Categorías
El mundo Internacional

El PT cierra los festejos por su aniversario mientras la Corte apoya reclamos de Lula

https://www.tiempoar.com.ar/nota/el-pt-cierra-los-festejos-por-su-aniversario-mientras-la-corte-apoya-reclamos-de-lula

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
El mundo Internacional

Brasil: Bolsonaro atacó el uso de tapabocas en el día récord de muertes diarias por Covid-19

https://www.tiempoar.com.ar/nota/brasil-bolsonaro-ataco-el-uso-de-tapabocas-en-el-dia-record-de-muertes-diarias-por-covid-19

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina El país

Jair Bolsonaro llegará al país el 26 de marzo | Para participar de la cumbre del Mercosur



El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, viajará a la Argentina el próximo 26 de marzo para participar de la Cumbre del Mercosur que comandará el presidente Alberto Fernández, en el marco de las actividades conmemorativas del 30º aniversario del bloque.

Argentina tiene en la actualidad la presidencia pro témpore y por eso estará a cargo de la organización de las celebraciones por el aniversario del bloque regional fundado en 1991. Además, se diseñó un nuevo logo del Mercusur para la ceremonia, que tendrá validez temporal.

A inicio de esta semana se realizó la reunión de Coordinadores Nacionales del Mercosur, presidida por la subsecretaria de Mercosur y Negociaciones Económicas Internacionales, Rossana Surballe, donde se dio el inicio al calendario de trabajo de la presidencia pro témpore argentina, que se extenderá durante el primer semestre del 2021.

En esa ocasión, la delegación de Cancillería expuso la propuesta de actividades conmemorativas, entre las que se prevé un encuentro presidencial el 26 de marzo, una reunión de cancilleres, un foro empresarial, otro de desarrollo social y actividades complementarias de foros técnicos sobre la estructura institucional del Mercosur.

Asimismo, se presentará el estatuto de ciudadanía del Mercosur, que repasa todos los derechos de los habitantes del bloque en términos de salud, educación, homologación y validación de títulos, licencia de conducir y pasaporte, según indicaron fuentes oficiales. También se prevé la realización de actividades en el Exterior, en coordinación con las representaciones diplomáticas de los cuatro Estados que integran el Mercosur.

En otra parte del intercambio se abordaron temas para profundizar la integración del bloque, como el arancel externo común, régimen de origen, comercio electrónico y de servicios, Fondo para la Convergencia Estructural (Focem), sector automotor y cuestiones institucionales.

Desde la Cancillería destacaron que la conmemoración del 30º aniversario del Mercosur tendrá “un claro valor simbólico y político al mostrar una vocación de integración regional, y convertir al bloque en una plataforma común para la proyección internacional competitiva de nuestros países”.

Será el primer viaje de Bolsonaro a la Argentina, así como también la primera vez que se ve personalmente con Alberto Fernández, ya que sólo pudieron dialogar a través de videoconferencias por la pandemia de coronavirus.

Ambos líderes mantienen profundas diferencias ideológicas y personales y han protagonizado cruces de declaraciones incluso antes de que el argentino asumiera al frente de la Casa Rosada. La gestión del embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, fue la llave que abrió la puerta para que Bolsonaro decidiera visitar el país.



Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

“Lula candidato o Lula en campaña” | Fernando Haddad, figura del PT, explica la estrategia para derrotar a Bolsonaro



Desde Brasilia

En 2018, cuando Luiz Inácio Lula da Silva fue impedido de participar en las elecciones a través de la guerra judicial o lawfare, respaldada por los militares como acaba de reconocerlo el entonces jefe del Ejército, Fernando Haddad asumió el desafío de ser el candidato del Partido de los Trabajadores. Fue una candidatura poco menos que heroica: tuvo que llevar adelante una campaña contrarreloj mientras el líder del PT permanecía en prisión sin derecho a formular declaraciones. En esas pocas semanas Haddad logró llegar al segundo turno, donde obtuvo 47 millones de votos frente al vencedor, Jair Bolsonaro, que tuvo de su lado a los banqueros, los medios de comunicación, los generales y los jueces.

En esta entrevista con PáginaI12, Haddad no oculta su intención de enfrentar nuevamente al ex capitán en los comicios de 2022, cuando dispondrá de más tiempo para hacer campaña y contará con el respaldo de Lula en libertad, un dato nada simpático para el campo conservador. Usando una expresión carnavalesca el exmandatario, que continúa proscripto, le propuso a Haddad sacar “el carro a la calle” (poner “o bloco na rua”) como hacen las comparsas de barrio.

“Con esa frase que ha repercutido mucho, Lula quiso decir que no deje pasar el tiempo, que recorra el país con nuestro programa para que la gente lo compare con el desastre de Bolsonaro, el peor presidente de la historia. Bolsonaro no gobierna, está en campaña permanente con vistas a 2022”, explica Haddad. De inmediato aclara que “Lula será el candidato” si le restituyen los derechos políticos. Para ello es necesario que san anulados los del exjuez Sergio Moro en la causa Lava Jato.

–¿Lula será rehabilitado?

–Lula es muy escéptico sobre la posibilidad de recuperar sus derechos políticos, su escepticismo no tiene nada que ver cuestiones jurídicas, lo que está en juego son razones políticas. Considera muy difícil que los dueños del poder asuman la verdad y admitan la persecución que hubo en su contra. Desde su punto de vista la mentira del Lava Jato fue contada en un solo día y la verdad será contada de a poco. Mi perspectiva es algo distinta, creo que hay una hendija, no digo una ventana, que puede permitir que se haga justicia con Lula. Hoy tengo alguna esperanza, al contrario de 2018 cuando no tenía ninguna expectativa sobre la posibilidad de que lo dejaran presentarse a las elecciones.

–¿Qué escenarios imagina?

–Que Lula sea candidato o que Lula trabaje en la campaña.

–¿Usted acepta postularse ?

–Sí, claro. Existe una expectativa en ese sentido. Vamos a trabajar hasta el último minuto para que Lula recupere sus derechos, pero si eso no ocurre nosotros ya pusimos nuestro nombre a consideración (del PT).

–El discurso mediático alimentó un antipetismo que aún sobrevive. ¿Cómo revertirlo?

–Hay que reconectarse con la población, tenemos un año y medio de trabajo para saber qué le pasa a la gente, queremos discutir el atraso en la vacunación, la pérdida de renta y puestos de trabajo, la cuestión ambiental, el aislamiento internacional de Bolsonaro. Queremos dialogar con la parte civilizada del país, que es la mayoría, que comienza a comprender qué significa Bolsonaro, hay que desmontar a Bolsonaro. El antibolsonarismo ha crecido mucho, el antibolsonarismo ya supera al antipetismo.

–¿Cuál es su prioridad política en estos momentos?

–La primer iniciativa es buscar que la derecha, si queda fuera del ballottage en 2022, no vote a la ultraderecha. Recordemos que el gran problema de 2018 fue que la derecha votó a Bolsonaro en la segunda vuelta, violando su compromiso con la democracia. Se deben explotar las contradicciones entre la derecha y la ultraderecha, un viejo profesor dijo que en Brasil los liberales no son muy democráticos y los empresarios no son muy defensores del libre mercado.

–¿Al decir derecha se refiere al Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) del expresidente Fernando Henrique Cardoso?

–En 2018 el PSDB postuló a Joao Doria como candidato a gobernador de San Pablo, Antonio Anastasia para gobernador de Minas Gerais y Eduardo Leite en Rio Grande do Sul. Los tres votaron a Bolsonaro en el segundo turno.

–¿Es realista apostar en una alianza con Joao Doria en 2022?

–Lo corrijo, yo no hablo de una alianza con Joao Doria en 2022, él puede votar a su candidato en la primera vuelta pero en la segunda puede votar al PT en lugar de a Bolsonaro, y luego puede ser oposición al gobierno del PT. Vea lo que pasa actualmente, Bolsonaro ofende semanalmente a Doria, le dice las peores bajezas. Yo me pregunto, ¿Doria tendrá coraje de votarlo?.

–¿Son comparables las Lawfare de Brasil y Argentina?

–Son muy diferentes. En Argentina el Poder Judicial no obtuvo una victoria contra Cristina similar a la que obtuvo acá contra Lula. Aquí la Lawfare fue expeditiva, destructiva, el caso brasileño se parece más al de Ecuador, donde Rafael Correa no pudo ser candidato.

Un homicida

Las encuestas publicadas desde de diciembre muestran a un Bolsonaro con la popularidad en baja y el ascenso del repudio a la vacunación lenta y la política sanitaria ante la Covid-19. Según los especialistas ese retroceso indica que se acabó la paciencia con Bolsonaro en sectores de la clase media que lo votó. Pero pese a ese retroceso conserva un treinta por ciento de popularidad, que refleja a ese público que lo vivó este verano cuando se paseó sin mascarilla e despotricando contra el aislamiento social por las playas de San Pablo y Santa Catarina.

–Nada indica que Bolsonaro está acabado.

–Bolsonaro moviliza a esa gente afecta al individualismo extremo, que cultiva una especie de darwinismo social, es un sector vinculado al crecimiento de la Teología de la Prosperidad, del movimiento neopentecostal, que combina con el neoliberalismo extremo, que no se interesa por la pandemia

–Cuando ya fueron superados los 246 mil muertos…

–Estamos batiendo récords, en los últimos 31 días la media diaria fue de más de mil muertos, mientras el gobierno sabotea el aislamiento social y promueve el tratamiento con hidroxicloroquina, una droga que no tiene efecto sobre el coronavirus. Bolsonaro manipula a la opinión pública con la cloroquina e incitando a que se vacune quien quiera y el que no quiera que no lo haga, sembrando dudas. Los números de la pandemia en enero y febrero son el fruto de lo que Bolsonaro plantó durante casi un año. Si no se toman medidas concretas es posible que en 2021 tengamos tal vez el mismo número de muertos que en 2020, cuando se superaron los 200 mil.

–Los números oficiales indican 10,1 millones de infectados, se sospecha que hay más.

–No hay ninguna duda de que hay más, este gobierno es absolutamente irresponsable al naturalizar la más grave pandemia de los últimos cien años.

–Human Rights Watch considera que Brasil “saboteó” la vacuna y el Tribunal Penal Internacional comenzó a analizar una denuncia por “genocidio.

–Bolsonaro primero saboteó el aislamiento social y la vacuna, desoyó todas las recomendaciones sanitarias hechas por especialistas, razones que fundamentaron varios pedidos de impeachment. Este gobierno actúa de forma criminal. Existe una discusión doctrinaria respecto de si a Bolsonaro incurrió en genocidio o no. Yo tengo mis tengo dudas sobre genocidio, pero estoy seguro de que incurrió en homicidio, él promovió la muerte.

–¿Cuántas muertes pudieron evitarse?

–Si Brasil hubiese adoptado las medidas sanitarias recomendadas por los especialistas actualmente habría entre 70 y 80 mil víctimas fatales. Se puede decir que todo lo que supere los 70 u 80 mil muertos ocurrió por responsabilidad del gobierno. Brasil tiene cerca de 2,7 por ciento de la población mundial y cerca del once por ciento de los muertos por la pandemia. Quiere decir que respondemos por el triple de fallecimientos respecto de nuestra población, una desproporción enorme.

Radicalizar la integración

Haddad analiza el caso brasileño en clave latinoamericana, destacando el contraste del gobierno de extrema derecha frente a un contexto en el que se destacan las administraciones progresistas de Argentina y México.

–¿Qué impacto tendría una victoria del PT en la región?

–Las elecciones de 2022 serán importantes para Brasil y la región. Es vital que Brasil cambie de rumbo, es obvio que hay fuerza suficiente en Argentina y en México para resistir las pretensiones de Bolsonaro de expandir la ultraderecha, pero no es suficiente resistir a Bolsonaro, hay que construir algo en común.

–¿Construir con más integración?

–Soy un entusiasta de la integración radical de América Latina, incluyendo a México, no veo futuro para la región sin un proceso de integración radical. La pandemia es una oportunidad para organizar nuestras acciones. para actuar en común, con vistas al bienestar de nuestra gente. Si Brasil tuviera un gobierno progresista en 2022 creo que con Alberto Fernández, con Andrés Manuel López Obrador, con el presidente boliviano Luis Arce, con la eventual victoria del candidato aliado de Rafael Correa en Ecuador, podremos impulsar un programa de desarrollo regional. Un proyecto que podría ser superador, incluso, del que fue hecho en su momento por los presidentes Kirchner, Lula, Chávez, Evo y Correa. Lo que ellos hicieron fue algo grande, pero nosotros podríamos ir más allá incluso, radicalizando la integración.



Fuente link:

Categorías
Argentina El país

Jair Bolsonaro criticó a Alberto Fernández por el manejo de la pandemia | El presidente brasileño había llamado “gripezinha” al virus y enfrenta un escándalo por haber vacunado con aire a ancianos



El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, publicó este lunes en sus redes sociales la captura de pantalla de una nota publicada en el diario O Globo que describe la la situación que vive la Argentina respecto de la pandemia de coronavirus. Sin más menciones que la foto del título, que dice “Epidemia de desilusión: la clase media alta de la Argentina busca emigrar para escapar de la crisis”, el mandatario de derecha volvió a criticar a la gestión de Alberto Fernández.

Desde el comienzo de la pandemia, Bolsonaro no sólo la subestimó, sino que llamó al virus  “gripezinha”, es decir lo comparó con un resfrío, nunca se ocupó de intentar que la gente a la que gobierna no se mueriera y él mismo se contagío y promovió la toma cloroquina. Dijo que ese ese fármaco es laprueba viva” de que  funciona en el combate contra la pandemia de coronavirus. El presidente de Brasil, además, sentenció que muchos de los fallecidos de su país a causa de la enfermedad, que sobrepasan los 100 mil, se hubieran salvado de haber sido tratadas con el compuesto.

Su último escándalo por el manejo de la pandemia son los casos de personas de la tercera edad que han sido vacunadas con aire y provocaron indignación en Brasil.

En los últimos días surgieron videos compartidos por los familiares de los ancianos que sufrieron vacunaciones simuladas con jeringas vacías o falsas. Las imágenes fueron viralizadas a través de redes sociales y retransmitidas por medios brasileños. Los videos muestran el momento en el que el personal sanitario inserta las agujas pero sin inyectar la dosis del fármaco.

La Policía Civil de Río de Janeiro emitió un comunicado el que señala que si las investigaciones confirman que hubo desvío de dosis o alguna otra irregularidad los profesionales de la salud podrán ser acusados por malversación de fondos con penas de hasta 12 años de prisión.

Una enfermera ya fue suspendida en Petrópolis, una ciudad de Río de Janeiro, según confirmó la secretaría de Salud de esa localidad. En el video se ve cómo la anciana de 94 años recibe una inyección sin el fármaco. La profesional de salud aseguró que había sido un fallo no intencional y que no había percibido problemas en el momento de la inoculación.

Otro caso ocurrió en la ciudad de Niteroi, donde un profesional fingió aplicar la dosis a una anciana de 90 años y el hecho quedó registrado por los familiares que lo acompañaban. La policía acusó a la enfermera por malversación de fondos. “El análisis del video deja claro que estaba consciente de que no estaba aplicando la vacuna, hasta porque fue alertada y cuestionada por la familia y respondió de forma irónica”, explicó el comisario Luiz Henrique Pereira a medios brasileños.

Para el gobierno local se trata de hechos aislados. “Entendemos que se trata de una falla, no lo queremos llevar para el lado de las calumnias que están levantando”, declaró el secretario de salud del municipio, Aloísio Barbosa Filho. Pese a sus declaraciones, reforzaron el protocolo de vacunación para evitar más casos de “vacunas de aire”.





Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

Días confusos en un Brasil caótico | Opinión



Desde Río de Janeiro. Son días especialmente enloquecidos en un país sumergido en un caos absolutamente descontrolado.

El pasado viernes, y por una ventaja aplastante – 364 votos contra 130 y tres abstenciones – la Cámara de Diputados confirmó la prisión de uno de sus pares, Daniel Silveira, determinada por el pleno del Supremo Tribunal Federal. ¿Y quién es Silveira? Un ex Policía Militar de Rio de Janeiro, que en ocho años de la fuerza sufrió un sinfín de detenciones y prisiones y reprimendas, pero que se hizo conocido por ser uno de los ejemplos más perfectos de los ultra radicales seguidores del ultraderechista Jair Bolsonaro.

La prisión se debió a un video de 20 minutos divulgados en las redes sociales, con Silveira amenazando a integrantes de la corte suprema de justicia brasileña, convocando a la vuelta de la dictadura y dirigiéndose a los jueces del Supremo Tribunal Federal, entre otras delicadezas, como “ustedes son la crema de la bosta”.

En ese mismo viernes, se cumplió un mes con la media de muertos diarios por coronavirus superando la marca del millar.

Eso: hubo días en que se registró una muerte por minuto, frente a la total y absoluta inoperancia del general activo del Ejército, Eduardo Pazuello, y de todos los milicos que esparció por puestos antes ocupados por médicos, investigadores y científicos, en el ministerio de Salud.

Y más: ese mismo viernes, Jair Bolsonaro anunció formalmente que reemplazará al economista ultra-liberal Roberto Castello Branco en la presidencia de la estatal Petrobras.

Desde el gobierno del ilegítimo Michel Temer, quien reemplazó a Dilma Rousseff, destituida a raíz de un golpe institucional, la Petrobras fue siendo poco a poco desmantelada.

Bajo Bolsonaro y Castello Branco, el proceso se aceleró.

¿Por qué entonces destituirlo? Porque la empresa siguió el parámetro determinado por los precios internacionales de combustibles, lo que provocó la ira de los camioneros, uno de los bastiones de respaldo de Bolsonaro.

¿Y quién reemplazará al ultra-liberal Castello Branco? Pues, claro, un general retirado, Joaquim Silva e Luna, que hasta ahora presidía la binacional brasileña-paraguaya Itaipu, de energía eléctrica.

¿Qué sabe él de una petrolera? Lo mismo que sé yo de la vida íntima de Lady Gaga.

Dos cosas caminan lado a lado, y de manera cada vez más cercana, por estos tiempos caóticos en Brasil: la destrucción de todo lo que fue conquistado desde la vuelta de la democracia, en 1985, luego de 21 años de dictadura militar, y la creciente militarización del gobierno electo en 2018, teniendo a la cabeza a un teniente indisciplinado que solo ascendió al grado de capitán al ser expulsado de la fuerza, como es norma en el país.

También por esos días se conoció que volvió la censura, con la secretaría Especial de Cultura, dependiente del ministerio de Turismo, rechazando la liberación de recursos para proyectos considerados izquierdistas, con una convocatoria para la venta de libros escolares impidiendo términos como “democratización” en su contenido, y con la no liberación de recursos previamente aprobados para producción audiovisual.

Se supo que el presupuesto destinado a la educación pública nacional bajó a los niveles de 2010, que el 71 por ciento de los indígenas – que, teóricamente, estarían en el grupo preferencial de inmunización – no fueron vacunados, que un decreto presidencial liberó la compra de armas y municiones: cada ciudadano puede adquirir hasta 60 armas y cinco mil municiones por año.

El ultraderechista Jair Bolsonaro (foto) sigue en peregrinación por todo el país, con la obsesión de reelegirse en 2022.

La economía está hundida, el desempleo alcanza a unos 14 millones de brasileños, el país volvió al mapa mundial del hambre del que había sido sacado por Lula da Silva, la pandemia corre suelta y crece sin control, la imagen del país se derrite como una paleta al sol, pero no hay cómo pararle la mano al genocida.

Hago aquí una apelación a las autoridades sanitarias argentinas y al presidente Alberto Fernández y a la presidenta del Senado, Cristina Kirchner: déjenme por favor volar a Buenos Aires e instalarme con mi compañera en el departamento que tenemos desde hace mucho en Palermo Viejo. No aguantamos más lo que estamos viviendo por aquí.

De no ser posible, que por favor algún amigo vaya cenar al Guido, a tomar un trago en el Pinot, a comer en las Cortaderas. Y que luego me cuente.



Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

Daniel Silveira, el diputado preso en Brasil por ultrabolsonarista  | Fue detenenido por agraviar jueces y reivindicar la dictadura



El Brasil gobernado por Jair Bolsonaro tiene una capacidad notable para producir malas noticias. A la pandemia que provocó más de 10 millones de contagiados y casi 250 mil muertos, ahora se suma un conflicto político impredecible. Un diputado nacional por Río de Janeiro, Daniel Silveira, aliado incondicional del presidente ultraderechista, fue detenido por el Supremo Tribunal Federal (STF). Los jueces lo acusan de reivindicar el Acta Institucional n° 5 de la dictadura con la que se inició la represión institucionalizada y de agraviar a varios de los integrantes de esa Corte. El legislador es un hombre con prontuario. Como policía militar lo sancionaron con prisión varias veces. Como cobrador de autobuses lo acusaron de falsificar certificados médicos. Pero se hizo famoso cuando destruyó un cartel con el nombre de Marielle Franco – la concejala y socióloga asesinada por un grupo paramilitar en 2018 – que había sido dado a una calle. Su porte de patovica y mirada desafiante intimidó hasta los efectivos que lo aprehendieron en Petrópolis. El caso quedó en manos de la Cámara Baja del Congreso, que debe tratar si apoya su pedido de libertad o avala la decisión del STF.  Este viernes votó por convalidar su prición por 364 votos a favor, 130 en contra y tres abstenciones. Bolsonaro no se pronunció sobre el tema, pero sí sus hijos, aliados de este fascista con fueros que ahora está en serios problemas.

Silveira fue detenido el martes a la noche por una orden que firmó el ministro del STF, Alexandre de Moraes. Al diputado del PSL (Partido Social Liberal) que llevó a Bolsonaro a la presidencia lo arrestaron en su casa. Se mostró desafiante y discutió para colocarse un barbijo antes de ser conducido a la Superintendencia de Policía Federal. La prueba de la acusación que pesa sobre él está contenida en un video donde elogia el Acta Institucional n° 5 de la dictadura que profundizó la represión política en 1968 – cuatro años después del golpe de Estado – y ataca a varios miembros del Tribunal. Sobre todo a Edson Fachin, Gilmar Mendes y al propio Moraes.

Sobre el diputado federal además pesan causas por el financiamiento y organización de actos antidemocráticos en Brasilia y la propagación de fake news. Su dialéctica incendiaria se parece bastante a la de Bolsonaro, quien juró en el Congreso a la memoria de Carlos Brilhante Ustra, el torturador de la expresidenta Dilma Rousseff en pleno impeachment. Silveira se hizo conocido en las elecciones de 2018 cuando rompió el cartel que se le había impuesto simbólicamente a una calle con el nombre de Marielle Franco. Sacó apenas 31 mil votos pero el aluvión electoral que provocó la llegada de su líder al Planalto lo depositó en una banca del Congreso. Es abogado y profesor de Muay Thay o boxeo tailandés. A los 38 años se asemeja por su volumen físico a Dwayne Johnson, el actor estadounidense más conocido como La Roca. Las ideas que profesa hacen juego con ese apodo. Son de la Edad de Piedra.

Jair Krischke, presidente del Movimiento de Justicia y DD.HH de Brasil, le explica a Página/12 que Silveira “eligió un discurso de odio y violencia, claramente en contra de los derechos humanos. Es un clásico ‘miliciano’, de los más cercanos a la familia Bolsonaro”. La Comisión de Defensa de los Derechos Humanos Paulo Evaristo Arns – que lleva el nombre del célebre obispo brasileño – se pronunció en un documento: “La libertad de expresión es un pilar del estado de derecho, pero no encaja con la propagación del odio y el claro incentivo a la violencia. La inmunidad parlamentaria protege la democracia y no puede ni debe utilizarse para atacar el estado de derecho”.

En el video que fue tomado como prueba para detener a Silveira, según la prensa brasileña el imputado dice, entre otras frases, que los once integrantes del STF “no sirven para este país”, que “no tienen carácter, ni escrúpulos ni moral” y deberían ser reemplazados por “once nuevos ministros”. También increpa en primera persona al juez Fachin, quien parece ser su principal blanco: “Quiero verte, Fachin. Tú, Alexandre de Moraes, Marco Aurelio Mello, Gilmar Mendes, el que suelta a los bandidos todo el tiempo. Cada vez que da un habeas corpus, vende un habeas corpus, vende sentencias”, lo acusó imputándole un delito.

La conducta de Silveira generó repudios en casi todo el arco político y tan solo algunas expresiones de apoyo del clan Bolsonaro. La jefa del bloque del PcdoB en la Cámara Baja, aliado del PT en las presidenciales del 2018, Maria Perpetua de Almeida, comentó: “Este diputado es un irresponsable. Todavía no ha entendido cuál es su papel en el parlamento. Si depende de mí, lo llevamos al Consejo de Ética. Por eso es posible tener un presidente que diga que ‘el pueblo necesita armarse para enfrentar las órdenes de los gobernadores’, que alienta a sus seguidores, incluidos los diputados federales, a quebrantar la Constitución… Es la certeza de la impunidad, pero hay que castigarla”.

Las críticas también llegaron desde el DEM (Demócratas) que fue aliado de Bolsonaro para los comicios. “Es un caso muy delicado, movilizó mucho al Congreso, al Tribunal Supremo, a la sociedad en su conjunto. Todos tenemos que ser responsables de lo que decimos y hacemos. Más aún los parlamentarios. No podemos confundir inmunidad con impunidad. Tenemos para delimitar hasta dónde llega la inmunidad parlamentaria”, afirmó Juscelino Filho, presidente del Comité de Ética de la Cámara de Diputados que en sesenta días podría definir si destituye a Silveira.

El jefe de la bancada del PT en la Cámara Baja, el diputado por el estado de Paraná, Enio Verri, adelantó que su partido pedirá la salida del Congreso del ahora detenido. El PSOL, un frente de izquierda con representación parlamentaria, hará otro tanto. El único espacio que respaldó a Silveira es el del presidente Bolsonaro. Su hijo Eduardo, legislador por San Pablo, anticipó que votaría “por la liberación del diputado federal Daniel Silveira en nombre de las garantías de inmunidad parlamentaria, libertad de expresión y el debido proceso legal…” Es el mismo que en enero pasado fue condenado a indemnizar por injurias a la periodista Patricia Campos Mello. Un juez de primera instancia falló que debería pagarle unos 30 mil reales (5.600 dólares de entonces). Eduardo la acusó de propagar noticias falsas a cambio de un ascenso en el diario Folha de San Pablo.

[email protected]



Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

Bolsonaro es favorito, Trump también lo fue | Opinión



Desde Río de Janeiro

Hace un año Trump era uno de los favoritos para ser reelegido presidente de Estados Unidos. Reinaba en lo más alto de las encuestas, mientras sus oponentes luchaban por saber quién lo enfrentaría, divididos, con bajos porcentajes, para poder desafiarlo.

Una situación similar a la que se vive ahora en Brasil. Bolsonaro liquidó a sus oponentes en el campo de la derecha, con golpes duros y rápidos y se quedó solo como posible candidato de los grandes empresarios, de los medios de comunicación y de los partidos de derecha.

Mientras tanto, el Poder Judicial, brindando un servicio más a las oligarquías de Brasil, tarda en juzgar a Lula y devolverle todos sus derechos, para que pueda ser el candidato que unifique la oposición contra Bolsonaro. Las encuestas señalan que Bolsonaro lidera con holgada mayoría, mientras una serie de candidatos de la oposición se dividen sus preferencias entre ellos, todos con enormes dificultades para unificar y canalizar el gran potencial de rechazo al presidente de ultraderecha.

Las encuestas, que consultan a menudo a mil personas en Brasil, están poniendo en la cabeza de las personas situaciones supuestamente inevitables. Nadie piensa que si Lula fuera incluido en los sondeos podría reproducir la situación de 2018, en la que todas las consultoras indicaban que él ganaría a todos los oponentes en la primera vuelta.

Tampoco toma en cuenta que los sondeos, además de ser limitados en el número de entrevistas, se realizan por teléfono, en una situación muy fría y artificial, además de dejar fuera de la consulta a gran parte de la población más pobre. Pero, principalmente, no tiene en cuenta que la encuesta es una cosa, la campaña es otra. Lo que cuenta especialmente para Lula, debido a sus extraordinarias habilidades de comunicador, en particular con las mayorías pobres del país, ya sea como candidato o apoyando a un candidato — lo que le faltó a Haddad en 2018-.

Bolsonaro ni siquiera tuvo la luna de miel de Trump, con la economía norteamericana creciendo y generando empleos, lo que generalmente produce la reelección de un presidente en Estados Unidos. La pandemia puso patas arriba al país, empezando por la economía, que entró en recesión y generó desempleo. Al mismo tiempo, el discurso negativo en relación a la pandemia generó un clima muy desfavorable para la reelección.

Los demócratas, en tanto, se movilizaron en torno a un candidato moderado, que supo, desde el principio, contar con sectores del propio Partido Republicano, descontentos con las posiciones de Trump. Pero sobre todo, canalizó todas las formas de rechazo a Trump, prometiendo un gobierno que reactive la economía y luchar con firmeza contra la pandemia, oponiéndose fuertemente al escenario que representaba a Trump.

Otro aspecto negativo de las encuestas sin Lula es que llevan a los demás candidatos de la oposición a creer que pueden ser el candidato de la izquierda contra Bolsonaro. Está claro, en primer lugar, que la disputa será muy dura, no es cualquier candidato el que pueda afrontarla. En segundo lugar, que Bolsonaro tendrá un fuerte flujo de apoyo, que debe ser contrarrestado por un respaldo apoyo popular, como siempre han tenido los candidatos del PT, arraigado en el nordeste del país, pero ahora también en las periferias de las grandes ciudades del sureste y sur. Una performance que solo Lula, candidato o mentor de una candidatura, puede tener.

También será indispensable, como se desprende de las experiencias boliviana y ecuatoriana, una victoria por amplio margen, para superar los procesos de judicialización que se han impuesto en esos países y también en Brasil, y bajo los cuales se realizan las elecciones en esos países. La salida de este proceso requiere unidad de las fuerzas democráticas, un fuerte apoyo popular y un gran liderazgo que transmita la seguridad de la capacidad de derrotar a Bolsonaro y gobernar con éxito, como logró hacer el PT.

Bolsonaro puede ser favorito, pero no lo será si la izquierda se guía por el criterio de las experiencias de las recientes victorias electorales: Argentina, Estados Unidos, Bolivia. Bolsonaro, como Trump, se mostrará como un francotirador, que solo ataca a la vieja política, a la corrupción, como si no las practicara abiertamente. Será víctima de su gobierno fallido. Está claro que en 2022 todavía la economía estará en recesión y con un alto desempleo. Los efectos de la pandemia se seguirán sintiendo, con el precario suministro de vacunas y aún con las víctimas actuales del coronavirus.

Un referendo que evidencie que hay una alternativa a Bolsonaro: un país con desarrollo económico, distribución de ingresos y empleo, con vacunas para todos, con democracia. Ese será el escenario decisivo para la derrota de Bolsonaro y la victoria de las fuerzas democráticas.



Fuente link:

Categorías
El mundo Internacional

La trampa del Banco Central independiente

https://www.tiempoar.com.ar/nota/la-trampa-del-banco-central-independiente

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
El mundo Internacional

En Brasil otra vez despunta la primavera

https://www.tiempoar.com.ar/nota/en-brasil-otra-vez-despunta-la-primavera

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original