Categorías
Argentina El país

El sistema de Salud, debates y operaciones | La iniciativa de Cristina, las réplicas de la oposición y de otros actores



La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner planteó la necesidad de reformar el sistema de Salud. Una idea lógica, añosa, reconocida por sectores y protagonistas muy variados, Como es regla cuando “ella” habla, ardieron varias Troyas, se azuzaron internas preexistentes. Se le atribuyeron intenciones muy diversas.

La iniciativa no es novedosa, sí la gravitación de CFK. Vale repetir que la idea es válida y traduce una necesidad social o sea un derecho no concretado. Una deuda, suele decirse de modo coloquial. Su eventual implementación era compleja en etapas anteriores, dificultad que se exacerba ahora.

Se piden disculpas por una auto referencialidad creyendo que sirve para historizar, Cuando se veía venir la reelección de Cristina (2011), se escribió, en esta misma columna: “En materia de Salud, el panorama es deficitario y clama por una reforma sustantiva, hasta fundacional. Tres subsistemas conviven malamente (el público, las obras sociales, el sector privado). El gasto es enorme, con sacrificios económicos altos de la población, el rinde no es proporcional. Se mantienen las rémoras básicas de la salvaje descentralización impuesta por el menemismo. Nunca se fue, de cualquier modo, al meollo del problema que es un ¿sistema? destartalado e ineficaz, gastador sin rédito (…) no alcanzan para un servicio digno que, además, se reparte de modo muy desigual en diferentes distritos. Hay en este rubro intereses instalados, con fuerte capacidad de lobby, en los sindicatos y en el sector privado. Una reforma valedera colisionaría, en alguna dimensión, con sus facetas más deplorables. Ese es un freno en lo táctico pero parte del desafío, en lo estratégico”. 

Nada nuevo bajo el sol, en cuanto a señalar la necesidad. La urgencia, la perspectiva de soluciones al alcance de la mano… eso es otro precio.

***

Tres subsistemas no hacen uno. La pandemia convulsionó números e inversiones pero en la serie histórica previa (aún en los más solidarios gobiernos populares) el porcentaje de PBI dedicado a Salud es bajo comparado con los países con seguros sociales dignos de ser mirados. La inversión se completa con gastos de particulares, que abarcan desde descuentos sindicales hasta cuotas de servicios privados con algunas otras variantes. El resultado es fragmentación o mejor segmentación, con desigualdades aun dentro de la clase trabajadora; solo los laburantes registrados tienen derecho a Obra Social que sufragan con descuentos obligatorios. La proporción de trabajadores formales se viene reduciendo desde hace más de treinta años.

Se diga como se diga, los más pobres “caen” en el Hospital Público. Muchos argentinos, abarcando los de condición humilde, tratan de esquivarlo, “tener su credencial”. Describimos, no justificamos ni negamos que el sistema público funciona como salvador en última instancia, el que atiende a todes, Con frecuencia mejor que en otros subsistemas. La desigualdad para acceder a un derecho constitucional es evidente. En definitiva solo escoge donde atenderse quien cuenta con recursos económicos o trabajo en relación de dependencia (hasta un punto en este supuesto). El economista Oscar Cetrángolo subraya que esa es la principal falla del sistema segmentado.

Las narrativas maniqueas escogen a quien demonizar. “Los sindicalistas”, “la Caja oscura de las Obras Sociales” encabezan un relato. No falso del todo, sí esquemático, simplista, distorsivo. Dirigentes sindicales defienden sus servicios con razones surtidas, no siempre certeras. A menudo se juzgan portadores de un derecho eminente; la titularidad de la Superintendencia de Obras Sociales que es, no casual ni originalmente, un casus belli contra el presidente Alberto Fernández y el ministro de Salud Ginés González García. El criterio adoptado, piensa este escriba, es el correcto; conducción política y no corporativa,

El maniqueísmo antigremial hinca el diente en casos de corrupción, los decreta unánimes y niega los méritos del subsistema. Sería vano y necio reemplazarlo por un maniqueísmo de signo inverso; he acá una propuesta metodológica de esta reseña.

**

Curetas hubo siempre: Según el relato binario de la derecha los prestadores privados son filántropos con dotes de emprendedores. Los lazos de éstos con las corporaciones empresarias, las suculentas pautas publicitarias en medios dominantes solidifican la versión, Maniquea, a su vez. Y, de nuevo, la lectura binaria no autoriza a la respuesta esquemática en espejo. Cubren a millones de argentinos, no todos los integrantes del conjunto son idénticos. La complejidad, palabra clave en este entuerto.

El imaginario colectivo resulta más sofisticado que el de los medios porque combina ejemplos personales concretos (buenos o pésimos). El Doctor Cureta fue personaje de historieta en la década del 80 e inspiró una taquillera película de Alberto Fischerman en 1987, pasado remoto. Las partes de este rompecabezas han recorrido un largo camino.

En semanas recientes el Gobierno bailó un minué con las prepagas, concediendo un aumento de cuotas retractado de modo súbito. Un mini Vicentin en contadas horas, una falla de gestión por donde se la mire.

**

Fragmentar la fragmentación: El desguace de las políticas sociales consumado durante el menemismo añadió fragmentación a la fragmentación. Se derivaron funciones, no fondos. Darwinismo centralista, propugnado por los organismos internacionales de crédito y sobre cumplido por el neoliberalismo autóctono.

El traspaso acentuó desigualdades y agregó una traba a la articulación de políticas. Se afirma que el Ministerio de Educación es una cartera sin escuelas, una verdad aproximativa. El Ministerio de Salud tiene a cargo más de cien hospitales, más que cero pero menos que la sumatoria-rompecabezas de los que están bajo competencias provinciales o municipales. ¿Hace falta marcar que las asimetrías entre municipios son tremendas, hasta en una misma provincia?

Al comienzo de la pandemia, el Estado aferró el timón y Ginés la conducción del sistema federal cachuzo. Centralizó las decisiones, motorizó la construcción de infraestructura en todo el país, manejó la distribución de respiradores y material sanitario. Mediaron hasta intercambios de profesionales de algunos territorios que se movilizaron a provincias hermanas, más desguarnecidas.

González García hizo valer su predicamento con sus pares, el peso específico para hablar cara a cara con gobernadores. Todos le reconocen (desde antes) autoridad, una investidura que no se presta. En el diseño del Ministerio sumó funcionarios políticos de origen provincial, acierto infrecuente en otras carteras del Gabinete.

La Nación traccionó al país, “condujo” en términos políticos. Disimuló sin anular el federalismo desdichado qué legó el menemismo.

La cientista social Magdalena Chiara, especialista de la Universidad Nacional de General Sarmiento, valora que “la pandemia dejó en el nivel central (nacional y provincial) una estructura mucho más robusta en internación, diagnóstico y complejidad”. Ese avance –mociona– debe servir de punto de partida para políticas concretas en territorios relegados.

Imprescindibles y acuciantes porque, explica Chiara, “el primer nivel de atención quedó desdibujado en el contexto sanitario de la pandemia, no fue un problema exclusivo de la Argentina”. Lo que no le resta importancia a la cuestión. La atención primaria, simplificamos de nuestro coleto, es al unísono el corazón y el talón de Aquiles del sistema de salud.

La peste, los peligros jamás afrontados comprobaron que son necesarias políticas concertadas, articulando entre sectores y entre autoridades ejecutivas. El paradigma vigente es barroco, plagado de superposiciones, divisivo. Y no es simple de desenmarañar, transformar. Hay realidades instaladas, amén de intereses creados.

Las polémicas sobre reformas acumulan años y material escrito. Ciertos especialistas diferencian, como modelos abstractos, un cambio Bing Bang (absoluto, casi puesta a cero) de reformas sucesivas, incrementales. La cooperación, el uso conjunto de recursos, la tendencia a robustecer el sistema público, el intercambio de información son propuestas que harían camino al andar.

Entre paréntesis, como observación costumbrista. Los déficits informativos son proverbiales en Argentina. Los tropiezos para unificar y hacer creíble la data dispersa sobre muertos y contagiados por covid-19 (no asombrosos para los iniciados) chocaron al sentido común, regalaron argumentos a los negacionistas y a la oposición salvaje.

Como nota al pie, una referencia clásica: la opacidad informativa de los actores privados es muy alta, sea para hablar en serio sobre sus ganancias como sobre sus desempeños cotidianos en atención de pacientes.

**

Los pastorcitos de la opo: Cada declaración de Cristina cambia el escenario. “Hace agenda”, suscita réplicas aprobatorias o defensivas. La oposición transforma expresiones de deseos en operaciones y en vaticinios. Los deseos se disfrazan de hechos.

La reforma que nos ocupa hizo alzar la guardia a buena parte de la dirigencia cegetista y a los privados. Las sobre interpretaciones escalan. Así se polemiza en estas pampas: mezcla de bullying, noticias falsas y vaticinios audaces. Sería necio negar que existen divergencias dentro del Frente de Todos (FdT) entre tantas entre Ginés y la viceministra Carla Vizzotti. También diferencias, de larga data, con el ministro de Salud bonaerense Daniel Gollán. De ahí a colegir que “van por la cabeza de Ginés” hay un trecho, no imposible pero mucho menos seguro.

El método opositor se repite. Preanuncio, meses atrás, que la Comisión de Juristas se creó para ampliar el número de miembros de la Corte. Pasaba por alto que sería preciso votar una ley y lograr acuerdos imposibles en el Senado. Olvidó que la Comisión ni se interesa en el tópico. Los pastorcitos mentirosos reincidían: “ahí vienen cuatro lobos cortesanos nuevos”. O cinco. O seis. Batieron el parche durante meses.

Cuando el mito se desbarata, dan alguna explicación fútil o pasan sin escalas a anunciar la nacionalización de YPF. O la estatización fulminante del sistema de Salud.

En las condiciones actuales, entiende este cronista, proponer una ley, tratarla, congregar mayoría en Diputados suena a proeza o a milagro. Lejos de la audacia de otros, este escriba insinúa que tal vez la cuestión no sea agenda en los primeros meses del año. Pispeamos el corto plazo, el único que existe,

**

Un año de recorrido: El pasado cercano es menos nuboso que el porvenir. El FdT consiguió preservar su unidad, causa de la victoria electoral y condición necesaria para conservar el Gobierno. El oficialismo tiene líneas internas que aspiran a crecer en las elecciones. Objetivo de cajón, fundamento mismo de la democracia. La Cámpora es una agrupación con anclaje territorial y afán de expandirse. La Fundación “Soberanía Sanitaria” es su herramienta en materia de salud, Una red bonaerense que labura desde hace años con cuadros, militantes y profesionales en su mayoría jóvenes. Es un modo de construcción legítimo e interesante. Bancan a Gollán, al viceministro Nicolás Kreplak, al gobernador Axel Kicillof. Otros dirigentes construyen en formatos distintos.

Pesa sobre la coalición de Gobierno el deber de no dividirse. En particular sobre Alberto Fernández y sobre CFK pero también sobre sus funcionarios, legisladores, mandatarios, militantes, Sin sobrevida no hay política ni proyecto, ni avances. Ni vigor para afrontar la agenda prioritaria del verano. Para empezar: vacunas, comienzo del período escolar, crecimiento de la economía, negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), aumento de la mensualidad de la tarjeta Alimentaria. Acciones eficaces contra la inflación, sobre todo la de alimentos. Casi nada.

En el camino sería bueno fortalecer al sistema de salud, mejorar retribuciones y derechos de sus profesionales, aprender de la crisis, privilegiar al sector público, pensar en las necesidades de la gente de a pie. Compitiendo internamente pero escuchando el consejo de nuestro ghost writer Martín Fierro que opta por la prosa rimada: la ley primera es evitar ser comidos por los de afuera.

[email protected]



Fuente link:

Categorías
Argentina El país

Cristina Fernández explicó la necesidad de reformular el sistema de salud | “No se puede emparchar o dar soluciones parciales”



La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner volvió a proponer este sábado “una reformulación del sistema de salud” a partir de “una integración de lo público y lo privado para optimizar recursos”, al participar de forma virtual del cierre del VII Encuentro Nacional de la Salud organizado por el espacio Soberanía Sanitaria que integra el Frente de Todos.

Tenemos que ir a un sistema nacional integrado de salud entre lo público, lo privado y las obras sociales que optimice recursos. La pandemia nos dio la oportunidad de reformular el sistema de salud en tiempo récord, pero es necesario hacer un esfuerzo diferente”, señaló Cristina Fernández en la clausura del encuentro organizado por la agrupación que encabeza el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Krepalk.

De esta forma, la vicepresidenta reafirmó los conceptos formulados sobre la puesta en marcha de un sistema nacional integrado de salud que expuso el viernes pasado, en el acto que el Gobierno bonaerense organizó en el Estadio Único de La Plata y en que participaron el presidente Alberto Fernández, el gobernador Axel Kicillof, el titular de la cámara baja, Sergio Massa, y el diputado nacional Máximo Kirchner, entre otros dirigentes y funcionarios.

“Estamos cerrando un año difícil. Veníamos golpeados por la pandemia de cuatro años de macrismo y tuvimos que enfrentarnos a lo inesperado. Los trabajadores de la salud hicieron un gran esfuerzo este año y lo hicieron con un gran compromiso”, señaló Cristina.

La exmandataria afirmó que se recibió “un sistema de salud abandonado” por el gobierno de Mauricio Macri, y que ante esa realidad “no se puede emparchar o dar soluciones parciales”.

“En materia sanitaria debemos reconceptualizar el sistema. La pandemia mostró que algunos lugares tienen muchos recursos que a otros les faltan. Tenemos un modelo concéntrico que debe ser reformulado. Debemos trabajar con el compromiso que tienen todos los hombres y mujeres que aman a su pueblo”, subrayó Cristina por medio de un mensaje que se reprodujo en la clausura de esta jornada.

La posición de Kicillof

Por su parte, Axel Kicillof, otro de los oradores que tuvo la jornada, afirmó que “el negocio de la salud es uno de los secretos mejor escondidos del capitalismo”, y afirmó que cuando se emprende “una acción transformadora se afectan intereses que reaccionan”.

“Detrás de lo que conocemos como la salud, hay negocios multimillonarios. Espanta saber cuánto se mueve y eso es el resultado del neoliberalismo, que se llevó puestos gobiernos para ganar dinero con el sistema sanitario”, consideró.

Tras repasar el esfuerzo que hizo su administración para ampliar el sistema hospitalario de la provincia en el contexto de la pandemia, Kicillof sostuvo que “el 2020 fue el año de la pandemia, y el 2021 será el año de la vacunación” contra el coronavirus.

“Hemos dado una respuesta nacional y peronista a la pandemia y vamos a un plan masivo de vacunación que será gratuito. Será una gesta colectiva y que el pueblo se adueñe de ella. Queremos que la gente participe del operativo”, apuntó el Gobernador.



Fuente link:

Categorías
Sociedad

Trabajadores de la Sanidad marchan en su día y piden ayuda para que no colapse el sistema de salud

https://www.tiempoar.com.ar/nota/trabajadores-de-la-sanidad-marchan-en-su-dia-y-piden-ayuda-para-que-no-colapse-el-sistema-de-salud

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original/a>

Categorías
Sociedad

Advierten que el “cuello de botella” del sistema de salud no son las camas ni respiradores sino el personal médico

https://www.tiempoar.com.ar/nota/advierten-que-el-cuello-de-botella-del-sistema-de-salud-no-son-las-camas-ni-respiradores-sino-el-personal-medico

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original/a>

Categorías
Sociedad

Los privados de la salud y la pandemia

Los privados de la salud y la pandemia

Por Maria José Luzuriaga, Marina Gabriela Zunino y Diego Díaz Córdova*
Docentxs/Investigadorxs de la Universidad Nacional de Lanús

6 de Abril de 2020

Ciertas agendas políticas, como la que se ha instalado hoy en el mundo y en nuestro país, son una oportunidad para debatir sobre cuestiones centrales de la política pública; como en este caso, nuestro sistema de salud. Algunas preguntas que pueden ser parte del debate son: ¿Qué recursos tiene el sistema de salud? ¿Cómo deben asignarse y distribuirse los mismos?¿Cómo debería ser el acceso al sistema?¿Qué instituciones deben ser subsidiadas y/o fortalecidas?¿Qué funciones deben ser de exclusiva responsabilidad del Estado y cuáles podrían ser delegadas al sector privado? Estos cuestionamientos nos llevan a reflexionar en torno al sentido de lo público y lo privado en nuestra sociedad y a buscar, en  lo posible, ciertos acuerdos. 

En la mayoría de los sistemas de salud, un actor relevante es el sector conformado por las organizaciones de planes privados de salud, en nuestro país,: las empresas de medicina prepaga (EMP). En Argentina este sector ha tenido y tiene una influencia significativa en la elaboración de las políticas de salud. Solo por mencionar un ejemplo, el primer proyecto oficial sobre el proceso de desregulación de las obras sociales -conocido como el proyecto Giordano- fue elaborado por un representante del sector privado.

Es así que, ante la pandemia del COVID-19, no es menor conocer qué rol están dispuestos a jugar los representantes de este sector y qué costos que están dispuestos a asumir frente a la magnitud y gravedad de la emergencia que enfrentamos. Declaraciones pronunciadas, en estos días de pandemia, por representantes de EMP, amplían los interrogantes mencionados: ¿Qué es lo que piensan cuando dicen que hoy somos un sistema único de salud? ¿Qué quieren decir al afirmar que “ahora somos un eslabón de la salud pública” o que “ahora todos debemos actuar con compromiso y responsabilidad en aras del bien común”? ¿En qué sentido subrayan que ahora no hay lugar para la especulación ni para la mezquindad? ¿Están dispuestas a dar algo de sus aportes para el bien común que predican?

En un intento por responder parte de estos planteos recuperemos algunas posiciones de representantes del sector privado en respuesta a determinadas políticas dirigidas a su sector: la incapacidad de las instituciones públicas para atender la salud de la población; el desconocimiento por parte de los legisladores para elaborar normas vinculadas al sector privado; y el exceso de normas de regulación como amenaza a la subsistencia de las mismas. 

En relación con la primera posición, pareciera que, si las instituciones públicas no fueran capaces de atender la salud de la población, la existencia de las EMP estaría justificada. No obstante, notemos que, por definición, las EMP son organizaciones de prepago, es decir que tienen por finalidad la prestación de servicios médicos, mediante el pago de una cuota periódica y que “asumen el riesgo económico de prestar el servicio de salud a sus asociados” (Garay, 2017). Aunque, como señala Garay, estas empresas “no tienen meramente un objeto prestacional de naturaleza mercantil sino que su objeto es también (esencialmente) de naturaleza social”. Es así que, según el autor, dichas empresas tendrían que adecuar su conducta empresarial a los principios de ‘responsabilidad social’, buena fe, razonabilidad y equidad” (Garay, 2017).

Ahora bien, por un lado, su existencia, dada su naturaleza, estaría justificada y podrían, como de hecho ocurre, coexistir con las instituciones públicas. Por otro lado, ante una emergencia sanitaria como la de la pandemia ¿su conducta empresarial debería dirigirse hacia los principios mencionados? Recientemente, las EMP han declarado su interés en sumarse a la lucha contra el COVID-19; sin embargo, a pesar de estas declaraciones, aceptaron los fondos que les destinó el Estado ante la emergencia sanitaria ¿Sería un gesto genuino de responsabilidad social, buena fe y razonabilidad que las EMP se negaran a recibir los beneficios fiscales que les destinó el Estado?

En relación con el segundo planteo, la supuesta incapacidad y desconocimiento por parte de los legisladores para elaborar normas vinculadas al sector privado;  se vislumbra cierta controversia ya que las EMP han participado históricamente como actores de presión y autores de diversas normativas relevantes para el sector.

La supuesta incapacidad adjudicada al poder legislativo por el sector entendemos que no solo alude al poder legislativo sino al Estado en general. Afirmación que se contradice con los nuevas declaraciones en las que solicitan al Estado que ocupe el mando en la batalla contra el COVID-19 y dicte las normas para que ellos puedan acatar y actuar ante la pandemia.

Por último, respecto al exceso de normas de regulación -vinculadas a la ampliación de las prestaciones y a las restricciones sobre los criterios de selección de afiliación-, como elemento que hace inviable su actividad económica. Lo que nos preguntamos es ¿cuál sería la regulación adecuada para la viabilidad del sector? Viabilidad que no debería poner en riesgo ni la salud ni la economía de sus afiliados.

Ante situaciones de gravedad como la que estamos viviendo, ciertos argumentos se desmoronan y pierden legitimidad. Hoy nos encontramos ante una novedosa coincidencia: representantes del sector privado y del Estado se posicionan a favor y defienden firmemente la necesidad de tener un sistema público de salud. Más aún, destacan el carácter único del sistema como un principio clave para enfrentar la pandemia. Será interesante no abandonar sino avanzar en el contenido de este acuerdo social para cuando sorteemos la emergencia.

*Docentxs/Investigadorxs de la Universidad Nacional de Lanús. Integrantes del PICT Políticas y Economía de la Salud. 2018-0005.DESACO-UNLa y de la Red Argentina de Investigadoras e Investigadores de Salud (RAIIS).

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original/a>

Categorías
Sociedad

Preparan el sistema de salud para un eventual aumento de los casos

Preparan el sistema de salud para un eventual aumento de los casos

Se reprograman cirugías, se liberan camas críticas y se distribuyeron 190 respiradores nuevos hospitales y centros de salud.

(Foto: Captura video)
27 de Marzo de 2020

El sistema de salud argentino se prepara para un eventual aumento de los casos de coronavirus. Así lo informó la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, al realizar su informe diaria sobre el avance del virus en el país.

La funcionaria señaló que el sistema ya fue dotado con 190 respiradores nuevos, 72 adquiridos por las jurisdicciones y 118 distribuidos por la Nación, y que es “permanente el trabajo para poder ampliar la cantidad de reactivos PCR”, que se utilizan en las pruebas para detectar coronavirus.

La funcionaria informó que uno de los ejes de acción de la cartera es “preparar el sistema para un eventual aumento de los casos” que se traduce en “programar cirugías, liberar camas críticas, reorganizar los circuitos” dentro de los centros asistenciales.

Además, señaló que se ha planificado una entrega de medicamentos para la campaña de invierno a través del Plan Remediar, que buscará hacer frente a las enfermedades estacionales en el primer nivel de Salud y que, adicionalmente, se dotará a las jurisdicciones de stock para tres meses de medicación a pacientes con dolencias crónicas.

La Argentina registró 589 casos positivos de coronavirus, de los cuales 13 fallecieron. Del total, el 41% son mujeres y el 59% son hombres, la mayoría de los casos son importados, pero se detecta transmisión local en conglomerados en las provincias de Santa Fe, Córdoba y Tierra del Fuego, y se identifica el inicio de transmisión comunitaria en la región del AMBA y Chaco.

Made with Flourish

Refuerzo presupuestario. A través de la decisión administrativa 443/2020, el gobierno nacional reordenó el presupuesto para destinar 8.000 millones de pesos extras para el MInisterio de Salud, unos 5.600 millones para las provincias y 36.000 millones para asistencia social. 

En el caso de Salud, se aumentaron las partidas para la adquisición de vacunas correspondientes al calendario nacional de vacunación, funcionamiento de hospitales nacionales  por $ 2.654, laboratorios del instituto Malbran, entre otros. 

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original/a>