Categorías
Argentina Economía

Guzmán reiteró que “no va a haber devaluación” | Definiciones del ministro de Economía



El ministro de Economía, Martín Guzmán, descartó la posibilidad de una devaluación del peso y sostuvo que “esa expectativa no se condice con la situación que atraviesa el frente externo”. Dejó claro que “las riendas (de la economía) las tiene el presidente” Alberto Fernández y llamó a todos los sectores a tener “responsabilidad” en los mensajes que se dan, porque “la grieta tiene un costo económico”.

“Más allá de la situación compleja, tenemos instrumentos para manejar la política cambiaria, que da referencia de precios”, dijo y puntualizó que la clave es que “lo (que ocurra en el mercado) financiero no contagie” la economía real, puntualizó el funcionario. 

Guzmán confirmó también que el Gobierno enviará al Congreso un proyecto de reforma tributaria, aunque no especificó la fecha, y anunció además que en breve se lanzará un “programa fiscal plurianual” de tres años acordado con el Fondo Monetario (FMI), que se planificará una reducción del déficit fiscal y que será tratado en el Parlamento.

“No va a haber una devaluación”

Durante una entrevista por Radio con Vos, el titular del Palacio de Hacienda reconoció que hay oscilaciones en la brecha cambiaria pero puntualizó que ello “no se condice” con la situación en la que se encuentra la economía real.

“Tenemos una brecha cambiaria muy elevada pero también superávit comercial, no hay pagos de deuda externa y, a pesar de lo que se dice, hay 41 mil millones de dólares de reservas”, por lo tan to, “la expectativa de devaluación no se condice con la situación que enfrentamos en el frente externo”, explicó.

El mismo sentido aseguró que en ese contexto y a pesar de la brecha cambiaria, el Gobierno “tiene los instrumentos para continuar la política cambiaria”.

“Tenemos los instrumentos para continuar la política cambiaria que llevamos adelante y no tener que hacer una devaluación” y “vamos a continuar con ritmo de apreciación del peso frente al dólar, reduciendo la inflación”, recalcó el funcionario.

Asimismo, el ministro cuestionó a quienes generan rumores sobre expectativas de devaluación y dejó claro que “el tipo de cambio paralelo no es el que corresponde” para definir el rumbo de la economía. “El Presidente marca la línea y nos abocamos a estabilizar la economía. Hora a hora se trabaja para estabilizar la economía y ponerla en el sendero de la producción”, afirmó.

No obstante, reconoció que la economía atraviesa problemas producto del impacto global de la pandemia de coronavirus y sostuvo que hay “desequilibrios para ir resolviendo”.

“La grieta tiene un costo económico”

La Argentina tiene “una coalición gobernante aunada en un objetivo concreto que es conducir una situación sin precedentes que es la pandemia, con un presidente que tiene las riendas”, dijo y llamó a la reflexión de todos los sectores, porque “la grieta tiene un costo económico”.

“Una sociedad fracturada es una sociedad a la que le cuesta tener una estabilidad en la economía”, dijo y aseguró que desde el gobierno nacional “no generamos ningún negocio con la grieta”. Remarcó que “si hay algo que el Presidente no quiere es que haya una grieta, porque la grieta cuesta”, y pidió “responsabilidad” a “la oposición, los empresarios y los medios”.

“Hay plan económico”

Martín Guzmán también salió al cruce de los sectores que dicen que el gobierno no tiene un plan económico. “Sí que hay plan. Todo se planea, todo se programa”. Lo que ocurre, explicó, es que “lo que en Argentina se llama ‘plan’ suelen definiciones de régimen cambiario, y eso no son planes”, criticó.

“Tenemos un gabinete económico trabajando de forma muy coordinada” y que persigue “el objetivo de estabilizar la economía Argentina”. Reconoció también que “cuando alguna medida no funciona, se revierte” porque “no nos vamos a agarrar dogmáticamente” de una medida”. “Estamos mucho más fuerte de lo que se dice en el frente externo, hay expectativas de devaluación que no vamos a validar”, completó.

Reforma tributaria y reducción del déficit

Durante la entrevista, el ministro reconoció que “el sistema impositivo argentino es regresivo” y apuntó que por ese motivo el equipo económico está trabajando en “una ley para darle simplicidad al sistema”.

Luego anunció que en las próximas semanas se anunciará un “posible financiamiento de la deuda pública”. “Además, vamos a anunciar un programa fiscal plurianual” de reducción del déficit y para el cual “estamos trabajando de manera muy seria y constructiva” don el FMI. Esta iniciativa será “enviada al Congreso de la Nación, porque es una política de Estado”.

“Grupo de bonistas minoritario”

Guzmán le dedicó un párrafo al pequeño grupo de bonistas que emitió un comunicado que fue amplificado por los medios más críticos al gobierno. Recordó que “un grupo más grande emitió otro comunicado despegándose” de ese grupo minoritario que “quedó herido” después del acuerdo alcanzado con más del 90 por ciento de loa acreedores.

También les envió un mensaje: “Las políticas económicas de la Argentina la definimos nosotros. Queremos empujar la recuperación económica al mismo tiempo que se ponen la cuentas en orden”.



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

A pesar de las presiones, Guzmán aseguró: “No va a haber devaluación”

https://www.tiempoar.com.ar/nota/a-pesar-de-las-presiones-guzman-aseguro-no-va-a-haber-devaluacion

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina Economía

Grupos de acreedores salieron con los tapones de punta | Grandes fondos de inversión aprovechan las tensiones cambiarias para pasarle factura al ministro Guzmán



El mercado financiero registró otra jornada de fuerte especulación cambiaria. El dólar blue marcó un nuevo pico de 190 pesos y un incremento de 7 pesos en la jornada. El precio del contado con liquidación subió a un record de 181,06 pesos y registró un avance de 6 pesos. La brecha cambiaria se ubica en el 132 por ciento.

Dos de los grupos de inversores extranjeros que reestructuraron su deuda difundieron este jueves un comunicado en el que aseguran que las medidas del Gobierno tras el canje de bonos agravaron los problemas de la crisis argentina. El mensaje no es casual: busca sumar presión a la pulseada entre el Gobierno y el mercado por la devaluación. El principal pedido fue que el Fondo Monetario y la Argentina alcancen un acuerdo pronto.

“Las preocupaciones de los acreedores han demostrado ser correctas. Las autoridades económicas de la Argentina no solo no han logrado restablecer la confianza, sino que las medidas políticas adoptadas inmediatamente después de la reestructuración de la deuda han empeorado drásticamente la crisis económica del país”, indicaron Exchange Bonholders y el Comité de Acreedores, los cuales agrupan a un conjunto de 20 fondos de inversión.

“Las autoridades argentinas han alarmado a muchos acreedores cuando transmitieron el mensaje de que incluso las deudas sostenibles (del sector privado) no se reembolsarán”, apuntaron. Para agregar que “los acreedores se preguntan si el sacrificio para proporcionar una estructura de deuda que Argentina es capaz de atender fue esencialmente insignificante frente a un prestatario que simplemente puede no estar dispuesto a pagar”.

Presiones cambiarias

El equipo económico tiene puesto el foco de atención en las presiones cambiarias y evalúan nuevas medidas. Los anuncios de esta semana del Ministerio de Economía para incrementar el volumen de operaciones en el mercado de contado con liquidación y reducir su volatilidad por el momento no consiguieron un efecto favorable.

El mensaje del Fondo Monetario Internacional en el que destaca el compromiso argentino para alcanzar un acuerdo tampoco fue efectivo para moderar expectativas. El desgaste de las reservas internacionales es uno de los principales problemas para calmar la tensión cambiaria. Este jueves las reservas bajaron 152 millones por cambios de cotización del oro y el yuan.

En el mercado estimaron que la autoridad monetaria había intervenido vendiendo 50 millones de dólares. Pero fuentes oficiales aseguraron que el saldo no fue de venta sino de compra por 5 millones de dólares. En las últimas jornadas la entidad alternó días compradores y vendedores aunque en el acumulado del mes ofreció cerca de 650 millones de dólares para evitar mayores subas del tipo de cambio mayorista.

La cotización del dólar comercial utilizada por importadores y exportadores cerró en 78,08 pesos y anotó un incremento de 33 centavos. El dólar ahorro -con el recargo del impuesto País y el 35 por ciento a cuenta de Ganancias- finalizó en 137,36 pesos. 

La diferencia entre el dólar mayorista y el financiero supera el 130 por ciento provocando dificultades para el funcionamiento normal de la economía. Esta brecha cambiaria era del 35 por ciento antes de la pandemia.

Bonos y acciones

En el mercado de bonos hubo un rebote luego de varias jornadas con fuertes caídas. Se destacaron las subas del 2,7 por ciento de los títulos con vencimiento en 2038. El riesgo país cerró en 1442 puntos con una baja de 10 puntos. 

Las acciones también marcaron un repunte. En la bolsa porteña aumentaron 3,2 por ciento y las empresas que cotizan en Nueva York llegaron a incrementarse hasta el 5 por ciento.

“La incertidumbre aún se mantiene latente, y los rebotes tienen más que ver con parámetros técnicos que con fundamentales o buenas noticias. Las noticias que llegan siguen siendo muy negativas, con un mercado de cambios muy desequilibrado y la brecha en aumento”, indicaron en Portfolio Personal sobre el rebote de los activos.



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

¿Qué es el “dólar contado con liquidación”? | Cómo se opera en el mercado financiero para conseguir dólares legales



La economía argentina enfrenta una fuerte corrida de activos en las últimas semanas. Se disparó la brecha cambiaria, se desplomaron los bonos en dólares y retrocedieron las reservas internacionales. Existe una pulseada entre el Gobierno y el mercado para definir el precio del tipo de cambio mayorista. La devaluación generaría ganancias para sectores dolarizados y un fuerte impacto para el resto de la economía por efecto de la inflación.

La cotización del contado con liquidación es uno de los principales mecanismos de presión para intentar forzar el ajuste del dólar oficial. En la jerga financiera se lo conoce como el dólar CCL y este año acumula una suba de precio del 135 por ciento. La dinámica hace que el dólar oficial luzca barato y potencia las expectativas de devaluación.

¿Como se compran dólares CCL?

La compra de dólares a través del mercado de contado con liquidación no se hace en forma directa. Los inversores primero deben comprar bonos en pesos para revenderlos en dólares. La operatoria suena sofisticada pero es simple.

Los títulos soberanos pueden intercambiarse en dos modalidades. Pueden operarse en moneda local o pueden operarse en divisas. Esto permite que indirectamente el inversor con pesos termine comprando dólares usando de intermediario a los bonos.

La idea es sencilla de pensar con un ejemplo. Para comprar un Bonar 2030 se necesitan 6800 pesos. Este mismo bono puede volver a venderse en pesos pero también puede venderse a cambio de 39 dólares. Hacer esto último le permite al inversor que tenía pesos terminar al final de toda la operatoria con dólares.

Para poder conocer la cotización de cuánto costo cada dólar simplemente hace falta una cuenta. Si se pusieron 6800 pesos y se recibieron 39 dólares, significa que cada uno de los dólares se pudo comprar a casi 175 pesos (6800/39 = 175).

¿Qué es la brecha cambiaria?

La economía tiene principalmente dos precios de referencia para el tipo de cambio. Las exportaciones e importaciones se cursan a través del dólar mayorista o comercial, el cual opera en torno de 78 pesos.

La compra de dólares financieros utilizada para retirar activos del mercado interno se hace a través del mercado de contado con liquidación, que cotiza a 175 pesos. La diferencia entre esta cotización y la mayorista es lo que se conoce como brecha cambiaria.

Esta semana la brecha alcanzó un record de 125 por ciento y produce problemas de distintos tipos para el funcionamiento de la economía.

La principal tensión es que los exportadores frenan todo lo que pueden la liquidación de sus ventas y los importadores adelantan todo lo que pueden las compras en el exterior.

La falta de oferta privada y la mayor demanda de divisas en el mercado mayorista obliga al Banco Central a intervenir para evitar una devaluación del dólar comercial

El problema es que estas intervenciones desgastan el nivel de reservas internacionales y hacen que las expectativas de una devaluación no logren contenerse reforzando el comportamiento de especulación cambiaria de exportadores e importadores.

En este punto existe un tercer actor que en el último año sumó presiones sobre las reservas internacionales. Son las empresas privadas que cancelan deudas con sus acreedores externos e incrementan la demanda de divisas en el mercado mayorista

Medidas en marcha

Exportadores evitando liquidar, importadores comprando todo lo posible y empresas pagando toda la deuda que pueden es un combo difícil de maniobrar. En lo que va del año las divisas de la autoridad monetaria bajaron 4 mil millones de dólares (1 punto del PIB).

Por este motivo en las últimas semanas se fueron anunciando distintas medidas para intentar frenar la pérdida de reservas internacionales. Por un lado se intentó fomentar la liquidación de exportaciones con la reducción de retenciones.

Por otro lado comenzó a incrementarse la tasa de interés en pesos para evitar que las empresas usen créditos baratos en moneda local para comprar dólares para importar o para pagar deudas. También se solicitó a las empresas que reestructuren sus pasivos externos.



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

Brecha cambiaria, un fondo yanqui y el rol de Caputo: por qué el gobierno vuelve a endeudarse en dólares

https://www.tiempoar.com.ar/nota/brecha-cambiaria-un-fondo-yanqui-y-una-promesa-incumplida-por-que-el-gobierno-vuelve-a-endeudarse-en-dolares

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina Economía

Dólar: el negocio de la brecha cambiaria | Cuál es la estrategia de Martín Guzmán para tranquilizar los mercados de divisas.



La brecha cambiaria es un potente generador de expectativas de devaluación. La diferencia entre el tipo de cambio oficial y las cotizaciones de los dólares Bolsa y blue también es una fuerte arma de desestabilización política.

Reducir y estabilizar la brecha es un objetivo económico-financiero y, a la vez, una misión política prioritaria en el gobierno de Alberto Fernández.

La brecha además es una fuente de negocios espectacular para financistas y empresas exportadoras e importadoras.

Con férreo control de cambios es casi inevitable la existencia de precios de dólares diferentes. La administración entonces de ese complejo cuadro cambiario es fundamental para que la economía eluda la inestabilidad latente por esa discrepancia.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, está convencido de que una de sus principales tareas es reducir la brecha. Frente a ese desafío se repite la misma dinámica de meses pasados. La legión de economistas de la city que lo menospreció cuando negociaba con los poderosos acreedores del exterior, con un resultado exitoso que los dejó descolocados, salieron en forma disciplinada a decir que no podrá lograrlo sin devaluar fuerte.

Como se adelantó aquí el domingo pasado, Guzmán adquirió la centralidad política y de gestión que la crítica situación exige y, a la vez, las líneas de acción de Economía y el Banco Central ahora están coordinadas, base indispensable para atender la cuestión cambiaria.

En la contienda con economistas expertos en pronósticos fallidos y de fracasos en la gestión pública, Sacachispas les está ganando cómodo el partido luego de cerrar el canje de deuda, pero el desafío cambiario es clave para saber cómo terminará el score.

Clave financiera

La brecha es perturbadora de la estabilidad y brinda además oportunidades de hacer diferencias especulativas que no se podrían concretar en un mercado cambiario tranquilo.

Algunas operaciones son de poco monto y otras de un volumen considerable. La más conocida es el “rulo“, que consiste en comprar dólar ahorro (200) al precio oficial y venderlo en la plaza blue. Ese pase de manos de billetes entregaba una utilidad de unos 5000 pesos mensuales, hasta que se limitó al máximo la entrega de esos verdes de las reservas.

Grandes empresas endeudadas en el exterior tomaban créditos en pesos a tasas bajas, reducción fomentada por el Banco Central para facilitar el financiamiento del sector productivo. Esos pesos no los utilizaban para fortalecer el capital de trabajo, sino que los destinaban a comprar dólares oficiales para precancelar deudas (financieras y comerciales) en el exterior, especulando con que la brecha estaría adelantando una próxima devaluación que encarecería en pesos el pago de esos pasivos. El Banco Central decidió regular esa operatoria.

Los importadores también adelantan transacciones con la misma lógica: comprar a un dólar oficial que estiman, de acuerdo a la dimensión de la brecha cambiaria, hoy estaría atrasado.

Por esas vías se aceleró la pérdida de reservas en los últimos meses. El Banco Central intervino para ordenar esas operatorias con la Comunicación “A” 7138, el jueves pasado.

Además de implementar medidas de urgencia para evitar esos movimientos, la clave financiera pasa por reducir la brecha. La diferencia de cotizaciones no es por “falta de confianza”, concepto gaseoso con el que confunde el discurso económico dominante, sino que para lograr achicarla se requiere de una estrategia monetaria y cambiaria consistente que permita controlar el mercado, generando incentivos a la oferta de dólares al tiempo de construir opciones de inversión en pesos.

Clima social

La inestabilidad cambiaria tiene una raíz estructural, impulsos de la coyuntura y el fomento de una oposición política y mediática desbocada.

La escasez relativa de divisas, lo que se conoce como restricción externa, es el origen de las habituales crisis de la economía argentina. Cada uno de los integrantes del equipo económico lo sabe y elude el análisis vulgar de la ortodoxia que dice que el disparador de las debacles se origina en el frente fiscal.

La forma de atender la cuestión externa, o sea relajar la falta de dólares, se encuentra en diseñar una política de fomento de exportaciones y de sustitución selectiva de importaciones.

Los resultados de esa estrategia no son inmediatos, llevan tiempo y lo que menos se tiene en una coyuntura crítica es ese activo.

Por eso, definido ese objetivo de mediano y largo plazo, resulta fundamental el manejo de la coyuntura, tarea compleja que no tiene una receta mágica, como lo prueban las recurrentes crisis cambiarias/sector externo desde hace 45 años.

Otro factor que influye en la situación cambiaria de coyuntura es la campaña de desestabilización liderada por el dispositivo mediático y político de derecha.

Reafirmando que la cuestión principal del mercado cambiario es un problema estructural de escasez de divisas y que la gestión de la coyuntura resulta compleja, la minimización -durante cuatro años de macrismo- o la exageración -como en estas semanas- de la inestabilidad cambiaria por parte de financistas y economistas de la city juega un papel central en el clima social en relación al dólar.

Guzmán

La intervención en la disputa por las expectativas económicas y sociales es importante y es un terreno en que el gobierno no debería ceder si pretende dar batalla a los promotores de la desestabilización.

La presencia pública como la de Guzmán en IDEA rebatiendo una a una las inexactitudes que le trasladaban en el cuestionario público, y la voluntad política de asumir el control del mercado cambiario van en ese sentido.

La participación del ministro fue una prueba al respecto: por un lado, explicó que no habrá devaluación brusca y que hay reservas líquidas suficientes; y, por otro, adelantó dos medidas vinculadas a la plaza cambiaria y financiera.

La respuesta inicial del mercado a esa intervención fue un freno a la escalada del dólar contado con liquidación, para cerrar con una caída de 5 a 7 pesos desde los máximos.

Como se ha señalado en más de una ocasión, la batalla del dólar es diaria porque la principal habilidad del mundo de las finanzas es hacer negocios en las fisuras de las regulaciones.

Guzmán demostró en el trato con los acreedores externos, que son los fondos de inversión más poderosos del mundo financiero global, que tiene bastante paciencia hasta poder definir las reglas de juego sobre las cuales se terminó de definir el acuerdo.

Sobre el mercado cambiario Guzmán piensa desplegar la misma estrategia de paciencia con la siguiente hoja de ruta:

* La brecha cambiaria no impacta en la inflación.

* La diferencia entre el tipo de cambio oficial y los dólar Bolsa y blue importa por lo que genera en expectativas sociales.

* El objetivo entonces es reducir esa brecha cambiaria.

* La cotización oficial no está atrasada en términos históricos.

* Los valores de los dólar Bolsa y blue no representan la realidad de la economía argentina.

* Las restricciones cambiarias son de emergencia y hoy no pueden flexibilizarse, pero no son consideradas una política permanente.

* No habrá limitaciones adicionales para el acceso al dólar ahorro; por lo tanto no habrá prohibición total.

* Hay suficientes reservas líquidas para atender el actual nivel de demanda de divisas.

* Si fuera necesario se activaría el swap con China, opción que asegura hoy no tiene sentido.

* Subir la tasa de interés de referencia del Banco Central para igualar la de Pases con la de las Leliq, lo que evita operaciones especulativas al tiempo que mejora la rentabilidad de plazos fijos en pesos.

* Ratifica que el dólar oficial de fin de año será de 81,40 pesos, y de 102 pesos en diciembre de 2021, como está estipulado en el Presupuesto Nacional.

“Hasta que se convenzan” de que no habrá devaluación brusca, es el mensaje que Guzmán reitera una y otra vez cuando lo apuran sobre la magnitud de las presiones del mercado.

Objetivo

En estas últimas jornadas turbulentas, con rumores varios y versiones de un alza todavía más disparatada del dólar blue, la misión inmediata que se planteó el equipo económico es tranquilizar el mercado y regresar a una situación previa a las medidas de principios del mes pasado.

Es un objetivo ambicioso de acuerdo a las actuales condiciones. En esos días el dólar Bolsa cotizaba en un rango de 120 a 125 pesos. Hoy parece una quimera alcanzarlo, porque ubicaría la brecha cambiaria en 50 por ciento, la mitad del último cierre. 

Para alcanzar esa brecha, la primera medida fue la de flexibilizar la operatoria del contado con liquidación que anunció Guzmán en IDEA. El ministro quiere que sea un mercado con más volumen de operaciones, no menos, porque así disminuiría -dice- la posibilidad de maniobras disruptivas en las cotizaciones. 

El encarecimiento del dólar ahorro con el 35 por ciento a cuenta de Ganancias y Bienes Personales establece un piso por encima de esa meta. Ese 35 por ciento más el 30 por ciento del impuesto PAIS coloca la brecha en un piso del 65 por ciento. Del mismo modo que el aumento en la cantidad de días de “parking” para inversores financieros no residentes disparó el contado con liquidación -ahora se dará marcha atrás con esa medida-, el 35 por ciento también ha sido un error no forzado.

Eliminarlo evitaría que cada ajuste del tipo de cambio oficial eleve aún más el denominado “dólar solidario”, reduciendo entonces la brecha y, por consiguiente, el fuego de las especulaciones devaluatorias.

Inversión en pesos

Otro frente para descomprimir tensiones en el mercado cambiario se encuentra en la oferta de opciones de inversión en pesos. El menú debe garantizar una rentabilidad positiva respecto a la inflación esperada y a la devaluación del tipo de cambio oficial.

Guzmán adelantó que habrá incentivos tributarios para las inversiones en pesos.

En un hilo de tuit en su cuenta informó que “en línea con los objetivos que nos planteamos en diciembre de 2019 de reconstruir el mercado de capitales en pesos, dimos un nuevo paso: enviamos al Congreso de la Nación un proyecto de ley para incentivar el ahorro y el financiamiento en moneda local“.

La idea oficial es nivelar la carga tributaria de los activos en pesos con cláusulas de ajuste respecto a los que tienen renta fija. Guzmán afirmó que “mientras se trabaja en resolver la problemática inflacionaria, es importante ofrecer a la gente y a las empresas, instrumentos que protejan sus ahorros”.

El proyecto de ley exime del Impuesto a las Ganancias a los activos en pesos indexados (por ejemplo, con CER o UVA) y a otros activos en moneda nacional que se destinen a inversiones productivas, corrigiendo así el tratamiento diferencial que tenían estos activos, que castigaba su uso.

También estarán exentos del Impuesto a Bienes Personales las obligaciones negociables, los activos destinados a financiar inversión productiva y participaciones en Fondos Comunes de Inversión y Fideicomisos que inviertan en activos ya eximidos como por ejemplo títulos públicos.

Ganar

Además de la voluntad política de no aplicar una devaluación brusca, existe convencimiento absoluto en cada uno del grupo de economistas principales del Gobierno que esa medida no sería solución de nada y que sólo agravaría el cuadro económico y social.

Están seguros de que, a diferencia de otras crisis cambiarias, el mercado no puede forzar la devaluación pese a la tenaz campaña en ese sentido liderada por corporaciones mediáticas con un afilado coro de economistas del establishment.

El control de cambios es un dique poderoso a esas presiones. Hoy es un régimen muy firme:

* Casi no hay posibilidades de formación de activos externos vía compra de dólares. El acceso al dólar ahorro es muy restringido, además por un monto bajísimo de apenas 200 dólares.

* Existe una férrea regulación para el giro de utilidades al exterior.

* La exitosa reestructuración de la deuda pública alivió sustancialmente los pagos en dólares.

* Se ajustaron los regímenes de cancelación de deuda privada financiera y comercial.

* También se empezó a controlar la demanda especulativa de los importadores.

* La pandemia limita la pérdida de divisas por el turismo al exterior

El equipo económico destaca que hasta el Fondo Monetario Internacional está de acuerdo con el control de cambios. Con esa potente herramienta de regulación de reservas y una mayor consistencia en el manejo cambiario y monetario, dicen que el mercado no tiene margen para ganar la pulseada financiera.

[email protected]



Fuente link:

Categorías
Argentina El país

Santiago Cafiero: “Un sector de la oposición quiere dañar la gestión del presidente” | Definiciones del Jefe de Gabinete sobre la oposición, el Frente de Todos y el futuro del dólar



El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, advirtió este sobre un sector de la oposición que “busca dañar al gobierno”, en referencia a la marcha anticuarentena convocada para este lunes por referentes de Juntos por el Cambio. En cuanto al Frente de Todos, aseguró, sobre el rumor de posibles tensiones dentro del armado, que “no hay internas” sino “opiniones distintas” en algunos temas.

Cafiero también opinó sobre las movilizaciones que han tenido lugar en los últimos feriados nacionales, que en su gran mayoría estuvieron fogoneadas por la oposición, al considerar que son intentos de “dañar al Gobierno”. Este tipo de concentraciones, señaló el funcionario en diálogo con Radio Mitre y CNN Radio, se convocan para protestar contra “las medidas que se toman, la ciencia y los resultados de las elecciones del año pasado”, planteos con los que “claramente se busca cuestionar al Gobierno, y que tienen como principales referentes a los dos presidentes de las fuerzas opositoras: Patricia Bullrich (Juntos por el Cambio) y Alfredo Cornejo (UCR)”. 

Respecto a las declaraciones de Mauricio Macri en el encuentro virtual que este sábado mantuvo con los principales dirigentes del PRO, en el que pidió “normalizar el país” y criticó lo que llamó una “cuarentena eterna”, Cafiero sostuvo: “ahí te das cuenta que Macri no entiende nada porque no sabe nada“, ya que “hace meses el 90 por ciento de las actividades productivas del país están trabajando“, a excepción del turismo.

Los gobernadores y el jefe de Gobierno porteño, selaló Cafiero, tienen “otra posición” porque “son quienes tienen responsabilidad de gestión” y deben “lidiar con la pandemia”.

“No hay internas” en el Frente de Todos

Según aseguró el jefe de Gabinate ante las versiones que circularon en algun medios de comunicación sobre posibles conflictos dentro del oficialismo, “no hay internas en el Frente de Todos”. “Está vigoroso, trabajando con una agenda amplia, y sobre esa agenda hay opiniones distintas, pero no tienen ese volumen, no está en tensión el Frente de Todos“, dijo. 

“Promovemos el diálogo y el debate político, ahora hay cuestiones que planteamos que hay que discutirlas puertas adentro, para no darle de comer a esa parte de la oposición que lo que busca es dividirnos“, expresó Cafiero. Y agregó: “Pensar que el FdT está en tensión y Juntos por el Cambio no, cuando se espiaban entre ellos, es una vara bastante inequitativa”.

Para el jefe de Gabinete, “hay cierta comidilla de editorialistas políticos” porque “les rinde más hablar de crisis y conflictos” como parte de su “modelo de negocios”.

Pandemia

Durante las entrevistas de este domingo, el funcionario nacional defendió las medidas adoptadas para enfrentar la pandemia de coronavirus y dijo que “el Gobierno estuvo muy activo en desarrollar las herramientas” necesarias para ofrecer “políticas públicas” como respuesta a la crisis sanitaria.

Consultado sobre si influyen las encuestas de opinión para tomar una decisión sobre mantener el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) para mitigar el avance de la covid-19, Cafiero respondió: “Jamás vamos a tomar una decisión política a partir de una encuesta de (la consultora) Poliarquía”.

Asimismo, advirtió que las consecuencias económicas del coronavirus en Argentina no son “excepcionales”, en comparación con otros países de la región, y graficó que tanto Uruguay, donde el impacto de la covid-19 fue mucho menor, también tuvo una “caída de 10 puntos” de su PBI, como en Brasil, donde se aplicó estrategia distinta para encarar la pandemia.

Respecto a la cuarta entrega del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), adelantó que aún es materia de análisis en el Gobierno. “Estamos trabajando en otros instrumentos más focalizados. Se verá en los tiempos si llegamos o si vamos a un nuevo IFE 4“, expresó y aclaró que la idea rectora del Frente de Todos es “abandonar el modelo de especulación financiera e ir a un modelo de producción y empleo”.

En otro tramo de la entrevista radial, defendió las medidas adoptadas desde marzo para contener el avance de la pandemia y aseguró que esas decisiones le permitieron al Gobierno “ganar tiempo” y “fortalecer el sistema de salud: construimos 12 hospitales modulares e invertimos 45 mil millones de pesos en infraestructura que nos permitió equiparnos y capacitar al personal de salud y vayan conociendo como tratar a los pacientes”, detalló.

Dólar

El jefe de Gabinete aprovechó la oportunidad para volver a remarcar el compromiso del gobierno para “tener un tipo de cambio adecuado”. Según aseguró, “hoy nada nos indica que el tipo de cambio oficial, que es donde se rige la economía, deba estar mucho más alto de lo que está”.

En relación a la cotización del dólar paralelo, el funcionario explicó que “la economía no se ajusta por el dólar blue y lo demostró en carne propia (el exministro de Economía Alfonso) Prat Gay porque lo que hizo fue devaluar y la economía se ajustó al dólar oficial, el que rige la importación y la exportación”.

Tenemos que generar políticas para que haya más oferta y son políticas públicas a largo plazo, no hay una mayor oferta con una sola medida, no existe eso”, añadió. Al respecto, resaltó la importancia de incentivar las exportaciones, a las que consideró como “una fuente genuina de ingreso de divisas”.

En ese marco, criticó a quienes “proponen soluciones instantáneas”. “Están pensando en la demanda de dólares y proponen devaluar como solución mágica, y piden liberalizar el tipo de cambio, lo que no ocurre porque no hay oferta”, explicó el funcionario al justificar medidas transitorias adoptadas desde el gobierno.

Por último, consultado sobre la evolución del precio de la divisa estadounidense, afirmó: “tenemos una progresión, si uno lee el presupuesto, lo que ve es una proyección macroeconómica en donde uno ve equilibradas todas las cuentas”.



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

Falsos diagnósticos

https://www.tiempoar.com.ar/nota/falsos-diagnosticos

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina Economía

Respaldo masivo del mercado a los bonos del Tesoro indexados por dólar

https://www.tiempoar.com.ar/nota/respaldo-masivo-del-mercado-a-los-bonos-del-tesoro-indexados-por-dolar

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina Economía

Dólar, medidas y falsos argumentos

https://www.tiempoar.com.ar/nota/dolar-medidas-y-falsos-argumentos

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original