Fútbol por TV con final abierto | El gobierno quiere partidos en la televisión pública, pero Turner no 



El otro partido, el que no se ve, el que se define en los escritorios para que la mayor cantidad de espectadores posible consuma fútbol desde su casa, se trabó en el mediocampo. De un lado está el gobierno nacional y del otro las dos empresas dueñas de los derechos televisivos, con la AFA como actor de reparto. 

Se discute cuántos encuentros podrían pasarse por la TV pública, si es rentable el negocio para las compañías en esas condiciones, y el pedido de un aumento para el pack fútbol que el Estado rechaza. Se discute todo eso, pero se decide entre Buenos Aires y Atlanta, EE.UU, porque el presidente de Turner -una de las compañías, la más dura en las negociaciones- está en el exterior.

Disney tiene una posición más elástica pero a su vez concentra la mayoría de las señales deportivas. Está condicionada porque espera la aprobación de la Secretaría de Comercio Interior para su fusión con Fox. Hasta ahora solo hay un dictamen desfavorable de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) presentado el 5 de noviembre. 

Es mucho lo que podría perder. Incluidos los propios derechos si la obligan a desinvertir por su posición dominante. En lo que sí coinciden las distintas fuentes consultadas por Página/12 es en que hay una usina de operaciones mediáticas que trabaja a tiempo completo. Un indicio clave de lo mucho que está en juego.

La primera pregunta que surge de este conflicto de intereses es por qué el Estado interviene en un acuerdo entre privados: la AFA y las empresas de EE.UU que se adjudicaron los derechos. La decisión del gobierno está a mitad de camino entre el programa Fútbol para Todos, que permitía ver la lista completa de partidos sin costo alguno por TV, y el control irrestricto de la pantalla por Disney y Turner que determina ganadores y perdedores. Son quienes pueden pagar los 831 pesos del pack para seguir los partidos y quienes no.

El gobierno aspira a que cuatro partidos por fecha se pasen por la TV Pública. Si fuera posible viernes, sábado, domingo y lunes. El gigante del entretenimiento que compró a Fox se aviene a ceder un par de encuentros. Turner por ahora no.

Una fuente muy cercana a esta compañía dice con pedido de anonimato: “Si el gobierno se queda con dos o tres partidos es un paso atrás gigantesco, porque el negocio hasta ahora se estaba autosustentando sin plata del Estado. Por otro lado, los ratings no han sido tan altos y el techo de 2 millones, 2,2 millones de usuarios con el pack fútbol muy difícilmente pueda crecer por circunstancias que tienen que ver con el país, con la TV por cable que se ha estancado en todo el mundo y en la Argentina. Estamos ante un status quo donde la intromisión del gobierno es una baratija demagógica demasiado evidente, para que Turner y Disney terminen cediendo algunos partidos de Arsenal de Sarandí o de Defensa y Justicia, que miden 0,8 o 0,5 de rating, porque nosotros hacemos las mediciones. O sea, 30 mil hogares. La nada misma”.

Los representantes del gobierno en las negociaciones son el ministro de Turismo, Matías Lammens, y el gerente de Asuntos Institucionales y Públicos de YPF Santiago Carreras. No la tienen fácil. Por la intransigencia de Turner y porque las dos compañías compiten por la hegemonía sobre los derechos del fútbol argentino. En la última reunión entre las partes no hubo acuerdo. Los representantes de las empresas se tiraron un lance. Sugirieron la idea de que se permita un incremento en el abono del cable superior al cinco por ciento, que se habilitó en enero pasado. “Ustedes quieren un aumento y nosotros no. No es opción”, les respondieron los funcionarios.

En este pedido se habrían involucrado los cableoperadores, con el grupo Clarín a la cabeza. Son la otra pata del negocio. Distribuyen el producto y no quieren ver afectada su tasa de ganancias. Turner tampoco. Disney pretende mantener su posición dominante en la Argentina como no lo logró en México, Brasil e incluso donde tiene su sede: Estados Unidos.

El periodista Diego Genoud en un artículo publicado en el DiarioAR reprodujo el 26 de enero una declaración del secretario de Medios, Francisco Meritello, sobre la posición de Turner: “Ellos de arranque quisieron quedarse con el 100 por ciento de los derechos del fútbol local, pero después tuvieron que retroceder porque el conflicto con Disney llegó a Estados Unidos. Me da la sensación de que Turner está atrás de que se concrete la desinversión de Disney y ellos se puedan quedar con parte de esa película”. Es lógico pensarlo entre dos competidores.

Para la fuente empresaria consultada por este diario la cesión de partidos “tendría cero impacto en audiencias. Sería una victoria pírrica”. No se entiende entonces por qué si ciertos encuentros son de bajo rating, Turner no está dispuesto a concederlos.

Las reuniones que se han venido realizando en las oficinas céntricas de la AFA tienen en su presidente, Claudio Tapia, casi un convidado de piedra. Aunque la asociación extendió el contrato de los derechos de TV con FSLA Holding LLC, empresa del grupo The Walt Disney Company Latin America (TWDC LA) hasta 2030 a cambio de 45 millones de dólares, la cuota de pantalla para la TV Pública es el principal problema. Las dos compañías juegan su propio partido y como son socias pero a su vez buscan sacarse ventajas una sobre otra, las negociaciones vienen demoradas.

Turner participa a través de un argentino que vive en Chile, Gustavo Minaker, responsable de la rama deportiva de la empresa en Latinoamérica. Pero no tiene poder de decisión. La última palabra es de Whit Richardson en Atlanta, la ciudad de Georgia donde se encuentra la sede central de la corporación de medios controlada por el gigante AT&T, competidor de Disney a nivel global y en Estados Unidos. Es el presidente desde el 1° de agosto del año pasado. La compañía aumentó su influencia desde que se alió con HBO Latin America Group. Pero en la Argentina es Disney el que pesa más. Diego Lerner y Guillermo Tabanera negocian en su nombre. El primero es un empresario muy cercano a Mauricio Macri.

Su talón de Aquiles es el dictamen de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia que rechazó su fusión con Fox en la Argentina. El organismo que conduce Rodrigo Luchinsky cuestionó la unión de las firmas The Walt Disney Company y Twenty-First Century Fox por “infringir el artículo 14 de la Ley 27.442 de Defensa de la Competencia”.

En el escrito de 35 páginas, en el punto 87 se lee: “…dado que las señales ESPN y FOX SPORTS son los competidores más cercanos en el mercado de señales deportivas, la operación de fusión elimina a un competidor relevante. Por consiguiente, la presente operación tendría como consecuencia el incremento sustancial de la concentración en el mercado de señales deportivas con un aumento significativo en el poder de mercado y de negociación de las empresas notificantes, con el consecuente impacto en los consumidores, que podrían ver incrementado el valor del abono de televisión paga”.

[email protected]



Fuente link:

Fútbol televisado: Freno a Disney por la fusión entre Fox Sports y ESPN | Rechazo de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia



El fútbol televisado en cualquiera de sus variantes siempre ha sido un producto concentrado en pocas manos. Torneos y Competencias (TyC) lo controló en tiempos de Carlos Avila. Entre 2000 y 2002 la mejor tajada de los derechos se la comió el fondo texano Hicks, Muse, Tate & Furst que ponía los partidos en la pantalla de la desaparecida cadena PSN, una estafa de vida efímera. También lo manejó el grupo Clarín a través de TSC (Televisión Satelital Codificada) que les pagaba a los clubes lo que se le antojaba. El Estado se lo arrebató al oligopolio que conduce Héctor Magnetto durante el gobierno de Cristina Kirchner y se alió con la AFA. Turner y Fox se quedaron con las imágenes en la gestión de Mauricio Macri y ahora es Disney –dueña de ESPN y adquirente de la señal Fox Sports en marzo de 2019– la propietaria de este negocio que lejos está de ser un sistema de reparto.

La fusión de la principal compañía de entretenimiento del mundo con su cooptada Fox fue rechazada por la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) que la declaró nula porque restringiría o distorsionaría la competencia. En Brasil, México e incluso EE.UU también le pusieron freno a la marea desatada por este trust al que ya le corren quince días para que presente una nueva propuesta en la Argentina. El ente que depende del ministerio de Desarrollo Productivo, la CNDC, sugirió que el gigante Disney-Fox tendría ahora siete de las nueve señales deportivas básicas, además de Fox Sports Premium que transmitía hasta antes de la pandemia los partidos de la Liga Profesional de Fútbol.

En la página web de la Comisión que preside Rodrigo Luchinsky, doctor en Derecho Mercantil por la UBA, se explica qué es una concentración económica: “una operación en la que dos o más empresas que han sido independientes entre sí pasan a depender de un centro unificado de decisión y dirección o celebran acuerdos que tengan por finalidad la transferencia, integración o combinación total o parcial de sus negocios o activos”.

La resolución de la CNDC que Disney todavía puede revertir en la Justicia sostiene: “Estos considerandos figuran en el Dictamen CONC 1692, Informe de Objeción acerca del Expediente N° EX-2019-16590632, del ex Ministerio de Producción y Trabajo caratulado “Conc.1692 – The Walt Disney Company y Twenty-First Century Fox, Inc S/Notificación Art. 9 De La Ley N° 27.442”.

El fútbol televisado, el principal insumo de la industria, le hubiera permitido a Disney controlar casi todos los activos importantes del espectáculo deportivo, incluídos los que estaban en manos de Fox: en la región esta última tenía los derechos de transmisión de la Copa Libertadores, la Liga de Campeones de Europa, la Bundesliga y la Fórmula 1. Esa oferta de contenidos sería aplastante para cualquier competidor.

Ahora la compañía cuestionada tiene quince días para efectuar las consideraciones que crea oportunas y ofrecer “soluciones que puedan mitigar los potenciales efectos sobre la competencia que surgen del presente informe de objeción”. También ordena la CNDC convocar a una audiencia especial para considerar las medidas que Disney y Fox sugieran con el objetivo de que se cumpla con la orden oficial en la que se define a la fusión como perjudicial “para el interés económico general”.

Una fuente del gobierno que trabaja en temas de este tipo le dijo a Página/12 que “el dictamen estaba dando vueltas desde marzo, quedó como planchado, y aunque no se iba a aprobar la fusión, tampoco se había asumido anunciarlo hasta este momento”. Finalmente la Comisión de Defensa de la Competencia sacó su resolución que rechaza la fusión de los dos gigantes de Estados Unidos en la Argentina. En ella sostiene que “el poder de negociación de la entidad fusionada también estaría reforzado por el hecho de contar en su portfolio de señales con Fox Sports Premium, que cuenta con la exclusividad de la mitad de los partidos de la Superliga Argentina de Fútbol, torneo de mayor relevancia del fútbol a nivel nacional”.

Si hubiera prosperado la simbiosis entre Fox y ESPN, el producto de semejante alianza se quedaría con la gran mayoría de las transmisiones deportivas. Un objetivo que de manera momentánea consiguió frenar la CNDC con su decisión contra los grupos concentrados.

[email protected] 



Fuente link: