Categorías
Argentina El mundo

Bolsonaro margina a Brasil del mundo | Opinión



Desde Río de Janeiro

Bolsonaro hizo su debut mundial sin Trump. Y de la peor forma posible. Si sus absurdas declaraciones se camuflaban detrás de las de Trump, ahora son evidentes.

En el primer encuentro, en los BRICS, Bolsonaro no encaja en un grupo integrado por naciones emergentes, que en un principio pretenden construir un proyecto de un mundo multipolar alternativo a la hegemonía norteamericana, porque él está subordinado a Estados Unidos. La presencia de Bolsonaro fue tolerada con la plena conciencia de que es un gobierno de paso, sentimiento ahora fortalecido por la derrota de Trump.

Sin tener conciencia de su situación, Bolsonaro pronunció un discurso militar, mal leído, como si transmitiera un mensaje a un bloque de líderes enemigos. Hizo pasar vergüenza a Brasil al suponer que los demás jefes de Estado desconocen la situación de la Amazonía y de los derechos humanos en su país. 

No solo discrepaba con los otros jefes de Estado, sino también apareció como alguien afuera del mundo, folclórico, alguien que no sabe cómo es el mundo hoy y menos el papel que debe jugar Brasil. Bolsonaro tuvo que aceptar que se retirarse el reclamo de un lugar para Brasil en el Consejo de Seguridad de la ONU, para poder firmar el documento final, totalmente en contradicción con su discurso.

Durante décadas Brasil tuvo un rol prestigioso en la escena internacional, por eso incluso O Globo editorializó contra el desmantelamiento de la Cancillería y la política del actual gobierno, que margina a Brasil del mundo.

En la reunión del G-20, la vergüenza fue aún mayor, si podía ser peor. Bolsonaro envió un mensaje diciendo que el tiempo demuestra que tiene razón, pero no se quedó a participar del debate, donde podría ser interrogado y no pudo responder. La misma razón por la que nunca acepta las conferencias de prensa.

El tema del encuentro fue la pandemia y las condiciones para combatirla de manera coordinada. Como negacionista, Bolsonaro recordó que existe también  preocupación en la economia —como si él fuera el único jefe de Estado que supiera que, además del coronavirus hay una crisis económica– para poder señalar la preocupación de su gobierno con los 12 millones de desempleados que ya existían antes de la pandemia. Subestimó la lucha contra la pandemia, como siempre ha hecho su admirado perdedor, que ahora se niega a aceptar la derrota.

Pero, consciente del escándalo internacional que provocó el asesinato de un ciudadano desarmado en Porto Alegre por parte de dos guardias de seguridad de Carrefour, se adelantó a dar su versión. No podría ser peor. Aplicó el esquema de que los problemas de Brasil se imponen de afuera hacia adentro, lo que resultó en la peor de las versiones.

Un país marcado por las discriminaciones raciales según él no tiene problemas de racismo sino que son los enemigos externos, molestos por el éxito de un gobierno tipo sui generis, los que nos exportan los conflictos.

Es un discurso parecido al de los militares en la época de la dictadura militar cuando señalaban que el país estaba acosado por el comunismo internacional, algo que podía entenderse en el clima de la Guerra Fría, por aberrante que fuera. Eso ahora parece aún más grotesco, con disculpas lamentables, que solo se pueden entender si recordamos que considera basura a quienes protestan contra la brutalidad de la acción de los guardias de seguridad.

Brasil pasó de ser un país de gran prestigio internacional en los gobiernos del PT, con Lula proyectado como un gran estadista, a esa vergüenza que las intervenciones de Bolsonaro someten al país. Si todavía hay un diplomático mínimamente digno en el Ministerio de Relaciones Exteriores, solo puede esconderse debajo de la mesa.

La única ventaja de tener el peor gobierno de nuestra historia es que es más fácil valorar los gobiernos que el país tuvo anteriormente y poder superar este bochornoso momento de su historia con pocas medidas y poco tiempo.



Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

“Las vidas negras importan” también en Brasil | Tras el asesinato de Joao Alberto Silveira Freitas en Porto Alegre



Desde Brasilia

Una pintada de más de 150 metros de largo y unos 10 de alto realizada sobre la principal avenida de San Pablo proclama, con letras mayúsculas blancas “ #VIDAS NEGRAS IMPORTAN “. Durante cerca de diez horas un grupo de artistas plásticos estampó la consigna que ocupa casi todo el ancho de la Avenida Paulista.

El lema que ganó fama mundial tras el asesinato George Floyd en Estados Unidos fue aclamado en las marchas realizadas desde el viernes en San Pablo, Río de Janeiro y otras grandes ciudades brasileñas para repudiar la muerte Joao Alberto Silveira Freitas, un hombre negro de cuarenta años, ejecutado por dos guardias de seguridad en la sureña Porto Alegre, capital de Rio Grande do Sul.

El crimen ocurrido en una sucursal de Carrefour desató una indignación nacional nada frecuente en un país que parecía haber normalizado la violencia racial.

En general los asesinatos de este tipo carecen de visibilidad o dan lugar a a protestas que se circunscriben al barrio o la favela de donde era oriunda la víctima.

Amnistía Internacional informó que los hombres negros representaron el 72 por ciento de los 59 mil asesinatos ocurridos en Brasil en 2015, una estadística que posiblemente se agravó en los últimos años debido a las medidas del presidente, Jair Bolsonaro, que alentaron el gatillo fácil y la impunidad policiales asociados a los decretos que liberaron la venta de armas. Según Amnistía, un joven negro es muerto de forma violenta cada 23 minutos en Brasil.

Joao Alberto Silveira Freitas, “Beto”, cuatro hijos, negro, fue detenido debido a un incidente menor mientras su esposa se encontraba en la fila de la caja de Carrefour pasadas las veinte horas del jueves. Media hora más tarde el hombre corpulento yacía muerto en el estacionamiento del super tras se trompeado y asfixiado por los dos guardias privados (uno también es policía) apoyados por otros empleados de la empresa de matriz francesa.

“La forma como mataron a Beto se parece a la del norteamericano (George) Floyd , le apretaron el cuello con el pie, perdió el conocimiento y siguieron golpeándolo. En Estados Unidos la gente se rebeló, acá nosotros estamos diciendo basta, se acabó, no toleramos más el racismo que nos oprime desde hace siglos, van a tener que entender que las vidas negras importan”, estalla Izamel Ferreira da Silva, dirigente del movimiento negro de Porto Alegre en diálogo con PáginaI12.

Ella participó en las protestas, varias por días, realizadas en Porto Alegre, que el próximo domingo celebrará el ballottage por la intendencia entre Manuela D´Avila, del Partido Comunista do Brasil y candidata de un frente de izquierdas contra el conservador Sebastiao Melo, del Movimiento Democrático Brasileño.

Hay indignación y seguridad en las palabras de Izamel Ferreria da Silva. “El asesinato de Beto nos hartó no lo vamos a perdonar, esto va para largo , vamos a seguir y seguir protestando, basta ya de racismo”.

La reacción de Bolsonaro ante el crimen fue de la ironía a la demagogia. Primero dijo ser “daltónico” y no distinguir entre negros y blancos, luego declaró que los únicos colores existentes en su país son el “verde y amarillo” (de la bandera) y ante sus colegas del Grupo de los 20, aludió a una imaginaria conjura internacional que quiere valerse del racismo para sembrar la división nacional.

“Bolsonaro es un hipócrita, los racistas son los primeros que dicen que en este país hay mestizaje de razas, que en esta sociedad conviven armónicamente negros y blancos, Pero los negros no ingresan a la universidad, los negros somos minoría en los cargos políticos y somos la mayoría en las cárceles y en las favelas”, enumera Ferreira da Silva, una de las líderes del grupo Negritud Socialista Brasileña.

“En Brasil la policía no mira igual a un negro y a un blanco. Yo misma vi a una persona blanca robando algo de una estantería de un mercado sin que nadie la aborde. Una vez un guardia me acusó de robar y para demostrarle que estaba en un error me quité la ropa, y después exigí disculpas. ¿Por qué desconfió, porque soy negra?”.

El asesinato de Joao Alberto Silveira Freitas movilizó a la militancia en varias ciudades brasileñas. En algunas las protestas fueron frente a las sucursales de Carrefour, en las que hubo hechos de violencia.

El caso causó también tuvo repercusión nacional e internacional. El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva dijo haber quedado “trastornado” con las imágenes del crimen de este “hombre negro (…) el racismo es el origen de todos los abismos de este país”. El campeón del mundo de Fórmula Uno, Lewis Hamilton, que hace cinco meses repudió la muerte de Floyd en Estados Unidos, este fin de semana dijo que el asesinato de Porto Alegre causó la “pérdida de otra vida negra, tenemos que luchar para que esto pare”.

La ONU sostuvo que el crimen, ocurrido un día antes de celebrarse el Dia Nacional de la Conciencia Negra brasileña,  puso en “evidencia las diversas dimensiones del racismo”.



Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

Jair Bolsonaro criticó la ola de protestas contra el racismo que copó Brasil | El presidente dijo están intentado dividir al pueblo



El presidente de Brasil Jair Bolsonaro criticó la ola de protestas que vive el país para denunciar la violencia racista. El mandatario afirmó durante su intervención virtual en la Cumbre de Líderes del G20 que el “espíritu” de Brasil es el resultado de una “cultura diversa” entre blancos, negros e indios. Sin embargo no hizo mención a la muerte ocurrida el jueves en Porto Alegre (sur) de un hombre negro a manos de guardias de seguridad de un supermercado que le propinaron una dura golpiza. El líder de la derecha brasileña sostuvo que están intentando dividir al pueblo brasileño. “No somos perfectos, tenemos nuestros problemas. Un pueblo unido es un pueblo soberano, pero dividido es vulnerable y un pueblo vulnerable puede ser más fácilmente controlado y subyugado”, completó Bolsonaro.

El presidente sostuvo que defendía el carácter nacional ante un intento de importar tensiones ajenas a la historia del país. “Brasil tiene una cultura diversa, única entre las naciones. Somos un pueblo mezclado: blancos, negros e indios edificaron el cuerpo y el espíritu de un pueblo rico y maravilloso“, dijo el mandatario. “En una única familia brasileña podemos contemplar una diversidad mayor que en países enteros y fue la esencia de este pueblo la que conquistó la simpatía del mundo”, agregó Bolsonaro, quien no mencionó la muerte de Joao Alberto Silveira Freitas de cuarenta años, ocurrida en la víspera del Día de la Conciencia Negra. Según el gobernante están buscando destruir la esencia del pueblo brasileño. “En su lugar buscan colocar el conflicto, el resentimiento, el odio y la división entre razas, siempre enmascarados de lucha por igualdad o de justicia social, pero todo en busca del poder“, indicó el mandatario. 

Para el mandatario la libertad de los brasileños es innegociable. “Como hombre y presidente veo a todos con los mismos colores: verde y amarillo (los de la bandera). No existe un color de piel mejor que otro. Lo que existe son seres humanos: buenos y malos. Son nuestras elecciones y valores los que determinarán en cuál de los dos grupos nos incluiremos, pero aquellos que instigan el pueblo a la discordia, fabricando y promoviendo conflictos, atentan contra la nación y contra nuestra propia historia”, puntualizó en su intervención.

En un vídeo divulgado antes de la primera sesión de jefes de Estado, Bolsonaro manifestó: “Desde el inicio nosotros supimos que era necesario cuidar de la salud y de la economía simultáneamente. El tiempo viene probando que estábamos acertados”. A su ves sostuvo que su administración tiene un compromiso firme de trabajar para el crecimiento económico. “La cooperación en el ámbito del G20 es esencial para superar la pandemia de covid-19 y retomemos el camino de la recuperación económica y social“, indicó el militar retirado brasileño.



Fuente link:

Categorías
El mundo Internacional

Hacia un Brasil proyectado en el post-bolonarismo: se impone una gran renovación

https://www.tiempoar.com.ar/nota/hacia-un-brasil-proyectado-en-el-post-bolonarismo-se-impone-una-gran-renovacion

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina El mundo

La derecha brasileña en crisis | Las torpezas de Bolsonaro dividen su frente



Todos los sectores que integran la derecha brasileña, de los mas extremistas a los mas moderados, se conformaban con seguir subordinándose a la dirección de Jair Bolsonaro y contaban con él como su candidato en 2022, para intentar nuevamente, de una forma u otra, derrotar al PT. El aumento en el nivel de apoyo a Bolsonaro después de la ayuda de emergencia, confirmó a varios sectores que querían tener un candidato alternativo que sería imposible disputar con el.

Pero de repente, el gobierno ha vuelto a entrar en la crisis por la acumulacion de una serie de hechos que afectaron directamente a Bolsonaro, desequilibrándolo. Antes de las elecciones en Estados Unidos ya se había difundido una serie de denuncias sobre su hijo Flávio, quien parece estar en una situacion cada vez mas critica.

Enseguida vinieron las elecciones en EE.UU., que han tomado desprevenido a Bolsonaro, que creía ingenuamente en las bravuconerías de Donald Trump de que sería reelegido fácilmente. En público, Bolsonaro no quiere reconocer la victoria de Biden, pero va asimilando la nueva situación. Una derrota con consecuencias a varios niveles para él. Antes que nada, el aislamiento internacional de la poltiica de su gobierno sin el gobierno de Trump.

En segundo lugar, la elección significa el fracaso del estilo político de Bolsonaro, cuando Trump se suma a la lista restringida de presidentes estadounidenses que no pudieron ser reelegidos. Esa derrota golpea a Bolsonaro en el momento en que somete todo claramente a su proyecto de reelección.

En tercer lugar, en la forma de la derrota de Trump, con la oposición haciendo de la campaña electoral un referéndum sobre Trump, que reúne a todos los sectores que lo rechazan, de los moderados dirigentes del Partido Republicano a los más radicales como el ala de izquierda del Partido Demócrata. Situación que también vive Bolsonaro, cuando sus palabras son confrontadas con la desastrosa realidad de su gobierno, tactica que puede ser seguida por la oposición brasileña.

En cuarto lugar, la presion que el nuevo gobierno estadounidense hará sobre el brasileño, ante todo sobre los temas de protección de la Amazonia, junto con cuestiones de derechos humanos y política internacional. No será fácil la vida del gobierno a partir del día siguiente al nuevo gobierno estadounidense, el 20 de enero de 2021.

Las elecciones municipales han traido malos resultados para Bolsonaro. Al inicio él dijo que no participaría en las campañas, pero terminó participando de la manera más desastrosa. El se ha vuelto en mas grande el perdedor, con un fortalecimiento de todos los sectores de la oposición, tanto los de derecha como los de izquierda.

Los distintos sectores de derecha se alejan de Bolsonaro. El PSDB reafirma que su candidato será João Doria, governador de São Paulo. El DEM, que se refuerza em las elecciones, comienza a prepararse para la candidatura de Luciano Huck, pop star de la televisión. El PSD, que es el partido que más candidatos eligió en las elecciones, dice que tendrá un candidato propio. Se debilita asi el bloque político de apoyo a Bolsonaro, quien cada vez depende más del Centrao, un aliado incierto em la medida que se acercan las nuevas elecciones presidenciales.

Paradójicamente, cuando hay un espíritu de unidad en la izquierda, es la derecha quien sufre más sus divisiones, entrando abiertamente en crisis. Bolsonaro depende mas que antes de la situacion económica, que se encuentra en pésimas condiciones. El 2022 se presenta entonces, cada vez más, como aún más favorable a la izquierda. Si es que la gran crisis que se avecina no plantea plazos mas cortos para el gobierno actual



Fuente link:

Categorías
El mundo Internacional

Los dos “pollos” de Lula, a las puertas de gobernar en San Pablo y Porto Alegre

https://www.tiempoar.com.ar/nota/los-dos-pollos-de-lula-a-las-puertas-de-gobernar-en-san-pablo-y-porto-alegre

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina El mundo

Jair Bolsonaro busca despegarse de la derrota de sus aliados en las municipales | El presidente brasileño criticó además el sistema de recuento de votos 



El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, intentó tomar distancia del pésimo desempeño de sus apadrinados en la primera vuelta de las elecciones municipales del domingo. Prefirió, en cambio, referirse a un supuesto debilitamiento de la izquierda y criticar el sistema de recuento de votos que rige en el país. De los 13 candidatos apoyados por Bolsonaro para las alcaldías del país nueve fracasaron, dos consiguieron pasar a la segunda vuelta prevista para el próximo 29 de noviembre y solo dos fueron elegidos en municipios de nula proyección nacional: Ipatinga, en el estado de Minas Gerais, y Parnaíba, en Piauí. Su revés más notorio se produjo en San Pablo, la capital económica y financiera del país, donde su protegido Celso Russomano quedó en cuarto lugar.

Bolsonaro también respaldó a un puñado de aspirantes a concejales, de los que solo una minoría salieron victoriosos, entre ellos su hijo Carlos en Río de Janeiro, aunque perdió 36 mil votos y ya no fue el edil más votado de la capital fluminense como en 2016. En el campo de la izquierda, partidos como el PSOL y el Partido Comunista de Brasil, que disputarán segundas vueltas en capitales estatales, surgen como posibles alternativas y minan la hegemonía del Partido de los Trabajadores (PT), del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

“La izquierda sufrió una histórica derrota en estas elecciones, en una clara señal de que la ola conservadora en 2018 llegó para mantenerse”, tuiteó Bolsonaro. “Mi ayuda a unos pocos candidatos a alcalde se resumió a cuatro lives” en redes sociales “de un total de tres horas”, agregó. “Para 2022 estoy seguro de que, en las urnas, consolidaremos nuestra democracia con un sistema electoral mejorado. Dios, patria y familia“, remató el presidente de ultraderecha.

Bolsonaro, sin partido desde que rompió el año pasado con el PSL (Partido Social Liberal), se involucró muy poco en el comienzo de la campaña. Pero en la recta final y ante los sondeos desfavorables para sus aliados, inició transmisiones en vivo diarias en sus redes sociales que fueron cuestionadas por contravenir las reglas de hacer campaña. El mandatario borró el domingo un post en Facebook en el que pedía apoyo a candidatos que en su mayoría fueron derrotados.

Este lunes al arribar a la residencia oficial, Bolsonaro volvió a cuestionar el sistema de recuento de votos de la Justicia electoral y por momentos emuló a su admirado par estadounidense, Donald Trump, quien sigue agitando la posibilidad de un fraude sin ninguna prueba fehaciente. “Precisamos un sistema de escrutinio que no deje dudas”, declaró Bolsonaro al poner en tela de juicio el recuento de votos del domingo, que sufrió un atraso de unas cuatro horas respecto a lo que se preveía, aunque concluyó por completo durante la madrugada.

El Tribunal Superior Electoral atribuyó el atraso a unos problemas técnicos en sus sistemas informáticos, que durante la jornada habían sufrido un ataque de hackers que, de acuerdo a las autoridades, fue “totalmente repelido”. De todos modos, a pesar de la demora respecto a la previsión inicial, en cuestión de unas ocho horas fueron escrutados los votos de casi 148 millones de electores de 5.569 ciudades del país, sin que se conozca hasta ahora una sola denuncia de fraude.

Aún así, Bolsonaro declaró que “si no tenemos una forma confiable de hacer las elecciones, la duda siempre va a permanecer“. Según el mandatario, es necesario que el país tenga “un escrutinio confiable y rápido” que “no deje margen para suposiciones”. En ese sentido, insistió en su propuesta de volver a adoptar el voto mediante boletas electorales, en lugar de las urnas electrónicas que el país utiliza desde 1996.





Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

Jair Bolsonaro no pasó el primer test electoral  | El candidato evangélico Celso Russomanno perdió en San Pablo



Desde Brasilia

Ocho días fatídicos para Bolsonaro. La derrota del candidato bolsonarista, el evangélico Celso Russomanno, ocurrida este domingo en las elecciones municipales de San Pablo y la caída de Donald Trump anunciada el 7 de noviembre dejaron de rodillas al mandatario y excapitán del Ejército.

En su primer test electoral desde que llegó al Palacio del Planalto, el presidente fue aplastado en San Pablo, y no obtuvo buenos resultados en gran parte de los casi 5.600 municipios que eligieron intendentes. Con sus 12 millones de habitantes San Pablo es el el dínamo político y económico nacional.

Según los números de boca de urna de Ibope, el alcalde paulistano, Bruno Covas del derechista Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) se ubicó primero con el 35 % y disputará el ballottage con Guilherme Boulos, del Partido Socialismo y Libertad (Psol) que obtuvo el 25 %,

En el quinto lugar quedó Russomanno, el apadrinado del presidente, con el 8 %, según esa proyección.

Los comicios paulistanos deben ser considerados como una “elección nacional” que puede marcar el destino del mandatario, según declaró en entrevista con este diario Luiza Erundina, la candidata a vice de la fórmula encabezada por Boulos, que con una campaña franciscana logró pasar al segundo turno del 29 de noviembre.

En cambio Russomanno, contó con el aparato mediático y espiritual de la Iglesia Universal del Reino de Dios, además de los favores venidos directa o indirectamente desde el despacho presidencial. Dentro de la ayuda se incluye la tormenta de fake news disparada por blogueros posiblemente ligados al Gabinete del Odio, un ministerio clandestino que funciona en el tercer piso del Planalto, el mismo donde están las oficinas del Jefe de Estado.

En los próximos quince días Boulos no tendrá que enfrentar los golpes bajos del oficialista Russomanno, pero tendrá que vérselas con la también millonaria maquinaria de la alcaldía y la gobernación de San Pablo, ésta también dominada por el PSDB. El gobernador, Joao Doria, apirante a disputar las presidenciales de 2022, declaró este domingo que están dadas las condiciones para formar un “Frente Amplio” contra el bolsonarismo. Pero no habló de un frente equiparable a la coalición de izquierda uruguaya sino formado por el centro y la derecha neoliberales, una alquimia bien vista por parte de las corporaciones financiera y mediática.

Hasta el segundo turno, Boulos y el alcalde Covas, tendrán igual tiempo disponible en el horario de propaganda televisiva gratuita y serán los únicos participantes en los debates. Un terreno en el cual el joven Boulos, filósofo y postgraduado en Psicología, se maneja con talento.

Este resultado crea un nuevo arenero, desconcertante: Bolsonaro estará, por lo menos formalmenet, fuera de la pelea por San Pablo en la que seguramente participará Luiz Inácio Lula da Silva, un valioso aporte a la candidatura de izquierda.

La derrota de Bolsonaro no tue absoluta. En Río de Janeiro, la segunda capital brasileña, su apadrinado el alcalde, pastor y cantante gospel, Marcelo Crivella, pasó al ballottage. Río es el territorio político del mandatario, que fue 28 años diputado por ese distrito, donde además tiene como aliados a las “milicias” parapoliciales.

En 2018 Bolsonaro llegó a la presidencia con una combinación de fake news, un electorado hipnotizado por el discurso antipetista y antipolítico, y fundamentalmente, la proscripción de Lula.

El cuadro cambió ahora. 

Dar por acabado a Bolsonaro sería una frivolidad, porque aún le restan varios instrumentos de poder (incluso las FFAA, pese a las divergencias que parte de éstas expresaron con el excapitán) y no se sabe si la oposición, ya sea la democrático popular o la neoliberal serán capaces de convertir las victorias de este domingo en un activo político concreto.

Además Bolsonaro sabe mejor que nadie cómo crear inestabillidad para favorecerse y hacer que el caos neutralice la política. Y degrade la democracia.



Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

Los candidatos apoyados por Bolsonaro naufragaron excepto en Río | Las elecciones municipales en Brasil ganan una importancia extra



Desde Río de Janeiro

Hay escasos antecedentes de elecciones municipales –alcaldes y concejales – que hayan concitado tanta atención como las ocurridas en Brasil este domingo. Más allá de los resultados, lo que estaba en juego era el rol del presidente Jair Bolsonaro luego de casi dos años de una muy atribulada presidencia. La expectativa se refería a la existencia de un eventual vaciamiento político del mandatario, y en tal caso, saber sus dimensiones.

Para enturbiar aún más el ambiente, hubo un insólito retraso a la hora de divulgar los resultados. Normalmente, inclusive en elecciones presidenciales, alrededor de las diez de la noche ya se tiene el resultado oficial, o al menos algo tan cercano que no deje lugar a dudas.

Pero a las nueve y media de la noche y con aire cansado, Luiz Roberto Barroso, que además de integrar la Corte Suprema preside el Tribunal Superior Electoral, concedió una conferencia de prensa. Explicó que una falla en el sistema de conteo final había causado la demora, pero que los datos enviados por los tribunales regionales estaban seguros e inviolables. Aclaró, además, que 60% de los resultados obtenidos junto a las provincias ya estaban cerrados y divulgados.

El problema es que entre los resultados retrasados estaban los de San Pablo y Río de Janeiro, esenciales para Bolsonaro. La única salida fue confiar en la llamada “boca de urna”, o sea, los sondeos realizados a electores que venían de votar. En general, ese sistema funciona bien en Brasil, pero no alcanza, por ejemplo, las abstenciones y ausencias. Y los primeros indicadores oficiales señalan que, a raíz de la pandemia, el volumen de electores que no comparecieron a las urnas es casi el doble, en la media general, de elecciones anteriores. Con eso, podrán ocurrir sorpresas por todo el país.

De todas formas hubo, contrariando los sondeos, una sorpresa positiva para Bolsonaro en Río: el actual alcalde, autonombrado obispo de una de las más poderosas sectas evangélicas, Marcelo Crivella, aparece en el ballottage, con alrededor de 20% de los votos. Ya el ex alcalde Eduardo Paes, del derechista DEM, confirmó su favoritismo, con 37% de los votos confirmados cuando el conteo oficial alcanzaba un tercio del total.

Los sondeos habían anticipado la posibilidad de que la candidata de centro-izquierda, Martha Rocha, o la de izquierda, Benedita Silva, del PT de Lula, disputasen el pase a la segunda vuelta con Crivela. Pero la diferencia de ambas con el evangélico, sin embargo, es considerada casi imposible de revertir cuando termine el conteo oficial de votos.

En San Pablo no hubo ninguna sorpresa: pese a todas sus apuestas, Bolsonaro vio a su candidato, el diputado Celso Russomanno, naufragar estrepitosamente. Los sondeos de boca de urna lo sitúan en un lejano cuarto puesto. El actual alcalde, Bruno Covas, de centro-derecha, permanece como favorito y si sorpresa hubo, fue la causada por Gilherme Boulos, del PSOL, de izquierda: cuando se esperaba una ardua disputa por el derecho de pasar al ballottage, él superó a sus adversarios.

Son pocas las posibilidades de una victoria final de Boulos, pero se confirma el surgimiento de un nuevo liderazgo de izquierdas precisamente en la ciudad que por años fue una especie de trinchera del PT de Lula da Silva. El partido del ex presidente optó por un candidato de poquísima viabilidad, Jilmar Tatto. A última hora, el mismo Lula intentó convencerlo de desistir de la candidatura y apoyar a Boulos. En vano.

En otras capitales, una sorpresa en Porto Alegre, donde Manuela D’Avila, del Partido Comunista de Brasil, con un vice elegido por el PT no lograba una amplia ventaja frente al candidato de centro-derecha. Se esperaba que al final del conteo esa tendencia se revirtiera y ella pudiera pasar a la segunda vuelta. 

En general, las capitales que tuvieron sus resultados oficiales confirmados no revelaron mayores sorpresas. Quedó patente que las fuerzas convencionales se impusieron sobre las “novedades”, y que con dos únicas excepciones – Manaos, capital de Amazonas, y Fortaleza, en Ceará – los candidatos apoyados enfáticamente por Bolsonaro naufragaron sin vuelta.

También merece atención otro dato, este relacionado al PT de Lula da Silva: rechazando (a excepción de Porto Alegre) aliarse a otras agrupaciones de izquierda, el partido tuvo un desempeño más bien discreto. Había altas posibilidades de pasar a segunda vuelta en Vitoria, capital de Espírito Santo, cuyo peso político en el plano nacional es apenas relativo.

De todas formas, y por primera vez en décadas, el país no tuvo, hasta muy entrada la noche, resultados totales y oficiales. Este lunes será otro día.



Fuente link:

Categorías
El mundo Internacional

En Brasil, la izquierda se juega mucho más que algunos municipios clave

https://www.tiempoar.com.ar/nota/en-brasil-la-izquierda-se-juega-mucho-mas-que-algunos-municipios-clave

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original