Categorías
Argentina Economía

El Banco Central llenó la canasta | Compra de 200 millones de dólares para las reservas



El Banco Central compró en torno a 200 millones de dólares en el mercado de cambios, según fuentes del sector privado. La cifra fue la más elevada desde el 29 de mayo y reafirma el cambio de tendencia sobre las intervenciones iniciado en diciembre. Ese mes la autoridad monetaria compró dólares por primera vez desde junio.

El retroceso de las expectativas de devaluación se registró también en la moderación del dólar paralelo. Este lunes la cotización del blue se ubicó en 159 pesos, al bajar 2 pesos respecto del viernes.

El tipo de cambio contado con liquidación, que se obtiene de la compra venta con títulos públicos, cerró en 145,96 pesos y avanzó 0,5 por ciento. El dólar MEP, en tanto, se ubicó en 145,80 pesos y también subió 0,5 por ciento.

Los bonos volvieron a bajar este lunes con caídas de hasta 1,9 por ciento en las cotizaciones de largo plazo como el AE38. Los de corto plazo como el Bonar 209 cerraron con una merma de 0,2 por ciento. El riesgo país volvió a avanzar 11 unidades y finalizó la jornada en 1396 puntos. A media rueda tocó los 1400.

En la agencia de bolsa Portfolio Personal aseguraron que “de cara a esta semana, los activos de renta fija siguen mostrando debilidad, donde los bonos soberanos en dólares, especialmente los de ley local, siguen anotando caídas importantes”.

En el mercado están atentos al avance en un doble frente. Uno: la negociación del Gobierno con el Fondo Monetario. Dos: la negociación de las provincias con los acreedores internacionales para reestructurar la deuda en moneda extranjera.

En las acciones hubo un retroceso de 1,4 por ciento y se destacaron las pérdidas de firmas energéticas como Edenor, la cual bajó 4,1 por ciento. En la bolsa de Nueva York las empresas argentinas también registraron una floja performance, con caídas de hasta casi el 5 por ciento. Sobresalió la baja de YPF (-4,9 por ciento).

Este lunes fue un día complejo para las economías emergentes en términos financieros. Los indicadores que replican el movimiento de las bolsas de los países en desarrollo tuvieron una caída del 1,1 por ciento y en economías como Brasil el retroceso de acciones fue del 3,5 por ciento en la jornada. 



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

El dólar blue bajó fuerte y aleja a los especuladores | Retroceso de las fuerzas financieras devaluacionistas



El dólar blue registró una baja de 6 pesos en la jornada y terminó en 160 pesos. Se trata del mayor retroceso diario en siete semanas y muestra una nueva señal de la moderación de las presiones cambiarias iniciada a partir de noviembre.

La suba del precio de la soja hasta los 500 dólares por tonelada –su mayor nivel en los últimos seis años- es una de las principales variables que mira el mercado para continuar reduciendo expectativas de devaluación, según un operador cambiario de la city.

En las últimas semanas el Banco Central también modificó su tendencia de intervención en el mercado de cambios y comenzó a comprar reservas internacionales. Estimaciones privadas indicaron que este martes adquirió en torno de 10 millones de dólares. El volumen operado en la jornada fue menor a los 105 millones de dólares.

El dólar contado con liquidación se ubicó en 143,91 pesos y marcó un aumento de 1,1 por ciento, en tanto que el dólar mep (bolsa) cotizó a 143,55 pesos y subió 0,9 por ciento. En la jornada continuó la caída del precio de los bonos en moneda extranjera y sobresalió el retroceso del Bonar 2035 con una merma del 1,5 por ciento. El riesgo país subió 1,2 por ciento a 1417 unidades.

Las acciones del Merval subieron 1,7 por ciento y hubo rebote en las empresas argentinas que cotizan en Nueva York. Se destacó el incremento del 4,7 por ciento de Tenaris y del 2,7 por ciento de la petrolera YPF. Esta firma anunció recientemente la puesta en venta de sus oficinas centrales en Puerto Madero con un valor de mercado de 400 millones de dólares.

Entre los bonos en moneda local se destacaron las cotizaciones de los títulos ajustados por inflación. Por ejemplo el TX26 registró un incremento del 1,3 por ciento en la jornada y el TX24 lo hizo en un 1,1 por ciento.

En el exterior hubo un rebote en las principales bolsas del mundo tras una jornada de fuertes caídas este lunes. Se destacó la suba de casi 1 punto porcentual en el Dow Jones. Los índices que replican movimientos de acciones de países emergentes subieron 2,4 por ciento.



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

El dólar blue arrancó el año financiero sin cambios | Cotizó a 166 pesos, mientras que el dólar oficial mayorista lo hizo a 84,70



El dólar blue terminó este lunes en 166 pesos con un precio idéntico al del miércoles pasado previo a los feriados de fin de año. La cotización del contado con liquidación subió 1,7 por ciento para ubicarse en 142,63 pesos. A su vez, los activos financieros como las acciones y los bonos en moneda extranjera iniciaron 2021 con una caída cercana al 2 por ciento.

El riesgo país terminó en 1395 pesos y mantiene la paridad de los bonos en torno del 40 por ciento. Entre los analistas financieros aseguran que un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional en los próximos meses podría ser la clave para empezar a recuperar el valor de los títulos públicos nominados en dólares.

Entre los datos positivos de la jornada fue que las estimaciones privadas adelantaron que el Banco Central logró comprar 40 millones de dólares en el mercado de cambios. Con esta operatoria mantiene la tendencia de diciembre cuando se compraron más de 600 millones de dólares para sumar a las reservas.

El inicio del año financiero fue de volatilidad no sólo en la Argentina sino es otras bolsas del mundo. Las acciones que cotizan en el Dow Jones registraron pérdidas cercanas al 1,5 por ciento y gigantes tecnológicos como Apple bajaron el 3 por ciento.

Las tensiones en el Congreso norteamericano generaron ruido en la plaza bursátil. La incertidumbre es si el partido demócrata alcanzará la mayoría en el Senado. No obstante las firmas de Estados Unidos se mantienen en picos históricos.

En el mundo desarrollado también impactan los miedos provocados por el incremento de los contagios y la posibilidad de nuevas restricciones a la circulación. Los países europeos son algunos de los más afectados por la nueva ola de coronavirus.

Acciones y bonos

En el detalle de las acciones argentinas se registró una baja del 1,8 por ciento del Merval. Entre las empresas locales que cotización en Nueva York las pérdidas se elevaron hasta casi 9 por ciento. Entre las firmas con peor performance figuró Edenor al bajar 8,8 por ciento.

Los bancos también registraron una mala jornada al perder hasta 5 por ciento y compañías como YPF terminaron la primera rueda del año con una disminución del 2,8 por ciento.

En relación con los bonos soberanos se destacó la caída del 1,8 por ciento del Bonar 2029 y del 2,8 por ciento del Bonar 2041. El primero es el título de menor plazo. El segundo es el más largo. Ambos emitidos en la reestructuración de 2020.



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

El dólar fue la inversión más rentable | El oficial subió 42,8 por ciento y el blue 111 por ciento



El balance financiero de 2020 arrojó que el dólar oficial subió de 62,99 a 87,97 pesos en el acumulado del año. Se trata de un incremento del 42,8 por ciento. La cifra se ubica por encima de la inflación que será en el mismo período cercana al 36 por ciento.

A lo largo del año hubo distintas tensiones macroeconómicas, financieras y cambiarias que llevaron a la adopción de medidas dinámicas para controlar las presiones con el tipo de cambio y evitar una devaluación abrupta del dólar comercial.

Entre las medidas adoptadas se incorporaron nuevos impuestos a la compra de dólares para ahorro y turismo. Por este motivo el tipo de cambio para atesoramiento cotiza un 65 por ciento por encima del dólar comercial y se ubica al cierre del año en 148,45 pesos. Esos aranceles corresponden en 30 puntos porcentuales al impuesto País y en 35 puntos porcentuales al pago a cuenta de ganancias.

El tipo de cambio mayorista –con el que operan exportadores e importadores- pasó en el año de 59,82 a 84,15 pesos. Es decir, un incremento del 40,6 por ciento. Esta variación también estuvo por encima de la inflación permitiendo que el tipo de cambio real no se aprecie en línea con uno de los objetivos del equipo económico para 2020.

Con el correr de los meses hubo distintas presiones con el dólar financiero tanto en la cotización informal como en la que se opera a través de la compraventa de bonos (contado con liquidación). El dólar paralelo pasó este año de 78,5 a 166 pesos. Se trata de un aumento del 111 por ciento en el acumulado de enero a diciembre.

Por el lado del contado con liquidación la cotización se movió de 78 a 140 pasos marcado un alza de 79,5 por ciento. A finales de octubre este tipo de cambio financiero que usan los inversores para retirar activos del mercado interno hacia el extranjero había marcado un pico de 181 pesos. En ese momento el dólar ilegal también tocó un record de 195 pesos.

Los anuncios del equipo económico en los últimos dos meses fueron claves para reducir la volatilidad y moderar la brecha cambiaria. Se incrementó la colocación de deuda en moneda local, se avanzó en una política de armonización de tasas, se modificaron los permisos para la compra de divisas y se solicitó a los privados refinanciar deuda en dólares, entre otros.

En la última jornada del año el dólar paralelo avanzó un peso y el contado con liquidación se mantuvo en el mismo valor de 140 pesos del día previo. Esto muestra el fracaso de los consultores que pronosticaron un dólar arriba de 200 pesos para este año.

En el Banco Central además cerraron la última rueda de operaciones de 2020 con una compra de divisas de más de 90 millones de dólares. 

Fue uno de los valores más elevados de las últimas semanas y permite a la autoridad monetaria terminar por primera vez en meses con resultados positivos en su intervención en el mercado cambiario.

En diciembre el Central adquirió, según fuentes del mercado, más de 500 millones de dólares en operaciones de intervención. La cifra contrasta contra la pérdida de más de 1000 millones de dólares en noviembre y más de 1600 millones en octubre. Este cambio de tendencia es clave para recuperar reservas internacionales.

Acciones y Bonos

Las cotizaciones de las acciones de la bolsa porteña terminaron 2020 con una suba anual de 22,9 por ciento. Aunque hubo empresas que llegaron a subir casi 120 por ciento. La de mejor performance en el MerVal fue Mirgor con un incremento de 118 por ciento.

En la bolsa de Nueva York las firmas locales que mejor desempeño registraron fueron las tecnológicas. MercadoLibre avanzó 198 por ciento y Globant lo hizo al 105 por ciento. Ternium por su parte ganó 35,4 por ciento.

El resto de las compañías continuaron en caída en un contexto complejo por la incertidumbre en la actividad económica ocasionada por el coronavirus. Las acciones que más cayeron fueron las del Banco Macro (-56 por ciento) y las de YPF (-57 por ciento).

Por el lado de los bonos soberanos el 2020 anotó una nueva reestructuración de la deuda argentina con acreedores externos y locales provocada por el despilfarro de endeudamiento de los tres años previos. Los nuevos títulos públicos ofrecidos tras el canje por el momento mantienen un nivel de paridad bajo y cotizan al 40 por ciento de su valor.

El riesgo país se posiciona en 1372 puntos, contra los 1947 puntos de diciembre del 2019. Las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional pautadas para el 2021 pueden ser uno de los incentivos para el repunto de los bonos soberanos, según analistas del mercado.



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

Bajaron los dólares paralelos | El blue cerró a 150 pesos y el contado con liqui a 142,7 pesos



El dólar paralelo bajó un peso y se ubicó en 150 pesos. El contado con liquidación retrocedió 0,7 por ciento y finalizó en 142,7 pesos. La cotización del dólar mayorista cerró en 82,6 pesos y arrojó una brecha del 73 por ciento contra el contado con liqui. Esta diferencia había superado el 100 por ciento a finales de octubre.

El Banco Central volvió a anotar una nueva jornada de compras en el mercado de cambios. Se trata de la sexta rueda consecutiva. Fuentes del mercado aseguran que adquirió en torno de 10 millones de dólares y acumula más de 100 millones en lo que va de diciembre.

Es un cambio fuerte de tendencia si se tiene en cuenta que llegaron a vender más de 1000 millones de dólares en meses previos para sostener la cotización del dólar oficial.

El equipo económico aplicó en las últimas semanas una estrategia coordinada para contener las presiones cambiarias y reducir la brecha entre los dólares financieros y el tipo de cambio oficial. Las medidas fueron pragmáticas.

Lo muestra por ejemplo la colocación de esta semana de dos nuevos bonos en moneda extranjera por 750 millones de dólares para permitir a fondos internacionales con activos en pesos canjear sus tenencias. 

La iniciativa permite que esos fondos dejen de dolarizarse a través de la bolsa elevando los precios de los títulos soberanos con modalidad en pesos y generando tensiones de volatilidad en la cotización del dólar financiero.

En la bolsa porteña se registró una leve caída del 0,1 por ciento, aunque hubo acciones que llegaron a perder más del 3 por ciento. En el mercado de Nueva York algunas empresas llegaron a subir por encima del 2 por ciento.

Los precios de los bonos en moneda extranjera siguen sin mostrar rebote. Activos como el Bonar 2030 bajaron este miércoles 0,6 por ciento. El riesgo país se ubicó en 1386 puntos y marcó un alza de 7 unidades en la jornada. 

En el mercado consideran que las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional pueden ser una clave para despejar la incertidumbre son el mercado de deuda en moneda extranjera y empezar a recuperar las paridades de los títulos públicos. 

Por el momento se ubican debajo del 40 por ciento de paridad potenciando la presión en materia de riesgo país. En otros países de le región como Brasil este indicador es al menos cuatro veces menor.  



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

Dólar: Se pincha el paralelo y ya cotiza casi a la par de la divisa en bancos | El “blue” bajó a 146. El denominado “ahorro”, a 144,94 pesos



El dólar paralelo cerró este miércoles en 146 pesos. Se trata de un retroceso de 3 pesos en la jornada. El tipo de cambio ilegal se ubicó esta semana por primera vez en un mes por debajo de los 150 pesos y muestra un cambio de tendencia en las expectativas de devaluación. El dólar contado con liquidación también continuó en baja. Se operó en 141,86 pesos y disminuyó 0,7 por ciento.

El dólar para ahorro cotizó este miércoles en 144,94 pesos y ya es más caro que el contado con liquidación. Al dólar oficial se le suma un 30 por ciento de impuesto país y un 35 por ciento a cuenta de ganancias.

Uno de los frentes de pelea de la conducción económica para reducir las presiones especulativas sobre el mercado de cambios es el de incrementar las emisiones de deuda en moneda local del Tesoro para retirar liquidez del mercado y reducir necesidad de financiamiento con el Banco Central. En diciembre colocó de deuda por más de 110 mil millones de pesos y se canjearon títulos para el próximo año por más de 200 mil millones de pesos. 

Este jueves se anunció además una nueva reapertura de dos bonos soberanos en moneda extranjera (AL30 y A35). El objetivo de este anuncio es permitirle a distintos fondos del extranjero que tenían activos en moneda local hacer un canje de sus tenencias por estos bonos con vencimiento en dólares, para quitarle demanda al contado con liquidación.

En tanto, fuentes del mercado señalaron que el Banco Central pudo comprar en la plaza cambiaria más de 40 millones de dólares. Se suman a los 20 millones de dólares comprados el miércoles.

Por el lado de los activos financieros hubo un fuerte rebote en la bolsa porteña. Las acciones subieron más del 3,3 por ciento y algunas firmas energéticas avanzaron más del 6%. Lo mismo ocurrió entre las compañías argentinas que cotizan en Nueva York.

Los títulos públicos regisraron aumentos de hasta casi 3 por ciento en la modalidad de operación en moneda extranjera. Se destacó el Bonar 2035, con ley Nueva York. Subió 2,8 por ciento.

En la modalidad de operación en moneda local, en cambio, hubo bajas de hasta 0,7 por ciento. Esto se explica por el retroceso de la cotización de los dólares financieros. A medida que baja de la brecha cambiaria se empiezan a desinflar los precios en pesos de los títulos.

El riesgo país finalizó en 1428 puntos y retrocedió 6 unidades.

El cambio de tendencia respecto de las expectativas de devaluación fue claro a partir de noviembre, luego de que el dólar financiero se ubicaram a fines de octubre, por encima de 180 pesos.



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

Cerealeras y productores de granos reavivan la grieta por las expectativas de devaluación

https://www.tiempoar.com.ar/nota/cerealeras-y-productores-de-granos-reavivan-la-grieta-por-las-expectativas-de-devaluacion

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina Economía

Dólar: los devaluadores siguen perdiendo | El Banco Central acumula más ganancias con el dólar futuro. Debate sobre qué es un ajuste en la economía



Otro mes con ganancias del Banco Central y pérdidas del equipo devaluador. Noviembre reportó utilidades por unos 2500 millones de pesos al tesoro de la entidad conducida por Miguel Pesce por operaciones en el mercado de dólar futuro. Ese monto se suma a los 10.200 millones de pesos acumulados en el período julio-octubre, meses en los que promotores de la devaluación brusca utilizaron artillería pesada.

Como se explicó en una nota anterior, ante la inquietud de este diario para saber qué estaba pasando en esa plaza tan sensible para alimentar expectativas de devaluación, un operador muy entendido del mercado de dólar futuro Rofex analizó las posiciones de compra y venta de julio a octubre. En estos días, ante el mismo pedido, hizo lo mismo para noviembre.

El saldo volvió a ser muy negativo para operadores financieros y mediáticos promotores de una devaluación. Del modo en que se está desarrollando la plaza en el último mes de este año, el Banco Central seguirá sumando muchos pesos de los bolsillos de quienes apuestan a una fuerte suba de la paridad oficial.

Desde julio hasta el mes pasado, las ganancias sumaron 12.700 millones de pesos que, con un estimado de otros 2500 millones en este mes, alcanzarían un total de más de 15.000 millones de pesos.

Ese monto es una de las razones -no la única- para entender la furia de financistas, empresarios y voceros de la city contra el gobierno de Alberto Fernández porque no devalúa fuerte. Están perdiendo mucho dinero en esa apuesta financiera y política.

Dólar futuro

Aunque parezca paradójico para personas alejadas de las finanzas, el negocio de dólar futuro no involucra billetes verdes. Por lo tanto no están en juego reservas del Banco Central.

Son transacciones que se cancelan en pesos sobre la base de la cotización oficial del tipo de cambio. Para algunos operadores es un negocio especulativo, para otros en cambio es una cobertura cambiaria, como para exportadores o importadores.

Se concretan sobre la diferencia entre el precio del dólar pactado y el que finalmente resulta del tipo de cambio oficial (comunicación BCRA A3500) en cada jornada hasta la fecha de expiración del contrato (fin de cada mes). Esa brecha se cubre en pesos; no en dólares, y se va saldando en cada jornada, a favor o en contra.

Es un mercado que refleja las expectativas de devaluación de financistas y agentes del comercio exterior. Lo hacen aplicando una tasa de interés implícita en las cotizaciones del dólar. En estos meses esa tasa en promedio ha estado como mínimo en el doble de la devaluación del tipo de cambio oficial.

En un escenario de estabilidad, la tasa de interés implícita y la tasa de depreciación de la moneda tenderían a igualarse, pero eso no ha pasado, lo que explica las ganancias acumuladas por el Banco Central.

Partido

En más de una oportunidad se ha mencionado aquí que las tensiones cambiarias seguirán y que unas semanas de tranquilidad en el mercado no significan que el partido con los devaluadores haya concluido.

En esa batalla que se extenderá hasta el último día del gobierno de Alberto Fernández es ilustrativo observar el actual comportamiento de la plaza cambiaria:

* La brecha que había superado el ciento por ciento el viernes se ubicó en 77 por ciento entre el tipo de cambio oficial (81,65 pesos) y el dólar contado con liquidación (144,90).

* El denominado dólar “solidario” (oficial + Impuesto PAIS 30 por ciento + pago a cuenta de Ganancias y Bienes Personales 35 por ciento) cotizó a 143,14 pesos por encima del dólar bolsa MEP (142,05) y casi al nivel del CCL (144,90).

* El dólar blue se transó 144 y 150 pesos en las dos puntas (compradora y vendedora).

* Las reservas del Banco Central dejaron de caer fuerte, aunque siguen bajando.

El blue llegó al máximo de 195 pesos el 23 de octubre pasado. La caída desde ese pico es de 45 pesos, casi 25 por ciento. Para quienes compran billetes verdes sin importar el precio es una oscilación más de la cotización. Sin embargo, para financistas que miden el costo de oportunidad de inversiones especulativas, ese retroceso implica un quebranto doble: la baja del precio más la pérdida de la rentabilidad en una opción financiera alternativa.

La pelota

En el terreno del juego cambiario, el frente de las reservas es el que todavía el equipo económico no ha podido cambiar la tendencia. El ministro Martín Guzmán está convencido de que el actual nivel de reservas es suficiente y de que en los próximos meses el Banco Central comenzará a sumar dólares.

Sacachispas entonces todavía no puede gritar el gol del triunfo, que será cuando las reservas del Central empiecen a aumentar y cuando la brecha se ubique como máximo en el 50 por ciento. Pero la pelota está cada vez más cerca de entrar al arco de los devaluadores.

Antes o después de ese momento, se debería eliminar el innecesario 35 por ciento de pago a cuenta de impuestos para que la nominalidad de los tipos de cambio descienda otro escalón. Sin ese cargo el dólar “solidario” se ubicaría hoy en 106 pesos. Con una brecha máxima de 50 por ciento, el CCL cotizaría en 122 pesos.

Frente a la ansiedad de muchos, la paciencia de Guzmán está entregando resultados positivos, como el acuerdo con acreedores privados, la reconstrucción del mercado de la deuda en pesos, el avance de las negociaciones con el FMI y la relativa recuperación del control de la plaza cambiaria. Esa paciencia también forma parte de la estrategia de reducción de la brecha cambiaria.

El verdadero ajuste

En estas semanas ha continuado el debate intenso acerca de las características de la política económica del gobierno de Alberto Fernández. Por derecha e izquierda, cualquier medida es definida como parte de un “ajuste”.

El ajuste, el que está buscando la conducción política del poder económico, fue evitado al desarticular las maniobras especulativas para forzar una devaluación brusca.

La historia económica local enseña que los ajustes más severos que han castigado a los sectores populares han sido los provocados por intensas y continuas subas del tipo de cambio.

Confundir medidas coyunturales en contextos adversos (la doble pandemia: la herencia macrista + el coronavirus) como parte de un ajuste solo contribuye a la confusión deliberada diseñada por el dispositivo de difusión de la derecha.

Preguntas retóricas

En un diálogo mantenido con un economista cercano al gobierno sobre el desorden conceptual acerca del “ajuste”, que incluye a sectores de la coalición de gobierno, él entregó este cuadro de situación:

“Noto que hay mucho ruido con Guzmán y su plan económico. Buena parte de la coalición lo empieza a acusar de “hacer el ajuste” y de ser ‘ortodoxo'” en comparación con los gobiernos de CFK, afirmó. Para desarmar esa línea analítica compartió las siguientes preguntas retóricas acerca de medidas que implementó CFK en su segundo mandato, con consiguientes respuestas para alejar fantasmas:

* “¿Por qué CFK devaluó en febrero de 2014? Porque la apreciación cambiaria es el peor populismo, el de derecha, el que destruye la industria local”.

* “¿Por qué luego de estatizar YPF llevó el litro de nafta de 80 centavos de dólar a 1,5? Porque de esa manera logró fondear a YPF y recuperar la producción, el empleo y reducir las importaciones del sector”.

* “¿Por qué decidió subir las tarifas en dos de sus últimos cuatro años? Porque el congelamiento tarifario tuvo sentido a la salida de 2001, pero luego de eso fue uno de los gastos peor asignados”.

* “¿Por qué decidió subsidiar la producción de gas pagándoles a las grandes empresas privadas? Porque se discutió a fondo con el sector y, con la ayuda de YPF, se entendió que había un problema de rentabilidad”.

* “¿Por qué modificó la Ley del mercado de capitales? Porque apostó al financiamiento interno, y no al externo”.

* “¿Por qué CFK decidió programas tipo Ahora12 o Procrear y no más planes sociales? ¿No será que se dio cuenta de que tenía un problema de dólares y entendió que el nivel de gasto público tenía un techo y que sólo se podía estimular el consumo “en el margen” hasta que no aparecieran más dólares?”.

* “¿Por qué aceptó el swap de China? Porque entendió que sin reservas no llegaba a 2015″.

* “¿Por qué mucho antes solucionó los conflictos con el CIADI (pagando), pagó por el 51 por ciento de YPF a Repsol, y le pagó la deuda al Club de París? Porque necesitaba abrir el mercado internacional de capitales luego de años de desendeudamiento”.

* “¿Por qué emitió deuda en dólares en el mercado, unos 1200 millones de dólares con el AY24? Porque necesitaba dólares y esos dólares se usaron para que YPF pudiera invertir de manera más agresiva”.

* “¿Por qué autorizó a vender bonos para bajar el CCL? Porque entendió que con una brecha alta no se podía gobernar”.

* “¿Fue CFK “ortodoxa”? Creo que la historia me exime de mayor explicación. Yo veo a Guzmán con la necesidad de hacer muchas de las cosas que tuvo que hacer CFK ¿Es Guzmán un ortodoxo?“.

Números

Muchos debates se apaciguan cuando aparecen cifras. El economista mencionado ofrece algunas muy interesantes para analizar acerca de la política económica de Guzmán, lejos de poder ser considerada de “ajuste”.

Explicó que en este año de pandemia no hubo ni un argumento ortodoxo para frenar el gasto público, para precisar que el equipo económico heredó un déficit fiscal de 0,5 por ciento y lo subió a 7,0 por ciento del PIB.

Cinco puntos de esos siete corresponden a gastos covid-19. Calculó que neto de inflación, cuando en abril la economía caía 26 por ciento, el gasto público crecía 37 por ciento. O sea, fue una estrategia fiscal expansiva, no de ajuste.

En octubre, cuando la economía caía entre 8 y 5 por ciento, dependiendo de la estimación, el gasto público crecía al 13 por ciento anual neto de inflación. Se mantuvo entonces la política expansiva.

Ofreció una definición conceptual lúcida: “el gasto se fue ajustando en la medida que la economía se fue recuperando, no al revés. Guzmán no ajusta para que la economía crezca, sino que baja el ritmo del aumento del gasto en la medida en que la economía crezca”.

En 2019, el déficit fiscal fue de 0,5 por ciento del PIB. Guzmán lo elevó al 7,0 por ciento este año, de los cuales 5 puntos fueron gastos covid. La cuenta es sencilla: con vacuna y dejando atrás la pandemia, el gasto covid baja sustancialmente, y el déficit previsto en el Presupuesto 2021 es de 4,5 por ciento. Con estos números concluye: “¿Esto es un ajuste? No. Un ajuste sería quedarse con un déficit menor al que dejó Macri”.

[email protected]



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

El blue sigue bajando pasito a pasito | La cotización del billete verde en el mercado informal fue de 153 pesos



El dólar blue continuó retrocediendo este martes. El precio marcó una baja de 2 pesos y cerró en 153 pesos. En noviembre había disminuido casi 15 pesos. A su vez, en el mercado de tipos de cambio financieros -negociados en la bolsa a través de la compra venta de bonos- continuó la estabilidad de las cotizaciones. El contado con liquidación se negoció a 148,5 pesos con una suba de 0,3 por ciento. Este tipo de cambio había superado los 180 pesos durante los últimos días de octubre.

La apuesta del Gobierno para conseguir estabilizar la brecha cambiaria y reducir las cotizaciones de los billetes verdes no oficiales fue en un triple frente. Un consultor con llegada al Palacio de Hacienda lo resumió así: “En Economía coordinaron una estrategia en tres pasos. Se aceleró la colocación de deuda en pesos (con el objetivo de reducir las necesidades de emisión del Banco Central). Se empezó a intervenir con bonos para limitar las subas de precios del contado con liquidación. Y se modificó la normativa para dotar de volumen a esa plaza y reducir su volatilidad”.

En las reservas internacionales se encuentra uno de los principales desafíos. Este martes el Banco Central debió vender otros 50 millones de dólares, según estimaciones de privados. El volumen de las intervenciones en noviembre bajó sensiblemente respecto de los meses previos pero se siguieron perdiendo divisas.

Para balancear esta situación un elemento que comenzó a colaborar es la suba del precio de las materias primas y también un avance de la liquidación de agro ante la reducción de la brecha. Desde Ciara y CEC, entidades que agrupan a las empresas del complejo agroexportador, se detalló que la liquidación del agro fue de 1700 millones de dólares en noviembre.  Esas ventas fueron las más elevadas desde 2002 para ese mismo mes, según las cámaras sectoriales.

Acciones y bonos

En la bolsa porteña se registró una suba del 0,6 por ciento del índice Merval y se destacó el avance de más del 7 por ciento de empresas energéticas. En la bolsa de Nueva York gran parte de las compañías argentinas cerraron con subas. Se destacaron los bancos y firmas como Corporación América.

Por el lado de los bonos hubo un nuevo retroceso de precios. El título que más perdió fue el Bonar 2035 operado en moneda extranjera. Marcó una merma de 1,8 por ciento. El riesgo país por el efecto sobre las cotizaciones de los títulos subió 0,3 por ciento a 1045 puntos.



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

Martín Guzmán adelanta cómo viene la economía 2021 | Entrevista exclusiva. Crecimiento, Dólar, CFK-AF, poder económico, FMI, tarifas, salarios e inflación 



Con la pandemia dejada atrás, la economía 2021 crecerá por lo menos 5,5 por ciento. El salario subirá en términos reales. La inflación bajará del nivel de este año hasta el 30 por ciento. No habrá una brusca devaluación con un tipo de cambio oficial que acompañará la evolución general de los precios. Las reservas del Banco Central subirán. Habrá un nuevo esquema de tarifas. Uno de los principales motores de la recuperación será la obra pública y la construcción de viviendas, que impulsará el aumento del empleo formal e informal. En diálogo exclusivo con Página/12, el ministro de Economía, Martín Guzmán, adelantó qué pasará con las principales variables el año próximo, cómo marchan las negociaciones con el FMI, cómo es la relación con el poder económico y qué piensa del Aporte Solidario y Extraordinario.

¿Cómo será la economía 2021?

– Asumiendo que la pandemia está controlada con la vacuna, existe un horizonte claro de recuperación. Habrá una economía mucho más pujante respecto a la de los últimos años. La política económica tiene como principal premisa la recuperación económica, que generará más trabajo con aumentos del salario real.

La crítica que recibe por derecha y por izquierda es que está aplicando un ajuste económico

– Es una crítica absolutamente infundada. Primero, no hay forma de crecer y de estabilizar la economía con un ajuste económico. Eso nunca funcionó. La evidencia es abrumadora. Siempre que hay una recesión un ajuste económico genera más recesión. Eso es lo que ha realizado el gobierno anterior. Nosotros hacemos un Presupuesto orientado a la recuperación.

¿Por qué?

– Si excluimos partidas del momento más duro del aislamiento social, lo que se observa es una expansión del gasto público en términos reales. Se aumenta el gasto de obra pública y viviendas fuertemente, se duplica, en relación a 2019. Se incrementa la inversión en Educación y Salud Pública. El rubro en el cual hay un ajuste es en el gasto destinado al pago de intereses de la deuda a partir de la reestructuración de la deuda.

Cuando se menciona que hay ajuste es porque se baja el déficit fiscal del 7 al 4 por ciento, se disminuye la emisión monetaria, las jubilaciones siguen siendo bajas y los salarios no le ganan a la inflación. ¿Por qué ese esquema no es un ajuste?

– El salario y las jubilaciones superarán a la inflación en 2021. Y la reducción del déficit fiscal es por múltiples factores. Se da por la recuperación de los ingresos por una economía que crece. Al mismo tiempo, hay partidas en que el Estado gastó en un contexto de aislamiento social que dejan de estar presentes por la mejora de la economía. Si se excluyen esas partidas hay un aumento del gasto en términos reales, focalizado en áreas que dan más impulso a la economía en forma inmediata y que van generando condiciones para el crecimiento.

¿Qué pasará con el empleo?

– Esperamos una recuperación. El Estado tendrá un rol central en esa recuperación. El motor principal será la obra pública y la construcción de viviendas, actividades que tienen un multiplicador directo e indirecto sobre la generación de empleo formal e informal.

¿Cómo bajará la pobreza?

– Que sólo con crecimiento económico se bajará la pobreza es un eslogan. Y no está bien. Hay que hacer mucho más. Nada asegura que el crecimiento sea compartido si no hay una acción fuerte del Estado. Tiene que haber una definición de reglas de juego para que el crecimiento sea compartido. La distribución de los frutos del crecimiento tiene que ser equitativa. Tiene que haber políticas sociales de inclusión activas para la generación de puestos de trabajo. Y para la formalización de esos puestos de trabajo.

¿Cuál es el camino estructural para disminuir los niveles de exclusión social?

– La pobreza se ataca cambiando la estructura productiva y con políticas concretas de inclusión social. La educación tiene un rol central, pero sabiendo que un sector de la población no tuvo las oportunidades de adquirir los niveles de educación necesarios para insertarse en el sistema productivo global. Fortaleciendo además políticas de Estado para atacar la pobreza, como la AUH.

La economía no caerá 12 por ciento; ahora las estimaciones son un descenso del 10 o 9 por ciento. Cuando una economía cae tanto también sube con intensidad. ¿Por qué en 2021 la recuperación que calculan es de sólo 5,5%? ¿Es pesimismo, es conservador o es para sorprender?

– Somos prudentes. Sigue habiendo incertidumbres porque la pandemia sigue estando. Por eso la prudencia. Ese 5,5 por ciento es la plataforma de partida. Un escenario de base.

¿Se puede crecer más?

– Puede ser, pero lo sensato es partir de ese supuesto.

¿Cómo será el descongelamiento de las tarifas?

 

– Primero, cambiaremos el esquema del gobierno anterior. No era razonable. No eran tarifas razonables para los hogares y para las empresas. No les permitía operar con competitividad ni generar incentivos para la inversión. Habrá un nuevo esquema tarifario que buscará equilibrios, que respetará el monto de subsidios determinado por el Presupuesto y que será el mismo equivalente en relación al PIB de este año.

 

El verde

¿El dólar está atrasado?

– No. El nivel del tipo de cambio oficial está bien.

¿Qué les dice a aquellos que aseguran que está atrasado?

– Tenemos fundamentos para decir que no está atrasado. Tenemos un superávit comercial robusto éste y el próximo año. No tenemos pagos de deuda a privados. Y estamos negociando con el Fondo para no tener que hacerles pagos. Tenemos controles de capitales que para el manejo del tipo de cambio oficial son efectivos. Las condiciones no se condicen con la posibilidad de un salto cambiario.

¿Entonces quiénes piden la devaluación?

– Cada vez hay menos que la piden. Hubo ruidos cuando subió la brecha cambiaria. Pero prácticamente esas voces se van callando. No la piden los organismos multilaterales. Tampoco la pide la Unión Industrial Argentina.

¿Por qué hay brecha cambiaria?

– Tiene que ver con factores financieros. Es consecuencia de la especulación financiera que se dio entre 2016 y 2019. Período en el cual ingresaron capitales especulativos para conseguir ganancias de muy corto plazo, inicialmente con las Lebac, a una tasa de interés por encima de la devaluación prevista. Y quedaron atrapados. Esos fondos se quieren ir. No tienen interés en la economía real argentina. Quieren salir de los pesos presionando sobre el dólar a través del contado con liquidación. Es un tema que llevará tiempo resolverlo pero se solucionará.

CFK-AF

Empresarios y financistas dicen que la brecha es un tema financiero pero también por la incertidumbre política generada por la relación entre CFK y Alberto Fernández.

– Es muy fácil inventar historias de ese tipo. Son historias que no son ciertas. Yo veo cada día lo que pasa en ese mercado, y la conclusión es que tiene que ver con la resaca de la bicicleta financiera que facilitó el gobierno de  Juntos por el Cambio.

En las reuniones que mantiene con empresarios y banqueros le preguntan acerca de cómo es la relación entre Cristina y Alberto.

– Más que preguntas hacen planteos sobre la situación política. Y hoy lo que existe es un frente político que le aporta al país la posibilidad de generar una síntesis equilibrada acerca de una visión de desarrollo necesario para la Argentina.

¿Cómo analiza la relación CFK-AF?

– Lo que veo en términos globales, a todo el Frente de Todos incluyendo a Sergio Massa, es que se da un espacio de reflexión que resulta en una síntesis equilibrada y efectiva para resolver los problemas que tiene el país. Así fue con la reestructuración de la deuda.

FMI

¿Para qué sirve un acuerdo con el FMI? ¿No se puede renegociar los pagos sin auditorías cada tres meses? Un acuerdo reduce los márgenes de autonomía de la política económica.

– Tenemos que negociar con el FMI porque el gobierno anterior pidió 57 mil millones de dólares, de los cuales fueron desembolsados 45 mil millones. La única razón por la cual el FMI está metido en la Argentina es porque el gobierno de Juntos por el Cambio acudió a ellos, en lugar de atacar los problemas fundamentales que tenía la economía. Quiso disimularlos metiendo al Fondo, y todos los problemas que había se profundizaron.

¿Y qué van a hacer con el Fondo?

– Actuar con responsabilidad. Resolver un problema concreto que dejó el gobierno anterior. Lo primero es tener un programa propio que ataque las deficiencias de la economía en el contexto de la construcción del consenso sobre los pilares de un crecimiento sostenido con estabilidad. Que este el Fondo es una circunstancia. No es algo que el Gobierno quiera. Es una circunstancia impuesta por el gobierno anterior.

El FMI es el principal acreedor de la Argentina. El acuerdo es a 10 años, lo que implica auditorías cada tres meses. Usted plantea que el programa será propio, pero el Fondo tiene una misma receta para todos los países que no ha cambiado.

– Tenemos un problema concreto y lo vamos a resolver. Esto pasa por la circunstancia de lo que dejó el gobierno anterior. No es bueno que el Fondo esté en Argentina. Que eso quede claro. Pero alguien lo trajo. Y nosotros vamos a resolver el problema.

Van a pedir la reforma laboral y la previsional y un mayor ajuste fiscal.

– El Fondo podrá pedir lo que quiera, pero hoy no gobierna Juntos por el Cambio, gobierna el Frente de Todos. Y nosotros vamos a defender los intereses del pueblo argentino. ¿Cuál es la opción? Hacer un default a la deuda del Fondo. Tendría un costo inmenso. Sería hacer un default a los países, que son los socios del organismo. Pasaríamos a ser un país paria.

 

Dólares

Las reservas siguen bajando a menor intensidad, pero bajan. ¿No le preocupa esa tendencia? ¿Cuándo piensa que empezarán a subir?

– Nos ocupa el tema. Y tomamos medidas para atacar ese problema. Con las reservas hay dos conjuntos de factores: 1. Estacionales, por la estructura productiva de la economía argentina hay meses del año con más y otros con menos liquidación de divisas por exportaciones. 2. Coyunturales, por la pandemia tuvimos políticas crediticias de fuerte baja de la tasa de interés y con tasas de corto plazo muy bajas, eso debilitó el frente de las reservas. Los exportadores, en lugar de vender sus productos para tener pesos, tomaban créditos, entonces dilataban la liquidación de divisas; mientras que importadores, con una tasa de interés por debajo de la tasa de devaluación, adelantaron compras y presionaban sobre las reservas. Eso ya se corrigió. El Banco Central armonizó las tasas de interés. Ya no estamos en esa situación. La dinámica está cambiando.

¿Son suficientes las reservas?

– Tenemos reservas. Tenemos superávit comercial. El año próximo también lo vamos a tener. No tenemos pagos de deuda a los privados. Enfrentamos un escenario que nos permitirá mantener la actual política cambiaria.

¿En el 2021 van a crecer las reservas?

– Sí. El objetivo es aumentar las reservas. Cuando difunda el programa plurianual estará esa cifra.

Inflación

En este año el dólar oficial estuvo controlado, las tarifas congeladas, los salarios contenidos y hubo una recesión histórica. ¿Por qué la inflación será de casi 35 por ciento?

– Hubo una reducción fuerte de la inflación. Una baja de poco más de 20 puntos porcentuales respecto al año anterior. Además hubo una política de tipo de cambio que está en línea con la inflación. Y en la economía argentina la variable clave para la determinación de los precios es el tipo de cambio, en un contexto en el cual todavía hay un uso fuerte del financiamiento del Banco Central al Tesoro Nacional. Por eso hay que ir manejando el tipo de cambio de una manera que no provoque desequilibrios. A medida que aumenta la cantidad de pesos, parte de esos pesos van al dólar y pueden provocar una demanda excesiva que afecte las reservas.

¿Está conforme con la evolución de los precios en este año?

– La tasa de inflación era la que esperábamos. Hubo una reducción fuerte pero sabiendo que la inflación no baja a un dígito de un año a otro. Se necesita un marco general de la macroeconomía ayudado por una coordinación de precios e ingresos. Es muy importante tener una estrategia antiinflacionaria integral.

¿Por qué en el 2021 la inflación será menor si esas variables claves se empezarán a mover al alza (tarifas, salarios, dólar)?

– Porque habrá crecimiento económico. Y eso es bueno porque parte de las necesidades de financiamiento del Tesoro para cubrir el déficit fiscal no será tan inflacionaria. Lo que se necesita es un equilibrio entre las variables. Con las tarifas vamos a cambiar el esquema del gobierno de Juntos por el Cambio que era inflacionario; el nuestro no lo será. El tipo de cambio se moverá al ritmo de los precios, en un contexto que esperamos que siga bajando la inflación. Y el salario real se recuperará porque es uno de los motores del crecimiento económico, que es la demanda. En un contexto de crecimiento económico es lógico que el poder adquisitivo del salario suba. Si se observan todas las variables clave hay una proyección de control y reducción de la inflación.

En el 2020 estuvieron contenidas esas variables e igual la inflación fue elevada. Pregunto de otro modo: ¿cuáles consideran que son las principales fuentes de tensión inflacionaria?

– El tipo de cambio es la principal. Y después las tarifas. Por eso es tan importante definir un esquema consistente sobre cómo se determinarán.

¿Y el salario?

– El salario en sí no genera inflación. El salario en Argentina es una institución y tenemos que preservarla. Y buscar que el poder adquisitivo crezca por encima de la inflación para potenciar la recuperación.

Precios

¿Cuál es la estrategia antiinflacionaria?

– La forma que nosotros pensamos la política antiinflacionario es integral. Por un lado está la política macroeconómica, que incluye la política monetaria, cambiaria y fiscal. Por otro lado, la política de precios e ingresos, en un esquema donde hay inflación y pujas distributivas que si no se coordinan provocan un desancle de las variables nominales.

¿Cómo plantea esa estrategia?

– Desde el punto de vista macroeconómico hemos planteado un Presupuesto que incluye una porción de financiamiento del Banco Central al Tesoro y una política cambiaria que busca que el tipo de cambio al 31 de diciembre de 2021 termine en términos reales al mismo nivel que en diciembre de 2019. Así en dos años los precios y el tipo de cambio van a ir de la mano. En términos fiscales, habrá una menor asistencia del Banco Central al Tesoro. Junto a esta base estará la política de tarifas que modificará el esquema para que sea consistente con el objetivo de 29/30 por ciento de inflación proyectado en el Presupuesto 2021.

¿Seguirán los controles de precios?

– Habrá una política de coordinación de precios e ingresos. Es central para reducir la inflación en una economía como la argentina. Es un elemento central la coordinación de los precios. No es la política antiinflacionario per se, pero si es importante. La mesa de coordinación será central en nuestra estrategia.

Las empresas buscarán recomponer sus tasas de ganancias.

– Tiene que haber un aumento del poder adquisitivo del salario. Por lo tanto los márgenes de ganancias de las empresas tienen que respetar esa premisa porque el aumento del salario real es fundamental para potenciar la recuperación económica. Y todos se benefician con el crecimiento. El Estado tendrá un rol central en la coordinación para alcanzar la inflación proyectada.

La clave entonces es que el sector privado acepte esa coordinación. En estas semanas, los empresarios de insumos de la construcción no mostraron esa vocación. Hubo un poco más de demanda y aumentaron los precios. Es la histórica puja distributiva.

– La estabilización de precios es una tarea colectiva. La coordinación estará en manos del Estado. El sector privado estará en esa mesa de coordinación. 

Grandes fortunas

Se ha publicado en varios medios que no está muy convencido del Aporte Solidario y Extraordinario de las grandes fortunas.

– Estamos totalmente a favor. Es una medida extraordinaria para un momento extraordinario. ¿Cuántas veces estuvimos en una pandemia? ¿Cuántas veces la economía mundial tuvo semejante golpe? Con caída abrupta de la demanda y alteración de la forma de organización del sistema productivo. Esto no tiene precedente en el capitalismo moderno. Tuvimos que hacer un esfuerzo inmenso para asistir a los trabajadores, a las empresas y a los sectores vulnerables. Y lo tuvimos que hacer en una economía que había perdido el crédito. El crédito externo se rifó en dos años. Así como se plantea que hay un límite para financiar con emisión monetaria, también hay que entender que para cumplir con eso se necesitan ingresos fiscales. Y el Aporte entrega ingresos fiscales necesarios para afrontar problemas de la economía.

La UIA y la AEA lo resisten con el argumento de que es un ataque a la inversión privada.

– Quienes plantean eso están diciendo que es una carga tributaria permanente. Y eso no es así. Es un aporte extraordinario que tiene que ver con la pandemia y, por lo tanto, no tiene que afectar los incentivos a invertir.

¿No habrá un segundo Aporte Extraordinario?

– La pandemia está ocurriendo este año y el Aporte es de este año para cobrar en el próximo.

Poder económico

¿Por qué piensa que el mundo de grandes empresas manifiesta tanta resistencia al gobierno?

– Mucho de lo que piden que haga el Gobierno es lo que hacía el anterior, y eso fracasó. 

¿Cuál es su objetivo con AEA? Es una entidad del poder económico que no muestra voluntad de cooperar; más bien se opone a cualquiera cosa que ustedes proponen. ¿Por qué piensa que ese acercamiento dará resultado?

– Hay un diálogo franco, que vale la pena. El diálogo impulsa la reflexión. Y en la reflexión hay aprendizaje social. Y aspiramos que Argentina sea una sociedad que cada día aprenda más. Y que además haya construcción de un ambiente de paz. Y por eso el diálogo vale. Desde el gobierno nacional se impulsa esos diálogos. Son diálogos que se dan con franqueza.

¿Cómo es el tono de esos intercambios?

– Si se plantea algo que ya no funcionó, se les dice que no funcionó. Es claro que hay diferencias de visiones pero también hay valor en el trabajar respetando las diferencias, articulando entre el sector privado y el sector público. Hay una experiencia reciente que está funcionando muy bien en ese sentido, que es el Plan Gas. Pero siempre con el gobierno nacional conduciendo, que fue elegido por el pueblo argentino para conducir este proceso económico.

Usted propone un escenario de paz, pero del otro lado la conducción política del poder económico (Techint y Clarín) se opone a todo. No expresa ninguna reflexión sobre lo que pasó y se dedica a tirar misiles.

 

– Trabajamos con responsabilidad para generar esa paz. Existen ejemplos concretos al respecto. Mencionaste una empresa que es parte del Plan Gas. Siempre vamos a apostar por el diálogo.

Economistas del establishment

En estos casi doce meses de ministro, implementó medidas y lideró negociaciones complejas, como la que tuvo con acreedores privados. En cada una de esas gestiones ha recibido críticas muy duras de economistas como Carlos Melconian, Miguel Ángel Broda, Juan Carlos de Pablo y Domingo Cavallo, que lo han menospreciado hasta con tono ofensivo. ¿Qué le generaban esos comentarios?

– Cada quien trabaja en función de los intereses que tiene. Nosotros, bajo el liderazgo de Alberto Fernández, trabajamos para defender los intereses del pueblo argentino.

Pero cuando lo definían como “pasante” que “vino a hacer un paper de la economía argentina”, o que no sabía “cómo negociar con los acreedores” porque es un “académico que no entiende cómo funciona el mercado”, el espacio de la crítica se convirtió en un ataque personal. ¿Qué sentía?

– Trabajamos con la tranquilidad de saber lo que buscamos y de saber cómo buscarlo.

Qué medida anunciaría hoy si pudiese hacerlo con un mayor margen de autonomía de la política económica.

– No hay nada que no hagamos y debiéramos estar haciendo.

[email protected]

 



Fuente link: