Categorías
Argentina El país

Cristina Kirchner denuncia que el macrismo quiere paralizar el Senado | Un comunicado del bloque tilda de irresponsable a la oposición



El bloque de senadores y senadoras del Frente de Todos emitió un comunicado en el que acusa al bloque macrista de negarse a debatir y querer paralizar la Cámara baja. ” El Congreso comenzó a debatir el proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo para corregir la injusticia que Macri cometió con todos los argentinos y las argentinas al otorgarle a la Ciudad de Buenos Aires, mediante un decreto, fondos millonarios que no le corresponden. Este debate se dará en el ámbito del Parlamento, donde se encuentran representados los intereses de todas las provincias y del Pueblo argentino. Como siempre lo hace nuestro espacio político, un debate de cara a la sociedad. Sin embargo, la bancada macrista amenaza el funcionamiento del Senado, recurriendo nuevamente a los juzgados a buscan que no lograron conseguir en las urnas. Judicializan la política porque no aceptan las reglas del juego democrático”, comienza el texto.

Lo que ocurrió en el Senado este lunes es que la oposición dio un duro debate en comisión sobre el traspaso de la policía de la Ciudad en relación con los fondos de más que ya no recibirá el distrito y Juntos por el Cambio ratificó su intención de judicializar el protocolo de sesiones remotas, conflicto que se había planteado en la Cámara de Diputados, pero que no habían trasladado hasta ahora al Senado.

Lo que se vio este lunes entre los senadores opositores fue un fuerte respaldo al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, sin la distintión entre “duros” y “blandos” que se da en otros temas y divide a funcionarios con responsabilidades del gestión de los que no la tienen.

El comunicado continúa: “Son excusas para no acompañar leyes que favorecen a las mayorías, como lo hicieron con la Ley de Alquileres,  la de Teletrabajo, la ley de Pesca, ahora se niegan a debatir el proyecto de Ley que revisa el ´Convenio de transferencia progresiva de facultades y funciones de seguridad en todas las materias no federales ejercidas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El protocolo de sesiones remotas que ahora el macrismo objeta, pero que antes validó, es el que le permitió al Senado mantenerse en funcionamiento durante la pandemia”.

La propia vicepresidenta se hizo eco del tuit del comunicado y lo citó desde su propia cuenta.

En el texto se repasan algunos números. “Desde el 20 de marzo el Senado realizó 12 sesiones remotas, sancionó 15 Leyes, aprobó 23proyectos de Ley (medias sanciones), y se pronunció sobre 47 DNU y Decretos de Facultades Especiales. Todo esto se pudo llevar adelante gracias al compromiso del personal legisiativo que garantizó  el funcionamiento de las áreas esenciales. Es por esto que repudiamos el accionar que los caracteriza como oposición: son irresponsables, no comprenden el momento que vive el mundon ni la responsabilidad que tenemos como legisladores y legisladoras y se niegan a trabajar para dar solución a los problemas resultantes de 4 años de su fracasada gestión de gobierno. Desde el Bloque de Senadoras y Senadores del Frente de Todos respaldamos el trabajo que realiza la Cámara Alta en forma remota, y estamos comprometidos con seguir en este camino, que es el por y para el cual el Pueblo Argentino nos eligió”, finaliza el comunicado.





Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Rodríguez Larreta confesó que trabaja para su candidatura presidencial | El jefe de Gobierno porteño recalentó la interna de Juntos por el Cambio



En el medio de la picante interna que atraviesa Juntos por el Cambio, Horacio Rodríguez Larreta blanqueó que está preparando un “proyecto nacional” junto a María Eugenia Vidal para “ganar” las elecciones legislativas del año que viene y las presidenciales del 2023. El jefe de gobierno porteño, referente del ala más “dialoguista” de la oposición y cuya imagen fue creciendo durante la gestión de la pandemia, reconoció sus aspiraciones presidenciales. Durante una teleconferencia con referentes de su partido aseguró que trabaja “para que Juntos por el Cambio vuelva al gobierno”. En tanto, el ala dura y cercana a Mauricio Macri buscó bajarle el tono a la confesión de Larreta y señalaron que el funcionario porteño está buscando “reajustar” su imagen “pasiva” que había dejado luego de la marcha contra el  gobierno del lunes.

“Yo estoy para jugar, estoy para ayudar, para transmitir la experiencia de la Ciudad a la Provincia. Estoy para un proyecto nacional”, dijo Rodríguez Larreta en el encuentro virtual que mantuvo el jueves a la tarde con los integrantes de la Mesa Política de Juntos Por el Cambio en La Matanza. La charla, en la que participaron más de 200 militantes, dirigentes y concejales de distintas localidades del partido bonaerense, estuvo encabezada por el exministro de Educación Alejandro Finocchiaro, quien presentó a Larreta como “el mejor político de nuestra generación”. Allí, el jefe de gobierno confesó que “hace años” que tiene “una vocación” y contó que está trabajando junto a María Eugenia Vidal para que Juntos por el Cambio gane las elecciones el año que viene: “No somos socios, porque las sociedades pueden romperse y nuestra relación no. María Eugenia y yo somos lo mismo”, manifestó sobre su relación con la exgobernadora bonaerense.

“Trabajo para que Juntos por el Cambio vuelva al gobierno. A partir de eso, la gente decidirá. Tengo vocación, desde hace años, pero lo importante es que volvamos, no que yo llegue. Y es ahora. Es importante hacer una buena elección el año que viene, no hay que esperar hasta el 23”, dijo Larreta. En diálogo con las y los militantes y referentes del espacio en La Matanza, el jefe porteño aseguró que “tenemos un proyecto para ganar”, y agitó: “Para eso tenemos que ganar en La Matanza, no alcanza con hacer una buena elección. Es esencial el trabajo en la calle, estar con la gente todos los días. Yo lo hago desde hace doce años en la Ciudad, privilegiando la gestión y luego estirando las 24 horas del día para poder tener ese cara a cara. Por eso valoro tanto a la militancia, y mucho más en los distritos donde no gobernamos”.

Sin embargo, una vez que estas declaraciones realizadas a través del Zoom se hicieran públicas, tanto desde el entorno de Larreta como de Finocchiaro salieron a bajar un poco el tono. “Horacio trabaja para mantener la unidad de Juntos Por el Cambio y consolidar una alternativa amplia. Se busca armar un proyecto, pero no hay posicionamientos de nadie”, indicaron fuentes cercanas al jefe de gobierno. En una línea similar, figuras cercanas al exministro de Educación negaron que el encuentro virtual hubiera representado “un alineamiento interno” de la Mesa Política de La Matanza (compuesta por Finnocchiaro, los diputados Toty Flores, Hernan Berisso y Josefina Mendoza, Mariano Álvarez, Alejandro Zamorano y Gustavo Vélez) detrás de la figura de Larreta. “Él dijo que estaba para ayudar, que sabía que la pelea acá era difícil, pero que para construir un proyecto nacional era muy importante ganar La Matanza”, indicaron desde el entorno de Finnochiaro, aunque, finalmente, admitieron: “No hubo alineamiento interno, pero si vos le preguntás a Alejandro dónde está el futuro del partido él te va a decir tres nombres: María Eugenia, Horacio y Lousteau”.

“Acá lo que pasó fue que Larreta se dio cuenta de la masividad que tuvo la marcha del lunes y que su posición pasiva le estaba generando algunos costos políticos”, afirmó un exfuncionario del gabinete de Mauricio Macri en diálogo con Página/12. El exministro, muy cercano a Macri, desestimó el peso de las declaraciones del jefe de Gobierno porteño, indicando que “todo el mundo” dentro de Juntos por el Cambio conoce de sus aspiraciones presidenciales: “No hay ninguna novedad, si está armando un proyecto en otros distritos hace tiempos ya. ¿Para quién te crees que está armando (Emilio) Monzó? Lo raro hubiera sido que hubiese dicho ‘quiero ser candidato a presidente’, pero Horacio es cuidadoso, nadie en este contexto de crisis va a decir eso”, aseguró. 

Para el exfuncionario macrista, más alineado detrás del ala “dura” de Cambiemos, las declaraciones del jefe comunal porteño deben ser leídas en el contexto de la marcha anticuarentena que se realizó el lunes 17: “Está buscando reacomodarse. Muchos, como (Rogelio) Frigerio, sobreactuaron su rechazo a la marcha y buscaron bajarle el precio. Vos podés pensar lo que quieras de la marcha, pero no podes negar que fue masiva, concurrida y federal. Larreta la jugó para atrás y ahora está buscando reaparecer y reacomodarse”, indicó. Este exfuncionario –que sí fue a la marcha– explicó que las palabras de Larreta apuntaban, de alguna manera, a recuperar el protagonismo que había perdido luego de su “desmerecimiento” de la convocatoria en contra del gobierno. “Es vivo Horacio, va ajustando su discurso de acuerdo a cómo viene la mano”, aseguró.

Informe: María Cafferata



Fuente link:

Categorías
Argentina Política

Maldito macrismo: aparecieron 12 millones de vacunas vencidas

El ministro de Salud, Ginés González García, denunció este miércoles el hallazgo d e más de 12 millones dosis de vacunas vencidas en un frigorífico del barrio porteño de Constitución, por un costo total de 1.400 millones de pesos.

“Son vacunas vencidas que no se habían distribuido a las provincias; nunca estuvieron a disposición de los argentinos. Son más de 12 millones de vacunas antigripales y 600.000 dosis de la vacuna triple“, precisó en diálogo con la prensa el titular de la cartera de Salud, que concurrió a ese lugar y exhibió las cajas de las vacunas vencidas.

“Estamos a un paso del colapso hospitalario en la Ciudad”

El funcionario nacional responsabilizó al Gobierno de Mauricio Macri por el hecho y dijo que eso evidencia que era una administración a la “que no le importa la gente”.

En ese marco, el titular de la cartera sanitaria dijo que las explicaciones las tienen que dar los exfuncionarios del macrismo que “están habitualmente en la televisión explicando lo que hay que hacer, dando consejos” sobre cómo manejar la pandemia de coronavirus.

Este articulo lo podes encontrar en InfoNews

Link al articulo original…

Categorías
Argentina normal

Piden la indagatoria de Javier Iguacel por compensar a las empresas gas | El ex funcionario macrista había impulsado un tarifazo



La fiscal federal Paloma Ochoa solicitó este viernes que el ex Secretario de Energía del gobierno de Mauricio Macri, Javier Iguacel, sea citado a indagatoria en el marco de la causa en la que se lo investiga por haber dictado en 2018 una resolución con la que había habilitado una compensación a las empresas distribuidoras de gas
,
en claro perjuicio de los usuarios. 

Los hechos por los que se investiga a Iguacel podrían encuadrarse en los delitos de abuso de autoridad y negociaciones incompatibles con la función pública y administración infiel en perjuicio de la administración pública.

Para la fiscal, la resolución llevada adelante por el ex funcionario macrista, “evidenció su interés directo en beneficiar a las empresas de distribución de gas, garantizándoles un ingreso económico extraordinario y fraudulento”. En ese sentido, Ochoa señaló que la maniobra fue en perjuicio de los “usuarios-consumidores, en cuya cabeza fijó la obligación de abonar un aumento tarifario indebido, como así también, subsidiariamente, en perjuicio del Estado Federal argentino que como garante de la prestación del servicio público también resultó abusiva e indebidamente obligado”.

La resolución 20/2018 habilitaba a las distribuidoras de gas a exigir a los usuarios un pago extra, en 24 cuotas, para compensar las pérdidas o lo que se hubieren perdido de ganar las empresas por la abrupta devaluación del tipo de cambio ocurrido durante el gobierno de Mauricio Macri. Sin embargo, esa resolución no fue ejecutada por la polémica que despertó en ese momento.

En su dictamen, la fiscalía indicó que se acreditó que las empresas distribuidoras de gas, de modo paralelo a la formulación del reclamo compensatorio, lejos de haber sufrido un quebranto con motivo de la devaluación monetaria, habían destinado sus ingresos a la conformación de inversiones en el mercado de futuros -contratos de dólar futuro- “que maximizaron sus beneficios“.

Según la prueba recolectada por la fiscalía, en el período investigado “las empresas distribuidoras de gas decidieron comprar el gas a un valor dólar fijado contractualmente y no a la cotización de la fecha de pago prevista”. También detectaron que “manteniendo su patrimonio incólume frente a la fluctuación cambiaria que damnificaba a los usuarios, las distribuidoras decidieron invertir sus ingresos -nutridos del pago de tarifas-, en contratos de dólar futuro y de modo concomitante negociar una rebaja en el precio del gas con las productoras”.

La prueba reunida en el expediente arrojó que durante el período estacional comprendido entre el 1º de abril y el 30 de septiembre de 2018, donde se generaron las diferencias diarias acumuladas luego reclamadas, tanto Metrogas S.A. como también otras distribuidoras (Gas Cuyana S.A. y Gas del Centro), intervinieron activamente en el mercado de compra-venta de dólar futuro.

Durante el año 2018, Metrogas S.A. realizó un total de ciento ochenta y siete (187) operaciones en el mercado Rofex (Mercado a Término de Rosario), y sólo durante el periodo estacional en cuestión (1º de abril y el 30 de septiembre de 2018) efectuó sesenta y dos (62) intervenciones, según surge del dictamen fiscal.

La causa se inició por una denuncia del también fiscal federal Guillermo Marijuan
, mientras que Iguacel, a través de abogados, ya presentó un primer descargo espontáneo en el expediente, con el objeto de señalar que no cometió ningún ilícito y que la resolución tenía por objetivo cuidar a los usuarios.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

“Cambiemos apuntó a ser mucho más que antikirchnerismo y terminó quedando solo en eso” | Guillermo Levy, autor de La Caída. De la ilusión al derrumbe de Cambiemos



“La presidencia de Mauricio Macri comenzó con una enorme carga de optimismo, que se potenció aún más con la victoria en las elecciones legislativas de medio término, en octubre de 2017”. Sin embargo dos meses después, dirá el autor, “el ciclo presidencial de Macri empezó a construir su fecha de vencimiento”. En La Caída. De la ilusión al derrumbe de Cambiemos (Editorial Marea, 2020), Guillermo Levy analiza la derrota de Cambiemos/Juntos por el Cambio y la forma en que se inserta esta experiencia en el marco de los casi cuarenta años de democracia. En diálogo con Página/12 Levy, docente de la carrera de Sociología en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), señala los límites externos e internos con los que se topó la coalición de gobierno y arroja sus hipótesis detrás de ese 40,44 por ciento del electorado que buscó su reelección. Además, las distintas formas que asume el progresismo en la Argentina de hoy y el gobierno del presidente Alberto Fernández (Frente de Todos), cuyos primeros meses transcurren en medio de la pandemia por el coronavirus.

–¿Por qué La Caída? ¿El título del libro refiere a Mauricio Macri como figura política o a Cambiemos como fuerza política?

–Hablo de caída y de fracaso. Las dos palabras son muy representativas y, sobre todo, la articulación entre las dos. Sí diría claramente una caída de Macri, aunque no diría un fracaso total de Cambiemos o de Juntos por el Cambio. Pero sí de una experiencia de poder, que no intentó ser una fuerza vinculada a una clase política novedosa sino una mediación entre la sociedad civil y el Estado, es decir, nunca se asumió propiamente como una clase política. Es la primera vez que en la Argentina llega al poder una fuerza política que no se asume como fuerza política estatal sino que se asume como la representación de una cantidad de demandas sociales cruzadas por un fuerte antiestatismo. Creo que Macri, como figura política preponderante en la Argentina, se acabó, lo que no quiere decir que no pueda ser candidato a diputado por la Capital en 2021 o que no pueda ser una figura que siga influenciando. Pero no vuelve a ser presidente ni una figura determinante en la política argentina. Algunos quieren situarlo como “el nuevo Cristina”, en el sentido de que con él no alcanza pero sin él tampoco. Me parece que es darle demasiado a un Macri que es la imagen de un fracaso y que solo queda como figura golpeada del antikirchnerismo más duro.

-Sin embargo, Cambiemos fue gobierno en 2015, sacó un buen caudal de votos en octubre pasado, y hoy el espacio está en carrera, a diferencia, por ejemplo, de lo que sucedió con la Alianza.

–Creo que la fuerza Juntos por el Cambio/Cambiemos tiene vigencia y representa una cantidad importante de demandas de la sociedad civil. Ese 40 por ciento de octubre último no es un capital inamovible pero tampoco fue solamente una coyuntura electoral. Me parece que el éxito de Cambiemos radicó en la sociedad civil, es decir, en la construcción de una marca que articuló a los que añoran la dictadura, hasta los que detestan la política o que tienen una mirada contraria a cualquier regulación estatal, y todo el progresismo antiperonista que no tiene una agenda reaccionaria pero que es profundamente antiperonista. Por primera vez en la historia argentina hubo una marca enorme y superefectiva desde la derecha para ganar elecciones. El gran fracaso radicó en el salto de la sociedad civil a la gestión estatal nacional. En términos institucionales, algunos podrían pensar que algunas cosas se hicieron bien, lo mismo con la reducción del déficit primario fiscal, y cuestiones vinculadas con la modernización de la gestión pública en algunas áreas, aunque fueron intentos que quedaron truncos, pero sacando esto, fue un fracaso en todas las líneas. En su momento tuvo algunas audacias políticas pero que no le granjearon políticamente demasiado, como fue mandar al Congreso la ley de la Interrupción Legal del Embarazo (ILE). Tal vez haya que rescatar que, desde el ‘83 hasta hoy, el voto antiperonista en la Argentina nunca bajó del 25 o 30 por ciento, y que ese es un piso que excede a cualquier coyuntura económica.

–De hecho Cambiemos superó ampliamente ese 25 o 30 por ciento.

–El macrismo apuntó a ser mucho más que antikirchnerismo, aunque terminó quedando solo en eso. Muchos de sus armadores apuntaron a que el espacio se transformara en una nueva fuerza hegemónica de una derecha moderna, de un capitalismo serio en la Argentina, pero no sucedió. Hoy, ese antiperonismo reciclado en antikirchnerismo es una fuerza electoral, política e ideológica que es independiente de que te suban la cuenta de luz un mil por ciento. Macri construyó su piso en esa minoría intensa. Es decir que hay un voto antiperonista que aglutina de diversos sectores: desde una derecha reaccionaria y neoliberal, hasta mucho progresismo antiperonista que no está en contra del aborto, que no reivindica la dictadura, que no tiene una agenda social reaccionaria, que no plantea que haya que bajar la edad de la imputabilidad, pero que es profundamente antiperonista. Y por eso hablo de diferentes progresismos y de la división fuerte del progresismo con el kirchnerismo.

–¿Cómo son esos distintos progresismos?

–En una parte de la clase media tenemos un progresismo que ve en el kirchnerismo la realización de las mejores banderas de la transición democrática en adelante, lo mejor del alfonsinismo, lo mejor de la renovación peronista, lo mejor de lo que intentó ser el Partido Intransigente, lo mejor de lo que intentó hacer el Frente Grande. Y para otro progresismo, el kirchnernismo es un menemismo dos; es la continuación del menemismo con discurso de derechos humanos. En ese sentido hay una barrera que se hizo enorme. Y entonces la mayoría de este progresismo hoy va a seguir votando seguramente por alguna opción que se rearme en torno a lo que fue Cambiemos o Juntos por el Cambio o alguna otra opción que se arme de algún progresismo no peronista pero no creo que vaya a apoyar a este gobierno.

–En el libro plantea que el macrismo tuvo puntos altos de confrontación con una “Argentina progresista”. ¿Cuáles son esos puntos?

–El tema derechos humanos quizá fue el único eje en el que el gobierno de Macri tuvo una actitud militante contra todo el legado de medio siglo de los organismos de Derechos Humanos en el país. Desde la discusión del número de desaparecidos a hablar del “curro de los Derechos Humanos”, a volver sobre la “teoría de los dos demonios”, a la reivindicación de la Gendarmería luego de la muerte de Santiago Maldonado o su protección frente al crimen de Rafael Nahuel o la puesta de modelo de policía a Chocobar. Creo que ahí Cambiemos vio que en ese andarivel crecía y lograba hacerse eco del punitivismo penal que en la Argentina tiene un consenso importante –que cruza “la grieta”– y en el que muchos medios trabajan incansablemente hace décadas. De hecho no es casual que la ministra con mejor imagen de los cuatro años de gobierno sea Patricia Bullrich. Ahí Cambiemos puso sus cañones en una batalla en la que se sabía ganador desde el comienzo porque representaba construcciones de sentido común mayoritarias.

–Al analizar el contexto en el que Macri asumió, habla de un “optimismo que atravesó distintas miradas ideológicas y posiciones institucionales”. ¿En qué consistió ese optimismo?

–La idea de un cambio de ciclo, de un cambio de época, fue una construcción eficiente de los equipos de campaña de Cambiemos, que fue tomado por actores interesados pero también por otros que creyeron ver en Cambiemos el comienzo de un ciclo no peronista de crecimiento económico y fortaleza institucional. En los dos primeros años se puede ver un optimismo desbordante, una seguridad del fin del kirchnerismo, y una militancia periodística en exaltar todo acto del gobierno o toda manifestación del presidente y también de la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, a la que se la ve como un hada buena arrasadora donde se vuelve casi imposible vislumbrar un fracaso tan rotundo tan poco tiempo después. Toda esta exaltación son dos años: desde el triunfo del ballotage del 22 de noviembre de 2015 hasta la crisis iniciada, a mi entender, en diciembre de 2017.

El manejo de la inflación y la cuestión de la reforma jubilatoria minaron parte de ese respaldo al gobierno. ¿Qué otras políticas o medidas socavaron esa ilusión?

–El intento trunco por empezar a liberar represores, que se cae con la inmensa movilización del 10 de mayo del 2017 con más de 200 mil personas, o cualquier intento de expectativa de que el macrismo daría una amnistía o un indulto, el pañuelo celeste, hace que muchos se desilusionen con Cambiemos, más allá de que lo pudieran haber vuelto a votar en 2019 para que no vuelva a ganar el peronismo, o Cristina. Muchos de ellos tampoco le perdonan haber puesto en discusión el tema del aborto en la Argentina; como la derecha política no le perdonó al expresidente Raúl Alfonsín el Juicio a las Juntas. En diciembre de 2017, a dos meses del triunfo electoral de medio término, la reelección de Macri era algo prácticamente indiscutible, al menos después de la elección de octubre de 2017. En dos meses pasan dos hechos que al macrismo le van a pegar bastante duro. Por un lado, el fracaso político de la ley de reforma previsional; por otro, el cambio de la meta inflacionaria. En esos días, todo el equipo económico brinda una conferencia de prensa en la que dice que la inflación de 2018 no iba a ser de un 10 por ciento como pensaban sino de un 15. Ahí el gobierno mostró su debilidad e inmediatamente empezaron las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI). De pronto, a menos de dos años de asumir, el gobierno salía a pedir la escupidera del FMI para no caer en default. Creo que ahí comienza el derrumbe, sumado a otras cuestiones.

–¿Como cuáles?

–Hay otras ilusiones que el macrismo articuló y que tienen que ver con un desgaste lógico de doce años de kirchnerismo, con una cantidad de errores que hubo en la última etapa también, con ataques desmesurados hacia los sectores medios, y con el muy buen armado acerca de las denuncias de corrupción –algunas ciertas y otras inventadas–, pero que tiene que ver con generar un clima de fin de ciclo y de hartazgo ético que ya se había construido también hacia el final del menemismo. Y cuestiones puntuales como la eliminación del impuesto a las Ganancias de los salarios. Mucha gente apoyó a Macri por esa promesa. Sin embargo, el macrismo aumentó la cantidad de asalariados que pagan este impuesto.

–¿Cómo es ese neoliberalismo con agenda social que observa con el macrismo?

–La agenda social no es prerrogativa del peronismo ni de la izquierda ni del progresismo. Las diversas derechas también pueden tenerla y la han tenido en la historia mundial. Cambiemos se nutre también de mucha militancia proveniente de la iglesia católica y de las iglesias evangélicas que tienen preocupación por la cuestión social y arraigo en sectores populares, por supuesto que con otro formato ideológico que se puede tener en un gobierno progresista. Cambiemos sabe desde el comienzo que un ajuste sin política social activa implica explosión social en un país como la Argentina. El Ministerio de Desarrollo Social tuvo más planes y beneficiarios que en la gestión anterior. La Argentina tiene muchos límites a un programa de ajuste que destruya condiciones de vida y de trabajo sin conflictividad. La derecha más neoliberal, que ya salió desde el primer momento a criticar el “gradualismo” de la primera etapa conducida por Alfonso Prat Gay, pedía que se echara a un millón de empleados públicos. Cambiemos no solo no es una alianza homogénea sino que ha logrado construir una certeza de hasta dónde se puede y hasta dónde no en este país.

–Además, la sociedad también impone sus límites.

–La resolución de la Corte Suprema del 2×1, que hubiese implicado empezar un proceso de liberación de represores, fue cortado de cuajo con una inmensa movilización en mayo de 2017. Así, en varios planos, los límites sociales y culturales construidos desde la transición democrática están vivos en diferentes grados y ponen límites a cualquier aventura de derecha económica dura o que vaya atrás de algunas conquista básicas de nuestra democracia recuperada en 1983. La caída del 20 por ciento del salario real de los docentes de la provincia de Buenos Aires le salió muy caro a Vidal, con el inmenso paro de Suteba. Esas muestras de fuerzas representan límites bien precisos.

–Si en tres años le agregara un capítulo al libro, ¿cómo imagina ese apartado adicional, seguramente dedicado a analizar el mandato de Alberto Fernández, y en el marco de los cuarenta años de democracia?

–Seguramente acerca de la dificultad del reformismo o quizá, ojalá no, la imposibilidad de un verdadero reformismo exitoso en la Argentina. Así como una hegemonía neoliberal en la Argentina o un ciclo largo neoliberal es difícil de sostenerse por los límites que trato de abordar en el libro, un reformismo que se proponga impulsar un desarrollo productivo con integración social, alentando actores y capacidades no explotadas, solucionar los problemas básicos de infraestructura, construir una institucionalidad estatal menos facciosa, garantizar una verdadera reforma impositiva progresiva, fortalecer un bloque regional, forzar a que la cúpula económica tenga una agenda más amplia que de fugar divisas y tener rentabilidades aseguradas, también es una tarea que tiene límites enormes.

–¿Entre ellos?

–Límites corporativos, límites institucionales en diversos poderes del Estado, límites internacionales, regionales, pero también límites sociales y culturales importantes. La oposición “bolsonarista” que se viene agitando contra Alberto y Cristina Fernández y la marcación de cancha que intentan hacer los sectores más concentrados del capital muestran también límites poderosísimos para el éxito de cualquier experiencia reformista sustentable. Las dificultades y tropiezos con Vicentin, la ofensiva que se armó cuando el presidente denunció a Techint por los 1400 despidos al comienzo de la cuarentena o la oposición tajante al intento de reforma judicial son algunas muestras de esto. El capitalismo serio e institucional que propuso Cambiemos fracasó sobre todo porque no produjo crecimiento, redujo el consumo, aumentó la pobreza, aniquiló trabajo de calidad y tampoco se fue con la bandera de la ética con la que se fue –no estoy afirmando si merecidamente o no– Alfonsín. El fracaso o no de esta difícil experiencia del Frente de Todos depende de otras cosas, pero cuenta con enemigos mucho más poderosos que con los que se enfrentó Cambiemos. Aun así, propone un anclaje en la historia nacional mucho más potente que, de lograr algunos éxitos en la pospandemia, va a dejar por un buen tiempo, creo, a Juntos por el Cambio o en lo que esta coalición mute, fuera de la conducción del Estado.



Fuente link:

Categorías
Argentina Política

Un periodista de Clarín tuvo un “olvido” que le costó caro

“Todos los Gobiernos (Peron…Alfonsin, Menem, Kirchner, Cristina) modificaron la Corte o intentaron. No podremos superar jamas iniciativas tan mediocres?”, posteó en su cuenta de Twitter sobre el proyecto oficial de reforma judicial el inefable periodista Adrián Ventura, uno de los puntales del grupo Clarín que lleva adelante editoriales en el diario-socio La Nación y también en las señales TN y El 13, además de Radio Mitre.

Hot-Sale-2019.jpg

Es habitual que Ventura ejerza su antiperonismo militante en los distintos medios que tiene a disposición y las redes sociales no son la excepción. Sin embargo, la posibilidad de respuesta inmediata que tiene Twitter lo puso en aprietos. ¿Y Mauricio Macri, que ni bien asumió el poder quiso poner de prepo dos nuevos jueces sin siquiera pasar por el Congreso de la Nación?

La gente se lo hizo saber… y reculó, pero poco, tan poco que todo se notó demasiado.

https://twitter.com/gracebron1/status/1288444042733400064

“Se te olvidó mencionar los dos jueces nombrados por decreto por el gobierno de Maurizio . No tenes dignidad”, le disparó un usuario, a lo que el operador de Magnetto contestó con una muestra gratis de honestidad: “Eso tambien estuvo mal (sic)”, escribió.

https://twitter.com/AdrianVenturaTV/status/1288444323844038656

Pero los cuestionamientos a su militancia por Juntos por el Cambio siguieron…

1.jpg

2.jpg

3.jpg

4.jpg

Este articulo lo podes encontrar en InfoNews

Link al articulo original…

Categorías
Argentina Política

Deuda: Cafiero cruzó con munición gruesa al macrismo buitre

El Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, señaló que hay que “ser claros a la hora de hablar de la negociación por la deuda”, e identificó a quienes “piden negociar rápido” como “los mismos que les pagaron a los fondos buitres más de lo que debían y después recurrieron al FMI”.

“Debemos ser claros a la hora de hablar de la negociación por la deuda. El proceso de endeudamiento llevado a cabo por el macrismo fue irresponsable, insostenible e insoportable”, subrayó Cafiero en una serie de publicaciones en su red social Twitter citadas por Agencia Télam.

macri lagarde peña faurie.jpg
Cafiero habló sobre la deuda y dijo que "los que piden negociar rápido son los mismos que pagaron de más a los fondos buitres".

Cafiero habló sobre la deuda y dijo que “los que piden negociar rápido son los mismos que pagaron de más a los fondos buitres”.

El Jefe de Gabinete dijo que “los que nos piden negociar rápido son los mismos que les pagaron a los fondos buitres más de lo que debían y después recurrieron al FMI”, y que “lo que llamaron reperfilamiento fue un default” y agregó: “Por eso recibimos un país en crisis económica, social y financiera”.

Puntualizó que “los acreedores fueron tan imprudentes como los encargados de endeudarnos” y que “se necesitó de ambas partes”, y ratificó que “no vamos a aceptar un plan de pagos que le saque los ingresos a los jubilados para otorgarle ganancias extraordinarias a un grupo de acreedores”.

En tal sentido, Cafiero afirmó que “la sostenibilidad de la deuda no es un concepto abstracto, es lo que la Argentina puede cumplir” y que “debemos honrar nuestras deudas con legitimidad democrática, no a espaldas de las y los argentinos”.

Por ello, “la última oferta es el último esfuerzo del Gobierno porque es el esfuerzo que puede hacer la sociedad argentina para garantizar que podamos pagar”, porque “nuestro contrato electoral es con la sociedad argentina, que votó por un Nunca Más al endeudamiento irresponsable”, aseguró.

Este articulo lo podes encontrar en InfoNews

Link al articulo original…

Categorías
Argentina El país

El juego del gran bonete en el espionaje ilegal | La estrategia de la cúpula de la AFI macrista ante las indagatorias



¿Yo señor? No señor ¿Pues entonces quien tiene la culpa? Cerrando el círculo del viejo juego del Gran Bonete de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) este lunes declarará por el espionaje político ilegal la exjefa operativa de la central de espías, Silvia Majdalani, mientras que el martes lo hará el llamado Señor 5, Gustavo Arribas, extitular de la AFI. Hasta ahora, los espías de calle que siguieron, escucharon y fotografiaron políticos sostuvieron que recibieron órdenes del jefe de Operaciones Especiales, Alan Ruíz, y que las instrucciones parecían venir de más arriba, de Majadalani. Ruiz –ya procesado– declaró que esos espías eran un delincuentes, que los quiso echar, pero que de todas maneras se hicieron las operaciones de espionaje por el peligro de atentados terroristas. El exdirector de Contrainteligencia, Martín Coste, afirmó que él no tuvo nada que ver porque en la AFI el macrismo montó una estructura paralela, con Alan Ruiz y expolicías de la Ciudad que no cumplían con la cadena de mandos, sino que directamente reportaban a Majdalani. Y lo más probable es que Majdalani le eche la culpa al juez Federico Villena diciendo que ella actuó en base a una autorización del magistrado ante el peligro de que en el marco del G-20 se pudieran producir acciones terroristas. Además dirá que esto ocurrió en CABA y que ya fue evaluado por otro juez en Comodoro Py y tanto ella como Arribas fueron sobreseídos.

Difícil

La exseñora 8, Majdalani, llegará este lunes al juzgado de Lomas de Zamora de Juan Pablo Augé, con pocas expectativas. Sucede que el magistrado junto con los fiscales Cecilia Incardona y Santiago Eyerhabide desnudaron gran parte de las maniobras y desmantelaron los argumentos de todos los que intervinieron. Surge así, por ejemplo, del procesamiento de Alan Ruíz.

Augé sostuvo en ese texto que si había alguna amenaza contra Cristina Fernández de Kirchner debía advertirse a la exmandataria y a su custodia de la Policía Federal. Y, además, semejante peligro ameritaba una denuncia específica y una causa judicial propia, algo que no se hizo.

Para colmo, las instrucciones que tenían los espías no eran vigilar si alguien estaba a punto de dejar un paquete explosivo en el Instituto Patria o en el domicilio de CFK, sino que debían informar quién entraba y quién salía, si se mudaban o si sacaban bolsos. Esto último también era una maniobra: como se recordará el domicilio de la expresidenta fue allanado en su momento y no se encontró nada de nada. La realidad es que querían espiar con quién se reunía la entonces senadora y cuál el armado político que preparaba CFK de cara a las elecciones 2019. Es lo que explica que también se espió a Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, Diego Santilli, Cristian Ritondo y otras figuras de Cambiemos que en algún momento barajaron el Plan B, que la candidata presidencial fuera Vidal y no Macri.

Todo ese panorama de evidencias presagia que Majdalani terminará procesada y lo mismo podría ocurrir con Arribas que argumentará que él no estaba a cargo de las operaciones.

Policías

Más allá de que en Lomas se instruyen dos causas, ahora ambas en manos de Augé, Incardona y Eyherabide, una parte importante de las evidencias fueron recogidas de las declaraciones y de los celulares de los espías que integraron el grupo Super Mario Bros, unos 18 agentes, en buena parte provenientes de la Policía de la Ciudad. Como señaló un referente de Cambiemos: “no tenemos muchas excusas. Era gente de nuestra policía que llevamos a nuestra AFI y que además entraban a nuestra Casa Rosada”.

Las pruebas son sólidas: fotografías de gran cantidad de protagonistas de la realidad política, en sus casas, en reuniones, con sus familias. Y el listado, por ejemplo, incluyó al obispo Jorge Lugones, de relación con el Papa Francisco, porque querían saber si el pontífice estaba concretando algún armado político en el país. En la misma línea, se hacían informes sobre las organizaciones sociales y las marchas que realizaban. El espionaje llegó hasta Florencia Macri y su pareja, a quienes les sacaron fotos desde una obra en construcción vecina a su domicilio, tal vez por un conflicto económico dentro de la familia Macri.

En el caso del Patria, el propio personal del instituto se dio cuenta de que había un vehículo estacionado cerca de la sede central y desde la cual espiaban quién entraba y quién salía. La Policía de la Ciudad los identificó como de la AFI lo que produjo un enorme escándalo, por supuesto tapado por los grandes medios.

En todos los casos, los espías dijeron que lo que hicieron fue por orden de Alan Ruíz, pero presentaron algunas evidencias de que las directivas venían de más arriba, de Majdalani.

Sucios

En su defensa, Ruiz argumentó que Super Mario Bros era un grupo operativo que él no formó, sino que se lo encontró ya formado y trabajando en una base de afuera de la AFI.

El director de Operaciones Especiales sostiene que Leandro Araque, Facundo Melo y Jorge Sáez vivían haciendo negocios oscuros –extorsionar a quienes compraban dólares en el mercado negro–, operaban para que el Estado le pagara a alguna empresa o jugaban a favor de una fracción de la barra brava de Boca Juniors contra otra fracción. Ruiz sugiere que eran autónomos, pero hay audios que lo dejan en evidencia, aunque él niega que la voz sea la suya.

De todas maneras, en el organigrama no existe la Dirección de Operaciones Especiales lo que juega en contra del propio Ruiz y de Majadalani, porque el juez dice que esa es una demostración de que había un visto bueno de arriba.

Explícito

En el texto del procesamiento a Ruiz, el juez Augé reveló que tiene cuatro testigos de identidad reservada, todos hombres de carrera de la AFI, que contaron la política de macrismo explícito que hubo en la central de espías: llenaron el organismo de policías y funcionarios del área de Seguridad, sin formación en inteligencia, aliados políticos que no respetaron ninguna estructura y que violaron la ley a cada paso. Para colmo, los policías no tienen la costumbre de guardar un secreto, de manera que las operaciones se comentaban entre todos, se recurrió a narcos y otros buchones y las lealtades fueron inexistentes al punto que los agentes grababan lo que decían sus jefes y hasta llegaron a contarle a Santilli que lo estaban siguiendo.

La declaración del director de Contrainteligencia, en teoría el superior de Ruiz, fue lapidaria. Martín Coste contó con pelos y señales que toda la estructura macrista funcionaba sin control, por fuera del organigrama. Se ordenó espiar el Instituto Patria y al domicilio de CFK y luego, cuando eso salió a la luz, fraguaron documentación sobre terrorismo, poniéndole fecha anterior, para justificar el espionaje ilegal. Coste sostiene que Majdalani ordenó personalmente esa maniobra.

Política

Majdalani y Arribas ya hicieron intentos por frenar la causa de Lomas argumentando que debía instruirse en Comodoro Py y que ya hubo un fallo de Marcelo Martínez de Giorgi absolviendo al dúo porque contaron con una orden judicial de Villena a raíz del G-20. Ya hay prueba más que suficiente que la reunión de presidentes fue sólo una excusa para concretar el espionaje a oficialistas y opositores.

Pero, además, una mirada menos estrecha permite ver que el falso abogado Marcelo D’Alessio reportaba a dos comisarios que, a su vez, recibían instrucciones de la AFI, tal como descubrió el juez Alejo Ramos Padilla. En paralelo, dos altísimos cargos de la central de espías fueron a apretar al juez Luis Carzoglio para que ordenara la detención de Pablo y Hugo Moyano, al punto que le llevaron el escrito para que solo tuviera que firmarlo. Por su parte, el área 50 del Servicio Penitenciario Federal espiaba a los ex funcionarios y empresarios detenidos en el penal de Ezeiza y, de inmediato, también informaba a la AFI, por lo que hacían informes sobre las visitas y conflictos en las familias, parejas o empresas.

Como se ve, había una única partitura, una política de espionaje contra la oposición, incluyendo cierta oposición dentro de Cambiemos, dentro de la iglesia, las organizaciones sociales y hasta en la familia Macri. Es seguro que ni Majdalani ni Arribas se defenderán apuntándole al expresidente, pero será difícil encontrarle explicación a un espionaje tan amplio que abarcó desde CFK a Rodríguez Larreta, la causa de Gas Licuado, los Moyano, Vidal, el obispo Lugones y Florencia, la hermana de Mauricio. 



Fuente link:

Categorías
Argentina Política

El titular de la UIF macrista, Mariano Federici, ahora practica el espionaje empresarial

https://www.eldestapeweb.com/politica/macrismo/el-titular-de-la-uif-macrista-mariano-federici-ahora-practica-el-espionaje-empresarial-20207620220

Este articulo lo podes encontrar en ElDestapeWeb

Link al articulo original

Categorías
Argentina Política

Insaurralde: “Tienen que dar vuelta atrás con el comunicado y pedir disculpas”

https://www.eldestapeweb.com/politica/fabian-gutierrez/insaurralde-tienen-que-dar-vuelta-atras-con-el-comunicado-y-pedir-disculpas–20207615580

Este articulo lo podes encontrar en ElDestapeWeb

Link al articulo original