versiones. O, en cambio, si era propiedad de alguno de los detenidos y el asaltante no estaba armado.



Fuente link:

Categorías
Argentina Sociedad

Violencia de género: Arman un refugio para mujeres en situación de violencia  | Un grupo de militantes de la Unión de Trabajadores de la Tierra



Un grupo de campesinas de la Unión de Trabajadores de la Tierra trabaja en el armado de un refugio transitorio para mujeres en situación de violencia en Lisandro Olmos, en las afueras de La Plata. María Carolina Rodríguez, referente de Género de la Unión, aseguró que el objetivo es que las mujeres tengan “un espacio donde estar y capacitarse, para que cuando se vayan puedan salir adelante” y remarcó que el refugio evitará que “una compañera tenga que volver con su pareja violenta porque no tiene dónde ir. La idea es que se capaciten, que aprendan un microemprendimiento para que puedan tener su dinero y así poder pensar qué quieren hacer con su vida”. Además de talleres de género, en el lugar funcionarán cursos de agroecología, cocina, conservas, plantas medicinales, tintura madre y tejido.



Fuente link:

Categorías
Argentina Sociedad

La generación del “baby boom” se rebela a ser etiquetada como “vieja” | Opinan lectoras y lectores de Página/12



“Cuando empezó la pandemia éramos gente canchera, a partir del 13 de marzo nos convertimos en gente en situación de riesgo, abuelas o jubiladas”. Así resumió una lectora de este diario un malestar que acecha a quienes pasan la barrera de los ¿sesenti? La llegada del coronavirus a nuestras vidas puso en evidencia entre tantas otras cosas, el desprecio por la vejez que la sociedad no solo avala sino pregona. Una consultora analizó el fenómeno de la brecha entre la percepción que el mercado, el Estado y la sociedad toda tienen de las personas mayores y lo que ellas sienten. “Las propagandas te muestran abuelas o abuelos que no entienden nada de la computadora, o siempre con pañales, cremas para dentaduras…no es para gente como yo, yo no soy así”, dice uno de los entrevistados. Las preguntas nos asaltan: ¿Qué es ser viejo? ¿Cuándo se llega a serlo? ¿Cuál es nuestro problema con la edad?

Los motivos por los que la edad y sus signos asustan son muchos y complejos. En abril, Horacio Rodríguez Larreta propuso encerrar a los viejos para “protegerlos” de la pandemia mostrando su desconocimiento por los hijos del baby boom. La socióloga Alcira Argumedo recordó entonces “que los mayores de 70 fuimos los jóvenes de los 60”. La investigación “Boomers. Derribando mitos”, desarrollada por la consultora Ipsos Argentina, buscó conocer a esta generación que representa el 19% de la población del país (nacieron entre el 1944 y el 1964, que tienen hoy entre 55 y 75 años) y encontró que existe una mirada de triple descalificación para les boomers:

1. Las generaciones más jóvenes los tildan de viejos obsoletos frente a las nuevas tecnologías.

2. Para el Estado son vistos como una carga impositiva.

3. Para las publicidades y marcas, como viejos desactualizados, fuera del sistema, que no consumen ni gastan.

Hay distorsión y olvido generalizado hacia las personas mayores. Las marcas lo llevan al extremo: “Es especialmente estigmatizante porque refuerzan atributos descalificantes que obturan la comunicación. Se les habla de salud y seguros de vida como si no estuvieran activos y con ganas de seguir disfrutando, y se los ridiculiza como sujetos analógicos que no saben prender una computadora o hacer una compra online. Incluso con buenas intenciones se ha intentado resignificarlos, exagerando algunos rasgos o conductas asociadas a la juventud (tatuajes, vestimenta, acciones intrépidas) que no los representan genuinamente”, explicó a Página/12, Ludmila Botta, directora de Proyectos de Ipsos. Según la investigación, la comunicación que está dirigida hacia ellos en realidad representa a la generación que viene después.

Así como los 30 de hace unas décadas no son los mismos que ahora, algo similar pasa con los de 60 o 70. Las personas de esta franja etaria están lejos de considerarse “población de riesgo”, como han sido llamadas en estos meses. “Que me digan población de riesgo por mi edad me hace sentir discriminada, como que me pusieron un sello que dice: inservible”, contó una mujer en la investigación de Ipsos. Según el estudio, el 54 % de estas personas usan redes sociales y a un 58% le interesa estar al día con la tecnología, aunque signifique hacer un esfuerzo. Como dijo una señora comentando la nota “Mostrar la belleza de las mujeres reales” , cuando a la mañana me levanto con mis 70 años a cuestas me digo como se decía mi madre a sus 80: ¡¡¡Vamos que estamos vivas!!! ¡Me baño, me pinto y me quedo en casa! porque ahora milito en las redes convencida de que vamos a salir”.

Según explicó la socióloga Paula Freitor, directora Cualitativa de Ipsos, esta generación está atravesada por las transformaciones en el mercado laboral y el feminismo: “El primero de los ejes afecta fundamentalmente a los varones, que enfrentan con inseguridad los cambios en el mundo del trabajo afectando su rol histórico como proveedor material en el hogar. En el mismo sentido, el feminismo los encuentra incómodos empujándolos a cuestionar la forma y el contenido de muchas de sus conductas dentro y fuera de su casa. Por su parte, las mujeres han llegado a este momento de su vida habiendo cumplido gran parte de las exigencias sociales que las mandataron. Este momento las encuentra con la libertad de organizar el tiempo y el gasto de su dinero, vinculado especialmente con su deseo, su disfrute”. En esa línea opinó Anika, de casi 60 también en este diario: “es fantástico seguir creciendo y permitirse cosas que las estructuras de la ‘juventud’ (20-30) te impedían o te encorsetaban. Estar sola y disponer de lo cotidiano es un desafío entre el deber ser y lo que tengo ganas”.

Otro discurso que circuló en relación a la pandemia fue que morirán los que tengan que morir. El que tiene edad de morir siempre es otro. Como dice Simone de Beauvoir en Una muerte muy dulce: “Tristeza y exilio de los ancianos, la mayoría ni piensa que ha llegado a esa edad. Y yo también, refiriéndome a mi madre he utilizado esa fórmula. No comprendía que se pudiera llorar con sinceridad a un pariente, a un abuelo de setenta años”. En esta frase escrita en la década del sesenta vemos no solo cómo se alargó la esperanza de vida – en Argentina estaba en los 67 años y actualmente supera los 76 – sino que era usual hablar de “abuelos” para referirse a personas mayores. Nada de abuelita, podrían retrucar hoy. Y menos que menos “abuelita simpática” como suelen nombrarlas en algunos medios. La escritora Doris Lessing ya nos advirtió de la falacia de llamar a las mujeres mayores abuelas, en su relato sobre la relación erótico amorosa cruzada entre dos señoras y los hijos de ambas, que se llama justamente “Las abuelas”.

“Tengo casi 70 y me parece que nunca me sentí tan linda como ahora, antes tendría la piel tersa pero ahora me siento real con mis arrugas a cuesta”, comentó Graciela, también lectora de Página/12. Hablamos ya del problema de asociar belleza solo a la juventud a raíz del photoshop monstruoso que le aplicó la revista Gente a Cecilia Roth. La pregunta (¿sesentis?) es porque el desprecio hacia las mujeres parece empezar de mucho antes que hacia los varones viejos. Hay un síntoma evidente. Las mujeres todavía ocultan su edad. Por muchos años eso fue visto como una señal de coquetería femenina y rebatido por quienes dicen “mejor decir la edad y que te digan que no pareces de tanto”. Las dos son trampas de las que nos es difícil salir. ¿Qué pasa con las viejas en la era de la revolución de las hijas? ¿Y qué hacemos con las de cuarenta/cincuenta, las llamaremos viejas, como sugieren las revistas que photoshopean, la industria audiovisual, la industria de la moda y largos etc?

Hace unos años, la revista mexicana Malvestida hablaba de una tendencia mundial a contratar modelos mayores. Que Zara hubiera elegido modelos entre 40 y 53 años para anunciar su ropa femenina, era un notición; lo que muestra a su vez que la “tendencia”, si es que eso existía, era muy incipiente. En la campaña Timeless de Zara una modelo de 40 años explicaba que “envejecer te da más confianza en ti misma” (¡40!). Mango incluso incorporó a mujeres mayores no en una campaña especial sino entre la diversidad de sus modelos. Lo que pareciera un poco más sensato y llama la atención sobre todo lo que hay que cambiar aún para que la edad sea un aspecto más de nuestra identidad y no el excluyente.

“Me niego a ser una vieja pelleja” disparó Rebeca Rus en un artículo en el que se sumerge sobre estos asuntos: “¿de verdad hay que conformarse con la idea de que las personas mayores no pueden ser ni interesantes ni atractivas? No y no.” Allí rescata algunas firmas como la inglesa The Old Ladies Rebellion, que se define como marca “fashion for pensioners“, que apuesta a una “elegancia radical” adaptándose a sus clientas. Siguiendo con las agujas en los pajares, otra es la señora Park Makrye, una mujer coreana de 70 años que comparte su vida a través de las redes sociales. Su nieta la impulsó a hacerlo como un ejercicio para prevenir la demencia por Alzheimer.

Margi, otra lectora, contó que siempre le pareció una tontería clasificar a las personas por su edad: “Cuando era adolescente, tenía amigas y amigos de edad más alta que la de mi madre. Yo aprendía cosas.” También comentó que no le cree mucho al reloj, simplemente, vive.

Mientras tanto, la nieta de la señora Park aprendió que su abuela es “como nosotros”: “Le gusta viajar, comer cosas ricas y tomar lindas fotos”. Parece que lo que hay que entender es tan complejo y tan sencillo como eso. 



Fuente link:

Categorías
Argentina Sociedad

Justicia patriarcal



La comunidad travesti trans de Argentina se prepara para dar una nueva batalla en defensa del fallo histórico que reconoció que el asesinato de la líder travesti Diana Sacayán fue un travesticidio. El fallo Sacayán, dictado por el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº 4 de la Capital Federal el 18 de junio de 2018, es importante porque funda un antecedente jurisprudencial para proteger la vida y la integridad de personas travestis trans. Sin embargo, el pasado viernes 2 de octubre ha sido cuestionado por un insultante fallo dictado por la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal (Sala 1). Este nuevo dictamen de la Sala 1 de Casación confirmó la condena a prisión perpetua de Gabriel David Marino, pero entendió el crimen de Diana no como travesticidio, sino como “homicidio calificado por haber mediado violencia de género”.

Me considero afortunada por no haber caído en manos de la justicia en una causa de violencia física contra mi identidad, algo que es mucho más común de lo que creen. Sin embargo, no estoy exenta de las penurias que la justicia nos ofrece habitualmente a personas travestis, y me he sentido muy desamparada cuando dieron lugar sin ninguna posibilidad de atenuación a un reclamo que alguien hizo una vez por el uso del nombre que yo había elegido para afirmarme como mujer. Para los que no me conocen, cuando debuté en las tablas no me llamaba Florencia de la V. Eso vino mucho después; y de eso quiero hablar.

Para nosotras el nombre es muy importante: imagínense que tenemos que cargar con uno que no nos representa (que no nos guste sería lo de menos). El bautismo o la búsqueda del nombre es algo especial, algunas lo saben desde chicas, otras lo rastreamos en esos recuerdos sagrados de la infancia o de nuestras mujeres favoritas. La inspiración puede venir de lugares insólitos: vecinas, amigas, primas, heroínas de novelas, películas, cantantes, personajes mitológicos, etc. Para mí fue todo un recorrido, nada fácil, debo decir. Pasé por varios nombres antes de llegar al mío. Es muy difícil de explicar por qué, no sé si yo lo elegí o él a mí, no lo sé, pero cuando me bautizaron Florencia fue como si lo hubiera tenido toda la vida.

Esta ceremonia siempre se hace con otras locas y los nombres vienen con apellidos dignos de novelas mexicanas. Una amiga decía: «si lo hacemos, que sea a lo grande». A mí me bautizaron Florencia De La Vega. Esa noche comenzó a escribirse mi historia: solo era una travesti en busca de su destino, pero con nombre propio. El día que lo vi en una marquesina de la calle Corrientes por primera vez sentí una emoción que podía tocar las nubes con mis manos.

La alegría me duró poco, jamás imaginé que ese nombre que había elegido con amigues en un monoambiente de la calle Corrientes me traería tantos problemas y dolor. Un día cuando llegué al teatro Tabaris, tenía una carta documento de una tal Florencia De La Vega, que me iniciaba acciones legales por “usar su nombre”. Pensé que era una broma, no podía ser cierto, hasta ese momento nunca había tenido contacto con un abogado. El argumento de esta mujer era: “un travesti no puede llamarse como yo”. Asociarla con un travesti, además de ser algo negativo, era motivo de burla. Me pregunto: si cualquier otra actriz mujer no trans ni travesti hubiera decidido utilizar Flor de la Vega como nombre artístico: ¿esta persona se habría tomado todo ese trabajo de iniciarle acciones legales? ¿Se hubiera sentido igualmente ultrajada en su identidad? ¿Acaso era tan difícil comprender que Flor de la Vega no solo era un pseudónimo, sino que también era la manera de ponerle nombre a mi identidad como mujer?

Ella envió cartas documentos a todos los medios, y en los programas no querían nombrarme para no tener problemas. ¡Qué iba a hacer! Les juro que pensé que era el final de mi incipiente carrera. Esto sucedió al poco tiempo de debutar en los medios: en rigor, todavía no tenía carrera, ni tenía nada. Hasta ese momento, mi corta trayectoria era el único medio con que contaba para sobrevivir y mi nombre, el único capital (artístico, sí, pero también identitario). Me lo estaban arrebatando como si la vida se empeñara en decirme que no tenía derecho a ser feliz. Lloré mucho, sentí angustia, tristeza y mucha impotencia.

¿Cómo me iba a llamar? Con el tiempo, cuando me invitaban a un programa, al presentarme cortaban el apellido y me decían Florencia de La V para no tener problemas. Y casi sin querer se convirtió en mi nombre. El juicio, de todos modos, siguió su curso y fue muy largo, y como se deben imaginar, la justicia falló a su favor, a pesar del corto tiempo que lo usé.

Hoy, a la distancia con las cosas que nos siguen sucediendo, es triste notar que parte de la justicia argentina discrimina y no tiene perspectiva de género y mucho menos vela por los derechos de todas las personas. Nuestra justicia sigue siendo patriarcal. Florencia Guimaraes, militante travesti e integrante de Furia Trava, definía hace unos días a la jueza del último fallo como negacionista: decidir sobre el cuerpo de Diana es negar la victoria que había conseguido el colectivo de travestis trans. Quitarle validez a lo que ya había sido sentenciado es no permitir que se siente jurisprudencia sobre algo que sigue existiendo: el rechazo, el odio y la violencia hacia todo lo que no sea heteronormativo.

La forma travesticidio es un termino acuñado en las calles para visibilizar que ese tipo de crímenes se cometen por rechazo a nuestras identidades y deja en claro toda la carga que hay sobre nuestra identidad travesti-trans . El de Diana fue un crimen de transodio: a ella la mataron por odio, mutilando el cuerpo que ella había transformado para identificarse como travesti y esta es una conducta ligada directamente al patriarcado que ya no puede negarse más.

El juicio de Diana había sentado precedentes a nivel internacional, hasta había sido premiado por la Comisión Internacional de Derechos Humanos por tratarse de la primera mención en la justicia de un crimen de odio.

Ahora parece que hemos retrocedido en materia de derechos humanos y que nuestros reclamos no han sido tenidos en cuenta: seguimos siendo invisibles para la justicia y para la sociedad.

#Fuetravesticidio.



Fuente link: