Categorías
Argentina Líbero

Los Gladiadores pasaron de ronda y se lo dedicaron a Maradona | Fue triunfo sobre Bahrein en el Mundial de Handball



Los Gladiadores obtuvieron este domingo un triunfo clave sobre Bahrein por 24 a 21 en la segunda fecha del Mundial de handball y se clasificaron a la segunda ronda del certamen. El elenco comandado por el español Manolo Cadenas se impuso en un duro partido que se definió recién sobre el final, con apariciones vitales del arquero Juan Manuel Bar para sostener su valla y permitirle a la Selección pasar al frente en el marcador cuando el cotejo se encontraba igualado en 21.

Federico Pizarro, por su parte, fue elegido como el MVP (Jugador Más Valioso) del partido al ser el máximo goleador de la Selección con seis tantos, seguido por Lucas Moscariello, que sumó cinco y tuvo un 100 por ciento de efectividad en sus lanzamientos.

De esta manera, Los Gladiadores acumularon su segundo triunfo en dos presentaciones, tras debutar con una victoria sobre República Democrática del Congo por 28-22 el viernes último, también gracias a una gran actuación de Bar, elegido MVP de aquel encuentro. Esta vez, el arquero de club San Fernando estuvo sólo 15 minutos en cancha ya que el titular Leonel Maciel, de Ciudad Encantada de España, disputó 41. De todos modos, la quincena le alcanzó para hacer la diferencia.

Argentina cerrará el martes 19 (a las 16.30, con transmisión de DeporTV) la fase de grupos inicial de su decimotercera participación Mundial contra Dinamarca, el rival más complejo ya que es el vigente campeón.

La siguiente ronda consta de cuatro zonas de seis equipos, donde los tres clasificados del grupo D -el de Argentina- se enfrentarán a los tres del C, compuesto por el sucampeón europeo Croacia (3 puntos), el campeón asiático Qatar (4), Japón (1) o Angola (0). Habrá arrastre de puntos de la primera fase. De ahí, los dos mejores de cada zona avanzarán a cuartos de final, que son el objetivo primario de la Argentina. Los Gladiadores tuvieron como mejor resultado mundialista dos duodécimos puestos, en Suecia 2011 y Qatar 2015 (octavos de final en el anterior formato).

Mientras tanto, la cita que se celebra en Egipto sigue viéndose afectada por el rebrote de la pandemia. Esta vez el perjudicado fue el representativo de Cabo Verde que, con el plantel afectado por un brote de coronavirus, no reunió el mínimo necesario de jugadores y perdió los puntos de su partido con Alemania, correspondiente al Grupo A. El resultado protocolar que le correspondió al encuentro fue de 10 a 0.

El reglamento del Mundial indica que un seleccionado debe tener un mínimo de diez jugadores disponibles y los africanos, de momento, tiene sólo nueve en condiciones de competir. De la evolución de los contagios en el plantel, dependerá que Cabo Verde pueda afrontar su último partido por el Grupo A ante Uruguay, que está previsto para el martes próximo.

Vale recordar que previo al inicio del certamen, las selecciones de República Checa y Estados Unidos se retiraron por tener a sus planteles afectados por el virus: sus lugares fueron ocupados por Macedonia del Norte y Suiza. En tanto, en la primera fecha el propio Cabo Verde y Brasil debieron afrontar varias ausencias debido a los contagios.

El certamen se disputa en diversas “burbujas sanitarias” instaladas en cada una de las cuatro sedes (dos en El Cairo, una en Alejandría y otra en la ciudad de 6 de octubre) y a puertas cerradas. Según el Ministerio de Salud egipcio, se reportan cerca de mil casos diarios de coronavirus desde principios de año a causa del rebrote pandémico.





Fuente link:

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

Largó el Mundial de handball, la primera copa del mundo desde la pandemia

https://www.tiempoar.com.ar/nota/largo-el-mundial-de-handball-la-primera-copa-del-mundo-desde-la-pandemia

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo originala>

Categorías
Argentina Deportes

Sebastián Simonet: “Estar entre los ocho mejores sería algo soñado” | Entrevista con el central argentino, a días del Mundial de handball



Pasaron cuatro meses desde el inicio de la pandemia para que los jugadores de la Selección Argentina de handball pudieran volver a los entrenamientos en el Cenard, a fines de julio. El principal objetivo: prepararse para el Mundial de Egipto 2021. Sebastián Simonet, el histórico central de Los Gladiadores que volvió a jugar en nuestro país en 2019 y entrenó en su casa durante la cuarentena, conversó con Página/12 sobre la previa, las expectativas del equipo y las propias para lo que será su octavo mundial. También habló sobre cómo seguirá este año, en el que le pondrá punto final a su carrera con la celeste y blanca.

-¿Cómo fue la vuelta a los entrenamientos?

-Fue hermoso después de meses de no haber tenido contacto con mis compañeros, ni con la pelota. Pasar de hacer la parte física en casa con bidones de agua, a volver a una pista de atletismo en el Cenard fue muy lindo. Por el protocolo, primero entrenábamos al aire libre, a los dos meses empezamos en la cancha, pero solo podíamos hacerlo de manera individual. A lo último, llegamos a hacer entrenamientos completos, pero sin poder jugar ningún partido.

-¿Y la preparación para el Mundial?

-Entiendo el momento que estamos atravesando, pero no fue la situación ideal para afrontar un torneo así. Me hubiera gustado haber tenido alguna concentración, o que se hubieran organizado partidos amistosos. Estar en un lugar diez días, entrenar con contacto completo y acceso a un gimnasio para hacer doble turno, hubiera sido ideal. Pero cuando proponíamos este tipo de cosas, nos explicaban todas las dificultades y uno entiende, pero las ganas de mejorar muchas veces pesan más. Igualmente, por las posibilidades que tuvimos, hicimos una gran preparación.

Entre el 27 de diciembre y el 7 de enero, Los Gladiadores participaron de dos torneos previos al debut, primero en Doha y luego en Moscú, en los que mostraron un gran rendimiento e incluso derrotaron a España por primera vez en la historia.

El Mundial contará con la participación de 32 selecciones divididas en ocho zonas de cuatro. De cada grupo clasifican las tres primeras, que se cruzarán con las tres primeras de otra de las zonas y formarán la Main Round. En el caso de Argentina, que forma parte del grupo D, lo haría con el C, formado por Croacia, Japón, Qatar y Angola. Los dos equipos que queden en primer y segundo lugar de esa zona de seis se clasifican directo a cuartos de final.

-Les toca Dinamarca, último campeón del mundo, Bahrein y Congo ¿Cómo ves el grupo?

-Dinamarca es muy fuerte. Una vez logramos sacarle un punto y desde ese entonces, siempre lo peleamos. Lo malo es que ya saben que podemos ganarles o estar ahí y salen a jugar a matar. Después hay dos equipos similares a nosotros, tendríamos que estar un poco más arriba que Congo y muy parejos con Bahrein, que hace menos de un año le ganó a Qatar en Asia. Es un equipo que hay que respetar, con el que lucharemos el segundo puesto. Si la lógica se da, tendríamos que estar entre los tres primeros. El grupo parece accesible, lo malo es que cada vez que nos ha tocado un grupo “bueno” no nos fue bien, pero creo que hemos aprendido de esos errores.

-¿Cuál es el objetivo principal?

-Intentaremos quedar segundos o primeros y meter buenos resultados para quedar lo más arriba posible en la ronda principal. Estar entre los 8 mejores equipos del mundo sería loquísimo, si se da, sería algo soñado. Los cruces del grupo no son imposibles, pero son muy difíciles. Uno se ilusiona viendo las cualidades del equipo y cómo se fue comportando estos últimos años. No nos vamos a achicar, pero tampoco vamos a pensar que porque somos Argentina ya le ganamos a Congo y a Bahrein. Con los pies sobre la tierra, a ser lo más competitivo posible y a dar todo hasta el último minuto del último partido.

-¿Cuál es la fortaleza del equipo?

-Hemos conseguido tener una gran defensa, muy cambiante y dinámica. Ahora es más sólida y le hemos agregado contraataque que nos costaba muchísimo. Lo bueno es que hay una linda cantidad de jugadores que están en un nivel altísimo, han recuperado la forma y están muy bien. Vamos a tener que aprovecharlos, abrirles espacio, generar juego para ellos y fomentar esas situaciones. Pudimos entender lo que Manolo (Cadenas) quería, lo que vio en nosotros y creo que hoy en día es el pilar del equipo.

-¿Tienen algún punto a mejorar?

-La definición muchas veces no fue nuestro fuerte. Cuando el arquero rival se agranda, se nos cierra el arco. Estar concentrados en ese último segundito de definición nos puede dar un plus. Ojalá que podamos mejorar eso. Uno ve a grandes arqueros como Landin de Dinamarca y sentís que no hay manera de hacerle un gol. Igualmente, estamos en un momento en que los jugadores importantes están con una madurez y un acople impresionante.

Simonet también confesó que, si los Juegos Olímpicos de Tokio se hubieran realizado en 2020, no estaría participando en Egipto: “Lo tomo como una oportunidad más para poder disfrutar conscientemente de que es mi último mundial, darlo todo y que se vea una versión muy buena de mí y no que estén pidiendo a gritos que me retire”.

-¿Te vas a retirar en Tokio?

-Sí, es mi sueño. Después de una carrera tan larga, linda y siempre intentando defender de la mejor manera esta camiseta, poder hacerlo por tercera vez consecutiva, con mis hermanos al lado, mis viejos en la tribuna y algún resultado histórico, sería la frutilla del postre. Pedir todo esto es abuso de mi parte, porque he vivido cosas hermosas en el deporte, pero estoy haciendo un gran esfuerzo, no es que lo pido y quiero entrar en la lista de regalo. Estoy haciendo todo para estar ahí y aportar mucho al equipo.

Con el futuro como ex jugador a la vuelta de la esquina, Simonet ya tiene claro lo que quiere: “Tengo ganas de ver qué pasa el día que no sea más jugador, quizás sigo en el club, pero no como profesional. Seguiré trabajando en la empresa familiar, ayudaré a quienes me ayudaron durante toda mi vida y me dedicaré a mi familia. Y de alguna manera siempre estaré presente dentro del handball”.



Fuente link:

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

El multifacético Simonet: el crack del handball que inventó un juego de mesa sobre historia argentina

El multifacético Simonet: el crack del handball que inventó un juego de mesa sobre historia argentina

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo originala>

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

Manolo Cadenas: “Me gustaría ser entrenador cien años más”

Manolo Cadenas: “Me gustaría ser entrenador cien años más”

El español lleva 46 años ligado al handball pero ahora vive un desafío especial: dirigir al seleccionado en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. “El jugador argentino pone en discusión la filosofía de los técnicos”, asegura.

(Foto: Télam)
Por Federico Amigo
@amigofede

23 de Febrero de 2020

A Manolo Cadenas, cada tanto, los jugadores le piden que hable un poco más. “Hoy no me dijiste nada”, escucha a veces el español a cargo de la Selección masculina de handball desde 2017. No es indiferencia ni distancia con sus dirigidos. Menos aun falta de predisposición. Es parte de la esencia del técnico nacido hace 65 años en León, España. “Soy un hombre de acción porque es lo que produce resultados. Yo los veo todo el tiempo: en el entrenamiento, en la cancha, en el partido”, explica el conductor de Los Gladiadores que acumula más de 30 años como entrenador y 46 de vínculo con el deporte.


–¿Que es el handball?

–Es todo en mi vida. Es lo que me permitió desarrollarme. En el balonmano hay más que un deporte: hay relaciones estrechas con jugadores, staff técnico y directivos. Es un modo de vivir y genera relaciones que perduran toda la vida. Es una pasión que tenía de joven: siempre quise dedicarme a esto para la vida y lo he logrado.


–¿Cómo es pasar 46 años en la misma disciplina?

–Parecía impensable ser un profesional del handball. Pude lograrlo por la evolución en España y el mundo. Nunca había dedicado tanto tiempo como ahora que estoy en simultáneo con la Selección y el club Ademar León de España. Sigo apasionado: me gustaría ser entrenador cien años más.


–¿Qué tipo de conducción te identifica?

–La tarea debe ser ilusionar para que los jugadores den todo su potencial. Tengo que ayudar al grupo a superarse sabiendo que hay momentos de todo tipo: duros, tristes, alegres. Mi función es ilusionar y hacer que sea interesante cada momento, entrenamiento y partido.


–¿Qué te cautivó de la Selección?

–Tenía en mi retina los partidos del Mundial 2015 de Qatar al mando de Dady Gallardo. Si había un equipo que había jugado al máximo era Argentina. Era increíble verlos competir con equipos superiores y que los partidos se definieran en momentos finales por poca diferencia. Cuando llegué, veía la dificultad de mejorar un equipo que daba un rendimiento extraordinario. Intenté continuar esa labor de Dady y aprovechar la base que ya estaba. Traté de aportar mi experiencia en el alto nivel.


–Por primera vez vas a estar en unos Juegos Olímpicos.

–Es una experiencia nueva para mí. Como entrenador, siempre me toca generar pasión y motivación en los grupos, pero en este caso Los Gladiadores estaban a un nivel de deseo y pasión por encima del mío. Y me gustó gestionarlo. Salió muy bien, logramos clasificar a Tokio, estar en primer nivel y todo en condiciones económicas precarias.


–¿Cuál es el objetivo?

–Estar allí ya era un logro. Ahora estamos en un problema mayor porque tenemos que ser mejores de lo que hemos sido hasta ahora. Vamos a tener equipos superiores y el objetivo es ser competitivo. Hay que seguir manteniendo vivo el sentido de ser osados y de creer que se puede ganar ante equipos superiores.


–¿Qué te sorprendió del jugador argentino?

–Cómo se implica y se involucra en todo. Todos tienen opinión, reflexionan sobre lo que hacemos los entrenadores y eso también hay que manejarlo como entrenador. Es meritorio y también entraña una discusión porque se pone en discusión la filosofía de los entrenadores. Me ha gustado mucho atravesar ese proceso. Otra característica es la confianza para enfrentarse con menos miedos a equipos más grandes. Al argentino también le gusta hacer cosas extraordinarias mientras juega.


–¿Cómo fue tener que dar más explicaciones?

–Te sientes más cómodo cuando nada se cuestiona. Pero te obliga a más de ti porque tienes que convencer de cosas. Yo les dije algo muy simple: miro lo que hacen los mejores del mundo y trato de enseñarlo. Conozco cómo funciona el alto nivel, los grandes jugadores y los equipos e intento copiarla.


–¿Diego Simonet está a la misma escala que Lionel Messi?

–Cuando alguien está por encima del resto, hay comparaciones. Para el mundo del handball está a la altura de Messi, pero no es un deporte tan mediático. Tiene menos publicidad. La magia del deporte es ver a un jugador haciendo cosas que para otros son imposibles. Diego ya nos había hecho ver a todos lo máximo cuando fue campeón de Europa y MVP con la dificultad de ser un jugador argentino surgido en otras condiciones.


–¿Cuánto ayudaría la profesionalización del handball en Argentina?

–No parece cercano ni que estén las condiciones. Pero pueden cambiar de repente. Para la evolución de cualquier deporte da un gran impulso. Ahora los jugadores tienen que migrar y eso no ayuda.


–Estás en León por tercera vez en tu carrera. ¿Cuánto ayuda?

–Cuando tienes tiempo puedes crear una filosofía de juego competitiva. La única posibilidad es tener trabajo continuo. Acá pude conseguir mi mejor momento como entrenador por el tiempo que he pasado dirigiendo.


–¿Se aprende más en la derrota o la victoria?

–Cuando estás en crisis surgen las ideas, la inventiva y la motivación. Siempre hay duelo, pero después la respuesta es buscar soluciones y formas de volver a vencer.

Link a la nota >