Categorías
Argentina El mundo

Evo Morales tendría su esperado regreso a Bolivia el 11 de noviembre | La justicia dejó sin efecto la polémica orden de detención



El expresidente de Bolivia, Evo Morales, adelantó que podría regresar a su país el próximo 11 de noviembre, fecha sugerida por distintas organizaciones de base. De esta forma Morales se perdería la toma de posesión del mandatario electo, Luis Arce, prevista para el 8 del próximo mes. El presidente derrocado por un golpe de Estado descartó cualquier participación en el gabinete de Arce y aseguró que a partir de su llegada al país se dedicará a la actividad sindical y a la piscicultura

Sobre un viaje relámpago que efectuó el pasado fin de semana a Venezuela, Morales señaló que forma parte de una rutina habitual, aunque en esta ocasión viajó “fundamentalmente por el tema de las elecciones”. En el día en que cumplió 61 años, la justicia boliviana dejó sin efecto una polémica orden de detención por supuestos delitos de terrorismoTodo el expediente judicial está montado sobre unos audios filtrados en los que, según Jeanine Áñez y su gabinete, Morales coordinaba bloqueos de caminos desde México, el primer país que lo recibió tras el golpe de Estado del 10 de noviembre de 2019.

“Hay compañeros que me piden que vaya a la posesión y estoy muy agradecido. El hermano presidente Alberto Fernández, tan solidario, tan humano, me ha ofrecido llevarme a Bolivia. Tengo invitación a la ceremonia. Todavía los movimientos sociales están debatiendo. Van a decidir ellos”, aseguró Morales en torno a la asunción del presidente electo, Luis Arce. 

“La Confederación Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia está reunida, consultando cuándo vuelvo. Me piden que yo vuelva el día 11 de noviembre, porque yo salí un 11 de noviembre. Es muy simbólico”, indicó en diálogo con la agencia de noticias Sputnik. Las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba también quieren que vuelva en esa fecha.

El mandatario derrocado por un golpe de Estado dijo que mantiene conversaciones con el presidente de Argentina, Alberto Fernández, y el de Venezuela, Nicolás Maduro, para recuperar la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). “No pierdan la esperanza de que vamos a volver a los tiempos de (los expresidentes) Néstor Kirchner, Hugo Chávez, Luiz Inácio Lula da Silva y Rafael Correa”, advirtió. 

Éste fue uno de los asuntos que Morales conversó con Maduro en una breve visita al territorio venezolano. “Sí, viajé el 23 de octubre a la noche y el 24 de octubre a la noche retorné. Tuve un encuentro con el presidente de Venezuela“, confirmó el exmandatario. Durante su estadía, el expresidente recibió “muchas felicitaciones” y percibió la “expectación” que causó el resultado de las elecciones.

Sobre sus planes una vez que regrese a su país, Morales reiteró que no será funcionario en el nuevo gobierno que encabezará Arce tras su abultada victoria en primera vuelta sobre Carlos Mesa. “Seguiré de dirigente sindical hasta cuando me lo permitan. En lo personal, voy a dedicarme a la agricultura. Estoy haciendo talleres por teléfono para tener piscinas de crianza de pescado. Está muy de moda el tambaquí”, apuntó.





Fuente link:

Categorías
El mundo Internacional

Los enemigos de Arce: la derecha y la pobreza

https://www.tiempoar.com.ar/nota/los-enemigos-de-arce-la-derecha-y-la-pobreza

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
El mundo Internacional

Oscar Laborde: “La posibilidad de reconstruir una Patria Grande es que le vaya bien a Alberto Fernández”

https://www.tiempoar.com.ar/nota/la-posibilidad-de-reconstruir-una-patria-grande-es-que-le-vaya-bien-a-alberto-fernandez

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
El mundo Internacional

Escrutinio definitivo en Bolivia: el MAS llegó al 55% y le sacó casi 27 puntos al segundo

https://www.tiempoar.com.ar/nota/escrutinio-definitivo-en-bolivia-el-mas-llego-al-55-y-le-saco-casi-30-puntos-al-segundo

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina El mundo

Luis Arce: “Estamos indignados con la OEA” | El presidente electo de Bolivia pide la renuncia de Luis Almagro



En tiempos de entrevistas remotas, Luis Arce aparece en pantalla sentado, viste una camisa escocesa, responde con tono pausado y frases breves. Desde La Paz, el presidente electo de Bolivia tiene motivos para esbozar una sonrisa.  

–¿La victoria le genera emoción?

— No tanto por el resultado, que no ha sido una sorpresa, sino porque fue realmente emocionante vivirlo con los compañeros. 

Casi un año después del golpe de Estado en su país, el triunfo del Movimiento Al Socialismo (MAS), el partido de Evo Morales, fue arrasador. Con 90 por ciento del escrutinio, la fórmula liderada por Arce obtiene el 54,5 por ciento, a 25 puntos del principal rival Carlos Mesa (29,2). 

Esta victoria tan contundente ratifica y mejora el resultado de los comicios de octubre de 2019, que la Organización de Estados Unidos (OEA) cuestionó mediante un informe sesgado. Un año atrás, el candidato era Evo Morales y su contendiente, el mismo Mesa. 

El exministro de Economía, artífice del exitoso modelo económico de Bolivia durante los gobiernos de Morales (2006-2019), sostiene con firmeza: “Evidentemente, con el resultado tan aplastante quedó claro que el año pasado también ganamos, con una diferencia más estrecha, pero por encima de los diez puntos porcentuales que la ley boliviana exige para evitar la segunda vuelta. El compañero Evo ganó en primera vuelta, de manera limpia. Este domingo 18 de octubre no quedó la menor duda de que en Bolivia hay una mayoría que prefiere al Movimiento al Socialismo”.

– ¿Cómo tomó el saludo que le dirigió Luis Almagro, secretario general de la OEA?

— Fue un insulto para el pueblo boliviano que la OEA viniera prácticamente con la misma delegación del año pasado, cuando hizo ese informe tan lapidario y vergonzoso, y se inmiscuyó en los asuntos de los bolivianos violando la normativa de los observadores internacionales. No estamos felices de recibir ningún piropo de la OEA, todo lo contrario, estamos indignados porque vinieron con la misma gente que el año pasado.

— México y el Grupo de Puebla piden que Almagro dé un paso al costado. ¿Está de acuerdo?

— Después de haber generado todos esos eventos que dieron lugar al golpe de Estado, que provocaron muertos, por supuesto que estoy de acuerdo.

– En Argentina, quienes perdieron las elecciones mantienen poder de decisión a través de un sector influyente en la Justicia.  ¿Cree que existe el mismo riesgo en Bolivia?

— Siempre hay un riesgo en ese sentido. Pero con semejante resultado que tuvimos en las elecciones, todos han recapacitado sobre la necesidad de generar un gobierno de unidad y dejar de lado las peleas internas a fin de promover un clima positivo para el desenvolvimiento de las pequeñas, medianas y grandes empresas, y salir de esta crisis económica. Estamos con una caída de la economía de 11 por ciento y puede ahondarse aun más si no se toman medidas. Entendemos que todos queremos remar el barco en la misma dirección.

— ¿Cree que las denuncias contra Evo Morales por terrorismo y sedición pueden ser usadas para erosionar a su gobierno?

— Nosotros entendemos que todas esas acusaciones que nos han hecho, a mi persona, a otros dirigentes del MAS, a campesinos y dirigentes de la Central Obrera Boliviana han sido fabricadas sobre la base de temas políticas. Estamos convencidos de que se caerán uno a uno estos juicios. No tienen fundamentos jurídicos, sino estrictamente políticos.

— ¿Va a impulsar que se haga justicia por las masacres de Senkata y Sacaba ocurridas después del golpe, que dejaron 21 muertos y 200 heridos?

— Eso ya está en manos del órgano judicial, no está en manos del Ejecutivo. Son resortes del Poder Judicial que debe avanzar en esta labor, vamos a estar pendientes de que eso ocurra, pero sin injerencia. Vamos a vigilar que los procedimientos jurídicos se den.

–El golpe de Estado contó con el apoyo de la Policía. El régimen de Jeanine Áñez tuvo un discurso y un accionar de mano dura. ¿Ve amenazas con respecto a las fuerzas policiales?

–Quienes estuvieron involucrados en el golpe de Estado han sido las cúpulas de la policía y las Fuerzas Armadas. Por tanto, la base, el policía de a pie, las subclases de ambas instituciones no estuvieron involucrados. Hay un riesgo mientras estén los altos mandos policial y militar, para abajo vemos que no debería haber ninguna amenaza. El año pasado se pudo ver al padre del señor (Luis Fernando) Camacho yendo a hablar con las autoridades, ahí se decía que llevaron bastante dinero para que policías y militares participaran en el golpe. Abrigamos la esperanza de que las generaciones que están por debajo sí puedan actuar respetando la Constitución y el voto popular.

— ¿Prevén cambios en la cúpula?

–Normalmente se cambia el alto mando con el ingreso del nuevo gobierno.

— En once meses de gobierno de facto,¿ qué Bolivia encuentra?

— El retroceso ha sido evidente. Dejamos un desempleo del 4,2 por ciento, ahora está cerca del 12 por ciento, –tres veces más–y en el sector de la construcción ha llegado al 30 por ciento, cifras muy grandes y negativas. La recesión está en -11 por ciento, cuando nosotros crecíamos 4 por ciento. Hay una caída de 16 puntos porcentuales en la producción. Además, el déficit fiscal era del 6 por ciento cuando yo era ministro de Economía, ahora se incrementó a más del 9 por ciento. Los indicadores sociales también empeoraron: aumentó la pobreza y la concentración del ingreso en pocas manos, que es una característica del modelo neoliberal, es decir, abrir la brecha entre ricos y pobres. Hemos retrocedido en distribución del ingreso, hay muchas cifras negativas que se evidencian tras este gobierno de facto.

— La pandemia también agudizó la situación económica. 

— Por supuesto. Ya veníamos mal desde el golpe de Estado de noviembre por la mala  gestión, y luego vino la pandemia en marzo que terminó de rematar la economía. Por lo tanto, la crisis se veía venir con las malas decisiones del gobierno y se profundizó con la covid-19. No habíamos estado tan mal ni siquiera en el período de 1982 , 1984 donde tuvimos indicadores malos.

— ¿Cómo se recrean las expectativas en este contexto?

— Hemos visto más tranquilidad, hasta el domingo había mucha incertidumbre hacia donde íbamos. Ahora, con la victoria aplastante del MAS, se ratifica que tenemos una mayoría que nos apoya. Vemos el optimismo de varios sectores de la población, ya está cambiando la expectativa. Cuando manejamos la economía tuvimos los mejores momentos económicos e indicadores sociales. 

— Usted anunció acciones urgentes como un bono para luchar contra el hambre. ¿Qué otras medidas serán prioritarias?

— Esta medida es principal porque tiene que ver con la redistribución del ingreso para generar aumento de demanda interna y más gasto por parte de la población. Por otro lado, hay que reactivar la producción; básicamente tenemos tres proyectos estrella: industrialización con sustitución de importaciones para pequeñas y medianas empresas, programa de seguridad con soberanía alimentaria, y producción de diesel ecológico desde el inicio de la gestión.  Vamos a continuar con nuestro esquema estratégico de mantener los recursos naturales en manos del Estado.

— ¿Cómo abordará un recurso clave como el litio, sobre el que hay muchos intereses privados?

Retomaríamos el programa que veníamos planteando desde octubre del año pasado con el objetivo de industrializar el litio y que generemos 42 nuevas industrias, que van a permitir empleos e ingresos para el pueblo boliviano. 

— Evo Morales ya dijo que no formará parte de su gobierno. ¿Va a convocar a nuevas caras?

— Así es, queremos ser un MAS versión 2.0, donde demos cabida a los jóvenes profesionales comprometidos con su país para que puedan aportar desde los puntos de decisión y empezar a mirar el posible recambio, no sólo dentro gabinete sino también de la vida política. Todos somos pasajeros, hay que dejar una huella; el backup para quien nos reemplace y tome las riendas del proceso. Aquí lo más importante es continuar el proceso de cambio que lideró el compañero Evo.

“Agradecemos al pueblo argentino”

— ¿Qué espera de la relación con Argentina?

— Felizmente tengo muy buena relación con el presidente Alberto Fernández, lo visité cuando estuve en Buenos Aires con los residentes bolivianos. Hemos estado conversando últimamente y quiero agradecer la predisposición del presidente argentino para que Bolivia sea una de las prioridades cuando concluya el desarrollo de la vacuna que están elaborando con la Universidad de Oxford. De esta manera, nos vamos a beneficiar para tener esa vacuna a la brevedad posible y resolver gran parte del problema que tiene la población en tema de salud. Eso es importantísimo. El mandatario argentino me llamó la misma noche del resultado de las elecciones, felicitándome por el triunfo; es una de las mejores relaciones que hemos tenido de los últimos tiempos.

Los golpistas cuestionaron mucho el papel que jugó el gobierno argentino al darle asilo a Evo Morales y Alvaro García Linera.

–Hay muchos bolivianos que, producto del golpe de Estado, están en Argentina, y le agradecemos al pueblo argentino habernos recibido. Yo espero que pronto todos los bolivianos puedan volver al país.

Fue abrumador el voto de los bolivianos residentes en Argentina a favor del MAS, con 88 por ciento. Con 74. 423 votos emitidos, fue la principal plaza de votantes en el exterior.

— Sí, totalmente. Es una fidelidad enorme que tiene el pueblo boliviano que vive en Argentina al votar con ese caudal al MAS. Nuestro jefe de campaña, el compañero Evo, está en Argentina. No podía ser de otra manera.

— ¿Cree que se abre un nuevo ciclo para la izquierda y centro-izquierda regional? Pienso en Bolivia, Argentina y México.

— Es una posibilidad muy cierta. El proceso ecuatoriano podría marcar otro hito en Sudamérica (N. de la R: las elecciones serán el 7 de febrero de 2021). Nuestra contundente victoria es una continuidad, porque aquí la derecha desde 2005 nunca ganó elecciones; el único mecanismo fue el golpe de Estado del año pasado. El voto popular se ha inclinado por la izquierda boliviana desde hace 15 años. Esta elección da un mensaje en América latina, da una humilde contribución en la política internacional: se vienen vientos de cambio en un momento económico diferente también.

— ¿Cómo prevé las relaciones con Estados Unidos, teniendo en cuenta que han sido conflictivas en el pasado?

— Sí, nosotros no tenemos relaciones diplomáticas a nivel de embajadores. Nuestra política exterior va a ser abrirnos a todos los países, pero con la condición de que se respete la soberanía, que el trato sea de igual a igual. Cualquier país que cumpla ese requisito, bienvenido. Si EE.UU. quiere establecer relaciones con nosotros debe saber que esos son los requisitos. 



Fuente link:

Categorías
El mundo Internacional

Arce renegociará los contratos de venta de gas firmados por la presidenta de facto de Bolivia y Bolsonaro

https://www.tiempoar.com.ar/nota/arce-dijo-que-renegociara-los-contratos-de-venta-de-gas-firmados-por-la-presidenta-de-facto-de-bolivia-y-bolsonaro

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina El mundo

Elecciones Bolivia 2020: el olfato de Evo Morales | Opinión



El amplio triunfo del Movimiento al Socialismo en las elecciones generales de Bolivia es histórico y tiene múltiples explicaciones. Es un castigo democrático y popular al gobierno de facto de Jeanine Añez y su mal manejo de la pandemia, principalmente en el plano sanitario y económico. Además es un repudio en las urnas a una gestión errática, repleta de casos de corrupción y de violaciones a los derechos humanos, documentadas por la ONU y la CIDH. Esto último quedó evidenciado ante los ojos del mundo en las masacres de Sacaba y Senkata, pero también en los centenares de ex funcionarios, dirigentes y hasta comunicadores que tuvieron que exiliarse o refugiarse en Embajadas para salvar sus vidas o no ser judicializados. En síntesis: un gobierno del terror y de terror, que fue eyectado por los sufragios que jamás, ni siquiera en su origen, consiguió.

Hubo “voto útil” pero no hacia Carlos Mesa, como pretendía la élite paceña: existió una corriente silenciosa, que pasó por debajo del radar de las encuestas, hacia Luis Arce Catacora. El ex ministro de Economía de Evo Morales, con estilo albertista y tono moderado, canalizó el sufragio de sectores medios urbanos que se habían distanciado del MAS durante los últimos años, pero que a la vez estaban inquietos por el rumbo que tomó Bolivia durante estos once meses. Arce supo representar a esa clase media a la que él mismo le brindó estabilidad durante los primeros gobiernos masistas. A eso se sumó el evidente empuje de David Choquehuanca, que captó y ensanchó el voto campesino-indígena, terminando de consolidar una fórmula potente, disruptiva.

La elección también es un desagravio político y público a Evo Morales. El ex presidente construyó su búnker en Buenos Aires, luego de un breve paso por México, y escuchó a todos los sectores del MAS. Fue determinante en la elección del binomio, incluso postergando nombres más cercanos a él, como el ex canciller Diego Pary o el joven dirigente campesino Andrónico Rodríguez. Soportó imponentes campañas mediáticas en su contra y hasta fue inhabilitado como candidato a senador. Pero no se amilanó: hizo actos a distancia, sorteando el exilio pero también la pandemia, a través de videollamadas y comunicaciones telefónicas. Y mostró conocer a su pueblo como ningún otro dirigente: en las dos semanas previas vaticinó que el MAS perforaría el 50%. El olfato de Evo fue determinante para ganar la elección: sabía que la experiencia golpista sería breve porque él mismo ha construido el movimiento político más importante de la Bolivia contemporánea, arrollador en el ámbito electoral.

Arce tiene varios desafíos en simultáneo. Primero: armonizar con el líder histórico del MAS, sin por ello dejar de hacer su propia experiencia en el ejecutivo. A fin de cuentas será “Lucho y solo Lucho”, tal como dijo Morales, quien ostente la banda presidencial desde noviembre próximo. Segundo: deberá gobernar en tiempos de turbulencia económica, local e internacional. Si bien fue ministro durante la crisis de 2008, el desplome económico mundial provocado por la pandemia es tan inédito como la vuelta al gobierno que ha logrado el masismo apenas un año después del golpe. Arce se acostumbró, en el buen sentido del término, a gestionar una Bolivia en crecimiento casi constante, con los mejores indicadores promedio a nivel continental. Sobre esa base logró un manejo macroeconómico destacable: así se forjó el modelo boliviano, con crecimiento, distribución y sostenibilidad. Ese escenario ya no es el actual. Tercero: Arce tendrá que suturar heridas abiertas en la sociedad boliviana y a la vez contribuir a esclarecer las violaciones a los DDHH de Añez-Murillo. De ahí el llamado, amplio y generoso, a construir un gobierno de unidad nacional en su primer discurso como presidente electo de Bolivia. De ahí a que asuma, en un interesante ejercicio autocrítico, que el masismo ha cometido múltiples errores, prometiendo tras ello gobernar para toda Bolivia.

En definitiva, el MAS logró una victoria imponente e inobjetable. Sorteó un golpe de Estado, salvó la vida de Morales y García Linera y consolidó un triunfo que puede servir de proyección a un nuevo momento del progresismo a nivel continental, con un probable eje Buenos Aires-La Paz-Ciudad de México. Es una buena noticia para Alberto Fernández y Andrés Manuel López Obrador, que apostaron a este escenario desde el momento en que motorizaron el rescate en aquel avión de la Fuerza Aérea Mexicana. Pero, sobre todo, es una buena noticia para la democracia boliviana. “Como sentenció Tupac Katari: volveremos y seremos millones” dijo Garcia Linera en noviembre de 2019. Acertó: volvieron y son millones. 

*Politólogo UBA / Magíster en Estudios Sociales Latinoamericanos. 



Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

La decepción de Bolsonaro con Bolivia | Opinión



Desde Río de Janeiro

No hubo en Brasilia, al menos en un primer momento, ninguna reacción oficial a la victoria, bajo todas las apariencias, ineludible, del candidato del MAS en Bolivia. Es muy probable que se espere el resultado oficial para que aparezca alguna manifestación formal, que difícilmente será calurosa.

De todas formas, no hay espacio para ninguna duda: la victoria de Luis Arce impone una dura decepción para el ultraderechista presidente Jair Bolsonaro. Basta con recordar que, cuando del golpe de 2019 patrocinado por la Organización de los Estados Americanos, la OEA, Brasil ha sido de los primeros en reconocer a la autoproclomada presidenta Jeanine Áñez.

El resultado de las urnas confirma, además, la solidez de la imagen del expresidente Evo Morales entre los bolivianos. Cuando ocurrió el golpe que lo destituyó, Bolsonaro no hizo ningún esfuerzo para disfrazar su alegría.

La perspectiva de la victoria de la derecha en Bolivia animaba a Bolsonaro con la perspectiva de fortalecer la tendencia que ya cuenta con varios gobiernos sudamericanos, con destaque para Chile, Ecuador y Colombia. La victoria de Arce rompe esa perspectiva mientras abre canales de diálogo con la Argentina de Alberto Fernández, blanco directo de críticas cada vez más contundentes del ultraderechista brasileño.

Bolsonaro, a propósito, está a punto de sufrir otra derrota– y de efecto muchísimo más dañino-. Si se confirman las expectativas de victoria del demócrata Joe Biden sobre Donald Trump, el eje Brasilia-Washington pasará a una nueva etapa. La vergonzosa sumisión de Bolsonaro a su ídolo y guía quedará en las calendas como un vasallaje inédito en las relaciones bilaterales, y todas las inexistentes ventajas que el brasileño exaltaba gracias a su “diálogo abierto” con Trump saltarán a la superficie, contribuyendo para desmoralizar aún más su obsesiva idolatría.

Ahora mismo, mientras Bolsonaro rinde loas a los “excelentes resultados” alcanzados junto a Estados Unidos, la Cámara Americana de Comercio muestra que entre enero y septiembre de 2020 las transacciones comerciales entre los dos países habían registrado la más acentuada caída de los últimos once años. Pero ya está harto comprobado que la realidad poco o nada importa para Bolsonaro.

Si la victoria de Luis Arce le quita la posibilidad de un eje derechista en Sudamérica, la de Biden le impondrá consecuencias imprevisibles.



Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

Elecciones Bolivia 2020: los pueblos siempre vencen | Opinión



Los resultados electorales de Bolivia son una muestra clara de la lucha y la fortaleza del pueblo boliviano. Un pueblo que supo resistir durante casi un año al gobierno de facto de Jeanine Áñez y soportar la represión, el exilio y el retroceso de sus derechos, además de la crisis sanitaria y económica en este contexto de pandemia.

Esta tan esperada victoria del Movimiento al Socialismo (MAS) en primera vuelta, que consagró a Luis Arce y a David Choquehuanca como la fórmula ganadora para la presidencia de la Republica Plurinacional de Bolivia no solo devuelve los derechos y las esperanzas a los bolivianos y bolivianas, sino también a toda la región.

Tal como dijo el flamante presidente electo, luego de conocer los resultados de boca de urnas que lo dieron como ganador de las elecciones con el 52.4 por ciento de los votos: “Bolivia recupero la democracia”.

A pesar de los avatares y maniobras que hizo el gobierno de Áñez, en complicidad con la justicia, para proscribir al MAS y a sus dirigentes, no pudieron frenar la voluntad del pueblo.

Si bien falta para el resultado del escrutinio definitivo, los datos preliminares dejan también en claro que efectivamente el año pasado no hubo fraude, quedo en evidencia que fue una narrativa mentirosa de la derecha para instalar y sostener el Golpe de Estado contra Evo Morales y legitimar la llegada el poder de Jeanine Áñez.

Sin dudas, otro factor clave para lograr el resultado del domingo fue la unión y resistencia de toda la dirigencia del MAS, que ni la dictadura ni la intromisión judicial pudieron avanzar en proscribir a esta fuerza política que logro la refundación de Bolivia, la nacionalización de los recursos naturales, la redistribución de la riqueza; y que les permitió a millones de bolivianos y bolivianas ser sujetos de derechos por primera vez en la historia del país.

Llevar a Luis Arce como candidato a presidente, reconocido como el artífice de las políticas económicas llevadas a cabo por el gobierno de Evo Morales, fue sin dudas otro gran acierto para garantizar este triunfo en un contexto de crisis económica, endeudamiento y desempleo.

Bolivia vivió un proceso electoral plagado de denuncias y el Movimiento al Socialismo fue víctima de una interminable campaña de desprestigio. Sin embargo, Luis Arce pudo conquistar a más de la mitad de bolivianos y bolivianas, incluso a un cierto sector de la clase media que sin advertirse en los sondeos de opinión previos, quizás por el conocido “Voto vergüenza”, término por valorar el crecimiento económico durante los 14 años del MAS frente a la debacle económica y sanitaria del gobierno de facto de Jeanine Añez .

Cabe destacar también la importancia de que distintos organismos internacionales estemos presentes como veedores internacionales. A pesar de la Pandemia y de las amenazas del súper ministro, hoy ya censurado, Arturo Murillo, dijimos presente custodiando el voto del pueblo boliviano, empoderando al Tribunal Supremo Electoral como única autoridad legítima en los comicios, y dejando a un lado a la solitaria y deslegitimada Organización de Estados Americanos.

Al llegar a la ciudad de La Paz, los veedores nos encontramos con calles empapeladas con carteles que decían: “El Silencio es Salud”. Una frase muy usada en la época más oscura de nuestra historia. Pero al retornar a nuestros países nos fuimos con el maravilloso sentimiento de la tarea cumplida y con la enorme convicción de que los pueblos siempre vencen.

*Directora de Política Institucional de la Defensoria del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, Directora del Observatorio Electoral de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe. Veedora internacional en Bolivia



Fuente link:

Categorías
Argentina El mundo

Almagro felicitó a Arce y le recordaron su rol en el golpe a Evo Morales | “Si tuviera algo de decencia -que no la tiene- renunciaría”, afirmó Rafael Correa



El titular de la Organización de Estados Americanos (OEA), felicitó al presidente electo de Bolivia, Luis Arce, y le deseó “forja un futuro brillante” para ese país “desde la democracia”. Sin embargo, sus dichos generaron la reacción inmediata de varios dirigentes latinoamericanos, como el ex presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien recordó que Almagro fue quien había avalado la anulación del triunfo de Evo Morales en noviembre de 2019, con una falsa acusación de fraude.

El saludo de secretario general de la OEA fue a través de Twitter. A través de esa red social envió “un reconocimiento al pueblo boliviano” y le deseó a Arce “éxito en sus labores futuras”.

Quien primero salió a responderle fue el ex presidente de Ecuador Rafael Correa, al hacer referencia a la luz verde que la OEA le dio a la falsa denuncia de “fraude” del MAS en los comicios tras el cual fue depuesto Morales. “El único fraude es Almagro”, sentenció y lo acusó de “deshonestidad”.

“El año pasado Evo ganó con 10 por ciento y Almagro gritó ¡fraude! Ahora ganaron con 20%, lo cual demuestra que el único fraude fue Almagro. Si tuviera algo de decencia -que no la tiene- renunciaría. Su deshonestidad ha costado democracia y sangre. ¡Jallalla Bolivia!”, escribió Correa, quien fue proscripto de su país para los próximos comicios.

En el mismo tono, el vicepresidente de Venezuela, Diosdado Cabello, cuestionó a Almagro y celebró el triunfo de Arce, por sobre el gobierno de facto que depuso y obligó al exilio a Morales. “El noble pueblo boliviano les da una lección”, resaltó.





Fuente link: