Categorías
Argentina Política

Día de la Juventud: entre el presente y la memoria de lxs estudiantxs desaparecidxs

El 16 de septiembre se conmemora el Día Nacional de la Juventud (el internacional es el 12 de agosto) en recuerdo de lxs jóvenxs militantxs secundarixs secuestradxs hace 44 años por fuerzas militares durante la denominada “Noche de los Lápices”. Asimismo, la efeméride invita a repensar el presente: ¿cuál es el lugar de lxs jóvenxs en la política? ¿Y el de lxs estudiantxs en particular?

Es por eso que durante toda la semana se realizan homenajes, charlas y debates que tienen por objetivo mantener vigente la Memoria por lxs seis estudiantxs que continúan desaparecidxs y para reflexionar acerca de la herencia militante que dejaron y la participación de esa población en la vida nacional.

La historia

El septiembre de 1976, diez estudiantxs secundarixs de La Plata fueron secuestradxs por efectivos a las órdenes del entonces jefe de la Policía bonaerense, el coronel Ramón Camps. El hecho pasó a la historia como “La Noche de los Lápices”, que con los años se convirtió en un crimen emblemático del Terrorismo de Estado.

Las víctimas eran militantxs que habían participado en la movilización que un año antes había conseguido la implementación del Boleto Estudiantil Secundario (BES). En agosto, la dictadura había decidido este beneficio con el propósito de identificar a lxs referentxs del movimiento estudiantil que había encabezado este reclamo. Así consta en un documento de inteligencia titulado “La Noche de los Lápices”, que años más tarde fue hallado en dependencias de la Policía Bonaerense y en el cual el comisario mayor Alfredo Fernández describe las acciones que se debían emprender contra estxs jóvenxs, “integrantes de un potencial semillero subversivo”.

Embed

La noche del 16 de septiembre se inició en La Plata un operativo conjunto de efectivos policiales y del Batallón 601 de Ejército para capturar a nueve jóvenxs que tenían entre 16 y 18 años. La mayoría de ellxs integraba la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), una agrupación de superficie que estaba ligada a la organización Montoneros.

Claudio De Acha; María Clara Ciocchini; María Claudia Falcone; Francisco López Muntaner; Daniel Racero y Horacio Úngaro eran arrancadxs de sus domicilios en la primera jornada de esa acción criminal. En tanto que el 17, los represores apresaban a Emilce Moler y Patricia Miranda, que estudiaban en el Colegio de Bellas Artes de La Plata. Cuatro días después caía Pablo Díaz, quien formaba parte de las Juventud Guevarista, un grupo vinculado al Partido Revolucionario de los Trabajadores.

Todxs fueron conducidxs al centro clandestino de detención conocido como Arana, donde se los torturó durante semanas, y luego se los trasladó al Pozo de Banfield. Moler y Díaz recuperaron la libertad tras permanecer varias semanas cautivxs e ilegalizadxs en ese centro de detención ubicado en el partido de Lomas de Zamora. Miranda también salió con vida de Arana, la trasladaron al Pozo de Quilmes y finalmente quedó alojada en la cárcel de Villa Devoto, a disposición del Poder Ejecutivo hasta marzo de 1978.

Con murales y talleres recordarán a los adolescentes desaparecidos

Gustavo Calotti, que había terminado el secundario un año antes, cayó en cautiverio el 8 de septiembre, y se lo considera un sobreviviente de estos hechos, ya que padeció la tortura junto a estos jóvenes.

El resto de estxs estudiantxs secundarixs permanecen aún desaparecidxs y componen la nómina de 232 de adolescentes secuestrados durante la última dictadura cívico militar.

El Día de la Juventud, la mejor manera de homenajearles

Este día se estableció en el calendario nacional en conmemoración. Actualmente, es una posibilidad para reflexionar el rol de la juventud en la política y en la sociedad, tanto en el presente como en el pasado.

Con este motivo, la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo invita hoy a las 18 ea una charla debate con el nieto restituido Guillermo Amarilla Molfina denominada “El rol de la juventud y su militancia política durante la última dictadura cívico-militar”.

Embed

Este martes, el Ministerio del Interior nacional realizó el conversatorio “Democracia, participación y voto joven” con la participación de las legisladoras porteñas del Frente de Todxs, Ofelia Fernández y Lucía Cámpora, entre otrxs actorxs políticxs jóvenxs de la escena nacional.

Embed

La frase “Los lápices siguen escribiendo” tiene sentido de continuidad, de herencia y militancia. Verdad, Memoria y Justicia para lxs desaparecidxs y espacios de participación para lxs jovenxs militantxs del presente y el futuro.

Este articulo lo podes encontrar en InfoNews

Link al articulo original…

Categorías
Argentina El país

Programa “Memoria y archivos locales”, para preservar la historia donde ocurrió  | Iniciativa de la Comisión Provincial por la Memoria



“La historia pasó en todos lados, no hay un solo pedacito de Argentina por la que no haya pasado el terrorismo de Estado”, asegura Sandra Raggio. Es la directora general de la Comisión Provincial por la Memoria y hace esa reflexión a la hora de introducir el programa “Memoria y Archivos locales”, una flamante iniciativa que el organismo de derechos humanos lanzó junto a cuatro municipios de la provincia de Buenos Aires para asistirlos, con documentación y capacitación, en la construcción de acervos locales vinculados a las violaciones a los derechos humanos llevados a cabo en esos territorios durante la última dictadura cívico militar.

“¿Para qué reservamos memoria? ¿Para qué la preservamos? ¿Para qué necesitamos el rescate de luchas y resistencias? Simplemente para hacernos un lugar más digno en la trayectoria de lo humano e impedir que estas circunstancias tan tremendas se repitan”, expresó la presidenta de la CPM, Dora Barrancos, durante la presentación pública del programa, que se llevó a cabo a fines de la semana pasada a través de medios digitales, pero quedó relegada de la agenda informativa tras la urgencia que implicó la denuncia por la desaparición forzada del joven Facundo Castro.

Además de Barrancos, Raggio y otros integrantes de la CPM, participaron de la presentación funcionarios de los partidos de Mercedes, Exaltación de la Cruz, General Rodríguez y Adolfo Gonzáles Chávez, donde comenzarán a construirse los archivos, que combinarán documentos del archivo de la Dirección de Inteligencia de la Policía de Buenos Aires, gestionado desde 2011 por la CPM, y el archivo oral de Jóvenes y Memoria con registros testimoniales, teóricos, y de medios de comunicación, entre otros, que cada lugar ya haya recopilado o esté por recopilar.

Según explicó Raggio a este diario, la iniciativa surgió porque esos municipios se contactaron con la CPM con requerimientos puntuales de información contenida en el archivo de la DIPBA referida a sus comunidades. “Nos propusimos ampliar el proyecto a toda la provincia para invitar a cada una de las ciudades bonaerenses a reconstruir la identidad de sus desaparecidos, a reconstruir sus historias”, detalló.

Así, a partir de la firma de una serie de convenios marco, la CPM no solo ofrecería capacitación para el armado, el cuidado y la manutención de un archivo, sino también acceso al archivo del organismo de inteligencia que gestiona desde 2011 –un cúmulo de registros sobre las actividades de vigilancia, espionaje y persecución que la policía bonaerense desarrolló sobre clubes, organizaciones y partidos políticos, fábricas, bibliotecas y parroquias, entre otros, en cada municipio de la provincia–, y copias de aquellos documentos que sean de acceso público. Se sumará el registro oral generado desde la aplicación del programa Jóvenes y Memoria, con el que estudiantes y docentes de escuelas de toda la provincia entrevistaron a sobrevivientes de aquellos hechos. La idea es que esos materiales puedan dialogar con documentación que pueda llegar a tener cada municipio –libros de cementerios, ordenanzas, medios de comunicación locales– e iniciativas propias.

“La historia pasó en todos los lugares, no hay un solo pedacito de Argentina por la que no haya pasado el terrorismo de Estado. Entonces es importante que la memoria tenga territorialidad, que no se construya una historia única, nacional, general, de grandes acontecimientos, sino que la puedan contar las voces que la vivieron en cada sitio”, explicó Raggio. Confía en que la puesta en práctica del flamante programa “será una manera de impulsar a que estas miles de historias que están en la comunidad y que muchas veces no superaron el estado de rumor empiecen a salir a la luz de manera concreta”.

A partir de la presentación de este proyecto, en la CPM ya recibieron comunicación de otros municipios, como Necochea o Florencio Varela, que quieren participar. 



Fuente link: