Categorías
Argentina El país

Coronavirus: Denuncian al gobierno porteño por la muerte de ocho enfermeros | El sector realizará un paro con movilización el 1 de octubre



La Asociación Trabajadores del Estado de la Ciudad de Buenos Aires (ATE Capital) responzabilizó al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta por el fallecimiento de ocho trabajadores de la Salud y repudió nuevamente represión a los enfermeros en el día de la Sanidad. El sector realizará una medida de fuerza el 1 de octubre. 

Los ocho enfermeros muertos en la Ciudad no tenían elementos de higiene y seguridad para trabajar. Los responsables políticos son las autoridades sanitarias y el Jefe de Gobierno”, expresó Daniel Catalano, secretario general de ATE Capital, en un comunicado de prensa.

Además, el dirigente gremial recordó “la represión policial contra los trabajadores de enfermería” que marcharon a la Legislatura para reclamar mejores condiciones laborales y salariales y agregó: “No respetan siquiera algo que se pensaba intocable, como la salud y la educación“. 

Por este motivo, el personal del sector convocó a un paro con movilización para el 1 de octubre. “Ante la represión a nuestras compañeras y compañeros, desde el Frente de Salud vamos al paro el próximo 1 de octubre y una movilización a la Legislatura“, manifestó Héctor Ortiz, secretario general de ATE en el Hospital Durand y dirigente del Frente de Salud Germán Abdala.

Al mismo tiempo, Catalano aseguró que Diego Santilli, vicejefe de Gobierno a cargo de la cartera de Seguridad, considera que “cuando reprime crece en las encuestas“. 

También remarcó que que “las comisiones paritarias en la Ciudad no existen y están cerradas“, y explicó que la ATE, la UTE y el gremio de subterráneos (Agtsyp) ya acumulan cinco fallos judiciales a favor, que obligaron al Gobierno a discutir las condiciones laborales y a otorgar elementos de trabajo, “lo que no hace”, afirmó.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

El diálogo a solas de Alberto Fernández con Rodríguez Larreta | La advertencia del Presidente y las respuestas del Jefe de Gobierno



“Ojo, te vas a meter en un lío porque no tenés derecho a reclamar, lo que te pasó Macri estuvo mal dado y vos lo sabés”, le advirtió el presidente Alberto Fernández al jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta sobre la presentación judicial que haría la administración porteña ante la Corte Suprema por el recorte de los fondos que le envía la Nación por el traspaso de la policía. Fue el jueves a la noche en Olivos y se extendió durante más de una hora, luego de que terminaran el encuentro con el gobernador Axel Kicillof para definir cómo seguiría la cuarentena. El Presidente le adelantó a Rodríguez Larreta que buscarían aprobar rápidamente la ley que fijará los recursos que le abonará la Nación de ahora en más y el jefe de gobierno le explicó que no tenía otra que recurrir a la Justicia porque podría faltar a los deberes de funcionario si no lo hacía. Desde ambos sectores aseguraron que la conversación siempre mantuvo el buen tono y que los dos coincidieron en la conveniencia de no romper el diálogo. El jefe de gobierno fue particularmente insistente sobre este punto.

El encuentro fue la continuación del capítulo iniciado la semana pasada, cuando el Presidente resolvió a través de un decreto derivar más de un punto de los recursos que le enviaba a la Ciudad para que la provincia de Buenos Aires tuviera un fondo de financiamiento que le sirviera para resolver la protesta policial. En Gobierno admitían que Rodríguez Larreta no fue advertido con tiempo de la poda que se le haría. “Si se lo decíamos uno o dos días antes hubiera sido tapa de todos los diarios, nos presentaban un amparo y no hubiéramos podido hacer nada”, era la explicación que daban en Olivos.

De la misma manera, también sostenían que el tema no era para nada nuevo y que ya la primera vez que se reunieron, en diciembre pasado, cuatro días antes de que Fernández asumiera como presidente, la cuestión estuvo en la charla. Rodríguez Larreta le dijo entonces que siguieran conversándolo. Los diálogos continuaron a través de los equipos técnicos de la Ciudad y del ministerio del Interior y quedaron interrumpidos en marzo por la pandemia. “Pero él siempre supo que íbamos a hacer esto, no puede decir que lo sorprendió. No se lo avisamos en el momento que lo haríamos ni tampoco de cuánto sería el monto, pero porque en las conversaciones nunca se llegó a definir”, detallaban en Gobierno. 

Según las estimaciones de los equipos de Interior que encabeza la secretaria de Provincias, Silvina Batakis, en vez de los 2,35 puntos de los fondos coparticipables que le traspasó Mauricio Macri por un decreto simple en enero de 2016 -que con el 1,4 que ya recibía la Capital alcanzaba el total de 3,75 por ciento- correspondía apenas el 0,92 por ciento. Así se puso en el decreto que firmó el Presidente la semana pasada -que estableció que la suma que se traspasaría equivaldría al 2,32 por ciento- pero que en el proyecto de ley que ingresó el miércoles al Senado se calculó de otra manera. Allí se puso que se continuaría abonando el porcentaje histórico del 1,4 por ciento más una suma que para este año equivale a 24.500 millones de pesos que se irá actualizando según una fórmula que combinará el sueldo promedio de la Policía Federal junto el índice de precios del Indec. 

“No es porcentaje porque no es coparticipación, esto sale de los fondos coparticipables que le quedan a la Nación. Entonces le daremos el 1,4 por ciento más la suma para pagar el servicio de la policía traspasada. La ley va a ser muy buena para la Ciudad porque le va a dar certeza de que eso ya es inmodificable. Acá se hizo todo por decreto y eso va en contra de lo que establece la Constitución, que dice que el pase del servicio y sus recursos tiene que ser por una ley”, explicaban en Gobierno.

El Presidente le comentó esto mismo a Rodríguez Larreta en Olivos. Para entonces, jueves a la noche, el proyecto de ley ya había ingresado al Senado donde el oficialismo tiene mayoría y es de imaginar que le dará un rápido tratamiento. En cambio, la demanda judicial porteña todavía no había llegado a Tribunales, aunque el jefe de gobierno le adelantó que lo haría al otro día. Había obvios motivos políticos para ello: Rodríguez Larreta no podía quedar inerte ante la opinión pública frente una quita de recursos y sin presentar una defensa. Aunque en el diálogo con el Presidente sólo mencionó argumentos legales. Le dijo que si no presentaba un amparo ante la Corte Suprema alguien lo podría acusar de incumplimiento de los deberes de funcionario público por ver cómo le quitaban recursos a la Ciudad y no hacer nada.

Fernández le reconoció que era cierto, pero también le advirtió: “Te vas a meter en un lío, lo de Macri estuvo mal dado. Te pueden rechazar la demanda y preparate, porque después pueden salir todas las provincias a reclamar lo que cobraste de más. Te estás exponiendo una enormidad, si la Justicia dice que no correspondía todo ese dinero que se traspasó a la Ciudad deja la puerta abierta para el reclamo”. Según explicaban los funcionarios que se ocupan de los temas jurídicos del Gobierno, a eso se lo llama “enriquecimiento sin causa”. Ese excedente fue calculado por los técnicos de Interior en 86.269 millones de pesos entre 2016 y 2019, por lo que rondaría los 100 mil millones sumados los meses que van de este año. 

El jefe de gobierno reiteró que al otro día presentaría la demanda pero que su intención era encontrar alguna solución conciliatoria. “Bueno, veremos que dice la presentación judicial”, le respondió Fernández. Ambos coincidieron que debían mantener el diálogo, un punto en el que el jefe de gobierno insistió una y otra vez. “Está claro que el no quiere quedar pegado a Macri y a Patricia Bullrich. Debe tener encuestas que le dicen que ellos tienen mala imagen y nosotros no, porque fue muy reiterativo en que no debíamos perder el contacto”, evaluaban cerca del Presidente. 



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Larreta en carrera | Montajes y operaciones en la interna opositora



La carrera de la oposición por reponerse después de la derrota aceleró el tranco esta semana con un allanamiento sospechoso y además inútil a la quinta de Mauricio Macri, que para lo único que sirvió fue para que se victimizara. Horacio Rodríguez Larreta reunió al bloque de Diputados y les pidió que actuaran con mesura. Juntos por el Cambio calca el esquema que presentó en la última elección presidencial el Frente de Todos. En esta remake de la exitosa obra, Macri actuaría en el papel de Cristina, y Rodríguez Larreta hace de Alberto Fernández, pero desde la derecha.

La consultora Management and Fit difundió una encuesta cuyos resultados pueden ser sospechables como todos, pero blanquean la intención que hay detrás de los números. Según M&F, la imagen de Alberto Fernández retrocedió casi hasta el nivel que tenía Cristina Kirchner antes de que se unieran, con lo cual lo saca de la cancha. Y además asegura que para la mayoría de los encuestados el líder de la oposición es Rodríguez Larreta. Macri queda muy atrás en esa pregunta.

Si bien los dirigentes de la derecha argentina parecen trenzados en una disputa por el liderazgo de la oposición, cada vez se perfilan con más claridad los roles de cada uno. Macri pudo imponer las autoridades partidarias y actúa con intervenciones públicas recalcitrantes pero esporádicas. En cambio Rodríguez Larreta es el interlocutor del Presidente, el que se muestra todo el tiempo y el que aconseja calma a sus legisladores.

Hay una diferencia. Cristina Kirchner no fue la que perdió las elecciones en 2015, después de dos periodos consecutivos. En cambio Macri sí perdió las de 2019 sin haber podido reelegir. Cayó en primera vuelta y por una diferencia considerable. La disputa en el seno de Juntos por el Cambio es sólo por la orientación porque Macri no está en condiciones de aspirar en el mediano plazo a una nueva candidatura. El mundo corporativo que lo sostuvo a lo largo de su carrera hacia la presidencia le bajó el pulgar.

La estrategia de la derecha se basa en ese tenedor de dos dientes: Macri consolida el núcleo duro más gorila y reaccionario junto con Marcos Peña, Patricia Bullrich, Hernán Lombardi y otros. Y Rodríguez Larreta trata de abrirse hacia el centro que los abandonó por la desastrosa economía de los cuatro años macristas. En contrapartida, durante su gestión la ciudad se favoreció –como todos los distritos– en los gobiernos kirchneristas y sacó ventaja por favoritismo partidario durante el macrismo.

Podrá haber diferencias, pero no tienen muchas opciones para la principal candidatura. El radicalismo PRO tampoco ofrece alternativas y se define según el debate en el PRO. El apuro es porque el resultado de esa discusión conformará las listas para las legislativas del año que viene en las que arriesgan más que el Frente de Todos. Y en las que el gobierno podría conseguir la mayoría propia que necesita en Diputados para quebrar la postura de Juntos por el Cambio de votar todo en contra y judicializar lo que no puede impedir.

Habrá disputas en CABA cuando termine Rodríguez Larreta y ya las hay en la provincia de Buenos Aires y en Córdoba. El replanteo en los principales referentes de la derecha necesariamente tendrá que reflejarse en los distritos. Queda poco tiempo, y por el contrario, el Frente de Todos tiene tranquila su orgánica con la consolidación del acuerdo peronista básico de la alianza, entre Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Sergio Massa.

Tras el repliegue del macrismo por la derrota, las corporaciones mediáticas ocuparon el espacio opositor con la estrategia de tratar de dividir ese trío que reúne capacidades diferentes porque si no fuera así, no sumarían. El objetivo fue separar a Massa y Cristina entre sí y a ellos de Alberto Fernández. Hasta resultó cómico el esfuerzo de algunos voceros macristas por exagerar un protagonismo cristinista que no existió. En forma pública y en la intimidad, Alberto Fernández repite que ese acuerdo es la garantía de su gobernabilidad.

La pandemia retrasó la reorganización de Juntos por el Cambio tras la derrota. Pero el silencio obligado de Macri y la gestión en CABA por la enfermedad funcionaron como decantadores casi por inercia.

El respaldo de la corporación mediática al macrismo ha sido invalorable para atenuar los costos de la derrota y de la posterior inacción. Pueden darse el lujo y permanecer callados o actuar como moderados porque la artillería dura la consiguen en los medios, que alientan a los grupos más violentos, convocan a las marchas anticuarentena y las amplifican. No son medios críticos, sino que son macristas, igual que sus voceros.

Macri usó a La Nación para publicar su carta y ahora lo allanó un juez que fue favorecido por el macrismo, exestudiante del Cardenal Newman, igual que el allanado. Funcionarios judiciales y medios adictos son las herramientas con las que hace política. Allanar la casa de un expresidente por transgredir la cuarentena es un despropósito. Los trolls de Marcos Peña difundieron el hashtag #allanameesta, al tiempo que Bullrich declamaba que había sido por el “odio de Cristina”.

El PJ denunció al allanamiento como “un montaje” realizado por los mismos macristas. Es un hecho desmedido y hasta tan infundado que permitiría inferir acoso judicial o político. De esa manera busca desacreditar y poner al mismo nivel a las otras causas que tiene abiertas Macri en la Justicia con mucha prueba como las del Correo, las autopistas y las de espionaje.

La forma como juegan los medios resulta clara. En la semana aprovecharon las nuevas regulaciones para el dólar y lanzaron una campaña que se extendió también por las redes. El tema del dólar es irritante para la clase media de un país que tiene una cultura bimonetaria entre el peso y el dólar.

Los medios presentaron las nuevas regulaciones como parte de un desmanejo extendido en la economía. Y le sumaron el anuncio del cierre de la tienda Falabella más la salida del país de la mensajería Glovo. Circularon rumores masivos hasta darle apariencia de información real, sobre la salida de otras empresas también emblemáticas del consumo de la clase media urbana. Anunciaron así la partida de Wallmart, de Burger King y de la cafetería Starbucks.

Presentado de esa forma, pintaban un escenario de derrumbe caótico de la economía. Pero casi nada era cierto y lo que sí lo era, no tenía relación con las políticas del gobierno.

Falabella viene anunciando que se iba del país desde el año pasado y sería falso, incluso, responsabilizar de esa decisión a la gestión económica del macrismo, porque se basa en problemas de la empresa. Falabella ha clausurado sucursales en otros países, así como algunas de las que tiene en Chile. Y Glovo no se va porque se deprimiera la actividad que realiza, sino que al revés, pudo vender bien a un competidor alemán.

Las versiones sobre los cierres de grandes empresas llegaron a un punto que obligaron a todas a desmentir que se retiraban del país. No se va Starbucks, ni Burger King ni Wallmart.

Las sociedades están indefensas ante estas realidades virtuales que se generan a través de las redes, por granjas de trolls y con la complicidad de los medios. Muchos comentaron con ironía la denuncia que presentó Cristina Kirchner contra Google porque cuando se escribía su nombre, los resultados aparecían con insultos. La expresidenta sentó un precedente, porque la Justicia rechazó el amparo de esta enorme empresa y ahora deberán investigar sus servidores.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

El gobierno porteño presentó ante la Corte Suprema su reclamo por la coparticipación | Pidió mantener los fondos de más que Macri le dio a la Ciudad de Buenos Aires



Como había anunciado Horacio Rodríguez Larreta hace una semana, el gobierno porteño finalmente se presentó ante la Corte Suprema para intentar revertir la medida que tomó el presidente Alberto Fernández sobre la coparticipación de la Ciudad. En el escrito, sostuvieron que no sobra un peso del dinero transferido en su momento por Mauricio Macri, pese a que los cálculos nacionales indican un excedente acumulado de 86 mil millones en los últimos cuatro años. En el texto, dieron ejemplos de qué representa el monto que deja de percibir CABA en relación con los presupuestos de educación y salud. Curiosamente, se suele criticar al Gobierno de la Ciudad por la subejecución de fondos justamente en esas áreas. La disputa ahora queda en manos de la Corte, mientras se discute una ley en el Congreso.

Con la transferencia de la Policía, Macri aumentó la coparticipación de la Ciudad de 1,4 a 3,75 por ciento (luego la bajó a 3,5). Desde el comienzo de su gobierno, Alberto Fernández advirtió que había un excedente en ese monto transferido que no se correspondía con los gastos reales y finalmente la semana pasada redujo la coparticipación porteña en 1,18 puntos, para crear un fondo destinado a la provincia de Buenos Aires. Tuvo el respaldo de 19 gobernadores. Ante la judicialización que anunció Larreta, el gobierno nacional decidió enviar al Congreso un proyecto de ley para desvincular los recursos de la Policía de la coparticipación, que volvería a ser de 1,4 puntos, y entregarlos a la CIudad mediante una partida específica, que se actualizaría por ley.

97 páginas y una picardía

Larreta conversó a solas con Fernández en el encuentro que tuvieron el jueves por la noche en Olivos y le adelantó que iba a presentar el viernes el escrito ante la Corte. Eso hizo a las 10 de la mañana. El texto, de 97 páginas, lleva la firma del procurador porteño Gabriel Astarloa y de la abogada María Cristina Cuello. Hace un repaso por la Constitución de la Ciudad Autónoma, la Ley de Coparticipación y los principios del federalismo. Como una picardía, eligieron citar a Cristina Fernández de Kirchner cuando era constituyente en Santa Cruz: “Cuando la Nación tenía a su cargo los servicios de salud y educación recibía aproximadamente un 46 por ciento en la distribución primaria de la masa coparticipable, y luego de la transferencia de los mencionados servicios a las provincias ha quedado con el 54 por ciento. Es decir que se ha invertido la participación en el ingreso tributario y las provincias han quedado con apenas el 46 por ciento; tienen más funciones vinculadas con la calidad de vida de la gente y menos dinero para solventarlas. ¿Cómo no va a haber provincias inviables si nos están federalizando los gastos y centralizando los recursos?”. Con esta cita, buscaron usar esa discusión de los 90 a su favor.

El texto sostiene que no pueden disminuirle la coparticipación de manera unilateral al distrito y que Macri sí podía aumentarla porque se correspondía con la transferencia de la Policía. También indica que hasta que no haya una nueva Ley de Coparticipación, la Ciudad debe mantener la suya en el 3,5 que fijó Macri. Buena parte del texto busca rebatir los cálculos que hizo el equipo de la secretaria de Provincias, Silvina Batakis, que advirtió que se transfirieron fondos mayores al costo de la Policía año tras año durante el gobierno de Macri, por un total superior a 86 mil millones de pesos.

El escrito sostiene que no fue así: “La Ciudad nunca recibió recursos de más por esta transferencia. Por el contrario, adicionalmente tuvo que destinar fondos extras para poder llevar adelante la política en materia de Seguridad”. El informe de Batakis concluye lo contrario: que la seguridad porteña en la era Macri fue financiada íntegramente con fondos federales. Y que incluso le financiaron la expansión de ese gasto.

La presentación judicial discute esto y sostiene que es “inexacto y carente de sustento fáctico” el cálculo que hicieron desde el equipo de Batakis de que el presupuesto real que requerían es de un 0,92 por ciento adicional de coparticipación. Uno de los argumentos fuertes que planteó la funcionaria nacional es que los incrementos dispuestos por Macri no fueron acompañados por un documento técnico que explicara cómo se calcularon los montos.

En el escrito, los abogados de Larreta respondieron, sin mayores detalles, que “el total del costo del traspaso se estimó en 13.070 millones de pesos a valores del año 2015. En relación con una coparticipación estimada anual en 2015 de 7803 millones de pesos de acuerdo con el coeficiente de coparticipación de 1,4 por ciento de la CABA en ese momento, se determinó que el incremento necesario para financiar el costo del servicio era del 2,35 por ciento en la participación de la CABA. Simplemente aplicando una regla de tres al costo del traspaso, se concluyó que se debería incrementar en 2,35 el coeficiente de participación“. La discusión por el cálculo seguramente jugará un papel central tanto ante la Corte, como en el debate en el Congreso.

Otros párrafos de lo presentado se dedicaron a plantear lo injusta que es la distribución de fondos federales con la Ciudad: sostuvieron que recibe el equivalente a 41 mil pesos per cápita cuando Formosa recibe 123 mil per cápita y Catamarca, 135 mil. Habrá que ver qué responden desde esas provincias ante esta denuncia de discriminación.

La administración porteña también sostiene que la reducción es el 56 por ciento del presupuesto de Seguridad y hace algunas comparaciones: indica que el monto reducido es “más de 10 meses de sueldos de personal de Salud del gobierno porteño”, “más de 8 meses de sueldos de personal de Educación”. Los gremios de esas áreas suelen cuestionar lo postergados que están sus salarios por el gobierno de Larreta.

Al reclamarle una cautelar a la Corte para que frene el decreto de Alberto Fernández, indicaron que en los primeros cinco días de la medida ya dejaron de percibir 862 millones de pesos. La Corte seguramente se tomará un tiempo para resolver esta cuestión: primero debe dar intervención al procurador interino, Eduardo Casal, para que dictamine. Seguramente, también intervendrá el procurador del Tesoro, Carlos Zannini. Y pueden llegar a pedirse pericias contables. En el ínterin está por verse si se aprueba la ley que envió el Ejecutivo Nacional y cambia por completo el panorama.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Continúa la puja por las clases en la Ciudad de Buenos Aires | Nicolás Trotta insiste con entrega más netbooks, mientras Horacio Rodríguez Larreta pretende una cursada a la intemperie



Continúa la disputa entre el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y el Ministerio de Educación nacional por la asistencia a 6500 alumnos que perdieron el contacto con sus docentes durante la pandemia. Mientras el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, insiste con la aprobación de un protocolo para clases presenciales, Nicolás Trotta aboga por la opción de otorgarles neetbooks y conectividad.

Durante una nueva reunión mantenida en la sede educativa, el ministro Trotta, insistir hoy para que la Ciudad de Buenos Aires le otorgue los datos de georreferenciación de los 6500 niños que no tuvieron contacto con sus docentes para poder asignarles computadoras y conectividad.

La Ciudad “ofreció brindar solo la identificación de 1500 estudiantes a partir de la semana próxima y nos pidieron otros 20 días para hacerlo con los 5000 restantes. Asimismo, prefirieron no aceptar el acompañamiento de los equipos de la Universidad de Buenos Aires para acelerar la marcha”, afirmó el ministro en un comunicado.

De acuerdo a la cartera educativa nacional, Trotta informó a la Ciudad sobre la conectividad gratuita por cuatro meses “pero esto resultó insuficiente para la Ciudad, dado que deberán asumir los costos vencido ese plazo”. A raíz de esta postura, el ministro “se comprometió a proveer la conectividad extendiendo el plazo por el tiempo necesario”, explicó el Ministerio.

Las autoridades sanitarias porteñas insistieron en dar clases para poco más de 6000 alumnos en espacios públicos abiertos y colocar pupitres en veredas y calles para que los alumnos puedan tener clases presenciales.

Esta propuesta se dirimirá a partir del lunes próximo cuando los ministros de salud de la Nación, Ginés González García y el de la Ciudad Fernán Quirós evalúen la factibilidad epidemiológica de la iniciativa y, si es aceptada, las autoridades educativas conversarán sobre los aspectos pedagógicos.

Aunque independientemente de lo que se decida respecto a esta propuesta, el Ministerio de Educación de la Nación busca distribuir las 6500 netbooks a los alumnos porteños sin contacto con sus docentes.

Por otra parte, Trotta se reunió con el gobernador de Córdoba Juan Schiaretti para dialogar sobre la posibilidad de vuelta a clases en la provincia y el presupuesto educativo 2021 que se destinará a esa jurisdicción.

En este aspecto, Schiaretti remarcó que “no sabemos cuándo podremos regresar a las aulas, es por eso que la semana pasada abrimos una licitación para obtener 50.000 computadoras porque la experiencia de la pandemia nos enseñó que chicos, chicas y jóvenes de los sectores más vulnerables se han quedado afuera”.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Coronavirus en Argentina: cómo sigue el cronograma de aperturas en CABA | El gobierno porteño quiere incorporar patios y terrazas en comercios gastronómicos



Los gobiernos nacional, provincial y porteño anunciarán en la tarde de este viernes cómo será la nueva etapa de la cuarentena en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), que se renueva el lunes 21 de septiembre. Por su parte, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anunciaría algunas medidas que fueron rechazadas semanas atrás por Nación, como el caso de la habilitación de patios y terrazas en comercios gastronómicos. 

Actualmente, el sector de la gastronomía tiene permiso para recibir clientes en mesas ubicadas en las veredas, medida que se acompañó con la generación de áreas peatonales en la última extensión de la cuarentena. Según trascendió, en esta nueva etapa se incluirían más de estas zonas delimitadas para garantizar el distanciamiento social. No obstante, las terrazas y patios que podrían incorporarse deberán contar con previa autorización y validación de cumplimiento de protocolo. 

En tanto que el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, adelantó días atrás que las restricciones seguirán firmes para los gimnasios y que tampoco se permitirá la realización de actividades en lugares cerrados, ya que “la epidemiología en la Ciudad no descendió lo suficiente”. 

Otra novedad es que se permitirían las reuniones de culto de hasta 20 personas. Actualmente, está permitido ingresar a orar a los templos, con capacidad limitada, mientras que las celebraciones se llevan a cabo de forma virtual. 

Por otro lado, se oficilizarán los permisos para que los médicos puedan recibir consultas que no sean urgentes, así como la reapertura de los centros de rehabilitación. Asimismo, quedarían habilitadas obras de construcción de más de 5.000 metros cuadrados que estén a menos de 90 días de finalizar.

En cuanto a novedades en el área de la educación, se estima que escuelas privadas y universidades podrían brindar atención, apoyo escolar y sumar talleres en espacios públicos. 

Esta semana, desde la administración porteña plantearon la posibilidad de llevar las aulas a espacios públicos como calles, plazas y playones. La medida generó un fuerte rechazo en el sector de la educación, que manifestó que la Ciudad “juega a la política con los chicos”.

A diferencia del presidente Alberto Fernández, el jefe de Gobierno porteño y el gobernador bonaerense realizarán una conferencia de prensa para explicar la situación en sus distritos luego de que se conozca el anuncio presidencial.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Cuarentena: acuerdo para avanzar con más aperturas en el AMBA | Fernández, Kicillof y Larreta se reunieron en Olivos



Luego de una semana de tensiones por el recorte de recursos de coparticipación a la Ciudad de Buenos Aires, Alberto Fernández, Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof mantuvieron una extensa reunión en la que ultimaron los detalles sobre cómo continuará la cuarentena en el área metropolitana. El anuncio oficial sobre la nueva fase del aislamiento social obligatorio se realizará el viernes a la mañana, pero trascendió que el gobierno porteño logró su objetivo de habilitar los patios y terrazas de bares y restaurantes, así como las construcciones que estén a menos de 90 días de terminar. Una vez finalizada la reunión tripartita, que se llevó a cabo un día en el que la pandemia volvió a golpear al país con un récord de 12.701 contagios y 345 muertes, Fernández también mantuvo un encuentro en privado con Larreta. 

Durante casi dos horas, los principales responsables de la Nación, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la Provincia de Buenos Aires se reunieron, solos, en la Quinta de Olivos para definir los detalles del decreto que extenderá el ASPO más allá del 20 de septiembre. Si bien los pormenores serán comunicados por Nación el viernes a través de las redes sociales (no habrá comunicado conjunto, cada distrito lo comunicará por separado), fuentes oficiales aseguraron que no se realizarán grandes cambios a excepción de algunas habilitaciones puntuales, y que la nueva fase tendrá una duración de tres semanas. Esta fue la primera vez que el presidente, el gobernador bonaerense y el jefe de Gobierno porteño se vieron las caras desde que Alberto Fernández anunciara la poda de fondos de la Ciudad para transferirlos a la Provincia de Buenos Aires. Por un lado, Kicillof y Larreta venían manteniendo un diálogo fluido desde el lunes, e incluso ayer en Olivos dialogaron unos minutos en buenos términos junto a sus jefes de Gabinete antes de ser recibidos por Fernández. El vínculo entre el presidente y el jefe de Gobierno, en cambio, se había congelado en los últimos días, motivo por el cual ambos mantuvieron una charla a solas una vez que Kicillof se retiró. 

Desde presidencia aseguraron la charla en privado entre Larreta y Fernández fue positiva, y que pudieron avanzar luego de las rispideces que causó la quita de fondos. Desde la Ciudad, sin embargo, indicaron que “fue una charla de unos minutos en la que Horacio le reconfirmó que el viernes hará sus presentaciones en la Corte Suprema”, aunque aclararon que mantienen “un vínculo de respeto”. Amigos de nuevo o no, el gobierno porteño logró conseguir una parte importante de las aperturas que había reclamado: la habilitación de las terrazas y patios al aire libre para locales gastronómicos (con estrictos protocolos) y la habilitación para la construcción de obras de más de 5000 metros cuadrados o que les falten menos de 90 días para finalizar. La Ciudad también pidió autorizar las clases presenciales en parques y plazas para 6500 alumnos y alumnas que no pudieron continuar con su escolaridad, pero aún no hubo definiciones al respecto.

Durante la reunión se realizó un repaso de la situación epidemiológica de los territorios y se llegó a un común acuerdo de que el área metropolitana se encuentra en un “estado de amesetamiento”. En efecto, si bien el AMBA sigue siendo el foco de la pandemia en la Argentina, en las últimas semanas el virus comenzó a expandirse y a circular de forma comunitaria en zonas del interior del país en donde antes no había casos. Según el último reporte del Ministerio, el jueves contó con nuevo récord fatal de número de contagios – 12.701 – y muertes – 345 -, de los cuales 6319 nuevos casos provinieron la Provincia de Buenos Aires y 1156 de la Capital Federal. Sin embargo, el martes el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, detalló que también había al menos 10 ciudades – muchas ubicadas en Santa Fe, Chaco, Río Negro y Jujuy – que tenían muy preocupado al gobierno por la velocidad de contagio. El jueves a la mañana, un poco antes de que Fernández se reuniera con Larreta y Kicillof, el jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, mantuvo también conversaciones con varios gobernadores para definir cómo continuará la cuarentena en el resto del país. Y, a diferencia del AMBA, se espera que los esquemas de confinamiento social de varias provincias sean muchos más estrictos.

A pesar del común acuerdo sobre el “amesetamiento en un alto número de casos con una tendencia a la baja” entre el gobierno porteño y el bonaerense, la Provincia de Buenos Aires fue mucho más cautelosa que su par del otro lado de la General Paz. “No hay que apresurar las flexibilizaciones, primero tenemos que apostar a consolidar la situación en la que estamos”, indicaron desde el entorno de Axel Kicillof, aunque admitieron que, a partir del lunes, en la Provincia se habilitará la construcción privada para casas familiares o para obras pequeñas de un máximos de 15 personas. Todas las nuevas aperturas, tanto en Provincia como en Ciudad, serán anunciadas el viernes a través de conferencias de prensa en sus respectivos territorios. 

Informe: María Cafferata.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

El mensaje de Alberto Fernández tras reunirse con Rodríguez Larreta y Kicillof |  “Nunca eludiremos el diálogo”



El presidente Alberto Fernández destacó en la noche del jueves que con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodrìguez Larreta, seguirán “trabajando juntos por los argentinos, con coincidencias y con diferencias”.

En su cuenta de Twitter, tras la reunión que mantuvieron para analizar la continuidad de la cuarentena por el coronavirus en la zona metropolitana AMBA, Fernández afirmó: “Hemos trabajado juntos por los argentinos, con coincidencias y con diferencias, y así lo seguiremos haciendo”.

El Presidente también mantuvo una reunión a solas con Rodríguez Larreta, en la que tocaron el tema de la coparticipación y de los fondos que Nación transfirió desde la Ciudad a la provincia de Buenos Aires.

“Nunca eludiremos el diálogo, estoy seguro de que ese es el camino que debemos transitar para resolver los problemas del presente y afrontar los desafíos del futuro”, sostuvo el Presidente en el texto, que acompañó con una foto de los tres mandatarios reunidos.





Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Coparticipación: El regalo de 86 mil millones de pesos que Macri le hizo a Larreta | Informe del gobierno nacional sobre el excedente recibido por CABA



Mientras Horacio Rodríguez Larreta prepara para este jueves su presentación ante la Corte Suprema para retener los fondos que le transfirió Mauricio Macri en su gestión, desde el gobierno nacional también vienen construyendo una batería de números y razones por las que se redujo la coparticipación de la Ciudad. Entre otras cifras, indican que la Ciudad fue beneficiada durante estos años con un excedente total de 86 mil millones de pesos por sobre el costo real de la Policía transferida. Además, señalan que durante el gobierno de Macri la Ciudad prácticamente no tuvo que invertir un peso en seguridad: todo se lo financió Nación, además de obras públicas y otras transferencias. 

La historia es conocida: en 2016, Macri subió la coparticipación de la Ciudad de 1,4 a 3,75 por ciento. Ante las protestas de gobernadores, argumentó que era por la transferencia de la Policía Federal a CABA. Tiempo después, la bajó a 3,5 por el ajuste fiscal. Ahora el presidente Alberto Fernández la redujo a 2,32 por ciento y señaló que el monto en el que se había aumentado no se correspondía con los costos reales de la policía. El jefe del gobierno porteño anunció que irá a la Corte Suprema a reclamar que se mantengan esos fondos. La presentación finalmente se concretará este jueves, según informaron en la administración de la Ciudad. En el escrito, argumentarán que no se pueden modificar los fondos coparticipables.

Desde el comienzo de este año, en el gobierno nacional viene trabajando en el tema el equipo de la secretaria de Provincias, Silvina Batakis. Para explicar –y defender la decisión– armaron un informe de las transferencias a la Ciudad durante los cuatro años de Macri. Allí advierten algunos de los números que seguramente llegarán a la Corte:

* El incremento de coparticipación que dispuso Macri por decreto en 2016 implicó un salto del 167,8 por ciento. En 2015 CABA recibió el 1,4 de coparticipación, que equivalía a 7865 millones de pesos. En 2016 saltó a 27.743 millones. No solo influyó el aumento dispuesto por Macri, sino también el incremento de la masa coparticipable.

* Ahora bien, ¿cuánto costó lo que traspasaron de la Federal en 2016? Para esto, recurrieron a los costos de la Policía Federal de ese primer año –que fue una transición– y la suma les dio 8047 millones. No obstante, la Federal generaba recursos por venta de servicios de seguridad que también pasaron a la Ciudad. En 2016, se calcula que recaudaron 1221 millones. El cálculo final indicó que los gastos netos de la transferencia eran de 6826 millones.

* Por lo tanto, si la Policía ese año costó 6826 millones como indica Nación, Larreta recibió un excedente de 17.386 millones de pesos.

* Esa diferencia entre el costo y lo que se transfería se verificó año a año, según el informe nacional. Y cada año era mayor el monto excedente. Durante los cuatro años de Macri, el exceso de fondos de seguridad da un total de 86.269 millones de pesos.

* Los gastos en seguridad de la Ciudad crecieron mucho más allá de financiar una nueva Policía transferida desde Nación. En 2015, el gobierno porteño gastó 4041 millones en seguridad y en 2016 la cuenta saltó a 20.523 millones, mucho más que la suma del costo de la Federal y los gastos anteriores.

* De hecho, según los cálculos del equipo nacional, el gobierno porteño casi no tuvo que poner plata a partir de 2016 en seguridad: todo fue financiado con fondos federales. Este será uno de los puntos principales de la discusión ante la Corte, ya que Larreta sostendrá que lo que se transfirió es la función seguridad y el Estado nacional debe financiársela íntegramente.

Según los cálculos del equipo de Batakis, lo necesario para financiar la transferencia de la Policía es equivalente a un 0,92 por ciento más de coparticipación (que es lo que se mantuvo con el decreto de Alberto Fernández). En el informe se plantea que se podría hacer esto no a través de la coparticipación, sino con un fondo específico por ley.

Pero el equipo advirtió que, además de este traspaso de fondos, hubo un número de transferencias importante a favor de la Ciudad, que incluyen desde los gastos del Hospital Garrahan hasta aportes del Fondo de Incentivo Docente, pasando por aportes del Ministerio de Justicia, Transporte y Educación. En total, las transferencias a la Ciudad durante el gobierno de Macri insumieron otros 72.838 millones de pesos.

Además, hubo una fuerte transferencia de recursos para obra pública, que incluyen obras emblemáticas como el Paseo del Bajo. El cálculo arroja otros 21.861 millones de pesos.

El informe nacional no incluye los 16 mil millones de pesos en inmuebles que le transfirió Macri a la Ciudad en los últimos 80 días de su mandato y que desde comienzos de este año comenzaron a ser revisados por el gobierno nacional. Estos serán seguramente algunos de los números que pesarán en la discusión ante la Corte.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Docentes porteños contra las clases la intemperie: “Es marketing anticuarentena y no lo vamos a acompañar” | No descartan medidas de fuerza si la iniciativa avanza



Horacio Rodríguez Larreta insiste con su voluntad de que vuelvan las clases presenciales a la Ciudad. Y Soledad Acuña, su ministra de Educación, presentó este martes a su par de Nación un nuevo protocolo para el regreso a las aulas de 6500 alumnos en lugares abiertos como plazas y calles. En medio de la pandemia. Es decir, que los alumnos  estudien a la intemperie. El rechazo de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), uno de los gremios docentes más importantes del distrito, fue rotundo: “Queda demostrado que no les preocupaba la conectividad de los 6500 chicos, sino que lo que quieren es romper la cuarentena porque sí“, afirmó Eduardo López, secretario general adjunto. Y agregó: “Si el problema eran los 6500 chicos, Trotta le daba las computadoras. La conectividad es fácilmente solucionable”.

Me enteré viendo un noticiero cuando escuché a la ministra Acuña, no consultaron a los docentes sobre este nuevo protocolo”, afirmó López.

Desde el comienzo del aislamiento por la pandemia de coronavirus, los gremios vienen planteando que miles de chicos no tendrían acceso a la educación ya que Larreta les sacó las computadoras que necesitaban para poder estudiar online porque en 2016 discontinuó el plan Sarmiento en la Ciudad y Macri el programa Conectar Igualdad en todo el país.

“Hoy Trotta le pidió la lista de los 6500 chicos para entregar las computadoras y Acuña le dice ‘vamos a hacer como los bares que sacan las mesas, sacamos los pupitres’, en un bar hablan con los mozos pero no lo hablaron con los maestros. Los pibes no son adultos que van a tomar un café”, remarcó López.

Quieren una foto de escuelas abiertas para mostrarle al país que en la capital nacional del coronavirus está todo abierto.

Desde los gremios no descartan medidas de fuerza si esta iniciativa avanza: “Los docentes estamos educando desde marzo y cuidamos la salud y la vida de nuestros chicos. Esta decisión del Gobierno no es de educación ni cuida la vida de los chicos, es marketing anticuarentena y no la vamos a acompañar, no van a contar con nosotros porque nuestra tarea es educar y cuidar la salud y la vida”. Si querés que se contagien los pobres lo tenés que decir, quieren una foto rompe-cuarentena, utilizan un bar para romper la cuarentena con Santilli, querían la misma foto con los chicos”, advirtió López. Al respecto, agregó que “no es un tema educativo, es un tema de marketing político anticuarentena” y remarcó que “llevando los pibes a la plaza no bajás la meseta alta de la que habla Quirós”.



Fuente link: