Categorías
Argentina Economía

Pautas para la igualdad de género | El gobierno nacional fijó lineamientos para las empresas públicas



El gobierno nacional amplió los lineamientos para alcanzar la Igualdad de Género en la gestión de empresas y sociedades del Estado. Se trata de una serie de pautas específicas para reparar diferencias y lograr estándares de igualdad de género en la organización interna de las empresas y sociedades con participación estatal. Son sugerencias de políticas destinadas a eliminar las brechas salariales, fomentar composición paritaria en los directorios, desarrollar políticas para equilibrar la vida laboral y personal a través de políticas de cuidado, erradicar el acoso sexual y la violencia. 

La medida fue impulsada por el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación (MMGyD), y oficializada mediante una resolución por Jefatura de Gabinete de Ministros. La ministra Elizabeth Gómez Alcorta, explicó que la desigual participación de las mujeres y Lgbti+ en el mundo laboral se asienta en estereotipos de género, y por eso “es fundamental avanzar en políticas que reviertan las brechas existentes. Es necesario abordar específicamente las violencias y el acoso por motivos de género en el mundo laboral. Para alcanzar la igualdad en este ámbito también es indispensable abordar la inequitativa distribución de las tareas de cuidado, que son uno de los factores estructurales a la hora de analizar las desigualdades en el mundo del trabajo entre varones, mujeres y Lgbti+”.

Lineamientos para la igualdad

Áreas de género: sugiere la generación de espacios institucionales para incorporar la perspectiva de género y diversidad a las políticas de la empresa a través de la creación de áreas de género, realización de capacitaciones para trabajadores y directivos de la empresa, desarrollo de un sistema de comunicación institucional interno de información y sensibilización sobre la igualdad de género. 

Tareas de cuidado: promover licencias que contribuyan a la igualdad en la distribución de tareas de cuidado; licencia por enfermedades de hijas e hijos o personas a cargo, adaptación escolar, lactancia y gestación; brindar un espacio de cuidado para las trabajadoras y trabajadores o, de no existir estos, abonar plus por guardería; 

Inclusión: adoptar políticas de promoción para la inclusión de mujeres y Lgtbi+, fomentando la paridad de género en la composición del directorio y en todas las áreas de la empresa; realizar relevamientos de cantidad de mujeres y Lgbti+ por área, las que ocupan puestos de jerarquía en la empresa y las que fueron ascendidas durante los últimos cuatro años; impulsar la participación de personas lgbti+ en los espacios de toma de decisión y en puestos de jerarquía.

Prevención de violencias por razones de género: creación y/o adecuación de protocolos para prevenir y erradicar la violencia, el acoso y maltrato por razones de género; generación de mecanismos de acceso efectivo a la presentación de quejas y denuncias para las víctimas de violencia laboral por razones de género; procurar acciones de concientización, prevención y formación de violencias.

Se espera que las empresas y sociedades del Estado avancen de manera gradual con la implementación de los lineamientos. “La definición y cumplimiento de estos lineamientos refuerza el rol del Estado como regulador de los servicios prestados por las empresas con participación estatal y, fundamentalmente, reafirma su posición de garante de los derechos humanos e impulsor de la igualdad de género. Por eso, trabajaremos de manera articulada con todas estas empresas para avanzar en este sentido y poder cumplir con estos lineamientos”, sostuvo la ministra.

Contexto

La participación de las mujeres y Lgbti+ en el mundo del trabajo es más limitada que la de los varones. Además de las brechas en los niveles de ingresos, existen barreras para su participación en determinados empleos y para el acceso a puestos jerárquicos. Según datos de la Dirección Nacional de Economía, Igualdad y Género del Ministerio de Economía, mientras el 8,5 por ciento de los varones ocupados tiene puestos de jefatura o dirección, sólo el 4,7 por ciento de las mujeres alcanza ese nivel jerárquico. La proporción de mujeres en los directorios de las empresas con participación estatal alcanzaba un 8,4 por ciento a mayo de 2019 según datos de la CIPPEC. La proporción de mujeres en directorios de empresas que operan bajo el régimen de oferta pública según información de la CNV a 2017 era apenas de un 8,8 por ciento. Por último, los indicadores laborales básicos en Argentina son construidos a partir de una variable de sexo binaria, de modo que no reflejan en toda su dimensión la situación laboral de quienes no se encuentran representados por estas categorías.



Fuente link:

Categorías
Argentina Política

Victoria de la lucha: establecen el cupo laboral para travestis y trans en el Estado

El Gobierno nacional estableció en el ámbito del sector público nacional que los cargos de personal deberán ser ocupados en una proporción “no inferior al uno por ciento”, por personas travestis, transexuales y transgénero que reúnan las condiciones de idoneidad necesarias y en cualquiera de las modalidades de contratación vigentes.

Así lo establece el Decreto 721/2020 publicado hoy en el Boletín Oficial, que lleva la firma del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y de la ministra de Mujeres, Diversidad y Género, Elizabeth Gómez Alcorta.

La decisión del Estado responde a una larga lucha del colectivo travesti trans que hace años reclama el cupo laboral trans en el Estado. Esta población tiene una esperanza de vida en Argentina de entre 35 y 41 años por la falta de acceso a derechos básicos como la salud, el trabajo, la vivienda, la educación. El 90% de las mujeres trans subsiste ejerciendo el trabajo sexual, casi como única oportunidad laboral. Los datos hablan por sí solos de la necesidad de políticas públicas como esta orientadas al sector.

Desde las organizaciones sociales, espacios de militancia e instituciones educativas del colectivo salieron a celebrar por las redes sociales.

Embed

El decreto

La decisión apunta a lograr una “efectiva inclusión” y se tomó en virtud de “respetar y garantizar que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”.

Además, en los considerandos del texto, se señala que “el ejercicio de los derechos de las personas travestis, transexuales y transgénero se ve obstaculizado por un patrón sistemático de desigualdad que afecta particularmente a este colectivo desde la niñez”.

bandera.trans.jpeg
Bandera del colectivo travesti trans. (Foto: Twitter Mocha Celis)

Bandera del colectivo travesti trans. (Foto: Twitter Mocha Celis)

“El Estado Nacional, como garante de los derechos humanos, asumió el compromiso de propender a la eliminación de prácticas discriminatorias de cualquier naturaleza que entrañen la violación de derechos”, indica a norma.

El decreto agrega que “se deberán establecer reservas de puestos de trabajo a ser ocupados exclusivamente por personas travestis, transexuales o transgénero” y que esto “en ningún caso debe implicar el cese de las relaciones laborales existentes”. Según se precisa, la medida abarca a las personas travestis, transexuales y transgénero, hayan o no efectuado la rectificación registral del sexo y el cambio de nombre de pila e imagen.

Embed

Ellas tendrán derechos a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo, sin discriminación por motivos de identidad de género o su expresión.

Se establece además que, “a los efectos de garantizar la igualdad real de oportunidades, el requisito de terminalidad educativa no puede resultar un obstáculo para el ingreso y permanencia” en el cupo laboral, y se permitirá su ingreso con la “condición de cursar el o los niveles educativos faltantes y finalizarlos”.

En tanto, el Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad y el Instituto Nacional de la Administración Pública capacitarán a las autoridades y al personal del Poder Ejecutivo Nacional para asegurar que la inclusión en los puestos de trabajo se realice “en condiciones de respeto a la identidad y expresión de género de las personas”.

Asimismo, se establece que se creará un Registro de Anotación Voluntaria para aspirantes y se crea una Unidad de Coordinación Interministerial que elaborará las condiciones necesarias para el cumplimiento de la norma y su observación.

Este articulo lo podes encontrar en InfoNews

Link al articulo original…

Categorías
Argentina normal

La paridad de género llega a los directorios de las empresas | La IGJ estableció que deberán estar integrados por la misma cantidad de hombres y mujeres



Desde este miércoles, el directorio de las asociaciones y sociedades que se inscriban en la Inspección General de Justicia (IGJ) deberá tener “una composición que respete la diversidad de género”. Según lo establece la resolución Resolución 34/2020 publicada hoy en el Boletín Oficial, el órgano de administración y el órgano de fiscalización de estas sociedades tendrá que estar integrado por la misma cantidad de varones que de mujeres. En caso de que la cantidad de miembros a cubrir fuera de número impar, el mismo deberá integrarse de forma mixta, “con un mínimo de un tercio de miembros femeninos”.

Esta nueva resolución abarca a las asociaciones civiles en proceso de constitución; las simples asociaciones que soliciten su inscripción en el registro voluntario; las sociedades anónimas que se constituyan, en cuanto estuvieren o quedaren comprendidas en el artículo 299, de la Ley N° 19.550, excepto las abarcadas por los inciso 1°, 2° y 7°; las fundaciones con un consejo de administración de integración temporaria y electiva; y las Sociedades del Estado (Ley N° 20.705).

“Esta resolución implica un gran avance para reducir las brechas de desigualdad en el mundo del trabajo y de las empresas”, celebró la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, Elizabeth Gómez Alcorta, quien destacó, además, que la disposición también incorpora la perspectiva de diversidad al establecer que los instrumentos públicos o privados que se deban registrar ante la IGJ podrán utilizar a los efectos de identificar a la persona un sistema que combine las iniciales del nombre, el apellido completo, día y año de nacimiento y número de documento y el nombre de pila elegido en función de la identidad de género autopercibida de la persona interesada.

La ministra también resaltó que “a través de esta resolución se va a garantizar que los espacios de toma de decisión de las asociaciones y sociedades mencionadas sean compartidos por las mujeres y los varones”

“Creemos que tal como lo fue la ley de paridad en cargos políticos y la ley de cupo sindical, este tipo de normativas colaboran con la consolidación de una sociedad más justa y más igualitaria”, aseguró Gómez Alcorta.

La resolución

Según se detalla en el documento publicado este miércoles en el Boletín Oficial, la medida “deberá aplicarse para las designaciones de los miembros de los órganos de administración, y en caso de corresponder de fiscalización, electos en cada oportunidad de su designación con posterioridad a la entrada en vigor de esta Resolución”.

Por otro lado, la IGJ aclara que los dictámenes de precalificación para la inscripción en el Registro Público de autoridades de las sociedades, asociaciones civiles y fundaciones comprendidas por esta obligación “deberán incluir como un punto especial la composición por género de los órganos e indicar los porcentajes”.

En caso de “circunstancias singulares, extraordinarias, atendibles y objetivas, derivadas de sus antecedentes constitutivos y/o tipo de conformación y/o de la actividad social tendente a la consecución de su objeto”, aclara la resolución, la IGJ podrá exceptuar de lo previsto “a la persona jurídica que así lo requiera”.

Además, en la memoria que realicen estas organizaciones deberá haber “una descripción de la política de género aplicada en la relación al órgano de administración”, incluyendo sus objetivos, las medidas adoptadas y la forma en la que se han aplicado los procedimientos para procurar en el órgano de administración un número de mujeres que permita “alcanzar una presencia equilibrada de mujeres y hombres”.

La iniciativa, sostuvo la IGJ en la resolución, reconoce el “derecho a la igualdad” y “el ejercicio de sus derechos en forma igualitaria y sin discriminación por género, sexo, orientación sexual, identidad y expresión de género; ni por otras condiciones subjetivas” como “principios jurídicos universales” reafirmados en la Carta de las Naciones Unidas y reconocidos en diversos textos internacionales sobre Derechos Humanos.

El organismo también analizará, en el caso de las asociaciones civiles, que no haya discriminaciones arbitrarias o limitaciones de los derechos a los beneficios que contemplan estas instituciones por “razones de sexo, nacionalidad, creencias religiosas y políticas, edad, raza, condición social y cualquier otra situación análoga”.

También pondrá en conocimiento del Inadi y del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación los antecedentes que justifiquen una intervención “en caso de incumplimiento o reticencia en la implementación de medidas tendientes a alcanzar, respetar y mantener la paridad de género”.

La situación de las mujeres argentinas en el mundo empresarial

Según un estudio de la organización Mujeres en la Bolsa, en el que se trabajó con 388 empresas argentinas, el 22,16% (86 en total) de las firmas que cotizan en el mercado están lideradas solo por hombres

Si se consideran la cantidad de plazas, sobre un total de 4.669 espacios directivos, 3.903 asientos son ocupadas por varones y solo 766 por mujeres. Esto significa que por cada mujer consejera en un directorio hay 5,1 hombres.

“Necesitamos un cambio cualitativo, no solo un cambio cuantitativo”

Para Manuela Graciela González, doctora en Ciencias Jurídicas, socióloga, investigadora y directora del Instituto de Cultura Jurídica de la Universidad Nacional de la Plata, la nueva resolución del IGJ es un gran avance simbólico. Sin embargo, advirtió la especialista en género, “es necesario que ese cambio cuantitativo vaya acompañado por un cambio cualitativo” porque “si esas mujeres que se incorporan pertenecen a la ideología patriarcal o siguen construyendo relaciones desde la ideología patriarcal solo van a representar un número y no se va a producir ninguna modificación”.

“Puede ser, como pasó en su momento con algunas instituciones del Estado, que esto sea una forma de visibilizar la diferencia que ha existido siempre entre varones y mujeres, donde hay mayoría de varones cumpliendo funciones que tienen que ver con la dirección, con la distribución de tareas”, consideró González. 

Pero para que el cambio que propone esta resolución sea efectivo, explicó la investigadora, “tiene que ir acompañado por una capacitación en perspectiva de género, como contempla la Ley Micaela para las personas que trabajamos en el Estado”, donde tanto mujeres como varones “no solo entiendan qué es el genero sino que entiendan que es un concepto que es cultural y que justamente lo que ha ocurrido en estos 200 años es que las mujeres hemos estado invisibilizadas como sujetos de derecho”.

En ese sentido, destacó la decisión del IGJ de establecer que las memorias de las sociedades deban contener una descripción de la política de género aplicada en la relación al órgano de administración.

“El cambio cultural“, concluyó la investigadora, “tiene que ser en todos los ámbitos: no solo en el Estado sino también en la sociedad civil y en todas las relaciones privadas“.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Entre los 15 y los 25 años casi el 80% avala el aborto  | Imaginario de género en jóvenes y adolescentes



Siete de cada 10 varones y ocho de cada 10 mujeres de entre 15 y 25 años en Argentina avalan el aborto en casos de embarazos no deseados. Apenas una de cada 10 mujeres y 2 de cada 10 varones en esa franja etaria piensan que las desigualdades de género en la sociedad son pequeñas. Sobre las políticas públicas dirigidas a enfrentar las violencias por razones de género, 8 de cada 10 varones y 7 de cada 10 mujeres están de acuerdo con estrategias que apuntan a la educación y la prevención. Los datos surgen del informe “Rompiendo Moldes”, un relevamiento federal realizado durante 2019 por LATFEM y Oxfam Argentina, sobre imaginarios y normas sociales, que abarcó a un millar de jóvenes y adolescentes. 

“En términos generales, hay imágenes auspiciosas. Más del 90 por ciento de lxs encuestadxs considera que tanto las formas de pensar como las costumbres en relación a los géneros cambiaron mucho, que las mujeres ganaron libertades y derechos. La misma proporción refiere una total aceptación de las identidades trans”, señala la socióloga Eleonor Faur, al analizar los datos. Pero también advierte que de los resultados de la investigación “se adivinan profundas brechas entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se actúa”.

En ese sentido, Faur señala, por ejemplo, que más del 90 por ciento de los y las jóvenes indica que está mal pegarle a la pareja, pero el 15 por ciento de los entrevistados dijo que alguno de sus amigos golpeó a su pareja. También surge que “las violencias sexuales se instalan como manifestaciones de un imaginario que normaliza lo que denominamos como la ´división sexual del deseo´: el 80 por ciento de quienes respondieron la encuesta considera que los varones tienen mayor deseo sexual que las mujeres, la mayoría cree que es más aceptable que un varón tenga múltiples parejas sexuales a que sea una chica quien las tenga y casi la mitad señala que los varones suelen enojarse con sus parejas cuando ellas no quieren tener relaciones”, advierte Faur. 

Por otro lado, observa que “la maternalización” de las mujeres se instala como la contracara de la división sexual del deseo: casi el 60 por ciento de lxs jóvenes considera que todas las mujeres deberían ser madres. “La “presión social” que pesa sobre las mujeres se percibe, en las palabras de las mismas jóvenes, en el mandato de tener pareja e hijos cuando se acercan a los treinta años. Ningún varón mencionó algo similar”, alerta Faur, profesora asociada del Idaes de la Universidad Nacional de San Martín e investigadora del Instituto de Desarrollo Económico y Social, convocada por LATFEM y Oxfam Argentina para analizar los resultados.

La investigación se basa en 1127 encuestas a adolescentes y jóvenes de entre 15 y 25 años, con el foco puesto en la provincia de Tucumán, las ciudades de Neuquén y Cipolletti, el Gran Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Las encuestas fueron realizadas por un equipo conformado por Mariana Paterlini y Santiago Nabaes. Además, se hicieron 14 grupos focales con adolescentes y jóvenes y 25 entrevistas en profundidad a especialistas, profesionales en el tema y periodistas.

En la encuesta, un 15 por ciento de los varones y un 12 por ciento de las mujeres dijo que la mayoría de sus amigos y amigas no están de acuerdo con que quienes nacieron como varones se vistan y actúen de forma femenina, mientras que un 58 por ciento de varones y un 55 por ciento de mujeres considera que al menos algunos de sus amigos y amigas piensan de esta forma. En general, las creencias y conductas que atribuyen a su entorno resultan más “negativas” que las expresadas como propias

En cuanto a la visibilidad de las lesbianas, aún existe un 12 por ciento de varones y un 8,5 por ciento de mujeres que no acuerdan con la misma. “La censura de las prácticas lesbianas se acrecienta si tenemos en cuenta que el 51 por ciento de los varones y el 46 por ciento de las mujeres respondieron que algunos/as o la mayoría de sus amigos y amigas está de acuerdo con que las lesbianas no deberían mostrar su orientación sexual en la calle”, señaló a Página/12 Paterlini, una de las autoras del informe.

–¿Qué aspecto le llamó la atención de los resultados del estudio? –le preguntó Página/12.

–Resulta notorio y alarmante que sean en general los varones quienes presentan mayores creencias y comportamientos que niegan o quitan importancia tanto a las diferentes expresiones de la desigualdad de género, como al reconocimiento de las violencias contra las mujeres. Se trata de una subestimación e invisibilización que contribuyen a su naturalización y repetición. A su vez, son quienes en mayor medida continúan rechazando las expresiones de diversidad sexual y de género. Por otro lado, en cuanto a las transformaciones recientes, es destacable que sean los varones quienes perciben mayores cambios en cuanto a las costumbres, las formas de pensar y el avance en el respeto de los derechos de las mujeres. Al respecto, es posible interpretar que esas percepciones se deben al retroceso que experimentan sus posiciones de privilegio o a su falta de sensibilidad para reconocer la pervivencia de altos márgenes de desigualdad. Ya sea porque los varones son menos sensibles o porque no se encuentran lo suficientemente informados sobre estas situaciones, en el trabajo con las masculinidades existe una clara oportunidad para la acción.

El relevamiento es una fotografía. No es posible saber si los resultados muestran cambios en los imaginarios en los años recientes, como consecuencia del surgimiento del movimiento Ni Una Menos, el reflorecimiento de los feminismos de los últimos años y el debate del aborto legal en el Congreso en 2018. No es posible sacar esas conclusiones en base a las respuestas porque no hay datos anteriores para comparar. Sí se puede comparar el panorama local con respecto a la región.

En 2018, se hizo una investigación similar en ocho países Bolivia, Colombia, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y República Dominicana. En ese informe regional se encontró, por ejemplo, que el 63 por ciento de los varones y el 72 por ciento de las mujeres, afirma que la violencia contra las mujeres es un problema grave y que las autoridades deberían hacer algo. En el estudio en Argentina, el 79 por ciento de los varones y el 89 por ciento de las mujeres tienen esa misma opinión. Aunque no surgen amplias diferencias, las respuestas en Argentina son levemente más contundentes en ese tema como en otros. Por ejemplo, en relación al control de los celulares y las redes sociales. En el informe regional el 80 por ciento de jóvenes de 15 a 25 años afirman que sus amigos varones revisan el celular de sus parejas y el 62 por ciento de 15 a 19 años, que ellos controlan las redes sociales de ellas. En la Argentina, los porcentajes son algo menores: 70,6 por ciento y 55,3 por ciento, respectivamente, pero igualmente, preocupantes.

La idea de que el varón tiene que ser el proveedor familiar y la mujer se encargue de la crianza de los hijos todavía persiste tanto en varones como en mujeres, aunque se trata de creencias minoritarias: un 33,9 por ciento de las mujeres y un 18,6 por ciento de los varones encuestado en Argentina creen que, en una pareja heterosexual, es problemático que la mujer gane más dinero que el varón, y entre adolescentes de 15 a 19 años, un 28,1 por ciento de ellos y un 14,7 por ciento de ellas están de acuerdo o muy de acuerdo con la afirmación “cuando se puede, es mejor que los varones sean el sustento económico y que las mujeres cuiden de la familia”.

“Las representaciones de lxs jóvenes de la Argentina son, en términos generales, bastante más igualitarias que las de juventudes que viven en donde se realizó el relevamiento anterior. Esto no sorprende si consideramos que Argentina es el epicentro de la proliferación de los feminismos en la región, cuyo estallido exponencial se puede delimitar en la primera movilización de Ni Una Menos, y su fortalecimiento y juvenilización, durante el debate parlamentario por la interrupción voluntaria del embarazo”, advierte Faur. El informe, incluye, una serie de recomendaciones al Estado argentino para trabajar en la transformación de las creencias “antiderechos” presentes en los imaginarios sociales de jóvenes y adolescentes. 



Fuente link:

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

La problemática de género sale a las canchas argentinas

La problemática de género sale a las canchas argentinas

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo originala>

Categorías
Argentina Política

“Del patricarcado vamos a salir y vamos a ser más iguales”

El presidente Alberto Fernández convocó a terminar con la desigualdad con las mujeres “para que “la sociedad cambie definitivamente”, al presentar el Plan Nacional contra las Violencias por motivos de Género 2020-2022.

“Estamos dando un paso de los muchos que hay que dar para que la sociedad cambie definitivamente”, dijo por videoconferencia desde la residencia de Olivos al presentar el Plan junto a Elizabeth Gómez Alcorta, titular del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, creado por Fernández al asumir su mandato en diciembre pasado.

Agregó que “debemos ser ambiciosos si no queremos ver más cómo las mujeres sufren y mueren a manos de los violentos. No podemos mirar impávidos que las mujeres tengan peores condiciones de trabajo que los hombres”.

El Presidente, que estaba acompañado en Olivos por la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, y por la asesora presidencial Dora Barrancos, dijo que era “el primer alumno que tiene que aprender todo lo necesario para que la sociedad sea mejor”.

En tono de broma, relató que antes del anuncio le dijo a Ibarra: “Me tocó el default, me tocó la pandemia y me tocó el fin del patriarcado, qué más me va a tocar”.

Al respecto, hizo un paréntesis en su exposición respecto al Plan y dijo que de la “pandemia vamos a salir más unidos y más convencidos de que la unidad es el camino, del default vamos a salir más fortalecidos sabiendo que el futuro está en nuestras manos y no en las manos de los que no tienen plata y del patricarcado vamos a salir y vamos a ser más iguales”.

En el inicio de su discurso, el Presidente recordó que en la víspera se cumplió el octavo aniversario de la ley de Identidad de Género, de la que Vilma Ibarra fue autora, y que fue promulgada por la entonces presidenta Cristina Fernández, hoy su vicepresidenta.

“Hay que incorporar a todos, a todas y a todes a un Gobierno que no es de los hombres: es de todos, de todas y de todes”.

El Presidente dijo que esa ley marcó “el comienzo de un tiempo de más igualdad, en un país y en una sociedad donde la igualdad a veces no era la regla” y que al asumir su Gobierno se propuso que “la desigualdad termine para siempre” a través de un cambio que si bien se impulsa también desde el Gobierno y desde el Estado “lo tiene que llevar adelante la sociedad entera porque obliga a reeducar a la sociedad”.

En esa línea, habló de la igualdad de oportunidades “para todes” y dijo que con ese objetivo se ” incorporaron mujeres” en lugares claves.

Incluso citó un informe del Conicet dado a conocer recientemente, que determinó que el argentino es el Gobierno que “más mujeres tiene en funciones de alta jerarquía, con casi el 38%”.

Asumió que ese porcentaje debería crecer pero también consideró que “es mejor de lo que estaba y es un paso adelante y es el camino que hay que seguir transitando para incorporar a todos, a todas y a todes a un Gobierno que no es de los hombres, es de todos, de todas y de todes”.

El Presidente confesó que incorporar este lenguaje inclusivo es “también” para él “muy difícil” y “es un esfuerzo que tenemos que hacer los varones antes que nadie” dijo que hay que tomar conciencia que “cuando uno dice todes no está haciendo el ridículo como algunos creen, le está hablando a algunos a los que nunca le hablaron”.

Fernandez mencionó asimismo que “días atrás” tuvo una reunión con dirigentes de la Unión Industrial en la residencia de Olivos, y dijo que en la foto quedó reflejado que eran todos hombres en la mesa.

“Era una enorme mesa toda de hombres y muchas (mujeres) se enojaron y tenían razón y salí corriendo a decir ‘ojo con la foto que suben’ pero la foto ya estaba subida”, admitió y dijo que se “arrepintió mucho” de esa reunión porque “esa foto no mostraba lo que nosotros queremos”.

“Esa foto mostraba a un grupo de hombres hablando del futuro nuestro y el futuro nuestro no es de los hombres, es de todos, de todas y de todes”, insistió el jefe de Estado.

Por eso, se comprometió a asumir esa cultura como una “conducta y un aprendizaje” y “ser el primero que se pone en la cola de los que tienen que aprender”.

“No podemos estar discutiendo estas cosas en el siglo 21, porque nos vuelven al pasado más vetusto y no es razonable, y que si nos tocó a nosotros ser los abanderados del cambio hagámoslo convencidos, con orgullo y entendiendo que hay otra cultura que imponer en la sociedad”

En paralelo, señaló que “son millones de argentinos que se han sentido, y no sé si se sienten, olvidados, marginados y ellos también son parte de la sociedad”.

Alberto llamó a terminar con los “desequilibrios” en el Mercosur

Este articulo lo podes encontrar en InfoNews

Link al articulo original…