Categorías
El mundo Internacional

Odio

https://www.tiempoar.com.ar/nota/odio

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina Política

Protestas policiales: municipales denuncian que son destituyentes

El titular de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses, Rubén García, repudió las protestas policiales calificó hoy como “una actitud destituyente” el intento de “amedrentamiento” contra el gobernador Axel Kicillof por parte de “agentes exonerados de la policía provincial”, que realizaron protestas frente a su domicilio por un aumento salarial.

Los grupos policiales protestaron frente al domicilio del mandatario bonaerense desde las 23 de anoche durante varias horas, lo que el gremio repudió.

“La protesta en La Plata fue una clara actitud destituyente, mas allá de los justos reclamos salariales que también padecen todos los trabajadores. Pero ese no es el camino”, afirmó García esta tarde en un comunicado de prensa.

axel kicillof 2020
Protestas policiales: denunciaron que son destituyentes

Protestas policiales: denunciaron que son destituyentes

El dirigente gremial sostuvo la necesidad de “no ser ingenuo” porque “no se trató de una protesta sindical habitual” y señaló que detrás de los justos reclamos “se esconden sectores que procuran condicionar a Kicillof y al Gobierno nacional”.

“Detrás de ellos están quienes se niegan a abonar el aporte solidario por única vez, que es necesario para que quienes más tienen contribuyan a solucionar los problemas ocasionados por la pandemia de coronavirus, y también los que se oponen a absolutamente todo en el Congreso de la Nación”, aseguró.

García añadió que “el gobernador intenta resolver los desastres que dejaron María Eugenia Vidal y Mauricio Macri” e indicó que llama poderosamente la atención que “la oposición no exprese rechazo a ese amedrentamiento”.

El dirigente enfatizó que los trabajadores “ponen como siempre el pecho para defender a la democracia” y reseñó que en América Latina “los intentos golpistas empezaron por la agitación de sectores de las fuerzas policiales”.

Este articulo lo podes encontrar en InfoNews

Link al articulo original…

Categorías
Argentina normal

Contra Trump, contra la violencia policial | La marcha de protesta en Washington fue masiva



“No podemos estar nunca satisfechos mientras que el negro sea la víctima de los horrores abominables de la brutalidad policial”. La frase es parte de “Yo tengo un sueño”, el discurso más famoso de Martin Luther King Jr., que acaba de cumplir 57 años. Pero para las miles de personas que este viernes se manifestaron en la ciudad de Washington es la descripción de una realidad muy actual.

Bajo el lema “Saquen la rodilla de nuestros cuellos”, la marcha quiso conmemorar un nuevo aniversario de la histórica manifestación organizada por King en el centro de la capital estadounidense. Si en 1963 la marcha pedía trabajo y libertad, la de este viernes se hizo eco de la ola de protestas que sacude al país desde el asesinato de George Floyd en mayo.

Precisamente, la idea de una manifestación masiva que coincidiera con el aniversario del discurso de King empezó en junio, después del funeral de Floyd. Al final, coincidió también con el cierre de una semana agitada en Estados Unidos, en la que el ataque de un policía a un hombre negro en Wisconsin provocó una nueva ola de protestas mientras, en paralelo, la Convención Nacional Republicana prometía defender a la policía.

Como respuesta al mensaje que el Partido Republicano transmitió  en las cuatro noches de la convención, miles se reunieron este viernes en la zona del Lincoln Memorial. Llevaron carteles con mensajes contra Donald Trump y el racismo. Como a principios de junio, los colores del movimiento Black Lives Matter -verde, negro y rojo- volvieron a apoderarse de las calles de Washington, al igual que las remeras con la leyenda “No puedo respirar”, las últimas palabras de Floyd.

Esta vez no hubo solo un pedido de justicia racial, sino también de ir a votar en noviembre. “Mi hermano no puede hablar hoy”, dijo Bridgett Floyd, hermana del hombre asesinado en Minnesota este año. “Nosotros tenemos que ser esa voz, nosotros tenemos que ser ese cambio”, afirmó durante el acto principal de la marcha.

El acto principal se situó en las escalinatas del Lincoln Memorial, pero la manifestación se repartió por distintos lugares del centro de la ciudad. Algunos caminaron al Departamento de Justicia a reclamar que se abrieran los casos cerrados de violencia policial. Otros marcharon hasta las cercanías de la Casa Blanca cantando las palabras que ya se volvieron el lema de estas protestas: “No hay justicia, no hay paz”.

Bianca y Alexis Harmon son hermanas y viven en el estado de Virginia, vecino a la ciudad de Washington. La primera es maestra y decidió ir a la marcha porque el tema impacta en sus estudiantes. “Nuestro abuelo en los años 50 y nuestro tío en los 70 fueron golpeados por la Policía. Estas cosas todavía siguen pasando en 2020”, dijo Bianca a Página|12. “¿Cómo no nos vamos a enojar si nuestro dinero está yendo a algo que nos impacta negativamente? Hay que desmantelar un sistema que nunca nos apoyó y que, a pesar de eso, seguimos pagando”, agregó su hermana. Las dos esperan que la siguiente generación no tenga que pasar por esto.

Saeed N. manejó diez horas desde Atlanta, Georgia, para estar presente en la marcha. No había participado de las protestas de junio, pero está convencido de que Estados Unidos necesita un cambio y llegó a la capital del país para pedirlo. “Estar acá es como llamar a la puerta de la Casa Blanca. Quería ser parte de algo histórico”, dijo a este diario desde la plaza Black Lives Matter, creada por la ciudad de Washington en junio.

No fue solo la comunidad negra la que se movilizó el viernes. “Vengo en solidaridad con el movimiento y a apoyar la iniciativa de desfinanciar a la policía”, explicó Sammy Fries, también desde la plaza Black Lives Matter.

A algunos, el sol y los 34 grados los obligaron a refugiarse a la sombra de los árboles o a refrescarse en las fuentes del National Mall. El área del Monumento a Washington, el obelisco de la capital estadounidense, estuvo completamente cercada. Mientras los manifestantes buscaban caminos alternativos para cruzar la zona, una empresa de eventos todavía trabajaba para levantar los restos de los fuegos artificiales que cerraron la convención republicana, esos que iluminaron el cielo nocturno el jueves por la noche, mientras la zona de la Casa Blanca también era escenario de protestas. “Trump fracasó. Más de 180.000 murieron”, decía un cartel con luces armado por una docena de personas. En ese mismo momento, el presidente cerraba la Convención Nacional Republicana convencido de que hizo un buen trabajo para manejar la pandemia de la covid-19.

En contraste con el acto de Trump del jueves, en el que pocos asistentes usaron barbijo, la marcha instaló carteles en la zona del Lincoln Memorial para pedir a la gente que use máscaras. “Mantener la distancia social. Usar máscara. Usar alcohol en gel. Proteger el voto”, fueron las cuatro consignas que difundió la organización de la manifestación. A diferencia de marchas anteriores, la de este viernes puso el foco en la elección de noviembre como un momento crucial para lograr un cambio en el país.

Eso es lo que considera Yolonda, una mujer de la ciudad que se acercó porque quería “ser parte de algo positivo”, algo que “permita crear otra cultura”. Su principal objetivo ahora es sacar a Trump de la presidencia. “Voy a ser la primera persona en ir a votar el día de la elección. Hay que mandarlo a su casa”, aseguró.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Levantamiento popular y elecciones anticipadas | Llegaron a 158 los muertos en Líbano por la explosión en el puerto de Beirut 



Las explosiones en el puerto de Beirut
que dejaron
158 muertos el martes pasado fue lo último que decidió soportar el pueblo del Líbano. Durante la tarde del sábado hubo un levantamiento popular que derivó en la toma de varios ministerios. La situación fue controlada por las fuerzas de seguridad que reprimieron a los manifestantes. La gente también se congregó en la plaza central de la ciudad. Allí expresaron su hartazgo con el gobierno al que culpan por la catástrofe. Para descomprimir la situación el primer ministro libanés Hassan Diab dio un mensaje televisado a todo el país donde propuso adelantar las elecciones legislativas. “Asumimos nuestras responsabilidades y sabíamos que el país estaba en un estado de colapso político, financiero y administrativo”, admitió Diab, citado por el diario L’Orient-Le Jour. “Sin embargo, solo podremos salir de la crisis estructural en Líbano organizando elecciones legislativas anticipadas para producir una nueva clase política”, agregó.Tras la explosión que dejó devastada buena parte de la ciudad
, más de 300.000 personas tuvieron que abandonar sus hogares.

“El día del Juicio”

Los libaneses ya venían soportando el peso de una crisis económica inédita. La explosión en al capital fue la gota que derramó el vaso y relanzó un movimiento de protesta que había comenzado en octubre pasado. La crisis del coronavirus fue la causa por la que el movimiento perdió fuerza. Cerca de la Plaza de los Mártires, epicentro tradicional de las marchas en la ciudad, se produjeron enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Los manifestantes lanzaron piedras hacia la policía que respondió con gases lacrimógenos. “Estamos oficialmente en guerra contra nuestro gobierno”, declaró una activista, Hayat Nazer.

La consigna con la que se reunieron en la plaza céntrica miles de personas fue: “El día del juicio”. Los ciudadanos reclamaron a la clase dirigente que se responsabilice por la catástrofe del martes. Instalaron guillotinas de madera y agitaron sogas. “Venganza, venganza, hasta la caída del régimen”, clamaron mientras las fuerzas de seguridad intentaban impedir a algunos grupos avanzar hacia el Parlamento. Al igual que durante la crisis del 2001 en Argentina, los bancos fueron uno de los blancos elegidos por la ciudadanía. Desde el año pasado el gobierno impuso duras restricciones para retirar y transferir de dinero. “No podemos más. Somos rehenes, no podemos salir del país, no podemos sacar dinero de los bancos, el pueblo está muriendo de hambre, hay más de dos millones de desempleados“, expresó Médéa Azoury, una manifestante de 45 años.

Mientras las fuerzas de seguridad se concentraban en mantener el orden, unas 200 personas lideradas por oficiales retirados del ejército tomaron la sede del ministerio de Relaciones Exteriores. Rebautizaron el lugar como la “Sede central de la revolución”. El exgeneral Samir Rammah exhortó a través de un megáfono a levantarse para perseguir a todos los corruptos. Detrás de él los manifestantes descolgaban y pisoteaban el retrato del presidente Michel Aoun. El ejército, enviado como refuerzo, desalojó el lugar horas más tarde usando balas de goma y gas lacrimógeno. Otro grupo de personas también intentó tomar la sede central de la Asociación de Bancos y la incendiaron antes de ser desalojados por el ejército. Varios ciudadanos irrumpieron también en el ministerio de Economía, así como el de Energía, símbolos de la mala gestión de los servicios públicos. La Cruz Roja libanesa informó que fueron trasladadas a hospitales cercanos 63 personas heridas. Otras 175 recibieron asistencia en el lugar.

“Pónganse de acuerdo”

Con el caos creciendo en las calles, el primer ministro anunció que adelantaría las elecciones legislativas. Diab sostuvo que solo los comicios iban a permitir salir al país de la crisis en que se encuentra. “Pido a todos los partidos políticos que lleguen a un acuerdo sobre la próxima etapa“, añadió el jefe de gobierno. El político formó su gabinete en enero tras la renuncia de Saad Hariri a finales de octubre bajo la presión de las protestas.Estoy dispuesto a seguir asumiendo mis responsabilidades durante dos meses hasta que se pongan de acuerdo“, indicó Diab. Y dijo que presentaría su propuesta el lunes al Consejo de Ministros.

Aún no fueron esclarecidas las causas de la gigantesca explosión en el puerto. La catástrofe dejó más 6.000 heridos, dentro de los cuales 120 siguen en estado crítico, según el balance del sábado del Ministerio de Salud libanés. Además, 21 personas permanecen desaparecidas, y 43 sirios murieron, según su embajada en el Líbano. El presidente informó el viernes que no iba a propiciar una investigación internacional. A su vez, afirmó que la explosión podría haber sido causada por negligencia o por un misil. Una veintena de funcionarios del puerto y de las aduanas fueron detenidos, según fuentes judiciales y de seguridad. Cinco diputados opositores renunciaron desde el día de la explosión, entre ellos tres de un partido cristiano cuyo secretario general murió en la catástrofe.

El Líbano se encuentra en pleno naufragio económico tras haber caído en cesación de pagos de su deuda. El gobierno llevó a adelante tensas negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) donde el organismo planteó duras condiciones para habilitar un préstamo. Hasta el momento fueron incapaces de ponerse de acuerdo. Las ayudas internaciones comenzaron a llegar desde hace algunas días. El presidente de Francia Emmanuel Macron, que el viernes viajó al país
, encabeza las tratativas. El domingo tendrá lugar una videoconferencia para reunir donaciones coorganizada por la ONU y Francia. Sin embargo hasta la fecha sólo llegaron 39 millones de dólares desde la Unión Europea. 





Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Violenta detención de una activista trans en Nueva York | La joven fue golpeada por policías locales y subida a un auto sin identificación



En medio de una pacífica protesta contra la brutalidad policial en la ciudad de Nueva York, cuatro agentes de civil descendieron de una minivan Kia gris sin identificación, levantaron de la calle a una activista trans de 18 años y la ingresaron al vehículo antes de alejarse del lugar a toda velocidad. El lamentable episodio quedó capturado en varios videos y fue rápidamente viralizado en redes sociales. Politicos locales, referentes demócratas y organismos de derechos humanos expresaron su preocupación por el procedimiento policial, una escena que se vio recientemente en ciudades como Portland
y que recuerda a los peores regímenes autoritarios. Como parte de su campaña destinada a reestablecer “la ley y el orden” y con miras a los comicios de noviembre, el presidente Donald Trump había ordenado el despliegue masivo de agentes federales en distintas regiones del país. Lejos de replantear su postura, este miércoles se confirmó el envío de tropas a otras tres ciudades lideradas por demócratas: Cleveland, Detroit y Milwaukee. En paralelo, la gobernadora del estado de Oregon, Kate Brown, celebró el retiro de los agentes federales de Portland a partir del jueves, aunque el propio presidente dejó la medida en suspenso. 

La detenida, identificada como Nikki Stone, de 18 años, fue puesta en libertad durante la madrugada del miércoles tras haber pasado unas cinco horas bajo custodia policial y ser acusada de vandalismo y delitos contra la propiedad. Junto a ella, otras 11 personas permanecieron detenidas. En un comunicado, el Departamento de Policía de Nueva York señaló que la joven era buscada por dañar cámaras policiales en las inmediaciones del Ayuntamiento de la ciudad. Según el relato de la policía local, los agentes que la detuvieron fueron atacados con piedras y botellas, pero ninguno de los videos compartidos en redes sociales lo demuestra.

“Nada de eso sucedió en absoluto“, dijo Clara Kraebber, una estudiante de Oxford de 20 años presente en la manifestación, al sitio web Gothamist
.
“Literalmente doblamos la esquina y nos encontramos con una línea de policía que nos atacó sin previo aviso”. Agregó que los agentes usaron gas pimienta “aparentemente al azar” contra el grupo mientras detenían a Stone: “Buscaban que fuera doloroso estar allí”.

Sobre el uso de un vehículo sin identificación, la policía de Nueva York explicó que es algo habitual cuando se busca a un sospechoso, y que la detención tuvo lugar detrás de un cordón formado por agentes identificados. La congresista demócrata Alexandra Ocasio-Cortez fue una de las primeras en reaccionar a través de su cuenta de Twitter: “Nuestras libertades civiles están al borde. No hay excusa para arrebatar a las mujeres de la calle y arrojarlas a camionetas sin patente”. Por último, Ocasio-Cortez le pidió a los estadounidenses que “resistan al autoritarismo”. En tanto el concejal de Nueva York, Brad Lander, remarcó que “ver a la policía desplegando furgones sin distintivos para arrestar en la calle a manifestantes parece más una provocación que seguridad ciudadana”.

Las imágenes de la detención de la joven manifestante también generaron fuertes críticas de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), que calificó el arresto de “peligroso, abusivo e indefendible”. El colectivo feminista Women’s March señaló en su cuenta de Twitter: “Primero, Trump llamó a las tropas federales en Washington porque quería una sesión de fotos. Luego, los llamó a Portland para sofocar las protestas. Ahora, la policía secreta de Trump se encuentra desplegada en varias ciudades, sin justificación ni invitación. Esto es fascismo”.

El arresto de Stone se produjo en un momento de alta tensión en Estados Unidos, luego de que el gobierno de Donald Trump decidiera desplegar un dispositivo de seguridad en la ciudad de Portland en respuesta a las protestas que se iniciaron tras el asesinato del afroamericano George Floyd y ya cumplen dos meses. Este miércoles, el gobierno reforzó su política represiva al confirmar el envío de agentes federales a las ciudades de Cleveland, Detroit y Milwaukee, bajo el supuesto objetivo de frenar el aumento de la delincuencia.

“Estas tres ciudades están experimentando un aumento inquietante de crímenes violentos, particularmente homicidios”, dijo en un comunicado el secretario de Justicia, Bill Barr. La administración republicana envió también refuerzos federales a ciudades como Kansas, Chicago y Albuquerque, donde los funcionarios locales cuestionaron la iniciativa tomada en medio de la campaña presidencial.

Por otra parte, la gobernadora del estado de Oregon, Kate Brown, anunció que el contingente enviado a Portland comenzará a retirarse el jueves, “Después de mis conversaciones con el vicepresidente (Mike) Pence y otros funcionarios, el gobierno federal ha acordado retirar a los oficiales federales de Portland”, escribió la gobernadora Kate Brown en su cuenta de Twitter. “Han actuado como una fuerza de ocupación y han traído violencia”, indicó en referencia a los duros enfrentamientos con los manifestantes que desde hace semanas protestan contra el racismo y la brutalidad policial.

Sin embargo Trump, que buscará la reelección en noviembre, dijo más temprano que las fuerzas federales no dejarán Portland hasta tanto no se haya “asegurado la ciudad”. “Le dijimos al gobernador, le dijimos al alcalde: ‘aseguren su ciudad’. Si no aseguran su ciudad pronto, no tendremos otra opción sino entrar y limpiarla. Lo haremos muy fácilmente. Estamos preparados”, dijo el presidente en un encuentro matinal con periodistas.





Fuente link:

Categorías
Argentina normal

En medio de múltiples protestas, EE.UU. planea endurecer su política represiva | El epicentro sigue siendo Portland pero se suman ciudades como Los Angeles y Seattle




| El epicentro sigue siendo Portland pero se suman ciudades como Los Angeles y Seattle



Fuente link: