Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

Lo que te perdiste: cinco apostillas del fin de semana deportivo

https://www.tiempoar.com.ar/nota/lo-que-te-perdiste-cinco-apostillas-del-fin-de-semana-deportivo-1

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo originala>

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

La Supercopa de Europa se juega con público pero pocos hinchas se arriesgan a ir a la cancha

https://www.tiempoar.com.ar/nota/la-supercopa-de-europa-se-juega-con-publico-pero-pocos-se-animan-a-ir

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo originala>

Categorías
Argentina normal

Diez claves de un gran campeón | El Bayern Múnich logró su sexto título de Europa



El gol de cabeza de Kingsley Coman le alcanzó al Bayern Múnich para consagrarse campeón de Europa por sexta vez en su historia, pero sobre todo para legitimizar una victoria que no dejó dudas: el múltiple ganador de la Bundesliga confirmó que es el mejor equipo de Europa y tuvo una merecida celebración. Desde el arco hasta el goleador, pasando por su capacidad física, su voracidad ofensiva, su recambio y la mano del entrenador, el Bayern demostró sobrados argumentos para convertirse en un más que justo campeón.

Un club con mística ganadora

Sexta vez en la historia que el Bayern se corona campeón de Europa.

Cuando un futbolista se presenta en Säbener Straße, la mítica ciudad deportiva del Bayern, para firmar su contrato, seguro se cruza con Karl Heinz Rummenigge, presidente de la Junta Directiva del club, y con Hasan Salihamidzic, ex jugador de la entidad y ahora director deportivo. O con Oliver Kahn, el ex arquero integrante de la junta directiva. Más tarde se encontrará con Uli Hoeness, hoy presidente honorario y pieza de consulta permanente. Y también lo hará con Kathleen Krüger, la team manager del club o “La mujer fuerte detrás de un equipo fuerte”, como la describió el propio Bayern en un perfil en su página web. Ex jugadora del club y retirada a los 24 años, Krüger funciona como nexo entre los futbolistas y los dirigentes, muchos de ellos con pasado glorioso en el club en el campo de juego. Ese sentido de pertenecia se transmite desde los dirigentes a los jugadores, y queda reflejado en el campo, más allá de los resultados.

Manuel Neuer, un arquero gana partidos

El arquero del Bayern se quedó hasta con la red del arco del estadio da Luz.

Si todo buen equipo debe tener un gran arquero, Manuel Neuer cumple todos los requisitos para cumplir esa máxima. El portero de la selección alemana fue determinante con sus atajadas para ganar tanto en la semifinal ante el Lyon como en la definición ante el PSG, antes de que su equipo se pusiera en ventaja. En la final lo demostró en una doble tapada ante Neymar, una atajada ante un tiro débil de Mbappé y un mano a mano con ganado el pie izquierdo ante Marquinhos. Pero además de sus tapadas, Neuer entrega una garantía total ya que es sólido en el juego aéreo, maneja muy bien todos los conceptos para salir jugando y funciona como un verdadero líbero, lo que pemite que su equipo achique hacia adelante y pueda ahogar a sus rivales con la presión alta.

Un plantel con recambio

Coman fue suplente ante Barcelona y Lyon, pero metió el gol del título ante PSG.

Kingsley Coman fue suplente ante Barcelona y ante Lyon, pero apareció por sorpresa en la final y marcó el gol del triunfo. Una muestra de una de las mayores virtudes del campeón. Alcanza con mirar los cambios que hizo el entrenador Hans Dieter Flick en la definición para darse cuenta de las variantes con las que cuenta el plantel del Bayern, cuyos once titulares tiene pasado o actualidad en sus respectivas selecciones nacionales. Los cuatro suplentes ingresados fueron Niklas Süle, internacional con Alemania; Corentin Tolisso, campeón del mundo con Francia en Rusia 2018; Ivan Perisic, figura de la Croacia subcampeona en el Mundial; y Philippe Coutinho, titular en el Brasil campeón de América 2019. Junto con ellos en el banco de suplentes estaban Benjamin Pavard -autor de un gol ante la Argentina de Sampaoli- y Lucas Hernández, los laterales titulares de la Francia campeona. Una muestra del material del que dispone Flick para meter mano si le hace falta.

Lewandowski, un goleador implacable

Lewandowski no pudo anotar en la final, pero dejó su sello.

Si bien en la burbuja de Lisboa no brilló en su máximo nivel, el goleador polaco fue la gran estrella de la temporada del Bayern, con números para el asombro. Con 34 goles marcados en el torneo local y 15 en la Liga de Campeones, Lewandowski se convirtió en el máximo artillero en ambos torneos. Si se limita a su rendimiento tras el regreso de la actividad después de la pandemia a fines de mayo, el delantero que el viernes cumplió 32 años metió nueve tantos en ocho encuentros de la Bundesliga, tres en dos de la Copa Alemana y cuatro en cuatro de la Champions, para un total de 16 goles en 14 partidos. Ante el PSG tuvo la oportunidad de aumentar esa cuenta, pero el palo devolvió la media vuelta que pudo abrir el marcador. Gran cabeceador, definidor con ambas piernas y pateador de penales, el polaco cumple todos los requisitos de un gran centrodelantero, además de ser un jugador de equipo, capaz de tirarse a las bandas, aguantar la pelota o asistir para la llegada de volantes si es necesario.

Hans Flick, un ayudante que metió mano

Hansi Flick, de ayudante a entrenador estrella en un puñado de meses.

Poco se puede decir ante los número de Flick al frente del Bayern Múnich. Desde que reemplazó a Niko Kovac en el banco de suplentes tras un 1-5 ante el Eintracht Frankfurt, el ex ayudante dirigió 36 partidos, con 33 victorias, un empate y dos derrotas entre las tres competiciones. Logró 100 puntos sobre 108 posibles y levantó tres trofeos: Bundesliga, Copa Alemana y Champions, reeditando lo que había logrado Jupp Heynckes en 2013. De la mano de Flick, el Bayern se revitalizó y pasó de ser séptimo en la Bundesliga a siete puntos de la cima a ganar el certamen con 13 unidades de diferencia sobre su escolta. En el campo, su equipo hace gala de la presión alta y la voracidad ofensiva para atacar todo el tiempo, sin importar los momentos y los resultados. 

La estrategia: Atacar, atacar y atacar

Müller con la pelota, Davies aguarda con variante y Coman espera como alternativa.

La única manera que parece entender el juego este Bayern es atacando. En su ADN no existe la palabra especular, sin importar el momento del partido o el marcador del juego. Así lo mostró en la etapa final de la Champions, donde lo sufrieron el Barcelona y el Lyon. E incluso, esa característica le hizo pasar algunos momentos de zozobra, ya que en los tres partidos le llegaron de forma clara de contragolpe, por más que estaba en ventaja en el marcador. 

La presión alta, su toque distintivo

Neymar, presionado por Goretzka.

Si hay una característica de juego que dejará este Bayern para la historia es su presión en campo rival, encima de los defensores rivales, forzando errores y generando ocasiones propias. Con esa forma de defenderse, el equipo alemán consigue pararse en campo rival y tener muchos jugadores en posiciones ofensivas cuando recupera la pelota. Así martirizó al Barcelona, que cada vez que intentaba salir jugando y perdía el balón, se encontraba con un vendaval de jugadores rivales que salían disparados contra su arco. En menor medida, también lo sufrieron el Lyon y el PSG, que nunca dispusieron de una salida limpia, con jugadores de camiseta roja molestando incluso en el área rival. Así, el Bayern empezó a dominar a cada uno de sus rivales.

Un estado físico envidiable

Goretzka, un volante todo terreno para el mediocampo del campéon.

A pesar de la exigencia que supone la presión que intenta ejercer, el campeón mostró un físico superior al de sus tres rivales de la etapa decisiva, sin importar que jugó tres partidos en diez días. Incluso, el PSG, que disputó sus tres encuentros en 12, gozó de 24 horas más de descanso entre la semifinal y la final, pero no pudo plasmar esa ventaja en el campo. Portentos físcos como los laterales Kimmich y Alphonso Davies, el renovado Leon Goretzka y un todoterreno como Thomas Müller marcaron el camino en ese sentido. Una pequeña ventaja que tuvo el equipo de Flick es que pudo cerrar tranquilo la Bundesliga y llegó más fresco que los clubes españoles o italianos, que llegaron a la definición con más partidos decisivos encima, en poco tiempo.

Números para la historia

Un equipo que dejó su sello en un torneo especial.

El Bayern dejó estadísticas de todos los gustos para la historia. Con los 11 partidos y 11  ganados en el torneo, se convirtió en el primer equipo en conseguirlo en la Champions, que hasta ahora sólo había tenido 12 campeones invictos. Con 43 tantos convertidos, es el segundo equipo más goleador de la historia, por detrás del Barcelona de 1999/2000, que anotó 45 pero en 16 partidos, ya que se jugaba con otro formato (dos fases de grupo, cuartos, semifinal y final. En cambio, se quedó con la mejor diferencia de gol, con +35, ya que sólo le marcaron ocho goles a lo largo de toda la campaña. 

Si es bueno, es del Bayern

Gnabry y Kimmich, dos estrellas jóvenes que ya brillan en la selección alemana.

Si bien se nutre de jugadores de diferentes partes del mundo, una característica del Bayern es ir a buscar los mejores jugadores jóvenes alemanes para sumarlos a su plantel. Así debilita a sus rivales y potencia a sus equipos. De esa manera consiguió a los cuatro mejores jugadores de la nueva generación. A Kimmich, del Leipzig, lo fichó en 2015, cuando tenía 20 años. A Niklas Süle lo fue a buscar en 2017 al Hoffenheim, cuando tenía 21 años. A Leon Goretzka lo consiguió hace dos años, cuando tenía 23 años y le pagó su cláusula de rescisión al Schalke 04. En esa misma temporada y con la misma edad sumó a Serge Gnabry, que llegó desde el Hoffenheim. La misma política había utilizado para sumar a Manuel Neuer, del Schalke, o Jerome Boateng, del Hertha, una década antes, algo que también podría decirse con los casos de Lewandowski, Mats Humels o Mario Götze, todos fichados desde el Borussia Dortmund.  



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Las diferencias entre el Bayern Múnich y el PSG | Los socios del club alemán siguen teniendo preponderancia en las decisiones



Los gigantes de Europa que se enfrentarán este domingo en la final de la Champions League
mantienen similitudes pero también diferencias, principalmente en las estructuras en las cuales están basadas ambas instituciones.

Los alemanes del Bayern Múnich, con el respaldo de su historia deportiva detrás, son conducidos por gente vinculada al fútbol, no sólo de la entidad sino inclusive del seleccionado de ese país. Del otro lado, los franceses del París Saint Germain son controlados por fondos extranjeros, con la firma Qatar Investment Authority como mayor accionista.

El Bayern posee un Consejo de Supervisión, presidido por Herbert Hainer, un hombre vinculado a los negocios y que fue presidente de Adidas hasta el 2016, la marca que mantiene lazos estrechos con el club. El que ocupaba ese lugar hasta hace un año atrás era el ex delantero Uli Hoeness, quien ahora se ubica en la vicrepresidencia.

Hoeness anunció su salida en agosto de 2019 y Hainer fue señalado como la mejor opción para reemplazarlo, una propuesta compartida por los socios del Bayern que asistieron a la Asamblea General anual organizada por el club, donde se hace la rendición de cuentas, como así también los anuncios de mayor peso en relación a la entidad. Hainer fue elegido oficialmente con 6.091 votos a favor, 79 en contra y 36 abstenciones.

El Consejo está integrado por los empresarios que representan a las compañías que tienen porcentajes en el Bayern: Adidas, Audi y Allianz.

Lo futbolístico es conducido estrictamente por la Junta Ejecutiva, cuyo presidente es Karl-Heinz Rummenigge, uno de los que convirtió un gol en la final del Mundial de 1986 ante Argentina. El director deportivo es el bosnio nacionalizado alemán Hasan Salihamidzic; ex jugador de la entidad; y entre los miembros de la Junta se encuentra el ex arquero Oliver Kahn, conocido por su fuerte vehemencia cuando estaba en el campo de juego.

El presidente honorario es el legendario Franz Beckenbauer, campeón del mundo como jugador en 1974, y luego como entrenador en 1990. Ese privilegio lo comparte sólo con el brasileño Mario Zagallo y con el francés Didier Deschamps.

El 75,1% del Bayern Múnich es propiedad del club, y Adidas, Audi y Allianz poseen 8,33 % cada uno.

Por su parte, Qatar Investment Authority se convirtió en el dueño absoluto del París Saint Germain en 2012, luego de comprar el 30 % restante que estaba en poder de Colony Capital y de Butler Capital Partners. Los qataríes habían adquirido el 70 % de participación de control de Colony durante 2011.

El precio total de la transferencia de acciones fue de 100 millones de euros, y el presidente es Nasser Al-Khelaifi.

La institución parisina no cuenta con Asamblea de socios, ni ninguna Junta Directiva, y las decisiones pasan exclusivamente por Al-Khelaifi. Según informó la revista France Football, el presidente le prometió al plantel 500 mil euros para cada uno si logran obtener la Champions League, una cifra que se sumaría a lo que ya cobraron por los títulos de la Ligue 1, la Copa de Francia y la Copa de la liga. En total, el monto alcanzaría el millón de euros como recompensa para los jugadores en esta temporada.

El poder del dinero con el que cuenta este grupo, que se abastece del petróleo asiático, se utilizó para sumar refuerzos y algunos de mucho renombre: Zlatan Ibrahimovic, David Luiz, Edinson Cavani, Javier Pastore, Ezequiel Lavezzi, Neymar, Kylian Mbappé, Gianluigi Buffon y Dani Alves, entre otros. En total, son cerca de 1.300 millones de euros que se llevan invertidos.

Los títulos locales llegaron: siete Ligue 1, cinco Copas de Francia, seis Copas de La Liga y siete Supercopas de Francia. Pero la deuda con Europa sigue pendiente. Por ese motivo, la chance que se le presenta este año no la quiere dejar pasar.

El vínculo entre ellos se asemeja a través de los euros, pero en la conducción del club parece haber una brecha sideral.

[email protected]



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

PSG y Bayern Múnich van por la Champions League | Formaciones, hora y TV de la gran final europea



La maquinaria colectiva del Bayern Múnich o las extraordinarias individualidades del París Saint-Germain. El peso de las cinco conquistas pasadas de los alemanes o la inexperiencia y ambición francesa. La formación súper europea de los de Hans-Dieter Flick o el once semi latinoamericano de Thomas Tuchel. Las cartas están echadas para la definición de la Champions League
, que se jugará este domingo desde las 16 (TV: ESPN 2 y Fox Sports) en el estadio Da Luz de Lisboa, Portugal
, para darle cierre a una edición excepcional, interrumpida por el parate pandémico, reiniciada en una misma sede, sin público y con eliminaciones a partido único.

Con poca actividad deportiva a lo largo del mundo, la final europea atrajo más expectativa que la de costumbre, sobre todo tras el indecoroso 8-2 del Bayern ante el Barcelona de Lionel Messi en cuartos de final
. Los alemanes llegan como grandes favoritos a la cita, por historia y por actualidad.

De la mano de Flick, el Bayern acumula un invicto de 29 partidos, que se inició en diciembre de 2019, y en el que se contabiliza la friolera de 28 victorias. El empate corresponde a febrero pasado, un 0-0 contra Leipzig por la Bundesliga. De ahí en más, 20 triunfos en fila (14 desde que se reanudó el fútbol), el último, un contundente 3-0 sobre Lyon
por semifinales. Temible por donde se lo mire.

Su gran emblema es el delantero polaco Robert Lewandowski. 55 goles en la temporada y 15 en la Champions (en sólo 9 partidos) lo avalan. El nacido en Varsovia está a sólo dos del récord histórico de la competencia, en poder del portugués Cristiano Ronaldo (con Real Madrid, en la edición 2013/14).

Gnabry, rodeado y todo, saca el zurdazo para 1-0 ante Lyon. (NA)

Pero el Bayern dista de ser un elenco unidimensional. La lista de figuras parece interminable y se pasean línea por línea. Desde los emblemáticos Manuel Neuer y Thomas Müller hasta la nueva generación alemana comandada por el volante Leon Goretzka, desequilibrante con sus constantes zarpazos al área rival; el extremo Serge Gnabry, dueño de un talento notable y capaz de ganar el partido por sí solo; y Joshua Kimmich, carrilero goleador por naturaleza movido al lateral derecho para saldar la ausencia del francés Benjamin Pavard, quien podría hacer su reaparición en la final. En tanto, del lado opuesto a Kimmich, aparece el Sub 20 canadiense Alphonso Davies, pesadilla de Messi y cía en el cruce de cuartos y amenaza constante para los rivales con sus interminables incursiones ofensivas.

Si el Bayern es fiel a su dogma de presionar alto y asfixiar al rival con un ritmo incesante, el PSG es más pragmático. Con Neymar (3 goles y 4 asistencias en 6 partidos en el torneo), Kylian Mbappé (5 tantos y 6 pases gol en 9 juegos) y Angel Di María (3 goles y 7 asistencias en 8 encuentros) como lanzas para el contragolpe, tiene la mesa servida para causar desastres en los amplios espacios defensivos que brindan los alemanes. El equipo de Tuchel recién pudo mostrar todo su esplendor en el choque de semifinales, ante Leipzig (3-0). Hasta allí, dependió de milagros, como la remontada en los minutos finales ante Atalanta o el ajustado 3-2 global sobre Borussia en octavos.

Los parisinos llegan a la definición con una gran incógnita: la presencia del costarricense Keylor Navas en el arco. El tricampeón de Champions con Real Madrid fue reemplazado en cuartos, se perdió el choque de semis por lesión y es uno de los grandes artífices de que el PSG sea el equipo menos goleado del torneo, con sólo cinco tantos recibidos en diez encuentros (el Bayern recibió ocho). De todos modos, si algo no se espera de esta gran final de certamen es que haya pocos goles. En ese materia, los de Múnich lideran ampliamente ante los parisinos: 42 (¡un promedio de 4,2 por juego!) a 25.

La otra duda de Tuchel es la presencia del italiano Marco Verratti desde el inicio en el mediocampo. En tanto, se espera que los brasileños Thiago Silva y Marquinhos sean titulares, mientras que los argentinos Leandro Paredes y Mauro Icardi irían al banco.

Di María, el crédito argentino

Angel Di María se perdió el choque de cuartos de final ante Atalanta por suspensión y retornó en semifinales en todo su esplendor: un gol y dos asistencias. El zurdo rosarino está llamado a ser uno de los grandes protagonistas de la jornada que se celebrarán en un escenario que él bien conoce, el estadio de Benfica, donde llegó a 2007 tras abandonar Rosario Central. En 2010 fue vendido a Real Madrid y en este mismo estadio ganó el Merengue la Champions en 2014. Tras un paso por Manchester United (2014/15), llegó a París.

Con 26 asistencias en su carrera en el torneo, Di María está a tres del líder histórico en el rubro, Cristiano Ronaldo, y a una de Lionel Messi.

La filosofía innegociable de Flick

El entrenador del Bayern, Hans-Dieter Flick
, dejó en claro que sus dirigidos no cambiarán su estilo de juego a pesar de las amenaza ofensiva que significa el trío de ataque parisino. “Sabemos que el PSG tiene mucha velocidad y que debemos estar atentos, pero en los últimos 10 meses hemos impuesto nuestra filosofía, hemos presionado alto, hemos tenido éxito con ello y no vamos a cambiar mucho“, aseguró el DT en la conferencia de prensa previa a la final.

De todos modos, Flick hizo foco en la importancia del retroceso defensivo de los suyos, teniendo en cuenta que su equipo es uno que se para muy adelantado en el campo de juego. “Nosotros nos caracterizamos por defender alto, lo importante es que logremos presionar la pelota. Cuando nos superen, es importante hacer el camino hacia atrás. Es importante cerrar el camino a los pases”, aseguró.

Flick, 35 partidos en el Bayern: 32 triunfos, un empate y dos derrotas. (AFP)

Por último, el estratega bávaro no quiso confirmar si el defensor Jerome Boateng llegará al choque. El central tuvo que ser reemplazado en semifinales durante el entretiempo y, de no llegar, su lugar será ocupado por el gigante de 1,95 metro y 97 kilos Niklas Süle.

Tuchel, un viejo conocido

El alemán Thomas Tuchel
afirmó ayer que su PSG tendrá que hacer “un partido perfecto” para derrotar al Bayern, que llega como “favorito”. “Tenemos que hacer un partido perfecto en ataque y defensa y tenemos que adaptarnos a pequeños detalles. El Bayern está más acostumbrado a jugar estas finales, y es favorito, pero es una pequeña ventaja, no será lo más importante”, consideró en conferencia de prensa.

Tuchel ve los partidos sentado debido a un reciente esguince de tobillo. (AFP)

Con pasado en el Maguncia y el Borussia Dortmund, Tuchel se ha enfrentado en reiteradas ocasiones al gigante de Múnich en competiciones domésticas. En total fueron 17 partidos, con cinco triunfos, dos empates y diez derrotas (3-1-6 con Maguncia y 2-1-4 con Borussia).

“La final será dura. El rival ha ganado sus 20 últimos partidos y tiene mucha calidad en todas las líneas. Pero hay soluciones, creo que estamos preparados. Nos hemos preparado como hicimos antes de los partidos contra Borussia (1-2 y 2-0 en marzo por octavos de final), Atalanta (2-1 en cuartos) o Leipzig (3-0 en semis). A estas alturas, no es momento de cambiar, es el momento de estar tranquilos y contentos“, sentenció.

Formaciones, hora y TV

PSG: Navas o Rico; Kehrer, Thiago Silva, Kimpembe, Bernat; Verratti o Paredes, Marquinhos, Herrera; Di María, Neymar y Mbappé. DT: Tuchel.

Bayern Múnich: Neuer; Kimmich o Pavard, Boateng o Süle, Alaba, Davies; Goretzka, Thiago; Gnabry, Müller, Perisic; Lewandowski. DT: Flick.

Estadio: Da Luz de Lisboa (Portugal). Arbitro: Daniele Orsato (Italia). Hora: 16. TV: ESPN 2 y Fox Sports.



Fuente link:

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

La pista qatarí de Macri

https://www.tiempoar.com.ar/nota/la-pista-qatari-de-macri

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo originala>

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

PSG-Bayern Munich: Francia y Alemania coparon mucho más que la final de la Champions League

https://www.tiempoar.com.ar/nota/psg-bayern-munich-alemania-y-francia-coparon-mucho-mas-que-la-final-de-la-champions-league

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo originala>

Categorías
Argentina normal

Champions: Bayern Múnich, el equipo 10, volvió a golear y está en la final | La máquina alemana eliminó a Lyon y va contra PSG el domingo



Bayern Múnich cumplió con la lógica, venció por 3-0 a Olympique Lyon con un doblete de Serge Gnabry y un tanto de Robert Lewandowski y se metió en la final de la Champions League, este domingo en Lisboa, Portugal. Lo espera el París Saint-Germain de Neymar, Mbappé y Di María, que eliminó a Leipzig (3-0) el martes y jugará por primera vez en su historia la definición del certamen (los alemanes ya ganaron cinco títulos y perdieron otras cinco finales).

El duelo de este miércoles fue una reivindicación de viejas frases célebres futboleras. “Equipo que gana no se toca”: ni Bayern ni Lyon cambiaron una coma con respecto a sus formaciones exitosas de cuartos de final. “Los goles que se pierden en un arco, se pagan en el otro”: Lyon tuvo una inmejorable chance a los 16, pero el camerunés Karl Toko Ekambi, cara a cara con Manuel Neuer, apuntó al palo; acto seguido, Gnabry dejó en el camino a casi medio equipo francés yendo de derecha al medio y clavó un zurdazo imparable para el 1-0. Y, por supuesto, el dicho que popularizó el inglés Gary Lineker: “El fútbol es un deporte que se juega 11 contra 11 en el que siempre ganan los alemanes”, uno que no necesita explicación.

Bayern llegaba con credenciales de sobra al duelo ante Lyon: 9 triunfos sobre 9 partidos en el certamen, 13 de 13 desde que retomó el fútbol en mayo tras el parate pandémico y, sobre todo, el shock histórico que significó el 8-2 al Barcelona de Lionel Messi en cuartos de final. Así las cosas, la vara estaba demasiado alta para los bávaros ante un Lyon de mucha menos brillantina en su currículum pero que estaba dispuesto a dar un nuevo batacazo tras sacar al Manchester City de Josep Guardiola en la ronda previa.

Así las cosas, los franceses tomaron nota de los espacios que brinda el fondo alemán por defecto -debido a su insaciable voracidad ofensiva- y buscó aprovecharlos. La estrategia: orden táctico para resistir los embates bávaros y un mediocampo dispuesto a salir disparado una vez que la pelota era recuperada. Con precisos pases largos, Lyon quedó varias veces mano a mano, pero no supo concretar, sobre todo en la primera parte.

Con un funcionamiento mucho más discreto del que venía mostrando, Bayern manejó los hilos del partido una vez superado el susto francés inicial. Le sobraron oportunidades de gol, pero fue finalmente la gran tarde de Gnabry la que le dio el triunfo (goles a los 17 y 33 minutos). Lewandowski, que se había perdido unas cuantas ocasiones, puso el 3-0 sobre el final, con un cabezazo. Fue nada menos que su 15º gol del certamen (en nueve partidos).

Para colmo de sus rivales, la maquinaria colectiva que es este Bayern Múnich recuperó ante Lyon la mejor versión de Manuel Neuer, quien venía siendo el punto más flojo de los suyos. Como si se tratara de un superpoder, el todavía protagonista de pesadillas y traumas en Argentina, agigantó su 1,93 metro de altura cada vez que quedó cara a cara con los atacantes franceses.

Temprano en el encuentro, hizo alarde de su vocación de arquero salidor y apuró al neerlandés Memphis Depay en la puerta del área. El capitán y líder carismático de Lyon no pudo más que apresurar su definición y sacar un remate desviado. A los 16, indefenso ante el camerunés Karl Toko Ekambi abajo del arco, se cobró un favor de los dioses germanos y la pelota dio en el palo. De yapa, el rebote, que fue a los pies del africano para la revancha, ni siquiera fue al arco. Y en el complemento, cara a cara con el ingresado Moussa Dembelé, autor de un doblete ante Manchester City, Neuer se hizo elástico y tapó el disparo con sus piernas.

Superado el trámite, Bayern llega a la final con su perfecto 10: diez triunfos sobre 10 partidos en la Champions, con 42 goles a favor y 8 goles en contra. Claro que tal estadística será una mera anécdota si es que Mbappé y compañía se levantan inspirados este domingo.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

El Barcelona regresó en medio de la bronca de sus hinchas por la goleada | El futuro de Messi, en el aire



El Barcelona regresó a España después de la histórica goleada sufrida ayer ante el Bayern Munich
. El conjunto catalán llegó en medio de la bronca de sus hinchas por el 8 a 2. Casi nadie se salva de las críticas por una goleada que generó una crisis institucional  que encima provoca el peor de los temores: la posibilidad de que Lionel Messi abandone el club. 

El plantel regresó a una ciudad plagada de críticas por la apabullante goleada, que deja en ridículo al club y sin títulos en la temporada, algo que no pasaba desde 2008, justo cuando comenzó el formidable ciclo que lideró Josep Guardiola. En principio, la paliza de los alemanes tiene una consecuencia inmediata: el despido del entrenador Quique Setién, que tiene las horas contadas. 

No se salva nadie de la bronca de los hinchas del Barça. EFE

“Directiva y jugadores, la vergüenza de 121 años de historia”, rezaba una de las pancartas con la que un puñado de hinchas recibió al plantel que regresó cabizbajo de Lisboa, y hubo otra más hiriente: “Fuera, mercenarios”.

El presidente del club, Josep María Bartomeu, anticipó que tomaría decisiones de forma inminente, posiblemente en la junta directiva convocada de urgencia para el próximo lunes, en la que nadie duda que se confirmará la destitución del entrenador.

Los medios catalanes sitúan al argentino Mauricio Pochettino, actualmente sin equipo, como el mejor posicionado para tomar el relevo
en el banco ‘azulgrana’, aunque el club sondea también al ex mediocampista Xavi Hernández, emblema de los últimos años dorados del Barcelona y actual entrenador del Al Saad de Qatar, así como al holandés Ronald Koeman, actual DT del seleccionado de su país. En el caso de Xavi, amigo personal de Messi, fijó una cláusula de salida con los qataríes en el caso de ser requerido por el Barcelona.

Por su parte, el expresidente del club,  Joan Gaspart consideró hoy que Bartomeu, “no tiene más remedio que seguir” en la gestión, pese a la crisis deportiva e institucional que desencadenó la goleada. “Bartomeu tiene que demostrar que quiere al Barcelona como el que más y asumir su situación como presidente. Debe seguir, porque no tiene más remedio”, advirtió Gaspart, máximo responsable del Barcelona entre 2000 y 2003.

El club tiene programadas sus próximas elecciones para junio de 2021 pero la debilidad de la actual directiva aumentó la presión para que Bartomeu directamente renuncie al cargo o analice un posible adelanto de los comicios para marzo o abril.

En declaraciones a la Cadena SER, reproducidas por el diario Sport, Gaspart se mostró en desacuerdo con la eventual salida del subcapitán del equipo, Gerard Piqué, quien puso la disposición inmediatamente después de la eliminación en Lisboa, consciente de la debacle por la peor derrota del club en la historia de los torneos europeos.

“En lo que Piqué se refiere a su persona, no estoy de acuerdo. Piqué es patrimonio del Barcelona y tiene años por delante. Hay un fútbol base fuerte y jugadores veteranos con calidad inmensa, como Leo Messi, y les pueden dar muchos éxitos al Barcelona”, aseguró. “Vamos a pasar la página y no a vivir la calentura de esta derrota, porque hay que aguantar la tormenta”, cerró el ex mandatario culé.

En cuanto al futuro de Messi, el ex presidente de Inter de Italia, Massimo Moratti, apunta a usar todos “los recursos” económicos de la institución para llevarse al rosarino. “Ahora soy un simple aficionado del Inter y no tengo información confidencial. Pero sé una cosa: en términos de recursos y habilidades, Suning tiene todo para traer a Leo al Milán. Suning puede conseguirlo”, afirmó el empresario en una nota con Quotidiano Sportivo. Suning es el holding que controla al club milanés.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Barcelona, tras el papelón: “Fue horrible, una vergüenza” | La palabra de jugadores, DT y dirigentes




| La palabra de jugadores, DT y dirigentes del Barça



Fuente link: