Categorías
El mundo Internacional

Signo de la pobreza en Chile: 3 millones de pedidos de retiros jubilatorios en un día

https://www.tiempoar.com.ar/nota/signo-de-la-pobreza-en-chile-3-millones-de-pedidos-de-retiros-jubilatorios-en-un-dia

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
El mundo Internacional

Piñera no vetó la ley de retiros y frenó el descontento en Chile

https://www.tiempoar.com.ar/nota/pinera-no-veto-la-ley-de-retiros-y-freno-el-descontento-en-chile

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
El mundo Internacional

La pandemia ya no disimula la protesta ni la represión en un Chile con un gobierno cercado

La pandemia ya no disimula la protesta ni la represión en un Chile con un gobierno cercado

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
El mundo Internacional

Víctimas de traumas oculares: Piñera los cegó y ahora mira para otro lado

Víctimas de traumas oculares: Piñera los cegó y ahora mira para otro lado

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

Bielsa: el título del técnico obligado a reafirmar su relación con la victoria

Bielsa: el título del técnico obligado a reafirmar su relación con la victoria

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo originala>

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

¿Por qué festejamos cuando gana Bielsa?

¿Por qué festejamos cuando gana Bielsa?

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo originala>

Categorías
Argentina El mundo

Corrió “como Naruto”: el curioso festejo de una diputada chilena | Tras la aprobación de la reforma a las pensiones privadas 



La diputada chilena Pamela Jiles realizó una particular celebración este miércoles en la Cámara de Diputados de Chile tras la aprobación del proyecto de retiro del 10% de fondos de las AFP
(Administradoras de Fondos de Pensión), uno de los sistemas estrella del modelo económico instaurado por la dictadura de Pinochet.

A pesar de que tenía una lesión en la pierna izquierda, la legisladora perteneciente al Partido Humanista corrió por todo el recinto con una capa rosada y “al estilo de Naruto”, el personaje principal de un reconocido animé del mismo nombre.

“Como se los prometí Nietitos GANAMOS #Retiro10% y corrí como Naruto, con plumas y pashhhhmina arriba de los ministros Blumel, Alvarado, Briones y Monckeberg y les zapatié y les bailé nuestro triunfo en sus caras”, escribió Jiles en Twitter luego de que las imágenes se volvieran virales en las redes sociales.

La diputada ya había mostrado su fanatismo por Naruto hace unos meses, cuando estallaron las masivas protestas en Chile. En aquel momento, Pamela Jiles escribió diferentes tuits en los que hizo referencia a los personajes de la Aldea de Konoha, así como también se autoproclamó la “Abuela Tsunade”. 





Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

Un revés para Piñera entre cacerolazos, barricadas y división de la derecha | En Chile avanza la reforma opositora que permite el retiro de fondos de la jubilación privada



Desde Santiago de Chile

Esta tarde fue aprobado en la Cámara de Diputados de Chile el proyecto de retiro del 10% de fondos de las AFP (Administradoras de Fondos de Pensión), uno de los sistemas estrella del modelo económico instaurado por la dictadura de Pinochet y que permite a los dueños de estas instituciones invertir y especular con el dinero impuesto obligatoriamente por los trabajadores para su jubilación apropiándose de las ganancias, pero no de las pérdidas. Aunque eran necesarios 93 votos para lograrlo, la medida finalmente fue aprobada por 95 votos favorables, 36 en contra y 22 abstenciones.

Este es el segundo golpe que recibe el gobierno de Piñera, un férreo defensor del sistema, tras la aprobación de legislar sobre este retiro el 9 de julio pasado. Incluso este miércoles el presidente había ofrecido, entre varias medidas, un bono de unos 635 dólares orientado a la clase media que generó un descontento tal —por lo bajo de la cifra y lo confuso de las condiciones de acceso— que comenzaron espontáneamente los cacerolazos en todo el país, a eso de las 21 horas, para terminar a la medianoche con barricadas que dejaron una llamativa postal viralizada en redes sociales: una caja de mercadería repartida por el gobierno en llamas.

Estallido Social 2.0.

Desde el toque de queda y el confinamiento de marzo que no se había visto una protesta de tales dimensiones en la capital chilena. Carabineros contabilizó 28 barricadas en sectores emblemáticos de la resistencia ante la dictadura, pero también muy castigadas por la situación económica como La Pincoya y Villa Francia. También se registraron, según datos de la policía, 13 saqueos —incluyendo automotoras y supermercados— y dos ataques a comisarías dejando en total a 61 personas detenidas.

Mientras un helicóptero de carabineros sobrevoló toda la madrugada Santiago, en redes sociales ya se empezaba a hablar de un “Estallido Social 2.0.”, con personas saliendo a protestar en sus barrios a pesar del toque de queda y una pandemia que hasta ahora, según el conteo que incluye a los casos sospechosos o no testeados que se entrega una vez a la semana, ya suma 11.227 fallecidos.

El gobierno cree haber aprendido de los hechos de octubre del año pasado, desplegando a la policía con rapidez, suspendiendo la entrega de cajas con alimentos (para evitar conflictos con los pobladores, supuestamente) y evitando exponer a Piñera. Así el que dio la cara fue el ministro del Interior Gonzalo Blumel quien dijo esta mañana: “Lo de anoche no es solo delincuencia, es un intento de amedrentar y alterar nuestro proceso democrático”. También el de salud, Enrique Paris quien aseguró que estas protestas afectan la estrategia actual de salud: “no cumplen las normas sanitarias, salen de noche, atentan contra su propia salud y contra la salud de toda la población y de sus familiares”.

Entre la extorsión y el triunfo deportivo

Así, la víspera de la votación fue tan intensa como el debate en el Congreso de Valparaíso que se extendió desde las 11 de la mañana hasta cerca de las 15:00 del  miércoles cuando, como en una final de futbol, el resultado de la votación generó gritos, aplausos y bocinas que retumbaban en los edificios de Santiago. Aunque el proyecto deberá pasar al Senado, este resultado es un paso trascendental para su definitiva aprobación. Un ejemplo de esta alegría fue la excéntrica diputada de Partido Humanista Pamela Jiles —con una fuerte base de fans jóvenes en las redes sociales— quien apareció corriendo como el personaje de animé Naruto: 

Los que no deben estar muy contentos son los que forman el núcleo duro del gobierno que han visto como la propia derecha se dividió en torno a esta votación, al punto de denunciar públicamente intentos de extorsión como lo hizo el diputado de Renovación Nacional, Andrés Celis en CNN Chile.

Según su versión fue testigo de cómo su colega Cristhian Moreira (Unión Demócrata Independiente, también de derecha) terminó internado en una clínica por la misma presión de votar en contra del 10%, hasta que finalmente se abstuvo. “Lo tenían realmente hostigado, más encima con el conocimiento que tengo de que venía con problemas de salud. Encuentro irresponsable a aquellas personas que hayan insistido con tanta vehemencia e irresponsabilidad el haber tratado de esa forma de convencerlo, porque era desesperante”.

Y fue aún más lejos: “Me molesta que haya diputados que llamen a otros diputados como intermediarios de algunos ministros ofreciendo algún tipo de beneficio de gracia y algunos puestos de gobierno, beneficios de gobiernos regionales, ofrecer puestos en los gobiernos regionales”, añadió. Uno de los nombres que mencionó fue el del diputado Diego Schalpern
, de su mismo partido, a quien se refirió como intermediario que ofrece puestos o beneficios a cambio de un voto. El acusado evitó referirse al tema, aunque votó por rechazar el 10%.

Mientras en Santiago la temperatura ha subido bastante, lo que favorece el festejo, el gobierno a través de Blumel sólo ha reaccionado, predecible como defensor de las AFP, diciendo que van a insistir en el Senado para que esta ley no se apruebe. “Confiamos en que el Senado va a poder enmendar este error que ha cometido la Cámara de Diputados, confiamos en que vamos a poder convencer en que las propuestas que hemos puesto como Gobierno son mejores, son más justas, ayudan de mejor forma a la clase media”.





Fuente link:

Categorías
Sociedad

El problema de la tasa de positividad: en el AMBA supera el 40% mientras que la OMS sugiere que sea del 10%

El problema de la tasa de positividad: en el AMBA supera el 40% mientras que la OMS sugiere que sea del 10%

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original/a>

Categorías
Argentina El mundo

Homenaje a los niños víctimas del Chile de Pinochet | El libro ilustrado “Niños” recuerda a los menores ejecutados que figuran como nombres en los fríos informes  



Desde Santiago de Chile

Treinta y dos niños, entre un mes y trece años fueron ejecutados por la dictadura de Pinochet. Uno continúa siendo detenido desaparecido. Y otro, Pablo Athanasius, fue parte de esta terrible lista hasta 2013, cuando las Abuelas de la Plaza de Mayo lo contactaron y aceptó hacerse el examen inmunogenético que demostró ser el hijo de los chilenos desaparecidos Frida Lashan y Miguel Athanasiu, estudiantes pertenecientes al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) que se exiliaron en Buenos Aires en 1974. Nacido dos años después, fue secuestrado junto a sus padres cuando tenía apenas seis meses por agentes de la dictadura argentina y dados en adopción ilegal por una pareja vinculada al régimen de Videla. A él justamente, el nieto 109, fallecido en 2015, está dedicado el libro Niños de María José Ferrada e ilustrado por María Elena Vásquez.

El tema es uno de los tabúes de un régimen que aún hoy —en medio del estallido social de octubre y el errático manejo de la pandemia— cuenta con personeros y entusiastas defensores en el gobierno del derechista Sebastián Piñera. Tampoco la Concertación de Partidos por la Democracia que asumió el poder en 1990 hizo mucho por poner en discusión el tema, más allá de la enumeración de casos en el informe de la Comisión Rettig (1991) y la Corporación Nacional de Reparación y Reconciliación (1992).

Aunque una primera versión de Niños apareció en 2013, las cosas no han cambiado mucho según Ferrada. Aunque están disponibles sus historias y muchos de sus rostros, el Estado chileno no ha hecho demasiados esfuerzos por enfrentar este aspecto brutal. “Creo que ese olvido sigue existiendo. Es bien impresionante que esos niños no tengan un memorial, por ejemplo. Es para que la sociedad entera se paralizara y dijera que eso no puede ser, que no lo vamos a permitir. Pero el tema ni siquiera tuvo un gran espacio en los noticieros. No hay un parque donde otros niños pudieran recordarlos, no hay un memorial. No hay nada.”.

El horror

Las historias que relatan estos informes van desde la asfixia por gas lacrimógeno que mató en 1984 a Luz Marina Paineman (6 meses) o el disparo en la cara de agentes civiles recibido por Marcela Marchant (8 años) en 1983 ambos durante las grandes jornadas nacionales de protesta hasta el dramático caso de Carlos Fariña Oyarce (13 años) detenido en 1973, tras la denuncia de una vecina de la Población La Pincoya de Santiago. Le había disparado a su hijo accidentalmente con un arma entregada por un delincuente habitual del lugar, que temía que los militares la encontraran. Y aunque fue sin mayores consecuencias, su madre —viuda y enferma de cáncer— lo entregó a un Tribunal de Menores que terminó derivándolo a un centro de menores donde fue abusado sexualmente. Fue justo cuando regresó a su casa, un mes después, cuando la mujer del hijo baleado dio aviso a los militares que estaban allanando una vez más la población. Su cuerpo fue encontrado el año 2000 quemado y con heridas de bala.

También está Elizabeth del Carmen Venegas Muñoz (13) que dos días después del Golpe de 1973 estaba haciendo fila para comprar el pan en la Población José María Caro de Santiago. Debido a la tensión de los vecinos por la demora y el toque de queda que se avecinaba, un grupo de militares y carabineros fue al lugar y comenzó a disparar. Ella fue una de las muertas por una bala alojada en el área abdominal. El gatillo fácil de los militares era evidente en esa época: hay dos casos de chicos que jugaban a la pelota, en distintos lugares —Enrique Gonzalez Yañez (8) y Samuel Castro (13)— y que fueron ejecutados por militares sin ninguna razón aparente, pero también está el caso Sergio Gómez Arriagada (11) que estaba comprando pan en la zona de San Joaquín el mismo día del Golpe y como no regresaba su madre fue a buscarlo hasta la morgue donde encontró una gran cantidad de cuerpos mutilados y su padre, desesperado, fue detenido tras discutir con unos violentos carabineros. Hasta ahora sigue desaparecido.

Quedar asociados a informes

Pero Niños, más que detallar estos casos con el lenguaje frío y formal de este tipo documentos prefiere ilustrar los rostros de todos estos niños víctimas de la violencia que atravesó Chile y que sigue haciéndolo. Con cuidadas ilustraciones las autoras se proponen la tarea de imaginarles una vida, un destino. Como a Elizabeth que “hoy sería profesora y haría preguntas a sus alumnos: un oso de peluche y una muñeca”. O Carlos que cada vez que mira la luz de la lámpara “se pregunta si su luz hablará en el mismo idioma que el de las estrellas de dos millones de años”.

“Esa forma tiene que ver con el relato al cual los nombres de esos niños quedaron asociados en los informes. Condiciones, fecha y lugar en que se encontró el cuerpo. Es terrible que un nombre, cualquier nombre, pase a estar registrado en la historia con un relato de ese tipo”, dice Ferrada que asegura no haber un caso que le haya impactado más que otros, porque todos son inaceptables.

El lenguaje de los informes, al ser preciso y de alguna manera técnico, es necesario, pero es de una frialdad que te desarma. Esa no debería ser la historia de ningún niño. No puede serlo. Así que en el libro los niños están paseando a su mascota, hablando con su amigo imaginario o escuchando la voz de la madre, que es lo que me parece que un niño debería hacer”.

María Elena Valdez logró dar con un tipo de ilustración sutil, donde a pesar de dominar los tonos oscuros propios del olvido, emergen pequeñas hojas brillantes, océanos en movimiento, puertas y vestidos claros. Era una ternura que necesitaban estos niños y sus historias. Todo esto, coordinado con la editora Mónica Bergna, nos lleva a preguntarnos lo mismo que el texto final: “Treinta y cuatro niños. ¿Era eso posible? ¿Podía haber ocurrido algo semejante?”. Pero también a tener claro que esto no es algo que no pueda volver a ocurrir, como dice otro párrafo: “Este libro es también un recordatorio, una alarma, pues contamos su historia sabiendo que son muchos los niños que en este mismo momento sienten miedo, sufren o pierden la vida como consecuencia de la violencia política”.

El libro que en México es editado por Alboroto Ediciones para ser usado como herramienta de reflexión sobre la violencia política y la infancia más allá del contexto chileno. También habrá edición en portugués, inglés e italiano. Aunque de momento no hay edición argentina, es posible consultar sobre el libro en la editorial y distribuidora chilena Liberalia .

—¿De qué forma crees que dialoga este libro con el Chile de la pandemia y el estallido social?

–Hace pocas semanas salió un informe de la Cepal que habla del impacto que tendrá la pandemia en el trabajo infantil en América latina y el Caribe que dice que se estima en 300.000 la cantidad de niños que se verán obligados a trabajar, sumándose a los 10,5 millones que ya trabajan actualmente. Es como para que el continente entero se paralizara y dijera que eso no puede ser. Ni siquiera salió en los noticieros, por lo menos no en los chilenos. Eso demuestra la indefensión y la precariedad en que está este grupo. El silencio de nosotros, los adultos, en este caso específico, se traduce en la violación del derecho que tienen los niños a ser protegidos de la explotación económica. Los Estados han firmado convenciones donde se comprometen a ser garantes de estos derechos. Cuando eso no se cumple es responsabilidad de nosotros, los adultos, hacer sonar las alarmas ahora y no cuando ya sea muy tarde, porque es aquí y ahora, frente a nuestros ojos, donde está pasando. No hay que olvidar que el trabajo infantil impacta otros derechos relacionados con la educación, la salud y la posibilidad de crecer sanos física y mentalmente que tienen no solo algunos, sino que todos los niños.



Fuente link: