Categorías
Argentina normal

Encontraron un objeto igual a uno de Facundo Castro en la comisaría de Origone | La madre afirma que es del joven



–Acá hay una mitad de huevo”, dice el oficial.

–No, es una sandía. Adentro hay una vaquita de San Antonio, respondió Cristina Castro y así se anticipó. Cuando el policía abre el objeto, un souvenir de madera, efectivamente en su interior había eso.

Fue el viernes durante un allanamiento a la comisaría de Teniente Origone en el marco de la causa por la desaparición forzada de Facundo Astudillo Castro, del que participaron policías federales, la fiscalía, la familia y el perito Marcos Herrero con sus perros adiestrados. El objeto encontrado era un regalo del joven realizado por la abuela, uno para cada hermano. Estaba en un depósito de basura en esa dependencia policial donde supuestamente según la Policía Bonaerense nunca había estado el joven de 22 años, que el 30 de abril salió de su casa en Pedro Luro hacia Bahía Blanca pero nunca llegó. El operativo fue filmado y Página12 accedió en forma exclusiva a esas imágenes, en las que se aprecia el momento preciso del hallazgo, y la siguiente cadena de custodia del elemento. Cerca del minuto 4 del video se produce la identificación del objeto.

Herrero afirmó que el lugar parecía un basurero pero allí había señales del funcionamiento de calabozos en el pasado. El ovejero Yatel salió disparado cuando su entrenador le indicó que “busque”, fue hacia el fondo de la dependencia y volvió con una bolsa transparente donde había un paquete de cigarrillos en estado de descomposición y ese objeto verde que sólo la mamá pudo identificar. Para Herrero los ladridos y la reacción de Yatel indican que es “un elemento único y específico de pertenencia de Facundo”. El abuelo de Facundo, César Castro, dijo que el joven se había llevado algunas de sus cosas antes de partir hacia la casa de la ex novia, en Bahía Blanca. “Cuando vi el regalo de mi mamá ahí, casi me muero. ¿Y esta gente me dijo que Facundo no había estado allí y que lo dejaron seguir?”, dijo Cristina Castro a Infocielo y medios locales. 

Yatel –un pastor alemán en condiciones de detectar “esencia humana por medio del olor”– es el mismo perro que detectó rastros de sangre el 22 de julio, luego de olfatear un cuellito de lana que utilizaba el joven, había marcado “esencia odorífera” de Facundo en un móvil policial 22.788 del mismo destacamento de Origone, asignado al oficial Alberto González. Es el agente que declaró que, alrededor de las 15 del 30 de abril, interceptó al chico, a la altura del kilómetro 750 de la ruta 3. Luego de requisar su mochila y tomar una foto de su carné de conductor, dijo que lo dejó seguir viaje a Bahía Blanca y observó que subía a una camioneta Renault Duster Oroch. Sin embargo, para la fiscalía aquella marcación no revistió relevancia. 

Para Herrero, quien trabaja con la Policía de Río Negro, “aunque el trabajo del perro es un recurso más, el hallazgo es contundente, como si se hubiese encontrado el celular de Facundo”. Otro de sus perros, Duke, encontró el collar de Santiago Maldonado y también participó en los casos de las desapariciones de Araceli Fulles y Micaela Ortega. Del operativo del viernes en Origone participaron también los canes de la Policía Federal K9 y de los bomberos voluntarios de Punta Alta. 

La madre de Facundo Castro explicó que una sandía igual a la encontrada le había regalado la abuela al joven desaparecido.

Tal como muestran las imágenes, los elementos secuestrados con la bolsa completa fue enviada a la dependencia de la Policía Federal de la Ciudad de Buenos Aire donde se completarán los estudios de ADN y demás formas de determinar tanto la pertenencia a Astudillo Castro como otros datos que permitan dar con quiénes depositaron esos elementos en el cuarto de basura de la comisaría de Origone. “Además de ese regalo de la abuela a Facundo, habrá que estudiar otros elementos que había en la bolsa, como posibles manchas de sangre o fluidos humanos”, agregó Herrero a La Izquierda Diario. El adiestrador aclaró también lo sucedido cuando estuvo con sus perros en la comisaría de Mayor Buratovich
.  “Ahí ninguno de los perros detectó nada. Lo del pedazo de una parte de mochila me llamó la atención a mí al verlo junto a elementos quemados. Pedí examinarlos y, ante la presencia de Cristina, el abogado Peretto y el jefe del operativo, lo descartamos al no coincidir con la mochila de Facundo. Pero como perito de la querella me tenía que sacar la duda”, dijo en una entrevista a ese mismo medio.

La fiscalía federal de Santiago Ulpiano Martínez informó de un allanamiento previo realizado al destacamento de Teniente Origone, de donde se secuestró un teléfono celular utilizado por los policías y el libro de guardias y novedades con el objetivo de analizar si fue manipulado. Desde el ministerio de Seguridad indicaron, además, que no todos los vehículos policiales eran monitoreados por su sistema de localización, sino que “existían patrulleros identificables municipales con dispositivos AVL, que eran monitoreados desde otro usuario al que no poseían acceso y que esos móviles no figuraban en el listado de la Flota Automotriz Ministerial”. 

Por otra parte, en estas horas llegará a Tribunales la denuncia de los abogados de Castro para pedir la detención de 16 personas, entre ellas el intendente de Villarino, por haber entregado a la justicia un informe “trucho” sobre la circulación de los vehículos de el día 30 de abril
, tanto policiales como particulares. A criterio de la querella particular, es la punta del ovillo de las versiones que pretendían ubicar a Facundo lejos del departamento de Villarino. “Ellos entregan un informe el 13 de julio en el que no estaba el paso de la mujer que dice haberlo llevado a Bahía y sí estaba el auto con los tres testigos que dicen haberlo visto subiendo a un patrullero cerca de las 15.30, pero a pedido de la policía aportan un segundo informe el día 14 en el cual, casualmente, sí aparece esa testigo inducida y no el auto de los tres vecinos, y es a partir de ese dato que La Brújula y algunos medios nacionales buscaron invalidar la pista contudente que lleva a la Policía Bonaerense”, dijo el abogado Leandro Aparicio a Página12.



Fuente link:

Categorías
Argentina opinion

Tres años sin Santiago, tres meses sin Facundo | La familia de Maldonado hoy pide por la aparición del joven de Pedro Luro



Santiago hubiera querido que hoy gritáramos, marcháramos y exigiéramos la aparición con vida de Facundo. Hicimos eso por él y apareció, pero sin vida. Hasta hoy la rancia derecha (y algunes que se dicen progresistas) insisten en que se ahogó solo, reacios a rendirse a la evidencia de que en ese momento al límite de su muerte estaba rodeado por gendarmes que seguramente le apuntaban como al chileno Nicasio Luna, el testigo que apreció tiempo después y que relató cómo fue perseguido por los gendarmes y terminó a pocos metros de él, semi sumergido en ese río helado de Chubut.

Ellos eran los wenüy, los amigos blancos de los mapuches de Cushamen que desde 2015 recuperaron territorio ocupado por el magnate Benetton, y habían acudido a reforzar la presencia durante la protesta con corte de la ruta 40 por la represión del 31 de julio de 2017 en Bariloche cuando la comunidad y organizaciones que la apoyaban repudiaron la detención de su lonko, líder político y espiritual, Facundo Jones Huala. A Romina Jones Huala le habían roto la boca los policías, y la mitad de los weichafe (guerreros) de la Pu Lof en Resistencia estaban presos. Santiago partió hacia la Lof casi sin avisar a nadie, su amigo Ariel Garzi no podía ir porque ya estaba fichado, ya lo habían detenido cuatro veces, y en una de ellas fue paseado y golpeado adentro de un patrullero mientras le decía que se dejara de «joder» con su activismo en apoyo de «esos indios de mierda».

Lejos del estereotipo hippie y «silvestre», Santiago usaba un abrigo a rayas que no había comprado sino trocado por sus tatuajes, y escuchaba el rap anarquista del grupo chileno 89 Puñaladas mientras dibujaba y pintaba la piel de Facundo. No Castro sino Parodi, el hijo de María Eva Barabini, valiente militante que al igual que todes quienes alzaron su voz cuando El Brujo estaba desaparecido, fueron perseguidos por la maquinaria encubridora y disciplinadora de Cambiemos y las alas adictas a los oficialismos de turno del Poder Judicial. Causas armadas, hostigamiento en redes, espionaje de sus vidas privadas, todo valía para invalidar lo que terminó siendo: Santiago nunca había salido de la Patagonia, cayó ahí porque los gendarmes que salieron a cazar indios por la orden política de Patricia Bullrich y Pablo Noceti entraron a la Lof con balas de plomo. Los peñi ya conocían el sonido de esos disparos, diferentes a los de goma cuando silban cerca.

“Cuando todo esto pase yo sé bien que hacer, tengo los links de todas tus conversaciones”, amenazó muy suelto de cuerpo el policía Pablo Reguillón al abogado Luciano Peretto durante un allanamiento, cuando la Bonaerense ya había sido apartada de la causa por la desaparición forzada de Facundo. El joven de 22 años había sido hostigado por la policía de Villarino, al igual que Luciano Arruga, el mapuche Iván Torres y otros pibes que desaparecen, tal como denuncian los organismos de derechos humanos, porque son sistemáticamente el objetivo de intentos de ser reclutados para delinquir por parte de las fuerzas policiales. La impunidad de ayer permite la repetición de los hechos de hoy, y las familias resilientes, víctimas de la represión uniformada, van creando lazos para compartir experiencia. Así, a tres meses de la desaparición de Facundo Castro en 25 de Mayo, la mamá, el hermano y la cuñada de Santiago –Stella, Germán y Carolina– se movilizaron para exigir la aparición con vida del chico de Pedro Luro. Quique, el papá, llora en silencio pensando en el sufrimiento de Cristina Castro.

La voz de Santiago movilizó a miles y trascendió fronteras. En la Italia del imperio Benetton hay grupos de apoyo a la lucha mapuche, allí rompieron el silencio del magnate sobre el caso. En una conferencia de prensa que el Grupo dio en Treviso, su ciudad, un muchacho le mostró la foto de Santiago y le pidió “una palabra para su madre”. Luciano Benetton no se esperaba esa pregunta (la escena aparece en la película El camino de Santiago), pero ensayó una respuesta. Recordó su oferta de tierras y dijo que no habían sido aceptadas porque, según él, si lo hacían “se terminaba la historia de los mapuche”. Sobre Santiago dijo que no lo conocía, que no sabía nada, que la policía estaba investigando. Como estaba en problemas intervino su secuaz, el fotógrafo Oliverio Toscani: “Soy italiano y no por eso soy responsable de los homicidios que suceden en Italia, tampoco de lo que sucede en mi propiedad, así es la legalidad”.

Poco y nada quedó de aquellos días en que Santiago andaba de grupo en grupo, los anarquistas, los feriantes y los mapuches de El Bolsón, ofreciendo yuyos curativos a quien los necesitara. Resistieron todo lo que pudieron pero el acoso de los gendarmes siguió por mucho más tiempo luego de la “aparición” del cuerpo en el río Chubut, el 17 de agosto de 2017. En la feria de Plaza Pagano guardaron su lugar donde ponía la manta y tatuaba. Quedan los murales que gritan “la mirada de Santiago vive en [email protected] que luchan por verdad y justicia”. Santiago hubiera querido que seamos millones en la calle para que aparezca Facundo.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Facundo Castro: el Presidente se comunicó con la madre del joven desaparecido | “Si se llega a advertir la responsabilidad del Estado seremos severos con eso”, le dijo



El presidente Alberto Fernández se comunicó con la madre de Facundo Castro, el joven de 22 años que no aparece desde el 30 de abril, y le dijo que lo llamara “por cualquier cosa que quisiera pedirle“, según confirmaron los abogados de la familia Leandro Aparicio y Luciano Peretto. El sábado, desde la quinta de Olivos, el Presidente se puso “a disposición” y le prometió que “si se llega a advertir la responsabilidad del Estado en el hecho”, desde su Presidencia serán “severos con eso”. Desde el gobierno provincial de Axel Kicillof, sus voceros dijeron a Página/12 que “está la provincia entera a disposición de la justicia, necesitamos una actuación rápida y precisa, y no se va a encubrir a nadie”, como ya había dicho el mandatario. Kicillof también se comunicó en varias oportunidades con Cristina Castro.

Mientras tanto, dentro del cúmulo de maniobras denunciadas este lunes por la querella particular consta que los hermanos de la exnovia de Facundo fueron llevados a la comisaría de Mayor Buratovich sin orden judicial y fueron amenazados. Además, del expediente provincial surge –a fojas 132 a 157 entre todos los registros de la cámaras del puesto fitosanitario de todos los vehículos que pasaron el día que Facundo Castro desapareció– que no pasó por ahí la persona que dice que cree haberlo llevado, algo que sucedió tres días antes. El letrado anticipó que hoy se terminaría de desmentir la versión de testigos que fueron “inducidos”.  

“Nadie llevó a Facundo a Bahía”

Los abogados Luciano Peretto y Leandro Aparicio determinaron en su denuncia que la primera etapa del encubrimiento del caso se produjo el mismo día que desapareció Facundo. “El 30 de abril de manera deliberada se envía un mensaje desde el teléfono de Facundo, que nunca utilizaba SMS, y le escribe a un amigo al que siempre llamaba como ‘Chanchi’ pero en ese mensaje le dice ‘amigo’, además de decir que se le estaba por terminar la batería del teléfono cuando él decía tubo para referirse al celular”, indicó Aparicio. La segunda sucede los primeros días de junio cuando uno de sus amigos va a hacer la denuncia, no se la toman, y finalmente la escriben en un papel de rotisería, al tiempo que le dicen que tenga paciencia que ya va a aparecer”, agregó.

A criterio de los letrados, la tercera fase comienza el 15 de junio, cuando los policías bonaerenses entran sin orden de allanamiento a casas de hermanos de la exnovia de Facundo. “A uno de ellos lo llevan hasta la comisaría de Buratovich, lo hacen esperar una hora, luego lo pasan a una habitación y entre cuatro policías lo amenazan y después que declara lo siguen vigilando hasta el día de hoy”, denunció el abogado al referirse a la llamada pista Bahía Blanca, según la cual el joven habría sido víctima de la exnovia y su entorno, difundida el día que el ministro Sergio Berni le dijo a la madre que Facundo estaba con vida e iba a aparecer.

La madre de Facundo contó que el ministro Sergio Berni se retiró del
lugar de búsqueda pidiéndole perdón. “Para mí se fue de Villarino
sabiendo que mi hijo ya no vive”
, dijo la semana pasada Cristina Castro
en diálogo con La Cielo.

Luego tuvo lugar el rastrillaje frustrado con los perros del K9 de Río Negro, cuando el comisario de Buratovich le dijo a Cristina “usted acá no tiene nada que hacer, señora”, y apareció la policía Xiomara Flores para decir que ella lo había llevado hasta Origone. Flores es hermanastra de Jana Curuhinca, la policía que lo había detenido a Facundo a las 10 de la mañana del 30 de abril por circular sin permiso junto al policía Gabriel Sosa. También aparece el policía González para decir que lo detuvo pero lo dejó seguir hacia Bahía.

El 18 de junio declaró la persona que dijo haberlo visto en Cerri, cerca de Bahía Blanca, pero omitió contar que era policía y que tenía carpeta psiquiátrica. Esa persona volvió a testimoniar el 26, y el fiscal de la Procuvin (Procuración contra la Violencia Institucional) Andrés Heim le dijo “usted está incurriendo el falso testimonio, no puede seguir hablando”. Para los letrados, la cuarta etapa coincide con la llegada de Berni a Bahía Blanca, con megarastrillajes y testigos inducidos para decir que lo habían visto en esa ciudad. “A ellos les tomamos declaración hoy y no lo pueden reconocer a Facundo, no son creíbles”, dice Aparicio. El 6 de julio empieza a intervenir la justicia federal, y la quinta etapa comienza el 13 de julio cuando los policías Sosa y Flores –los que vieron al joven el 30– se presentan en la causa y dicen que una persona le comentó que “alguien podía saber sobre Facundo en Bahía”. 

El policía federal que le toma declaración a esa testigo dice: “No llevó a Facundo, levantó en Buratovich (no en Origone) a una persona que mide 15 centímetros y que trabajaba en el campo, y eso sucedió el 27 de abril (no el 30) porque tenía un turno en IREL de Bahía; esos dichos difieren además de lo que le dijo a fiscal, pero queda claro que en ambas testimoniales ponen en evidencia que es mentira que pasó por el puesto fitosanitario y vieron que lo llevaron a Cerri como difundió La Brújula y luego replicaron medios nacionales”, denunció Aparicio, y recordó que el fiscal federal Santiago Ulpiano Martínez fue recusado”, agregó.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Cómo sigue la investigación por la desaparición de Facundo Castro | El análisis de dos camionetas y el cuestionamiento a un testigo



La causa por la desaparición de Facundo Astudillo Castro transcurre por estos días con declaraciones testimoniales y operativos como el de ayer, donde los canes del K9 que buscan rastros del joven señalaron con precisión adentro de la camioneta policial 23360 junto a la cual fue detenido por primera vez, cerca de las 10 de la mañana del 30 de abril, por circular sin permiso en medio de la cuarentena. “En los otros dos vehículos el perro se movió un poco, cuando detecta algo ladra y aúlla y lo hizo en esa camioneta que salió en la foto”, dijo a Página|12 el abogado Leandro Aparicio, representante en la causa de Cristina Castro, madre del desaparecido. En tanto, fue solicitado el secuestro del teléfono de uno de los testigos, un policía con carpeta psiquiátrica que declaró dos veces y se contradijo.

Los policías Mario Gabriel Sosa y Jana Corruhinca habían dicho durante la investigación en la justicia provincial que le hicieron el acta en la ruta y lo dejaron seguir camino, pero según ponderó la querella de la familia mintieron al respecto. Hoy habrá nuevos procedimientos pero por lógica procesal no trascendió en qué lugares. Las audiencias testimoniales seguirán hasta el viernes y continuarán la próxima semana. “Están siendo amenazados y perseguidos por la policía de la provincia de Buenos Aires, las máximas autoridades tienen que intervenir para que cese el amedrentamiento de las personas que están dando su testimonio”, advirtió Aparicio.

A criterio de la familia, Sosa y Corruhinca no pueden haber hecho la infracción en el aire. “Creemos que lo llevaron a la comisaría pero no lo asentaron, por eso no querían que pasen los perros el 19 de junio, porque legalmente nunca estuvo ahí. Por eso el milico le dice vos acá no tenés que estar, parece increíble pero como los tienen agarrados a esos dos los usaron para seguir encubriendo, en los teléfonos debe estar todo, son tan burdos que no te puede no llamar la atención”, explicó Aparicio al tiempo que afirmó que verificarán esta sospecha con otros datos solicitados.

Ayer el letrado informó que “se tomaron cuatro declaraciones testimoniales y se hicieron las pericias en la comisaría de Mayor Buratovich, hubo una confusión porque en un lugar donde había vainas quemadas de Itaka se encontró un cierre muy similar al de la mochila de Facundo marca Wilson pero no era de ese color; y posteriormente se hizo el rastrillaje con canes en la comisaría Federal”. A su entender, “hay cinco etapas del encubrimiento que podemos acreditar, 30 de abril, primeros días de junio, 18 de junio, 26 de junio, 13 de julio. Ahora sigue hasta los más altos niveles, esto excede Villarino y lo vamos a demostrar con todas las testimoniales.

Testigo cuestionado

En el escrito presentado ante la jueza federal María Gabriela Marrón la querella de la familia pidió la ampliación de declaraciones testimoniales de quienes aportaron a la causa a la testigo de identidad reservada, los policías Sosa y Flores. “Como lo hemos denunciado oportunamente este testimonio difiere notablemente con la declaración que se prestó ante la Fiscalía Federal, en la que entendemos, el señor Fiscal alteró groseramente la declaración para procurar el desvío de la investigación, la propagación de noticias falsas, y el consiguiente perjuicio en el avance la investigación”, dice el texto al que accedió Página|12. Esto es, la mujer afirmó que levantó a alguien de 1.70 de estatura el día 27 de abril y no pudo dar certeza de que haya sido Facundo, que desapareció tres días más tarde.

También cuestionaron al policía con carpeta psiquiátrica que, según ellos, fue enviado desde Bahía Blanca por parte de la departamental de la Federal de esa ciudad ya denunciada por el mismo letrado en otro caso. “El propio fiscal le dijo pare, usted está mintiendo, y por eso pedimos el secuestro de su celular”, dijo Aparicio. 

“Los hechos encubridores comienzan el dia 30 de Abril, en segundo término las maniobras encubridoras realizadas al momento que los amigos de Facundo intentan hacer la denuncia, la tercera etapa, a partir del día 15 de Junio, específicamente el día 17 de Junio en el rastrillaje frustrado, y aquí es donde el señor Galarza ingresa, ‘casualmente’ un día después diciendo que lo vio a Facundo en General Cerri, la cuarta etapa se produce simultáneamente con el arribo del Ministro Berni a la Ciudad de Bahía Blanca y allí nuevamente Galarza declara que lo vio, mencionado en este caso en su declaración su profesión, “casualmente” policía”, describe la presentación. “La precariedad y rusticidad de esta maniobra se advierte palmariamente a poco de leer las dos declaraciones, y mucho más aún a medida que el testigo Galarza comenzó a declarar, por lo que no tiene ninguna duda la querella que fue guionado y conducido a declarar por alguien de mayor jerarquía, al igual que lo han hecho con los policías Sosa y Flores”.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Facundo Castro: el rastro encontrado en la comisaría no era del joven desaparecido | Allanamiento a la seccional de Mayor Buratovich



El hallazgo de la paleta del cierre de una mochila Wilson, como la que tenía puesta Facundo Astudillo Castro cuando desapareció, llevó a los investigadores que allanaron esta mañana la comisaría de Mayor Buratovich a pensar inicialmente que podría corresponder a un rastro del joven. Pero la posibilidad se disolvió pocas horas después, cuando se verificó que en realidad el elemento hallado podría corresponder a otra mochila Wilson de un empleado de la comisaría.

A 80 días de la desaparición del joven oriundo de Pedro Luro, el fallido descubrimiento sucedió durante el operativo que hoy temprano realizó la Policía Federal con la intervención de Marcos Darío Herrero como perito de parte de la familia Castro. Herrero llevó a su perro adiestrado para la búsqueda de rastros.

Terminado el operativo, fuentes policiales aseguraron que el peritaje dio resultado negativo ya que no se lograron levantar rastros de interés para la causa. “Los perros no registraron ningún rastro biométrico que haya dado positivo en el marco de la diligencia ordenada por la Justicia Federal. No se ha detectado ningún rastro”, expresó una fuente consultada por Télam.

En tanto, en la causa siguen declarando testigos de gran valor para la querella de los familiares en el sentido de que cada vez están más implicados los uniformados de Villarino. Uno de los abogados denunció que “están siendo amenazados y perseguidos por la policía de la provincia de Buenos Aires”. Leandro Aparicio pidió a las máximas autoridades que intervengan para que “cese el amedrentamiento de las personas que están dando su testimonio”.

La jueza federal María Gabriela Marrón había ordenado a fuerzas de seguridad y funcionarios realizar un nuevo “allanamiento y registro de la subestación policíal comunal Mayor Buratovich a fin de incautar los elementos que puedan contener registros biométricos” del desaparecido Facundo Astudillo Castro, como surge de la resolución que anticipó el lunes
Página|12.

Esta medida se concretó varias semanas después de haber sido pedida por los letrados que asisten a Cristina Castro, la madre de Facundo, que hoy estuvo en el procedimiento.

El 14 de julio la querella particular reiteró la
incorporación del perito Herrero y solicitó que se disponga la realización de un allanamiento a la
Comisaría de Mayor Buratovich para obtener el levantamiento de huellas o rastros de ADN, y para verificar si existen registros biométricos de la víctima.

Tras el operativo, el adiestrador Herrero dijo a la prensa que “se hizo un trabajo sobre un perímetro en la parte de afuera (de la seccional) y luego pasamos a perímetros internos”. “Me llamó la atención un hecho y por eso trabajamos en un perímetro, aunque finalmente dio negativo”, dijo el experto, quien agregó que “no se encontró ningún rastro o esencia de la persona de Facundo”.

Los abogados de la familia sostienen que a Castro, luego de detenerlo en la ruta 3 –cerca de las 10 de la mañana del 30 de abril–, lo llevaron a esa dependencia de la Bonaerense, algo que los dos policías no habían mencionado en sus declaraciones. Por el contrario, dijeron que lo dejaron seguir, que labraron el acta en la misma ruta.

Al parecer, en la dependencia policial le dijeron que se volviera a su ciudad, Pedro Luro. Facundo no les hizo caso y emprendió viaje hacia la localidad de Ascasubi, y fue así como un segundo encuentro con policías habría derivado en una golpiza y su posterior desaparición. Además, en el rastrillaje del 19 de junio los uniformados de Villarino no habían dejado pasar al contingente que pretendía llegar hasta la comisaría.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Facundo Castro: la Policía Bonaerense presionó a la exnovia para implicarla | La joven declaró en la causa por la desaparición de su expareja



Siguen desfilando testigos por la fiscalía federal de Bahía Blanca, algunos incluso pasan a ser sospechosos en la trama del encubrimiento de la desaparición de Facundo Astudillo Castro. Tal es el caso de un hombre de apellido Galarza que declaró por segunda vez y a quien antes de retirarse le dijeron que había incurrido en contradicciones con sus dichos anteriores, cuando además omitió decir que pertenece a la filas policiales, y ordenaron el secuestro de su teléfono celular. Se trata del testigo que dijo haber visto a Facundo en General Cerri, a pocos kilómetros de Bahía Blanca, en la audiencia del 18 de julio, un día después de las amenazas por parte del suboficial Pablo Reguillón al abogado de la familia Luciano Peretto. La segunda declaración testimonial del día correspondió a la expareja de Facundo, Daiana González, quien no aportó nada sobre el paradero del joven desaparecido desde el 30 de abril cuando salió de su casa para visitarla, aunque estaban separados desde febrero. Lo que sí fue relevante de su testimonio es la afirmación de que “la fueron a apretar varios policías de Mayor Buratovich”, lo cual coincide con la primera versión de la Policía Bonaerense que lo hacía a Facundo víctima de la joven y sus allegados, lo cual fue tajantemente desmentido ante Página/12 por el otro abogado de la familia, Leandro Aparicio.

“Ella no tiene absolutamente nada que ver con la desaparición de Facundo, y no aporta nada porque ya no tenían relación, pero La Brújula ya está publicando sus mensajes privados que no prueban nada y ensuciándola”, se quejó el letrado. La joven fue la primera en advertir a los amigos de Castro que no había llegado a su casa, tras lo cual puso a disposición de la madre y de la justicia su teléfono. A su vez, los amigos de Bahía Blanca fueron interrogados durante la primera etapa de la causa, cuando aún no había tenido resonancia mediática, y se descartó que hubiera llegado a esa ciudad.

Tenemos ya nueve policías identificados, Galarza es una persona rudimentaria que probablemente haya sido usado, el propio fiscal le dijo usted no puede seguir declarando porque se está contradiciendo y le pidió el celular, pero se suma a los anteriores uniformados que lo habrían subido a un vehículo policial y a los que encubrieron y mintieron”, afirmó Aparicio también en referencia a los policías que dijeron haberlo dejado seguir camino por la ruta 3 cuando en realidad lo trasladaron a la comisaría, lo cual motivó la orden de un nuevo allanamiento de esa dependencia por parte de la jueza federal María Gabriela Marrón , tal como anticipó Página/12. “Y tenemos cinco testimonios contundentes, porque la semana pasada a los tres vecinos que lo vieron a la salida de Buratovich siendo subido a una camioneta patrullera se sumaron dos que son oro en polvo: uno explicó qué pasó con el teléfono y el otro explicó el encubrimiento cuando los primeros días de junio se intentó hacer la denuncia”, enumeró el abogado. Este diario pudo saber que ahora los investigadores tendrían en la mira una camioneta de patrulla rural, diferente a las blancas y negras, y a las blancas y verdes de la Bonaerense.

“En el día de la fecha se han tomado tres declaraciones testimoniales que confirman la hipótesis que sostiene la querella de que Facundo fue desaparecido por la policía de la provincia de Buenos Aires, que luego se activó un protocolo para lograr en encubrimiento y ese plan tiene diferentes etapas, una el primer día de la desaparición, luego cuando se recepcionan las primeras denuncias en la comisaría de Pedro Luro y la tercera con posterioridad al rastrillaje que se debió realizar en Mayor Buratovich y no pudo ser concretado por la propia policía del lugar”, dijo el letrado. Aparicio agregó que a pesar de que la fiscalía afirma que dio reserva de identidad a los que declaran “se filtran datos desde ahí a medios que buscan desviar la investigación, sostener pruebas inconducentes que buscan la impunidad de la Bonaerense, sacan imágenes que están afectando la privacidad y la intimidad de personas pero son divulgadas por el medio La Brújula, por lo cual somos prudentes pero necesitamos que sepan que hoy tenemos nueve policías sospechados en la causa, en la desaparición y el encubrimiento”. La persona afectada es Daiana, la exnovia de Facundo.



Fuente link:

Categorías
Argentina El país

Alberto Fernández habla sobre el caso de Facundo Castro | Un proyecto contra la Violencia Institucional 



Durante la cuarentena hubo muchos casos de violencia institucional. ahora se está investigando la desaparición de Facundo Castro. ¿Cómo considera que hay que abordar estos temas, en los que hay una deuda?

–Hay que ser muy estrictos, muy severos con las fuerzas de seguridad, que tienen un arma en la cintura para cuidarnos, no para usarlas en contra nuestro. Hay que ser absolutamente firmes. Cuando aparecieron casos en el Chaco y en Tucumán fui categórico El caso de Facundo me preocupa. Le han encomendado a la Policía Federal la investigación y he hablado con la ministra de Seguridad, Sabina Frederic para que ponga todo el empeño en tratar de descubrir lo que pasó. Quiero que se esclarezca. Además estamos trabajando desde la Secretaría de Derechos Humanos para hacer una ley contra la Violencia Institucional, en la que se tipifique claramente el delito de violencia institucional.



Fuente link:

Categorías
Argentina El país

“¿Dónde está Facundo Astudillo Castro?”, referentes políticos y de la cultura reclaman su aparición con vida ya | Un video de HIJOS a 80 días de la desaparición



Al cumplirse 80 días de la desaparición de Facundo Astudillo Castro, distintos referentes de organizaciones de derechos humanos, dirigentes gremiales y artistas pidieron la “aparición con vida” del joven de 22 años visto por última vez cuando era retenido por agentes de la Policía Bonaerense
.

A través de un video difundido por la organización H.I.J.O.S. Capital, Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora; Sonia Alesso, de Ctera; Rubén López, hijo del albañil desaparecido Julio López; Sergio Maldonado, hermano de Santiago; y Sergio Palazzo, de la Asociación Bancaria, entre otros, se preguntan “¿dónde está Facundo?”

“Necesitamos que aparezca ya”, subraya José Schulman, de la Liga Argentina por los Derechos Humanos. También participaron Alejandra Santucho y Charly Pisoni, de H.I.J.O.S.; la actriz Cecilia Roth, Cielo Tailmitte, de la Asociación de Familiares de Víctimas del Terrorismo de Estado; y el actor Pablo Echarri.

“Necesitamos que aparezca con vida ya”, insiste el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel en el mensaje que recuerda que al joven fue visto por última vez el pasado 30 de abril cuando fue retenido por la Policía Bonaerense al viajar de Pedro Luro a Bahía Blanca.



Fuente link:

Categorías
Argentina Sociedad

La desaparición de Facundo Castro: “La Policía de la Provincia de Buenos Aires es responsable” | Fuertes críticas a la policía y al fiscal de parte de la familia del joven



En esta semana se tomaron cinco declaraciones testimoniales que “confirman la hipótesis que tenemos como querellantes en el sentido de que la Policía de la Provincia de Buenos Aires es responsable de la desaparición de Facundo Astudillo Castro”. Asi lo afirmó, en declaraciones a Página/12, el abogado Leandro Aparicio, que representa a la madre del joven desaparecido el 30 de abril. Aparicio dijo que “todos los testimonios son verosímiles y se puede acreditar, a través de los mismos, que Facundo fue introducido a un patrullero, entre las 15.30 y las 16” de ese día.

El episodio, según los testigos, ocurrió en jurisdicción de la comisaría de Mayor Buratovich, que es investigada por el hecho. “Lo más grave es que se ha acreditado que desde ese momento empezó una maniobra de encubrimiento que se formaliza y se hace visible a través de las actuaciones de la Policía de la Provincia de Buenos Aires”, que intervino en la primera etapa de la instrucción de la causa. En este sentido, refutó las declaraciones del ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni. “El dijo que la policía provincial no cometió ninguna irregularidad, pero nosotros vamos a acreditar que hubo irregularidades a través de un plan organizado para concretar que permanezca en el tiempo la desaparición forzada de Facundo Astudillo Castro”.

Por otra parte, en una audiencia abierta organizada por el PTS en el Frente de Izquierda, el abogado Aparicio sostuvo que a esta altura de la investigación “no nos interesan los 300 policías de la Federal” que siguen “dando vueltas” con las tareas de patrullaje buscando rastros del joven desaparecido sino que, con Cristina, la mamá de Facundo, “estamos abocados a organizar el tema del perito de parte Marcos Herrero, que queremos que vaya a un lugar determinado con sus perros”.

Explicó que la mamá del joven “tiene mucha confianza en lo que pueda aportar” el perito que la representa y por eso “ahora estamos esperando a que Herrero pueda hacer su trabajo”.

Tanto la madre de Facundo como los abogados querellantes son críticos del fiscal federal de Bahía Blanca Ulpiano Martínez, a cargo de la investigación. Cristina Castro cuestionó al fiscal al ser entrevistada por la AM750, dado que no la recibe ni atiende sus llamados, cuando ella intenta aportar datos para fortalecer la búsqueda de la verdad. Aparicio, por su parte, criticó la difusión a través de medios periodísticos de Bahía Blanca a los que calificó de “cloacas”, porque difunden “noticias falsas” sobre supuestos testigos que dicen haber visto a Facundo, después del 30 de abril, en distintos lugares, aunque después se comprueba que son datos sin fundamento.

En la audiencia pública, el abogado mencionó el caso de una testigo que dijo “haber visto vivo a Facundo y como nosotros queremos verlo vivo, nos hizo muy mal” verificar que se trataba de una versión totalmente inverosímil, armada “por unos hijos de puta que nos están haciendo la cama”. Los testigos que declararon el viernes “sustentan la hipótesis de la querella que esto es una desaparición forzada en la que intervino la Policía de la Provincia de Buenos Aires. Hoy estamos más convencidos que nunca de que eso es así”. Recalcó que a esos testigos que consideró fundamentales para la causa “los tuvimos que buscar nosotros, los querellantes”, y ya habían declarado dos veces en la causa provincial y en la federal, redoblando la crítica al actual fiscal de la causa que los hizo comparecer por tercera vez.

En la audiencia, sostuvo que hubo “un protocolo” o un acuerdo tácito de encubrimiento policial, avalado de alguna manera por las informaciones que publican algunos medios, entre los que mencionó a La Nueva Provincia de Bahía Blanca.

Otro dato de importancia, aunque todavía debe ser objeto de peritajes, es que se detectó la presencia de sangre en dos móviles policiales y en un auto que pertenecería a una oficial de la fuerza policial. Se aclaró que se trata de los primeros resultados de información remitida a la Fiscalía Federal de Bahía Blanca. Los móviles policiales son de las comisarías de Mayor Buratovich y Teniente Origone. El auto particular es un Chevrolet Corsa perteneciente a la oficial Siomara Ayelén Flores, y las manchas se encontraban en el baúl.

Por otra parte, la compañía de telefonía celular que utilizaba el joven desaparecido, informó que dos antenas situadas en Bahía Blanca, una sobre la ruta 3 y la otra cerca del Polo Petroquímico, captaron señales de su teléfono el 30 de abril. Se aclaró, en este caso, que lo que se verificó es la presencia del celular, lo que podría señalar que Facundo estuvo en esos lugares, luego de que los testigos lo vieron con dos uniformados que lo subieron a un móvil de la Bonaerense. 



Fuente link:

Categorías
Argentina Sociedad

Caso Facundo Castro: aparecieron los libros de guardia de la comisaría | El abogado de la familia había denunciado que los estaban ocultando



Con varias semanas de demora, finalmente aparecieron los libros de guardia de la comisaría de Mayor Buratovich, documentación que debería servir para identificar a los dos policías bonaerenses que subieron en una camioneta oficial al joven Facundo Astudillo Castro, desaparecido desde el 30 de abril en Bahía Blanca. “Se hizo la apertura de los libros de guardia, que ahora tienen que ser escaneados y nos dijeron que el miércoles próximo vamos a tener la información”, le dijo a Página/12 el abogado Leandro Aparicio, uno de los querellantes en la causa.

Por otro lado, y de manera virtual, prestaron declaración “varios testigos de identidad reservada que pidieron garantías porque temen por su seguridad”, explicó Aparicio. Las novedades se produjeron mientras continuaron, sin resultados, los operativos de rastrillaje en búsqueda del paradero de Facundo. Al mismo tiempo, se supo que la exministra de Seguridad, Patricia Bullrich, llamó reiteradas veces a la madre de Facundo para expresarle su “solidaridad”, algo que nunca hizo cuando, durante su gestión, se produjo la desaparición en el sur de Santiago Maldonado.

“Hubo declaraciones testimoniales de manera virtual y se produjo la apertura de los libros de guardia de la comisaría de Mayor Buratovich”, involucrada en la investigación por la “desaparición forzada” de Facundo, de 22 años. En cuanto a los libros de guardia, Aparicio explicó que fue “a preguntar cuántos días va a demorar el acceso a esa información y me dijeron que hay que escanearlos”.

“Con esa documentación vamos a tener conocimiento sobre la sincronización de todos los movimientos” registrados mediante el sistema VAYC que utiliza la policía. De esa forma “podemos establecer los distintos móviles que estuvieron involucrados ese 30 de abril en la zona de Buratovich”, en el horario en el que fue visto por última vez Facundo Astudillo Castro.

El joven había salido ese día de su casa, en Pedro Luro, para dirigirse a la casa de su novia, en Bahía Blanca, para tratar de reconciliarse con ella. Viajaba “a dedo” y sin autorización para movilizarse en cuarentena.

“Los de los libros son los datos centrales que queremos analizar para individualizar a quienes eran los que estaban en la camioneta donde vieron subir a Facundo Castro”, señaló Aparicio. Del informe deben surgir los datos sobre “quiénes eran todos los policías que estuvieron ese día en la zona porque tiene que estar todo asentado en el libro de guardia, que es la parte oficial, claro que debe haber otra parte extraoficial como lo es el hacer desaparecer a una persona, pero eso obviamente no creo que lo pongan ahí”.

De todos modos, debe surgir la identidad de los dos policías que subieron al chico a una camioneta. “Si sabemos quiénes estuvieron de guardia, lo vamos a saber y podremos avanzar en la investigación”, resaltó. También van a surgir otros nombres, otros móviles que estuvieron en la zona y que necesariamente tuvieron que ver la camioneta en cuestión. De esos datos pueden salir a la luz cargos eventuales por encubrimiento, dado que hubo policías que declararon como testigos y dijeron haber tomado contacto con el joven desaparecido.

“Son ocho o nueve biblioratos que estaban siendo escaneados y ahora lo más costoso es describir qué es cada cosa, cada dato registrado. Tienen que hacer ese trabajo, después escanearlo y después hacer un informe de lo que se encontró. Eso se podría haber hecho hace dos semanas, ya pierdo la cuenta de los días, pero se lo pedimos hace un montón, cuando fueron secuestrados los libros el día que vino el ministro (Sergio) Berni y desde ese día estuvieron guardados”.

“El martes les pedimos ‘por qué no abren esos libros’ y recién ahora lo hicieron, porque a los querellantes no nos dan las mismas posibilidades que a la Fiscalía”, sostuvo Aparicio. Se quejó porque “hay corticircuitos, hay información que se filtra” para conocimiento de algunos medios locales y por esa razón “hay testigos que aparecen por sorpresa y aparecen en esos medios, que lo saben antes que nosotros y hay testigos que piden declarar con identidad reservada y por eso nos preocupa que se produzcan esas filtraciones”.

Por otra parte, se realizaron nuevos operativos de rastrillaje en distintas zonas de las localidades de Teniente Origone, Mayor Buratovich e Hilario Ascasubi en inmediaciones de la ruta nacional 3. Se informó que no hubo resultados que puedan servir para dar con el paradero de Facundo.



Fuente link: