Categorías
Argentina El país

Daniel Scioli: “Las exportaciones de trigo a Brasil están garantizadas” | Entrevista al embajador argentino después del anuncio de Bolsonaro



Desde Brasilia

El embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, visitará este lunes las instalaciones de la empresa que producirá la vacuna Sputnik V en Brasilia. “Hablé con el presidente de Unión Química, Fernando Marques, para marcar la ida al laboratorio. En el momento de la llamada, él estaba en Estados Unidos embarcando rumbo a Moscú” para cerrar las negociaciones sobre la vacuna, cuenta Scioli. En esta entrevista con PáginaI12, el embajador habla sobre el estado de las relaciones entre Brasil y Argentina después del sobresalto que generó el anuncio de una medida que afectaría la exportación de trigo argentino, beneficiando a los agricultores norteamericanos.

— ¿El problema fue resuelto?

— El presidente Bolsonaro tuvo un gran gesto al recibirme por mi cumpleaños (13 enero) mientras estaba reunido con su secretario de Asuntos Estratégicos, el almirante Viana Rocha. Aproveché la oportunidad para preguntarle sobre las exportaciones de trigo y me aseguró que están garantizadas. Además me dijo que Argentina y Brasil son hermanos y que hay que seguir profundizando la relación.

La respuesta de Scioli indica que fue zanjado un desacuerdo que, de haberse profundizado, pudo desatar una crisis entre dos gobiernos con posiciones no siempre coincidentes, por decir lo menos, en temas como el Mercosur, la integración política regional e, incluso, frente a la pandemia del coronavirus.

El embajador y exvicepresidente argentino degusta parsimoniosamente un cigarro de hoja mientras realiza un balance de sus primeros cinco meses de labor junto a una amplia mesa de trabajo, llena de informes, donde el distanciamiento social es respetado con creces. Destaca como su principal logro diplomático la videoconferencia entre los presidentes Alberto Fernández y Jair Bolsonaro. Ese encuentro virtual celebrado el 30 de noviembre puso fin a una fase “tóxica” de la relación asegura en el primer piso de la embajada, una de las más modernas Brasilia. Durante más de una hora de conversación Scioli repasó su intensa agenda comercial y no descartó un viaje de Fernández a Brasil en fecha a definir. Su apuesta de mediano plazo es avanzar en un proyecto para exportar gas de Vaca Muerta. El diálogo se interrumpió durante unos minutos debido a una llamada telefónica del ministro de Salud, Ginés González García.

— ¿Habló de la vacuna con el Ministro?

— Sí, por supuesto, Argentina ya tiene un programa de vacunación en marcha, va a recibir la vacuna de AstraZeneca, ya recibe la Sputnik y eventualmente recibirá la Coronavac (china) que se produce en San Pablo. Yo estoy a disposición de lo que mi gobierno necesite en el campo de la salud.

— ¿Qué información tiene sobre la producción de Sputnik?

— Este lunes (18 de enero) la firma brasileña Unión Química empieza a producir con una prueba piloto. En los tres primeros meses estiman que van a producir 4 millones de dosis y después van a ir aumentando. La van a producir en Brasilia y el fraccionamiento lo harán en San Pablo. Pero aún no tienen la autorización de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) para vacunar.

— ¿Se puede exportar a la Argentina antes de tener el aval para vacunar en Brasil?

— Me parece que primero la van a aplicar en Brasil y después, eventualmente, van a exportarla, pero para ese entonces Argentina ya habrá recibido millones y millones de vacunas. Argentina está a la vanguardia en este tema.

— ¿Qué novedades hay sobre la vacuna china desarrollada en San Pablo?

— Tenemos un convenio firmado con San Pablo pero todavía no hay novedades concretas, yo lo voy a ver al gobernador Joao Doria el 26 de enero en el Palacio de los Bandeirantes (sede de la gobernación), y allí veremos si hay algún avance. Hay que ver que pasa, porque Coronavac todavía no tiene a autorización de Anvisa.

De la tensión a Maradona

El 10 de diciembre de 2019 Jair Bolsonaro estuvo ausente en la toma de posesión de Alberto Fernández, luego de haber hecho campaña por la reelección de Mauricio Macri. Nunca, desde la restauración democrática un presidente electo argentino había recibido una señal tan poco amistosa desde Brasilia. Un panorama político y diplomático nada sencillo para Scioli.

— ¿Con que perspectivas desembarcó en Brasilia?

— Yo vine con una instrucción y un mandato muy claro del presidente Alberto Fernández, de trabajar junto a Brasil, que Brasil vuelva a ser nuestro primer socio comercial, trabajar en el diálogo entre los ministros de ambos gobiernos. A partir de ese claro respaldo del Presidente empezamos a trabajar rápidamente para dejar atrás una agenda tóxica de desencuentros y pasar a tener una agenda positiva porque juntos vamos a superar más rápido las consecuencias de la pandemia.

— ¿Cómo fue su primer encuentro con Bolsonaro?

— Fue muy pintoresco, fue en ocasión de la entrega de las cartas credenciales, en agosto, le dije: mire, yo conozco Brasil desde chiquito, la gente es maravillosa… ya fui gobernador de la provincia de Buenos Aires, fui vicepresidente, perdí las elecciones por un punto con su amigo Macri. Le dije que vine a trabajar. Y le pregunté, ¿usted me va a ayudar? Y él me respondió: ‘Daniel, decime lo que necesitás’, y a partir de allí hubo una serie de encuentros con todas las áreas del gobierno.

— ¿Así pavimentó el camino hasta la videoconferencia Fernández – Bolsonaro?

— En esa primera conversación le dije a Bolsonaro que mi objetivo era que haya un encuentro con el presidente Fernández el 30 de noviembre, una fecha histórica, cuando se celebra el Día de la Amistad entre Argentina y Brasil. Y él me dijo que estaba dispuesto a participar. Finalmente la videoconferencia fue muy agradable, muy amena, iba a durar 15 o 20 minutos y duró más de una hora. La sensación que me dio es que ambos actuaron como hombres de Estado priorizando los intereses de sus países en este contexto internacional marcado por la pandemia. En el medio de la charla apareció el expresidente Sarney, fue una feliz idea su participación.

— ¿Es verdad que en la videoconferencia Bolsonaro habló de Maradona como gesto para romper el hielo?

— Sí, hubo una referencia a Maradona, y pocos días más tarde Bolsonaro envió sus condolencias por el fallecimiento.

— ¿Cuál es su próximo objetivo?

Realizar una megacumbre empresarial en la Federación de Industrias de San Pablo, con los más grandes empresarios de los dos países, junto a las PYMES de ambos países , y que puedan estar los presidente. Esto sería en la primera semana de marzo. Claro que nadie puede predecir lo que va a pasar el mes que viene cuando estamos hablando de la segunda ola del virus. No puede asegurar nada sobre la presencia de los presidentes, pero la voluntad está.

Mercosur

A poco de ser confirmada la victoria de Bolsonaro en 2018, su futuro ministro de Economía, Paulo Guedes, anunció que el Mercosur iba a dejar de ser prioridad. Una vez iniciada la gestión, Bolsonaro demostró su poco interés en el bloque. Los desacuerdos permearon las reuniones del grupo lanzado en marzo de 1991 y se hicieron nítidos con las posiciones disímiles adoptadas por Buenos Aires y Brasilia frente al golpe de Estado en Bolivia. En lo económico, la propuesta neoliberal de Bolsonaro-Guedes es acabar con la Tarifa Externa Común, requisito indispensable para garantizar el mercado entre los miembros del grupo. Alberto Fernández asumió el mes pasado la presidencia pro témpore con la promesa de reavivar a un bloque poco menos que anémico.

— No parece sencillo dar un nuevo empuje al Mercosur.

Con la presidencia de Alberto y con el espíritu que han mostrado todos los presidentes del Mercosur, yo veo una etapa de resurgimiento, de renacimiento con una renovada agenda que tiene que ver con la integración de la agricultura, de la energía, financiera, de defensa. Acá estuvo el ministro (Defensa) Agustín Rossi que tuvo un encuentro con su colega Fernando Azevedo e Silva. fue importante.

Tengo la expectativa de que al conmemorarse los 30 años del Mercosur ( primer semestre 2021) bajo la presidencia de Alberto se genere un renovado compromiso de los países miembro. Al asumir la presidencia rotativa él dejó bien claro que la reconstruido de la relación con Brasil es algo que irradia un impacto positivo hacia los demás socios.

— ¿Estamos ante un Mercosur más centrado en lo económico?

— Existe un consenso respecto de un Mercosur más vigoroso, en ampliar el acuerdo con Israel, es un tema que tiene un gran consenso. Un tema que yo hablé con el embajador de Israel en Brasil, Yossi Shelley , lo hablé con nuestra Cancillería y con Itamaraty. Creo que hay que ir avanzando en los temas que no son conflictivos. Hay que recordar la visita de Alberto a Israel, además el vínculo del gobierno brasileño con Israel es muy importante.

— La Unión Europea dio a entender que no ratificará el acuerdo con el Mercosur debido a la política ambiental de Bolsonaro.

— Yo no quiero realizar ninguna intervención en la política interna de Brasil ni en cuestiones que exceden mi agenda como embajador en Brasil defendiendo los intereses argentinos, mi andarivel es ése.

— ¿Cuál es la situción del comercio entre  Argentina y Brasil ?

— En octubre Brasil volvió a ser nuestro primer socio comercial, superando a China, y ese fue uno de nuestros grandes objetivos. La impronta que le he dado a la Embajada, más allá de los diplomático, es que sea ejecutiva y comercial. Hablo con los ministros de acá y de allá, los gobernadores de acá y de allá, el presidente de acá y de allá. Ya visité ocho estados pero este es un país enorme, todavía me quedan miles y miles de kilómetros por recorrer, ahora es el momento de ir al interior profundo.

— ¿Hay proyectos de infraestructura?

— La complementación energética con gasoductos, termoeléctricas, eso va a ser un salto cualitativo, la agenda del futuro es energética. Creo que Vaca Muerte es un círculo virtuoso, lo hablaba la semana pasada en Buenos Aires con el ministro de Energía, Darío Martínez, se evaluó que haga una visita acá para reunirse con productores de gas, yo estoy impulsando reuniones presenciales, no hay nada mejor que lo presencial. Se está estudiando la viabilidad de construir un gasoducto de Vaca Muerta a Uruguayana y de allí a Porto Alegre. Sabemos que la demanda existe, si tuviéramos el gas en la frontera Brasil lo comprarían mañana, pero todavía no está. Esas son las grandes cosas que estamos pensando, lo hablé con el ministro de Energía, almirante Bento Albuquerque, lo hablé con los inversores, lo hablé con los compradores de gas, inclusive participaría Uruguay.



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

Un lock out que expuso al campo ultra | Trastienda del levantamiento de la restricción a exportar maíz



Hay que destruir al Consejo Agroindustrial, nos está haciendo ruido”. El mensaje al que accedió PáginaI12 es uno de los tantos que se colaron en los chats de productores agropecuarios, unas horas después de que una negociación entre esa entidad y el Gobierno Nacional terminara por reabrir las exportaciones de maíz, forzando al campo más ultra a levantar la medida o quedar expuestos sosteniendo un lock out de corte económico y político-ideológico

Es que la interlocución entre la agroindustria y los ministerios de Agricultura, Economía y Desarrollo Productivo, que ya se venía trabajando desde que se creó el CAA y hubo fotos con el presidente Alberto Fernández y la vice Cristina Fernández, es vista por el campo primario, los autoconvocados y una parte de la Mesa de Enlace como un problema serio para su representación y su poder de lobby contra lo que consideran un modelo económico que hay que combatir. 

En su dinámica sinuosa y con idas vueltas en un conflicto menor en el que entró solo y del que le costó salir, el Gobierno consiguió que el Consejo sea un aliado que, inclusive, soporta alguna traición menor, como el cupo de 30 mil toneladas para exportar justo cuando se había hablado de que habría una apertura total de las ventas externas. El CAA es un socio nada despreciable para el Ejecutivo, dado que nuclea a los grandes exportadores de granos, las Bolsas de cereales de todo el país, tres patas de la Mesa de Enlace y casi todas las economías regionales. Un polo que le permitió además abrir una grieta en el campo y exponer a los que decidieron jugar a la política partidaria. 

En este contexto, con dos entidades de las Mesa de Enlace lanzadas a la guerra ideológica, como Confederaciones Rural y la Sociedad Rural, la interlocución con la agroindustria será clave para sostener un sujeto central del anuncio que hizo el ministro de Agro, Luis Basterra: el fideicomiso que busca desacoplar del valor internacional el precio local del maíz, en una especie de “barril criollo” del grano que garantice la exportación y la provisión al mercado interno. Este punto es el más resistido por los sectores que se niegan a sentarse a la mesa de la política. 

Detrás de la fachada del reclamo económico, el affaire del maíz expuso más claramente la existencia de dos campos: uno dispuesto a salir de los conflictos con el Gobierno de forma negociada; y otro que iría a la guerra ante cualquier decisión que no guste. En esta dinámica se inscribe la relación del Gobierno con uno de los sectores del establishment que no esconde sus preferencias políticas. 



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

Consecuencia del lockout: Un debate sin la Mesa de Enlace sobre la nueva política para el maíz | Buscan definir los mecanismos de “monitoreo” y el desacople de precios



El gobierno y la cadena de producción del maíz comenzaron a trabajar sobre las herramientas que acordaron para poder mantener las exportaciones abiertas hasta marzo, a la par de que se sostenga el abastecimiento interno y se incremente el grado de desacople del precio interno respecto del internacional. Tal como anticipó este diario, en las reuniones que se llevaron a cabo este miércoles se analizó la idea del fideicomiso por el cual la exportación subsidiaría una porción del precio de venta a la industria local, junto a un sistema más amplio de garantías y financiamiento para las empresas avícolas y a las productoras de huevos, lácteos y carne, y el “monitoreo” del abastecimiento en el mercado. 

Unas horas antes de lo previsto, terminó el lockout agrario, luego del guiño del gobierno al levantar la medida que cerró las exportaciones y dejar de lado el supuesto cupo de 30 mil toneladas diarias para la exportación. El lockout contó con movilización de productores en distintos puntos del país, amplia cobertura mediática pero escasa repercusión en comercio de granos, analizan en la Casa Rosada. “Lo evaluamos como prácticamente imperceptible, ya que no se paró la comercialización”, dijo el ministro de Agroindustria, Luis Basterra.

La secuencia y lo que viene

Después del anuncio del cierre de las exportaciones de maíz hasta marzo, el grito en el cielo que puso el sector agropecuario, las negociaciones y el lockout organizado por la Sociedad Rural, Confederaciones Rurales Argentinas y Federación Agraria, las fichas se volvieron a acomodar de esta forma: el gobierno reabrió las exportaciones sin límite oficial pero bajo un “monitoreo” y con el compromiso de los acopios y exportadores para que la industria de transformación, en especial la avícola, pero también los sectores de la producción de huevos, lácteos y carne, tenga suficiente maíz para operar. Adicionalmente, quedó sobre la mesa de la discusión una forma de diferenciar el precio interno del externo del maíz. La Mesa de Enlace sin Coninagro se opone de frente a las medidas, aunque en los hechos no forma parte del diálogo que el gobierno mantiene con el Consejo Agroindustrial (CAA). No obstante, las criticas de la dirigencia patronal están en sintonía con varios de los integrantes del CAA, por más que políticamente éstos últimos estén más contenidos.

“Es un permanente monitoreo para verificar que en ningún momento esté en riesgo la provisión a nuestros transformadores en proteínas animales: huevos, leche, carne de cerdo y aviar. Vamos a hacer un monitoreo ajustado para valorar que los registros de exportación que se hagan no dejen a la producción de proteínas animales en el país sin disponibilidad de maíz”, explicó Basterra. En el pasado también quedó un supuesto cupo de 30 mil toneladas diarias destinadas a la exportación, que en un momento parecía que iba a regir el comercio exterior. “Ellos dicen que habrá un monitoreo, necesitamos ver cuál va a ser la modalidad y que no marque ningún tipo de diferencias”, criticó Carlos Achetoni, presidente de la Federación Agraria.

El otro tema está vinculado a precios. Si bien parece todavía lejano un acuerdo concreto, el gobierno pudo abrir una discusión sobre el grado de desacople del precio interno del externo, en un momento en donde los valores de los commodities del agro están en los máximos de los últimos seis años. El precio futuro del maíz en Chicago registró este miércoles valores que no mostraba desde junio de 2013, con un incremento en dólares del 76 por ciento con respecto a abril de 2020.

La brecha entre el precio internacional y el local es una pelea de corte histórico y eje de la disputa del 2008. Ahora reaparece de manera cada vez más abierta, aunque con la intención de canalizarla por un camino institucional cuyo resultado es incierto, en la medida en que la dirigencia y las bases agrarias no parecen dispuestas a ceder terreno más allá de las retenciones que rigen actualmente y que en los hechos es un mecanismo de desacople.

La herramienta sobre la cual está trabajando el gobierno y los actores de la cadena del maíz es un fideicomiso que permita aplicar un subsidio cruzado entre la exportación y el mercado local, en favor de éste último. Es un instrumento que fue aplicado en el aceite, disuelto por el gobierno de Mauricio Macri y ahora en vías de reeditarse, pero es novedoso en el maíz. “Buscamos que la oferta de maíz se haga desacoplando el precio interno de los valores internacionales y ese precio debe estar articulado con los demás eslabones de la cadena. Los productos que se derivan del maíz tienen que tener un insumo que se ajuste a una política de precios, para que todos los eslabones ganen y que además genere precios accesibles”, describió Basterra.

Agregó que “en el programa de Precios Cuidados, los productos que se derivan del maíz deben tener un insumo que se ajuste a esa política, y en función de eso se va a ir definiendo en un acuerdo de mediano y largo plazo la forma en que tiene que estar desacoplado de los valores externos”. “No creemos en el desacople de los precios internos e internacionales. No sabemos qué es”, advirtió Daniel Pelegrina, presidente de la Sociedad Rural.



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

Las patronales del campo mantienen el lockout | A pesar del levantamiento parcial de la suspensión de las exportaciones de maíz



La Mesa de Enlace rural ratificó el lockout por 72 horas en la comercialización de granos a pesar de la señal del gobierno nacional de levantar parcialmente la suspensión las exportaciones de maíz. Por ahora “el paro sigue”, afirmó el titular de la Federación Agraria (FAA), Carlos Achetoni, quien criticó que, con medidas de ese tipo, el Ministerio de Agricultura busque “bajar el precio interno” de esa materia prima.

Lo que decidió la cartera que conduce Luis Basterra suspender la prohibición de la comercialización de maíz y fijar un tope de 30 mil toneladas diarias para la exportación. La cantidad, establecida bajo sugerencia del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), fue anunciada a última hora de ayer luego de reuniones con representantes de las corporaciones agropecuarias, que garantizaron el abastecimiento interno para el mercado local.

Precisamente, lo que inicialmente buscó el gobierno nacional con el cese de las exportaciones fue garantizar la demanda de las empresas nacionales productoras de alimentos, que vieron peligrar el acceso a esa materia prima ante la decisión de las entidades rurales de priorizar el abastecimiento a compradores de otros países.

Para Achetoni, la cantidad que la cartera de agricultura estableció es “equivalente a un buque chico” y por lo tanto se trata de “una medida bastante escasa” para resolver el problema. Por eso, hasta el momento el lockout continúa. Lo que la Mesa de Enlace hará en las próximas horas será “analizar en conjunto (el anuncio) y ver después cómo seguir”, añadió.

En declaraciones a AM750, el dirigente rural consideró que “por ahí la liberación no es completa, es bastante parcial, de 30.000 toneladas por día” y sostuvo que deben “salir de las dudas -principalmente- de cuantos días pretenden tener estas medidas” y que, en base a eso, resolverán si levantan o no el paro.

Durante una entrevista por TN, el ruralista expresó luego su “preocupación” por la que, en su opinión, sería la intención del gobierno nacional. “Lo que busca es que baje el precio interno” del maíz, dijo.

En rigor, si esto ocurriera los valores de la cadena de producción se estabilizarían y las góndolas dejarían de registrar las subas en los alimentos que se vieron durante los últimos meses, en un contexto de pandemia. Sin embargo, el titular de la FAA no ve con buenos ojos este horizonte.

“Hay claramente una intención de encerrar y dejar sin posibilidades a un montón de toneladas de exportación, con lo cual va a caer el precio interno (de esos granos) y, por otro lado, lo que también se busca es volver a los permisos de exportación”, afirmó el dirigente.

Según contó, durante las reuniones que se mantuvieron luego de que la Mesa de Enlace anunciara su nuevo lockout, las entidades agropecuarias le garantizaron al Gobierno que parte de la producción está destinada a garantizar el abastecimiento del mercado nacional. “El consumo interno está garantizado. Hay 10 millones de toneladas y se necesita 1,5 millón para consumo interno”, aseguró Achetoni.

Así y todo, el dirigente se expresó “preocupado” porque con los topes a la comercialización de maíz “se estaría perdiendo la potencialidad exportable” de los grandes productores. “Brasil está buscando otros mercados de trigo y maíz por la falta de seriedad de la Argentina”, arriesgó.



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

Reapertura del registro de exportaciones de maíz por un acuerdo sobre la hora | El Gobierno dejó provisoriamente sin efecto la suspensión



Minutos antes de la medianoche, el Ministerio de Agricultura anunció un acuerdo entre exportadores de cereales y productores de carnes para garantizar el abastecimiento del grano al mercado interno, por lo cual resolvió “dejar sin efecto provisoriamente la medida de suspensión de registros de exportaciones”. El comunicado oficial, sin embargo, aclaró que aún no se logró definir con exactitud ni cantidades ni precios en ese acuerdo marco, por lo cual desde este martes 12 empezará a trabajar una mesa entre los negociadores privados y el Estado, a fin de “elaborar propuestas para desacoplar los precios internacionales de los domésticos”. Mientras tanto, se fijará un límite de registro de 30 mil toneladas por día, “a fin de garantizar la disponibilidad para la demanda interna”. 

La noticia se produjo cuando estaba a punto de comenzar el segundo lockout de la Mesa de Enlace contra el gobierno de Alberto Fernández, en rechazo, justamente, del cierre del registro para nuevas exportaciones de maíz hasta el primero de marzo. Ahora que el Poder Ejecutivo puso en pausa la aplicación de esa medida, a la espera de un resultado exitoso de las negociaciones entre exportadores, productores y sectores demandantes de maíz, los funcionarios suponen que los dirigentes agrarios deberán levantar la medida de fuerza de inmediato. 

El comunicado del Ministerio de Agricultura que anunció el acuerdo y la suspensión temporaria del cierre del registro de exportadores destacó que hubo “intensas negociaciones con representantes del Consejo Agroindustrial Argentino (CCA), incluidos dirigentes de Maizar, Ciara Cec y de las producciones aviar, entre otras”. Las conversaciones se habían iniciado el jueves pasado y desde entonces había expectativas en el Gobierno de avanzar en un acuerdo. La Mesa de Enlace, de todos modos, sostuvo la presión, aunque no logró mantenerse unida. 

El lockout agrario, ahora con su continuidad en duda, esta vez ya no contaba con la participación de Coninagro. Si bien la entidad había manifestado su coincidencia con el reclamo del resto de la Mesa de Enlace, consideró que la delicada situación social por la crisis del coronavirus hacía aconsejable evitar la agudización de conflictos. En cambio, Sociedad Rural, Confederaciones Rurales Argentinas y Federación Agraria decidieron avanzar con el cese de comercialización por 72 horas, hasta la medianoche del miércoles, con el argumento de que buscaban dar respuesta a los pedidos de sus bases. 

Como se indicó más arriba, ahora que la medida del Gobierno está suspendida, al cierre de esta edición se esperaba que la Mesa de Enlace también pusiera en pausa el reclamo.

“Se alcanzaron acuerdos entre los distintos actores de la cadena agroindustrial de esta materia prima y se verificó el compromiso de los oferentes al abastecimiento del mercado con fluidez hasta el empalme con la campaña 20/21. Compromiso aceptado por los sectores demandantes de las cadenas productoras de alimentos de consumo”, puntualizó Agricultura en su comunicado. En todo momento buscó dejar en claro que el entendimiento fue entre distintos actores del sector privado, bajo la orientación del Gobierno de garantizar el abastecimiento a precios razonables de un insumo clave como el maíz, que se utiliza para la producción de pollos, carne de cerdo, feedlots, tambos y huevos. Es decir, una disparada del precio del maíz, como ya se está produciendo, termina por impactar en los bolsillos de los consumidores.

“Considerando desde el Gobierno Nacional que se alcanzó el compromiso de garantizar la oferta de maíz a las distintas cadenas de producción, pero que resta aún resolver las condiciones de accesibilidad a dicha oferta no sólo en términos de cantidad sino también de precios, y atento al acuerdo del CAA, se decide dejar sin efecto provisoriamente la medida de suspensión de registros de DJVE de Maíz. No obstante, durante el período de análisis de las alternativas para el logro de estos objetivos, mientras se alcanzan los consensos, la Subsecretaría de Mercados realizará un monitoreo a fin de garantizar la disponibilidad para la demanda interna de maíz de la campaña 19/20”, enfatizó el comunicado en otro de sus puntos principales.



Fuente link: