Marcelo Gallardo: “No necesito irme de River para demostrar que puedo ser mejor entrenador” | El mensaje del entrenador del Millo que le trae tranquilidad a los hinchas



Marcelo Gallardo envió anoche un mensaje de tranquilidad a los hinchas sobre su futuro cercano al aclarar que no necesita marchar de River para conseguir un crecimiento como entrenador.

Después de golear a Rosario Central (3-0) en la vuelta del equipo al renovado estadio Monumental, el Muñeco aclaró que su intención es permanecer en el club que lo mantiene “feliz” y lo obliga a “una exigencia máxima” en busca de nuevos desafíos.

No necesito irme para demostrar que puedo ser mejor entrenador y tampoco tengo el deseo de quemar etapas para ponerme a prueba. Eso lo hago todos los días acá, porque requiere una exigencia máxima. Además, quiero estar cerca de los míos y así vivo feliz”, dijo en diálogo con el canal TNT Spors.

Gallardo se mostró consciente del momento para dejar la institución: “El día que vea que ya no puedo convencer a la gente en la que confío, que no les llegue tanto, que no pueda imponer las formas con las que me siento identificado, ahí veremos“, aseguró.

Hoy disfruto lo que hago y vivo el día a día. Eso me hace no pensar. No sé hasta cuándo voy a estar. Va más allá del vínculo que tengo hasta fin de año, que no cuenta a la hora de evaluar. Lo que hoy no parece cercano, quizá mañana lo es”, matizó.

Gallardo, de 45 años, llegó a River a mediados de 2014 y se convirtió en el DT más ganador de la historia del club con once títulos (cuatro locales y siete internacionales). Sus conquistas más importantes fueron las Copas Libertadores de 2015 y 2018, edición que le ganó a Boca Juniors en una serie final que se definió en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid.

Pese a todo lo ganado y al reconocimiento obtenido a través de los años, Gallardo planteó: “Uno no se puede quedar con lo logrado. Hay que tratar de seguir y eso requiere de muchísima intensidad. Trabajo con mucha gente que me acompaña, empuja y está pendiente. Necesito alimentarme de esos desafíos. Cuando decida irme será un punto de inflexión en mi vida”.

Específicamente sobre la goleada ante Central, que significó la recuperación del equipo después de perder con Estudiantes en la primera fecha de la Copa de la Liga Profesional, el DT de River opinó: “El fin de semana pasado fue injusto habernos ido de La Plata sin nada. Hoy ligamos lo que no ligamos muchas veces. No hubo fluidez en el juego y la primera media hora fue muy pareja. El primer gol nos dio cierta tranquilidad y después del segundo, sumada la expulsión, nos permitió tener más control”, consideró.

Después de 11 meses, River regresó al Monumental que desde el inicio de la pandemia estuvo con obras, entre ellas, un campo de juego completamente nuevo. “Es una cancha que claramente cambia a lo que veníamos acostumbrados. Con el tiempo nos acomodaremos y vamos a estar mejor. Más allá de eso, hoy estuvimos imprecisos”, afirmó.

“Para uno, que está hace tantos años en el club, es un orgullo ver la evolución a nivel infraestructura, lo que demuestra que seguimos con ganas de proyectar un River de mucha mayor calidad. Agradezco todo el esfuerzo a la gente que nos acompaña con una manera de ser y pensar”, concluyó.



Fuente link:

Nacho Fernández se despide de River y viaja a Brasil | Será nuevo jugador del Atlético Mineiro de Jorge Sampaoli



Tras varios idas y vueltas, el mediocampista Ignacio “Nacho” Fernández dejará de ser jugador de River para continuar su carrera en el Atlético Mineiro de Brasil y viajará este miércoles a Belo Horizonte para realizarse la revisión médica, tras lo cual firmará su contrato por tres años.

La operación le dejará 5.800.000 dólares netos a River, dueño del 75 por ciento del pase del zurdo. El 20 por ciento es de Gimnasia mientras que el 5 restante pertenece al propio futbolista.

Al club platense le quedarán aproximadamente 1.500.000 que cobrará en efectivo, más allá de que River intentó hacerse del porcentaje en las últimas horas con los préstamos de algunos jugadores.

Fernández se va así de River luego de 186 partidos y 31 goles, todos bajo el mando de Marcelo Gallardo. En materia de títulos, se lleva una pesada valija: Copa Libertadores 2018, dos Recopas Sudamericana, tres Copas Argentina y una Supercopa Argentina. En el máximo certamen continental, se destacó con la asistencia a Lucas Pratto en el 1 a 1 parcial en la final de Madrid 2018, mientras que hizo uno de los tantos en la semifinal de ida 2019, en el 2 a 0 a Boca. Contra el Xeneize cosechó cuatro triunfos, cuatro empates y tres derrotas.

El representante de Fernández, Daniel González, confirmó que la transferencia se terminó de cerrar en la noche del lunes, a la vez que dijo que el futbolista debe realizarse los test PCR para viajar a Brasil y le agradeció a la dirigencia de River que “no puso trabas” para que se realice la operación.

“Nacho ya tiene 31 años y la dirigencia de River cumplió con lo prometido cuando le dijo que, ante la próxima oferta, lo iba a vender”, opinó González en diálogo con TyC Sports. En tanto, agregó que Fernández “quiere cumplir los tres años en Mineiro y volver para retirarse en River”, donde “Gallardo lo protegió y lo hizo crecer”.

En Mineiro se encontrará con el entrenador Jorge Sampaoli y el mediocampista exRacing Matías Zaracho. El equipo de Minas Gerais marcha tercero en el Brasileirao, ya fuera de la lucha por el título entre Inter de Porto Alegre y Flamengo a dos fechas del final.

Sabiendo que la salida de Fernández era inminente, los dirigentes de River buscaron traerle a Gallardo algunas variantes en su puesto: uno de ellos es Agustín Palavecino, surgido en Platense y que se encontraba en Deportivo Cali de Colombia. Otro, y de llamativas similitudes con Nacho, es José Paradela, proveniente de Gimnasia, aunque todavía faltan resolver algunos detalles entre los clubes.

La compra de Paradela hace recordar inevitablemente a la del también zurdo Fernández, quien pasó de Gimnasia a River a principios de 2016. La operación sería por el 70 por ciento de la ficha y rondaría los 2,5 millones de dólares. En su momento, la negociación por Nacho fue por el 70 por ciento del pase y la cifra, de 2,1 millones.

Paradela, mediocampista de 22 años formado en Rivadavia de Lincoln (dueño del 20 por ciento del pase), se asentó en Primera División de la mano de Diego Maradona -aunque debutó bajo el mando de Pedro Troglio- y abandonaría al Lobo luego de sólo 27 partidos en los que no marcó goles.



Fuente link:

River se topó con un viejo conocido: Ricardo Zielinski | Triunfazo de Estudiantes en el debut del “Ruso” como DT



El mejor equipo del último lustro del fútbol argentino contra uno de los peores de los torneos pasados, con un acumulado de sólo dos triunfos en sus últimos 23 partidos (9 empates y 12 derrotas). La cita entre River y Estudiantes en La Plata no deparaba, al menos desde la previa, demasiadas sorpresas. Bueno, grosero error, ya que, el Pincha ganó un partido increíble, que lo tuvo en desventaja y con un jugador menos durante todo el segundo tiempo. Fue 2 a 1 agónico para los de Ricardo Zielinski en su presentación.

Como es costumbre, el equipo de Marcelo Gallardo hegemonizó la tenencia de la pelota desde temprano y se dispuso a ensanchar la cancha con la subida de sus laterales, Angileri y Casco (con la libertad que les otorga la línea de tres centrales en el fondo), para crear espacios que puedan explotar al máximo sus delanteros. Una vez logrado el desorden defensivo rival, Suárez, Alvarez y Borré harán gala de su movilidad para ganar la posición ya sea con habilitad o alguna pared, ir hasta el fondo y mandar el centro al medio/pase atrás a algún compañero que sólo tenga que empujar al gol. La táctica preferida de River, una “de PlayStation”, podría decirse, tan efectiva en la virtualidad (a pesar de su mala fama) como en la exitosa realidad de los de Núñez.

Claro que a protagonismo en ofensiva le corresponden riesgos en defensa. Para colmo, hace rato que los de abajo en River evidencian ciertas desatenciones en apariencia incorregibles, dada la constancia con la que aparecen. Y a pesar de que los equipos de Gallardo siempre se caracterizaron por tener a sus arqueros de figura, ya sea Barovero en el pasado o Armani hoy, a veces no les alcanzan las manos.

Pillo como pocos, el nuevo entrenador de Estudiantes, tomó nota y logró complicar a River con armas mucho más humildes que las de su rival. La zurda de Pasquini y la altura de Noguera (1,93 metro) y Tobio (1,90) para ganar en las pelotas paradas en ataque, y la velocidad de Lucas Rodríguez y Federico González para asustar de contraataque. Además, Zielinski es un viejo conocedor del Millonario: 6 triunfos, 4 empates y 7 caídas al mando de equipos de mucho menor fuste como Chacarita, Belgrano (Promoción 2011 y triunfo 2 a 1 en el Monumental en la vuelta de River a Primera en 2012) y Atlético Tucumán (eliminación en cuartos de la Copa de la Superliga 2019 y empate 1 a 1 en en la última fecha de la Superliga 2020 que se quedó Boca).

River atacó y Estudiantes aguantó durante casi todo el encuentro, tónica que se acentuó en la segunda parte ya que el Pincha se quedó con uno menos antes del entretiempo. Tobio y Borré fueron a disputar una pelota ambos con la pierna arriba, pero sólo una llegó a tocar a su rival. Fue la del de Estudiantes y el árbitro no dudó en expulsarlo. El colombiano, que la vendió muy bien, se revolcaba en el piso y a la vez pispeaba la decisión del juez.

A la salida de los vestuarios, Zielinski puso un defensor y sacó un delantero, y Gallardo, viceversa. El gol era una cuestión de minutos y, finalmente a los 62, Alvarez la filtró para Angileri y el lateral izquierdo mandó el mencionado centro al medio para que Suárez la empuje al 1 a 0 a los 62. Parecía todo cocinado para River, pero Estudiantes hizo magia de una pelota parada detrás de mitad de cancha.

“Cuadrado, cuadrado”, ordenó Zielinski desde el banco y partió el pase largo hacia el área. El lungo Leandro Díaz la bajó, González -que se había desmarcado- tocó con Mauro Díaz y el petiso ex River pintó a Ponzio y Pinola para definir al palo más lejano de Armani. Una jugada “hecha en” Zielinski, directo al CV del DT.

River, entre atónito por el empate y su falta de eficacia, siguió avanzando, pero para su propia desgracia. Es que a los 95, Noguera se elevó sobre todos y puso el 2 a 1 luego de un centro de tiro libre de Mauro Díaz. Heroica gesta del Estudiantes de Zielinski quien, una vez más, festeja ante el Millonario.



Fuente link:

River venció a Defensores de Pronunciamiento por la Copa Argentina | Insólita tarea de la terna arbitral en la goleada de los de Gallardo



Hubo un tiempo en que los equipos de Primera presentaban equipos plagados de suplentes y juveniles en la Copa Argentina para hacer frente a sus compromisos ante rivales de otras divisiones, allá cuando recién se restauraba el certamen en el segundo semestre de 2011 y entre críticas por el supuesto bajo valor de la competencia. Bueno, casi diez años después, ese ya no es el caso. Este miércoles por la noche, el River de Marcelo Gallardo, aquel que desde hace cuatro años es protagonista habitual a nivel continental, puso casi todo lo mejor que tenía para medirse con el hasta hace algunos días poco conocido Defensores de Pronunciamiento, elenco entrerriano que milita en el Torneo Federal A y que sumó un triunfo, dos empates y cuatro derrotas en el semestre pasado.

El resultado final no sorprende: 4 a 0 para los porteños; lo que sí, en cambio, es la actitud con la que jugó River durante todo el encuentro. Estaba claro que los de Gallardo no querían arrancar la temporada con un batacazo en contra, por lo que no arriesgaron en ningún momento, desde la formación inicial con cinco defensores -muy adelantados, obviamente, por la disposición de su rival- y por el destino que le dieron a la posesión de la pelota (76 por ciento del tiempo), con excesivos centros desde las bandas y poco lugar para la improvisación.

Por momentos, la redonda volaba de un lado a otro sobre el área del Depro, que hacía lo que podía mientras Matías Suárez no se sonrojaba al derrumbarse ante un mínimo contacto dentro del área. Fue finalmente la vía leal la que habilitó a River a romper el cero a los 15 minutos, y con el propio Suárez como protagonista. El 7 inició y cerró una gran maniobra colectiva en espacios reducidos con una definición entre las piernas del arquero David Correa, quien tuvo luego varias atajadas notables.

Defensores dependía del error ajeno para toparse con la pelota y cuando esto se daba, sus jugadores estaban muy separados como para avanzar colectivamente. “Jugatelá, jugatelá” era el rezo que salía desde el banco entrerriano una vez que la agarraban los de camiseta azul y rojo.

Pero como esto es fútbol, siempre hay lugar para los milagros. La hora señalada fue a los 30 minutos: centrazo del 10 Héctor Echagüe y terrible cabezazo del central Milton Alvez para meterla por encima de nada menos que el arquero de la Selección, Franco Armani. Era el 1 a 1, era histórico. Para los jugadores y para los 3 mil habitantes de Pronunciamiento. Pero el juez de línea levantó la bandera a pesar de que Javier Pinola habilitaba a medio mundo y el árbitro lo anuló.

River no tardó en aprovechar la gentileza no solicitada y, cinco minutos después, otra serie de centros terminó con conexión Milton Casco-Julián Alvarez para el 2 a 0. En el segundo tiempo, fue nuevamente esa la metodología para el tercero, con Lucas Beltrán-Fabrizio Angileri como dupla gestora. Sólo quedaba ver cómo aguantaban los entrerrianos mientras Gallardo mandaba a cancha a algunos juveniles sedientos de exposición: uno de ellos, Federico Girotti, puso el cuarto.

Con todo más que liquidado, la historia se acercaba a su final sin sobresaltos hasta que la terna arbitral cometió otra decisión insólita en contra del Depro. Es que Germán Delfino había cobrado penal luego de un puñetazo de Armani que aparentemente impactó en Alvez. Pero tras varios minutos de reclamos del arquero y la defensa, el pito dio marcha atrás con su decisión y señaló córner. Un final indigno, a diferencia de lo que habían hecho Defensores con su hidalguía y River con su fútbol.





Fuente link:

Marcelo Gallardo: “Necesito saber dónde estamos y hacia dónde vamos” | El en la previa del choque por Copa Argentina, el DT puso en duda su continuidad



En la previa del debut de River en una nueva temporada bajo su conducción técnica, cuando este miércoles enfrente a Defensores de Pronunciamiento por la Copa Argentina, Marcelo Gallardo ofreció una generosa conferencia para sumarle expectativas al estreno millonario del calendario. Es que si bien la ansiedad de sus hinchas apunta al juego en la cancha de Banfield desde las 21.10, lo cierto es que la palabra de Gallardo dejó material para analizar el futuro en Núñez, tras hacer un pedido explícito para “seguir activos y no hacer la plancha” y, además, apoyarlo con un detallado repaso de las posibles incorporaciones y salidas de su plantel.

En medio del debate sobre el presente, el Muñeco también confirmó la formación para los 32avos de final de la Copa Argentina, anunciando que tiene “un equipo bastante corto con muchos chicos y varios lesionados” y poniendo en duda solamente a Nicolás De La Cruz, de quien dijo que tenía “una pequeña carga muscular”. El posible once, así, sería con: Franco Armani; Paulo Díaz, Robert Rojas y Javier Pinola; Milton Casco, Enzo Pérez, De La Cruz y Fabrizio Angileri; Matías Suárez, Rafael Borré y Julián Álvarez.

Gallardo, que no hablaba con la prensa desde la caída en semifinales ante Palmeiras en Brasil, se sinceró respecto de la situación del plantel que le toca conducir, con palabras fuertes y un fino desglose de nombres en danza. “No vengo a comunicar mi continuidad”, expresó de antemano, en medio de las dudas sobre su presente. “Uno no está acá porque está cómodo, porque lo valoran -continuó-. Uno necesita que esa vara que hemos tenido durante tantos años siga. Tenemos que ver y ser honestos sobre si tenemos la posibilidad de seguir yendo adelante, en una situación delicada de pandemia, pero seguir activos, no hacer la plancha”.

El entrenador -a cargo de uno de los planteles más caros del país- habló de “mercados que no son fáciles” antes de ofrecer precisiones sobre posibles refuerzos y partidas. Además de indicar que el ex Platense Agustín Palavecino “está a punto de arribar” al club, el DT confirmó el interés por el defensor de Colón Alex Vigo y también habló del regreso de Jonatan Maidana, a quien elogió pero no le aseguró la titularidad.

Aunque de asegurar que está encaminada la vuelta del juvenil David Martínez (Defensa y Justicia es dueño de la mitad de su pase), el entrenador reveló que hace un mes está en contacto con Sebastián Driussi para hacer posible su regreso y que el jugador del Zenit ruso “está haciendo esfuerzos para que así sea”, más allá de que su llegada a préstamo parece bastante compleja.

El DT también se refirió a la posible partida de Nacho Fernández a Brasil. Y eso, a pocas horas de volverse a poner el buzo de River para iniciar una nueva temporada, lo retrotrajo hacia aquello que introdujo al inicio de su regreso mediático: la correspondencia entre sus deseos y las acciones de quienes lo acompañan en la relación que en junio cumplirá siete años. Y Gallardo no quiso llegar al primer partido de este 2021 sin volver a dejarlo en claro: “Nos sostuvimos bien sin incorporar, pero el equipo necesita inyectarse de movimiento. Si sale Nacho, claramente necesitamos traer un jugador, pero ya lo necesitábamos antes”.





Fuente link:

Boca es el primer equipo campeón de la era semiprofesional del fútbol femenino

https://www.tiempoar.com.ar/nota/boca-es-el-primer-equipo-campeon-de-la-era-semiprofesional-del-futbol-femenino

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo originala>

Un superclásico con épica propia | Boca y River disputan la final del torneo femenino



La definición del Torneo de Transición llegó a su último capítulo y para cerrar una temporada más que atípica tendrá la versión femenina del superclásico del fútbol argentino entre Boca y River. El resultado, además, definirá al primer campeón de la era profesional del fútbol femenino.

Las Gladiadoras llegan con puntaje ideal: ganaron todos sus encuentros por la fase clasificatoria, donde quedaron primeras del Grupo “A”, venciendo a Platense y a San Lorenzo en cuartos y semifinales. Las dirigidas por Christian Meloni también lograron mantener su valla invicta. Sí, en seis partidos disputados no recibieron goles. “Boca tiene identidad, porque siempre jugamos de la misma manera, y buena mentalidad; cuando a veces las cosas no salen, contamos con la paciencia necesaria y suficiente para sobrellevar ese momento”, afirma orgulloso el entrenador de las Gladiadoras.

Por su parte, las Millonarias transitaron el certamen con mucha solidez, ganando todos sus encuentros por la fase de grupos y clasificando primeras del Grupo “D”. En cuartos de final vencieron con holgura a Independiente, mientras que en semifinales empataron 2 a 2 con UAI Urquiza y tuvieron que definir por penales. Florencia Chirivelo, dueña del arco millonario, fue la figura en la instancia de los 12 pasos, conteniendo disparos clave para sellar la clasificación del equipo que dirige Daniel Reyes.

Llegar a la final ni más ni menos que frente a tu eterno rival es algo muy difícil de explicar. Somos privilegiadas de poder vivirlo”, dice Mercedes “Bebo” Pereyra, delantera histórica del conjunto de Núñez. “Boca es un equipo de mucha experiencia y de mucha jerarquía, pero nosotras tenemos un equipo compacto, fuerte mental y físicamente. Llegamos a la final porque merecíamos este partido: pasamos meses entrenando por zoom, sacrificándonos para llegar de la mejor manera y que no se noten todos esos meses que estuvimos sin jugar. Nos extrañábamos mucho como equipo y creo que eso hizo que River se merezca este lugar. Es un lindo partido, para disfrutarlo y jugarlo con mucha intensidad”, asegura Pereyra. “Las finales se disfrutan”, coincide Fabiana Vallejos, dueña del mediocampo azul y oro

“Siento que estuvimos atinadas, más allá de los rivales, presentamos muy buenos momentos durante todas las fechas del torneo”. El que habla en primera persona del femenino es el entrenador de las millonarias, Daniel Reyes, así de fuerte es la identificación del técnico con un plantel que, asegura, llega muy bien preparado física y mentalmente a un partido muy especial que tienen muchas ganas de jugar. “La crítica es aprendizaje y está bueno que pase porque implica que hay mayor difusión y mayor interés. Es positivo y aunque a veces no es lo que esperás, es parte de la historia”, dice. Su par de la ribera concuerda: “La crítica siempre es buena porque la verdad es que las jugadoras hacen todo para que las celebren. Desde el modo de entrenar, la pasión, actitud e identidad que tienen hacen que se genere un buen vínculo con la gente”.

A pesar de contar con 80 años de tradición, el fútbol femenino de Argentina sigue con una gran lista de pendientes. Con casilleros que de un tiempo a esta parte comenzaron a llenarse, este martes Boca y River serán protagonistas de un nuevo capítulo en la historia de una disciplina que espera con ansias que se escriba.

En el histórico, ventaja xeneize

En la última década se disputaron 24 superclásicos y el historial es más que favorable para Boca, que ganó 14 encuentros. River se impuso sólo en dos, mientras que ocho partidos terminaron en empate. El primer superclásico de la era profesional del fútbol femenino se disputó el 24 de septiembre de 2019, hace un año y cuatro meses. Con la Bombonera como escenario y ante más de 5 mil personas, fue el estreno triunfal de las Gladiadoras, que vencieron por 5 a 0 a su eterno rival. El avance de la pandemia y la suspensión del primer torneo profesional, que vio truncos los sueños de ambos equipos de alcanzar el título en la temporada pasada, parece dar revancha enfrentándolos nuevamente para definir al primer campeón del fútbol femenino profesional de la Argentina.

“En cada entrenamiento ponemos mucha responsabilidad, pero ahora además somos conscientes de que varios hinchas, que tal vez no siguen al femenino, se enganchan por el superclásico y porque aman al club”, dice Fabiana Vallejos, una de las cartas ganadoras de Christian Meloni en el conjunto xeneize. “Nosotras respetamos el escudo, los colores, y hacemos todo lo posible para que esto siga creciendo. Hacemos lo que nos gusta y lo disfrutamos, así que ojalá más hinchas de Boca hinchen también por el femenino porque los necesitamos un montón”.

A pesar de que Boca y River son los equipos más ganadores de la disciplina en Argentina (de los 41 títulos disputados desde 1991 hasta hoy, Boca tiene 23 y River 11), la última vez que River gritó campeón fue en 2017, mientras que Boca celebró su último campeonato en 2014 (en el torneo de 2013). Los únicos que rompieron con esa hegemonía fueron San Lorenzo y UAI Urquiza de 2009 en adelante.

Ellas también se copan

La duodécima edición de la Copa Libertadores Femenina, que se disputa desde el 2009, se realizará por primera vez en la Argentina. Del certamen continental participan 16 equipos de las 10 asociaciones miembro de la Conmebol pero –por ser sede– nuestro país tiene dos equipos representantes: Boca, que aseguró su lugar por haber quedado primero en el torneo 2020 hasta su cancelación por la pandemia, y River, que clasificó automáticamente al haber llegado a la final del certamen local.

*Romina Sacher



Fuente link:

El editorial de Víctor Hugo Morales sobre el partido de River ante Palmeiras | “Invita a creer que se puede aún cuando tenemos la sensación de que todo está perdido”



En su editorial de este miércoles, Víctor Hugo Morales habló del partido de River en la Copa Libertadores y destacó la entrega de los jugadores “millonarios” que aún perdiendo el partido de ida por 3 a 0 ante el Palmeiras realizaron una notable entrega para revertir el resultado.

“Me pareció fantástico lo que hizo River. Nos invita a creer que se puede aún cuando tenemos la sensación de que todo está perdido”, dijo Víctor Hugo al inicio de La Mañana, programa que conduce en AM750.

“Fue maravilloso lo que hizo plantándose de esa forma. Caer así, sabiendo que hay revancha y que hay otra Copa Libertadores. No me parece para nada grave”, expresó Víctor Hugo.

El periodista planteó además que el partido de River “es una buena metáfora” ante las batallas que parecen “derrotas de antemano”. “Jugando como River, la derrota contra los antivacunas y la derrota contra el coronavirus puede revertirse. O por lo menos podemos dejar el alma por un comportamiento que sea mejor al que se tiene hoy día en tantos aspectos en la vida nacional por los que están en contra de todo”, sostuvo.

Víctor Hugo distinguió el aspecto “humano y político” del partido de River y dijo que “a veces poco importa la derrota si el modo en el que se juega es el modo River de ayer”.

Por último, el periodista destacó las declaraciones del técnico de River, Marcelo Gallardo, quien tras el partido no realizó criticas al arbitraje sino que expresó estar “contento y conforme” con el desempeño de su equipo. 



Fuente link:

El VAR, el lawfare del fútbol



El VAR es una gran herramienta. No hay ninguna duda. Les permite a los árbitros, como al uruguayo Esteban Ostojich, corregirse sobre la marcha y no pitar como penal el piletazo de Matías Suárez, que en un primer golpe de vista se pudo interpretar como falta de Alan cuando lo intentaba cruzar. Con el VAR, por ejemplo, Nai Foino hubiese podido cobrar el adelantamiento de Roma a Delém en el Boca-River del 62, Diego Ceballos hubiese marcado fuera del área la falta en favor de Boca en aquel penal contra Central en la final de la Copa Argentina o Mauro Vigliano le hubiese pedido disculpas a Fernando Gago por la expulsión y el penal contra River por una mano que en realidad había sido pecho. Ese es el espíritu con el que nació el VAR y que tan buena impresión dejó en el Mundial 2018: evitar injusticias por errores arbitrales groseros.

Sin embargo, el gran problema del VAR es que se trata de una simple herramienta, que debe ser interpretada y utilizada por árbitros que, en el ámbito de la Conmebol, ni siquiera son los más idóneos en su rubro.

Tener el VAR en el fútbol es como si la justicia ordinaria dispusiera de un gran código civil y penal, aplicado por jueces adictos al lawfare. Como los magistrados que apelan a indicios insignificantes para reavivar causas contra opositores, el VAR se convirtió en un instrumento para los árbitros, que buscan (y encuentran) cualquier nimiedad para anular goles, cobrar penales y, sobre todo, avivar las sospechas de que los favorecidos son los más poderosos. Casi como la justicia ordinaria y, en términos relativos, con su misma lentitud, otro factor que complica el desarrollo del juego y hasta lo desnaturaliza.

Es cierto que en el gol anulado a Gonzalo Montiel a instancias del VAR se puede argumentar que Rafael Borré estaba un paso adelantado cuando la pelota le rebota a Enzo Pérez y le cae al colombiano. Pero es tan cierto como que la acción era tan intrascendente que nadie (ni los jugadores de Palmeiras) se percató de que ese momento era el que se estaba revisando durante dos minutos de incertidumbre exasperante.

Ahí está la clave del gran problema del VAR: no es que encuentra errores para corregirlos, sino que directamente los busca. Entonces, el sistema se torna injusto si se busca más para unos que para otros. Incluso, el hincha toleraba más un error arbitral, “porque el juez decide en una milésima de segundo”, que una interpretación equivocada del VAR, “porque deciden quién tiene que ganar”.

Si hace diez años Julio Grondona avisaba que para sentirse seguro de un arbitraje era mas importante “conocer” a los jueces de línea que al árbitro principal, hoy está claro que, cómo diría el Viejo Viscacha, hay que hacerse amigo del juez del VAR. Y eso es lo peor que le puede pasar a la credibilidad del fútbol.



Fuente link:

River tuvo una noche épica pero la hazaña no llegó | El equipo de Gallardo derrotó a Palmeiras y fue eliminado de la Copa Libertadores



River salió al campo con la postura que le demandaba la gesta a buscar. Con un equipo amplio a partir del dibujo 3-5-2 (los laterales en función de wines y no de defensores), metido y concentrado para la presión, apostó a acosar a Palmeiras en pos de romper rápido el partido.

El equipo asumió riesgos, ante un adversario peligroso en la contra. A los nueve minutos, Rony quedó pie a mano con Armani, que cortó justo cuando el delantero intentó gambetearlo. Y 30 segundos después lo tuvo Borré, pero atajó el arquero y Suárez no consiguió usufructuar el rebote.

           

Paulo Díaz robó más tarde la pelota en la mitad de cancha, avanzó, remató y Weverton envió al córner. Pero desde el tiro de esquina apareció Robert Rojas de cabeza para poner el 1-0, y motorizar las ilusiones visitantes.

Apenas 60 segundos después, con una peinada de Suárez, los de Gallardo casi amplían el resultado. Pero Ze Rafael, en una réplica bien llevada por Luiz Adriano, casi consigue el empate. Una postal del desarrollo del pleito: búsqueda generosa de parte de River, astucia para olfatear los espacios de parte de Palmeiras.

River no dejó de creer. A los 37, el arquero voló para desviar el remate de Suárez. Y a los 43, Borré cabeceó en su hábitat un centro desde la derecha para anotar el 2-0, y quedar a tiro de la hazaña.

La voracidad de River no aflojó en la etapa final. De la Cruz, de tiro libre, pudo gritar al minuto. Y a los 6, la primera gran polémica de la noche. Enzo Pérez avanzó hacia el área y fue interceptado por dos rivales. Borré tocó hacia atrás, la pelota derivó en Angileri, que envió el centro para el ingreso de Montiel, que de volea celebró.

Pero el colombiano Nicolás Gallo llamó desde el VAR. Y con la tcnología descubrió que el último en tocar la pelota antes del retroceso de Borré, que venía del offside, había sido Enzo Pérez. Por eso, Ostojich anuló las acciones.

El tanto inhabilitado profundizó la enjundia de River. Que en 10 minutos llegó tres veces, pero Weverton y el azar le impidieron empatar la serie. Palmeiras alcanzó a, por lo menos, bajarle el ritmo a su invitado. Tomó algo de aire y se vio beneficiado por la expulsión de Rojas, por doble amarilla.

Pero a los 74 la temperatura volvió a elevarse. Ostojich vio penal de Empereur a Suárez, quien bajó la pelota y se dejó caer. Las imágenes probaron que el delantero fue el que inició el contacto. Y el VAR volvió a pincharle las esperanzas a River. Los nueve minutos adicionales no le alcanzaron tampoco.

En la historia de la Copa Libertadores, ningún equipo se clasificó perdiendo la ida por tres goles como local, en ninguna instancia. En los octavos de 2008, América de México perdió 2-4 como local y se impuso 3-0 en Río de Janeiro ante Flamengo; mientras que en la segunda fase de clasificación de 2017, Capiatá de Paraguay cayó 1-3 ante Universitario de Perú en su estadio, y remontó con un 3-0 en Lima.



Fuente link: