Categorías
Sociedad

Racismo en España: ¿quiénes son los MENA?

https://www.tiempoar.com.ar/nota/racismo-en-espana-quienes-son-los-mena

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original/a>

Categorías
El mundo Internacional

La estrepitosa caída de un gigante español de los medios de prensa

https://www.tiempoar.com.ar/nota/la-estrepitosa-caida-de-un-gigante-espanol-de-los-medios-de-pensa

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina El mundo

Fracasó el lanzamiento del satélite español Seosat-Ingenio | El cohete se desvió 8 minutos después de despegar



El cohete Vega VV17 de la Agencia Espacial Europea (ESA) que transportaba el satélite español Seosat-Ingenio y el francés Taranis se desvió de la trayectoria prevista solo ocho minutos después del despegue, por lo que fracasó su lanzamiento desde Kourou, Guayana Francesa.

“A los ocho minutos del despegue, se identificó una desviación de trayectoria que conllevó la pérdida de la misión”, informaron en un comunicado conjunto la ESA y la empresa lanzadora Arianespace.

“Se están realizando análisis de datos de telemetría para determinar la causa de este fallo”, agregaron.

Se trata del séptimo lanzamiento del año -y el 17mo realizado por el lanzador Vega desde su primer despegue desde el Centro Espacial de Guayana en 2012- de Arianespace, que buscaba poner en órbita dos satélites: el español Seosat-Ingenio para la ESA, en nombre del Centro para el Desarrollo de Tecnología Industrial (CDTI) de España y el francés Taranis, para la agencia espacial gala CNES.

El cohete, que transportaba ambos satélites, había sido lanzado a la hora programada, a la 01:52 GMT y tenía previsto, según los planes de Arianespace, separar el satélite español 54 minutos después del despegue y hacer lo mismo con el satélite francés una hora y 42 minutos después del lanzamiento.

En este sentido, el satélite Ingenio debía haberse liberado del cohete para situarse en una órbita heliosíncrona (siguiendo la dirección del sol como si fuera un girasol), a una altitud de aproximadamente 670 kilómetros, desde donde tenía previsto observar la Tierra durante los próximos siete años -aunque llevaba combustible para diez-.

Ingenio, hito de la industria aeroespacial española

Ingenio es considerado como uno de los hitos de la industria aeroespacial española, ya que se trata del primer satélite de observación de la Tierra de este país. Su construcción estuvo a cargo de un consorcio industrial de empresas del sector espacial español liderado por Airbus Defence and Space.

El objetivo de Ingenio era realizar una cobertura uniforme de áreas de interés de España, proporcionando una gran capacidad operativa en la captura de imágenes ópticas terrestres multiespectrales de alta resolución para numerosos grupos de usuarios, además de apoyar y optimizar el desarrollo en este país de Aplicaciones basadas en teledetección.

De esta manera, el satélite español iba a proporcionar información para aplicaciones en cartografía, uso del suelo, gestión urbana, gestión del agua, monitoreo ambiental, gestión de riesgos y seguridad.



Fuente link:

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

El valenciano Francisco Brines ganó el Premio Cervantes de Literatura

https://www.tiempoar.com.ar/nota/el-poeta-valenciano-francisco-brines-gano-el-premio-cervantes-de-literatura

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina El mundo

La presencia de Pablo Iglesias en Bolivia irritó a la derecha española | Medios y partidos acusan al vicepresidente de politizar un acto diplomático y exponer al rey



Desde España

“Aquellarre comunista”, “encerrona al rey”, “excusa para reunirse con la vertiente zurda de América Latina”. La derecha española no ha ahorrado calificativos para criticar la reciente presencia de Pablo Iglesias en el acto de asunción del presidente boliviano, Luis Arce. El primer viaje oficial del vicepresidente del Gobierno de España en la misma comitiva del rey Felipe VI ha sido una imagen de difícil digestión para las formaciones que han convertido a la defensa de la institución monárquica en uno de sus principales argumentos contra el gobierno de coalición presidido por el socialista Pedro Sánchez.

La actualidad de América Latina apenas suele encontrar espacio en la agenda política española, salvo cuando la oposición recurre a la situación en Venezuela para criticar por elevación al Gobierno. En este caso, sin embargo, la presencia en una misma delegación de Felipe VI e Iglesias y las declaraciones formuladas por éste con motivo del viaje, incluida la entrevista concedida a PáginaI12, y la firma de un manifiesto junto a Alberto Fernández y otros dirigentes para denunciar el golpismo de extrema derecha como la mayor amenaza contra la democracia ha levantado ampollas.

Los primeros en darse por aludidos fueron los dirigentes de Vox. El eurodiputado Herman Tersch, célebre por sus exabruptos, abrió la veda al publicar en su cuenta de Twitter una imagen en la que aparecía el rey flanqueado por Arce y otro dirigente boliviano que levantaban el puño mientras se escuchaba el himno de su país. “A esta miserable encerrona han llevado al Rey, a clavarle un cuchillo en su imagen en un aquelarre de criminales narcos comunistas al que va escoltado por su peor enemigo, Iglesias, que es un protegido y protector de muchos de los siniestros miembros de ese caucus totalitario”, escribió. Su jefe de filas, Santiago Abascal, no se quedó atrás y acusó al Gobierno de “pisotear a España humillando al Rey” y de llevarlo “a un aquelarre comunista, con sus socios de las narcotiranías”. Vox fue uno de los partidos que más claramente se alineó en su día con el golpe de Estado contra Evo Morales y que suscribió las acusaciones de fraude lanzadas contra el entonces presidente boliviano.

La presencia del rey de España suele ser habitual en los actos de toma de posesión de los presidentes latinoamericanos independientemente de las tendencias ideológicas en la que se inscriban, y nunca hasta ahora había sido blanco de críticas. Pero la presencia de Pablo Iglesias en la delegación oficial ha supuesto esta vez el detonante para la ruptura de esa tradición, que se inscribe en la voluntad de la diplomacia española de mantener vínculos estrechos con los países latinoamericanos y de intentar ejercer un cierto liderazgo en la región.

Desde que irrumpiera en la política española, Podemos ha sido acusado en repetidas ocasiones de haberse financiado con fondos procedentes de gobiernos latinoamericanos, especialmente de Venezuela. Aunque ninguna de estas denuncias prosperó en los tribunales, el mantra de la alianza de Pablo Iglesias con gobiernos a los que la derecha española atribuye la condición de populistas o incluso autoritarios ha pesado sobre la formación que preside. Su participación en la delegación que representó a España en la asunción de Arce, en la que también estuvo la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, ha sido utilizado para reforzar ese mensaje.

Por ese motivo, la prensa conservadora no ha dejado pasar la oportunidad de recordar la afinidad ideológica ideológica de Podemos con gobiernos a los que considera muy alejados de los parámetros políticos e ideólógicos que imperan en Europa.

Así, el diario La Razón lo acusó de utilizar el viaje para establecer lazos de manera unilateral con los gobiernos y organizaciones de izquierdas “que en un pasado patrocinaron a Podemos de una forma indirecta” y recordó que el exjefe de gabinete del líder de Podemos, Pablo Gentili, es ahora alto cargo del Ministerio de Educación argentino. El Mundo fue más allá y acusó al vicepresidente de aprovechar el viaje junto al rey para desplegar la diplomacia y afianzar relaciones con dirigentes afines, en una suerte de diplomacia paralela pagada con fondos públicos.



Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

Pablo Iglesias: “La ultraderecha y determinado poder mediático amenazan la democracia” | Entrevista con el vicepresidente de España



Serio y con el pelo largo atado que le da un aire juvenil, Pablo Iglesias aparece en la videollamada desde su despacho en Madrid. La voz del vicepresidente segundo de España llega firme y clara. Iglesias es el secretario general de Podemos y uno de los fundadores de ese espacio político que nació en 2014 al calor de la calle indignada contra el ajuste. Hoy la coalición Unidas Podemos forma parte del gobierno que lidera Pedro Sánchez, del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

En la entrevista con Página12 horas antes de viajar a La Paz para la toma de posesión de Luis Arce, Iglesias advierte sobre el riesgo que representa la extrema derecha en sus versiones locales. “La mayor amenaza para nuestros sistemas democráticos es la ultraderecha golpista y el comportamiento de determinados poderes mediáticos que desprecian la verdad”, sostiene con vehemencia.

Al mismo tiempo, Iglesias destaca que los gobiernos nacionales y populares en América latina dejaron un legado en la memoria de los pueblos. Y traza puentes con el Viejo Continente. “Los progresistas hemos demostrado que gobernamos de manera mucho más eficaz que los neoliberales y esto se está traduciendo en resultados electorales”.

El vicepresidente toma distancia de la ayuda brindada por España en la fuga del opositor venezolano Leopoldo López. En cada respuesta, Iglesias hilvana argumentos que evidencian su faceta de profesor de Ciencias Políticas.

El referente de izquierda se muestra convencido de que la república está en el horizonte de España, en momentos en que la monarquía afronta una nueva ola de denuncias por supuestos fraudes cometidos por el abdicado rey Juan Carlos I.

Iglesias, en pareja con la ministra de Igualdad Irene Montero, dice que el vestigio de cansancio en su rostro obedece a la paternidad de mellizos de dos años (Leo y Manuel) y una beba lactante de un año (Aitana). “Hay que aprender a defenderlos en zona, como en el baloncesto. Me preguntan si estoy cansado como vicepresidente. No, más cansado estoy con la crianza de los tres enanos”.

– En Argentina, con la pandemia tomó bríos una derecha radicalizada, antiperonista y antiizquierdista, y negacionista del coronavirus. En España hemos visto algo similar. ¿Percibe que es una tendencia común en las democracias de hoy?

— Absolutamente. La mayor amenaza contra la democracia en estos momentos probablemente sea una ultraderecha golpista, que se organiza cada vez más a nivel internacional, que asume solamente la democracia cuando gana y que cuando pierde, cree que es legítimo cuestionarla. Lo estamos viendo en muchos países: en Estados unidos con Donald Trump diciendo abiertamente: ´si no gano yo, las elecciones son un fraude´, y por lo tanto es legítimo cualquier dispositivo en forma de lawfare; lo mismo en Bolivia con el golpe de Estado de hace un año, que ha recibido un correctivo democrático enormemente potente en las últimas elecciones. Lo estamos viendo en España con una fuerza política como Vox, que no sólo es importante por los votos sino porque es condición de posibilidad de prácticamente todos los gobiernos de la derecha en los niveles regionales y municipales en España. Vox no se cansa de repetir que el gobierno de coalición actual es el peor de los últimos 80 años; es decir, afirma abiertamente que los gobiernos de la dictadura del general Franco eran preferibles al nuestro y defiende ilegalizar a todos los partidos que ellos consideran traidores a España: nosotros, el Partido Nacionalista Vasco, Esquerra Republicana de Cataluña, la Candidatura de Unidad Popular y Eukal Herria Bildu. En el contexto de la pandemia, en la medida que genera situaciones de miedo, de enorme riesgo económico, y de gestión difícil para los gobiernos, la ultraderecha ha asumido que la pandemia no es una desgracia en la que todos los partidos deben arrimar el hombro y tratar de ayudar en situación de emergencia, sino que lo entiende como una oportunidad de desgaste del gobierno. Hay un elemento común a todas las extremas derechas: la manera en la que utilizan el poder mediático, convertido en propaganda sin matices. Lógicamente, los medios de comunicación tienen una línea editorial que está determinada por la estructura de propiedad que hay detrás, pero hasta hace un tiempo, había una pretensión de verosimilitud, de cierta deontología; hoy en día, los poderes mediáticos que trabajan junto a la ultraderecha asumen que es legítimo mentir. Lo hemos visto en España, en Argentina, en Bolivia, y lo estamos viendo en Estados Unidos: Donald Trump es un producto de eso. Con algunos líderes como Alberto Fernández y Lucho Arce estamos trabajando en un documento para señalar que la mayor amenaza para nuestros sistemas democráticos es la ultraderecha y el comportamiento de determinados poderes mediáticos que desprecian la verdad. Los demócratas tenemos que agruparnos, estar unidos y defendernos de esta amenaza.

El mundo mira a Estados Unidos en este momento. Usted tuiteó lo que había anticipado Bernie Sanders que sucedería con la resistencia del mandatario republicano a perder. A la vez, es evidente el peso de los votos que obtuvo Trump en medio de la pandemia, la crisis y el estallido social de este año por la brutalidad policial.

— El fenómeno Trump no es un accidente histórico y hemos visto que los análisis electorales en clave étnica, etaria y de clase social reflejan que hay una parte muy importante en Estados Unidos que ha dado su apoyo a una opción que desprecia los principios democráticos. Trump es el modelo para buena parte de las ultraderechas en el mundo, lo vemos en América latina y en España. Un presidente que deslegitima las instituciones y para quien vale la democracia si gana él.  Con su derrota la ultraderecha global pierde su activo político más poderoso, pero sigue siendo un enorme peligro en América y Europa. Nos asustamos mucho al pensar qué habría pasado si Trump se presentaba a las elecciones en tiempos de normalidad, sin pandemia. Creo que los demócratas tenemos que tomar nota de que la democracia está puesta en cuestión por sectores de ultraderecha cada vez más desvergonzados y que lo que ocurre en EE.UU. nos tiene que llenar de alarma. Al mismo tiempo, tengo la sensación de que es una enorme lástima para la humanidad que nos hayamos tenido que perder un presidente como Bernie Sanders, que fue abiertamente boicoteado por el establishment demócrata. Creo que Sanders hubiera tenido muchas más opciones que Hillary Clinton en 2016 y que por la movilización del voto latino habría tenido mucho más caudal de votos frente a Trump que Biden. Hubiera abierto unas perspectivas a nivel mundial realmente buenas. Fue capaz de anticipar lo que iba a hacer Trump, hay mucha nostalgia de Sanders en EE.UU. y entre los demócratas a nivel mundial.

—¿Cree que la restauración conservadora fracasó en América latina a partir de los triunfos de López Obrador en México, Alberto Fernández en Argentina y Luis Arce en Bolivia?

–Yo no soy sería tan optimista en decir que es un fracaso de la restauración neoliberal sino destaco algunos éxitos democráticos importantes que han puesto un límite fundamental a esos planes de restauración, que siguen vigentes. Lo que ha sucedido en Bolivia en el último mes es impresionante, pero ni los más optimistas imaginábamos que la derrota del golpismo iba a tener esa dimensión. Hay tres factores que operan de modo asimétrico: el primero es el legado de las experiencias progresistas; creo que la gente tiene memoria, ha visto que gobiernos de carácter progresista y con características nacionales han sido capaces de implementar una agenda alternativa al neoliberalismo con procesos de modernización, de justicia social, de redistribución, de avances en una dirección que amplias capas sociales comprenden, y han podido comparar con lo que representó Macri en Argentina o el año del golpismo en Bolivia. Los progresistas hemos demostrado que gobernamos de manera mucho más eficaz que los neoliberales y esto se está traduciendo en resultados electorales. Prueba de ello es que para hacernos caer, cada vez es más frecuente el recurso al golpe blando, al lawfare o a las medidas no democráticas: lo vimos en Brasil. Nadie cuestiona los éxitos de Lula y de Dilma, y si pudieron acabar con ellos, fue por una dinámica de malas artes despreciativas de la democracia. El segundo factor es el descrédito de la derecha mediática, algo muy importante en América latina. Cuando uno compara en cualquier país la correlación electoral, las opciones políticas que vota la gente y después ve la oferta mediática, observa que la sobrerrepresentación de la derecha mediática siempre es abrumadora. ¿Cómo es posible que con ese enorme poder haya opciones políticas de izquierda que ganen?. Por ese enorme descrédito que se ha ganado a pulso la derecha mediática. En Argentina lo saben perfectamente. Y el tercer factor, diría que son los consensos derivados de la propia pandemia: la covid-19 puso sobre la mesa un nuevo momento neokeynesiano, que ha dejado claro que lo que más protege a cualquier sociedad es la fortaleza de los servicios públicos, la necesidad de tener un sistema sanitario bien financiado, bien dotado y eficaz, y eso por definición es incompatible con el neoliberalismo. Hay una broma que se hacen algunos economistas: se pensaba que las grandes catástrofes convertían a los ateos en creyentes pero en realidad convierten a los liberales en neokeynesianos.

-¿Cómo ve al gobierno de Alberto Fernández, teniendo en cuenta que un sector del PSOE, socio en su gobierno, se sintió cómodo con el macrismo?

— En España tenemos el primer gobierno de coalición en los últimos 80 años. Hemos sido capaces de romper una cláusula de exclusión originada en la Guerra Fría que en Europa impedía que una fuerza política con nuestras ideas pudiera estar en el gobierno. El PSOE y Unidas Podemos pensamos distinto en muchas cosas y en política exterior pensamos muy diferente. En lo que se refiere a América latina, tenemos referentes, simpatías y planteamientos distintos. Somos el socio minoritario y el PSOE tiene la Cancillería. Es evidente cuáles son nuestras mayores simpatías. Pero más allá de nuestras filias y nuestras fobias, creo que la relaciones entre nuestros países son fundamentales. Argentina acogió a muchos españoles que escapaban de la dictadura, y España hizo lo mismo en tiempos de Videla y después de la crisis de 2001. Argentina ha representado un laboratorio de reflexión política. Somos muy admiradores de algunas de las reflexiones sobre lo nacional y popular, sobre cómo se construye la relación entre movimiento y gobierno, y creo que nuestras simpatías son evidentes aunque como vicepresidente tenga que ser prudente.

–Llamó la atención que España colaborara para la huida de Caracas de Leopoldo López.

–Creo que es evidente que Venezuela se ha convertido en un artefacto de la derecha mundial para atacar a la izquierda en cualquier país. Venezuela se ha vuelto un significante con el que la derecha y ultraderecha tratan de desacreditar a sus adversarios políticos a costa de la estabilidad en Venezuela, a costa de las posibilidades de un diálogo político entre oficialismo y oposición. En ese sentido, como máximo responsable político de Unidas Podemos, pienso que el señor López no ha apostado por las vías democráticas y pacíficas en su país. Agradezco a Pedro Sánchez que recibiera a López como secretario general del PSOE y en la sede de su partido; es un gesto que circunscribe esa relación entre formaciones políticas. España tiene que contribuir a que la solución se produzca por vías democráticas y pacíficas, desde el diálogo y el respeto. Creo que el expresidente José Luis Rodríquez Zapatero está mostrando gran capacidad a la hora de señalar el camino por el que tenemos que apostar los demócratas. 

“En España crece una mayoría social republicana”

–España se debe un debate sobre la monarquía, una institución tan desacreditada por su origen y por las denuncias de corrupción que involucran a Juan Carlos I y parte de su familia.

— En España está creciendo una mayoría social republicana y así lo revelaba una encuesta reciente de varios medios de comunicación. Un 90 por ciento de los medios importantes respalda casi sin matices a la monarquía. La república es un horizonte, un proyecto de futuro, que además la pandemia ha reactualizado al poner en primer plano lo público, la dignidad del Estado que contrasta con la terrible imagen que da el exjefe del Estado con las enormes sospechas de corrupción y los procesos en su contra, que huye del país y se va a los Emiratos Árabes Unidos. Algo que afecta a la institución monárquica porque es hereditaria, mediante la filiación. Nosotros somos republicanos, vamos a trabajar por ello. Cada vez más ciudadanos en España quieren que el país sea una república.

– Ustedes plantearon un aumento de impuestos a los que más ganan como parte de los Presupuestos. ¿Prevén mucha resistencia?

— La gran reforma fiscal que hay que hacer en España y que acordamos en el programa el PSOE y nosotros está pendiente. Estos Presupuestos generales llevan a cabo algunos avances. La llegada de los fondos europeos en el contexto de la pandemia hace que estemos ante presupuestos expansivos y con una capacidad del gobierno para emprender transformaciones que sirvan para enfrentar la recuperación económica. Son el inicio de una transición que va a ser económica y política en nuestro país en un contexto de cambio mundial por las consecuencias del coronavirus. En España estamos en la segunda oleada muy agresiva. Vamos hacia una presencia mayor del Estado y de lo público. Puedo adelantar que las negociaciones para conseguir la mayoría con aliados de izquierdas están funcionando bien.

— ¿Con la izquierda catalana y vasca?

— Correcto.

— El conflicto catalán sigue latente. Ustedes desde Unidas Podemos plantean un referéndum, ¿esto los pone en tensión con los socialistas?

— La solución tiene que ser un acuerdo y el acuerdo final no va a ser cien por ciento satisfactorio para todas las formaciones involucradas. España es una realidad plurinacional enormemente compleja, hay que afrontarla democráticamente y este gobierno de coalición tiene la obligación de lograr una gestión democrática del conflicto. Quien piense que el problema de Cataluña se va a solucionar con intervenciones judiciales o de las fuerzas de seguridad no entiende que los problemas políticos se solucionan por caminos democráticos. Tenemos una mesa de diálogo entre los gobiernos, creo que hay que buscar soluciones políticas que van a tener que validar los ciudadanos catalanes.

— El presidente regional Quim Torra fue inhabilitado recientemente…

— Y hay varios dirigentes catalanes en prisión. Hay una situación de excepcionalidad que no nos puede gustar a los demócratas. No es una buena noticia para nuestro país que haya dirigentes políticos populares que estén en la cárcel. Yo no quiero que estén presos.

— Existe una deuda con las víctimas del franquismo: la única querella en curso es la que lleva a cabo la jueza federal María Romilda Servini. ¿Cuál es su reflexión?

— La querella argentina y el trabajo de la jueza Servini significa dos cosas opuestas para los españoles: por una parte, algo de lo que nos debemos enorgullecer los demócratas y darle las gracias a Argentina, por haber entendido bien los que significan los delitos de lesa humanidad y la justicia universal; al mismo tiempo, es una enorme vergüenza para los demócratas españoles porque revela que no hemos sido capaces como país de hacer cuentas con lo más espantoso de nuestro pasado. España tiene cuentas pendientes con la democracia, que no hemos hecho los deberes como Argentina. Creo que la Ley de Memoria Democrática es un paso muy importante y me siento orgulloso de un gobierno que hace responsable al Estado de las exhumaciones, que establece un procedimiento para anular las condenas políticas del franquismo, que asume que les va a retirar las condecoraciones a los torturadores, pero tengo que decir que todos estos pasos no son suficientes. España tiene mucho que aprender de Argentina. 

[email protected]



Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

Disturbios en España por las medidas impuestas contra el coronavirus   | Hubo al menos 60 detenidos en todo el país



Se produjeron, por segunda noche consecutiva, disturbios y protestas contra las restricciones impuestas para intentar frenar el avance del coronavirus. La policía española detuvo entre sábado a la anoche y la madrugada del domingo a decenas de personas en varias ciudades del país.

Los mayores altercados se produjeron en Madrid. Grupos de manifestantes se unieron bajo la consigna de: “¡Libertad!” y con insultos hacia Pedro Sánchez, presidente español. Montaron barricadas en una de las principales arterias de la capital, la Gran Vía, según imágenes divulgadas por las redes sociales.

“Gobierno dimisión”, “Prensa española manipuladora”, “Periodismo, terrorismo”. “Queremos libertad” o “test falsos, falsos contagios”, fueron otras de las consignas que se escuchaban.

“Solo desde la responsabilidad, la unidad y el sacrificio lograremos vencer a la pandemia que asola a todos los países. La conducta violenta e irracional de grupos minoritarios es intolerable. No es el camino“, manifestó el mandatario en Twitter..

Doce personas, incluyendo a tres policías, resultaron heridas en los enfrentamientos. La policía anunció que detuvo a 32 personas, informó la agencia AFP. Según informaron medios locales, fueron al menos 60 personas que quedaron detenidas en varias ciudades de España.

También hubo fuertes  disturbios en Logroño, capital de La Rioja, donde fueron detenidas seis personas, así como en Bilbao y Santander (norte), además de Málaga (sur).

Sólo desde la responsabilidad, la unidad y el sacrificio lograremos vencer a la pandemia que asola a todos los países. La conducta violenta e irracional de grupos minoritarios es intolerable. No es el camino”, tuiteó el jefe del Gobierno, Pedro Sánches.

En Barcelona, el viernes por la noche, al menos 20 policías resultaron heridos en enfrentamientos con manifestantes, donde 12 personas fueron arrestadas.

La contracara de los incidentes fue un grupo de jóvenes. Convocados por iniciativa propia, se juntaron a limpiar los incidentes y el desastre que dejaron el grupo de manifestantes.

“Vimos lo que estaba pasando. Me pareció super feo. Mi madre es barrendera y sé lo que es deslomarse la espalada para dar un plato de comer. Con un grupo de amigos publicamos en Instagram que vendríamos con guantes a limpiar lo máximo posible”, dijo un joven de Logroño en redes sociales. “Vi mi ciudad saqueda y me dio mucha impotencia”, contó .

En España, cinco regiones, incluida la de Madrid, ordenaron esta semana un cierre perimetral del territorio (no se puede entrar ni salir) y los diputados aprobaron prolongar seis meses el estado de alarma.



Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

España plantea una suba de impuestos a los ricos   | Los primeros presupuestos del PSOE y Unidas Podemos



Desde España

Pedro Sánchez lleva al frente del gobierno de España desde en junio de 2018, cuando logró desbancar a Mariano Rajoy gracias a una moción de censura. Desde entonces ha ganado dos elecciones generales y ha recabado los apoyos para ser investido presidente, pero todavía no ha conseguido el apoyo necesario para aprobar unos presupuestos generales, las cuentas que con rango de ley amparan toda la acción de gobierno. Por ese motivo, el gobierno formado por el PSOE y Unidas Podemos lleva gobernando desde su conformación con los presupuestos aprobados en 2018 cuando todavía gobernaba Mariano Rajoy.

Esta situación anómala está a punto de terminar. Las dos formaciones que conforman el gobierno de coalición anunciaron este martes un acuerdo para presentar al Congreso unos nuevos presupuestos. La mitad del trabajo está hecho, pero resta lo más difícil, conseguir los apoyos parlamentarios para que salgan adelante.

El acuerdo fue presentado como un gran éxito por los secretarios generales de ambos partidos, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en una comparecencia conjunta en la que se ha dado por finiquitada la era de la austeridad en España. “Tras el durísimo golpe de la pandemia, podríamos replegarnos en la austeridad y los recortes o ponernos en pie y seguir adelante con energía”, afirmó Sánchez. Iglesias fue más directo y optimista: “Inauguramos una nueva época, que deja atrás la etapa neoliberal y de recortes hacia una senda de recuperación de derechos sociales y laborales”.

Más que una declaración de intenciones, el proyecto supone todo un programa político: aumento de impuestos a las rentas más altas, gran inyección a la inversión pública, especialmente en sanidad, e impulso al Ingreso Mínimo Vital.

El PSOE y Podemos llevan semanas negociando el acuerdo, que sólo se ha alcanzado cuando los socialistas dieron su brazo a torcer y accedieron a una de las principales reivindicaciones del partido de Pablo Iglesias: el establecimiento de un control que ponga freno a los abusos en el precio de los alquileres que está expulsando a los extrarradios de las grandes ciudades a las familias con menos recursos. Podemos también reclamaba que se arbitraran medidas para facilitar el acceso al Ingreso Mínimo Vital, lo que también ha conseguido.

En la presentación del acuerdo, Sánchez reivindicó el carácter progresista del proyecto de presupuestos, excepcionales porque deben dar respuesta a la crisis social y económica provocada por la pandemia, y que supondrán la mayor inversión en protección social de la historia de España.

Para ello cuenta con dos factores también excepcionales: los 27.000 millones de euros extra que se espera recibir de la Unión Europea en una primera etapa (España cuenta con percibir en total en los próximos años 140.000 millones de fondos europeos movilizados para hacer frente a la pandemia) y una reforma fiscal que se traducirá en un aumento de impuestos a las rentas más altas. Se subirá el Impuesto de Sociedades para grandes empresas; se incrementará en un punto el Impuesto de Patrimonio a grandes fortunas (superiores a los 10 millones de euros); habrá una subida en el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas de tres puntos a las rentas del capital de más de 200.000 euros al año y de dos puntos a los sueldos que superan los 300.000 euros anuales. Esta medida, que afecta a menos del 0,1 por ciento de los contribuyentes, ya ha sido criticada por las fuerzas de la derecha.

También se reducirán las desgravaciones que se aplican a los planes de jubilaciones privadas y se establecerá una tributación mínima del 15% para las denominadas SOCIMIS, sociedades de inversión inmobiliaria con un capital mínimo de cinco millones de euros.

A ello se sumarán nuevos impuestos, como los que se aplicará a los envases de plástico, un aumento del 10 al 21 por ciento a las bebidas azucaradas, y la puesta en marcha de las tasas ‘Google’ (impuesto a las grandes multinacionales tecnológicas) y ‘Tobin’ (impuesto a las transacciones financieras).

Todas estas medidas, unidas a una nueva ley de lucha contra el fraude fiscal, supondrán, según los cálculos del gobierno, un incremento en los ingresos del Estado de 33.447 millones de euros en 2021, cuando se espera alcanzar un récord de recaudación de 494.490 millones de euros. Ello permitirá, según Sánchez, sentar las bases para reconstruir todo lo que ha derrumbado la crisis sanitaria, económica y social provocada por la COVID-19, y también modernizar el sistema productivo español, muy asentado en el sector servicios, especialmente el turismo, al que el vendaval de la pandemia ha arrasado.

El presidente se refirió en especial al estado del bienestar y al sistema nacional de salud, que la crisis sanitaria ha demostrado “que tiene que ser más robusto”.

En relación con el establecimiento de una regulación para el mercado del alquiler, Iglesias subrayó que la política consiste en elegir qué intereses se defienden. “Este Gobierno toma partido en favor de quienes viven de sus salario y dependen del mismo para alquilar una vivienda”, subrayó.

El acuerdo sobre los alquileres no forma parte de la ley de presupuestos, pero el vicepresidente aseguró que antes de cuatro meses se aprobará una ley que permita la limitación y bajada del precio del alquiler en contratos nuevos y existentes. Esta norma, dijo, ”contribuirá a hacer efectivo el derecho a la vivienda que recoge la Constitución”.

El acuerdo alcanzado por Sánchez e Iglesias es insuficiente. Ahora los dos partidos que conforman el gobierno tienen por delante la difícil tarea de recabar los apoyos necesarios para que los presupuestos salgan adelante en el Congreso. Para ello necesitarán convencer no sólo a las pequeñas formaciones situadas a su izquierda -como Más País, de Iñigo Errejón, o los nacionalistas valencianos o gallegos- sino también a fuerzas independentistas catalanas y vascas y al influyente Partido Nacionalista Vasco.



Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

Venezuela acusa a España por la fuga de Leopoldo López | El opositor se escapó desde la residencia del embajador español en Caracas



Desde Caracas

Leopoldo López, una de las principales figuras de la derecha venezolana, llegó a Madrid luego de haberse fugado de la residencia del embajador de España en Caracas. López se encontraba en la residencia desde el 30 de abril del 2019 cuando, luego de escaparse de su prisión domiciliaria, intentó liderar un golpe de Estado junto a Juan Guaidó que, en pocas horas, naufragó.

Hoy es a todas luces verificable que el jefe de la misión diplomática española en Venezuela fungió como principal organizador y cómplice confeso de la anunciada fuga de territorio venezolano del delincuente Leopoldo López, acción inaceptable e incomprensible en el marco de una relación bilateral entre dos naciones”, afirmó el gobierno venezolano en un comunicado emitido este domingo, en una jornada marcada, a nivel nacional, por el simulacro nacional de votación organización por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

López había sido arrestado en el año 2014, por haber sido parte central de la dirección de la escalada callejera violenta, sucedida dos meses luego del triunfo electoral del chavismo en las elecciones municipales. Desde entonces estuvo detenido en la cárcel y en su casa, condenado a 14 años, hasta el intento de golpe del 2019 y la decisión del embajador español, Jesús Silva, de recibirlo en calidad de “huésped” en su residencia, “una figura inexistente” según destacó el gobierno de Venezuela.

El dirigente opositor, jefe de la organización Voluntad Popular (VP), nombrado “coordinador general del centro de gobierno interino” de Guaidó, fue denunciado por el gobierno por dirigir acciones políticas desde la residencia, como, por ejemplo, en la Operación Gedeón, donde un grupo de mercenarios intentó ingresar por las costas venezolanas desde Colombia.

“El Reino de España participa activamente en la fuga ilegal de un peligroso delincuente y decide recibirlo en su territorio, sin reparar en las leyes internacionales”, afirmó, a su vez el gobierno venezolano. El embajador Silva, nombrado bajo el gobierno de Mariano Rajoy, ya había sido expulsado por el gobierno venezolano en enero del 2018, había regresado en abril de ese año y, en septiembre pasado fue relevado de su cargo.

La fuga de López representa un hecho central por diferentes razones. En primer lugar, el dirigente ha sido señalado desde sectores del chavismo y de la oposición como quien está, en términos nacionales, al frente de la estrategia del “gobierno interino”. Guaidó, quien hasta el momento de autoproclamarse presidente era un diputado mayoritariamente desconocido y un cuadro de segunda línea en VP, siempre tuvo un lugar subordinado ante López.

En segundo lugar, López es, por eso mismo, el principal dirigente de una de las partes de la fragmentada oposición venezolana, aquella que se nuclea alrededor de Guaidó, la estrategia del bloqueo, la abstención electoral y que se encuentra en pérdida de fuerza. Las otras tres partes son, por un lado, el sector golpista que no responde al esquema de Guaidó, como María Corina Machado, el sector heterogéneo que se presentará a elecciones, y, por último, aquel que intenta encabezar Capriles Radonski.

La salida de López sucede en un momento parteaguas en el país, marcado por las próximas elecciones legislativas del 6 de diciembre. El bloque aún articulado alrededor de Guaidó y sostenido desde Estados Unidos, no participará de los comicios y plantea realizar una “consulta popular” para “rechazar el fraude”. La consulta, de contenidos por el momento difusos, tiene como objetivo construir un argumento para dotar de legitimidad la permanencia de la “presidencia interina” a partir del 5 de enero del 2021, cuando asuma la nueva Asamblea Nacional.

El sector que encabeza Guaidó se encuentra en declive político producto, entre otras cosas, de sus errores, promesas incumplidas, y defensa del bloqueo económico sin legitimidad interna. Sin embargo, cuenta, hasta ahora, con el respaldo de Washington, quien sostiene que reconocerá la presidencia interina luego de diciembre, en lo que es un acuerdo entre republicanos y demócratas.

Pero ya son varias las opiniones desde Estados Unidos, publicadas en diferentes medios, como los portales Bloomberg, Washington Post, Foreign Affairs, que afirman que la estrategia estadounidense no dio los resultados esperados y que, por lo tanto, es necesario modificarla. Los resultados en las elecciones del 3 de noviembre impactarán sobre la adopción de cambios hacia Venezuela.

Mientras tanto, dentro de Venezuela continúan los preparativos para las elecciones legislativas, como el simulacro nacional de votación organizado por el CNE, “para probar todos los elementos técnicos del sistema automatizado de votación, realizar pruebas de transmisión de resultados para monitorear su comportamiento y evaluar la eficiencia de funcionamiento del centro de votación y la mesa electoral”, según explicó la presidenta del CNE, Indira Alfonso.

La elección del 6 de diciembre es clave en la dinámica interna política, donde una mayoría creciente de fuerzas opositoras apuesta por el canal electoral para dirimir el conflicto político y a la construcción de acuerdos para enfrentar el bloqueo económico. Ese cambio progresivo de escenario interno representa una pérdida de fuerza para quienes apuestan por una salida de Maduro por una vía no electoral, es decir Guaidó, Washington, lo que se ha traducido en la política diplomática agresiva desplegada por Estados Unidos para que la elección no sea reconocida internacionalmente.

¿Qué hará Guaidó una vez electa y posesionada la nueva Asamblea Nacional? ¿Cómo se sostendrá la ficción de presidencia interina? La fuga de López a Madrid puede formar parte de las respuestas que aún están en desarrollo.



Fuente link:

Categorías
Argentina Sociedad

Coronavirus en España: el gobierno decretó el estado de alarma  | Rige el toque de queda nocturno y se prohíben las reuniones de más de 6 personas



Ante una situación sanitaria considerada “extrema”, el presidente español Pedro Sánchez decretó el estado de alarma, en principio por quince días, pero con intención de extenderse hasta principios de mayo. Este decreto va acompañado de la imposición de un toque de queda en todo el país desde las 23 hasta las 06 horas, salvo en las islas Canarias donde la incidencia del coronavirus es menos elevada. Al presentar las nuevas medidas, Sánchez llamó a la población a realizar “sacrificios” que “serán indispensables” y volvió a apelar a la unidad del país, en un claro mensaje al opositor Partido Popular (PP). Se trata del segundo estado de alarma decretado en España, luego del impuesto en marzo y que duró hasta junio con un confinamiento general de la población para contener la primera ola de la pandemia, que causó casi 35 mil muertos en el país. La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que el sábado se confirmaron 465.319 casos de covid-19, récord mundial por tercer día consecutivo. Casi la mitad de esos nuevos contagios se registraron en Europa.

“El estado de alarma es la herramienta constitucional para situaciones extremas y la situación que vivimos es extrema”, argumentó Sánchez, quien defendió la necesidad de adoptar medidas contundentes con el objetivo de evitar tener que recurrir de nuevo al confinamiento domiciliario como en marzo. El decreto aprobado el domingo concede a los presidentes autonómicos la posibilidad de confinar total o parcialmente sus territorios. El toque de queda que regirá desde las 23 hasta las 6 fue pedido formalmente por 9 de las 17 comunidades autónomas españolas. Por el contrario, ninguna de las autonomías gobernadas por el conservador PP lo había solicitado.

Sánchez también dispuso la prohibición de reuniones de más seis personas, como ya está ocurriendo en muchas autonomías, argumentando que es fundamental limitar el contacto entre personas para reducir los contagios. El presidente español planteó la necesidad de prolongar estas medidas durante seis meses para dar una respuesta estable y efectiva a la lucha contra el nuevo virus. Según explicó, ese es el plazo que aconsejan los expertos para superar no solo esta segunda ola, sino la etapa “más dañina” de la covid-19. 

“Los expertos dicen que las razones están plenamente justificadas”, advirtió Sánchez para solicitar formalmente a todos los grupos parlamentarios del Congreso que den su “apoyo abrumador” a la prórroga del estado de alarma, dado que habrá una rendición de cuentas continua sobre su aplicación. En concreto el ministro de Sanidad, Salvador Illa, comparecerá cada quince días ante el Congreso“Entiendo que es una cuestión de estado y los partidos que se consideran de gobierno deberían apoyar esta medida tan extraordinaria”, remarcó Sánchez, en clara alusión al opositor PP. 

Madrid, una de las comunidades más críticas de la gestión del presidente español, terminó el sabado el estado de alarma que el gobierno central decretó hace dos semanas para permitir su cierre perimetral. Sin embargo, nuevas medidas entraron en vigencia, decididas por las autoridades madrileñas: prohibición de reuniones, públicas o privadas, entre personas no convivientes entre medianoche y las seis de la mañana. En tanto, los bares y restaurantes deben cerrar a medianoche y su capacidad máxima queda restringida al 50 por ciento. 

“Puedo entenderlo, pero depende de lo fuertes que sean las medidas puede ser un poco demasiado, sobre todo a nivel económico”, apuntó Adán Skaly, un joven empresario de 23 años. “Para mi tendría que ser un toque de queda a las 9 de la noche”, aseguró por su parte Carolina Beltrán, una recepcionista de 36 años. “Quizás la gente se sorprende, pero para mí cuanto antes se restrinjan las cosas, mejor para pararlo y que lleguemos a Navidad un poco más tranquilos”, agregó.

En Barcelona, la segunda ciudad española, el toque de queda se hizo sentir incluso antes de caída la noche. La mayoría de sus comercios permanecían cerrados por ser domingo y los bares y restaurantes llevan más de una semana con la persiana cerrada por un decreto del gobierno regional catalán. Junto a un pequeño lago donde se reflejan las torres de la basílica de la Sagrada Familia, Bea Alós recogía a sus dos hijos para volver a casa. Para esta profesora de 42 años, el toque de queda “es una medida radical, pero se entiende en este contexto de pandemia. A veces piensas si no sería mejor encerrarnos dos o tres semanas para al menos solucionarlo de una vez“.

Según el presidente Sánchez, las medidas que son necesarias ahora son las que plantea el decreto, porque la situación es “extrema” debido a una incidencia acumulada de 378 casos por cada 100 mil habitantes y más de 650 muertos por coronavirus en la última semana. “El ejecutivo no va a ocultar nunca la realidad de la pandemia”, aseguró el líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Sánchez apeló a desplegar un “enorme ejercicio” de disciplina y resistencia para “doblegar” esta segunda ola de la pandemia, asegurando que este nuevo estado de alarma evitará tomar una medida “dañina” para la economía que podría derivar en la paralización total de la actividad del país. “Los sacrificios serán indispensables. Nadie desea establecer una sola limitación que no sea imprescindible para doblar la curva y proteger la salud de todos. Creemos que podemos lograrlo sin recurrir a medidas extremas como el confinamiento total“, enfatizó el presidente de España.





Fuente link: