Categorías
Argentina Deportes

Las razones que llevaron a la AFA a romper el contrato con la TV | Un combo que incluye más dinero, cuestiones legales y conflictos de intereses



El fútbol argentino siempre se rigió por el sálvese quién pueda. Si se aplica el parámetro del tamaño (en ingresos, convocatoria, capacidad de lobby) Boca y River tienen más posibilidades de salvarse. Los demás clubes vienen lejos detrás, en un degradé donde Racing o Independiente pesan mucho más que Arsenal –ya sin Julio Grondona– o Defensa y Justicia. Aún divididos, casi todos -menos los dos de mayor audiencia, Estudiantes y Talleres – votaron el viernes rescindir un contrato clave para la AFA: es el que mantenían con la corporación Disney por los derechos de TV y que finalizaba en 2022. 

¿Qué llevó a la mayoría a tomar esta medida, firme pero osada, si se toma en cuenta la docilidad histórica que siempre tuvo la dirigencia con los dueños del negocio televisivo? Una es elocuente: el fútbol no cobraba lo suficiente por un contrato en pesos que se fagocitó una devaluación imparable. La otra es de orden legal: la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) rechazó la fusión entre Disney y Fox, dueños del 50 por ciento del convenio firmado en 2017 para transmitir los partidos. La otra mitad la tiene Turner, tan estadounidense como aquellas y que ahora se convertirá en la gran ganadora. Hasta ahí todo parece legítimo. Oferta y demanda; pero también deslealtad comercial –como aduce la AFA– porque no se la notificó del control casi monopólico que hubieran gozado las dos primeras cadenas cartelizadas. Tal vez los dirigentes temían la repetición de experiencias negativas del pasado.

Este conflicto de intereses dejó en evidencia cómo funciona el mercado cuando el Estado se corre o interviene, según quién gobierne. Hace tres años y en plena pandemia económica macrista, los clubes quedaron a la intemperie, sometidos cómo estaban a políticas que arrasaban derechos de personas o instituciones. El 24 de febrero de 2017, 68 de los 70 representantes en la asamblea de la AFA dieron de baja el programa Fútbol para Todos y salieron a buscar socios para venderles los derechos de TV. Desde la Casa Rosada no les habían dejado otra salida. No se pondría más un peso bajo el argumento de que “el dinero iría a la construcción de escuelas y hospitales” (sic). Tampoco –hay que decirlo– hubo gestos notorios de rebeldía. Apenas una abstención y un representante que se retiró de aquella asamblea a la hora de votar. De apuro, los clubes firmarían días después el acuerdo con Turner y Fox, ahora sometida al emporio Disney.

Sabían que firmaban un contrato cuestionable –ante la retirada de un Estado desguazado por Macri– y que con el tiempo rechazarían porque quedó desactualizado. Nicolás Russo, el presidente de Lanús, se lo explicó a Página/12: “Queremos mucho más dinero. Diría que como mínimo el doble de lo que estamos cobrando por los derechos de TV. Son valores muy bajos. Deberíamos estar triplicando lo que ganamos”. Los dirigentes siempre recelaron de sus socios, las distintas empresas que manejaron el producto desde mediados de los años ‘80 hasta hoy: Torneos y Competencias (TyC), Televisión Satelital Codificada (TSC) -la sociedad de aquella con el grupo Clarín-, Fox y Turner.

Sí desconfiaban durante el período 2009-2015 mientras estuvo vigente el Fútbol para Todos, no lo decían. Había una diferencia con los privados. El Estado no es dueño de empresas de cable. Pero el grupo Clarín que distribuye los contenidos de Fox y Turner sí lo es. El principal operador del país, Cablevisión, tenía 3,3 millones de abonados a fines de 2019, según los últimos reportes difundidos. Para la AFA ese mercado siempre fue inabordable. Nunca creyó en las cifras de hogares que pagan el servicio de cable, según les informa el grupo que controla Héctor Magnetto.

Si todo continúa como esperan Claudio Chiqui Tapia y Marcelo Tinelli -los dos principales negociadores con Turner-, los derechos de TV se prorrogarán como señala el contrato antes de que este finalice en 2022. Para ese momento habría un único beneficiario: la poderosa AT&T que compró a Time Warner con HBO y DirecTV como socios estratégicos. La opción de renovación es hasta 2027. La sociedad Disney-Fox intentó aumentar el monto a pagar ahora con un adelanto del 50 por ciento del contrato futuro pero recibió una “negativa”, le dijo Russo a este diario. El presidente de Lanús señaló al de River, Rodolfo D’Onofrio, como el gestor de esa iniciativa: “Él nos trajo una propuesta que nos adelantaba el 50% de lo que teníamos que percibir en el 2027, el último año de contrato”.

Es posible que se venga una demanda contra el fútbol. El grupo Clarín se la inició a la AFA cuando perdió en agosto de 2009 el contrato de TV que pasó a manejar la jefatura de Gabinete durante el gobierno de Cristina Kirchner. Eran tiempos del Fútbol para Todos que por ahora no volverá en su formato original, pero sí es posible que en grageas. Altos dirigentes del gobierno, conocedores de la pasión que representa el fútbol, alientan la posibilidad de que algunos partidos sean transmitidos por la Televisión Pública. Pero la mayoría serán emitidos por TNT Sports que ya está mostrando la leyenda “el canal del fútbol argentino”. Un anticipo de lo que vendrá.

El “grave incumplimiento” que señaló la AFA para romper su sociedad con Fox-Disney basándose en la falta de información sobre aquella fusión, fue la coartada necesaria para patear al tablero. El contrato obligaba a las empresas a comunicar cualquier cambio en el status societario dentro de un plazo de 30 días. Disney, la nueva propietaria de los derechos los pondría en la pantalla de ESPN – su controlada-, pero Defensa de la Competencia le dijo que no. “El poder de negociación de la entidad fusionada también estaría reforzado por el hecho de contar en su portfolio de señales con Fox Sports Premium, que cuenta con la exclusividad de la mitad de los partidos de la Superliga Argentina de Fútbol, torneo de mayor relevancia del fútbol a nivel nacional”, explicó la CNDC. En otro párrafo de su resolución agregó: “Dado que las señales Espn y Fox Sports son los competidores más cercanos en el mercado de señales deportivas, la operación de fusión elimina a un competidor relevante. Por consiguiente, la operación tendría como consecuencia el incremento sustancial de la concentración en el mercado de señales deportivas”.

Decidida la rescisión del convenio que duró tres años, los dirigentes ahora van por el nuevo acuerdo con Turner y el reparto más equitativo de las ventajas que obtengan. River y Boca no piensan lo mismo. Russo les recordó dónde está la mayoría de los veinte clubes que votaron terminar con Disney, el gigante de la industria del entretenimiento. Pero además los acusó de “cobrar dinero por afuera”. “Queremos hacer las cosas de forma transparente”, agregó el presidente de Lanús, un hombre que en el fútbol es una de las pocas voces que se escuchan de un rebaño silencioso.

[email protected]



Fuente link:

Categorías
Argentina Deportes

Fútbol televisado: Freno a Disney por la fusión entre Fox Sports y ESPN | Rechazo de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia



El fútbol televisado en cualquiera de sus variantes siempre ha sido un producto concentrado en pocas manos. Torneos y Competencias (TyC) lo controló en tiempos de Carlos Avila. Entre 2000 y 2002 la mejor tajada de los derechos se la comió el fondo texano Hicks, Muse, Tate & Furst que ponía los partidos en la pantalla de la desaparecida cadena PSN, una estafa de vida efímera. También lo manejó el grupo Clarín a través de TSC (Televisión Satelital Codificada) que les pagaba a los clubes lo que se le antojaba. El Estado se lo arrebató al oligopolio que conduce Héctor Magnetto durante el gobierno de Cristina Kirchner y se alió con la AFA. Turner y Fox se quedaron con las imágenes en la gestión de Mauricio Macri y ahora es Disney –dueña de ESPN y adquirente de la señal Fox Sports en marzo de 2019– la propietaria de este negocio que lejos está de ser un sistema de reparto.

La fusión de la principal compañía de entretenimiento del mundo con su cooptada Fox fue rechazada por la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) que la declaró nula porque restringiría o distorsionaría la competencia. En Brasil, México e incluso EE.UU también le pusieron freno a la marea desatada por este trust al que ya le corren quince días para que presente una nueva propuesta en la Argentina. El ente que depende del ministerio de Desarrollo Productivo, la CNDC, sugirió que el gigante Disney-Fox tendría ahora siete de las nueve señales deportivas básicas, además de Fox Sports Premium que transmitía hasta antes de la pandemia los partidos de la Liga Profesional de Fútbol.

En la página web de la Comisión que preside Rodrigo Luchinsky, doctor en Derecho Mercantil por la UBA, se explica qué es una concentración económica: “una operación en la que dos o más empresas que han sido independientes entre sí pasan a depender de un centro unificado de decisión y dirección o celebran acuerdos que tengan por finalidad la transferencia, integración o combinación total o parcial de sus negocios o activos”.

La resolución de la CNDC que Disney todavía puede revertir en la Justicia sostiene: “Estos considerandos figuran en el Dictamen CONC 1692, Informe de Objeción acerca del Expediente N° EX-2019-16590632, del ex Ministerio de Producción y Trabajo caratulado “Conc.1692 – The Walt Disney Company y Twenty-First Century Fox, Inc S/Notificación Art. 9 De La Ley N° 27.442”.

El fútbol televisado, el principal insumo de la industria, le hubiera permitido a Disney controlar casi todos los activos importantes del espectáculo deportivo, incluídos los que estaban en manos de Fox: en la región esta última tenía los derechos de transmisión de la Copa Libertadores, la Liga de Campeones de Europa, la Bundesliga y la Fórmula 1. Esa oferta de contenidos sería aplastante para cualquier competidor.

Ahora la compañía cuestionada tiene quince días para efectuar las consideraciones que crea oportunas y ofrecer “soluciones que puedan mitigar los potenciales efectos sobre la competencia que surgen del presente informe de objeción”. También ordena la CNDC convocar a una audiencia especial para considerar las medidas que Disney y Fox sugieran con el objetivo de que se cumpla con la orden oficial en la que se define a la fusión como perjudicial “para el interés económico general”.

Una fuente del gobierno que trabaja en temas de este tipo le dijo a Página/12 que “el dictamen estaba dando vueltas desde marzo, quedó como planchado, y aunque no se iba a aprobar la fusión, tampoco se había asumido anunciarlo hasta este momento”. Finalmente la Comisión de Defensa de la Competencia sacó su resolución que rechaza la fusión de los dos gigantes de Estados Unidos en la Argentina. En ella sostiene que “el poder de negociación de la entidad fusionada también estaría reforzado por el hecho de contar en su portfolio de señales con Fox Sports Premium, que cuenta con la exclusividad de la mitad de los partidos de la Superliga Argentina de Fútbol, torneo de mayor relevancia del fútbol a nivel nacional”.

Si hubiera prosperado la simbiosis entre Fox y ESPN, el producto de semejante alianza se quedaría con la gran mayoría de las transmisiones deportivas. Un objetivo que de manera momentánea consiguió frenar la CNDC con su decisión contra los grupos concentrados.

[email protected] 



Fuente link:

Categorías
Argentina Cultura y Espectáculos

El ocaso de Fox Sports y el nuevo mapa del fútbol por TV | Vienen cambios profundos



La pelota no comenzó a rodar en Argentina pero la rosca no para. Mientras el inicio del fútbol de Primera División espera a la autorización del Ministerio de Salud para volver a jugar, el mercado de pases está a la orden del día. No el de los futbolistas, paralizado tanto como el fútbol, sino el de los periodistas deportivos televisivos. En las últimas semanas, los televidentes habrán notado una numerosa mudanza de periodistas y programas de Fox Sports hacia ESPN. Incluso, sorprendió el regreso de algún periodista que había quedado en el olvido. Un éxodo que no obedece a decisiones periodísticas locales, sino a la adquisición a nivel mundial de The Walt Disney Company de 20th. Century Fox. Un acuerdo que activó un entramado económico que recién comenzó pero que revolucionará el ecosistema televisivo deportivo argentino a corto plazo. A no ilusionarse: según supo Página/12, al menos durante este año no habrá fútbol local por la TV Pública, aunque la posibilidad de que se transmitan algunos partidos a partir de 2021 es concreta.

En el mercado se habla de que se está ante el “fin de una era” en las transmisiones televisivas de fútbol. Los días de gloria de Fox Sports, tanto como los de la productora Torneos, parecen estar contados. La compra de Fox por parte de Disney en 71.300 millones de dólares a comienzos de 2019 empezó a notarse en Argentina. ESPN y Fox Sports, antes competidoras, ahora forman parte del mismo conglomerado mediático, que concentra un total de seis señales deportivas, sumando a todas las que tienen cada uno de los dos canales. Nadie sabía que a Mickey le gustaba tanto el fútbol.

Claro que este nuevo gigante no se construye por cantidad de señales, sino fundamentalmente por el catálogo voluminoso de derechos de televisación de distintos espectáculos deportivos que ahora cobija la mayor empresa de entretenimiento del mundo. Solo en fútbol, por ejemplo, Disney posee bajo su tutela los derechos de transmisión para Argentina de la Champions y la Europa League, los del fútbol argentino de Primera División (junto a TNT Sports) y los de las ligas de Inglaterra, Italia, España, Francia, Alemania y la Major League Soccer. También transmite la NBA, los torneos ATP de tenis, la Fórmula 1 y los Mundiales de Rugby y Hockey, entre muchos otros. O sea: casi todo.

Si bien en Estados Unidos el Departamento de Justicia avaló la operación, en América Latina cada país deberá aprobarla en función de las particularidades de cada mercado. La discusión versará sobre si con esta nueva adquisición Disney no estaría consolidando una posición dominante o monopólica en el sector de los canales deportivos de TV Paga. En México, por ejemplo, el Instituto Federal de Telecomunicaciones le exigió a Disney vender Fox Sports México en un plazo de tiempo que se fue prorrogando por la crisis del coronavirus (aún no se desprendió). En Brasil, en tanto, el Consejo Administrativo de Defensa Económica le aprobó la compra sin que se desprenda de Fox Sports, aunque con la condición de que por tres años mantenga los eventos deportivos distribuidos en Brasil y la transmisión de los partidos de la Copa Libertadores hasta el 1° de enero de 2022, momento en que deberá vender o devolver la marca. En otros países, como Perú y Chile, Fox Sports se desmanteló totalmente y parte de sus contenidos pasaron a ESPN.

En Argentina, que por contrato desde el 1° de enero de 2022 Disney no podrá usar más la marca Fox Sports, la compra todavía está siendo analizada por Defensa de la Competencia. Una vez que pasé por allí, recaerá en el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), que deberá expedirse sobre la cuestión de fondo. Sin embargo, pese a que ninguna de las dos instancias del Estado Nacional emitieron dictamen, Disney comenzó una fusión que en sus primeros movimientos está concentrando todos sus recursos -derechos de televisación y profesionales- en ESPN. Desde hace ya algunas semanas, buena parte de periodistas y conductores de Fox Sports desembarcaron en la pantalla de ESPN. Sebastián Vignolo, Mariano Closs, Diego Latorre, Gustavo López, Diego Fucks, Daniel Arcucci y Oscar Ruggeri, entre otros, aterrizaron en el canal que ahora concentra los principales eventos deportivos en Argentina. En ese contexto, a la espera de lo que determinen los órganos de control respecto a la adquisición, esta semana reapareció en pantalla un viejo conocido: Fernando Niembro, el frustrado candidato a diputado de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires en 2015. Rosca garantizada.

El “operativo apagón” de Fox Sports ya está en marcha. Y con la decisión de Disney de reforzar ESPN, relegando a eventos y partidos de menor atractivo, otro jugador que reinó en el mercado argentino está en jaque: Torneos. La productora que durante años piso fuerte en las transmisiones deportivas, golpeada por todo el dispositivo de sobornos alrededor del “FIFA Gate”, pierde terreno con esta movida. ¿Por qué? Básicamente porque Torneos tiene a su cargo la producción de Fox Sports Latinoamérica Cono Sur, perdiendo ese activo operativo importante. Si bien la empresa fundada por Carlos Avila produce todas las señales de DirecTV Sports y la transmisión de partidos del fútbol de primera división para Fox Sports y TNT Sports, lo cierto es hay quienes creen que el ocaso está cerca.

De hecho, detrás del gigante Disney, hay una productora que cada vez ocupa más poder y que desde hace años abastece exclusivamente a ESPN. Se trata de Pegsa Group, la compañía presidida por el ex Puma Agustín Pichot, a través de la cual el canal terceriza la producción de sus contenidos. Fuentes señalaron a este diario que Pegsa será la productora principal en este nueva etapa. De hecho, la mayor parte de las figuras que pasaron a ESPN dejaron Torneos y firmaron con Disney o Pegsa. Uno de ellos es Closs, que ya está en la pantalla y desde el lunes 12 conducirá un ciclo diario al mediodía en Espn. La única excepción en este esquema es el programa 90 minutos de fútbol, que por expreso pedido de Vignolo lo sigue produciendo Torneos, por lo que mantiene el equipo de periodistas. Pero solo será hasta diciembre.

Golpeada social y judicialmente, Torneos se aferra casi exclusivamente a la posibilidad de intentar seguir produciendo las transmisiones del fútbol argentino o algunas horas de eventos deportivos menores hasta que la fusión termine de cristalizarse. “Lo podrá mantener en un principio por necesidad operativa de Disney, pero no parece tener futuro”, le dijo a este diario un histórico conocedor del medio.

Paradoja del destino, al mismo momento en que Torneos empieza a tambalear, Juan Cruz Avila -el hijo de Carlos, el fundador de la empresa que en los noventa comenzó con las transmisiones de los partidos de fútbol argentino- empieza a ganar terreno dentro de la nueva era del mercado de los canales deportivos, como uno de los hombres fuertes de ESPN. Acompañado de su amigo Alejandro Fantino, Avila se encarga fundamentalmente de producir todos los programas “show” que en estas semanas comenzaron a “reperfilar” la pantalla de ESPN, alejándose de la sobriedad cultivada durante años. Una transformación que busca “encender” la audiencia del canal, y que muchos entienden que preanuncia que cuando se reanude el fútbol argentino los partidos que ahora le corresponden a Disney también se mudarán de Fox Sports a ESPN. 

¿Fútbol argentino gratis?

La posibilidad de que el fútbol argentino pueda verse por la TV Pública es mucho más que una simple intención. Si bien en ningún momento el gobierno evalúa el regreso de Fútbol para todos, algo que está “totalmente” descartado, lo cierto es que las negociaciones para que la flamante Liga Profesional de Fútbol (LPF) pueda tener partidos televisados por fuera del Pack Premium están avanzadas. Tanto TNT Sports como Disney (a través de Fox Sports) continuarán siendo los dueños de los derechos de televisación del fútbol hasta 2022, con opción de renovar por cinco años más, pero estarían dispuestos a ceder algunos cotejos para que puedan verse en TV abierta. Según supo Página/12, la idea conversada es que desde el 2021 la TV Pública comience a transmitir algunos partidos por fecha. No serán lo más convocantes, claro, pero no es poco.

“Para este año no hay chances, pero sí es posible que eso suceda desde el año próximo”, le dijo a este diario una persona que formó parte de las charlas iniciales. En principio, el plan es que en 2021 la TV Pública transmita tres partidos de la flamante LPF por fecha. “Hasta ahora solo hay eso”, afirmó la misma fuente. Esos tres partidos podrían incrementarse paulatinamente con los años, sumando uno más en 2022 y otro para 2023. Ese esquema, sin embargo, está atado a la ampliación de la cantidad de equipos en primera división que evalúa concretar la LPF para los nuevos torneos anuales. Dependerá de cómo se organicen esos campeonatos.

La movida no solo se trata de buena voluntad de las empresas dueñas de los derechos de televisación. La llave que abrió la posibilidad cierta de que el fútbol argentino vuelva verse en vivo y en directo en forma gratuita es que la Asociación de Fútbol Argentino y la LPF se comprometieron a darle la opción de renovar los derechos de televisación por otros cinco años. El contrato original firmado en 2017 era hasta 2022, con opción a otros cinco más, que podría extender el vínculo hasta finales de 2026. Las actuales empresas poseedoras de derechos de televisación, que continuaron pagando lo que les corresponde a los clubes pese a la parálisis del fútbol, consiguieron el compromiso de que puedan tener ese bien por otro lustro más, hasta 2031.



Fuente link:

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

La propuesta oficial de un fútbol gratis por TV choca con la idea de los futbolistas de no jugar

La propuesta oficial de un fútbol gratis por TV choca con la idea de los futbolistas de no jugar

Mientras el presidente anunció que se podía seguir jugando a puertas cerradas, y les pidió a los dueños de los derechos que abran sus transmisiones, los jugadores ya se manifestaron el fin de semana: no quieren seguir y así lo dejaron en claro antes del arranque de la segunda fecha de la Copa de la Superliga.

16 de Marzo de 2020

Dirigentes de clubes de Primera División, que conforman la Superliga próxima a extinguirse, se reunirán este martes en la sede del organismo para analizar la continuidad o no de la Copa de la Superliga. Aunque, puertas adentro, ya hay un pedido firme de los futbolistas: que no se juegue hasta el 31 de marzo, la fecha de cuarenta por el coronavirus establecida por el Gobierno nacional para algunas actividades, como por ejemplo las clases o los espectáculos.

A la reunión en la Superliga también asistirán representantes de Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA), quienes llevarán la postura de los futbolistas con los que ya conversaron, respecto de los riesgos de seguir jugando mientras esté vigente la “emergencia sanitaria” por la pandemia. “Vamos a respetar la decisión de los futbolistas. El 90% piensa lo mismo (parar). El miércoles vamos a tener otra reunión para definirlo”, dijo Sergio Marchi, secretario general de FAA. Ese día, capitanes y capitanas de los clubes del fútbol argentino reunirán en la sede de FFA. La AFA, por su parte, ya suspendió el fútbol juvenil.

En el marco de los anuncios realizados por el Gobierno en una conferencia de prensa brindada este domingo, el presidente Alberto Fernández había sostenido que “si los partidos se continúan jugando a puertas cerradas” no existirían “inconvenientes”. De hecho, Eduardo López, médico infectólogo que forma parte de la mesa de diálogo que el Gobierno tiene abierta de manera permanente para tratar este tema, explicó que se puede seguir jugando sin público porque “es baja” la posibilidad de contagio de los futbolistas: “El jugador, en un partido, tiene riesgo bajo, porque el virus se transmite de persona a persona y más de diez minutos de estar cara a cara. Ningún jugador está persona a persona 10 minutos”. Lo mismo sostuvo Donato Villani, director médica de la AFA: “El Gobierno está trabajando muy bien. El contagio en un partido de fútbol es 0%”.

Sin embargo, la mayoría de los integrantes de los planteles adelantaron que la actividad “debe suspenderse” como medida preventiva para contener la propagación de la enfermedad. Iván Pillud (Racing) y Fabricio Coloccini (San Lorenzo) fueron algunos de los jugadores que, durante la primera fecha de la Copa de la Superliga, expresaron su contrariedad por el hecho de que el fútbol se continúe jugando “cuando la mayoría de las actividades deportivas están paralizadas”. En la misma sintonía se expresaron los entrenadores Diego Maradona (Gimnasia La Plata) y Julio Falcioni (Banfield), entre otros. “Tuve neumonía y cáncer -dijo Falcioni-. Me hicieron quimioterapia. Soy un paciente de altísimo riesgo y el viernes tuve que trabajar igual. Salimos a jugar porque nos dijeron que nos sacaban los puntos. Había que reunirse con los jugadores, no con los dirigentes”.

En el inicio de la Copa de la Superliga, el plantel de River decidió, avalado por su dirigencia, no presentarse el sábado en el partido ante Atlético Tucumán, en el Monumental. River se expone, según lo apuntado por Marcelo Tinelli, director provisorio de la Superliga, a “sanciones”, que podrían incluir hasta descuento de puntos y una multa cercana al millón de pesos por no jugar ese partido. Mientras tantos, todas las ligas de Sudamérica ya se suspendieron o anunciaron la suspensión.

La TV y el Gobierno, entre el coronavirus

En la conferencia de prensa de este domingo, el presidente Alberto Fernández se refirió además a la televisación de los partidos: “Si el fútbol se juega a puertas cerradas, no veo inconvenientes para que se siga. Me encantaría que le den a los argentinos la posibilidad de verlo por la televisión abierta; para muchos es un gran divertimento poder verlo”. Los derechos de televisación del fútbol de Primera División están en manos de Fox Sports (Disney) y TNT Sports (Turner) desde marzo de 2017, después de años del programa estatal Fútbol para Todos.

TNT Sports no tardó en responder. La cadena aseguró que su intención es ayudar en este momento de crisis y anunció que durante este lunes analizará los pasos a seguir para que más gente pueda acceder a sus contenidos: la idea que tienen es liberar la transmisión de los partidos hasta el 31 de marzo, pero sólo para lo que se suscriban gratis al pack fútbol (cuesta $ 665) durante este tiempo. TNT Sports se adelantó a las palabras presidenciales por otro motivo: pretende ser el único dueño de los derechos en caso de que la AFA lance una nueva licitación por la posición dominante de Fox Sports, adquirido por Disney, que ya era dueño de ESPN. Ese planteo de la AFA surgió, además, después del fin que se le dará a la Superliga.

En ese marco, el gobierno nacional apareció como otro actor en juego, ya que tiene la intención de que un partido de los viernes, otro de los sábados y un último de los domingos sean transmitidos por la TV Pública, lo que descarta la vuelta del Fútbol para Todos, pero abriría un sistema mixto después de la privatización. El contrato con Fox y TNT se extiende hasta 2022, con opción a cinco años más. No fue, en su momento, la oferta más alta, pero esa alianza ofrecía terminar el juicio del Grupo Clarín, dueños anteriores a Fútbol para Todos, con la AFA. “La idea es darle algunos partidos a la TV Pública, ya que eso hace que bajen los costos de las empresas privadas, ya que la TV Pública tiene los camiones para organizar la producción porque tienen la estructura, y las privadas se ahorran 100 millones de pesos por año”, adelantó Cristian Malaspina, presidente de Argentinos.

Link a la nota >