Repudio a la violencia macrista | Después de las imágenes fúnebres de la marcha opositora a Plaza de Mayo



El presidente Alberto Fernández repudió las expresiones antidemocráticas exhibidas durante la manifestación contra las vacunaciones de privilegio convocada por referentes de Juntos por el Cambio. “La forma de manifestarse no puede ser exhibir frente a la Casa Rosada bolsas mortuorias con nombres de dirigentes políticos”, expresó en Twitter, y sostuvo que “sólo demuestra cómo muchos opositores conciben la República”. En la misma línea, los representantes del Frente de Todos en la Ciudad de Buenos Aires rechazaron la metodología de “los y las dirigentes macristas” para cuestionar la política nacional desarrollada para avanzar con la vacunación contra el coronavirus a través de un comunicado.

Luego de una nueva manifestación convocada a través de redes sociales –en esta ocasión, en contra de las “vacunaciones VIP”– y acompañada por referentes del principal bloque opositor a nivel nacional, una serie de objetos que simulaban ser bolsas mortuorias pudieron verse frente a la casa de gobierno. En el intento de una fallida metáfora, éstas contenían los cuerpos de personas fallecidas, cuyas vacunas habían sido desviadas para personas afines al gobierno nacional y al peronismo.

Fue frente a estos hechos que Alberto Fernández se expresó en su cuenta de Twitter, repudiando las acciones incentivadas por el discurso de odio del macrismo, y una forma de manifestarse que no puede suceder en democracia. “Esta acción lamentable sólo demuestra cómo muchos opositores conciben la República. No callemos ante semejante acto de barbarie”, pidió el presidente.

En sintonía con este pedido de no callar, el Frente de Todos de la Ciudad de Buenos Aires emitió un comunicado en respuesta a las varias declaraciones que realizó el “ala dura” de Juntos por el Cambio y al documento publicado con motivo también de las vacunaciones irregulares que llevaron a la renuncia del ex ministro de Salud, Ginés González García. “El comunicado es para expresar la posición política del Frente de Todos en la Ciudad de Buenos Aires y la indignación por la situación sanitaria de la Ciudad y el cinismo con el que se expresan algunos dirigentes del PRO”, sostuvo a Página|12 el senador Mariano Recalde, quien también repudió lo sucedido durante la manifestación y señaló que “estos hechos violentos no pueden pasar inadvertidos en democracia y deben ser fuertemente repudiados por todo el arco político”.

Con el título “Mirá qué distintos somos”, el comunicado del Frente de Todos Ciudad enumera una serie de actitudes que el gobierno nacional tomó frente a la pandemia y para cuidar la salud de las y los argentinos, contraponiéndolas a las decisiones tomadas tanto por la gestión de Mauricio Macri como por la actual administración porteña de Horacio Rodríguez Larreta.

“Dicen que ‘no todos somos lo mismo’. Estamos completamente de acuerdo: no somos lo mismo. De hecho, somos muy distintos”, sostienen las y los diputados y legisladores, con Recalde como primer firmante del texto. “Ustedes emprendieron una campaña antivacuna explícita, asegurando que era ‘trucha’, ‘insegura’ y hasta ‘un envenenamiento a la sociedad”’, continúan, marcando las contradicciones inherentes al reclamo macrista por rendición de cuentas y mayor transparencia respecto del proceso de vacunación contra el Covid-19 que derivaron, en parte, en la marcha del “27F”.

“Nos expresamos públicamente y representamos la voz de la oposición en la Ciudad, y el mensaje que queremos dar es que hay una alternativa, que planteamos un proyecto y un modelo distinto”, señaló Recalde a este diario. Sin embargo, negó que el objetivo esté puesto en las elecciones de medio término: “Estamos disputando el poder en la Ciudad de Buenos Aires, y siendo un año legislativo la discusión es más importante aún, pero no tiene que ver con los comicios sino con el devenir cotidiano de lo que les pasa a los porteños y las porteñas”, expresó el senador y ex presidente de Aerolíneas Argentinas.

De este modo, el comunicado destaca el “fortalecimiento del sistema público de salud”, a la red de vacunación de PAMI y al importante rol de la aerolínea de bandera en las acciones de provisión de elementos sanitarios y de las vacunas mismas, como aciertos indiscutidos de “nuestro gobierno”. Acciones que, como señaló Recalde, presentan “un contraste enorme” a la lógica de desfinanciamiento del macrismo, a la campaña antivacunas y a un jefe de Gobierno que no solo “no difundió ni promovió la vacunación”, sino que también “decidió tomarse vacaciones en medio de la pandemia”.

Acompañan el comunicado con sus firmas también las y los diputados nacionales Mara Brawer, Gabriela Cerruti, Itai Hagman, Gisela Marziotta, Paula Penacca y Eduardo Valdés; y las y los legisladores porteños Javier Andrade, Matías Barroetaveña, María Bielli, Lucía Cámpora, Ofelia Fernández, Claudio Ferreño, Victoria Montenegro, Claudio Morresi, María Rosa Muiños, Claudio Neira, Lorena Pokoik, Santiago Roberto, Leandro Santoro, Cecilia Segura, Manuel Socías, Juan Manuel Valdés y Laura Velasco.



Fuente link:

Reflexiones tras el affaire de las vacunas | Opinión



El affaire de las vacunas iba directo a la línea de flotación del Frente de Todos y las elecciones que se aproximan son estratégicas. Sin credibilidad no hay forma de ganar una elección por más buen programa que se tenga, y sin ganar elecciones no hay Partido o Movimiento alguno que pueda llegar al gobierno, ni sostenerse en él. Este juego se juega “hoy” con votos y estos son indispensables para acceder al Estado y llegar es la condición sine qua non para empezar a mejorar la calidad de vida de nuestro pueblo. Esa y solo esa es la razón de existir de los movimientos populares, para arruinarle la vida a la gente ya está la derecha …Y la gente de a pie vota a quien crea que le va a resolver sus problemas existenciales y para que te pondere hay que ser transparente, de una sola pieza, y defender un solo interés: el del pueblo. La credibilidad es un capital simbólico clave para construir ese poder popular tan necesario para gestionar bien, y la transparencia es el puente que te ayuda a conquistar la confianza. Solo así un pueblo siente suyo a un gobierno, lo defiende y lo reelige. La transparencia es a la credibilidad, lo que él no robar es a la honradez. El uno no se explica bien sin el otro.

La derecha no necesita del gobierno para disputar poder, porque “lo tiene” desde siempre y lo ejerce en plenitud a cada minuto. Su base de sustentación no es exclusivamente el voto popular, por ende, credibilidad y transparencia claramente no entran en su grilla de valores, allí solo se ve la evolución de sus cuentas bancarias. Pensemos que en los últimos 120 años solo ganaron una elección limpia, sin proscripciones, la del 2015. Y gobernaron siempre, excepto los períodos de Perón, Néstor y CFK. Su argamasa de poder está asentada sobre estructuras políticas, mediáticas, jurídicas y económicas, que pueden prescindir del voto popular. Esos poderes fácticos nunca van a elecciones, ni los vota nadie, pero le dan batalla todo el tiempo a la soberanía popular. Por supuesto que si logran acceder al gobierno por votos como sucedió con Cambiemos, mucho mejor “para ellos”. ¡Bingo completo!

La izquierda clásica históricamente subestimó lo electoral, apostó a otras formas de llegar al gobierno para tomar el poder. Pero esos tiempos no son estos tiempos. La violencia, antes que los votos, fue siempre el primer atajo de la derecha para arrebatar o tumbar gobiernos y lo sigue siendo. Miremos Bolivia, las represiones de Chile, la intromisión del ejército en el Lawfare de Brasil, los asesinatos de líderes sociales en Colombia, los BBloqueo a Cuba y Venezuela, demuestran que el terror sigue siendo para ellos un camino de rigurosa actualidad. Lo nuestro “hoy por hoy “ son las elecciones: solo merced a ellas podemos disputar un pedazo de poder -algo es algo- al poder real. El voto fue siempre la vía exclusiva de llegada al gobierno del campo nacional y popular. Perón, cuando Farell le preguntó que quería: ¡elecciones!… le dijo. El campo nacional y popular siempre dio y ganó comicios limpios, sin proscripciones, no como los que “ganaron” Illia o Frondizi. Y cuando le tocó perder por poco, como en el 2015, entregóo el gobierno sin “peros”. Mas aptitud democrática imposible. CFK es una de las estadistas de mayor calidad democrática de toda la historia argentina…Todo el capital de credibilidad popular del Frente de Todos se construyó sobre los cimientos que forjo su gobierno; y ese patrimonio de valor intangible debe protegerse cueste lo que cueste, renuncie quien renuncie. La rapidez de Alberto Fernández para sofocar el incendio del vacunatorio VIP habla muy bien de sus reflejos políticos ya que su propagación iba directo a la línea de sustentabilidad electoral del Frente. No podíamos ingresar a la recta final de las legislativas –más importantes desde que se reinauguró la democracia–, con ese baldón en la mochila de nuestros candidatos. Pero atención que solo con credibilidad y unidad sin llenar la olla no alcanza para ganar elecciones; hay que gobernar bien y para eso hay resolver los problemas vitales del pueblo…¡¡¡ pero con transparencia, entendámoslo por favor!!! .

Máximo Paz-verano del 2021.  



Fuente link:

En la democracia del Neoliberalismo: las buenas críticas



Hay un círculo vicioso que se repite en distintos escenarios. Durante años un gobierno neoliberal realiza una apropiación y destrucción del aparato productivo, del tejido social, de los legados históricos, capturando a través de distintos dispositivos el sentido común y generando subjetividades sin brújula política. Para lograr esto el gobierno neoliberal no necesita ni políticos importantes ni grandes estrategias. Existe una “astucia de la razón” propia del capitalismo, su demoledora capacidad de reproducción sin que nada lo límite. 

Por ello las derechas gobiernan supervisadas por las corporaciones financieras, mediáticas y judiciales, dando lugar a una custodia efectiva del proyecto neoliberal. Y con ello les basta. Son un Poder no una Hegemonía, la que siempre es una construcción política. Pero nunca se adormece del todo la memoria popular, el saber en reserva de los grandes proyectos transformadores finalmente vuelve a irrumpir y por tanto tarde o temprano se preparan las condiciones para que emerja un proyecto democrático con vocación popular e igualitaria. 

Pero en el siglo XXI de una manera mucho más acentuada, el neoliberalismo continúa más allá de los eventuales gobiernos que lo representan. Hay que tomarse en serio que la realidad misma en todos sus aspectos es neoliberal y por ello el gobierno democrático y popular padece de inmediato los efectos de una impotencia no buscada. La derecha, gracias a su control de la realidad, apenas paga las consecuencias del desastre que ha generado, un desorden criminal a partir del desencadenamiento de la Pandemia. De este modo el gobierno democrático-popular en poco tiempo se mueve en un espacio ultracondicionado

Por la derecha se radicaliza su posición, hay un devenir ultraderechista irremediable en las derechas ya que ahora solo encuentran su punto de apoyo en un ejercicio de imputación neofascista a cualquier intervención del Estado en su dimensión social y comunitaria. Esto le resulta muy fácil a la derecha, puede haber perdido el Gobierno pero conserva intacto su Poder. Mientras tanto el gobierno democrático popular se ve en poco tiempo asediado por situaciones estructurales muy graves, que aunque intente paliarlas, siempre lo hace de un modo insuficiente, las demandas insatisfechas, el acoso judicial, el dolor popular del hambre bajo la pandemia, el endeudamiento de la nación, tiñen de insuficiencia a todos sus esfuerzos. 

Por ello en un tiempo muy breve, surgen las corrientes críticas en el interior del propio espacio social del gobierno. El que ahora debe mantenerse frente a la ofensiva sostenida e insistente de la derecha, su antagonismo principal, y los conflictos crecientes situados a su izquierda que ven en este nuevo gobierno, como no podía ser de otro modo, impotencia, una moderación y tibieza que no fue votada, en definitiva una debilidad que decepciona y genera un clima de arrepentimiento, incluso de cuestionamiento de la autoridad gubernamental. 

Las críticas procedentes del propio espacio no pueden esperar a que lleguen los buenos días, los que nunca estén garantizados que lleguen. De este modo no hay día en que algún intelectual no le envíe una carta crítica al Presidente o distintos actores encuentren buenas razones para no callar su decepción o disgusto. No considero a esto ni “fuego amigo” ni que las críticas sean funcionales a la derecha. Intento situar un problema estructural que tensiona el espacio del gobierno democrático popular. Por ello este espacio crítico tiene delante suyo un gran desafío político: demostrar que estas críticas no contribuyen a un malestar imaginario y binario que se expande y que la derecha espera alojar. 

Las críticas ya existen y tienen sus voces, lo que debe ser pensado rigurosamente es cómo deben formalizarse, encontrar puentes simbólicos que no alimenten un imaginario pasivo de decepción y arrepentimiento. Al desarrollarse todo esto bajo pandemia, las críticas no se articulan a los movimientos sociales ni a las estructuras políticas y orgánicas, especialmente aquellas organizaciones que al compartir con el gobierno responsabilidades institucionales podrían ser el mejor vehículo para que dichas críticas alcancen su cometido. 

Se añade otra cuestión, cuál es el límite de estas críticas si las mismas no quieren implosionar el Gobierno ¿Valen todas las críticas ? ¿Incluso aquellas que ya no diferencian al gobierno neoliberal del gobierno democrático popular? ¿Qué se espera de estas críticas ? Rectificar al gobierno o esperar que lo suceda otro más coherente con la expectativas históricas de las corrientes transformadoras. Es difícil no pensar que esto último no sea un espejismo peligroso. Este es un punto problemático ya que los críticos saben muy bien que en el gobierno criticado, como señalé antes, hay grandes exponentes de la historia anterior a la llegada del gobierno neoliberal. 

Si el deseo es que este círculo vicioso del neoliberalismo no arrastre a lo logrado por poco que sea a un colapso, las críticas deben encontrar diversas mesas de diálogo con el gobierno, salvo que quieran engolosinarse con la famosa enfermedad infantil del izquierdismo, que suele no distinguir el antagonismo principal del conflicto secundario. Es hora de hacer un debate de fondo sobre qué reformas estructurales importantes se pueden realizar bajo el dominio neoliberal cuando no se ha ganado primero la batalla en la sociedad, en la comunidad y en el corazón de las subjetividades.



Fuente link:

Las claves del Frente de Todos para mantener la unidad en el año electoral | El oficialismo consolida sus alianzas de cara a las elecciones legislativas



Transformar una coalición electoral en una alianza de gobierno no es sencillo. Los ejemplos de intentos fallidos sobran en la política vernácula y en el pasado reciente. Sin embargo, el Frente de Todos, a poco más de un año de haber llegado a la Casa Rosada, comienza a aceitar sus engranajes y va en busca de la consolidación de un espacio en el que conviven diferentes sectores que hasta el momento lograron mantener su identidad política. La forma en que se construyó el espacio y el modo elegido por el presidente Alberto Fernández para ejercer la conducción desde el Poder Ejecutivo es tomada, por los referentes de los diferentes sectores que componen el armado, como la clave para que el amalgama político no se rompa en medio de un año electoral.

“La idea no cambió, sigue siendo la misma, contener a todos. No hay margen para el individualismo y menos en un año electoral. Como decía Alberto (Fernández) en la campaña: es con todos”, sentenció uno de los hombres más experimentados del bloque de Diputados del Frente de Todos ante la consulta de Página/12. Más allá de la coincidencia de los referentes en la necesidad de mantener el espacio sin rupturas, la falta de verticalismo y la amplitud de criterios en algunos temas es cuestionada por el sector más cercano a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. En tanto, los dirigentes que responden a los gobernadores y los que se alinean detrás de Sergio Massa concuerdan con que el sesgo equilibrado que el Presidente le aporta a la gestión es central para que no haya fugas en el espacio. Fuera del Congreso, tanto la CGT como los movimientos sociales, en especial aquellos que forman parte de la gestión, cuestionan la falta de vigor a la hora de controlar el accionar de empresarios y formadores de precios, pero no dudan en reivindicarse como parte del Frente de Todos y optan por tensionar desde adentro del armado para que desde el Ejecutivo se articulen las medidas que ellos creen necesarias.

El 2021, en su arranque, pone sobre la mesa una serie de temas que volverán a poner a prueba esa búsqueda permanente de equilibrio que el Ejecutivo ha tomado como el hilo conductor de su gestión. El regreso de las clases presenciales, la política sobre el control de precios, el porcentaje de las retenciones para los agroexportadores y la definición del calendario electoral son algunos de los temas en los que las diferencias internas del Frente de Todos quedan expuestas sin miramientos. A ese cóctel de temas complejos hay que sumarle el comienzo de la discusión por el armado de las listas para las elecciones legislativas. Se sabe, la batalla por las listas siempre deja heridos.

En ese marco, la discusión por la modalidad en que se llevarán adelante las elecciones empieza a ganar el centro de cada uno de los encuentros que por fuera de la agenda pública llevan adelante los principales dirigentes del oficialismo. La cena que hace pocos días mantuvieron la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, Sergio Massa, Máximo Kirchner y Eduardo “Wado” de Pedro tuvo, entre otros fines, acercar posiciones respecto a ese tema. “No confirmo, ni desmiento”, fue el comentario que uno de los hombres que se sentó en la mesa le hizo llegar a Página/12. Sin embargo, en los pasillos del Congreso no dudan de que el encuentro se haya llevado a cabo y en ese marco confirmaron que aun no se logró unificar una posición respecto del desarrollo del calendario electoral. “Las posiciones siguen siendo las mismas que hace 15 días. Habrá que esperar para ver cómo va el tema de la vacunación”, explicó uno de los referentes del kirchnerismo que está al tanto de las negociaciones.

Las identidades se mantienen definidas dentro del Frente de Todos. El relevamiento a trazo grueso muestra que Sergio Massa no abandona la agenda que le ayudó a consolidar el piso de votos que lo convirtió en objeto de deseo en la previa de las elecciones 2019. El núcleo duro del kirchnerismo, que tiene como cara visible en lo legislativo a Máximo Kirchner, también se aferró a algunas de sus banderas históricas como la puja por la redistribución del ingreso, la defensa de los derechos humanos y el rol del Estado. Los gobernadores, por su parte, aportan los votos en el Congreso pero mantienen las miradas en sus territorios. Nada de eso cambiará en este año electoral, pero desde el oficialismo buscarán avanzar, en el marco de lo posible, con los temas que mayor consenso generen puertas adentro del espacio. Por otra parte, la decisión de los referentes de más peso dentro del Congreso sigue siendo que dentro del ámbito parlamentario no haya cruces entre los distintos sectores.

La articulación que se llevó a cabo para avanzar con la presentación del proyecto que establece la elevación del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias funge como el ejemplo perfecto del tipo de políticas que el Frente de Todos desea instalar en el año electoral. Se trata de una iniciativa que fue trabajada entre varios sectores y apoyada por todos.  



Fuente link:

Disputas por la conducción del INTA | La Mesa de Enlace copó el espacio que es para la agricultura familiar 



Una dura polémica se planteó en las últimas semanas en torno a la representación del sector de la producción en el Consejo Directivo del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria). La ley de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena, número 27.118, dispone que la agricultura familiar y los pequeños productores sean incluidos como miembros plenos de dicho organismo de conducción del instituto. Pero desde hace años, esos cargos, cinco en total, fueron copados por las cuatro entidades que pertenecen a la Mesa de Enlace (Sociedad Rural, CRA, Coninagro y Federación Agraria) más AACREA, organización profesional no gubernamental que los movimientos agrarios consideran alineada con las anteriores.

La Fonaf (Federación de Organizaciones Nucleadas en la Agricultura Familiar), que históricamente viene trabajando con el INTA en los diferentes proyectos de aliento al trabajo de las pequeñas unidades agropecuarias, planteó oportunamente la inconstitucionalidad de un decreto del gobierno de Raúl Alfonsín (el 287 del año 1986) que le reconoció “una super representación a un solo actor de la producción agropecuaria”. 

Según señala dicha presentación judicial, “son 10 los escaños que conforman el Consejo del INTA, de ellos, AACREA, FAA, CONINAGRO, CRA y SRA ocupan una silla cada uno, sumando 5 en total, a pesar que representan simultánea y superpuestamente a la agricultura de la exportación y los agronegocios. Los otros 5 lugares los completan las universidades, el ministerio de agricultura y el Poder Ejecutivo. Entonces, la Mesa de Enlace ocupa el 50 por ciento de la conducción del INTA y puede vetar las políticas que quiera”, advierten.

Ultimamente, diversos pronunciamientos de sectores de la pequeña agricultura y técnicos del INTA se pronunciaron en favor del reconocimiento del derecho a la representación de la agricultura familiar en el organismo de conducción. Como respuesta, en las últimas semanas un conjunto de sociedades rurales de la zona núcleo de la provincia de Buenos Aires, les respondió descalificando esa pretensión, acusando a quienes la sostenían de pretender “politizar” el INTA transformándolo en una “trinchera partidaria”. 

El documento que firmaban las Sociedades Rurales de San Pedro, Pergamino, Baradero, Rojas, Arrecifes, Campana, Zárate, Exaltación de la Cruz, General Rodríguez y Capitán Sarmiento advertía, en tono alarmado, que los reclamantes aspiraban, “entre otros puntos, a recrear la Junta Nacional de Granos para que el Estado controle el comercio exterior, control popular de precios a todos los niveles y terminar con las exportaciones no declaradas de commodities”. O sea, terminar con el contrabando.

Esta manifestación provocó la reacción de los técnicos y personal del INTA, que a través de otro comunicado asumen su postura política (Frente de Todos-INTA), y advierten que quienes han “politizado” el INTA son justamente los miembros de la Mesa de Enlace usurpando los espacios que le corresponden a la agricultura familiar. 

“El desmesurado comunicado de ribetes violentos firmado por las ocho sociedades rurales bajo el título La peligrosa trinchera partidaria en acción dentro del INTA, adolece de todo aquello de lo que acusa a otros: fundamentalismo”, sostiene el grupo de profesionales del INTA. 

“Tal comunicado deja ver primitivismo y un preocupante desconocimiento de la Historia y el origen de la Junta Nacional de Granos, cuyo objetivo era defender a los productores agropecuarios ante las maniobras de dumping internacional; que la intervención de Vicentin intentó remediar el desfalco operado por esa firma que afectó principalmente a los productores agropecuarios. Entonces, la dirigencia firmante de la flamígera invectiva, ¿está defendiendo los intereses de las productoras y productores agropecuarios? La respuesta es inequívoca: no”.

Finalmente, reclama el cumplimiento de la obligación de garantizar la representación de los pequeños productores en la conducción del INTA, espacio “copado por las entidades que militan en la Mesa de Enlace, de alta politización y enconadas posturas contra cualquier cambio en cómo se distribuye la renta agropecuaria, apropiada en su mayoría por los exportadoras transnacionales, no por los productores del campo”.



Fuente link:

Entrevista a Alberto Fernández: “Preferiría no hacerlo, pero si el campo no entiende voy a subir las retenciones o establecer cupos” | El Presidente ya definió qué hará si los productores de alimentos siguen cobrando a precios de exportación



Dice que sí, que si un mensaje esotérico le hubiese advertido que su presidencia iba a estar atravesada por una pandemia igual hubiese aceptado la oferta de ser candidato. Pero se ríe cuando cuenta que con Axel Kicillof dicen siempre que la próxima vez tienen que leer la letra chica del contrato. En diálogo con PáginaI12, Alberto Fernández habló de todo: su intención de que los productores de alimentos entiendan que no pueden cobrar al mismo precio al que exportan y su decisión de aumentar las retenciones o establecer cupos si no lo comprenden; la previsión sobre cuánta gente puede vacunar la Argentina en el mediano plazo y las negociaciones con los laboratorios, el “falso” dilema que quieren instalar los medios y la oposición sobre que el Gobierno no quiere empezar las clases presenciales, los debates dentro de la coalición gobernante, los problemas de la justicia y su relación con la vicepresidenta.

–El precio de los alimentos es un problema al que se refirió varias veces. ¿Qué evalúa hacer para frenar los aumentos?

–Primero quisiera explicar qué pasa con la carne. Para que la gente me entienda, China era un país que solo importaba carne envasada y había un número limitado de frigoríficos que tenían capacidad de exportar. Ahora, decidió importar carne con hueso, medias reses y el productor de carne tiene la posibilidad de vendérsela al carnicero o vendérsela a China a un precio enorme. Yo necesito que ellos exporten porque necesito dólares que entren. Pero lo que no pueden es trasladar a los argentinos los precios internacionales porque no producen en precios internacionales. Ellos no producen en dólares. El Estado sólo tiene dos canales para resolver el problema, dos herramientas que preferiría no usar: subir las retenciones (que en este momento están acotadas) o poner cupos, decir esto no se exporta. Y no hay mucho más tiempo para que decidan. Yo les pido que comprendan de lo que estoy hablando y que la gente me entienda. Cuando estoy hablando de estas cosas no estoy contra el campo, estoy a favor de la mesa de los argentinos. Tienen que entender que son parte de la Argentina. Yo le he dicho al ministro de Agricultura que todo tiene un punto límite. Les estoy diciendo públicamente que no puedo dejar que esto siga pasando, porque el riesgo es que con la pandemia todos estos productos van a seguir creciendo en su precio y no estamos dispuestos a tolerarlo. Los aceiteros lo entendieron y organizaron un fideicomiso, resolvieron un mecanismo de compensación entre ellos. Si no lo entienden, me obligan a resolver el problema y no pueden hacerse los desentendidos. A mí me votaron para ejercer el poder cuando tengo que ejercerlo. No se puede especular en este contexto, no tienen derecho a lastimar la tranquilidad de la gente.

–En ese juego especulativo, las pequeñas devaluaciones mensuales que está sufriendo el peso ¿no tienen también algo que ver con la suba de precios?

–Se lo pregunté a Martín Guzmán y él dice que no, que es una forma de mantener el tipo de cambio equilibrado que ha funcionado bien.

–Es decir que usted cree que la inflación es responsabilidad de la especulación.

Sí. Y ya lo saben. Estoy feliz de que podamos exportar, pero no puedo entender cómo puede ser que los argentinos convirtamos una oportunidad en un problema.

—Los últimos días estuvo hablando con líderes mundiales como Merkel, Putin, Macrón, Costa, sobre las negociaciones con el FMI entre otros temas ¿Qué expectativas tiene?

–He tenido muy buenas conversaciones. Con Macrón hablamos largamente sobre la posibilidad de que el FMI flexibilice los plazos de un posible acuerdo de facilidades extendidas, de forma tal de postergar el pago de vencimientos. De esa forma podríamos disponer de más de 3000 millones de dólares. Consideró atendible el planteo. El ministro Guzmán estaría viajando a fin de mes a Washington. Es una negociación larga.

Las Vacunas

–¿Qué noticias tiene respecto de la llegada de más vacunas a la Argentina?

–Hubo claramente una demora en las previsiones que había hecho Rusia, que a esta altura debería haber entregado 10 millones de vacunas. La explicación que nos dan es que ha habido un retraso en la elaboración, porque parece que en la producción de vacunas hay que hacer como una escalada en la producción. Los cálculos dan cuenta de que después del 15 de febrero todo se normalizará y yo confío que sea así. En unos días estaremos recibiendo más vacunas de Rusia y vacunas de AstraZeneca, que nos está adelantando parte de lo que se habían comprometido a entregar en febrero. Sigo con la idea de que podamos recibir las vacunas de acá el 31 de marzo que Rusia se comprometió a entregar y acelerar la vacunación al máximo, porque la propuesta y la idea que yo tenía era contar con ellas para vacunar a las 13 millones de personas que están en situación de riesgo. Ahí incluyo al personal de la salud, de las fuerzas de seguridad, a los docentes, a los mayores de 60 años.

–Teniendo en cuenta estas demoras, ¿no fue arriesgado haber hablado de cifras y tiempos que no se llegaron a cumplir? Eso generó una expectativa que alimentó críticas.

–En verdad, lo que nosotros hicimos fue contar lo que dice el contrato y ha habido una imposibilidad fáctica de Rusia de cumplir con ese contrato. Para dispensar un poco a Rusia hay que decir que ése problema lo enfrentan todos. Yo en estos días hablé con el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, con Angela Merkel y con Emmanuel Macron. Los tres tienen los mismos problemas para recibir vacunas e inclusive con Merkel le dedicamos a este tema una parte extensa de la charla. Como en Alemania no tienen aprobada aún la Sputnik V, quería conocer qué experiencia teníamos. Le transmití mi experiencia y la confianza que tengo en la vacuna, que es absoluta, porque no hemos reportado un solo efecto adverso.

–A Juntos por el Cambio le faltó decir que venía Stalin a aplicarla…

–A mí me parece muy riesgoso y poco feliz todo ese debate en los términos en que lo propone la oposición porque la verdad es que actuamos con toda responsabilidad. Yo escuché decir que las vacunas llegaron por un acuerdo de Cristina con la inteligencia rusa. Escuché críticas de un ex ministro de Salud (Nota de la R. Adolfo Rubinstein) al que se le vencieron millones de vacunas. Escuché cosas absolutamente incomprensibles que asustaron a un montón de gente. Me asombra mucho que todavía tengan capacidad de reflexión. Me gustaría más que tengan capacidad de vergüenza. Tuvimos que poner montar un sistema de salud, que no existía, en 90 días.

–Hay gente enojada con Horacio Rodríguez Larreta porque no abrió un registro de preinscripción y sienten incertidumbre. ¿Cree que la está escondiendo?

–No quiero aventurar una opinión en ese tema porque no conozco cómo es el plan. Sí tengo claro que las vacunas que hemos distribuido básicamente son para el personal de salud y en esos términos se están aplicando. Y si me guío por las palabras de Fernán Quirós, que habla con mucha seriedad y mucha responsabilidad, nunca he escuchado un comentario adverso a la vacuna.

–Teniendo en cuenta los cambios y los naturales contratiempos. ¿Cuánta gente y en cuánto tiempo cree hoy que está en condiciones de vacunar Argentina?

–Nosotros el cálculo que hacemos es que mensualmente podemos vacunar a lo sumo cuatro millones y medio de personas. Y estoy viendo experiencias que utilizan en el exterior, como habilitar farmacias para ampliar el número de establecimientos y acelerar el proceso.

–La Sinopharm, la vacuna china, es cara. El Gobierno les compró un millón. ¿Cómo está la negociación por los otros 30 millones?

–Tuvimos una serie de idas y venidas razonables en la discusión. Es una vacuna particularmente más cara: cuesta 30 dólares cada dosis mientras la Sputnik V cuesta nueve dólares con cincuenta cada dosis. Nosotros les propusimos hacer un contrato inicial y quiero aclarar que han mejorado el precio para nosotros y quedamos en 20 dólares cada dosis. Ellos nos proponen una opción para comprar 4 millones de dosis más en marzo y completar más adelante los 30 millones. Estamos por concluir el proceso donde ANMAT tiene que verificar la calidad de la vacuna.

–¿El contrato con Pfizer lo da por caído?

–Me parece que Pfizer no tuvo vocación de avanzar con nuestro contrato, no soy yo quien no ha querido. Han tenido dificultades en el suministro y por eso tienen los problemas que tienen en Europa y en otros lugares de América Latina.

–Algunos candidatos presidenciales de la región (Perú, Ecuador) le están pidiendo que interceda en la negociación para garantizar dosis. ¿Lo pudo hacer?

–Sí, ya hice esa gestión.

–Y pensar que Elisa Carrió presentó una denuncia por envenenamiento colectivo…

–Me parece poco feliz. Tenemos que ganarle al tiempo para tratar de vacunar mayor cantidad de gente antes del otoño por el riesgo de la segunda ola.

Las clases presenciales

El Gobierno está trabajando para que las clases presenciales vuelvan en 2021. Pero en la Ciudad de Buenos Aires la comunidad educativa ha pedido una postergación porque aseguran que para el 17 de febrero no están dadas las condiciones. ¿Cuál es su visión de ese conflicto?

–Quiero que todo el mundo entienda que nadie quiere que las clases no empiecen. Pero se ha planteado un escenario en el que parece que la Ciudad quiere y el resto no. Es una tragedia que un chico se retrase en su educación y ya tenemos que pensar que en un año se van a tener que completar los contenidos de dos. Y el Estado tiene que garantizar condiciones seguras para ese regreso. A mi juicio, los docentes mayores de 60 años deben ser vacunados, todos los docentes de menos de 60 años con alguna enfermedad prevalente deben ser vacunados. Y los que están en riesgo y no son vacunados tienen que ser reemplazados por suplentes. No veo oposición de los docentes a este planteo, veo que se ha planteado mediáticamente un debate en el que quieren mostrar un dilema falso.

–El expresidente Mauricio Macri ha hecho de esto su bandera de reaparición política. Ahora tiene un interés por la educación que desconocíamos…

–Sí… será que a él la pandemia lo puso más bueno. Pero a la luz de lo que ha sido su historia de Presidente, fue un gobierno que en materia educativa no hizo otra cosa que retrasar la educación y retacearle recursos.

–Es un hecho que la agenda la instalan los medios hegemónicos. Usted, a diferencia del gobierno anterior, habla con todos. Pero si uno los lee los diarios le devuelven operaciones, tergiversaciones y críticas. ¿Es la estrategia adecuada?

–Una frase de Abraham Lincoln, muy inteligente, dice que se les puede mentir a algunos todo el tiempo, a todos algún tiempo, pero no se les puede mentir a todos todo el tiempo. El debate que se abrió con la Ley de Medios expuso quién es quién y cómo actúan los medios argentinos como factores de poder. Y la gente tamiza eso. Si no lo hiciera, el Frente de Todos no habría ganado la elección.

–Ahora acaban de incumplir el límite de aumento del servicio que fijó el Poder Ejecutivo ¿Qué se va a hacer?

–Nosotros los vamos a multar, hemos seguido adelante con nuestras acciones. Está claro que hay un conglomerado empresarial que defiende intereses económicos y en defensa de sus intereses usa los medios de comunicación. Nosotros tenemos que gobernar como cada día.

Lo que se hizo, lo que falta

–Un sector de la clase media hoy es pobre por ingresos porque no recuperó el trabajo perdido o porque no llega a fin de mes. ¿No siente que faltaron políticas para ese grupo?

–Tengo la certeza de que el último trimestre del año pasado la economía empezó a moverse bien y que va a tener un impulso vertiginoso. Ahora, la pandemia existe y sigue afectando ciertas actividades. Estamos tratando de focalizar lo que fue la ATP a través un sistema a través del cual el Estado paga salarios a empresas que están en crisis. Pero que quede claro que no dejamos desamparado a nadie en la pandemia.

–Hay una discusión en la Argentina por la gestión de la pandemia en Formosa ¿Cuál es su opinión?

–A la la luz de los resultados parece que la manejó muy bien, porque es de las provincias que tienen menos contagios. Pero entiendo que es muy antipático ser exigente con la gente en este tema. Ahora, he escuchado decir que hay delitos de lesa humanidad porque se cuida a la gente. No se pueden usar esos términos con tanta facilidad porque es banalizarlos.

–Sus ministros vienen diciendo que el objetivo de este año es que los salarios le ganen a la inflación. ¿Hay algún número que usted tenga en la cabeza?

–No, porque yo digo las paritarias son libres y es una discusión de cada sindicato. Lo que sí sé es que venimos de una pérdida del salario de cuatro años que en términos reales fue del 20 por ciento. Necesito que el salario mejore en términos reales. Ahora, si alguien pretende recomponer los 20 puntos en un año, estamos en un problema. Hay que ir con paulatinamente, mejorando el ingreso.

–¿Se va a convocar al Consejo Económico y Social?

–Sí, ya tenemos casi listo todo con Gustavo Beliz. Lo que queremos es tener una mirada de más largo plazo y discutir todo: cómo va a ser el sistema educativo, el sistema de salud, el sistema financiero, las condiciones laborales a largo plazo, etc. 

La tarea diaria es compleja, pero Fernández dice que si mira hacia atrás igual hubiese aceptado. También, entre risas, como ya se dijo, que la próxima vez debería leer la famosa letra chica.

La entrevista completa se podrá ver este domingo a las 20 en IP.digital o en IP Noticias, canal 24 Flow, canal 1721 Directv y canal 24.5 de TDA.



Fuente link:

Los senadores del Frente de Todos repudiaron el ataque a Moreau | Respaldo del oficialismo al diputado que preside la Bicameral de Inteligencia



El bloque de senadores nacionales del Frente de Todos repudió “de manera enérgica el ataque y las amenazas” que denunció el diputado oficialista Leopoldo Moreau y lo relacionó con la investigación del presunto espionaje ilegal que le adjudican a la gestión del ex presidente Mauricio Macri.

El pasado martes, Moreau denunció que un individuo lo increpó e intentó agredirlo cuando salía del bar Casablanca, situado en la esquina de Riobamba y Avenida Rivadavia, frente al Congreso de la Nación, y la bancada de senadores relacionó el episodio con su tarea al frente de la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos de Inteligencia.

Los senadores y senadoras expresaron su “absoluta solidaridad” con Moreau, “quien encabeza la referida comisión que investiga los hechos de espionaje ilegal sistemático y la persecución política desarrollada por la pasada administración macrista contra opositores, dirigentes sociales, empresarios y hasta con los familiares de la tripulación del ARA San Juan”.

En la nota, la bancada del Frente de Todos reclamó “el total esclarecimiento del ataque y la aplicación de la ley a todos y cada uno de los participantes de ese accionar antidemocrático, violento y que parece contrario al funcionamiento pleno de las instituciones de la República“.



Fuente link:

Agustin Rossi: “No reconocer la importancia de Cristina Kirchner es negar la realidad” | El ministro de Defensa sostuvo que todas las coaliciones tienen distintas miradas



El ministro de Defensa, Agustín Rossi, sostuvo que todas las coaliciones políticas tienen en su interior diversidad de miradas, y agregó que “no reconocer la importancia” de Cristina Kirchner en el Frente de Todos “es negar la realidad”.  “Todas las opiniones de la vicepresidenta son opiniones ponderadas y merece el reconocimiento de quien las emite. Sin embargo, siempre que dice algo hay especulaciones en uno u otro sentido. No reconocer la importancia que tiene en el marco de la coalición y no reconocer que tiene el derecho legítimo a emitir sus opiniones sobre el escenario político es negar la realidad”, sostuvo Rossi. Agregó  que “es absolutamente natural que una figura política de la entidad y el liderazgo de Cristina emita las opiniones que quiera en el momento en el que lo considere prudente”.

“Somos una coalición al igual que Cambiemos. Cuando hay diferencias entre los dirigentes de Cambiemos también se notan y se tienen en cuenta. Siempre supimos que éramos una coalición integrada por distintos sectores políticos. La unidad en la diversidad, con diferencias de matices, en el marco de coaliciones son habituales”.

Rossi es uno de los integrantes del gabinete de Alberto Fernández provenientes del kirchnerismo. Entrevistado en Radio Rivadavia, le preguntaron sobre las diferencias internas en el Gobierno. “Cuando construimos el Frente de Todos sabíamos que los kirchneristas íbamos a ser un aporte y que íbamos a convivir con otros sectores que podían tener la misma matriz partidaria pero que en los últimos tiempos habían tenido caminos distintos”, señaló el ministro.

En otro orden, el dirigente rechazó la comparación entre el actual conflicto con productores del campo por el cierre de las exportaciones de maíz con el escenario de confrontación del 2008 que protagonizaron el Gobierno de Cristina Kirchner con la Mesa de Enlace por las retenciones. “No lo veo absolutamente comparable”, consideró, al tiempo que justificó la medida adoptada por el Gobierno: “No toma la medida porque le gusta cerrar las exportaciones sino porque quiere asegurar el abastecimiento interno”. 



Fuente link:

Alberto Fernández: “Si hablo con Cristina soy un títere; si no, estamos peleados” | Le respondió a quienes procuran instalar que hay divisiones en el Gobierno



El presidente Alberto Fernández aseguró que el acto que encabezó el viernes en La Plata junto a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner “sirvió para disipar las dudas de aquellos que nos quieren ver separados y divididos”, a la vez que destacó la “unidad” de los discursos pronunciados en ese encuentro.

Tras el acto de en el estadio Único de La Plata, en el que también estuvo el gobernador bonaerense, Axel Kicillof; y otros encumbrados dirigentes del Frente de Todos, Fernández sostuvo que sirvió “para terminar con lo que intentan instalar desde algunos medios”.

“En los últimos meses vivimos un debate inusual porque ocurre que si hablo con Cristina, soy un títere y ella es la que se mete en todo y manda en el Gobierno; pero si no hablo dicen que estamos peleados y hay una crisis institucional en el Gobierno. La verdad no se que quieren”, aseveró.

En ese marco, el Presidente dijo que “lo cierto es que con Cristina hablamos cuando tenemos que hablar. Nos conocemos hace mucho y tengo un gran cariño por ella y nada va a quebrar nuestra amistad“.

La reforma del Poder Judicial

También aprovechó para renovar sus críticas al Poder Judicial. Aseguró que “ha habido muchos casos, Cristina (Kirchner) la primera, de persecución evidente a opositores, que no podemos tolerar más”.

“Hablan tanto de la república y soportan eso. Yo no lo entiendo”, dijo el mandatario que adelantó que -tras el informe que recibió de la comisión consultiva sobre la reforma judicial- “se podrá enviar al Congreso una serie de proyectos para que se aboque a corregir los problemas de la justicia que son muchos”.

El jefe de Estado reiteró sus críticas al máximo tribunal y consideró que el hecho de que la Corte Suprema “tenga discrecionalidad para definir en qué casos interviene y en cuáles no es algo insostenible”.

“Que haya dictado un per saltum declarando gravedad institucional por el traslado de dos jueces y no vea gravedad institucional en la condena a más de cinco años de prisión a un vicepresidente, no entiendo con qué criterio actúa la Corte. Cuando pido que me lo expliquen, no me lo explican porque no tiene ninguna racionalidad jurídica”, afirmó.

Y añadió: “Tengo claro que en el macrismo la Justicia fue utilizada en muchos casos; en otros son casos de corrupción que se deben exigir que se investigue bien, se respeten las garantías constitucionales y se sancionen a los responsables”.

Acerca del primer punto, Alberto Fernández señaló que contra la actual vicepresidenta, Cristina Kirchner, hubo “una persecución absolutamente evidente”. “Hay una mecánica que utiliza la Justicia para disciplinar a la política: el caso más claro que veo de eso es el de Milagro Sala, un caso realmente increíble. Lleva cinco años de prisión y con procesos absolutamente irregulares. Tras la fachada de un juicio sacaron a una opositora vehemente” en Jujuy.

La unidad del Frente de Todos

Sobre el acto contó que “se le ocurrió a Axel” y consideró que “sirvió para disipar dudas para los que quieren vernos separados y divididos a Cristina y a mí”.

En el acto estuvieron los máximos referentes del Frente de Todos en el escenario y además dijeron presente los ministros y legisladores nacionales, los miembros del gabinete bonaerense y los legisladores del distrito, sindicalistas e intendentes.

Al respecto, el primer mandatario consideró que “no basta con la unidad, pero es una condición necesaria para poder gobernar“.

“Lo mejor del acto fue que hubo 6 discursos y cualquier de nosotros podía firmar el discurso del otro porque no hubo discursos disruptivos y todos estaban en la misma sintonía“, sostuvo.

En otro tramo de la entrevista con el Destape, dijo que agradece “siempre” a Cristina Fernández de Kirchner por “la confianza que depositó” en él y aseveró: “No voy a defraudar ni a ella ni a los que nos votaron”.

“Lo viví como una enorme responsabilidad. Fue algo muy inesperado para mí”, dijo al recordar el momento en que la vicepresidenta le propuso ser candidato a presidente.

El papel de los “no políticos”

“Los no políticos han dejado unos resultados horribles” cuando estuvieron en el Gobierno, aseguró el Presidente sin nombrar a Mauricio Macri pero en clara referencia a su gobierno. Ante ello, reivindicó a la política y se definió como “un kirchnerista crítico”.

“Sigo creyendo mucho en la política: es el instrumento ideal para cambiar la realidad. Desde hace unos años estamos viviendo, porque los medios también lo imponen, esta idea del político no político, de los que no vienen de la política, como si venir desde la política fuese un hecho contaminante: yo me reivindico como político, reivindico a la política”, sostuvo el mandatario.

Alberto Fernández se definió como “un kirchnerista crítico” y recordó que cuando renunció como jefe de Gabinete en 2008 no se sumó a ningún sector opositor. “Nunca me sumé a ningún sector opositor. Nunca fui candidato de ningún sector opositor, pese a que me lo propusieron muchas veces”, remarcó.

Por otra parte, el mandatario reconoció que la pandemia de coronavirus “efectivamente trajo más pobreza: se pasó de 40 a 44 puntos”. “También es cierto que la UCA dijo que si el Estado no hubiera estado presente, la pobreza sería 10 puntos más alta y la indigencia en vez del 10 por ciento sería del 27”, destacó.

Sobre las críticas a la comunicación del Gobierno aseguró que “no me animaría a decir que hay una mala comunicación, que por ahí la hay: lo que sí siento es que nuestros instrumentos de comunicación son muy débiles frente a los enfrentados. Yo hablo y ellos tienen una capacidad de vociferar mil veces superior a la mía”, manifestó.



Fuente link:

Posibilismo



El término posibilismo se usa en forma peyorativa, califica a un gobierno subordinado a seguir la ruta de lo posible sin iniciativa para cambiar los límites de la realidad. Suelo escuchar esa expresión en relación al Frente de Todos en Argentina y a la Coalición progresista en España. No hay día en que no aparezcan condicionamientos de distinto tipo que imponen a esos gobiernos ciertas renuncias que decepcionan a sus electores. Especialmente a las izquierdas que viven en el tiempo histórico donde la salida del capitalismo se ha vuelto una incógnita. De ese modo la imputación de “posibilismo” alimenta el alma de los decepcionados

A su vez ese término encubre otro problema más grave, a saber, cuáles son las verdaderas condiciones de posibilidad de que un gobierno sostenga un proyecto transformador bajo la dominación neoliberal y en medio de la pandemia. Esta última pregunta aún debe realizar su propio recorrido. No obstante entiendo el costado interesante del posibilismo, ese que indica que no se puede justificar todo, ni nadie debe paralizarse frente a lo injusto ni aceptar que los verdaderos condicionamientos sean un pretexto para no actuar. 

Es un hecho que la realidad de la Corte Suprema y la situación infame de los presos kirchneristas debe ser resuelta, constituye el germen con el que el macrismo opera y debilita al Frente de Todos. Ningún posibilismo justifica no luchar contra esta situación. Así como en España la ley antideshaucios (desalojos), a pesar de las reticencias del PSOE, Unidas Podemos debía con su esfuerzo imponerla aunque fuera con algunos límites. Pero estas luchas, conflictos, tensiones, deben intentar resolverse dentro del espacio que se logró ganar democráticamente. Distinto es cuando el término posibilismo se ejerce descalificando el propio espacio acompañando el argumento con comparaciones anacrónicas referidas a otras coyunturas que borran la especificidad crucial del momento actual. 

Las comparaciones históricas son muy fecundas si se atienden a las condiciones estructurales que sobredeterminaban la situación en su singularidad. Siempre será importante abandonar la inercia posibilista cuando se hace con el fin de defender el propio espacio, radicalizarlo en sus auténticas posibilidades y no como un rosario de quejas progresistas que ignoran lo que implica estar al frente de un Estado que, por definición, al menos por ahora, apenas les pertenece a las formaciones verdaderamente democráticas. Seamos realistas pidamos lo imposible, no gracias, ese es un slogan de las corporaciones neoliberales. Seamos realistas y entonces exijamos desde adentro que se cumpla con lo posible para que se extiendan sus límites. Y lo posible se define siempre como un paso más que profundice la transformación sin destruir o debilitar la base siempre frágil del propio proyecto.



Fuente link: