Categorías
Argentina Sociedad

El femicidio de Silvia Saravia: La impunidad que evitaron las amigas 



A Silvia Saravia la mató su marido; al crimen estuvo a punto de borronearlo la intención de negarlo, quién sabe si en algún afán de guardar los trapos sucios para no tener que tolerarlos nunca más o por intereses de otro tipo. El aire dorado que rodea a las familias adineradas, y que pocas veces se nombra como lo que es, poder, tiene la potencia suficiente para sostener relatos que los datos no acompañan. Lo cuenta la Historia, y también lo saben las pequeñas historias, las nimiedades de las vidas cotidianas. Pocas veces, a ese poder se lo nombra como impunidad, porque en su avance resulta tan contundente, tan amenazador que silencia lo demás. Por qué no iba a suceder, también, cuando se trata de violencia de género.

Por eso la versión del “pacto suicida”, que sobrevino en las primeras horas de conocido el femicidio y el suicidio del femicida Jorge Neuss, estuvo a punto de instalarse, al menos socialmente. Corrió con ligereza en las horas que siguieron al crimen, cimentó decenas de avisos fúnebres que lamentaban los “fallecimientos” y la “tragedia acontecida”; también acompañó el espíritu de alguno que prometió “cada día que pase, más lindo será el recuerdo que tengamos”. Sostuvo la ceremonia en Recoleta que precedió al ingreso en la bóveda familiar de víctima y victimario.

Y sin embargo la versión que parecía cuajar se resquebrajó. Resultó que Saravia, además de una hija (que se animó a dar a la Justicia detalles de la última noche de su madre, que no se dejó retratar a las puertas del cementerio encabezando una ceremonia con el retrato del femicida y la víctima sonrientes en un atril), tenía amigas. Una de ellas escribió una carta pública advirtiendo que Saravia tenía voz propia, intereses, inquietudes, que no era el apéndice de su marido, el empresario poderoso; las notas se animaron a contar cómo, quién era, a quién extrañarán; ellas mismas la despidieron en avisos fúnebres dedicados solamente a su memoria y no a la del matrimonio. Fueron esas mujeres (dolidas e indignadas) las que se animaron a rasgar el tejido de silencio y negación, quién sabe a qué costos para ellas.

Ninguna víctima se merece la autopsia social de su vida privada, la discusión a cielo abierto de los detalles de una intimidad que, para más inri, había velado celosamente en vida. Pero a la vez ninguna víctima merece ser recordada a la par de su victimario, despedida a su lado, honrada como alguien cuya muerte aconteció por azar. Saravia no murió en un accidente, y su marido no fue asesinado ni padeció una tragedia: ambas muertes fueron decididas y ejecutadas por la misma persona. Fue un crimen.

Negar que en una muerte violenta está la evidencia de un poder brutal no es honrar a la víctima, tanto como un femicidio no es un hecho de la vida privada sino un acontecimiento social que nos atraviesa a todos, hayamos conocido o no a esa persona asesinada.

A Silvia Saravia la mató su marido; a su memoria la van a rescatar su hija, sus amigas y la fiscal que decidió que ese crimen merece una explicación y por eso sigue investigando.

Aún cuando la muerte del femicida por mano propia -me lo recordó una amiga y colega estos días: el 20 por ciento de los femicidios íntimos registrados en Argentina tienen ese final- haya dado por tierra con la posibilidad de castigar a alguien, habrá justicia.



Fuente link:

Categorías
Argentina Sociedad

Femicidio en Pilar: Neuss habría planificado el asesinato de Saravia | Los investigadores sospechan que la mujer quería separarse 



Finalmente, integrantes de la familia Neuss-Saravia admitieron ante de la fiscal María José Basiglio que existía un proceso de separación, que la noche previa al femicidio Silvia Saravia no durmió  en la casa que compartía con Jorge Neuss y que seguramente aquella mañana fue a retirar sus efectos personales para terminar con la convivencia con el empresario. Está claro que Neuss tenía decidido el asesinato, ya que pasaron muy pocos minutos entre que Saravia llegó a la casa de Martindale y Neuss le disparara. A las 12.36 y 12.37, el magnate mandó mensajes de saludos de cumpleaños a dos de sus amigos y a las 12.59 se produjo el llamado al 911. En mucho menos que esos 22 minutos se produjo el femicidio. Para la fiscal fue clave conocer el móvil del asesinato para descartar la existencia de extorsiones o inducciones de terceras personas.

Durante todo el jueves, la fiscal Basiglio tomó declaraciones a testigos, incluyendo dos hijos de Saravia y Neuss. Esto le permitió a Basiglio despejar dudas sobre lo ocurrido antes del homicidio. Quedó claro que Saravia pasó la noche en la casa de su hija Lucila porque había tenido un fuerte choque con Neuss. Los hijos no saben o no contaron el motivo de la discusión, pero todo indica que Saravia le adelantó a Neuss que pretendía separarse.

La secuencia que ahora queda sobre el tapete es la siguiente:

*La mujer pasó la noche en casa de su hija, también en el country Martindale.

*Esto explica que haya llegado a la casa cerca del mediodía.

*Jorge Neuss ya tenía planeado el femicidio.

*Neuss desayunó en la cama, envió los dos mensajes de cumpleaños a sus amigos y tenía preparada el arma, calibre .357, de tremendo poder. Es una de las 30 armas que tenía registradas a su nombre.

*Todo indica que Saravia fue a recoger sus cosas para abandonar la vivienda conyugal. Por eso habría entrado al baño. En esa circunstancia él la siguió, la agarró del pelo y pese a que ella se defendió, Neuss le disparó un tiro en la cabeza.

*El femicida a continuación se disparó un tiro en la sien, cayendo en el pasillo entre el baño y el vestidor.

Cuando las dos empleadas escucharon disparos subieron a ver si había ocurrido algo. La puerta estaba cerrada. Por lo tanto llamaron a los hijos, que también viven en el country. El siguiente paso fue la llamada al 911. Es decir que en los 22 minutos entre el último mensaje al amigo y la llamada a la policía se produjeron una larga serie de hechos, lo que hace pensar que Neuss la mató de inmediato, casi sin mediar ninguna discusión: tenía todo planeado.

En el esclarecimiento del femicidio jugaron un papel importante los dichos de las amigas de Saravia, algunas de las cuales contaron que él ya había agarrado a Silvia del pelo en alguna ocasión, que la había zamarreado y otros gestos de violencia. Las amigas se indignaron con varias de las cosas que sucedieron después del asesinato, como los avisos fúnebres en que el nombre de ella figuraba como “Neuss, Silvia Saravia de”, o sea con el femicida a la cabeza. También consideraron inexplicable la hipótesis del pacto suicida, como si se tratara de una pareja sin fisuras. En la fiscalía aclaran que nunca los hijos sostuvieron esa hipótesis, aunque tampoco encontraban explicaciones a lo ocurrido.

Ya con la investigación más encaminada, la fiscal concretará hoy la apertura de los tres celulares que tenía Neuss y Saravia. No será fácil, pero la fiscalía general, a cargo de John Broyard, cuenta con el software UFED que permite las aperturas de los Iphone. Habrá que ver si se logran establecer las contraseñas rápidamente; en caso contrario, llevará unos días más.

La fiscal Basiglio debe esclarecer el móvil del femicidio porque tiene la obligación de descartar que el asesinato se haya producido en el marco de una extorsión, de amenazas o de una inducción. Algo del estilo de “si no se matan, les matamos a toda la familia”. Virtualmente no existen en la Argentina antecedentes de hechos de esa naturaleza, pero la obligación es redondear la investigación. Luego el expediente se archivará porque el femicida está muerto. Pero es seguro que el trabajo de la fiscal y el esclarecimiento evitará que las cosas queden en una bruma, como si fueran dos muertes equiparables. Ahora quedan diferenciadas, con nombres y apellidos precisos: Jorge Neuss femicida, Silvia Saravia, su víctima



Fuente link:

Categorías
Argentina Sociedad

Femicidio en Pilar: Silvia Saravia intentó defenderse del ataque de Jorge Neuss | Los primeros resultados de la autopsia



Para los peritos que intervienen en el caso Neuss, todo indica que se trató de un femicidio seguido de suicidio. Según confirmaron los médicos forenses, el empresario Jorge Neuss asesinó este sábado en el country Martindale de Pilar a su esposa Silvia Saravia de un único disparo en la cabeza luego de un forcejeo que dejó signos de defensa en la mujer y un roce de bala en una mano del propio femicida.

Esa es la información que se desprende de los primeros resultados de las autopsias realizadas este domingo a la madrugada en la morgue que funciona en el Hospital de San Fernando. 

En las últimas horas, había circulado una segunda hipótesis sobre un posible pacto suicida, cuando fuentes policiales difundieron un supuesto relato de uno de los cuatro hijos del matrimonio, Juan, de 35 años, quien habría dicho que sus padres estaban muy afectados tras enterarse que el joven había sido diagnosticado con cáncer.

Está prácticamente descartada la hipótesis de un pacto suicida. Las autopsias y lo que se vio en la escena nos hacen pensar en que Neuss sorprendió a su mujer cuando ella fue al baño, luchó, la dominó tomándola del cabello, la asesinó y luego se disparó en la cabeza“, confió una fuente judicial.

Los investigadores están concentrados ahora en averiguar el móvil del femicidio. Según los trascendidos de las declaraciones testimoniales de las dos empleadas domésticas que estaban en la casa en el momento de los disparos, la relación de la pareja no mostraba controversias evidentes y tampoco habría habido una discusión antes del asesinato. 

En realidad, los disparos se produjeron poco después de la llegada de Saravia a la casa, lo que hace suponer a los investigadores algún grado de premeditación en la conducta de Neuss. La búsqueda del móvil se concentra ahora en el estudio de los dos celulares incautados por la justicia.

Disparo a Silvia Saravia

En el caso de Saravia, de 69 años, los médicos detectaron que el disparo ingresó por la región posterior lateral derecha del cráneo (por detrás y arriba de la oreja), salió por detrás de la oreja izquierda, volvió a ingresar al cuerpo por el hombro izquierdo y el proyectil quedó alojado en el brazo, de donde fue extraído con una gran deformación.

Según las fuentes de la investigación, el disparo fue realizado con el revólver calibre .357 Magnum y Saravia tenía la cabeza reclinada sobre su hombro izquierdo cuando recibió el tiro.

Además, se obtuvieron una serie de indicios que refuerzan la hipótesis de que la mujer fue sorprendida cuando se encontraba en el baño. “Tenía algunos hematomas y signos de defensa en las manos y los antebrazos“, detalló uno de los investigadores, quien informó que la muerte de Saravia se produjo entre las 11.30 y las 12 de ayer.

Suicidio de Neuss

Respecto a Neuss, empresario de 73 años quien murió a las 14.20 en el Hospital Austral de Pilar, los peritos confirmaron que se pegó el tiro en el vestidor-antesala del baño en suite, mirando hacia su mujer ya asesinada.

El disparo suicida ingresó por la sien derecha, su trayectoria fue de derecha a izquierda y con una inclinación de abajo hacia arriba; salió por el lado opuesto del cráneo y se incrustó en el lateral izquierdo del techo a dos aguas de madera de ese sector de la habitación.

En la autopsia los médicos forenses también detectaron que al dispararle a su esposa, el empresario se autolesionó con ese mismo disparo en su mano izquierda, en la región del dedo pulgar, lo que hace presumir que la tenía tomada del cabello cuando forcejeaba, le apoyó el arma y gatilló.

El revólver calibre .357 quedó tirado a los pies de Neuss y al ser secuestrado se detectó que de las seis balas que carga, dos quedaron percutadas en el tambor.

La fiscal María José Basiglio, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Violencia de Género de Pilar, ya solicitó a la Agencia Nacional de Materiales Controlados (Anmac) un informe sobre ese revólver para saber si Neuss era su propietario y si el empresario era legítimo tenedor de armas.

Investigación en curso

En tanto, a pedido de la fiscal, un grupo de la división Casos Especiales de la Superintendencia de Policía Científica de la policía bonaerense regresó esta mañana a la casa para hacer un segundo relevamiento de la escena y para ver si lograban encontrar el proyectil suicida de Neuss incrustado en el techo.

A su vez, la instructora judicial les tomó declaración testimonial a las dos empeladas domésticas que se encontraban en el lugar del hecho y que coincidieron en que al escuchar los disparos subieron a la planta alta y advirtieron que la puerta de la suite matrimonial estaba trabada.

Ante esta situación, las testigos dijeron que llamaron al hijo (35) de la pareja, que reside en otra propiedad del mismo country, y éste fue quien forzó la puerta para poder entrar a la habitación y hallar a sus padres baleados.

Femicidio de Silvia Saravia

El hecho ocurrió este sábado al mediodía en el barrio cerrado Martindale, ubicado en la localidad de Presidente Derqui, de Pilar, en la zona norte del conurbano. En ese mismo country, en 2015, Fernando Farré asesinó a cuchilladas a su mujer Claudia Schaefer (44), crimen por el cual fue condenado a prisión perpetua.

Este sábado, tras un llamado al 911, Silvia Saravia fue encontrada muerta de un balazo en el baño en suite, mientras que Jorge Neuss también presentaba un tiro pero aún vivía, por lo que fue llevado al Hospital Austral donde murió poco después.

Neuss era uno de los dueños de un conglomerado que hace 120 años desarrolla sus actividades en el país, cuyo inicio fue la fundación, en 1881, de Soda Neuss Belgrano. En la década del 80, continuó los negocios relacionados con la energía y los servicios financieros e incorporó al rubro inmobiliario.

En los ’90 se hizo muy conocido por sus estrechas relaciones con el entonces presidente Carlos Menem, con el que solía jugar al golf, y se adjudicó la privatización del espectro radioeléctrico, con su empresa Thales Spectrum Argentina, mediante una licitación que terminó en escándalo y denunciada ante la justicia.

Con muchos intereses en Francia, la participación de Jorge Neuss en ese escándalo mereció una extensa cobertura periodística en el semanario Le Point, que terminó de sellar su suerte. En 2004, la investigación francesa se incorporó a la causa judicial en la Argentina y la del espacio radioeléctrico fue la primera privatización que terminó revirtiendo el por entonces flamante presidente Néstor Kirchner.

Saravia era hija del dueño de una joyería ubicada en el barrio porteño de Recoleta y había sido amiga y compañera de cursada en la carrera de Sociología de María Marta García Belsunce (50), asesinada en 2002 en el country Carmel de Pilar.



Fuente link:

Categorías
Argentina Sociedad

El empresario Jorge Neuss mató a su mujer y se suicidó | Los detalles de lo sucedido según los investigadores y los testigos



El empresario Jorge Neuss mató este sábado de un balazo a su esposa Silvia Saravia y se suicidó de un disparo en la cabeza, en su casa ubicada en el exclusivo country Martindale del partido bonaerense de Pilar. Fuentes policiales informaron que, de acuerdo al testimonio del hijo de la pareja, la mujer de 69 años fue asesinada por el hombre de 73 años, quien luego del femicidio se suicidó con un tiro en la sien. Neuss fue trasladado de urgencia al Hospital Austral, donde quedó internado en grave estado y finalmente falleció a raíz de las lesiones sufridas.

Luego de que un llamado al 911 alertara acerca de la presencia de dos personas heridas de arma de fuego, efectivos de la Comisaría N°2 de Pilar tomaron intervención y constataron que Saravia estaba muerta a raíz de un disparo. El episodio ocurrió alrededor de las 13 horas en la casa que compartían en el barrio cerrado Martindale Country Club, ubicado en la localidad de Presidente Derqui.

El hecho es investigado por la fiscal María José Basiglio, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Especializada en Violencia de Género, en una causa caratulada como “homicidio seguido de suicidio”. En tanto, personal de Policía Científica realizó esta tarde los peritajes correspondientes en la escena del crimen, encabezados por la propia fiscal.

Los dos balazos

En el momento de los hechos, la pareja no estaba sola en la casa, sino que también estaban en el lugar dos empleadas domésticas que escucharon los disparos. El matrimonio estaba en ese momento en su suite, ubicada en el piso alto de la casa.

Hacia allí se dirigieron las empleadas, que descubrieron que la puerta estaba cerrada por dentro. Preocupadas, llamaron urgentemente a uno de los hijos de la pareja, Juan, que también vive en el mismo country.

Una vez en el lugar, Juan decidió voltear la puerta. Dentro de la suite, descubrió el cuerpo de su madre en el baño, pero no en la zona de la bañera. También el de su padre, todavía con vida. Llamó inmediatamente al 911, que respondió a la emergencia con una ambulancia que trasladó al empresario al hospital. Cuando llegaron todavía respiraba pero murió al poco tiempo.

Los investigadores precisaron que, a primera vista, los dos habían recibido un único disparo, ella en la cabeza y él en la sien. El arma utilizada fue una Magnum 357 especial. Está previsto que hoy mismo se realicen las autopsias y la primera pregunta a responder es si hubo un forcejeo. De acuerdo a las fuentes policiales no se recogió en el lugar ni carta ni mensaje alguno y la justicia ya secuestró los dos celulares.

La supuesta versión del hijo

Apenas se conocieron el asesinato y el suicidio, fuentes policiales difundieron un supuesto relato del hijo Juan, que no pudo ser aún corroborado pero que fue publicado en diferentes medios. La versión aseguraba que el hijo sostuvo que no había diferencias ni peleas en la relación, pero que estaban los dos muy afectados por la noticia de que el propio Juan había sido diagnosticado con un cáncer. Esas afirmaciones se tradujeron en los medios como un posible “pacto suicida”, pero la justicia no emitió ninguna opinión sobre ese enfoque aún. Ahora los investigadores ponen el acento en que ese enfoque surgió del entorno familiar.

Grupo Neuss

El grupo económico es un conglomerado que desde hace 120 años desarrolla sus actividades en el país. Su inicio fue la fundación, en 1881, de Soda Neuss Belgrano.

En la década del 80, Jorge Neuss (h) continuó los negocios relacionados con la energía y los servicios financieros y se incorporó al rubro inmobiliario. En los ’90 se hizo muy conocido por sus estrechas relaciones con el entonces presidente Carlos Menem, con el que solía jugar al golf, y se adjudicó la privatización del espectro radioeléctrico, con su empresa Thales Spectrum, mediante una licitación que terminó en escándalo y denunciada ante la justicia.

Con muchos intereses en Francia, la participación de Jorge Neuss en ese escándalo mereció una extensa cobertura periodística en el semanario Le Point, que terminó de sellar su suerte. En 2004, la investigación francesa se incorporó a la causa judicial en la Argentina y la del espacio radioeléctrico fue la primera privatización que terminó revirtiendo el por entonces flamante presidente Néstor Kirchner.

Además, el Grupo Neuss es propietario del edificio de oficinas Dreyfus, ubicado en el centro porteño, en Avenida Corrientes entre la Avenida Leandro N. Alem y 25 de Mayo.



Fuente link: