Categorías
Argentina El mundo

Francia aplica un impuesto a las gigantes de internet | A pesar de las presiones de Estados Unidos



El gobierno francés confirmó que aplicará un impuesto del 3 por ciento sobre el volumen de negocios de las grandes multinacionales del sector digital. La medida había sido votada en julio de 2019 pero será retroactiva a los últimos dos meses de 2020, luego de una dura controversia desatada con Estados Unidos, que amenazó con aplicar aranceles a los productos franceses importados en ese país.

De esta manera, Francia se convirtió en pionera en la imposición de las grandes multinacionales de internet, los GAFA (Google, Amazon, Facebook, Apple), cuyos beneficios escapan a numerosas administraciones fiscales de todo el mundo.

La confirmación fue hecha por el Ministerio de Economía galo, que a través de una fuente citada por la prensa francesa afirmó que “las empresas sujetas a este impuesto recibieron una notificación fiscal para los pagos de 2020″.

No obstante, esta decisión deja expuesto al Palacio de Eliseo que la Casa blanca aplique sanciones en plena transición entre el presidente electo Jo Biden y el saliente Donald Trump.

Washington considera que este impuesto es discriminatorio para las empresas estadounidenses. Trump había amenazado a Francia con aplicar aranceles aduaneros de 100 por ciento a ciertos productos franceses, como el queso o los productos de belleza.

Inclusive ya había decidido aplicar aranceles de 25 por ciento a los vinos franceses por los subsidios que recibió el europeo Airbus.

Pero en enero, los dos aliados acordaron una tregua para dar una oportunidad a las negociaciones lideradas por la OCDE para crear un impuesto global sobre las multinacionales. París congeló su impuesto y Washington se abstuvo de imponer sanciones.

Sin embargo, estas negociaciones fracasaron en octubre, haciendo nula la tregua. “Habíamos suspendido la recaudación del impuesto hasta que concluyeran las negociaciones de la OCDE. Estas negociaciones han fracasado, por lo que el próximo mes de diciembre impondremos un impuesto a los gigantes digitales”, había advertido a mediados de octubre el ministro de Economía francés Bruno Le Maire.



Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

Comenzó el juicio a Nicolas Sarkozy por corrupción y tráfico de influencias | La audiencia fue suspendida para examinar la salud de otro de los acusados



La justicia de Francia empezó a juzgar al expresidente Nicolas Sarkozy, a quien se lo acusa de corrupción y tráfico de influencias. La audiencia sin embargo fue postergada hasta el próximo jueves para determinar el estado de salud de otro de los imputados en la causa. La presidenta del tribunal ordenó el examen médico del magistrado Gilbert Azibert para poder reabrir el juicio en el que Sarkozy afronta una condena de hasta diez años de cárcel y un millón de euros de multa. 

Sarkozy, que presidió Francia entre 2007 y 2012, se convirtió en el primer expresidente francés que se sienta en el banquillo de los acusados. Casi siete años después de que saliera a la luz el caso conocido en Francia como el de las “escuchas”, Sarkozy compareció ante un tribunal de París por presuntamente haber intentado corromper al exjuez Azibert a través de su amigo y abogado de toda la vida, Thierry Herzog. 

Serio, vistiendo traje negro y camisa blanca, visiblemente nervioso y con el rostro oculto por la mascarilla, Sarkozy se sentó en una de las tres sillas destinadas a los acusados junto a su abogado Herzog, mientras la tercera silla que correspondía al magistrado Azibert estaba vacía. Los tres están acusados de corrupción y tráfico de influencias.

El exjuez Azibert, de 73 años, alegó problemas cardiacos y respiratorios para no abandonar su domicilio de Burdeos. “Dada su edad y su historial médico, los doctores han aconsejado a mi cliente no viajar a París en este contexto de pandemia. Mi cliente está muy interesado en testificar en persona en este juicio”, dijo su abogado Dominique Allegrini.

La Fiscalía por su parte aseguró que podía declarar por videoconferencia tal y como está registrado en las normas judiciales dictadas por el gobierno para adaptarse al coronavirus. La presidenta del tribunal ordenó un examen médico para Azibert, que debe estar sobre su mesa antes del jueves, cuando por la tarde se reabrirá la audiencia y, a la luz de esos datos, se decidirá si el juicio puede finalmente empezar.

El retraso del juicio no evitó la imagen histórica de un expresidente entrando en un tribunal como acusado, algo inédito en Francia. Una foto que evitó su antecesor en el cargo, Jacques Chirac, cuyos problemas de salud le permitieron ausentarse del juicio por corrupción en el que fue condenado en 2011 por la financiación ilegal de su partido a través de empleos ficticios de su etapa al frente de la alcaldía de París.

Sarkozy, de 65 años y retirado de la primera línea política desde que en 2016 perdió las primarias de su partido para ser el candidato a las presidenciales de 2017, entró al tribunal por una puerta secundaria y evitó en la medida de lo posible a los numerosos periodistas y cámaras que acudieron al palacio de justicia. Solo se le vio al ingresar en la sala de audiencias, donde las cámaras están prohibidas, levantar la mano para saludar a los reporteros. En el interior se mostró inquieto durante la poco más de una hora que permaneció en el tribunal.

“Le haré ascender”

Este proceso judicial simboliza bien la maraña jurídica que persigue a Sarkozy desde que abandonó el Palacio del Elíseo en 2012. De la decena de casos que tiene abiertos, el conocido como el de las “escuchas” es el primero que lo lleva al banquillo, un proceso que salió a la luz por una colisión azarosa entre otras dos investigaciones.

Apenas un año después de dejar la presidencia, el teléfono de Sarkozy fue pinchado por investigadores que trataban de determinar si la campaña que lo llevó al poder en 2007 había recibido financiación ilegal del líder libio Muammar Khadafi. Una conversación en particular llamó la atención de los agentes: un intercambio entre Sarkozy y su abogado Herzog en el que hablaban de favores al magistrado Azibert a cambio de su intervención en otra investigación, el llamado “caso Bettencourt”.

El expresidente estaba siendo investigado por haberse aprovechado de la debilidad de la anciana heredera del imperio cosmético L’Oréal, Liliane Bettencourt, para obtener financiación para la misma campaña electoral. “Le haré ascender”, decía en la conversación Sarkozy en referencia a Azibert, quien perseguía un puesto en Mónaco: “Me ocuparé del asunto porque voy a Mónaco y veré al príncipe”, agregaba.

El expresidente siempre negó esas acusaciones, al igual que las otras, que a su juicio dinamitaron su proyecto de regresar a la política. El juicio de las escuchas se abrió pocos días después de que el principal testigo del caso de Libia, el traficante de armas Ziad Takieddine, huyera de la justicia francesa con dirección al Líbano y se desdijera de las acusaciones contra Sarkozy que motivaron la apertura de la investigación.

Takieddine grabó días atrás desde Beirut un video en el que afirma que las acusaciones contra quien fuera jefe del Estado de Francia entre 2007 y 2012 le fueron dictadas por el juez instructor. “El juez quiso cambiar eso a su manera y me hizo decir cosas que son contrarias a lo que digo o a lo que siempre he dicho. No hubo financiación de la campaña presidencial para Sarkozy. Nunca“, afirmaba Takieddine el pasado 11 de noviembre.

Si bien Sarkozy vio cómo se archivaba el caso Bettencourt, en unos meses está previsto que se abra otro juicio por la financiación de su campaña de 2012, en la que fue derrotado por el socialista François Hollande. Además, su nombre aparece en el caso que investiga la indemnización pagada al exministro y empresario Bernart Tapie, el encargo de encuestas sin concurso público en su etapa en el Elíseo o las ventas de helicópteros a Kazajistán y de armamento a Pakistán. 





Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

Un cura ortodoxo fue baleado en la ciudad francesa de Lyon | Tras el atentado en Niza



Luego del atentado en la basílica de Notre-Dame de Niza, sureste de Francia, donde un joven yihadista armado con un cuchillo asesinó a tres personas, un sacerdote ortodoxo de nacionalidad griega fue tiroteado con una escopeta pequeña este sábado en Lyon, suroeste del país, y el presunto autor se dio a la fuga. 

De acuerdo a las versiones policiales, el hombre, quien no estaba vestido con ropa sacerdotal, estaba cerrando su iglesia cuando fue sorprendido por el agresor. El cura fue evacuado en camilla con heridas de bala en el abdomen y su vida corre peligro.

La pequeña iglesia donde se produjo el tiroteo se encuentra en un barrio residencial de Lyon (centro-este), donde había muy poca gente en la calle durante el primer sábado del nuevo confinamiento en Francia. De hecho, el hombre no había oficiado la ceremonia ese día.

El ministro del Interior, Gérald Darmanin, puso en marcha la investigación. En tanto que la fiscalía antiterrorista francesa todavía no se hizo cargo de la investigación, porque aún ningún grupo se atribuyo el ataque y no se sabe con seguridad si se trató de un acto aislado u organizado. 

Por su parte, el primer ministro, Jean Castex, recordó “la total determinación del gobierno para permitir a todos y a cada uno de practicar su religión con total seguridad y libertad”.

“Nuestra voluntad es fuerte y nuestra determinación no decaerá. Es el honor de Francia, es el honor de la República”, agregó Castex durante un desplazamiento el sábado en Saint-Etienne-du-Rouvray (noroeste), donde el cura Hamel fue degollado en una iglesia en 2016 por dos jóvenes yihadistas.

El gobierno francés permitió que los lugares de culto se mantengan abiertos hasta el lunes para celebrar el día de Todos los Santos, antes de volver a cerrar por el nuevo confinamiento para frenar el Covid-19.

Sin embargo, tras el ataque en Niza, el ejecutivo elevó al nivel máximo la alerta antiterrorista y aumentó de 3.000 a 7.000 los soldados desplegados en el país para proteger las escuelas y los lugares de culto.

Estos militares se verán apoyados por los 7.000 miembros de las fuerzas de seguridad, la mitad de ellos policías reservistas, que a partir del lunes se encontrarán a disposición de los prefectos (delegados del gobierno) para garantizar la seguridad.



Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

Varios países europeos informaron cifras récord de coronavirus | La segunda ola de la pandemia no para de crecer en el viejo continente



Varios países de Europa informaron cifras récord de contagios y aumentaron las medidas de restricción por el avance del coronavirus. Por su parte, el gobierno de Italia informó en las últimas 24 horas 31 mil nuevos positivos. Las autoridades sanitarias del país reconocieron que el aumento de contagios está provocando un “momento dramático” en el país. Por su parte Francia empezó este viernes un nuevo confinamiento nacional para intentar frenar la transmisión de la covid-19. Alemania anunció 18 mil nuevos infectados lo que marcó un nuevo un nuevo récord diario desde el inicio de la pandemia. A su vez, autoridades sanitarias del Reino Unido pidieron al primer ministro Boris Johnson medidas más restrictivas para contener al virus. La segunda ola de infecciones está haciendo estragos en el viejo continente y supera con creces al inicio de la pandemia. 

Un virus recorre Europa

En la primera semana de marzo Italia había registrado 2.500 casos en promedio. Ahora ese numero se multiplicó por diez según informó Domenico Arcuri, comisario especial del gobierno para gestión de la pandemia. “Estamos en un momento delicado, en cierto modo dramático”, sostuvo el funcionario. El ministerio de Salud informó 199 víctimas durante el último día, que elevan el total de fallecidos a 38.321 desde la primera muerte registrada el 21 de febrero. Italia dispuso a inicios de octubre nuevas medidas para frenar la difusión del coronavirus. Entre ellas la obligatoriedad para el uso de barbijo en lugares abiertos y el cierre de bares y restaurantes a las 18 horas a nivel nacional hasta el 24 de noviembre próximo. Con esto el gobierno de Giuseppe Conte espera evitar una cuarentena generalizada como la dispuesta durante la fase más aguda de la pandemia, entre marzo y mayo pasado. “El crecimiento del contagio nunca fue tan impetuoso. Los positivos son ocho veces más que hace tres semanas. Con estos números, ningún sistema sanitario, y mucho menos el italiano, podrá aguantar“, advirtió Arcuri.

Francia es el segundo país de Europa, tras Irlanda, en aplicar un nuevo confinamiento nacional. El mismo se extenderá inicialmente por un mes, hasta el 1 de diciembre. El último registro de casos positivos en el país galo llegó a 47.637, una de las cifras más altas de la última semana. También informó 250 nuevas muertes. En total el país suma 36.020 muertos y 1,282.769 casos, con un ritmo de hospitalizaciones y de ingresos en cuidados intensivos cada vez más elevado. La nueva cuarentena es más suave que la vivida por el país entre marzo y mayo pasado. Los ciudadanos podrán salir una hora al día, a un máximo de un kilómetro de sus domicilios, para pasear o hacer deporte. También se mantienen abiertas guarderías y la educación primaria y secundaria. Bodas y entierros podrán celebrarse, aunque con asistencia muy reducida (seis y 30 personas como máximo, respectivamente).

Alemania con números en rojo

Hace dos días la canciller alemana Angela Merkel había acordado con los gobernadores de las 16 regiones un endurecimiento de las medidas para prevenir los contagios. Merkel dijo ante el Parlamento que no tenía otra alternativa ya que era imposible rastrear la fuente de los contagios en tres cuartas partes de los casos. Desde el próximo lunes, las reuniones en público en Alemania se limitarán a los miembros de solo dos hogares con un máximo de diez personas durante todo noviembre. Los bares y restaurantes, clubes, discotecas y pubs permanecerán cerrados todo el mes. Sin embargo se permitirá la entrega y recogida de alimentos para su consumo en los domicilios. Alemania sobrepasó esta semana la barrera de los 500 mil casos positivos, en tanto que el número de muertos llegó a 10.487.

En paralelo las últimas cifras diaria informada por el Reino Unido muestra 23.065 nuevos casos diarios y 280 muertes por coronavirus. De esta manera el número total de víctimas fatales llegó a 45.955 desde el inicio de la pandemia. Ese aumento exponencial en el número de contagios hizo que el director de salud pública de la ciudad de Blackburn, una de las más afectadas de Inglaterra, pidiera medidas más estrictas de control. A su vez Dominic Harrison consideró al actual enfoque dado por la administración Johnson como el peor de todos los posibles. “Para decirlo sin rodeos, vamos a necesitar un conjunto de medidas de control mucho más severos que se parezcan mucho al primer confinamiento total, y  a lo que está haciendo Francia“, subrayó el especialista. Actualmente, una de cada seis personas en el Reino Unido está sujeta a restricciones locales, incluida Escocia y la totalidad de la región autónoma de Gales e Irlanda del Norte. En Inglaterra a partir del lunes más de 11 millones de personas, es decir el 19,6 por ciento de la población, estarán bajo medidas de restricción más severas.





Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

Francia en alerta tras el ataque terrorista y bajo confinamiento | El triple asesinato en Niza tuvo un modus operandi similar a dos atentados recientes



Desde París

Las campanas de la basílica de Notre-Dame de la Assomption, en pleno centro de Niza, sonaron antes de lo previsto: ni siquiera eran las 11 de la mañana cuando las campanas repiquetearon en homenaje a las tres personas (un hombre y dos mujeres) que un tunecino de 21 años acababa de asesinar dentro de la basílica. Brahim.A ingresó a las 9 de la mañana en el recinto religioso y se abalanzó sobre las víctimas con un arma blanca. Degolló a una mujer, hirió mortalmente a cuchillazos al hombre y luego atacó e hirió a la segunda mujer, a la que persiguió y ultimó en el bar donde se había refugiado. 

La policía intervino raídamente y, tras un intercambio de disparos, detuvo al atacante. Diversos testimonios contaron que el terrorista, durante el ataque, gritó varias veces “Allah akbar”. Francia se encuentra ahora bajo el doble candado de un nuevo confinamiento que comienza este viernes para frenar la segunda ola de la covid-19 y el de la alerta terrorista de alto nivel para todo el territorio activada por el Ejecutivo luego del atentado. El presidente francés, Emmanuel Macron, el de Interior, Gérald Darmanin, y de Justicia, Éric Dupont-Moretti, acudieron a Niza. El mandatario advirtió en esa ciudad de la costa Mediterránea que “no cederemos en nada”. A su vez, el Primer Ministro, Jean Castex, dijo en una alocución ante la Asamblea Nacional que la “respuesta del gobierno será firme, implacable e inmediata”. Desde ahora, unos 7.000 soldados serán movilizados en el país en el marco del operativo “Centinela”.

Mismo perfil de atacante

Aunadas una a otras las secuencias de los últimos tres atentados tienen protagonistas con el mismo perfil: todos son inmigrantes que llegaron a Francia por distintos motivos. El pasado 16 de octubre, un refugiado checheno de 18 años, Abdouallakh Anzorov, decapitó a Samuel Paty en la localidad de Conflants-Sainte-Honorine porque este profesor de secundaria había mostrado las caricaturas del Profeta Mahoma durante un curso. 

El viernes 25 de septiembre, un paquistaní que había ingresado a Francia con nombre y edad falsa (tiene 25 años y no es un menor), Zaheer Hassan Mahmoud, atacó con armas blancas a dos personas que se encontraban en la puerta de los antiguos locales del semanario Charlie Hebdo. El atacante de la basílica de Niza responde a un perfil parecido. Brahin.A había llegado a Francia clandestinamente. Fue salvado por un barco humanitario italiano en las aguas del Mediterráneo y el 20 de septiembre desembarcó en la localidad italiana de Lampedusa. No se sabe cómo, pero llegó a Francia en algún momento tras cumplir la cuarentena que le había sido impuesta en Italia, donde además se había emitido una orden de expulsión contra él.

 No es la primera vez que se produce un ataque sangriento en un lugar de culto, ni tampoco en Niza. El 26 de julio de 2016, Adel Kermiche y Abdel Malik Petitjean degollaron al padre Jacques Hamel e hirieron gravemente a un feligrés en una Iglesia de Saint-Etienne-du Rouvray. Ese atentado siguió al del 14 de julio de ese mismo año. Otro tunecino, Mohamed Lahouaiej Bouhel, dirigió su camión contra la multitud que celebraba la fiesta nacional francesa en el Paseo de los Ingleses, en la misma localidad de Niza. Este acto terrorista dejó un saldo de 86 personas muertas y 458 heridas y fue reivindicado por el Estado Islámico. La barbarie cometida por Brahim.A imita la mitología empleada por Abdouallakh Anzorov contra el profesor Samuel Paty: Brahim.A intentó decapitar a la primera mujer, pero, como no alcanzó a hacerlo, la degolló. No hay, hasta el momento, ninguna reivindicación y se desconocen las motivaciones por las cuales Brahim.A pasó al acto.

Musulmanes y Erdogan contra Macron

Este drama irrumpe en un contexto de doble y fuerte confrontación: una entre los países musulmanes y Francia, y la segunda entre el presidente francés y el mandatario turco Recep Tayyip Erdogan. Después de que Erdogan insultara copiosamente a Macron por sus declaraciones durante el homenaje al profesor Samuel Paty, la justicia turca presentó una querella judicial contra el semanario satírico Charlie Hebdo por la publicación de una caricatura de Erdogan en calzoncillos. El jefe del Estado turco condenó esa caricatura, a la que calificó de “abyecta” y como “hostil contra los turcos y el islam”. La crisis diplomática entre Ankara y París ya había llegado a niveles muy poco comunes entre países, tanto más cuanto que Turquía es un “aliado” dentro de la OTAN, la Alianza Atlántica. 

La trenza entre Erdogan y Macron y, más ampliamente, la confrontación entre París y ciertos países musulmanes se origina en el salvaje asesinato del profesor Samuel Paty. Al cabo de esa tragedia Macron defendió la libertad de hacer caricaturas del Profeta Mahoma. Erdogan se molestó, puso en tela de juicio “la salud mental” del jefe del Estado francés, lo acusó de llevar a cabo “una campaña de odio” contra los musulmanes e incitó a boicotear los productos franceses luego de que París hiciera regresar a su embajador a Francia. 

Fahrettin Altun, director de comunicación de la presidencia turca, dijo que las “caricaturas ofensivas” del Profeta y las acusaciones de “separatismo” apuntaban a “intimidar a los musulmanes”. La crisis ya se había expandido antes en los países musulmanes, igualmente molestos contra Macron por la forma firme en que defendió la libertad de expresión, incluso con la imagen del Profeta, y su posición contra lo que él calificó como “separatismo islamista”. 

Desde hace una semana, países como Qatar, Irán, Turquía, Jordania, Kuwait o la misma Organización de Cooperación islámica (reúne a los países musulmanes) vienen “deplorando” las declaraciones de Macron. En Qatar y Kuwait las cadenas de grandes supermercados retiraron los productos franceses de los estantes al tiempo que Qatar suspendió la semana cultural francesa debido a lo que consideró un “perjuicio deliberado al islam y a sus símbolos”. Otros países del Golfo Pérsico se sumaron a esta ofensiva contra París al tiempo que hubo manifestaciones y quema de banderas francesas en unos cuantos países musulmanes. Arabia Saudita y Qatar, ambos amiguísimos, súper aliados de Occidente y, también, regularmente señalados por su respaldo al islamismo radical, condenaron igualmente las representaciones ofensivas del Mahoma.

[email protected]



Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

Ataque en Niza: un joven con un cuchillo mató a tres personas en una Iglesia | Es investigado como un posible atentado terrorista y Francia está en alerta



Tres personas murieron, al menos una de ellas degollada, este jueves en un ataque con cuchillo en una iglesia en Niza, en el sureste de Francia. El hecho, investigado como un atentado terrorista y condenado por el Papa y varios gobiernos de Europa, llevó a Francia a elevar los niveles de seguridad en todo el país, sacudido desde hace dos semanas por la decapitación de un profesor a manos de un islamista hace dos semanas. El autor del ataque fue un joven de treinta años, que tras ser herido por la policía fue llevado a un hospital.

El escenario del ataque fue la basílica Notre-Dame, en pleno corazón de Niza. Esa ciudad de la Riviera Francesa fue hace cuatro años blanco de un ataque yihadista que dejó 86 víctimas.

Dos de las víctimas son un hombre y una mujer que fueron asesinados dentro de la basílica. La tercera víctima, gravemente herida, logró huir a un bar vecino, pero murió poco después, indicaron a la AFP fuentes policiales.

La fiscalía antiterrorista francesa abrió una investigación tras el ataque de este jueves por “asesinato e intento de asesinato vinculado a una empresa terrorista” y “conspiración criminal terrorista”.

Este ataque se produjo menos de dos semanas después del asesinato por decapitación del profesor Samuel Paty en Conflans-Sainte-Honorine, una pequeña localidad de 35.000 habitantes ubicada a 50 km de París, por haber mostrado en clase caricaturas del profeta Mahoma.

Quienes estaban en la zona del ataque describieron las escenas que se vivieron cuando el joven irrumpió con un cuchillo en la iglesia. “Yo estaba allí, estaba sirviendo”, relató Daniel Conilh, un camarero de una cafetería cercana situado a cincuenta metros de la basílica. “Todos salimos corriendo, hubo disparos. Una señora vino directamente de la iglesia y nos dijo ‘corran, corran hay alguien que atacó (con un cuchillo), va a haber disparos, hay gente muerta'”, contó y agregó que hubo muchos disparos.

El gobierno francés convocó a una reunión de crisis que encabezará el presidente Emmanuel Macron antes de viajar a Niza.

El alcalde de esa ciudad, Christian Estrosi, dijo que Francia debe actuar para “eliminar el islamofascismo” y pidió que todas las iglesias de la ciudad sean puestas bajo vigilancia policial o cerradas. “Ya es suficiente”, añadió. Según dijo Estrosi, el atacante gritó varias veces “Alá Akbar” (Alá es el más grande).

La Conferencia de Obispos de Francia (CEF) describió como “incalificable” el ataque y dijo que “los cristianos no deben convertirse en un símbolo a destruir”.

“Sólo puedo condenar enérgicamente la cobardía de este acto contra personas inocentes”, dijo Abdallah Zekri, delegado general del Consejo Francés de la Fe Musulmana (CFCM).

Niza fue blanco el 14 de julio de 2016 de un ataque que dejó 86 muertos en el que un hombre arremetió deliberadamente un camión hacia una multitud que estaba celebrando el Día de la Bastilla, la Fiesta Nacional francesa.

Francia es azotada por atentados terroristas de alto impacto desde 2015, cuando un ataque yihadista el 7 de enero contra el semanario satírico Charlie Hebdo dejó 12 muertos. El 13 noviembre del mismo año un comando yihadista perpetró ataques coordinados en París que dejaron 130 muertos.

Actualmente tiene lugar el juicio en París el juicio por el sangriento atentado contra Charlie Hebdo, en el que murieron algunos de los caricaturistas más célebres de Francia.

Coincidiendo con la apertura del juicio, el semanario volvió a publicar las caricaturas de Mahoma que le habían convertido en blanco de los yihadistas, lo que le valió condenas en el mundo musulmán.



Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

Coronavirus: Francia anuncia un nuevo confinamiento  | A partir del viernes y al menos hasta el 1 de diciembre



Desde París

La pandemia de Covid-19 terminó fijando sus tiempos y Francia regresa desde este viernes a una configuración muy cercana a la que había en el país durante los meses de abril y mayo de 2020: el presidente francés, Emmanuel Macron, durante un solemne discurso transmitido por televisión, anunció que la meta consiste en “volver al confinamiento que detuvo el virus a partir del viernes (…) al menos hasta el primero de diciembre”. 

El país regresará así a estar confinado a escala nacional, aunque con algunas diferencias con respeto a la primavera europea. Hoy se habla de un confinamiento light, menos severo que el que imperó entre marzo y mayo de 2020. La situación es, sin embargo, más aguda porque la pandemia se amplificó ahora a todas las regiones, cosa que no ocurrió en marzo. ”La segunda ola será más dura y mortal que la primera”, dijo Macron antes de aclarar que se aplicará “un confinamiento adaptado”. A diferencia de lo que ocurrió antes, los colegios de primaria y secundaria permanecerán abiertos “con protocolos sanitarios reforzados”, lo mismo que las guarderías. 

Como en marzo, para salir de los hogares, ir a trabajar, salir de compras o tomar aire será necesaria una declaración jurada. Sin embargo, aunque el presidente señaló que “la economía no debe detenerse ni hundirse”, los comercios deberán cerrar, así como los bares y restaurantes y los establecimientos que reciben público (menos farmacias y alimentación). El comercio es el sector que se verá más afectado en los próximos 15 días fijados por el presidente para realizar un primer balance de las medidas anunciadas ayer. Las reuniones privadas y las manifestaciones públicas quedan excluidas y no habrá tampoco desplazamientos entre las regiones. Sólo se tolerarán los viajes de retorno previstos para este fin de semana con el fin de las vacaciones de todos los santos. El trabajo proseguirá, pero mediante un recurso masivo al teletrabajo.

Ninguna de las disposiciones anteriores frenó el avance de una pandemia que los responsables sanitarios ya calificaron hace unos días como “fuera de control”. Peor aún, el número dos del Ministerio de Salud, Jérôme Salomon, predijo que “la segunda ola podría ser peor que la primera”. Ni las restricciones, luego el cierre de los bares y, al final, el toque de queda a partir de las 9 de la noche (46 millones de personas concernidas) levantaron un muro ante la circulación del virus. Los hospitales gestionan desde hace un par de semanas un flujo ascendente de enfermos. Hasta este miércoles, más de la mitad de las 5.800 camas reservadas a la reanimación ya estaban ocupadas, una cifra a la que no se había llegado desde el pasado mes de abril. 

El mandatario francés advirtió que habría “9.000 pacientes en reanimación a mediados de noviembre”. Ello a equivale a que, dentro de menos de 15 días, la cifra de reanimaciones se multiplique por tres. A este respecto, Jérôme Salomon adelantó que la cantidad de enfermos en los servicios de reanimación “va a aumentar mecánicamente, cualquiera sean las medidas que se tomen”. Francia totaliza hoy 35.541 muertos, de los cuales 523 en las últimas 24 horas.

El país se preparó para el confinamiento antes de que el presidente francés lo anunciara oficialmente en la televisión a las 8 de la noche. Al final de la tarde, en París y sus alrededores, había más de 400 kilómetros de embotellamientos, lo que equivale a más del doble de un día normal. Entre la estampida, el toque de queda y el esperado anuncio presidencial la capital francesa volvió a ser un vacío atravesado por sombras desde las 7 de la tarde. A las 8 en punto resonó la Marsellesa en las pantallas de la televisión, apareció Macron y el país se quedó mudo. Si bien la segunda ola estaba en la agenda de lo muy posible, la rapidez con que se extendió y su volumen sorprendió a todos los epidemiólogos. El mandatario reconoció en su discurso que “el virus circula a una velocidad que ni siquiera las previsiones más pesimistas habían previsto”. ”Este virus es una porquería”, dice el profesor Yazdan Yazdanpanah, jefe del servicio de enfermedades infecciosas y tropicales en el hospital Bichat y también miembro del consejo científico que asesora a Emmanuel Macron (diario Libération). 

El profesor agrega:” habíamos previsto que la epidemia se reactivaría fuertemente, pero su extensión, su importancia, su amplitud y su velocidad son bastantes inesperadas”. Esa rapidez está plasmada en las cifras: entre el 23 de septiembre, cuando se aplicaron las primeras medidas de restricción social post confinamiento, y ahora fallecieron 4.100 personas, o sea, dos veces más que en los tres meses anteriores acumulados. Desde que en octubre el Ejecutivo empezó a multiplicar las medidas en las regiones más contaminadas el ritmo de las infecciones no ha dejado de aumentar. Según la Salud Pública francesa ese ritmo creció en un 45% por semana entre el 15 y el 22 de octubre. ” Todas las regiones están en alerta”, advirtió el jefe del Estado, quien también aclaró: “Si no frenamos brutalmente hoy las contaminaciones los médicos deberán elegir entre un paciente Covid y un accidente de la ruta”. El principal objetivo presidencial es “pasar de 40 mil contagios por día a 5.000”. Macron expuso lo que muchos especialistas vienen diciendo desde hace meses y meses. Nadie está verdaderamente a salvo: la “Covid-19 toca de forma grave a todas las generaciones. Contagiarse con el virus nunca es anodino, incluso cuando se tienen 20 años “.

El día sin fin está acá, la pandemia sin fin, el encierro sin fin. Macron dijo que si no se actuaba ahora de aquí a dentro de algunos meses “habrá que deplorar 400 mil muertos suplementarios”. Una lluvia de aplausos dedicados a los mozos de bares y restaurantes cubrió anoche las protestas y las expresiones resignadas de los parisinos que despedían la temprana noche pocos minutos antes de que entrara en vigor el toque de queda. Las persianas caían con los aplausos y las veredas se iban quedando desiertas. Resignación, rabia y también miedo porque, como gritaba un señor que andaba sólo por la Rue de Rivoli, »no se quejen, jodidos, que el virus está entre todos, en cada rincón del planeta ». La covid-19 ha esquivado todos los diques. París regresa a una era muy cercana, pero que todas y todos confiaban en que era sólo pasajera.

[email protected]



Fuente link: