Categorías
Argentina El país

El testimonio de Mariano Macri: adelanto exclusivo de “Hermano”  | El libro que inquieta al ex presidente Mauricio Macri



Domingo de marzo soleado y fresco en el coqueto barrio de La Horqueta, en la unión entre los dos ramales de la Panamericana, a la altura de Beccar y San Isidro. La cita es en el Seven Eleven, un discreto bar-restorán con fachada de ladrillo y galería con mesitas a un costado, detrás de un gran kiosco de revistas, en un centro comercial abierto y arbolado sobre la avenida Blanco Encalada. A la hora convenida, él ya me está esperando. Me llama con el brazo desde una mesa al aire libre, la más alejada de la vereda. Recuerdo el silencio. Faltan siete horas para que Alberto Fernández anuncie la esperada cuarentena, que entrará en vigor al día siguiente. La Horqueta parece un pueblo fantasma, pero el Seven Eleven de Beccar, milagrosamente, sigue abierto.

Adentro no hay clientes. Afuera, el único es Mariano Macri. Camisa celeste, pantalón kaki, ojos verdes, nariz importante, barba, sienes templadas, boca de jóker: la viva imagen de su papá. Erguido en la silla, hombros abiertos, espalda derecha, saluda afectuoso: “¿Cómo va, querido?”, con su voz grave y nasal. Me recibe con el codo, sin beso en la mejilla. “Se está cuidando. Tiene tres chicos jóvenes”, pienso. Una hora antes me había llamado desde su casa en un country de Pacheco y me dijo que teníamos que hablar. Nos encontramos a mitad de camino. 

Desde la última vez que nos vimos hace dos semanas, el mundo se dio vuelta por culpa de la pandemia. La recomendación es no salir de nuestras casas. “Ayer estuve con Mauricio, me dice, y entiendo. Hace dos meses que nos venimos reuniendo una o dos veces por semana para completar una larga entrevista que daría forma a este libro testimonial sobre su pelea con el expresidente. Y justo dos días antes de la cuarentena, por iniciativa de Mauricio, se reunieron. 

Se acerca una moza y le pido un tostado y un café con leche. Él dice: “Ya estoy bien”, le sonríe atento y no pide nada. Parece contento de verme. Prendo el grabador del celular, lo dejo sobre la mesa vacía y le apunto con el micrófono. Él lo endereza apenas y se lo acerca un poco más, como si quisiera asegurarse de que una ráfaga de viento no se lleve lo que está a punto de decir. Empieza a hablar y yo lo interrumpo pidiendo detalles. Retoma y lo vuelvo a interrumpir. Quiero clima, quiero diálogo, quiero horarios, direcciones, quiero todo. Vamos y venimos. Mariano cuenta, yo lo interrumpo, Mariano vuelve a empezar.

Hasta que sucede algo que me deja mudo. Mariano empieza a hablarle a Mauricio. Lentamente, en un ligero crescendo, con la voz firme, con enojo apenas contenido. 

Mauricio, ¿vos me estás jodiendo? No te importó la salud del viejo, la angustia que el viejo vivió. ¿Te das cuenta, Mauricio? Tampoco te importó la enfermedad de mi hija. Tuve que acudir a mi primo Ángelo a pedirle plata porque el médico oncólogo del Fundaleu que me traía la droga de afuera me cobraba una fortuna y ustedes me dieron vuelta la cara, me habían cortado el grifo, me habían dejado totalmente seco. No logré siquiera que reaccionaran frente al episodio de cáncer de mi hija y tuve que recurrir a mi primo, que fue el que me ayudó. ¿Te das cuenta? Vos te fuiste en todo este proyecto tuyo de poder cuando para mí el proyecto era velar por el crecimiento de la gente y evitar que la empresa se fagocitara a la familia. Vos y yo somos de dos galaxias distintas.

Parece poseído, enajenado, la mirada fija en el celular como si le habla-ra a un fantasma que no lo deja en paz. Un recitado cadencioso y gutural, haciendo caer palabras como piedras, pausando para que aturdan. Cuando apago el grabador cuarenta minutos después lo veo respirar aliviado, liviano. Entonces entiendo.

Haberle dicho a su hermano en la cara la tarde anterior lo que pensaba de él no le sirvió de mucho. Es como si le hubiese hablado a una sábana. Para conjurar su fantasma, debe repetirlo delante de un periodista, palabra por palabra, y hacer que todo el mundo se entere. No importa que ese mundo, ese día, se esté cayendo a pedazos. 

                                                                      * * *

Este libro cuenta, a partir de un relato autobiográfico de Mariano Macri, cómo se fue generando un abismo entre él y Mauricio por profundas diferencias de visiones, principios y posturas éticas. Después de décadas de compartir, o más bien de competir, con Mauricio por la herencia y el legado de su padre, Mariano, el quinto hijo de Franco, habla por primera vez y revela el lado oscuro de su hermano mayor, con un nivel de precisión y detalle que ni los peores enemigos del expresidente llegaron a imaginar.

Entre otras historias jamás contadas, Mariano habla del millonario préstamo de un banco brasileño que jaquea al grupo Macri, y el fallido plan para evitar pagarlo a través de una venta simulada de la empresa insigne del grupo, Sideco, a un banco austríaco que, a su vez, escondería el dinero en fundaciones creadas con ese propósito en el paraíso fiscal de Luxemburgo. También, con el mismo propósito de esconder sus activos, cuenta Mariano, el holding familiar Socma se habría ido vaciando en los últimos años mediante un esquema de autopréstamos a empresas del grupo. Además, para sortear la apariencia de conflictos de interés, desde que Mauricio ingresó en la función pública el grupo fue tercerizando algunos de sus negocios en testaferros y socios ocultos, por ejemplo, en el caso de los Parques Eólicos y Autopistas del Sol o McAir-Avianca, maniobras sobre las que Mariano aporta información que confirmaría lo revelado por el periodismo y avanza más allá de lo conocido hasta ahora.

Cuenta Mariano que su hermano mayor habría amasado una fortuna haciendo negocios desde las empresas de su padre, la presidencia de Boca, la jefatura del gobierno porteño y la presidencia de la nación. Brinda detalles exclusivos y hasta ahora desconocidos de la sociedad con OCA y el gremio de camioneros, conducido por Hugo Moyano, para explotar el Correo Argentino después de su expropiación por parte del gobierno de Néstor Kirchner, a través de una triangulación negociada con el exsecretario de Comercio Guillermo Moreno. Más aún, Mariano explica de qué modo los fondos negros originados en esta maniobra pudieron terminar en cuentas offshore a nombre suyo y de su otro hermano, Gianfranco —a quien describe como el principal testaferro de Mauricio, junto con Nicky Caputo y el fallecido Jorge Blanco Villegas—, en un banco de Bélgica. Durante la cobertura de los Paradise Papers se había conocido la existencia de esos fondos, pero hasta ahora nada se había dicho acerca de su origen. Mariano también cuenta por qué sospecha, o más bien está convencido, que Macri estafó a su padre y al grupo con la venta inflada de acciones de Sevel, la venta del proyecto Lincoln West a Donald Trump y una inversión descontrolada y no autorizada en el Banco Extrader.

Según Mariano, por frenar en la justicia la presunta venta simulada al banco austríaco —que él no duda en describir como un fraude—, Mauricio le espetó en la cara que ya no recibiría el ingreso que regularmente percibía como dueño del 20 por ciento del paquete accionario del grupo, aunque el entonces jefe de gobierno porteño no mantenía ningún vínculo formal con el holding.

El testimonio de Mariano Macri es mucho más que una denuncia. Es la historia íntima de una empresa de familia, o de una familia que funciona como empresa. Es el retrato de un hombre obsesionado con el dinero y el poder, que siguió digitando y manejando los destinos de un grupo empresarial desde el sillón de Rivadavia, en completa contradicción con su promesa de colocar su patrimonio en un fondo ciego y olvidarse de él mientras ejercía la máxima magistratura. Un presidente que no tuvo empacho en involucrar a sus propios hijos en sus manejos dentro del grupo exponiéndolos al accionar de la justicia al legarles sus acciones y luego ordenarles que votasen a favor de la venta simulada al banco austríaco.

En estas páginas, encontrarán que el menor de los varones Macri habla de los grandes negocios de su padre, de su hermano y de él mismo con una crudeza inusual entre empresarios de primer nivel. Detalla, sobre todo, dos de las historias menos conocidas del grupo: el desembarco en Brasil primero y, luego, en China. En ambos casos, Mariano tuvo un rol protagónico mientras Mauricio, al amparo de la política, movió sus piezas para desactivar y vaciar de poder a su padre, a quien había transformado en su enemigo íntimo. 

Para explicar la dinámica familiar que viene desde su niñez, Mariano revela detalles desconocidos de sus padres, Franco y Alicia; sus hermanos Mauricio, Gianfranco, Sandra, Alejandra y Florencia; su tío Jorge y sus sobrinos Agustina, Jimena, Caíco y Antonia, los hijos del expresidente. Detalla reuniones que terminaron en insultos y amenazas en la residencia de Franco de la calle Eduardo Costa 3030, Palermo Chico, un gran bloque blanco de tres pisos rodeado de árboles con enormes ventanas y garaje para cuatro autos en la zona más exclusiva de Buenos Aires. Mariano cuenta también cómo fueron sus reuniones cara a cara con Mauricio en las que terminó de entender el abismo que los separaba, y anécdotas familiares como la de Nuria Quintela, la mujer de Franco, contándole a Franco que Isabel Menditeguy, entonces mujer de Mauricio, había bajado información de la laptop de Mauricio sobre los pases de jugadores de Boca para negociar un acuerdo de divorcio de ocho millones de dólares, entre otras historias del clan que sirven para entender el origen del conflicto y cómo se llegó a la ruptura. Mariano dice que rompe el silencio por tres razones.

Primero, por su salud mental. Lleva trece años de enfrentamientos con Mauricio en reclamo de que le pague un precio justo por su parte del paquete accionario y lo deje seguir su vida personal y empresarial de manera independiente. En su relato, describe cómo durante todos estos años el mayor lo ha sometido a toda clase de humillaciones, ninguneos y falsas promesas. Dice que necesita sacarse el peso de encima acompañando sus acciones en la justicia con un testimonio para que sus hijos, sobrinos y descendientes conozcan la verdad, o por lo menos conozcan la contracara del falso relato de Mauricio, donde él se vende como un santo al servicio del país, que poco y nada tiene que ver con el grupo económico que en realidad maneja con mano de hierro, aprovechándose de su íntima relación con la primera línea del management, que le responde de manera incondicional.

Segundo, para romper el mito de que su padre, el legendario empre-sario Franco Macri, era un mafioso menemista que vivió toda su vida de aprietes y negociados con el Estado. Mariano está convencido de que esta es una historia inventada por Mauricio y por quienes lo asesoran en marketing político, en particular, para congraciarse con Lilita Carrió y generar una narrativa que lo hiciera más digerible para la lideresa de la Coalición Cívica. A Mariano le duele y le enoja que Mauricio le eche todas las culpas a quien él considera un gran hombre, alguien que se jugó la vida por el desarrollo de Argentina y América Latina generando empleo y crecimiento con transparencia y visión estratégica, asumiendo grandes riesgos. Un hombre a quien Mariano describe como duro, austero, de “hacer” en vez de “ser”. Mientras Mauricio, para su hermano menor, es todo lo contrario a su padre: un ser opaco, egoísta, avaro y falso.

Tercero, Mariano siente que el mismo abuso y maltrato que él recibió de Mauricio a nivel familiar el pueblo argentino lo sufrió a nivel político. La misma desilusión, la misma estafa. Para Mariano, Mauricio es un ídolo con pies de barro. Y él, que lo conoce mejor que nadie, siente la obligación ética, el deber social y el imperativo moral de desenmascararlo.

                                                                    * * *

Conocí a Mariano hace más de treinta años. Antes de entrevistarlo para este libro, lo había visto unas pocas veces a lo largo de ese tiempo. No éramos amigos, pero existía un vínculo de confianza porque es amigo de mi hermano Matías. Se conocieron en Washington cuando ambos estudiaban allá, y yo lo conocí en esa ciudad durante el casamiento de Matías a fines de la década del 80. En ese entonces yo vivía en Los Ángeles y trabajaba en el diario Los Angeles Times. Cuando me mudé a Washington algunos años después para sumarme a The Washington Post, Mariano y Matías ya se habían ido a la Argentina, pero heredé algunos de sus amigos. Al poco tiempo, Matías se separó, se volvió a casar y se fue a vivir a Chile. Pero se siguió viendo con Mariano: todos los años venía a pasar las fiestas a Buenos Aires y siempre o casi siempre se encontraba con él. Alguna vez lo llevó a casa de mamá y Mariano también conoció, en alguna ocasión, a mis hermanos María e Ignacio. También visitó a Matías en Chile varias veces. 

Yo me lo crucé en un par de ocasiones. Le tenía cariño por saberlo un buen amigo de mi hermano, pero el mundo Macri de séquitos y obsecuentes me causaba cierto rechazo y siempre mantuve mi distancia. En la secundaria había sido compañero de Gianfranco, el hermano de Mariano y Mauricio, y no nos habíamos llevado bien: en cuarto y quinto año él llegaba al colegio San Martín de Tours montado en una moto Kawasaki 1000 y, antes de bajarse, la aceleraba durante minutos interminables haciendo un ruido infernal, a propósito, hasta que todo el barrio se percatara de su presencia. A Mauricio nunca lo conocí.

 Volví a saber de Mariano a fines de 2019, cuando un amigo de Washington me incorporó a su grupo de chat. Yo venía de publicar en mi portal Medioextremo.com un artículo sobre el derrocamiento de Evo Morales en Bolivia, en el que argumentaba que no había caído por un golpe militar, sino por una insurrección popular. Alguien del grupo me felicitó y yo, sin pensarlo, contesté: “Gracias. Ya me mandaron varias fotos de Videla y Hitler. Extraño un poco cuando me puteaba la derecha por destapar los chanchullos de Macri y Cía. con los Panamá Papers. Eran más finos: solo me decían ‘choriplanero K’”. 

Recuerdo que, unos segundos después de mandar el mensaje, me invadió una sensación de malestar. ¿Y si Mariano estaba en el grupo? Me fijé y, efectivamente, Mariano estaba en el grupo. No solo eso, estaba escribiendo. Contestó: “Hola, Santi, ¿cómo andás, tanto tiempo? Los chanchullos que en el ejercicio de su profesión encuentres del señor presidente serán una cuestión entre él y vos o la sociedad argentina a la que te interesa que rinda cuentas. En nada me atañen a mí y nada tengo que aportar en su defensa. Distinto es si hicieran referencia a mi viejo, alguien que dejó todo en la cancha desde su pura esencia de hacedor. Bacione, caro”. 

Enseguida llamé a Matías para pedirle perdón. El grupo era más de él que mío y Mariano era su amigo. “No te preocupes, Mariano odia a Mauricio”, me contestó. Pero sí, me preocupé, al punto que colgué y me bajé del grupo. Matías y un par más me escribieron para que volviera, pero me parecía injusto con Mariano: había pocas personas con las cuales se podía sentir como uno más, con su bajo perfil, y muchas estaban en ese grupo de chat. Yo, además de no ser su amigo, era periodista. Pensé que mi permanencia lo iba a poner incómodo. Le pedí a Matías que se lo explicara y me borré.

Al mes siguiente, en la semana entre Navidad y Año Nuevo, me llamó Matías desde la casa de mamá: “Hola, Santi, tengo noticias”, fue lo primero que me dijo. Mariano quería hablar conmigo. Mariano quería contarme todo. Matías estaba feliz y yo apenas podía contener mi emoción. Faltaba mucho todavía para este libro, pero la semilla había sido plantada. Nos reunimos con Mariano, me empezó a contar y no tardamos en ponernos de acuerdo. 

Fueron dos reuniones —la primera en un Café Martínez, la segunda en mi departamento de San Telmo— de unas tres horas cada una. Quedamos en que yo le iba a preguntar lo que quisiera e iba a ser dueño del material, y que nuestra relación iba a ser de entrevistador y entrevistado. Quedamos, también, en que no haría nada si no me interesaba lo que decía o si sentía que no decía la verdad, pero, si avanzábamos pasado cierto punto, si revelaba información comprometedora, tenía que publicarla sí o sí, porque si no yo podía quedar expuesto como un extorsionador que había negociado su silencio. En ese aspecto Mariano fue muy generoso, ya que me invitó a apurar el proyecto para que, en caso de que llegara a un acuerdo económico con su hermano y ese acuerdo incluyera una cláusula de confidencialidad hacia adelante, no pudiera anular ni silenciar información que ya no estaba en sus manos, sino en las mías. 

Después de esas dos reuniones iniciales, empezamos a grabar. Más de diecisiete horas en nueve encuentros en mi departamento, en la casa de mi compañera Valeria Canale en Villa Urquiza, y en lugares públicos de la capital y la provincia de Buenos Aires. Cuando le pregunté por qué me había elegido, me dijo: “Porque te conozco y conozco a tu familia”. Matías me dijo que a él le parece que a Mariano le debe haber gustado cómo me había manejado con él al borrarme del chat después de mi furcio.

Lo que sigue es lo que Mariano quiso contar y lo que yo quise preguntarle después de haber escrito un libro sobre los Panamá Papers junto con Tomás Lukin, ArgenPapers, que tiene a Mauricio Macri como gran protagonista, y durante y después de leer gran parte de lo que se ha escrito acerca de los Macri, sobre todo la biografía El Pibe, de Gabriela Cerruti. También, Macri, de Laura Di Marco; los libros de Franco Macri; los artículos del portal Nuestras Voces, que dirige Cerruti, y su Big Macri; La Dinastía, de Ana Alé; Radiografía de la corrupción Pro, de Ignacio Damiani y Julián Maradeo, y Macristocracia, de Fernando Cibeira. También entrevisté a fuentes del sector político, financiero, postal y deportivo, para sumar datos que ayudasen a entender y completasen la descripción que hace el hermano del expresidente. Esa información aclaratoria y suplementaria precede cada capítulo en letra itálica.

Con las palabras directas de Mariano, con su ironía, con su sensibilidad, con sus sincericidios de niño bien, este, más que un testimonio, es el reclamo de la Argentina avasallada y saqueada por Mauricio Macri.



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

Caída anual de la actividad económica en agosto: 11,6% | En Hoteles y Restaurantes y Servicios Comunales, la baja supera el 50%



La actividad económica registró una caída de 11,6 por ciento en agosto respecto de igual mes del año pasado. Así lo publicó este jueves el Indec. La economía computó una suba de 1,1 por ciento con relación al mes anterior. En los primeros ocho meses del año acumula un disminución de 12,5 por ciento respecto de igual período de 2019.

El documento del centro de estadística oficial precisó que “con excepción de Intermediación financiera, que tuvo un crecimiento de 4,1 por ciento, el resto de los sectores registró caídas en agosto con respecto al mismo mes de 2019”.

En detalle se indicó que el sector de hoteles y restaurantes marcó una baja de 56 por ciento, en tanto que otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales perdieron un 53,7 por ciento. A su vez, la construcción registró una contracción del 32,1 por ciento. Fueron los tres sectores con la mayor caída interanual.

“Las restricciones globales a la circulación de las personas con el objetivo de mitigar la pandemia del coronavirus afectan a un conjunto significativo de actividades económicas en todos los países”, aseguró el Indec. Distintas actividades no esenciales debieron frenarse para contener el incremento de los contagios impactando en la producción del mercado interno.

El fenómeno se observa también en países de la región y el mundo, en donde se anotan caídas de actividad de dos dígitos. Uno de los principales ejemplos es el de México con un retroceso estimado del PIB para 2020 del 11 por ciento.

En el documento del centro de estadística oficial se precisaron la evolución de otros sectores de actividad importantes como el manufacturero. La industria marcó en agosto una caída de 8,7 por ciento. La menor demanda agregada en el mercado interno y la necesidad de frenar actividades no esenciales provocaron la contracción. Lo mismo ocurrió con el sector de comercio mayorista y minorista en el que se registró una baja de 3,5 por ciento.

La minería en tanto computó una merma del 11,5 por ciento y el rubro inmobiliario lo hizo al 6,6 por ciento. Transportes bajó 21,6 por ciento. Se trata de uno de los segmentos más afectados con la reducción de la circulación vinculada a la pandemia.

El informe indicó también que hubo bajas de actividad en servicios de electricidad, gas y luz con un retroceso de 0,4 por ciento, en tanto que la rama enseñanza perdió un 6,6 por ciento y servicios sociales y de salud bajó 10,3.

También se observó una caída de la actividad en rubros primarios como la pesca y el complejo agropecuario. La producción pesquera, según el Indec, anotó una baja de 10,3 por ciento. La agricultura, ganadería, caza y silvicultura perdió 2,2 por ciento.

En julio el nivel de actividad había bajado un 13,1 por ciento, en tanto que en junio alcanzó al 11,7 por ciento, en mayo al 20,1 por ciento, en abril al 25,5 y en marzo al 11,1. Ese mes comenzaron las medidas para contener los efectos del coronavirus. Previo a eso en febrero la actividad económica había bajado al 2,2 por ciento y en enero al 1,8.



Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

Coronavirus: Estados Unidos amplió la definición de “contacto estrecho”  | Tras descubrir nuevas evidencias sobre la transmisión del virus



Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC)una agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, responsable de monitorear y aplicar acciones para la prevención y control de la salud y la seguridad de sus ciudadanos, ampliaron la definición de “contacto cercano” y advirtieron que el coronavirus se puede transmitir durante interacciones relativamente breves en el trancurso de un día.

Hasta la víspera, los CDC catalogaban como contacto estrecho a una persona que hubiera estado 15 minutos o más, a menos de dos metros de distancia de un enfermo de coronavirus. Ahora, la agencia estableció que bastaba que el contacto hubiera estado 15 minutos o más frente a una persona contagiada en el lapso de 24 horas, aunque el tiempo no fuera consecutivo. 

El anuncio se produjo tras haber constatado que un oficial penitenciario, en Vermont, pareciera haber contraído el coronavirus durante “múltiples encuentros breves” con seis presos contagiados. 

Después de que el oficial fuera diagnosticado como un caso de covid-19 positivo en agosto, los funcionarios del Departamento de Salud y el personal del centro correccional revisaron las imágenes de vigilancia de las interacciones de sus empleados con las seis personas encarceladas.

Aunque nunca estuvo más de 15 minutos seguidos a menos de dos metros de ninguno de ellos, estuvo al menos 22 veces durante un turno de trabajo de ocho horas, totalizando al menos 17 minutos de exposición.

Durante sus interacciones, los presos usaban máscaras la mayor parte del tiempo, aunque no siempre, mientras que el oficial siempre tenía puesta una máscara de tela de microfibra, bata y protección para los ojos.

Tras comprobar que el oficial penitenciario no había tenido contacto conocido con nadie más que hubiera sido diagnosticado con covid-19, y que los casos de coronavirus eran escasos en su condado de origen y en el resto de la cárcel, los investigadores dictaminaron que su caso probablemente se debía a breves encuentros.

El estudio “se suma al conocimiento científico del riesgo de los contactos de las personas con covid-19 y destaca nuevamente la importancia de usar máscaras faciales para prevenir la transmisión”,  afirmó el portavoz de los CDC.

“El propósito principal del rastreo de contactos es identificar a las personas con mayor riesgo de exposición y, por lo tanto, mayores probabilidades de desarrollar una infección, lo que puede orientar las decisiones sobre la cuarentena y las restricciones laborales”, explicaron los especialistas.

Y agregaron que “los funcionarios de salud pública deben considerar las posibilidades de riesgo de transmisión sobre el tiempo de exposición acumulativo dentro de dichos entornos”.

La posible propagación depende de cuán propensa a ser infectada sea una persona, cuán bien ventilada esté la habitación en la que se encuentran las personas, cómo podría circular el virus a través del aire en cada entorno particular y si las personas usan o no máscaras, entre otras variables.

Los investigadores aún no están de acuerdo en cuál es la “dosis infecciosa” necesaria para contraer la enfermedad, y si una dosis más alta corresponde a la tendencia de cada persona a enfermarse, pero la hipótesis es que cuanto más tiempo se esté cerca de otra persona infectada, será mayor el nivel de exposición al virus y será más probable que se contraiga coronavirus.



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

Plan Previaje: crecen las reservas para las vacaciones | Las ventas subsidiadas por el programa oficial suman 250 millones de pesos en solo 15 días 



A 15 días del lanzamiento, el plan Previaje alcanzó los 250 millones de pesos en facturación de ventas para el turismo interno. Se trata del programa del Ministerio de Turismo en el que se reintegra el 50 por ciento de los gastos que realice un consumidor para un viaje programado para el 2021, a cualquier destino del país. El monto promedio de compra de cada persona es de 30 mil pesos y los destinos con mayor demanda son Bariloche, Ushuaia, Iguazú, El Calafate y la Costa Atlántica.

Así se desprende de datos informados a este diario desde la cartera que encabeza el ministro Matías Lammens. El 60 por ciento de los consumos se realizaron en agencias de viaje, el 24 por ciento en transporte, el 13 por ciento en alojamiento y el otro 3 por ciento engloba otro tipo de consumos, como excursiones, gastronomía, entretenimiento o alquiler de autos. El origen de los compradores se concentra en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza.

El plan Previaje fue lanzado el 8 de octubre, como parte de la ley de reactivación de turismo, con el objetivo de asistir a uno de los sectores más golpeados por la crisis del coronavirus. Implica que ante cualquier consumo turístico para 2021 que se realice este año, el Estado reintegra el 50 por ciento en una tarjeta o billetera virtual. El monto puede utilizarse en ese mismo viaje o en otro. Para obtener la devolución, los consumos deben ser por un mínimo de 10 mil pesos (sumados con varias facturas) y el tope máximo de devolución es 100 mil pesos.

Para obtener el reintegro, las empresas deben estar previamente inscriptas en un registro del Ministerio de Turismo. Hasta el momento se inscribieron más de 10 mil prestadores. Luego, del lado del consumidor, una vez finalizada la compra, el trámite para los reintegros se obtiene en el sitio www.previaje.gob.ar.

Tras el lanzamiento de la temporada de verano, el Gobierno trabaja en el turismo receptivo. Actualmente, las fronteras se encuentran cerradas para turistas extranjeros, pero desde las autoridades trabajan en un plan para que puedan recibirse turistas de Brasil, Chile y Uruguay. En todos los casos se solicitará un test negativo y será para viajes durante algunos días en la Ciudad de Buenos Aires, bajo la modalidad de tour de compras, debido al tipo de cambio favorable para los países vecinos. 

Tendencias

Desde la agencia Despegar informaron que los productos que más atención generan son los paquetes y las escapadas. Los destinos donde registraron mayor cantidad de ventas son Iguazú, Mendoza y Salta. Un paquete de tres noches a Iguazú con vuelo, hotel y traslado cuesta 19.012 pesos por persona. En el caso de Mendoza, un paquete de siete noches con vuelo y hotel cuesta 21.093 por persona. En norte argentino, el mayor interés se concentró en Salta, donde tres noches con vuelo, hotel y traslados cuesta 19.304 pesos por persona. Esta agencia, como otras, se encuentra en el plan Previaje, por lo que de esos valores, se obtendría un reintegro del 50 por ciento para gastar en el lugar, o en otro viaje durante 2021.

El turismo en pandemia implica nuevas tendencias. Desde Despegar observaron que los viajes son más largos: la estadía promedio es de 15 días, contra 10 días el verano pasado. Además, disminuyeron los viajes individuales y se duplicaron los de tres o más personas. Consideran que seguramente sea debido a la vuelta al veraneo en familia, luego de meses con dificultades para los encuentros.  



Fuente link:

Categorías
Argentina Cultura y Espectáculos

Murió Paul Leduc, el director de “Frida, naturaleza viva” | El cineasta mexicano tenía 78 años



Con treinta años recién cumplidos, el realizador mexicano Paul Leduc estrenaba su ópera prima en el Festival de Cannes de 1972. La presentación de esa producción ultra independiente, rodada en 16mm, en el evento cinematográfico más glamoroso del calendario, cimentó de inmediato su nombre y provocó en su tierra un interés inesperado, tanto por el tema como por la forma del film, basado libremente en los textos del poeta y activista estadounidense John Reed, a propósito de la revolución mexicana de comienzos del siglo XX. ¿Se trataba de una película política? En una entrevista de aquellos tiempos, en la cual se abogada por un cine comprometido e independiente, el cineasta afirmaba que “esa definición se presta a todos los malentendidos del mundo. Dependería de lo que se entienda por político. Yo diría que, más bien, es un intento de película politizada”. Con Reed, México insurgente Leduc iniciaba una carrera cinematográfica tan atípica como salvajemente personal, una carrera que se extendería hasta 2010 con el poco visto documental Caos. Leduc falleció ayer a los 78 años, luego de sostener una larga batalla con una enfermedad crónica, según consignan los medios periodísticos de su país.

Nacido el 11 de marzo de 1942 en el D.F. mexicano, Paul Leduc Rosenzweig estudio en la Universidad Nacional de México la carrera de arquitectura, antes de interesarse por el teatro y viajar a Francia para ingresar al famoso Institut des Hautes Études Cinématographiques, fundado por el cineasta Marcel L’Herbier a mediados de los años 40. En París, trabajó una temporada en proyectos televisivos, aprendiendo así algunos gajes esenciales del oficio, en una era en la cual el documentalismo para la pantalla chica se elaboraba a partir de materias primas fílmicas. Eran finales de la década de 1960 y el mundo (y el cine) estaba convulsionado. Al regresar a México, Leduc fundó la pequeña productora Cine 70 y trabajó en distintas capacidades –como sonidista, asistente de producción, chofer y eventual participante delante de cámara– en largometrajes como El grito (1968), documental sobre el movimiento estudiantil mexicano dirigido por Leobardo López Aretche, y México, la revolución congelada (1971), del argentino Raymundo Gleyzer. A Reed, México insurgente le seguirían una serie de cortometrajes y el largo documental Etnocidio: Notas sobre El Mezquital, que circuló por varios festivales internacionales en 1977.

Pero sería su film de ficción Frida, naturaleza viva (1983) –posiblemente la mejor biografía cinematográfica sobre la célebre pintora, en la cual la actriz Ofelia Medina encarnó el rol titular– el que volvería a poner al apellido Leduc en circulación masiva, transformándose a su vez en su creación más recordada. Luego llegarían ¿Cómo ves? (1986), la muy experimental Barroco (1989), inspirada en la novela Concierto barroco, de Alejo Carpentier, y en la cual la historia de México es contada a través de viñetas audiovisuales sin narrador a la vista, y Dollar Mambo (1993), suerte de melodrama con fuertes dosis de “politización”, siguiendo su propia tesis, que transcurre durante la invasión de Panamá de 1989. Films con un pie apoyado en la ambición de llegar a un público lo más amplio posible pero que, sin embargo, reniegan de la entrega a la domesticación narrativa o formal.

En 2006 su penúltimo largometraje, Cobrador: In God We Trust, estrenado mundialmente en el Festival de Venecia, Leduc adaptaba cuatro cuentos de Rubem Fonseca cuyo eje es el de unos particulares “cobradores de venganza”, y su reparto multinacional incluye a la argentina Antonella Costa, el brasileño Lázaro Ramos y el estadounidense Peter Fonda. La muerte de Paul Leduc deja huérfano al cine mexicano moderno de una de sus figuras más respetadas y talentosas. En palabras del crítico de cine connacional Alonso Díaz de la Vega, despidiendo al realizador en redes sociales, “Paul Leduc fue un cineasta audaz que no sólo representó lo tullido desde una perspectiva hambrienta de cambio, sino que intentó, con su forma trascendental, hacer una revolución en el espectador. Pocos en México se han acercado al estilo de Tarkovski como él”.



Fuente link:

Categorías
Argentina Deportes

El imponente estadio de Santiago del Estero deberá esperar para recibir a la Selección | La FIFA lo había confirmado para el partido ante Paraguay, pero lo reemplazó por la Bombonera



El flamante e impactante estadio de Santiago del Estero deberá esperar unos meses más para su inauguración para partidos internacionales, después de que la propia FIFA lo confirmara durante unas horas como el escenario para el próximo partido oficial de la Selección Argentina y luego volviera a reemplazarlo por la Bombonera, como estaba estipulado originalmente. 

De acuerdo a lo publicado por la FIFA en su web oficial durante la mañana y hasta cerca de las 15, Argentina iba a recibir a Paraguay el jueves 12 de noviembre en el Estadio Único de Santiago del Estero, aunque restaba la confirmación por parte de la AFA, que prefirió darle el gusto a Lionel Scaloni y postergar el estreno del flamante estadio norteño para otra ocasión. 

Financiado por el Gobierno provincial y terminado el pasado 15 de mayo, el estadio Único “Madre de Ciudades” de Santiago del Estero recibió el miércoles una inspección de la Conmebol liderada por el ex futbolista Gonzalo Belloso, que aprobó su utilización para partidos internacionales de selecciones, más allá de algunos acondicionamientos menores que se debían implementar para cumplir los protocolos sanitarios por el coronavirus. Superado ese examen, la FIFA confirmó en la mañana del jueves el escenario para el duelo ante los paraguayos de la tercera jornada de Eliminatorias rumbo a Qatar 2022. Sin embargo, a partir de un pedido de la AFA, el ente rector del fútbol mundial cambió de nuevo el escenario del partido y lo devolvió a la Bombonera, como pretendía el cuerpo técnico encabezado por Lionel Scaloni.

Las dudas en la calle Viamonte para mudar la localía tuvieron que ver con la logística, dado que los jugadores de Europa llegarán a Buenos Aires entre el domingo 8 y el lunes 9 de noviembre y luego deberían movilizarse a Santiago del Estero para jugar el jueves 12. Ese movimiento adicional no era del agrado del cuerpo técnico, debido al escaso tiempo del que dispondrá de los futbolistas antes del partido ante el conjunto dirigido por el argentino Eduardo Berizzo. Además, la siguiente fecha es con Perú en Lima, lo que agregaría otro viaje más largo en pocas horas. 

El estadio santiagueño, con capacidad para 29.000 espectadores sentados, cubierto en todas las tribunas y con plateas VIP y 22 palcos exclusivos, es una joya arquitéctonica y una réplica pequeña del Wanda Metropolitano, el nuevo estadio del Atlético de Madrid.

Construido bajo los estándares internacionales, el escenario cumple con todos requisitos que exige la FIFA para recibir partidos de máxima jerarquía y será sede de dos partidos para la Copa América 2021. Incluso se estima que en los dos o tres próximos años albergará la final única de la Copa Sudamericana. Entre sus comodidades cuenta con un restaurante, un hall con un acceso preferencial y un museo itinerante, además de poseer características muy versátiles para adaptarse a otros deportes o eventos culturales y artísticos.   

El escenario, donde River y Racing disputarán la Supercopa Argentina pendiente de la temporada pasada, comenzó a construirse bajo la gestión del gobernador Gerardo Zamora en junio de 2018, con la intención de ser subsede de la Copa América que debía disputarse en 2020. Si bien no albergó partidos oficiales, el plantel de Central Córdoba ya lo utilizó para algunos entrenamientos. 

En la colocación de la piedra fundamental hace dos años estuvo el presidente ded la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, que se involucró plenamente en el proyecto y prometió la presencia de la Selección. Sin embargo, todavía deberá esperar al menos unos meses más para cumplir aquel viejo anhelo.  





Fuente link:

Categorías
Argentina Contenido patrocinado

Las claves para la prevención cardiovascular | Una combinación innovadora desarrollada en la Argentina



Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en la Argentina y representan cerca de un 28% del total, según datos del Ministerio de Salud de la Nación. La última encuesta nacional publicada indica que el exceso de peso es el factor de riesgo que más frecuentemente se detecta, con una prevalencia del 66%. Por su parte, la hipertensión arterial, con un 46%, el colesterol elevado, con un 29%, y la diabetes, con un 13%, también se encuentran en aumento al comparar sus prevalencias con encuestas anteriores.

En ese sentido, la prevención, el control de estos factores y el diagnóstico temprano son las claves para vivir más y mejor, algo que se torna aún más urgente en tiempos de coronavirus, en los que la falta de controles médicos, el sedentarismo y la mala alimentación amenazan con modificar aún más estos registros.

“La Argentina se encuentra con un nivel médico de excelencia desde el punto de vista cardiovascular y diría general en cuanto a diagnósticos y tratamientos”, sostiene Alberto Cafferata, Cardiólogo universitario, director de la Diplomatura de Lípidos de la Universidad del Salvador (MN. 65772). “Disponemos actualmente de todo o casi todos los fármacos y dispositivos necesarios para prevenir y tratar a cualquier individuo que lo requiera, evitar tener un evento cardiovascular menor o mayor, y también aquellos elementos que se necesitan para tratar durante un proceso agudo, infarto o accidente cerebrovascular y tratamiento de sostenimiento, como la angioplastia cardiovascular”.

Uno de los tratamientos para enfrentar la situación es un novedoso desarrollo que permite atender las necesidades de miles de personas con riesgo cardiovascular aumentado. Se trata de una combinación innovadora y efectiva para la prevención cardiovascular primaria, indicada para pacientes con riesgo intermedio sin enfermedad cardíaca.

Una combinación innovadora para prevenir enfermedades cardíacas

La multiplicidad de medicamentos que muchos de nosotros debemos ingerir por diferentes enfermedades de acuerdo a nuestra edad hace difícil cumplir con la toma los mismos. La facilidad de los olvidos y el agotamiento que genera ingerir fármacos suele observarse con mucha frecuencia según el especialista, y por esto la simplificación de los tratamientos es un aspecto en el que se viene trabajando para unificar en un mismo comprimido diferentes productos.

Una combinación, cuyo desarrollo comenzó hace 10 años, es una ayuda significativa para mejorar la adherencia y fomentar la disminución del costo del tratamiento. “Se considera que esta combinación ayuda a beneficiar la salud de la población al utilizar fármacos de probada eficacia que a su vez reducen el costo”, sostiene Cafferata.

Estos medicamentos no solo se encuentran disponibles en el país sino en diferentes países de Latinoamérica y de Europa, como España, que también ha trabajado mucho en el desarrollo y ensayo de este tipo de productos.

“Los pacientes de riesgo intermedio son los que más abundan en la consulta médica habitual”, apunta Cafferata. “Es el individuo común, como cualquiera de nosotros, tal vez entre los 40 y 60 años, que cumple con alguno de los factores de riesgo cardíaco: estrés marcado, es fumador, sedentario. Por definición los pacientes de riesgo intermedio son los pacientes que deben ser controlados frecuentemente y los que más eventos cardiovasculares pueden tener en el mediano plazo”.

La prevención cardiovascular, una de las claves

Ante esta realidad, los médicos enfatizan la importancia de la prevención, como forma de evitar eventos cardíacos en un futuro. “La prevención cardiovascular es aquello que hacemos para tratar de evitar que la exposición permanente a los factores de riesgo provoque daños en nuestro aparato cardiovascular que luego se harán definitivos y no podrán ser modificados por los tratamientos habituales”, asegura Cafferata.

“La dividimos habitualmente en: prevención primaria, cuando el individuo no ha tenido un evento cardiovascular, y prevención secundaria, que es cuando ya ha padecido un accidente cerebrovascular, un infarto agudo de miocardio o una obstrucción de alguna arteria, ya sea carótida o de miembros inferiores. Es decir, cuando ya existe un daño evidente y evidenciable por los métodos que utilizamos para evaluar los mismos”.

Cuidar la salud cardíaca durante el aislamiento social

“La mejor recomendación en este periodo de encierro, de aislamiento parcial obligatorio, es tomar conciencia de nuestro propio ser, de nuestra edad y de nuestras dolencias padecidas y que podríamos contraer, de ese modo no evitar la consulta médica ya sea telefónica o vía internet o presencial”, explica el especialista.

“Continuar con nuestros tratamientos médicos habituales, ingiriendo los medicamentos indicados ya previamente por nuestros médicos, y en caso de duda efectuar la consulta correspondiente para ajustar esos tratamientos con la finalidad de que nos protejan de cualquier evento sorpresivo o reagudización de alguna dolencia crónica que nos puede llevar a contraer una incapacidad permanente por el simple hecho de no efectuar la consulta a tiempo”, concluye.

Alberto Cafferata (MN. 65772) es cardiólogo universitario, Director de la diplomatura de lípidos Universidad del Salvador, Director fundador de la Revista Argentina de lípidos y miembro del área de Prevención Cardiovascular en la Sociedad Argentina de Cardiología.

Ante cualquier duda consulte a su médico. 



Fuente link:

Categorías
Argentina El país

Tenso cruce entre Dolores Etchevehere y ruralistas | Le ofrecieron un “salvoconducto” para irse “sin ningún problema” de sus propias tierras



Dolores Etchevehere, la hermana del exministro de Agroindustria Luis Miguel Etchevehere, protagonizó en la madrugada de este jueves un tenso cruce con ruralistas que afirmaban representar al exfuncionario y le ofrecían un “salvoconductopresuntamente acordado con la Policía de Entre Ríos “para que se puedan ir sin ningún problema”.

El episodio ocurrió en la trasnoche en la tranquera de la Estancia Casa Nueva, ubicada en el distrito entrerriano de Santa Elena, donde un grupo de varones ruralistas se apostó en representación de “los dueños del campo”.

Quiero que esto se solucione en paz y que ustedes tengan un salvoconducto para tratar de salir de la provincia sin ningún problema. Hablé con la Policía de Entre Ríos para que se puedan ir sin ningún problema. La gente que está afuera no los va a tocar, ni nada. Quiero que entiendan que yo puedo estar muy tranquilo, pero no todos están tranquilos“, lanzó uno de los hombres.

“Acá aparentemente hay una situación muy irregular porque los dueños están acá afuera”, dijo el ruralista, pero fue interrumpido para aclararle que “los dueños están adentro”. “Dolores (Etchevehere) está acá adentro”, anunció alguien antes de ir a buscarla.

La hermana del exministro acudió a la tranquera. “¿Quiénes son para usted los dueños del campo? ¿Me vienen a dar un consejo de lo que yo hago en mi casa? No entiendo por qué yo les tengo que dar una explicación”, manifestó.

Los presuntos enviados del exministro y extitular de la Sociedad Rural Argentina reiteraron que su objetivo es ofrecer “una solución pacífica”. “¿Usted me está amenazando? ¿Cuál es la otra manera si no es la pacífica?”, inquirió Etchevehere.

La mujer sostuvo que ella habla “con el expediente”. “Nos encontramos en Tribunales. No voy a arreglar en negro acá nada“, respondió

Dolores Etchevehere no solo denunció hechos de corrupción cometidos por integrantes de su familia, sino que donó el 40 por ciento de su herencia a Proyecto Artigas, un modelo de producción agraria sostenible, libre de agrotóxicos y explotación. Los ruralistas y el exministro del macrismo pretenden desalojar a la cooperativa agropecuaria



Fuente link:

Categorías
Argentina Sociedad

La ley de la selva humana



Matar es quizás el acto humano más erróneo de la existencia. 

Matar se mata para exorcisar sobre otro los miedos de la propia muerte. Para dominar al distinto hasta su desaparición después de pretender transformar la identidad de otro en la propia, lo cual no solo por definición sino por identidad es imposible.

Matar es la propia muerte porque, precisamente, matar no tiene límites.

Pero, ¿qué pasa cuando la muerte de otro se cruza de la mano de la ira, de la impotencia, de la sed de justicia, del dolor más profundo que arranca la necesidad de venganza? 

Simone Weil dice en su ensayo “La Ilíada o el poema de la fuerza”, que la violencia transforma en cosa a quien está sujeta a ella, pero que esa sujeción es equilibrada, está sujeto quien la sufre tanto como quien la ejerce. Es tan cosa la víctima como el victimario, que en algún momento, en la rueda de la violencia, estará del otro lado. Y todo el tiempo, a lo largo de su ensayo, analiza los hechos de héroes y heroínas que buscan vengar a sus amadas y amados, y tienen la fuerza de su lado, y la justificación por el dolor. Y analiza como esos héroes que eran indestructibles, terminan siendo destruidos por otros, en una rueda de violencia eterna.

¿Cómo es que se organiza esa trama justificante? O, en todo caso, ¿qué se entiende por justicia? La idea de lo justo se da de cabeza con la idea de la ley de la selva. Nadie, ni el rey de la selva humana, puede en este momento tan violento de la humanidad sostener su poder en base a justificarse en la ley de la selva. Aunque lo sepa, no es posible decirlo, ahí está su debilidad.

¿Qué hace entonces tan difícil cuestionar cuando ocurre, como en Tucumán, un acto tan salvaje y una respuesta no menos salvaje? ¿Qué hace tan difícil equipararlos? ¿Es posible? ¿O es que la muerte de alguien que cometió un delito aberrante justifica su muerte porque cuando hay dolor es diferente?

Si linchar es asesinar por indefensión, ¿será que el dolor deja indefensos a todos, incluso a quienes buscan vengarse?

El nombre linchar guarda detrás el fantasma justificante de la supuesta ausencia del Estado. Se suele decir que “lo mataron, pero qué esperar si el Estado no actúa. No está bien, pero bueno…, en algunos momentos lo irracional se impone”. ¿No hay acaso una lógica y una cosmovisión del mundo que ex profeso buscan habilitar al fantasma, para que lo irracional se imponga con una pseudo justificación?

Y en esa idea, en la de la ausencia del Estado entra todo, desde la real ausencia, hasta la desconfianza en jueces, que por extensión recae en todos los jueces y en desconfianza de la justicia. Entra todo, desde el desinterés o complicidad policial, hasta la demora que requiere la búsqueda y la investigación. Cuando se viene la ansiedad que clama por el eufemismo, investigar resulta sinónimo de ausencia del Estado. Pero no son lo mismo. Nada es lo mismo.

No le hace ningún bien a la pequeña víctima que en el mismo nivel quede ubicado su victimario. No es memoria, ni es justicia.



Fuente link:

Categorías
Argentina NO

Quiénes tocan en internet (y para los autos) este fin de semana | Agenda de cuarentena | Recitales, fiestas y auto-shows del 22 al 28 de octubre



JUEVES 22

Todo Aparenta Normal vía Passline. A las 22.

Bahía (in)sonora en su página de Facebook. A las 21.

Paul Higgs vía Passline. A las 21.

Los Mentidores vía Passline. A las 22.

Fabiana Cantilo vía Passline. A las 21.

VIERNES 23

Lola Membrillo vía Passline. A las 22.

China Cruel en la página de Facebook de La Creciente Cultural. A las 22.

Bahiano vía Tickethoy. A las 22.

Edu Schmidt vía Passline. A las 22.45.

Virginia da Cunha vía Tickethoy. A las 21.

Mamba Negra vía Tickethoy. A las 22.

Audia Valdez vía Tickethoy. A las 21.

Mimi Maura vía Passline. A las 22.

SÁBADO 24

Fiesta AutoBresh en el Estadio Obras, Avenida del Libertador 7395. A las 21.30.

Los Cafres vía Area Ticket. A las 20.

Kapanga vía Tickethoy. A las 21.

Eleonora Pino en el canal de YouTube de la Unión de Músicos del Sur. A las 20.

Rodrigo Tapari vía Argentina Show Live. A las 22.

Serendipia vía Alternativa. A las 21.

Silvia Gers en su página de Facebook. A las 20.30.

Bayres La Piñatera vía Jazz Online Club. A las 21.

Qespi Warmi en el Instagram del sello Rojo Al Frente. A las 21.

Gente de Barrio vía Passline. A las 21.

Sylvia Pop vía La Runfla. A las 23.

DOMINGO 25

Richard Coleman en Autocine Mandarine Park, Costanera Rafael Obligado 1221. A las 20.

Juanse vía Entrada Uno. A las 20.

Ernest en su canal de YouTube. A las 20.

MIÉRCOLES 28

Muro vía Haus Ticket. A las 22.





Fuente link: