Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

Macri y FIFA, una pantalla perfecta

https://www.tiempoar.com.ar/nota/macri-y-fifa-una-pantalla-perfecta

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo originala>

Categorías
Argentina opinion

Nadie supo bien por qué, a París Macri se fue | Opinión



Mauricio Macri profundiza el rechazo hacia su persona con dos excepciones: muchos de su misma condición social y quienes todavía lo perciben como un vector de la derecha. Para que no siga escalando ese repudio, busca la discutible legitimidad que le otorgaría el fútbol. Viaja a Asunción y su entorno difunde que lo hace como presidente de la Fundación FIFA. Vuelve a partir -esta vez a París- y repite igual cantinela. Nos toma por boludos en un contexto trágico de pandemia. No lo hace en medio de una fiesta.

Es en esta situación que entra en juego el más popular de los deportes. El ex jefe de Estado que dejó al país a merced de los buitres de adentro y de afuera, se refugia en su coartada de la FIFA. Le viene a medida. Como si su condición de titular de una organización presuntamente benéfica le otorgara fueros intangibles, cierta inmunidad que no es tal como lo prueban las múltiples causas judiciales que lo esperan en la Argentina.

Debe existir en él cierta condición amoral, licenciosa, de quien se cree soberano sin corona, no percibe lo que hace y tampoco está en condiciones de reprochárselo. O por el contrario, que actúa de manera deliberada aún sabiendo el daño que causa. Sobre estos dos ejes se apoyó la discusión de su impiadoso gobierno de cuatro años. Recuérdese la polémica sobre sus “errores no forzados” y la réplica a esa tesis de “una entrega sistematizada” de nuestros recursos, con la consecuencia lógica de millones de argentinos condenados a la miseria y al hambre.

Si Macri considera que puede mimetizarse en las banderas más nobles del deporte, en este caso el fútbol, y en este caso también el loable principio de una fundación, está desnudo como el rey del cuento de Andersen. Los valores universales asociados al juego que más se juega en el planeta no los representa la FIFA, ahora presidida por Gianni Infantino y antes por los dinosaurios Havelange y Blatter. El primero fallecido, el segundo inhabilitado para desempeñarse en el fútbol e imputado por corrupción en la Justicia suiza.

En ese ambiente sin credibilidad buscó cobijo el ex presidente. Con suerte podrá conservar el premio Living Football que le otorgó su amigo Infantino en junio de 2019. Por lo demás, la suya es una fuga hacia adelante, y si parafraseáramos al poeta Lord Byron “el mejor profeta de su futuro puede ser su pasado”.

[email protected]



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Macri sigue de paseo en Francia, pero no es bienvenido | Convocaron una marcha para repudiar la visita del expresidente



Mauricio Macri sigue de paseo en Francia. El ex presidente fue a cenar a un lujoso restaurante de París este sábado y se espera que en las próximas horas viaje a Niza, donde debería seguir con la cuarentena estricta, que poco cumple. Por otro lado, su visita a Francia no generó demasiadas alegrías en los argentinos que residen allá: lo calificaron como “persona no grata” y convocaron a una movilización en su contra para este lunes.

Macri decidió dejar el país el jueves pasado e irse a Europa
, con la excusa de un supuesto viaje debido a su cargo en la Fundación FIFA, que ocupa desde principios de este año. Para pasar la cuarentena, el ex mandatario eligió el lujoso hotel “La Reserva”, pero tras las críticas recibidas este sábado cambió de alojamiento.

“Su ostentación contrasta con la grave situación económica que sufre el pueblo argentino, producto de las nefastas consecuencias sociales y económicas y del endeudamiento sin precedente en que dejó al país su gobierno entre 2015 y 2019”, cuestionó la Asamblea de Ciudadanos Argentinos en Francia en un comunicado. Del mismo modo, convocaron a manifestarse en contra de la presencia de Mauricio Macri en el país europeo.

La convocatoria es para el lunes en en la explanada de los derechos humanos de Trocadero, frente a la torre Eiffel. Los argentinos en Francia explicaron que el ex mandatario “ha ignorado las consignas nacionales de confinamiento e incluso la normativa de excepción de las restricciones de ingreso a Francia”.

También advirtieron que el viaje de Macri “coincide con el pedido de pericia de su teléfono en el marco de la causa por el hostigamiento ilegal al Grupo Indalo”, y exigieron celeridad en las investigaciones que lleva adelante la Justicia como Correo Argentino, parques eólicos, peajes y espionaje ilegal. En el texto, se exige: “Basta de impunidad. Basta de corrupción y de fuga de capitales estatales. Por un poder judicial independiente”.

El senador Estaban Bullrich le quitó importancia al viaje de Macri en el medio de la pandemia e intentó justificarlo: “Es un ex funcionario y puede viajar, y así lo hizo porque tenía tareas con la Fundación FIFA”, dijo el ex ministro de Educación. Los argentinos en Francia no fueron tan suaves con el ex mandatario y le remarcaron que su viaje, junto con su familia, ignora “las consignas nacionales de confinamiento e incluso la normativa de excepción de las restricciones de ingreso a Francia”.

Luego de pasar 14 días en Francia, Macri viajaría a Zurich, Suiza, en calidad de presidente de la Fundación FIFA, para encontrarse con su amigo Gianni Infantino, quien está siendo investigado por “indicios de conducta criminal”
, en su rol de máximo dirigente del fútbol mundial. “Basta de impunidad. Basta de corrupción y de fuga de capitales estatales. Por un poder judicial independiente”, reclaman los argentinos en Francia ante todo esto.





Fuente link:

Categorías
Argentina normal

¿Qué fue a hacer Macri realmente a Francia y Suiza? | Entre Gianni Infantino y las causas por espionaje y corrupción



Hay una simbiosis explícita entre Mauricio Macri y Gianni Infantino, su anfitrión y amigo de la FIFA. Los dos están en la mira de la justicia de sus países. El primero por varias causas de corrupción y una de espionaje interno, de ahí con que se especule que ese sería el verdadero motivo de su partida. El segundo por “indicios de conducta criminal”
en el ejercicio de su cargo como máximo dirigente del fútbol mundial. En unos días volverán a verse como ya sucedió en Buenos Aires en noviembre de 2018, cuando el ex presidente invitó al suizo a la reunión del G20. O el 30 de junio de 2019, en que hubo una devolución de gentilezas en Zurich. Infantino lo condecoró ese día con el premio Living Football. Por esa razón no es extraño que el ex presidente viajara ayer a París en el vuelo de Air France AF 229, acompañado por su esposa Juliana Awada y su hija Antonia.

Hará una prolongada escala de dos semanas en la capital francesa – y de paso la cuarentena light que le piden en Suiza – con destino final en alguna ciudad de la Confederación Helvética. La Fundación FIFA
es la coartada que le vino a medida al jefe de Juntos por el Cambio para volver a salir de Argentina con agenda incierta
. Ya quedó demostrado cuando se trasladó a Asunción el 13 de julio pasado y se encontró con el ex jefe de Estado Horacio Cartés
y el actual mandatario paraguayo, Mario Abdo Benítez. Ahora se repite el motivo, pero en Europa. Como entonces, primero se argumentó una razón futbolística para el vuelo privado y sucedió otra cosa. ¿Ocurrirá de nuevo lo mismo? Con Macri todo es posible.

El expresidente argentino y el de la FIFA alcanzaron la cumbre del poder casi a la par. Después de las elecciones de octubre de 2015 –en que derrotó al candidato Daniel Scioli, hoy embajador en Brasil– Macri llegó a la Casa Rosada el 10 de diciembre. Infantino lo siguió al acceder al máximo cargo en la FIFA el 26 de febrero de 2016. Le ganó la elección al jeque de Bahrein, Salman bin Ibrahim Al Jalifa. Desde entonces, el imputado múltiple que gobernó el país entre 2015 y 2019 estableció una relación de mutua confianza con el dirigente ahora comprometido por la justicia suiza.

Es casi imposible disociar que Macri viajó a París en un vuelo comercial, que pasó por Migraciones y la Aduana casi como un duende fugaz y abordó el vuelo de Air France, de la dinámica impensada que se le viene encima por las causas de corrupción que lo desvelan. La más vieja consta en el voluminoso expediente por la deuda del Correo Argentino –lleva 19 años de vigencia– que el grupo familiar liderado por su padre Franco explotó entre 1997 y 2003 y cuyo contrato le rescindió el gobierno de Néstor Kirchner. Sus tribulaciones siguen con la denuncia por la compra de parques eólicos
donde un negociado tan rápido como una estrella fugaz le permitió embolsar ganancias exorbitantes: unos 15 millones de dólares por comprárselos a la española Isolux y revénderselos en tiempo récord a Genneia -del grupo Macro- y a la china Goldwind. En el fideicomiso o vaquita que armó el ex presidente aparecieron dos jugadores emblema de sus mejores tiempos en Boca: Guillermo Barros Schelotto y Carlos Tévez
, también afines a su proyecto de continuidad en la Casa Rosada, que no pudo superar un período.

En el listado de causas que avanzan por un camino que Macri no quiere transitar – el de quedar expuesto en los Tribunales con un final abierto – se agrega la participación de su grupo familiar en Ausol, la empresa más importante de peajes
. De ese turbio entramado se derivan un aumento del 250 por ciento en las tarifas y el bonus track de las acciones que vendió la familia del ex presidente. Pasaron de 4 pesos a 75,50 con el posterior sonido de plinc, caja. Podría agregarse la venta de MacAir -que formaba parte de SOCMA- a la línea aérea colombiana Avianca que le permitió al holding una ganancia adicional de 460 millones de pesos. La más discreta de todas que sumaban un total de 11 mil millones de pesos, como informó Página/12.

En Suiza será la primera vez que Infantino y Macri se encuentren con uno de los dos afuera del poder. El suizo fue reelegido en junio de 2019 por un período de cuatro años. Cuando había ganado las elecciones en 2016 su mandato había sido más breve, porque emergió como el candidato de la presunta transparencia en la FIFA que ahora pone en duda la justicia de su propio país. El ingeniero, ya se sabe, perdió con Alberto Fernández en las PASO de agosto y después en la primera vuelta de las presidenciales de octubre pasado. Ya en junio de 2019 el jefe de la FIFA le había tendido una mano cuando lo premió, sin saber que dos meses después comenzaría el principio del fin para su amigo argentino.

En las páginas de la FIFA, acaso como un revival de aquel momento, todavía aparece la fotografía de ambos sonrientes en la ceremonia donde Infantino justificó la entrega de la distinción Living Football sin ruborizarse: “es un honor entregárselo al primer presidente, y los demás son los demás, de la gran nación argentina, Mauricio Macri”. El ex jefe de Gabinete Marcos Peña y el operador-empresario Fernando Marín miraban embelesados desde el auditorio al suizo primero y a su jefe después, que agradeció con palabras alusivas. El día de la premiación terminó con el infaltable partido de fútbol en una cancha de la FIFA. Macri e Infantino se pusieron los cortos que ahora les sentarían más cómodos para correr esquivando denuncias.

El vuelo que ayer llevó al jefe de la oposición hasta París como paso previo a su estadía en Suiza, lo había postergado en marzo cuando empezaba a extenderse por el mundo la pandemia de la covid-19. El expresidente volvió a encontrar refugio en el fútbol, como cuando empezó su carrera de dirigente deportivo allá por diciembre de 1995 en un intento por demostrarle a su padre que podía emanciparse
con un proyecto propio. Aquella vez ganó las elecciones en Boca contra la fórmula de Antonio Alegre y Carlos Heller con un apoyo clave. El del dirigente radical Enrique Coti Nosiglia
, quien veinte años después fogoneó en la Convención de la UCR de marzo de 2015 la alianza que le dejaría el camino despejado – como en la institución de la ribera – hacia la presidencia. Ya no la de un club de fútbol y sí la de un Estado. 

Ahora a Macri le queda como consuelo el control de la organización benéfica de la FIFA. Cuando aceptó el cargo dijo: “La Fundación reconoce los desafíos extremos que enfrenta la sociedad alrededor del mundo debido al coronavirus, pero el momento de actuar es ahora”. Por eso actuó con rapidez. Se tomó un vuelo hacia París primero y Suiza después para matizar vacaciones con reuniones protocolares en la federación que preside su adulador Infantino. De paso se llevó para entretenerse los últimos dos capítulos de su libro autobiográfico, en el que a falta de uno trabajan dos de sus ex funcionarios y ghost writers: Pablo Avelluto, que supo estar a cargo de la entonces degradada Secretaría de Cultura, y Hernán Iglesias Illa, ex subsecretario de Comunicación Estratégica.

[email protected]    



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

¿Qué fue a hacer Macri realmente a Europa? | Entre Gianni Infantino y las causas por espionaje y corrupción



Hay una simbiosis explícita entre Mauricio Macri y Gianni Infantino, su anfitrión y amigo de la FIFA. Los dos están en la mira de la justicia de sus países. El primero por varias causas de corrupción y una de espionaje interno, de ahí con que se especule que ese sería el verdadero motivo de su partida. El segundo por “indicios de conducta criminal”
en el ejercicio de su cargo como máximo dirigente del fútbol mundial. En unos días volverán a verse como ya sucedió en Buenos Aires en noviembre de 2018, cuando el ex presidente invitó al suizo a la reunión del G20. O el 30 de junio de 2019, en que hubo una devolución de gentilezas en Zurich. Infantino lo condecoró ese día con el premio Living Football. Por esa razón no es extraño que el ex presidente viajara ayer a París en el vuelo de Air France AF 229, acompañado por su esposa Juliana Awada y su hija Antonia.

Hará una prolongada escala de dos semanas en la capital francesa – y de paso la cuarentena light que le piden en Suiza – con destino final en alguna ciudad de la Confederación Helvética. La Fundación FIFA
es la coartada que le vino a medida al jefe de Juntos por el Cambio para volver a salir de Argentina con agenda incierta
. Ya quedó demostrado cuando se trasladó a Asunción el 13 de julio pasado y se encontró con el ex jefe de Estado Horacio Cartés
y el actual mandatario paraguayo, Mario Abdo Benítez. Ahora se repite el motivo, pero en Europa. Como entonces, primero se argumentó una razón futbolística para el vuelo privado y sucedió otra cosa. ¿Ocurrirá de nuevo lo mismo? Con Macri todo es posible.

El expresidente argentino y el de la FIFA alcanzaron la cumbre del poder casi a la par. Después de las elecciones de octubre de 2015 –en que derrotó al candidato Daniel Scioli, hoy embajador en Brasil– Macri llegó a la Casa Rosada el 10 de diciembre. Infantino lo siguió al acceder al máximo cargo en la FIFA el 26 de febrero de 2016. Le ganó la elección al jeque de Bahrein, Salman bin Ibrahim Al Jalifa. Desde entonces, el imputado múltiple que gobernó el país entre 2015 y 2019 estableció una relación de mutua confianza con el dirigente ahora comprometido por la justicia suiza.

Es casi imposible disociar que Macri viajó a París en un vuelo comercial, que pasó por Migraciones y la Aduana casi como un duende fugaz y abordó el vuelo de Air France, de la dinámica impensada que se le viene encima por las causas de corrupción que lo desvelan. La más vieja consta en el voluminoso expediente por la deuda del Correo Argentino –lleva 19 años de vigencia– que el grupo familiar liderado por su padre Franco explotó entre 1997 y 2003 y cuyo contrato le rescindió el gobierno de Néstor Kirchner. Sus tribulaciones siguen con la denuncia por la compra de parques eólicos
donde un negociado tan rápido como una estrella fugaz le permitió embolsar ganancias exorbitantes: unos 15 millones de dólares por comprárselos a la española Isolux y revénderselos en tiempo récord a Genneia -del grupo Macro- y a la china Goldwind. En el fideicomiso o vaquita que armó el ex presidente aparecieron dos jugadores emblema de sus mejores tiempos en Boca: Guillermo Barros Schelotto y Carlos Tévez
, también afines a su proyecto de continuidad en la Casa Rosada, que no pudo superar un período.

En el listado de causas que avanzan por un camino que Macri no quiere transitar – el de quedar expuesto en los Tribunales con un final abierto – se agrega la participación de su grupo familiar en Ausol, la empresa más importante de peajes
. De ese turbio entramado se derivan un aumento del 250 por ciento en las tarifas y el bonus track de las acciones que vendió la familia del ex presidente. Pasaron de 4 pesos a 75,50 con el posterior sonido de plinc, caja. Podría agregarse la venta de MacAir -que formaba parte de SOCMA- a la línea aérea colombiana Avianca que le permitió al holding una ganancia adicional de 460 millones de pesos. La más discreta de todas que sumaban un total de 11 mil millones de pesos, como informó Página/12.

En Suiza será la primera vez que Infantino y Macri se encuentren con uno de los dos afuera del poder. El suizo fue reelegido en junio de 2019 por un período de cuatro años. Cuando había ganado las elecciones en 2016 su mandato había sido más breve, porque emergió como el candidato de la presunta transparencia en la FIFA que ahora pone en duda la justicia de su propio país. El ingeniero, ya se sabe, perdió con Alberto Fernández en las PASO de agosto y después en la primera vuelta de las presidenciales de octubre pasado. Ya en junio de 2019 el jefe de la FIFA le había tendido una mano cuando lo premió, sin saber que dos meses después comenzaría el principio del fin para su amigo argentino.

En las páginas de la FIFA, acaso como un revival de aquel momento, todavía aparece la fotografía de ambos sonrientes en la ceremonia donde Infantino justificó la entrega de la distinción Living Football sin ruborizarse: “es un honor entregárselo al primer presidente, y los demás son los demás, de la gran nación argentina, Mauricio Macri”. El ex jefe de Gabinete Marcos Peña y el operador-empresario Fernando Marín miraban embelesados desde el auditorio al suizo primero y a su jefe después, que agradeció con palabras alusivas. El día de la premiación terminó con el infaltable partido de fútbol en una cancha de la FIFA. Macri e Infantino se pusieron los cortos que ahora les sentarían más cómodos para correr esquivando denuncias.

El vuelo que ayer llevó al jefe de la oposición hasta París como paso previo a su estadía en Suiza, lo había postergado en marzo cuando empezaba a extenderse por el mundo la pandemia de la covid-19. El expresidente volvió a encontrar refugio en el fútbol, como cuando empezó su carrera de dirigente deportivo allá por diciembre de 1995 en un intento por demostrarle a su padre que podía emanciparse
con un proyecto propio. Aquella vez ganó las elecciones en Boca contra la fórmula de Antonio Alegre y Carlos Heller con un apoyo clave. El del dirigente radical Enrique Coti Nosiglia
, quien veinte años después fogoneó en la Convención de la UCR de marzo de 2015 la alianza que le dejaría el camino despejado – como en la institución de la ribera – hacia la presidencia. Ya no la de un club de fútbol y sí la de un Estado. 

Ahora a Macri le queda como consuelo el control de la organización benéfica de la FIFA. Cuando aceptó el cargo dijo: “La Fundación reconoce los desafíos extremos que enfrenta la sociedad alrededor del mundo debido al coronavirus, pero el momento de actuar es ahora”. Por eso actuó con rapidez. Se tomó un vuelo hacia París primero y Suiza después para matizar vacaciones con reuniones protocolares en la federación que preside su adulador Infantino. De paso se llevó para entretenerse los últimos dos capítulos de su libro autobiográfico, en el que a falta de uno trabajan dos de sus ex funcionarios y ghost writers: Pablo Avelluto, que supo estar a cargo de la entonces degradada Secretaría de Cultura, y Hernán Iglesias Illa, ex subsecretario de Comunicación Estratégica.

[email protected]    



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

La Justicia suiza abrió un proceso penal contra Gianni Infantino | El presidente de la FIFA es investigado por reunirse con un fiscal que tuvo que renunciar



Justo el día en que se cumplen seis años de la muerte de Julio Grondona, la FIFA volvió a quedar en el ojo de la tormenta por supuestos actos de corrupción. Este jueves, la Justicia de Suiza anunció que comenzará un proceso penal contra el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, después de haber descubierto “indicios de conducta criminal” por unas reuniones informales que mantuvo y que se habían ocultado con el ex fiscal federal Michael Lauber, quien renunció a su cargo la semana pasada como consecuencia de una investigación que se inició sobre su tarea.

Tanto Infantino como Lauber habían negado cualquier irregularidad en esas reuniones privados, de acuerdo a lo que publicó el sitió Sky News. En el informe se menciona que el fiscal especial suizo, Stefan Keller, fue quien encontró indicios criminales en estas reuniones y quien habría abierto el proceso contra el presidente de la FIFA.

El caso interno que se investiga contra Lauber tiene que ver con una reunión que mantuvo con Infantino en junio de 2017 en un hotel en Berna. Keller, nombrado en el cargo el pasado 29 de junio, descubrió que los posibles delitos sucedían durante esos encuentros incluían abuso de cargos públicos, violación del secreto oficial, “asistencia a delincuentes” e “incitación a todos estos actos”. Por esos motivos, resolvió abrir el proceso penal contra el máximo dirigente de la FIFA.

Infantino llegó a su cargo de presidente de la FIFA en febrero de 2016, después de ganar las elecciones que se celebraron tras el estallido del denominado FIFAgate, una caso de corrupción por el que fueron detenidos varios dirigentes de fútbol y empresarios ligados a compañías dueñas de derechos y comercialización de derechos de televisión. Ese impacto impidió que Joseph Blatter fuera reelegido en las elecciones de 2015, cuando se produjo el escándalo. 



Fuente link:

Categorías
Argentina Deportes

El Código de Etica de la FIFA no es para Macri | La normativa actualizada el 1° de agosto de 2019 cuestiona ciertas conductas del ex presidente



Mauricio Macri accedió a la presidencia ejecutiva de la Fundación FIFA en enero, sin pasar por ningún otro filtro que no fuera la mirada indulgente y cholula del suizo Gianni Infantino. Incluso, este le había dado su apoyo el 30 de junio de 2019 cuando le otorgó primero que a nadie el premio Living Fútbol “por contribuir a su desarrollo y crecimiento”. 

La facilidad con que el ex mandatario argentino recuperó protagonismo desde un lugar de cierto poder en el deporte más popular del planeta, le brinda una plataforma política que ni el gobierno nacional ni la AFA todavía alcanzaron a percibir. Un dato amplía esa conclusión. Raúl Omar Pleé, el por ahora fiscal general ante la Cámara Federal de Casación Penal, afín al ideario cambiemita y ex integrante de la comisión de Seguridad de Boca, preside el Tribunal de Etica de la Asociación que encabeza Claudio Tapia. 

El decide quién tiene antecedentes de integridad moral para ejercer los cargos ahí. Una situación por la que Macri no pasó cuando Infantino le dio la bienvenida. Tal vez por cierta inmunidad conferida, o porque el Código de Etica de la FIFA es papel pintado.

“Nadie habla de Macri”, se queja con voz grave la fuente consultada que ocupa un alto cargo dentro de la AFA y que no es dirigente de un club. A tal punto no se habla, que desde la asociación partió un único pedido de remoción a la FIFA, y el desplazamiento del macrismo que colonizó distintos estamentos del fútbol quedó incompleto. 

Es para que se vaya Juan Bautista Mahiques, el fiscal general de la Ciudad de Buenos Aires y operador judicial de Cambiemos, que integra la Cámara de Resolución de Disputas de la federación con sede en Zurich, Suiza. Para que se materialice su salida, la AFA deberá esperar al próximo congreso de la Federación que se postergó del 5 de junio al 18 de septiembre de este año en Adís Abeba, Etiopía, por la pandemia del covid-19.

Macri en cambio “no se va a ir”, dice otra fuente que forma parte del Comité Ejecutivo de la AFA, su vicepresidente Marcelo Achile. Está muy claro. ¿Por qué habría de renunciar a la fundación desde donde volvió a recuperar poder dentro del fútbol como ya lo hizo cuando manejaba Boca, el club que le sirvió de trampolín político para acceder a la jefatura de Gobierno porteña primero, y a la presidencia de la Nación después? Tampoco parece impedirle su continuidad en la fundación FIFA el Código de Etica que entró en vigencia el 1° de agosto del año pasado, y que firmaron al pie Infantino y su secretaria general, la diplomática senegalesa Fatma Samoura.

Si Infantino hubiera tomado en cuenta lo que sostienen los propios reglamentos de la FIFA sobre los derechos humanos, no habría convocado al político que dijo cuando gobernaba a la ciudad de Buenos Aires: “Conmigo se acaban los curros en derechos humanos”. O que durante su presidencia permitió que se duplicara la cantidad de genocidas libres que habían sido condenados, imputados o investigados por delitos de lesa humanidad. 

La Federación que preside el dirigente suizo destaca que “tiene el firme compromiso de respetarlos” y que “se esforzará por garantizarlos”. Con Macri no puede tener esa certeza, y menos desde una fundación que declama promover cambios sociales positivos, además de recaudar fondos para levantar o recuperar infraestructura deportiva. El ex presidente de Boca posee una extensa trayectoria de actos discriminatorios hacia las minorías, las personas con ciertas patologías, las mujeres y hasta los niños.

En octubre de 2019 y lanzado a su reelección, compartió el palco de campaña con el gobernador Gerardo Morales y unos chicos que habían subido a saludarlo. Dos nenas maquilladas y vestidas de “gatitos” captaron su atención, pero cuando un par de pibes de edad parecida se acercaron para saludarlo los echó del escenario porque no estaban disfrazados igual. A uno lo invitó con una palmada a irse y a otro le dijo “vos no podés estar porque somos tres gatitos, uno, dos, tres”, señalándose a él mismo, ya con su apodo metabolizado.

Esa conducta no se compadece con los objetivos proclamados por la organización que ahora preside. El día en que Macri se presentó al frente de la misma anunció: “La Fundación FIFA ha solicitado a los gobiernos y a las entidades privadas servirse de soluciones tecnológicas, de una manera coordinada para apoyar las necesidades educativas de la niñez alrededor del mundo, mientras perdure la pandemia del coronavirus, y que dichas soluciones se mantengan como parte del currículo educativo en el futuro”.

En julio de 2019, en Parque Norte, arengó a su tropa en campaña con otro comentario discriminador contra las personas con enanismo: “Tenemos que ir matando a ese enano incumplidor que hemos acumulado durante décadas, matarlo definitivamente”, dijo refiriéndose al pago de la deuda externa que él aumentó como ningún presidente argentino en la historia. Sobre las mujeres había comentado en 2014 que “a todas les gustan los piropos, por más que vengan acompañados de una grosería, como qué lindo culo tenés”. 

El Código de Etica de la FIFA sostiene en su apartado sobre Discriminación y difamación: “Las personas sujetas al presente código no atentarán contra la dignidad o integridad de un país, de una persona o de un grupo de personas mediante palabras o acciones despectivas, discriminatorias o denigrantes, por razón de su raza, color de piel, origen étnico, nacional o social, género, discapacidad, lengua, religión, posicionamiento político o de cualquier otra índole, poder adquisitivo, lugar de nacimiento o procedencia, orientación sexual o cualquier otra razón”.

A no ser que el Código no lo alcance porque la fundación no es considerada parte del organigrama institucional de la FIFA -lo cual sería legal pero no legítimo-, Macri no reuniría antecedentes morales para el cargo que le confirió Infantino. Alejandro Marón, ex presidente del club Lanús que integró la Cámara de Resolución de Disputas (CRD) donde todavía permanece Mahiques, sostiene hoy que “no era descabellado pensar que a Macri podrían convocarlo para un cargo en la FIFA, porque presidió a Boca 12 años y además gobernó el país. Pero sí me pareció un contrasentido que se lo designara al frente de un área social como la fundación”.

El ex presidente que reapareció el 9 de julio en una entrevista que le realizó Alvaro Vargas Llosa, periodista e hijo del escritor peruano, debería respetar ahora el Código de Etica que no estaba obligado a cumplir cuando ocupaba la Casa Rosada. Durante su mandato se salió con la suya cuando consiguió que la FIFA interveniera a la AFA, porque no respondía a sus caprichos. Al menos le pidió esa medida a Infantino tres veces, quien finalmente accedió a nombrar una comisión normalizadora con Armando Pérez al frente. En una de esas oportunidades mandó a Fernando Marín, su ex socio y asesor político rentado en su gobierno, a dialogar en Suiza con Infantino.

El presidente de la FIFA era renuente a involucrarse, hasta que finalmente se convenció cuando la jueza federal María Servini de Cubría procesó en junio de 2016 a varios dirigentes de la AFA, por el manejo de los fondos del Programa Fútbol para Todos (FPT). Cayeron en la volteada en ese momento el presidente Luis Segura, Rafael Savino, Carlos Portell, José Lemme, Miguel Angel Silva, Eduardo Spinosa y Rubén Raposo, quienes fueron procesados por el delito de administración fraudulenta en perjuicio del Estado. La medida no alcanzó a Julio Grondona porque falleció dos años antes. El viejo dirigente había firmado el acuerdo original del FPT. A todos los imputados Servini les decretó fuertes embargos.

Es controvertido aunque no sorpresivo como Macri ingresó a la FIFA por la puerta que le abrió Infantino, pese a su falta de decoro y las decenas de causas que tiene en la Justicia argentina. El Centro de Investigaciones Judiciales (CIJ) informó en su momento que solo durante su mandato de presidente sumó 22 denuncias en su primer año de gobierno; 51 en 2017, 38 en 2018 y 39 en 2019, sin contar las que arrastraba desde antes. En 2020, a las que ya tenía por el Correo Argentino, los peajes de Autopistas del Sol y los Parques eólicos -por citar a las más resonantes-, se agregó la del espionaje ilegal que es la segunda noticia diaria en los medios después de la pandemia. 

Pero el ingeniero siempre tiene quien lo blinde. A los periodistas del establishment y los empresarios de medios nucleados en ADEPA ahora se agregó el blindaje de la FIFA. Mientras tanto, el fiscal Pleé continúa pidiendo declaraciones juradas de bienes, certificados de reincidencia y antecedentes de quiebras y concursos a todo aquel que aspire a un cargo político en la AFA.

[email protected]



Fuente link:

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

El presidente: un retrato satírico de Grondona y los “Buenos muchachos” de la Conmebol

El presidente: un retrato satírico de Grondona y los “Buenos muchachos” de la Conmebol

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo originala>

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

“La crisis que produjo Macri en el deporte es la peor de la historia argentina”

“La crisis que produjo Macri en el deporte es la peor de la historia argentina”

A raíz de la designación del expresidente en la FIFA para “incluir” desde el deporte, Tiempo reunió a referentes de clubes de barrio para que relaten cómo atravesaron el macrismo.
(Foto: Pedro Pérez)
Por Nicolás Zuberman
@nicozuberman

2 de Febrero de 2020

Habían pasado sólo 49 días desde que Mauricio Macri entregó el bastón de mando en la Argentina hasta que se conoció una nueva designación presidencial: tendrá a cargo la Fundación FIFA, una “organización que busca generar un cambio social positivo” a través del deporte, según palabras del propio Macri, y que tiene un presupuesto anual de 100 millones de dólares. Curioso: en los cuatro años del gobierno de Macri los clubes de barrio de la Argentina fueron uno de los sectores más castigados por la crisis económica y social. Reunidos por Tiempo Argentino, siete dirigentes y dirigentas de distintos clubes (Guido Veneziale, del club Miraflores; Carlos Olguín, de Oeste; Marita Miguel, de Premier; Diego Graziano, de Nueva Era de Pompeya; Leo Militello, de 17 de Octubre; Noelia Roots, de Flores Sur; y Cristian Font, de Sportivo Domínico) exponen lo complejo que fue sostener estas instituciones durante el macrismo y su frustración por la nueva designación.

Al igual que en otros sectores de la sociedad, la crisis también generó la unión entre distintas entidades para resistir y reclamar derechos. Así, entre 2016 y 2019, surgió el colectivo Defendamos los Clubes y el Observatorio Social y Económico de Clubes de Barrio y Afines (OSECBA). “A partir de febrero de 2016, cuando se dio el primer aumento de tarifas criminal que llevó adelante Macri, los clubes de barrio nos organizamos. La primera movilización a Plaza de Mayo durante el macrismo la hicimos nosotros, que estábamos alertando que se venía el fin de los clubes de barrio. Tuvimos que tomar Edesur, tuvimos que ir a la Secretaría de Energía y sólo obtuvimos promesas. Con cuatro años más de macrismo el modelo de deporte social que existió desde siempre en la Argentina hubiera dejado de existir, no tenemos dudas”, explica Veneziale, que le pasa la pelota a Militello para que defina: “La FIFA es un gran negocio de corporaciones internacionales, junto con el Comité Olímpico Internacional (COI), son dos de los grandes negocios de la era moderna. Y Macri encaja perfecto en ese mundo. Por supuesto que nos da bronca, pero no nos sorprende su nuevo cargo”.

...
(Foto: Pedro Pérez)

Los tarifazos que dispararon en forma exponencial los costos de los servicios y la pauperización de la clase media fueron un combo casi letal para los clubes entre 2016 y 2020. Según un informe del Observatorio, la morosidad llegó al 60% en las masas societarias de los más de 20 mil clubes que hay en el país y por los que pasan más de 16 millones de personas para realizar actividades deportivas, sociales o culturales. “Fue una confrontación de dos modelos: por un lado uno asociativo y solidario, como son nuestros clubes, contra otro depredador que busca el fin de lucro. Macri aplicó un plan sistemático para destruir a los clubes de barrio y abrirle paso a las sociedades anónimas deportivas. Cuando vos recorrés el país te cruzás con los especuladores que pasan por los clubes para ofrecerles transformarlos en emprendimientos turísticos, shoppings. Somos clubes centenarios que se fundaron en terrenos que valían 10 pesos y ahora valen 10 millones”, relata Font, referente del OSECBA, quien remarca que la crisis terminal de los clubes de barrio es una cuestión federal.

Otro de los grandes cambios que debieron afrontar durante los cuatro años de macrismo fue el rol dentro de la sociedad: no sólo funcionaron como un actor cultural dentro del barrio sino también como contención. Alrededor de un millón de personas fueron contenidas en los clubes: 265.050 en merenderos, 250.475 en servicios de salud, 186.125 en comedores, 129.050 en clubes del trueque y 124.575 en casos de violencia. “Nosotros en Pompeya recibimos permanentemente pibes y pibas que no sólo vienen a hacer deporte: también a buscar su merienda y un bolsón de comida. El día que el merendero no exista más nos vamos a quedar tranquilos. Es un tema muy duro. Hay dirigentes que dejaron la vida literalmente dentro de los clubes porque vieron que lo que durante muchos años les costó construir como una entidad deportiva pasó a ser una sociedad de beneficencia”, relata Graziano, de Nueva Era de Pompeya.

Entre las muchas fotos simbólicas de la crisis que entregó el gobierno de Cambiemos en sus cuatro años, algunas tuvieron a los clubes de barrio como protagonistas. En abril del año pasado, por ejemplo, hubo un gran apagón como medida de protesta de todos los clubes del país. También, algunas más dramáticas, como clubes con las persianas bajas, actividades descontinuadas por no pagar los servicios, como la pileta de Franja de Oro, o cortes de servicios impedidos por los propios pibes que se acercaban a hacer deporte. “En Flores Sur, que es un club fundado por vecinos y vecinas para darle un servicio al barrio, nos cortaron la luz durante algunos días. Hubo una foto emblemática de un entrenamiento de fútbol que se hizo gracias a que los padres pusieron los autos en dirección a la cancha y encendieron las luces. Fue una muestra de cómo sobrevivimos”, explica Noelia Roots.

“Lo que pasó en el país -resume Marita Miguel, de Premier, que también remarca la necesidad de incluir una agenda de género dentro de los clubes- pasó en nuestras instituciones. Si la familia no podía pagar las cuentas de la casa, no iba a sostener la cuota del club del nene. La diferencia es que nosotros no ponemos un molinete que rechace al que no tiene la cuota al día: incluimos a todos”. Entre risas, alguien que está en la mesa del despacho presidencial del club Oeste, en el corazón de Caballito, bromea: “¡Igual que el Boca de Macri!”. Otra vez, la grieta: entidades asociativas contra sociedades anónimas. “Ahora lo va a querer seguir instalando desde este puesto que le inventaron en la FIFA. No la vimos venir, pero acá Infantino vino al G20 invitado por Macri. Ellos también arreglaron que el River-Boca se juegue en Madrid. Por eso ahora digo que hay que abrir los ojos y estar atentos a lo que venga”, advierta Carlos, local en el Oeste.

...

Más allá del cargo en la FIFA, la expectativa de los clubes de barrio es cuáles serán las políticas públicas del gobierno de Alberto Fernández que, por fin, les traigan el alivio. Rescatan el diálogo fluido con las autoridades y el gesto de interrumpir el corte de AYSA del club DAOM, en Bajo Flores. Pero la incertidumbre está: los clubes pagan más en servicios de lo que pueden recaudar, a lo que se le suman los intereses. La relación con el Estado es directa: el 70% de los clubes presta sus instalaciones para actividades públicas y en el 90% de los casos no recibe una retribución. “Cuando veo a un club como este no veo paredes, no veo un techo: veo gente -cierra Graziano-. El club es una persona que recibe a muchas personas: al nene, a la hermana, a la mamá, al papá, al abuelo. Son familias que tienen algo. Cuando se entienda el significado que tiene el club de barrio quizá se sensibilicen y entiendan nuestras necesidades”.

Link a la nota >