Categorías
Argentina Economía

Martín Guzmán puso sus cartas políticas sobre la mesa  | Charla privada del ministro.



En un nuevo capítulo de su curso acelerado de política, el ministro de Economía, Martín Guzmán, se sumó al viaje a Entre Ríos del titular de Interior, Wado de Pedro, y dejó mensajes concretos sobre la economía de 2020 y la que vendrá en 2021; todo ante un puñado de empresarios de diferentes rubros. 

“La única forma de lograr una Argentina multipolar es generando empleo genuino e igualdad de oportunidades en cada una de las regiones del país. Y para eso hacen falta empresarios, empresarias, hace falta comercio, para generar producción y evitar la concentración. Ahí es donde el Estado tiene que equilibrar la balanza”, arrancó De Pedro en una charla en el Centro de Convenciones de Paraná, evento en el que también participaron el gobernador Gustavo Bordet y Silvina Batakis, la secretaria de Provincias. 

A continuación, De Pedro, una especie de padrino político en los viajes de Guzmán para llevar al interior la sinergia del espacio en el frente económico, le dio la palabra al jefe de Hacienda. Lo escucharon dirigentes de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, la Cámara Arbitral de Cereales, el Polo Tecnológico de Paraná, la Cámara Comercio Exterior, la Federación Económica, APYME, Federación Agraria Argentina​ (FAA) y la Unión Industrial, entre otros. 

“Estamos todavía en un contexto de pandemia, la economía se va recuperando, pero en forma heterogénea. Sí vemos que se viene haciendo más sólida la recuperación y la inflación es un tema central de la política económica”, abrió el juego Guzmán. Y recordó que ante el pedido de Alberto Fernández de preservar de la crisis al sector privado, “había que financiar eso, y con el crédito restringido hubo que recurrir a la emisión monetaria.  Estas medidas como el ATP, la reducción de cargas patronales y el IFE han sido de gran ayuda para contener los efectos de la pandemia”. 

Asistencia, crecimiento y reservas

En esta línea, aclaró que “de todos modos, las políticas para lidiar con la pandemia han ido evolucionando con la apertura económica. Dicho esto, los principios se mantienen y los instrumentos se adaptan o modifican. Va a seguir habiendo asistencia a los sectores en estado crítico, buscando evitar que haya destrucción de capacidades. Porque esas capacidades las necesitamos presentes para lo que venga después”. A continuación se refirió a los datos de la industria y ponderó el crecimiento del uso de capacidad instalada que comunicó el INDEC. 

En paralelo, jugó fuerte asegurando que empeazaron a reforzarse las reservas internacionales. “En funcion de todo el conjunto de politicas macro, financieras y monetarias, ha habido un fortalecimiento de las reservas internacionales, el BCRA vino acumulando en diciembre y enero, y nos permite tener más fortaleza en el frente cambiario y más previsibilidad”. Este factor es clave para Guzmán ante el objetivo de estabilizar el tipo de cambio. 

El campo, la carne y el Fondo

Ante el escenario de alza en el precio de la carne, Guzmán confirmó el adelanto de PáginaI12 de que habrá más cortes a valor accesible. También se refirió al sector agrario, a días del lock out patronal por el maíz. “Cambió en el mundo la demanda relativa por alimentos o servicios, y lo que nosotros necesitamos es aprovechar esta situación en una forma amplia. Consideramos que el campo es un sector fundamental de la economía y por lo tanto buscamos tener una articulación de reglas para que toda la sociedad se beneficie”, expresó. Y aclaró que “lo que hemos vivido es un aumento fuerte en el mundo de los precios de los commodities, y si uno no hace nada, lo que termina ocurriendo es que el shock, en principio positivo para la economía, puede terminar siendo regresivo, porque el resto de la sociedad termina enfrentando precios más altos para todo lo que está asociado a esos commodities”. 

Respecto a la carne, aseguró que “vamos a ver en los datos de INDEC que el principal aumento está allí. Lo que el Estado busca aquí es gestionar para que el sector pueda, a nivel internacional, vender a precio internacional, pero que haya abastecimiento asegurado en el mercado interno a precios que no reflejen la inflación internacional, de modo que el efecto del shock sea progresivo, que toda la sociedad se beneficie de ese shock”. Así, afirmó que “lo estamos haciendo sobre la base del diálogo, no sobre la confrontación. Pero tengamos claro que esto es una tarea colectiva. El entendimiento tiene que beneficiar a todos. Que no haya un sector que gana y el resto pierde”. 

Cerró el ministro la charla con los Ceos contando cosas que se enteró de las conversaciones del sector privado con la misión del Fondo Monetario (FMI). “Todos les dijeron al Fondo que hay que bajar el déficit fiscal, que es algo necesario que bajen los impuestos, pero que los subsidios para cada sector se mantengan. Y ustedes se dan cuenta que la cuenta así no cierra, no da. Ese es el problema, que tenemos una situación de inconsistencias macroeconómicas que ir resolviendo. El esfuerzo colectivo es muy importante. Y hay que hacerlo de una manera que no debilite al Estado, sino que lo fortalezca”. 

Por último, bancó la posición de las provincias en relación a la renegociación de sus deudas. “Hay acreedores con demandas irrazonables y no entienden restricciones”, dijo, para luego enfatizar que “son los mismos acreedores que prestaron a tasas altas porque había un riesgo”.



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

Cambios en Economía: cómo queda el equipo de Martín Guzmán | Por la rotación de funcionarios también hay modificaciones en el Central y la Casa de la Moneda



El Gobierno oficializó la rotación de funcionarios clave del equipo económico en distintos puestos del directorio del Banco Central (BCRA), el Ministerio de Economía y la Casa de la Moneda. La medida fue tomada a través de una serie de decretos publicados en el Boletín Oficial.

A través del decreto 7/2021, el presidente Alberto Fernández aceptó la renuncia de Carlos Martín Hourbeigt al cargo de director del Banco Central y designó en su lugar a Diego Bastourre, quien para asumir debió dimitir como secretario de Finanzas en el equipo que lidera el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Bastourre fue designado en la autoridad monetaria para completar un período que por ley vencerá el 23 de septiembre de 2025, y su nombramiento deberá ser ratificado por el Senado de la Nación, tal como lo indica la legislación para los directores del BCRA.

Paralelamente, el decreto 6 de este año es del reemplazo de Bastourre. Quien lo sucederá a partir de esta semana en el cargo de secretario de Finanzas es el economista Mariano Jorge Sardi.

Quien también arribó a un puesto clave en el Palacio de Hacienda es el economista Fernando Martín Morra, quien asumió como  secretario de Política Económica en reemplazo de Haroldo Arián Monteagu, a quien hoy se le aceptó formalmente la renuncia.

Con el decreto 9/20 se designó a partir del 11 de enero subsecretario de Servicios Financieros de la Secretaría de Finanzas al licenciado en Economía Leandro Daniel Toriano.

También fue publicado el decreto 10 con el que Alberto Fernández le aceptó la renuncia a partir del 30 de noviembre de 2020 al economista Andrés Vasiliadis al cargo de director de la Sociedad del Estado Casa de Moneda.

En lugar de Vasiliadis se designó a partir del 1 de diciembre de 2020 al licenciado en Economía Hugo Marcelo Franco, para completar un período de ley que vence el 14 de junio de 2022.

Los cinco decretos que concretaron cambios en puestos clave llevan las firmas del presiente Alberto Fernández; del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; y del ministro de Economía, Martín Guzmán.



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

Las razones de Argentina y el FMI para alcanzar un acuerdo durante el verano

https://www.tiempoar.com.ar/nota/las-razones-de-argentina-y-el-fmi-para-alcanzar-un-acuerdo-durante-el-verano

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina Economía

Brindando certezas

https://www.tiempoar.com.ar/nota/brindando-certezas

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina Economía

Guzmán profundiza la contención del gasto público

https://www.tiempoar.com.ar/nota/el-gobierno-profundiza-la-contencion-del-gasto-publico

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina Economía

La obsesión uno es la desinflación | El Gobierno pone a la contención de precios como eje en 2021



El ministro de Economía, Martín Guzmán, viene siguiendo muy de cerca la evolución de los precios y los índices de inflación. Es que cree, como ha manifestado públicamente, que el proceso de pinchar la expectativa de alzas debe ser el eje de la gestión económica en 2021. Por una razón sencilla: en el Gobierno observan que, más allá de los buenos números que muestran los sectores productivos, si no se alcanza la meta de inflación presupuestada, pagarán una vez más los asalariados y el consumo moderado será el techo de una recuperación que aún es incipiente.

En el entorno del ministro de Hacienda cuentan que es probable que la inflación de diciembre vuelva a ser bastante alta, y que esté en línea o por debajo de la de octubre, que fue de 3,8 por ciento. Ven complejo que se situe por debajo del 3,2 que comunicó el INDEC este martes. De todos modos, la estabilidad en diciembre es vista por el Gobierno como importante para sentar una base de desinflación paulatina que redunde en números más controlados en los primeros tres meses del 2021. 

Según el Presupuesto, la pauta para el año próximo es 29 por ciento, y este año -de seguir la lógica actual, terminaría por debajo del 35 por ciento, 20 puntos menos que la inflación de Cambiemos sin pandemia. Aunque alta y no celebrable más allá de lo netamente político, es un piso nada despreciable para pelear una llegada al número mágico. 

El Gabinete económico está alineado con la idea de que la estabilidad de precios no es un factor sólo numérico, sino también político. Por eso, ya arrancaron reuniones con sectores del poder económico y los sindicatos para consensuar paz inflacionaria y moderación. Se lo dijo un ministro fuerte a un dirigente gremial hace unos días: “si logramos, con apoyo de todos, domar la dinámica de precios, podemos tener paritarias que recompongan y, a la vez, empresarios ganando dinero por la mayor actividad”, expresó. 

Esta dinámica de bajada de línea sobre la importancia de la desinflación sumó un capítulo este miércoles, cuando el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, recibieron a 21 intendentes para coordinar controles al cumplimiento de Precios Cuidados, la Ley de Góndolas y las picardías de los comerciantes. Algún jefe comunal, en esa reunión, deslizó con intención que habría que empezar a mirar cómo suben los combustibles. El dato es clave a la hora de evaluar cuánto subirán los costos de logística de mercaderías como consencuencia de esas subas. 

Sueldos y crecimiento

“Hace tres años que cae el salario, fortalecer el crecimiento depende mucho de la paritaria”, le dijo Guzmán a un empresario hace unos días. El de los sueldos es el paso adelante que miran en Balcarce 50. Según supo Página/12, habrá en 2021 una paritaria testigo que guíe las expectativas. En los años de Néstor Kirchner, en otro escenario económico local y global más virtuoso, esa mesa salarial era la de Camioneros, que siempre consigue aumentos por encima del 30 por ciento como piso. 

Hoy estiman que será difícil que la guía sea ese sector, pero admiten que las paritarias estatales darán más señales de mejora que en 2020. El foco está puesto, además, en el salario docente, de las primeras discusiones en cada año. 

En el Gobierno insisten en que, en pandemia, estar entre 15 y 20 puntos debajo de la inflación de Cambiemos es relevante. Y van más allá al asegurar que en 2019 también hubo una recesión furiosa pero sin confinamiento, y que sin embargo los precios se desbocaron. No quieren que en 2021 ocurra lo mismo, pero ante una dinámica inversa. 

En este contexto, Guzmán tiene en su escritorio informes de diferentes sectores que reflejan un 2021 con buenos niveles de actividad. A esta altura, el piso del crecimiento de la actividad es el 5 por ciento presupuestado, que hasta fue validado en las últimas horas por la Cepal. Por esta razón, Guzmán quiere evitar que la mejora económica se vaya a los precios, como históricamente ha pasado en cada período de bonanza. 

A tales fines, se concentrarán en que la brecha cambiaria siga estabilizada hasta cerrar el acuerdo con el Fondo Monetario (FMI). Y que en la previa al inicio de las negociaciones con el Club de Paris, se inicie un proceso de recuperación de reservas internacionales que produzca la estabilización del frente financiero, todo en paralelo a una economía que suponen caminará más erguida. Hoy, el plan anti inflacionario es una foto adelanto de lo que viene, que pone además a Guzmán ante el mayor desafío político y técnico de los que suelen ocupar esa silla. 



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

Guzmán anticipó que inflación de noviembre fue menor que la de octubre y que ve “un 2021 positivo”

https://www.tiempoar.com.ar/nota/guzman-anticipo-que-inflacion-de-noviembre-fue-menor-que-la-de-octubre-y-que-ve-un-2021-positivo

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina Economía

Mientras Economía debate con el FMI, el mercado da una tregua cambiaria

https://www.tiempoar.com.ar/nota/mientras-economia-debate-con-el-fmi-el-mercado-da-una-tregua-cambiaria

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina Economía

Las partidas de ajedrez entre Martín Guzmán y Paolo Rocca | El ministro de Economía cerró el evento anual ProPyme de Techint



Paolo Rocca, el CEO de Techint, es un hábil armador de escenarios favorables. Y sabe jugar. El cierre del encuentro anual Propyme, que reúne a la cadena de valor de su imperio, tuvo al ministro de Economía, Martín Guzmán, como orador principal. Y más allá de alguna pirotecnia infaltable y clásica de su factoría -como el pedido de baja de impuestos que llegó incluso a través de bajadas de línea de los periodistas conductores del evento-, la charla fue un cruce con códigos de dos que se conocen bien y, aún en la coincidencia, se estudian y son cuidadosos. Las características del cruce sirven para entender por qué Guzmán es el elegido por el presidente Alberto Fernández para torearse, a su modo y con sus límites, con los círculos del poder económico.

“Ha sido un año durísimo para nuestras empresas y para nuestro país. La escala global de la crisis ha ido restringiendo las oportunidades. Pero pasamos lo peor, estamos saliendo de la crisis”, arrancó Rocca. Y avisó que “la encuesta de nuestras pymes nos muestra una visión positiva. Esperan un aumento de facturación e inversiones, un 40 por ciento más. También mejoras en exportación y empleo. Ven en 2021 un escenario mejor, de crecimiento”, sintetizó en una especie de preludio a las palabras de “Martín”, como decidió llamarlo Rocca a Guzmán.

Hace unos meses, tal como adelantó Página/12, Rocca le había llevado a Fernández un informe con esas perspectivas. Una ofrenda de paz en Olivos, en el marco de una relación que venía tormentosa. Ese nexo parece haber madurado de la mano de factores que les convienen a ambos. Por un lado, el Gobierno adquiere contacto sincero y sin eufemismos con uno de los pilares de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), el mayor polo de lobby corporativo nacional. No es poco: con Arcor bastante alineado con el Gobierno y Rocca dispuesto a sentarse a debatir en la mesa del poder, sólo el Grupo Clarín de Héctor Magnetto decidió seguir adelante en el período de guerra sin cese del fuego. A diferencia de Rocca, el CEO del holding confronta en privado y pega en lo público.

Por otra parte, Rocca se asegura sostén y subsidios para sus negocios, sobre todo el energético, en plena pandemia y justo cuando él mismo observa que la economía da señales concretas de salida del pozo. 

Naturalmente, Guzmán y el Gobierno saben que nadan con tiburones, pero estos acercamientos van más allá de la gestualidad al sector privado. Persiguen además objetivos de fondo, que el propio ministro deslizó en Techint, como llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que tenga banca del establishment para rechazar hipotéticos pedidos de ajuste, y que eso redunde en un apoyo de la política y la sociedad. A cubrir esos frentes vienen las reuniones constantes que Guzmán tiene con empresarios de peso, Rocca, uno de los más asiduos visitantes. 

En el medio de la charla, el italiano volvió sobre algunos temas cliché entre los CEOS, como la baja de impuestos y el equilibrio fiscal. “Tenemos preocupación por el equilibrio de las variables principales, lo hemos discutido, Martín”, expreso. En ese estadío de la charla, Guzmán tomó el tiempo y puso el freno para mostrar hasta dónde está dispuesto a compartir diagnósticos. “Para el Gobierno, la estabilidad cambiaria es fundamental, pero hay que poner las cuentas en orden a una velocidad que le permita a la economía recuperarse. Y a la vez ir recuperando reservas internacionales. Tenemos que pasar de un esquema de estar más bien a la defensiva a uno con medidas macro más prudenciales”, explicó. Agregó el ministro que “debemos ir achicando el déficit fiscal, pero con más orden de la estructura tributaria, no estamos en condiciones de reducir los ingresos fiscales”.

Como se especificó antes, Rocca es pícaro. Una vez que se abrió el panel a preguntas de los empresarios presentes, casi todas tuvieron que ver con pedidos de baja de impuestos. En una de ellas, uno de los periodistas presentadores coló un comentario tendencioso, casi una bajada de línea en sintonía con el pedido de menos impacto tributario. “Ah, por lo que veo, ustedes ya dan por hecho que hay que bajar impuestos”, deslizó Guzmán en un tiro por elevación picante, pero a su estilo, sin estridencias.

El otro intento infructuoso del CEO de Techint para hacer jugar a Guzmán en su terreno fue el de la estrategia geopolítica de Argentina. En al menos tres de las preguntas de los empresarios se apuntó al rol negativo de China en el comercio global. Y sugirieron que con Joe Biden en el Gobierno de Estados Unidos, habría que ir en esa línea. “Prefiero no meterme en cuestiones de otros países”, explicó Guzmán.

El final tuvo tono de pacto temporal, entre dos que se conocen pero condicionan la salud de su relación al día a día. Rocca apoyó el Plan Gas como “un éxito de esta administración, que va a hacer crecer la dimensión del mercado”, algo natural si se observa la medida como un subsidio estatal a más producción de hidrocarburos. Y hasta jugó con el Gobierno: “Estamos para apoyar, como lo hicimos en la crisis, lo podemos hacer en el período de crecimiento”, sentenció el CEO. Guzmán le devolvió un “gracias por las palabras de apoyo, el compromiso que tenemos que tener es con el país”. 



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

Dólar: los devaluadores siguen perdiendo | El Banco Central acumula más ganancias con el dólar futuro. Debate sobre qué es un ajuste en la economía



Otro mes con ganancias del Banco Central y pérdidas del equipo devaluador. Noviembre reportó utilidades por unos 2500 millones de pesos al tesoro de la entidad conducida por Miguel Pesce por operaciones en el mercado de dólar futuro. Ese monto se suma a los 10.200 millones de pesos acumulados en el período julio-octubre, meses en los que promotores de la devaluación brusca utilizaron artillería pesada.

Como se explicó en una nota anterior, ante la inquietud de este diario para saber qué estaba pasando en esa plaza tan sensible para alimentar expectativas de devaluación, un operador muy entendido del mercado de dólar futuro Rofex analizó las posiciones de compra y venta de julio a octubre. En estos días, ante el mismo pedido, hizo lo mismo para noviembre.

El saldo volvió a ser muy negativo para operadores financieros y mediáticos promotores de una devaluación. Del modo en que se está desarrollando la plaza en el último mes de este año, el Banco Central seguirá sumando muchos pesos de los bolsillos de quienes apuestan a una fuerte suba de la paridad oficial.

Desde julio hasta el mes pasado, las ganancias sumaron 12.700 millones de pesos que, con un estimado de otros 2500 millones en este mes, alcanzarían un total de más de 15.000 millones de pesos.

Ese monto es una de las razones -no la única- para entender la furia de financistas, empresarios y voceros de la city contra el gobierno de Alberto Fernández porque no devalúa fuerte. Están perdiendo mucho dinero en esa apuesta financiera y política.

Dólar futuro

Aunque parezca paradójico para personas alejadas de las finanzas, el negocio de dólar futuro no involucra billetes verdes. Por lo tanto no están en juego reservas del Banco Central.

Son transacciones que se cancelan en pesos sobre la base de la cotización oficial del tipo de cambio. Para algunos operadores es un negocio especulativo, para otros en cambio es una cobertura cambiaria, como para exportadores o importadores.

Se concretan sobre la diferencia entre el precio del dólar pactado y el que finalmente resulta del tipo de cambio oficial (comunicación BCRA A3500) en cada jornada hasta la fecha de expiración del contrato (fin de cada mes). Esa brecha se cubre en pesos; no en dólares, y se va saldando en cada jornada, a favor o en contra.

Es un mercado que refleja las expectativas de devaluación de financistas y agentes del comercio exterior. Lo hacen aplicando una tasa de interés implícita en las cotizaciones del dólar. En estos meses esa tasa en promedio ha estado como mínimo en el doble de la devaluación del tipo de cambio oficial.

En un escenario de estabilidad, la tasa de interés implícita y la tasa de depreciación de la moneda tenderían a igualarse, pero eso no ha pasado, lo que explica las ganancias acumuladas por el Banco Central.

Partido

En más de una oportunidad se ha mencionado aquí que las tensiones cambiarias seguirán y que unas semanas de tranquilidad en el mercado no significan que el partido con los devaluadores haya concluido.

En esa batalla que se extenderá hasta el último día del gobierno de Alberto Fernández es ilustrativo observar el actual comportamiento de la plaza cambiaria:

* La brecha que había superado el ciento por ciento el viernes se ubicó en 77 por ciento entre el tipo de cambio oficial (81,65 pesos) y el dólar contado con liquidación (144,90).

* El denominado dólar “solidario” (oficial + Impuesto PAIS 30 por ciento + pago a cuenta de Ganancias y Bienes Personales 35 por ciento) cotizó a 143,14 pesos por encima del dólar bolsa MEP (142,05) y casi al nivel del CCL (144,90).

* El dólar blue se transó 144 y 150 pesos en las dos puntas (compradora y vendedora).

* Las reservas del Banco Central dejaron de caer fuerte, aunque siguen bajando.

El blue llegó al máximo de 195 pesos el 23 de octubre pasado. La caída desde ese pico es de 45 pesos, casi 25 por ciento. Para quienes compran billetes verdes sin importar el precio es una oscilación más de la cotización. Sin embargo, para financistas que miden el costo de oportunidad de inversiones especulativas, ese retroceso implica un quebranto doble: la baja del precio más la pérdida de la rentabilidad en una opción financiera alternativa.

La pelota

En el terreno del juego cambiario, el frente de las reservas es el que todavía el equipo económico no ha podido cambiar la tendencia. El ministro Martín Guzmán está convencido de que el actual nivel de reservas es suficiente y de que en los próximos meses el Banco Central comenzará a sumar dólares.

Sacachispas entonces todavía no puede gritar el gol del triunfo, que será cuando las reservas del Central empiecen a aumentar y cuando la brecha se ubique como máximo en el 50 por ciento. Pero la pelota está cada vez más cerca de entrar al arco de los devaluadores.

Antes o después de ese momento, se debería eliminar el innecesario 35 por ciento de pago a cuenta de impuestos para que la nominalidad de los tipos de cambio descienda otro escalón. Sin ese cargo el dólar “solidario” se ubicaría hoy en 106 pesos. Con una brecha máxima de 50 por ciento, el CCL cotizaría en 122 pesos.

Frente a la ansiedad de muchos, la paciencia de Guzmán está entregando resultados positivos, como el acuerdo con acreedores privados, la reconstrucción del mercado de la deuda en pesos, el avance de las negociaciones con el FMI y la relativa recuperación del control de la plaza cambiaria. Esa paciencia también forma parte de la estrategia de reducción de la brecha cambiaria.

El verdadero ajuste

En estas semanas ha continuado el debate intenso acerca de las características de la política económica del gobierno de Alberto Fernández. Por derecha e izquierda, cualquier medida es definida como parte de un “ajuste”.

El ajuste, el que está buscando la conducción política del poder económico, fue evitado al desarticular las maniobras especulativas para forzar una devaluación brusca.

La historia económica local enseña que los ajustes más severos que han castigado a los sectores populares han sido los provocados por intensas y continuas subas del tipo de cambio.

Confundir medidas coyunturales en contextos adversos (la doble pandemia: la herencia macrista + el coronavirus) como parte de un ajuste solo contribuye a la confusión deliberada diseñada por el dispositivo de difusión de la derecha.

Preguntas retóricas

En un diálogo mantenido con un economista cercano al gobierno sobre el desorden conceptual acerca del “ajuste”, que incluye a sectores de la coalición de gobierno, él entregó este cuadro de situación:

“Noto que hay mucho ruido con Guzmán y su plan económico. Buena parte de la coalición lo empieza a acusar de “hacer el ajuste” y de ser ‘ortodoxo'” en comparación con los gobiernos de CFK, afirmó. Para desarmar esa línea analítica compartió las siguientes preguntas retóricas acerca de medidas que implementó CFK en su segundo mandato, con consiguientes respuestas para alejar fantasmas:

* “¿Por qué CFK devaluó en febrero de 2014? Porque la apreciación cambiaria es el peor populismo, el de derecha, el que destruye la industria local”.

* “¿Por qué luego de estatizar YPF llevó el litro de nafta de 80 centavos de dólar a 1,5? Porque de esa manera logró fondear a YPF y recuperar la producción, el empleo y reducir las importaciones del sector”.

* “¿Por qué decidió subir las tarifas en dos de sus últimos cuatro años? Porque el congelamiento tarifario tuvo sentido a la salida de 2001, pero luego de eso fue uno de los gastos peor asignados”.

* “¿Por qué decidió subsidiar la producción de gas pagándoles a las grandes empresas privadas? Porque se discutió a fondo con el sector y, con la ayuda de YPF, se entendió que había un problema de rentabilidad”.

* “¿Por qué modificó la Ley del mercado de capitales? Porque apostó al financiamiento interno, y no al externo”.

* “¿Por qué CFK decidió programas tipo Ahora12 o Procrear y no más planes sociales? ¿No será que se dio cuenta de que tenía un problema de dólares y entendió que el nivel de gasto público tenía un techo y que sólo se podía estimular el consumo “en el margen” hasta que no aparecieran más dólares?”.

* “¿Por qué aceptó el swap de China? Porque entendió que sin reservas no llegaba a 2015″.

* “¿Por qué mucho antes solucionó los conflictos con el CIADI (pagando), pagó por el 51 por ciento de YPF a Repsol, y le pagó la deuda al Club de París? Porque necesitaba abrir el mercado internacional de capitales luego de años de desendeudamiento”.

* “¿Por qué emitió deuda en dólares en el mercado, unos 1200 millones de dólares con el AY24? Porque necesitaba dólares y esos dólares se usaron para que YPF pudiera invertir de manera más agresiva”.

* “¿Por qué autorizó a vender bonos para bajar el CCL? Porque entendió que con una brecha alta no se podía gobernar”.

* “¿Fue CFK “ortodoxa”? Creo que la historia me exime de mayor explicación. Yo veo a Guzmán con la necesidad de hacer muchas de las cosas que tuvo que hacer CFK ¿Es Guzmán un ortodoxo?“.

Números

Muchos debates se apaciguan cuando aparecen cifras. El economista mencionado ofrece algunas muy interesantes para analizar acerca de la política económica de Guzmán, lejos de poder ser considerada de “ajuste”.

Explicó que en este año de pandemia no hubo ni un argumento ortodoxo para frenar el gasto público, para precisar que el equipo económico heredó un déficit fiscal de 0,5 por ciento y lo subió a 7,0 por ciento del PIB.

Cinco puntos de esos siete corresponden a gastos covid-19. Calculó que neto de inflación, cuando en abril la economía caía 26 por ciento, el gasto público crecía 37 por ciento. O sea, fue una estrategia fiscal expansiva, no de ajuste.

En octubre, cuando la economía caía entre 8 y 5 por ciento, dependiendo de la estimación, el gasto público crecía al 13 por ciento anual neto de inflación. Se mantuvo entonces la política expansiva.

Ofreció una definición conceptual lúcida: “el gasto se fue ajustando en la medida que la economía se fue recuperando, no al revés. Guzmán no ajusta para que la economía crezca, sino que baja el ritmo del aumento del gasto en la medida en que la economía crezca”.

En 2019, el déficit fiscal fue de 0,5 por ciento del PIB. Guzmán lo elevó al 7,0 por ciento este año, de los cuales 5 puntos fueron gastos covid. La cuenta es sencilla: con vacuna y dejando atrás la pandemia, el gasto covid baja sustancialmente, y el déficit previsto en el Presupuesto 2021 es de 4,5 por ciento. Con estos números concluye: “¿Esto es un ajuste? No. Un ajuste sería quedarse con un déficit menor al que dejó Macri”.

[email protected]



Fuente link: