Categorías
Argentina Economía

Contaminación y lavado, todo en un mismo jugo | La UIF denunció a la fabricante de jugos Citric por delitos ambientales



La Unidad de Información Financiera (UIF) se presentó como querellante en la causa que investiga a la compañía “El Carmen S.A.”, fabricante del jugo Citric, por contaminación ambiental en la ciudad entrerriana de Chajarí. 

Tras cinco años de amparos, acusaciones y denuncias contra la empresa fabricante de jugos, el organismo nacional solicitó que se designe un interventor en la causa y sostuvo que “la contaminación de tierras y cursos de agua mediante efluentes volcados por parte de la empresa en el arroyo “Las Alpargatas” de Entre Ríos, podría tratarse de un caso de lavado de activos a partir de un delito ambiental, del cual se obtendrían ganancias de manera ilícita como resultado de su actividad formal”. Es que con el volcado de residuos  tóxicos al arroyo, sostiene la denuncia, la institución no sólo omite la obligación legal de tratarlos sino que además se ahorra una importante suma de dinero que pasaría a engrosar sus ganancias. Por este motivo, desde la UIF sugieren que se realice una investigación patrimonial sobre los flujos económicos que genera la producción de El Carmen para conocer la magnitud de los activos. 

La empresa se encuentra en la mira desde el 2015 cuando Néstor Masilli, un vecino dueño de una chacra cercana a la rivera, presentó un recurso de amparo por contaminación ambiental. Recién dos años más tarde, una intervención del Consejo Regulador del Uso de Fuentes de Agua (Corufa), dependiente del Ministerio de Producción de la provincia de Entre Ríos, incitó sin éxito a la empresa a disminuir sus descargas tóxicas. En esa ocasión la compañía manifestó contar con un sistema moderno y efectivo para cuidar el medioambiente. Asimismo, aseguró ante el ente regulador que había puesto en marcha nuevas obras en su planta con la intención de disminuir los tóxicos y mejorar los procesos a favor del medio ambiente.

Al no ver ningún cambio en la actitud de la empresa, Masilli insistió nuevamente y presentó en mayo del 2019 una denuncia ante el Juzgado Federal de Concepción del Uruguay por contaminación ambiental. Esta denuncia fue acompañada por pruebas técnicas que demuestran de qué manera los desechos industriales de la fábrica han derivado en altos índices de contaminación y las consecuencias que tuvieron en el arroyo:  produjo la extinción de todo tipo de vida, imposibilitando la utilización del agua como recurso tanto para el riego de cosecha o como líquido para el ganado.

Entre las pruebas que lograron que la causa avanzara figura el resultado del estudio solicitado por la Escuela Manuel Belgrano ubicada cerca del arroyo, para conocer las condiciones en las que se encontraban las napas de donde extraían agua para consumo. Los resultados de los exámenes fueron concluyentes y demostraron que el agua no es bacteriológicamente potable para el consumo humano. El estudio aportó otro dato: el agua dejó de ser potable al menos desde 2017.

Hacia principios del año anterior y ante la insistencia de las denuncias, El Carmen SA difundió un comunicado en el que aseguró que “sí cuenta con un proceso previo de tratamiento de efluentes. Actualmente los efluentes no son químicos tóxicos sino orgánicos y biodegradables y cuentan con el mencionado proceso previo. Desconocemos el origen del resto de efluentes que recibe el cauce”, ya que “en los últimos tres años la compañía ha disminuido sus efluentes en un 60 por ciento“, aclaró.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Airbus presentó los aviones del futuro: con hidrógeno y cero emisiones de CO2 | La meta de la empresa es poner en servicio en 2035



Airbus presentó este lunes tres conceptos de avión propulsados con hidrógeno. En medio de la creciente presión de la opinión pública contra los transportes contaminantes, la meta de la empresa es poner en servicio en 2035 una aeronave de cero emisiones de CO2.

El constructor europeo europeo tiene en desarrollo tres conceptos de aparatos propulsados con motores de hidrógeno, que no emite contaminante ya que solo produce vapor de agua. Los desarrollos llevan el nombre de “ZEROe”, por “cero emisiones”.

Además de estar en crisis por la pandemia de coronavirus, el sector aeronáutico está jaqueado por el movimiento “flygskam” (vergüenza de tomar el avión) debido a las altas emisiones de CO2. Los aviones son responsables del 2 a 3% de las emisiones mundiales y por esa razón los responsables de la actividad tratan de avanzar rápidamente hacia la “descarbonización” del transporte aéreo.

“Esperamos desempeñar un rol de primer plano en la transición más importante que va a conocer nuestra industria”, aseguró en un comunicado el presidente ejecutivo de Airbus, Guillaume Faury. El grupo europeo quiere “convertirse en jefe de fila en la descarbonización de la industria aeronáutica”.

Los proyectos de Airbus

El primero de los desarrollos de Airbus es un avión turboreactor “de configuración clásica”, según detalló Faury. La aeronave transportaría de 120 a 200 pasajeros, o sea el equivalente de un A220 o un A320, con una autonomía de más de 3.500 km y estaría alimentado por una turbina de gas que funciona con hidrógeno almacenado en depósitos situados en la parte trasera del fuselaje.

La turbina de gas, donde se quema el kerosene vaporizado, es el corazón de los motores de los aviones. Hacer la combustión con hidrógeno, según explican los expertos, aportaría la misma energía.

El segundo concepto en el que trabaja Airbus es un avión de alcance regional turbopropulsda de hélice. Esa aeronave podría llevar hasta 100 pasajeros a una distancia de 1.800 km. El tercer concepto es un ala volante con una capacidad y autonomía similar al concepto del turboreactor.

Los desafíos del hidrógeno

El principal desafío de los desarrolladores es el almacenamiento del hidrógeno y su transporte. Desde Airbus explicaron que “el fuselaje excepcionalmente amplio ofrece múltiples posibilidades para almacenar y distribuir hidrógeno, así como para el acondicionamiento de la cabina”.

El hidrógeno requiere un espacio de almacenamiento cuatro veces superior al del kerosene y, sobre todo, debe ser licuado a menos 250 grados.

Los depósitos criogénicos deben en efecto resistir a la presión, y ser de forma cilíndrica o esférica. Eso implica que no pueden ser situados en las alas, como lo están en la actualidad los depósitos de combustible de los aviones. Esa particularidad abre la puerta a numerosos cambios posibles en la forma del avión, al margen de ubicar motores bajo las alas.

Airbus, el grupo de motores Safran, así como su coempresa Arianegroup y Onera, evalúan desde principios de año la utilización del hidrógeno para la aviación.

Todo ese proceso llevará en total unos siete años, según Guillaume Faury. “Por tanto la implementación del programa está prevista en torno a 2028. Nuestra ambición es ser el primer constructor en poner en servicio semejante aparato en 2035”.

Este calendario corresponde al objetivo de un “avión neutro en carbono” fijado por el gobierno francés, que prevé dedicarle 1.500 millones de euros (USD 1.800 millones) hasta 2022 en el marco de su apoyo al sector aeronáutico.

Muchos Estados europeos ya han convertido al hidrógeno en uno de los principales ejes del futuro desarrollo del sector aéreo.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

El impacto de la contaminación ambiental: los plásticos llegaron al cuerpo humano | Detectaron su presencia en órganos y tejidos




| Detectaron su presencia en órganos y tejidos



Fuente link: