Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

Una copa en emergencia

https://www.tiempoar.com.ar/nota/una-copa-en-emergencia

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo originala>

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

La gestión de Chiqui Tapia en AFA en siete fotos

La gestión de Chiqui Tapia en AFA en siete fotos

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo originala>

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

Tapia consolida su poder y busca más plata para el fútbol argentino

Tapia consolida su poder y busca más plata para el fútbol argentino

Este miércoles saldrá la convocatoria para reelegirlo como presidente, ahora ladeado por Ameal y Tinelli. A partir de la fusión de ESPN y Fox, es posible que TNT Sports pase a ser el único dueño de los derechos con una renegociación de contrato incluida.
Por Alejandro Wall
@alejwall

8 de Marzo de 2020

Claudio Tapia avanzará esta semana hacia la consolidación de su poder en el fútbol argentino. Si hace tres años asumió con sus movimientos recortados, en una alianza clave con Daniel Angelici y entregándole la Primera a una estructura autónoma, tres meses después de caído el macrismo tanto en el país como en Boca, el presidente de la AFA estableció un sistema de consensos que le permitirá reacomodarse en su lugar con espaldas más anchas. Aunque en 2017 tenía los votos del Ascenso, una base de voluntades envidiable para cualquier dirigente con ambición de gobernar el fútbol, Tapia necesitó la llave política para acceder al domicilio que Julio Grondona controló con ojos de domo durante tres…
Esta nota estará disponible para todos los visitantes a partir de las 12:00 de Mañana.

¿Ya sos socio?

Leé la nota ahora.

Sumate ahora

¡Disfrutá de muchos beneficios!

SEAMOS SOCIOS

Link a la nota >

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

Russo: “Ojalá me toque ganar la Copa y festejar en La Bombonera”

Russo: “Ojalá me toque ganar la Copa y festejar en La Bombonera”

Siempre muy cauto, el flamante director técnico de Boca, se manifestó durante su presentación en el salón Quinquela Martín del estadio, acompañado por el presidente del club, Jorge Amor Ameal.

(Foto: Boca oficial)
30 de Diciembre de 2019

Con la sonrisa de siempre, con su habitual mesura, con el cuidado de algunos detalles que le importan mucho, como lucir los colores de su nuevo club: impecable saco azul y corbata amarilla a pintitas. Miguel Ángel Russo firmó el contrato como nuevo entrenador de Boca y luego se enfrentó por primera vez ante las preguntas del periodismo.

La primera acción la realizó acompañado por Jorge Amor Ameal, el presidente del club, y por Mario Pergolini, su vice. Luego, sólo estuvieron el dirigente principal y su nuevo director técnico. La figura de la nueva directiva, Juan Román Riquelme, no estuvo en la presentación. Las principales frases de Russo, quien el viernes próximo recibirá por primera vez al plantel que volverá de sus vacaciones, fueron las siguientes:

El regreso: “Primero agradecerle a Jorge y a todos los dirigentes, a Román especialmente porque entre todos me dan una posibilidad importante dentro de mi vida. Lo mejor está por venir. Conozco este club. He saludad a mucha gente cuando entré. Lo que viene Dios dirá, nos iluminará para lograr en este club todo lo que nosotros queremos y buscamos”.

Los objetivos: “Ojalá que me toque ganar la Copa y festejar en la Bombonera. Es lo que uno busca y lo que uno quiere. Ojalá… Los otros DT que han tenido la suerte de ganarla, como Lorenzo y Bianchi, ojalá me toque pasar lo mismo que ellos vivieron. Y lo que yo viví, repetirlo. Boca es así: si uno viniera y diera otra cosa, no estaría en Boca”.

Refuerzos: “Soy muy respetuoso. Un buen plantel que hay que conocerlo. Ellos primero van a conocer la idea y las formas. Siempre tengo un gran respeto por los futbolistas. No me pregunten quién se va, quién se queda. Hasta que no entremos en relación… Hay que definir algunas cosas de la pretemporada, hay que acomodarse. Y nos vamos a acomodar de la mejor manera y buscando lo mejor. Soy el que más necesidad tiene de escucharlos y que me escuchen a mí”.

Tevez: “Es jugador del club, con mucho respeto esperemos juntarnos con él y empezar a hablar”

Su equipo: “El cuerpo técnico es Leandro Somoza, Damián Lanata y estamos terminando pequeños detalles de todo el resto del equipo”.

El enganche: “Siempre uno sueña con jugadores que desequilibren. Habrá que buscarlos, encontrarlos. Veremos porque uno tiene una idea y después el desarrollo es otro. Buscaremos lo mejor para que el equipo juegue bien al fútbol”.


El mensaje de Pergolini

“Bosteros, nos va a ir muy bien!”, dijo Mario Pergolini, un rato antes de la firma de Russo como nuevo entrenador.  El vicepresidente primero de Boca subió un video en su cuenta de Instagram donde mostró a Russo firmando el contrato junto el presidente Jorge Ameal y la siguiente frase: “Esta es la que va (por la firma). Bosteros, ¡nos va a ir muy bien!”, dijo el conductor de radio y empresario.

El acuerdo entre Russo y Boca se oficializó en la cuenta del club en Twitter con una fotografía que reunió al entrenador, quien iniciará su segundo ciclo, Pergolini y Ameal. En la foto no aparece  Riquelme, principal gestor de la vuelta del ex DT de San Lorenzo y Racing. “Las buenas ya van a venir. Feliz año, bosteros!”, concluyó Pergolini en Instagram.El acuerdo entre Russo y Boca se oficializó en la cuenta del club en Twitter con una fotografía que reunió al entrenador, quien iniciará su segundo ciclo, Pergolini y Ameal. En la foto no aparece  Riquelme, principal gestor de la vuelta del ex DT de San Lorenzo y Racing. “Las buenas ya van a venir. Feliz año, bosteros!”, concluyó Pergolini en Instagram.

Link a la nota >

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

La grieta del fútbol argentino amenaza con postergar el reinicio del campeonato

La grieta del fútbol argentino amenaza con postergar el reinicio del campeonato

Claudio “Chiqui” Tapia firmó un comunicado muy duro contra la Superliga. Varios clubes, con Boca a la cabeza, pretenden que la organización del torneo de Primera vuelva a la AFA.

(Foto: Prensa AFA)
8 de Enero de 2020

Se sabía: el cambio de signo del gobierno nacional y de la comisión directiva de Boca, tan determinante para los últimos cuatro años del fútbol argentino, iba a traer cambios en el tablero del mapa futbolero nacional. Lo que tal vez no se esperaba es que el movimiento fuera tan rápido: este martes la Asociación del Fútbol Argentino sacó un comunicado fortísimo contra la Superliga. Horas después, el presidente de Boca, Jorge Amor Ameal, afirmó: “No estamos de acuerdo con el doble comando. Hay que fortalecer la AFA”. La grieta del fútbol argentino crece y amenaza, en principio, con postergar el reinicio del campeonato.

“La desafortunada y arbitraria actitud de programar 46 partidos del Torneo de la Superliga durante el desarrollo del Torneo Preolímpico revelan, por parte de la conducción de la SAF, un evidente desinterés y desapego a lo que significa nuestra selección nacional”, dice la dura carta que firmó Claudio “Chiqui” Tapia.  La bronca parece ser porque los clubes perderán a futbolistas importantes para un tramo decisivo de un torneo al que le quedan sólo siete fechas, por cederlos para la Sub 23 que jugará en Colombia entre el 18 y 9 de febrero el torneo clasificatorio para los Juegos Olímpicos.

Aunque, claro, no es la única razón para un comunicado tan duro, que incluso cita “la incertidumbre en torno a la plaza del Club Tigre”, en relación al cupo para la Copa Libertadores que obtuvo el Matador después de haber ganado la Copa de la Superliga. Aquel episodio de tensión fue en junio del año pasado. Pero sirve para incentivar una interna, justo cuando el presidente de la Superliga, Mariano Elizondo, está de vacacionales. El próximo miércoles, en la reunión de Mesa Directiva, algunos clubes plantearán la necesidad de retrasar el regreso de torneo, que volverá a jugarse el próximo 19 de enero, con el partido entre Independiente y River que quedó postergado cuando los Millonarios jugaron la final de la Copa Libertadores, ante Flamengo, en Lima. La fecha 17, con los 24 equipos en juego, comenzará el viernes 24.

También podés leer:El nuevo mapa político del fútbol argentino

Entre los clubes que están a favor de modificar las fechas del torneo que ya fueron aprobadas y anunciadas están Boca, San Lorenzo, Racing, Huracán, Lanús, Unión, Colón, Arsenal, Banfield y Estudiantes. “Mandamos dos cartas a Superliga para ver el fixture del campeonato. La disconfirmidad es porque somos de los equipos que más jugadores cedieron y por cuatro fechas no los podemos contar”, aseguró el vice de Banfield, Oscar Tucker. Marcelo Tinelli, flamante presidente de San Lorenzo, se expresó por Twitter: “Es imprescindible modificar ese calendario y atrasar el comienzo, para que todos los clubes puedan contar con los jugadores citados al Preolímpico. Es obvio que se van a juntar muchos partidos, pero nos debemos ese esfuerzo, por el bien de los clubes y del futbol en general.”. Desde Superliga aseguran que es muy difícil cambiar un calendario ya aprobado y consensuado con los clubes, más aún en un año que tendrá Preolímpico, Juegos Olímpicos, Eliminatorias, Copa América, Libertadores y Sudamericana.

Más allá del calendario, la pelea central es quién maneja el torneo de Primera División. Impulsado por el ex presidente Mauricio Macri, los clubes aceptaron crear la Superliga con la promesa de que así llegarían más inversiones y más ingresos por televisación a las arcas de los clubes. Luego de tres temporadas, la mayoría entiende que esos ingresos no fueron los esperados. Y que si los organizadores fueran los propios clubes, a través de la AFA, tal como lo fue hasta junio de 2017, no habría demasiada diferencia. O incluso ganarían más.

Link a la nota >

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

El flamante armado político del fútbol argentino apunta contra la Superliga

El flamante armado político del fútbol argentino apunta contra la Superliga

En una semana movida, AFA publicó un duro comunicado. Ameal, tras reunirse con Moyano, se pronunció a favor, al igual que Tinelli. Cuál es la verdadera disputa de poder.
Por Nicolás Zuberman
@nicozuberman

12 de Enero de 2020

Se sabía: el cambio de signo del gobierno nacional y de la comisión directiva de Boca, tan determinante para los últimos cuatro años del fútbol argentino, iba a traer cambios en el tablero del mapa futbolero nacional. Lo que tal vez no se esperaba es que el movimiento fuera tan rápido: este martes la Asociación del Fútbol Argentino sacó un comunicado fortísimo contra la Superliga. Horas después, el presidente de Boca, Jorge Amor Ameal, afirmó: “No estamos de acuerdo con el doble comando. Hay que fortalecer la AFA”. Ese mismo martes, Ameal se reunió con Hugo Moyano, presidente de Independiente y hombre fuerte de Camioneros.

“Hablamos de fútbol como hombres de fútbol”, dijo Ameal. Ya sin Daniel Angelici como alfil político, aunque aún ocupe una de las vicepresidencias de la AFA, el nuevo escenario político del fútbol argentino dibuja como figuras centrales a los presidentes de Boca e Independiente y también a Marcelo Tinelli, presidente de San Lorenzo. Todos nombres en principio alineados al nuevo gobierno nacional. La tajante definición de Ameal, un dirigente que suele eludir a los tonos desafiantes, parece un claro indicio. Y el armado de la Superliga resulta uno de los principales apuntados.

“La desafortunada y arbitraria actitud de programar 46 partidos del Torneo de la Superliga durante el desarrollo del Torneo Preolímpico revelan, por parte de la conducción de la SAF, un evidente desinterés y desapego a lo que significa nuestra selección nacional”, dice la dura carta que firmó Claudio “Chiqui2 Tapia. La bronca parece ser porque los clubes perderán a futbolistas importantes para un tramo decisivo de un torneo al que le quedan sólo siete fechas, por cederlos para la Sub 23 que jugará en Colombia entre el 18 y 9 de febrero el torneo clasificatorio para los Juegos Olímpicos.

Aunque, claro, no es la única razón para un comunicado tan duro, que incluso cita “la incertidumbre en torno a la plaza del Club Tigre”, en relación al cupo para la Copa Libertadores que obtuvo el Matador después de haber ganado la Copa de la Superliga. Aquel episodio de tensión fue en junio del año pasado. Pero sirve para incentivar una interna, justo cuando el presidente de la Superliga, Mariano Elizondo, está de vacaciones.

Más allá de la intención de postergar el reinicio del torneo, todo indica que el próximo domingo volverá el fútbol con el partido pendiente entre Independiente y River. Entre los clubes que están a favor de modificar las fechas del torneo que ya fueron aprobadas y anunciadas están Boca, San Lorenzo, Racing, Huracán, Lanús, Unión, Colón, Arsenal, Banfield y Estudiantes. Más allá del calendario, la pelea central es quién maneja el torneo de Primera División. Impulsado por el expresidente Mauricio Macri, los clubes aceptaron crear la Superliga con la promesa de que así llegarían más inversiones y más ingresos por televisación a las arcas de los clubes. Luego de tres temporadas, la mayoría entiende que esos ingresos no fueron los esperados. Y que si los organizadores fueran los propios clubes, a través de la AFA, tal como lo fue hasta junio de 2017, no habría demasiada diferencia. O incluso ganarían más.

Link a la nota >

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

El nuevo Boca: las primeras medidas para desprenderse de la estética macrista

El nuevo Boca: las primeras medidas para desprenderse de la estética macrista

Tras 24 años bajo el signo de Mauricio Macri, la nueva dirigencia busca otro rumbo: un perfil más social, cambios en la Bombonera, área de género y una auditoría de la gestión Angelici.
Por Nicolás Zuberman
@nicozuberman

12 de Enero de 2020

El cambio de indumentaria de Adidas a Nike, la marca que vestía a Boca desde 1996, quizá sea la variación estética más obvia desde el 8 de diciembre pasado. Ese día el Xeneize vistió por última vez la marca de la pipa, en la caída en Rosario ante Central, pero también sus socios votaron nuevas autoridades, terminando así con 24 años de un oficialismo marcado a pulso por Mauricio Macri. Al margen de la llegada de Miguel Ángel Russo como nuevo entrenador y de la mirada de Juan Román Riquelme para manejar el fútbol, en estas primeras semanas la dirigencia de Boca intenta cumplir con la promesa de campaña de “recuperar la identidad xeneize”: cambios inmediatos en La Bombonera, un club abierto a los socios y una flamante área de género son algunas de las novedades que marca como estandarte la nueva conducción que busca imponer un modelo de gestión distinto.

En el club se crearon nuevas áreas. La más novedosa: la de Igualdad e Inclusión, que tendrá dentro un área de género y otra de equidad en el barrio. Las socias fueron un factor decisivo en el contundente triunfo electoral del Frente que encabezaron Jorge Amor Ameal, Mario Pergolini y Juan Román Riquelme. Y el presidente, en la apertura de la asamblea de socios, ratificó la necesidad de modificar el Estatuto, entre otras cosas, para incluir a las mujeres en la actividad y en la gestión del club. El área de trabajo con la zona de influencia también fue marcado como una de las prioridades. “La Boca -dijo Ameal a este diario antes de las elecciones- es un barrio vulnerable. Hay que abrirle las puertas a la gente. El club tiene que ser utilizado como polo de desarrollo del barrio, con actividades sociales y culturales para los vecinos”. Para graficar el contraste alcanza una frase de Mauricio Macri, en 2005, durante la campaña para ser diputado nacional, el primer cargo en su trayectoria política que luego terminó en el sillón de Rivadavia: “Cuando llegué a la presidencia de Boca tuve que cambiar la imagen del club, que se relacionaba con lo sucio y oloroso del barrio. Ahora, Boca es un club fashion”.

¿Qué verá de distinto el hincha xeneize el domingo 26 de enero cuando vuelva a la Bombonera para el partido ante Independiente? Los acrílicos de la segunda y la tercera bandeja del sector Sur, la cabecera que da al Riachuelo, ya fueron retirados para que haya una mejor visión. Y el proyecto es también quitar el acrílico de la platea baja L para volver a ubicar ahí el histórico foso, aunque aún esperan el visto bueno de los encargados de seguridad del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Los acrílicos habían sido una de las innovaciones que impuso Macri en el estadio. Además, en esa misma platea, está previsto que se retiren los asientos celestes para hacerle lugar a otros que lleven los colores amarillo y azul. Retomar el tradicional “azul y oro” es uno de los objetivos: también están pintando de esos colores el exterior de la Bombonera, que en los últimos años estuvo pintada íntegramente de amarillo.

Otra de las marcas del macrismo en el estadio fue la de convertir la tercera bandeja de la cabecera norte en platea, lo que redujo la capacidad del estadio. La intención es que eso vuelva a ser popular, aunque para eso deben ubicar los más de 2 mil abonos de esa platea K. “Se está haciendo un relevamiento para determinar qué abonos libres hay en otros sectores. Estamos trabajando a contrarreloj para llegar al 26, pero no sabemos aún si vamos a poder”, cuenta un dirigente que supervisa de cerca cada una de las áreas del club, que agrega: “El cambio de época, más allá de la estética del estadio, lo notás en el ambiente que hay en el club: las parrillas, las mesas y la pileta desbordan de gente”.

Para este verano, el abono y los precios de la pileta ya estaban fijados y en algunos casos vendidos. Sin embargo, como había sido una promesa de campaña, se redujo un 30% el precio y se hará una devolución en las siguientes cuotas para quienes ya lo habían pagado. En esta primera semana del año también se realizó una reunión con los socios adherentes, un sistema que se implementó durante la gestión de Daniel Angelici, en el que alrededor de 100 mil personas pagan 450 pesos al menos para ingresar en una lista de espera para tener la posibilidad de comprar un remanente de entradas en los partidos en  que la Bombonera no se llena únicamente con socios plenos. “Durante años hubo un destrato muy grande al socio. Queremos revertir eso. También abrimos la posibilidad a que se acerquen nuevas filiales”, explica un integrante de Comisión Directiva que preside una de las áreas claves del club. Queda por ver qué hará Boca con los deportes que no sean fútbol, algo que también la nueva conducción llevó como bandera en su campaña: hoy, entre los deportes federados además del fútbol masculino y femenino, apenas aparecen el futsal masculino, el básquet masculino y el vóley femenino.

Entre las novedades de una gestión que arrancó con largas y numerosas reuniones en estas primeras semanas, los directivos destacan el cambio de las jerarquías en el organigrama: los presidentes de las áreas, representantes de la Comisión Directiva, estarán por sobre los gerentes, empleados que contrata el club para gestionar. ¿Cuál es la diferencia? “Los dirigentes responden a los socios y no a intereses económicos. Angelici creía en el modelo de CEOs, nosotros no”, grafica un hombre de confianza del presidente Jorge Amor Ameal.

Más allá de lo estético, acaso lo más trascendental tenga que ver con la revisión de números. Hay dos auditorías encargadas: una interna de gestión y otra para ver  el movimiento operativo que tuvo el club, que estará a cargo de la facultad de Ciencias Económicas de la UBA. Se calcula que se darán a conocer los resultados a mediados de febrero. Por ahora, se manejan con estricta reserva: sólo Ameal se limitó a denunciar que hubo cuotas de los pases de Nahitan Nández y Darío Benedetto que debían ser cobradas en agosto del 2020 y se efectuaron por anticipado. El millonario superávit fue una de las principales campañas de Angelici antes de las elecciones. “Se había vendido por 55 millones de dólares pero solo nos encontramos con cinco en el banco. Terminada la auditoría, diremos: ‘señores, esto es lo que pasó”, fue la declaración del presidente. En off, otro directivo que está cerca de los números va un poco más allá: “Nos pintaron que esto era Disney y nos estamos encontrando con el Tren Fantasma. Creo que más de uno se va a sorprender con el informe de la auditoría”.

Link a la nota >

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

La hija del conflicto

La hija del conflicto

La Selección Sub 23, que desnudó el conflicto entre la Superliga y la AFA por el “doble comando”, se consagró en el Preolímpico de Colombia y parece marcar el camino. El triunfo empodera a Tapia y a los clubes.

(Foto: AFP)
Por Alejandro Wall
@alejwall

9 de Febrero de 2020

Como si el fútbol argentino sólo pudiera avanzar sobre aguas tormentosas, la Selección Sub 23, que pasada la medianoche del jueves ganó por adelantado el Preolímpico de Colombia, es hija del conflicto. Se trata de una gran paradoja, con mucho mérito de su entrenador, Fernando Batista, que su conformación haya sido la que transparentara la guerra que ya existía entre la AFA y la Superliga, una disputa que promete continuar. El triunfo argentino, la clasificación a Tokio 2020 y la consolidación de un proyecto que parecía nacer rengo, empodera a Tapia y a los dirigentes que quieren terminar con el doble comando. Algunos, como lo hizo Jorge Amor Ameal esta semana, adelantan que la Superliga camina hacia su final. A caballo de los nuevos tiempos políticos, la meten al barro del gobierno anterior: “Fue una idea del macrismo. Si se fueron que se la lleven”.

La noche de Bucaramanga, como toda la ruta del Preolímpico, devolvió imágenes que parecían olvidadas, las del orgullo por una Selección juvenil argentina. Todavía quedan demasiado lejos las fotos del ciclo de José Pekerman y su eco en la continuidad de Hugo Tocalli. Pero el trabajo de Batista es un primer paso después de un año, 2019, que había entregado sabores amargos en los Mundiales Sub 17 de Brasil y Sub 20 de Polonia. Todo fue una apuesta de Tapia: que Diego Placente y Pablo Aimar, dos jugadores factoría Pekerman, se hagan cargo de la Sub 15 y Sub 17, y que Batista, con experiencia en equipos juveniles, tomara las Sub 20 y la Sub 23. Hasta diciembre, Hermes Desio era el coordinador. Incluía ese armado a Lionel Scaloni en la Selección mayor. Pero lo que al principio llegó a proponerse hasta en un master plan con mirada largoplacista se hizo a los golpes, por espasmos, incluso la designación de César Luis Menotti como una suerte de manager.

Más allá de los tropezones en Brasil y Polonia no puede decirse que a Tapia el movimiento le haya salido mal. Puede mostrar un trabajo y un camino, como lo marcó Batista en la conferencia de prensa posterior al triunfo contra Colombia. No sólo en las juveniles, también en la mayor se recuperó una senda de orden y progreso. Y Scaloni, sin experiencia como entrenador, ahora muestra algo más de espalda, apoyado en la simpatía que despierta en Messi.

Por eso Tapia, en un revival grondonista, sacó la cuchilla para que nada afectara a esas selecciones, las que quiere ver como su obra. Fue el colmo que la Superliga le ordenara un calendario en enero que pusiera en riesgo la cesión de jugadores para el Preolímpico. Ya sabía que Batista no contaría con varios futbolistas del exterior. Pero después de algunos amagues, como la amenaza de San Lorenzo de no ceder a Adolfo Gaich y Marcelo Herrera, pudo armar una selección con jugadores del fútbol local, salvo por Nehuén Pérez, del Atlético de Madrid, cedido al Famalicão de Portugal, y Valentín Castellanos, que juega en el New York City FC, en la MLS. La Superliga no modificó la agenda, pero los jugadores que tenían que estar estuvieron.

La Sub 23 fue una Selección fundacional para el poder de Tapia, que aceleró en su construcción interna durante los días finales de Gerardo Martino, cuando los clubes le negaban jugadores para Río 2016 y la AFA no le pagaba el sueldo. Fue el limbo entre el 38-38, la huida de Luis Segura y la aparición del Comité Normalizador. Tapia vio luz y se acercó a Martino, lo contuvo, ofreció su ayuda. Martino siempre lo valoró. Tapia también tejió en ese tiempo su vínculo con Messi, que seguía en posición de renuncia tras la Copa América en Estados Unidos. 

Con mandato hasta marzo de 2021, en la búsqueda de su reelección, Tapia quiere no sólo el control de las selecciones, también el de los torneos. Diciembre le entregó un aliado en esa empresa. Ameal, ahora presidente de Boca, es uno de los que apoya terminar con la Superliga. Pero también quiere recuperar la silla de Daniel Angelici en la vicepresidencia de AFA. Roberto Digón es el hombre de Boca para representar al club en esa casa, donde esperan que Angelici renuncie en marzo, tal como lo hizo con el cargo que mantenía en la FIFA. El esperable fallo adverso del TAS sobre la final de la Copa Libertadores 2018 aceleró esos tiempos. La resolución fue un cachetazo para Angelici, que resolvió un juicio por el que Boca tendrá que afrontar un tercio de los gastos después de haber aceptado jugar en Madrid. Las preocupaciones del empresario binguero, de todos modos, pasan por otras causas judiciales, más relacionadas a la política nacional que a las internas de Boca.

También para Tapia hay otros asuntos urgentes, como revertir la decisión del gobierno de suspender la prórroga del decreto 1212/03 con beneficios en las contribuciones nacionales. Mauricio Macri había avanzado en su derogación, pero luego se frenó en medio de negociaciones. Ahora el gobierno de Alberto Fernández, a través de la Afip, reglamentó la medida de Macri. En la AFA no lo esperaban, lo que generó el rechazo de los clubes. Por esto, en las últimas horas, hay una alianza táctica con la Superliga. Espalda con espalda. Como señal política, además, todo el fútbol argentino había repudiado la designación de Macri en la Fundación FIFA. No era moneda de cambio, fueron guiños. Guiños no correspondidos.

Link a la nota >

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

Efecto “Bover”: la prepotencia de River y Boca crece en el tramo final de la Superliga

Efecto “Bover”: la prepotencia de River y Boca crece en el tramo final de la Superliga

En los últimos cinco años se estiró la diferencia económica y deportiva entre los dos clubes más grandes y el resto. Motivos, cifras y explicaciones de una era que marca al fútbol argentino.

(Foto: AFP)
Por Nicolás Zuberman
@nicozuberman

16 de Febrero de 2020

La mañana del lunes 5 de diciembre de 2011, horas después de haber sido electo como presidente de Boca, Daniel Angelici se apareció en la casa de Julio Grondona, en la calle Juana Manso, Puerto Madero. Angelici, que sucedía a Jorge Amor Ameal, fue a decirle a Grondona que Boca quería recuperar el terreno perdido en la AFA luego de la repentina muerte de Pedro Pompillo. El empresario binguero mencionó distintos cargos, pero sobre todo pretendía la tesorería. Como estrategia de persuasión lo acompañaban tres especialistas en marketing, que mostraban datos en una computadora para dejar clara la influencia económica de Boca en el fútbol argentino. Cuando terminó la exposición, Grondona solo atinó a decir: “Presentalo el martes en Comité Ejecutivo”. Y justo antes de que Angelici cruzara la puerta cabizbajo, agregó: “Tano, no te olvides que River se fue a la B”.

Casi una década después de aquella escena, la prepotencia deportiva, económica y mediática de River y Boca respecto a los demás equipos del fútbol argentino es total. Este domingo -River, en el Monumental ante Banfield, y Boca, en Santiago del Estero contra Central Córdoba- jugarán una de las últimas cuatro fechas en las que definirán quién se queda con la Superliga. Un título que pelean mano a mano los dos más grandes del fútbol argentino, algo que en los últimos años se volvió costumbre: en 2014 jugaron la semifinal de la Sudamericana, en 2016/17 definieron cabeza a cabeza el torneo de Primera, en 2018 la Supercopa Argentina y la inolvidable final de la Libertadores en Madrid, y al año siguiente se midieron por la semi de esa misma copa. En los primeros cien años de Superclásico (1913-2013) sólo habían jugado una final, la del Nacional 76, y tres cruces directos por copas internacionales, en la Supercopa 94, los cuartos de final de la Libertadores 2000 y la semi de 2004. En el último lustro esos choques se amontonan.

Si el mundo se volvió cada vez más desigual, el fútbol también. La Superliga, por caso, nació con el subtexto de hacer más grandes a los grandes y más chicos a los chicos. Su musa inspiradora fue la Liga de España, donde 14 de los últimos 15 campeonatos se los llevaron Barcelona y Real Madrid. El esquema de reparto de dinero entre la Superliga y los clubes es el siguiente: un 50% para todos por partes iguales, un 25% según el desempeño en el campeonato y el cuarto restante se mide según la audiencia televisiva. Desde hace años, los dirigentes del fútbol argentino aseguran que el esquema no es desigual, pero que el problema es que las cadenas dueña de los derechos de televisión entregan un dinero extra a Boca y a River por debajo de la mesa. “No es mito. Y es bastante plata. Eso marca la diferencia”, asegura un hombre clave del Comité Ejecutivo de la AFA.

En términos de alcance, está claro que son los más populares. Boca, contando los adherentes, tiene unos 206.078 socios; y River 151.435, una diferencia enorme con Independiente (83.428), Racing (70.006) y San Lorenzo (61.108). Y son los únicos dos equipos que promedian más de 40 mil espectadores por partido. En las redes sociales es donde más se nota la diferencia: entre Facebook, Instagram, Twitter y YouTube, Boca tiene casi 16 millones de seguidores y River está cerca de los 15 millones. Detrás, muy lejos, viene San Lorenzo, con poco más de dos millones de seguidores. En una sociedad on demand, el consumo ocupa un lugar cada vez más central. Por eso la creciente influencia de River y Boca también llega a los medios: en los programas radiales o televisivos y también en los portales casi todo gira alrededor de los dos equipos más grandes del fútbol argentino. Eso llevó a que los hinchas que no son ni de Boca ni de River, molestos por la poca visibilidad de sus equipos en los medios, le pusieron nombre al fenómeno: “Bover”.

Tercero en la tabla de posiciones, tres puntos por debajo de Boca y seis por debajo de River, aparece Lanús, el último equipo “chico” en ser campeón, en 2016. “Dentro de dos temporadas, cuando haya 22 equipos en Primera, el torneo va a ser todos contra todos, ida y vuelta. En 42 fechas es muy difícil que Boca o River no sean los campeones. La diferencia económica es notable”, explica Nicolás Russo, presidente de Lanús. Y argumenta: “La Superliga atentó contra los clubes chicos y medianos. Además del modo de competición, por ejemplo, con la publicidad estática internacional. No es lo mismo vender todo el fútbol argentino como paquete a que cada club vaya por afuera. Así Boca y River sacan una ventaja muy grande”.

Según el sitio Transfermarkt, especializado en los movimientos de mercados en el fútbol, los planteles de River (138,6 millones de euros) y Boca (111 millones), sumados, valen más que juntar a todos los jugadores de 13 de los 24 equipos de la Superliga: Godoy Cruz (33,8), Banfield (29,5), Newell’s (26,5), Defensa y Justicia (25,8), Rosario Central (20,8), Huracán (16,8), Atlético Tucumán (15,7), Gimnasia (15,4), Unión (15,8), Arsenal (13,4), Aldosivi (11,7), Central Córdoba (11,6) y Patronato (10,7). “Nosotros tratamos de dar pelea pero la brecha es cada vez más grande. Económicamente, Boca y River están muy por encima del resto”, aseguró a comienzos de esta temporada 19/20 Diego Milito, director deportivo de Racing, el último campeón de la Superliga. Sobre el final del torneo esa diferencia empieza a cristalizarse con Boca y River cortados en la tabla de posiciones. Cuando esta tarde Marcelo Gallardo mire a un costado tendrá sentados, entre otros, a Juan Fernando Quintero, Ignacio Scocco y Lucas Pratto. Miguel Ángel Russo guardará entre los suplentes a Iván Marcone, que hace un año se transformó en la segunda compra más cara de la historia de Boca, con 9 millones de euros. Son momentos, suele decir Russo. Y este es el de River y Boca.

Link a la nota >

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

Cómo será el homenaje que la Bombonera le brindará a Maradona

Cómo será el homenaje que la Bombonera le brindará a Maradona

Después de 15 años, Diego volverá a pisar el césped del estadio de Boca. Pasillo de honor, alfombra y una ovación inolvidable. 

(Foto: AFP)
5 de Marzo de 2020

Después de casi 15 años Diego Armando Maradona volverá a pisar el césped de la Bombonera este domingo. Será una jornada particular, llena de condimentos: Diego llega a la Boca como entrenador de Gimnasia, que será juez del Xeneize en la definición del campeonato, en medio de una dura pelea verbal con los dirigentes del club. Todo eso quedará de lado por unos minutos justo antes de las 21, cuando Maradona asome por el túnel de la cabecera que da a Casa Amarilla.

Más allá de la tensión entre el Diez, Jorge Amor Ameal y Juan Román Riquelme, el mejor jugador de todos los tiempos tendrá su homenaje en la Bombonera. Si bien por una cuestión de espacios en los bancos de suplentes no habrá un sillón como le prepararon Newell´s o Independiente, dos de los equipos que mejor lo recibieron, sí habrá una alfombra y un pasillo de honor conformado por excompañeros de Diego en los dos ciclos que tuvo con la camiseta azul y oro. Miguel Ángel Brinidisi, que también participó del recibimiento que le hicieron en Huracán, será uno de los que formen ese pasillo, del que aún no se conocieron más nombres.

Al margen de lo que pase dentro del campo de juego, desde los cuatro costados del estadio bajará una ovación inolvidable para el ídolo máximo del fútbol argentino, que también se volvió un embajador xeneize en el mundo a lo largo de los años. En las tribunas, se sabe, no habrá grietas ni peleas de ego: el amor hacia Maradona es casi universal y uno de sus epicentros está en La Boca. Además, en el palco en el que tradicionalmente está ubicado Maradona y su familia dirán presente sus hijas Dalma y Giannina y también su nieto Benjamín. Más allá de sus múltiples apariciones en ese palco, son casi 15 los años que lleva el ídolo sin pisar el césped de la cancha donde dio su primera vuelta olímpica como profesional y donde tuvo su partido despedida. 

La última vez fue el 10 de noviembre de 2005, en un partido entre veteranos de Boca y de Racing, en lo que fue la previa de un choque de Copa Sudamericana ante Inter de Porto Alegre. Unos días antes de aquel juego, como parte del programa la Noche del Diez que él mismo conducía, había aparecido en helicóptero en una Bombonera casi llena que le cantó el feliz cumpleaños. Este domingo volverá a ser el centro del estadio, más allá de que se jugará un partido definitorio. 

Link a la nota >