Categorías
Argentina opinion

El país tiene dólares, el Banco Central no | OPINION



Si hay algo que no se puede decir hoy es que Argentina transita un momento de escasez de dólares. Quien no tiene dólares hoy es el Banco Central que vive una sangría permanente de reservas. Las medidas adoptadas tienen el noble objetivo de evitar la devaluación brusca que resultaría de una estrategia de flotación cambiaria libre, cuyo efecto sería una espiral de precios que impactaría sobre una población ya castigada y que exhibe a no menos de un 50 por ciento bajo la línea de pobreza. 

Medidas que probablemente sean tardías, ya que el nivel de reservas netas ha sido menguado al extremo y ciertamente el control estricto sobre el ingreso y egreso de divisas debió haber sido una rutina desde el comienzo de la gestión. Es sabido que sin control estricto sobre el dólar, es difícil gobernar la economía argentina

Decimos que Argentina tiene dólares ya que termino 2019 con un saldo comercial de unos 15.900 millones de dólares y el de este año se proyecta cercano a los 17.000 millones. Pero ocurre que los dólares que la Argentina acumulara en 2019 se fueron en concepto de pagos de deuda y fuga de capitales. 

Distinto es el caso de lo que está ocurriendo en 2020. Pese a la presentación mediática del tema, que ubica al dólar ahorro en la picota de la responsabilidad sobre lo que está ocurriendo, es conveniente aclarar que la fuga de capitales o el atesoramiento en divisas no ha sido este año el problema . Por este concepto solo salieron entre enero y Julio 1826 millones de dólares. 

Más allá de que el denominado PURE haya agravado las cosas, el punto nodal es otro. El INDEC muestra que las exportaciones correspondientes al año 2020, entre enero y julio, ascendieron a u$s 32.291 millones. A la vez, las importaciones se ubicaron en 22.718 millones. Es decir, en 7 meses Argentina acumuló un saldo a favor de u$s 9563 millones. Sin embargo, el Balance Cambiario del Banco Central nos muestra exportaciones por 29.024 millones e importaciones por 22.326 millones. Es decir, que para el mismo período el BCRA solo muestra un saldo positivo de 6.698 millones. O sea 2865 millones de dólares menos que se explican centralmente por que los exportadores liquidaron 3267 millones menos que los que deberían haber liquidado. 

Es extraño que, entre las medidas adoptadas, no haya ninguna definición que implique discutir este punto.

El balance de pagos nos marca que la otra gran causa del consumo de divisas ha sido el pago de deuda por intereses y capital, tanto pública como privada. Entre enero y julio, se fueron u$s 4789 millones por intereses y se canceló capital por 4276 millones. Es decir u$s 9065 millones se lo llevó el endeudamiento. 

¿Qué sentido tuvo haber pagado mientras se negociaba la reestructuración de la deuda?.¿No era más lógico mantener suspendidos los pagos que ya había suspendido Macri?. La estrategia de “amigabilidad” con los acreedores que suponía que, reestructurando de manera amigable, las expectativas de estos agentes se orientarían en dirección por ejemplo a la reducción de la brecha entre el dólar oficial y los restantes, no ocurrió. Es más, al día de la fecha los bonos argentinos fueron castigados frente al anuncio de las recientes medidas. 

En segundo lugar, ¿no habría que haber revisado adecuadamente los pagos por deuda privada que en este tiempo se realizaron? Sobre este punto, las medidas sí plantean una restricción para la cancelación de deudas privadas, induciendo el uso de dólares propios o la reestructuración de las mismas. Por ende , el mito de la falta de dólares no se aplica en el presente contexto. Y el tema no ha sido el dolar ahorro. Ha sido el consumo de dólares por deuda pública y privada (u$s 9065 millones) y lo que no liquidaron los exportadores (u$s 3267 millones). Por estos conceptos se fueron u$s 12.332 millones. Por la “fuga del dólar ahorro”, apenas salieron 1826 millones.

*Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Sin punitorios por créditos impagos | El Central extendió la medida hasta el 31 de diciembre



Los bancos no podrán cobrar intereses punitorios sobre cuotas de créditos que hubieran quedado impagas. La medida había sido establecida por el Banco Central entre el primero de abril y el 30 de septiembre, y fue prorrogada hasta el 31 de diciembre. Las cuotas que no se paguen deberán incorporarse en los meses siguientes al final del vida del crédito, con el devengamiento de interés compensatorio.

La medida, informada este jueves por el Banco Central, aplica a los saldos impagos de todo tipo de créditos, incluidos los UVA, y no incluye a las financiaciones con tarjetas de crédito. Es decir, una familia que entre abril y diciembre no pudo pagar la cuota de su crédito hipotecario UVA, deberá pagarla sobre el final del crédito, según lo que indique el contrato. Si bien no van a correr los intereses punitorios, si se van a devengar los compensatorios y al valor de la UVA que tenga el nuevo vencimiento.

El colectivo de hipotecados UVA calificó a la medida como positiva y dijo que trae alivio. “Hay muchos hipotecados que optaron por no pagar y diferir debido a que en el mejor caso mantuvieron los ingresos del año pasado, otros monotributistas y autónomos recién en las últimas semanas empezaron a facturar algo”, contó a este diario el abogado Marcelo Mercere, representante del grupo.

La medida había sido tomada por el Banco Central apenas comenzó la cuarentena, y tenía como plazo el primero de abril hasta el 30 de junio. Luego fue prorrogada hasta el 30 de septiembre y este jueves se anuncio que pasa hasta el 31 de diciembre. Los usuarios cuentan con el derecho de revertir los débitos automáticos dentro de los 30 días corridos contados desde la fecha del débito, y los bancos tienen la obligación de devolver los fondos dentro de los tres días hábiles de la solicitud.

Congelamiento

La medida implica un “alivio” para las 105 mil familias hipotecadas con los créditos UVA. Además, están a la espera del futuro del decreto 319 que congeló las cuotas hasta el 30 de septiembre. El presidente Alberto Fernández había asegurado en una entrevista televisiva que una posible solución podría ser la del “esfuerzo compartido” para que “ambas partes cedan un poco y busquen un punto en común”, pero todavía no hubo un anuncio oficial.

“Hicimos un enorme esfuerzo que nos costó 1500 millones de pesos”, informó el presidente en el reportaje. Por un lado, hubo un congelamiento para 90 mil hipotecados entre agosto del año pasado y enero de este año. Finalizado el plazo, lo que no se pagó de aumento (la UVA se actualiza por inflación) se prorrateó en 12 cuotas. Luego, desde abril, se aplicó un nuevo congelamiento, esta vez sobre todo el universo de hipotecados. De finalizar el decreto 319 y no prorrogarse, los hipotecados estiman que la cuota aumentará 15 por ciento, correspondiente a la inflación del período.

De todos modos, el reclamo de fondo que planten es poder salir de la actualización de las UVAs, dado que tras los últimos dos años de inflación récord, las cuotas y el capital tuvieron un fuerte aumento. “Seguimos a la espera de una solución de fondo: un crédito sostenible y previsible”, plantearon desde el colectivo.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

El debate entre los economistas | Análisis de las medidas del Banco Central



Los chats de grupos de economistas estallaron de preguntas, debates y opiniones una vez anunciadas las nuevas medidas cambiarias para contener la salida de divisas y evitar la caída de reservas la noche del martes. ¿Era necesario aplicarla en este momento? ¿ Había otra alternativa? ¿ Qué actores económicos resultan más perjudicados? ¿ Esta medida impactará en los precios?  PáginaI12 habló con algunos de ellos para conocer su visión sobre la inevitabilidad de la medida, su impacto en los pequeños ahorristas, su importancia para evitar alternativas con efectos más regresivos, sus consecuencias económicas y su impacto en los precios. 

Inevitable

“La medida era inevitable en este momento, pero yo creo que es un parche y me parece que habría que pensar mejor cómo puede intervenir el Estado en la estructura productiva garantizando dólares y a la vez controlando para que no se eludan los controles ni pagos”, opina Igal Kejsefman economista, miembro del Ocepp. “Está claro que es una medida de corto plazo que intenta generar una moderación en la pérdida de divisas, que permita no llegar a una situación critica tan rápido como se avizoraba. Le da más tiempo a la economía argentina para que se estabilice y esa demanda de dólares baje por efecto de menos incertidumbre en la economía”, matiza Martin Kalos, director de EPyCA Consultores.  

El fantasma de la devaluación

Los economistas consultados coinciden en que esta medida se instrumentó para evitar la más drástica de todas, una devaluación, con su consecuente impacto en los bolsillos de quienes menos tienen. “El gobierno busca priorizar entre medidas que correspondan con sus objetivos. Esta se implementó para evitar una devaluación que afecta a los sectores más pobres, pero perjudica a quien sí tiene capacidad de ahorro y a las empresas que manejan sus flujos en dólares y tienen ahora que negociar sus deudas financieras”, asegura Kalos. Lucía Pezzarini, economista de Ecolatina e integrante de Paridad en la Macro, coincide en que las medidas alternativas eran o muy perjudiciales o bien inocuas: “Una alternativa, por ejemplo, era subir la tasa de interés para hacer más efectivas las colocaciones en pesos, pero ¿qué tan alta tiene que ser esa tasa en un contexto de tanta incertidumbre? Llega un punto en el que no hay tanta tasa que calme esa expectativa devaluatoria”. 

Brecha cambiaria

Una de los impactos inmediatos de esta medida fue el aumento de la brecha entre el dólar oficial y el paralelo: si bien con estas restricciones la cotización de un dólar se incrementa hasta los 130 pesos, la cotización del blue se encuentra en 145. “Esto genera varios problemas: por un lado, no se mitiga el efecto dólar puré. Es decir, de comprar en el oficial a 130 y vender en el paralelo a 145. En segundo lugar, los exportadores tanto de productos primarios como de manufacturas de origen agropecuario pagan retenciones, exportan a un tipo de cambio inferior a 80, pero para comprar dólares para abastecer sus insumos y demás los vuelven a comprar a por lo menos 130. Genera un desincentivo a la exportación, a retener la exportaciones o, peor aún, a eludir los controles del fisco y hacer liquidaciones en negro que significan una pérdida total para el Estado”, explica Kejsefman. “La prioridad del gobierno es asegurar que no se agoten los dólares necesarios para mantener funcionando el entramado productivo, que necesita importar insumos. Pero al mismo tiempo entra en un círculo vicioso, porque es probable que las medidas amplíen la brecha entre el tipo de cambio oficial y el paralelo, intensificando las expectativas de devaluación“, reflexiona Alejandro Gaggero, investigador del Instituto de Altos Estudios Sociales (Unsam) y del Conicet.

Bajo impacto en precios

En tanto no afecta el dólar comercial (porque las importaciones continúan pagándose al valor oficial), la medida no provoca un impacto general en los precios de la economía. “Eso no significa que no vaya a haber ningún tipo de traslado a precios. Toda medida que afecte el acceso al mercado cambiario termina teniendo en la Argentina un impacto en los precios, pese a que en todas las épocas, las administraciones que las tomaron, negaron esa posibilidad. Por un lado, en una economía con los niveles de informalidad que existen en la Argentina, no todas las operaciones se realizan por el mercado oficial. Por otro, para muchos agentes económicos, la respuesta inmediata a este tipo de medidas es “cubrirse” mediante un aumento de precios”, explica Mariana Luzzi, investigadora del Conicet y UNGS y coautora de El Dólar. Historia de una moneda argentina. (1930-2019).  Y agrega : “Parece ser el momento ideal para que el sistema financiero ofrezca alternativas de ahorro que le ganen a la inflación. La condición fundamental para que puedan ir desplazando al dólar es que sean sencillas en su operación y estables en el tiempo”. 



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Dólar: preguntas y respuestas sobre las nuevas medidas | Las claves de los anuncios del Gobierno



Las nuevas normativas del Banco Central, la AFIP y la Comisión Nacional de Valores apuntaron a cuidar las reservas internacionales para garantizar divisas para la producción.

El paquete de anuncios incluye distintos cambios para las compras con tarjeta en moneda extranjera y la compra de dólares para ahorro. También se busca reordenar el mercado de bonos y el pago de deuda externa de las empresas privadas.

Los alcances de las medidas fueron especificados por las autoridades y ahora los bancos avanzan en la implementación de la normativa. A continuación los puntos claves.

1- ¿Quiénes pagan el 35 por ciento de recargo a cuenta de ganancias y bienes personales?

La medida se aplica sobre las mismas operaciones que actualmente pagan el impuesto País. Esto implica que tanto la compra de dólares ahorro (con el cupo mensual de 200 dólares) y los gastos con tarjeta por compras en moneda extranjera estarán incluidos.

2- ¿A cuánto cotizará el dólar ahorro?

El dólar minorista cerró este martes en 79,36 pesos. Si se le suma el impuesto País la cifra se eleva a 103,7 pesos. Si además se le suma el impuesto del 35 por ciento que luego puede descontarse de ganancias o bienes personales la cotización se eleva a 130,94 pesos. Esta sería la nueva cotización cuando los banco normalicen la operatoria.

3- ¿Cómo y cuándo puede solicitarse la devolución del 35 por ciento?

Los contribuyentes deberán imputarlo en su declaración jurada anual de impuesto a las ganancias o sobre los bienes personales. En caso que quede un excedente se podrá solicitar el reintegro. Lo mismo aplica para el caso de monotributistas, trabajadores en relación de dependencia y jubilados que realizan compras en moneda extranjera y no están alcanzados por los impuestos a las Ganancias y Bienes Personales. Se podrá solicitar la devolución del 35 por ciento una vez finalizado el año calendario en el cual se efectuó la percepción.

4- ¿Qué pagos con la tarjeta de débito y crédito están impactados?

La percepción a cuenta del 35 por ciento se pagará cuando la factura de la compra con la tarjeta llega en dólares. Es decir si el cliente la recibe como un consumo en dólares se paga el impuesto y la retención. Si en cambio la empresa factura la venta en pesos, es decir que el cliente recibe un comprobante de consumo en pesos, no se paga ni el impuesto ni la retención.

5 -¿Qué ocurre con plataformas como Netflix, Spotify, servicios de Google y juegos online?

En Netflix y Spotify aseguran que les envían a sus clientes en la Argentina la factura en pesos. En ese caso no deberían pagarse las recargas.

Muchas veces por problemas de procesamiento la factura termina llegando en dólares, que se pesifican en la fecha del pago. En este caso el servicio queda incluido en la nueva normativa. Los usuarios pueden reclamarlo ante las entidades emisoras de la tarjeta.

Debe tenerse en cuenta para casos como el de Netflix que el servicio –si el consumo llega facturado al usuario en dólares – no paga 30 por ciento de impuesto País sino que paga un recargo menos del 8 por ciento.

Por ese motivo para un plan familiar de Netflix que cuesta 5 dólares si se le aplica el impuesto país del 8 por ciento y el 35 por ciento del nuevo recargo el precio final para el usuario termina siendo de 566 pesos. Este mismo paquete hasta ahora costaba 427 pesos.

6- ¿Qué pasa con el cupo para ahorro si se consume con la tarjeta?

La cuenta es simple. Si por ejemplo alguien consume 10 dólares de un servicio del exterior con la tarjeta, le quedarán 190 dólares para comprar de su cupo de ahorro mensual. Hasta ahora el cupo de 200 dólares no estaba vinculado a los pagos con tarjetas.

En el caso que un individuo realice un consumo de por ejemplo 400 dólares en el mes –es decir si se supera el cupo para ahorro- no tendrá límites en sus gastos. Pero durante 2 mes no podrá acceder al dólar ahorro. Los bancos se encargarán de automatizar este sistema.

7- ¿Qué sucede con las compras con la tarjeta previas a la normativa?

La percepción del 35 por ciento a cuenta del pago de los impuestos a la Ganancias y sobre los Bienes Personales alcanza a las operaciones realizadas a partir de la publicación de la Resolución General de la AFIP en el Boletín Oficial.

8- ¿Qué pasa con los viajes al exterior y el pago de las tarjetas?

El límite de gastos con la tarjeta no se encuentra regulado por las medidas. Esto implica que los usuarios que salgan al extranjero podrán hacer los mismos consumos que antes.

La diferencia ahora es que estas compras con la tarjeta se descuentan del cupo de 200 dólares para la compra por atesoramiento.

Si una persona gasta en un viaje 1000 dólares con la tarjeta, lo que ocurrirá es que por cinco meses no podrá comprar dólar ahorro (200 dólares de cupo x 5 meses es equivalente a los 1000 dólares gastados con la tarjeta).

9- ¿Qué actividades quedan excluidas de la percepción del impuesto?

No se encuentran alcanzadas por este régimen de percepción las siguientes operaciones:

– Los gastos referidos a prestaciones de salud, compra de medicamentos, adquisición de libros en cualquier formato, utilización de plataformas educativas y software con fines educativos;

– Gastos asociados a proyectos de investigación efectuados por investigadores que se desempeñen en el ámbito del Estado nacional, provinciales y los municipios, así como las universidades e instituciones integrantes del sistema universitario argentino;

– Adquisición en el exterior de materiales de equipamiento y demás bienes destinado a la lucha contra el fuego y la protección civil de la población por parte de las entidades reconocidas en la ley 25.054 y sus modificatoria

10- ¿Qué ocurre con la compra de bonos en pesos y en dólares?

En la normativa se liberó el plazo de cinco días para comprar títulos con dólares y venderlos en pesos. Esto permite comprar por ejemplo títulos a una cotización cercana a los 50 dólares y venderlos a 6000 pesos cada uno. Es el equivalente a vender dólares a una cotización de alrededor de 120 pesos. Para la operatoria inversa sigue habiendo un parking de cinco días: es decir comprar bonos con pesos y venderlos en dólares.

En detalle los cambios fueron cuatro:

-Eliminación del plazo de permanencia para personas humanas que compran activos en dólar MEP o dólar Cable y luego lo liquidan en una modalidad distinta a la comprada.

– Eliminación del plazo de permanencia para personas jurídicas que compran activos en dólar MEP y luego lo liquidan en dólar Cable.

– Introducción de un plazo de permanencia de 15 días para vender un valor negociable con liquidación en moneda local luego de una Transferencia Receptora (transferencia de un título desde el exterior al depositario local)

– Incremento del plazo de permanencia desde 5 días actuales a 15 días para realizar una Transferencia Emisora (transferencia de un título desde el depositario local al exterior) luego de comprar un valor negociable con liquidación en moneda local.

11- ¿Cómo seguirá el pago de deudas en dólares de las empresas privadas?

El Central detalló que incorporará un período de gracia para el trámite de las renegociaciones con los acreedores y considerará la posibilidad de la cancelación de hasta el 40 por ciento de los vencimientos de capital, en línea con lo realizado por las principales empresas del sector privado.

El pago de deuda del sector privado fue uno de los principales rubros de salida de capitales de los últimos meses.

12- ¿Qué ocurre con el pre financiamiento de exportaciones?

La normativa propone reducir la participación de grandes empresas en las líneas de financiamiento que las entidades financieras ofrecen para la prefinanciación de exportaciones y aumentándola en las Pymes.

La iniciativa apunta a que aquellas grandes empresas con acceso a los mercados de crédito internacional aprovechen las nuevas condiciones generadas por la normalización de la deuda soberana, liberando margen de financiaciones para el crédito local de pequeñas y medianas empresas exportadoras.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Julia Strada: “El Banco Central no se puede dar el lujo de perder 150 millones de dólares por día de reservas” | La economista analizó el nuevo control de cambios en la 750



La economista Julia Strada dialogó con La Mañana de Víctor Hugo Morales sobre la decisión de la AFIP de imponer un anticipo del 35% de impuesto a la Ganancias para la compra del dólar ahorro y los gastos con tarjeta de crédito en moneda extranjera.

“El anuncio tiene que ver con un nuevo control de cambio sobre los ya existentes. El impuesto País sigue, lo que se aplica es un nuevo control. Quienes paguen Ganancias, en su declaración a fin de año, podrán pedir el reintegro, pero quienes no lo hagan tendrán que pagar el impuesto de la Afip al momento de la compra”, explicó Strada. “La medida refleja una necesidad muy fuerte del estado de dejar de perder 150 millones de dólares por día de las reservas del Banco Central. Es un lujo que en esta pandemia el Banco Central no se puede dar”, dijo la economista.

Strada explicó además que la compra de dólares va a seguir teniendo el cupo de 200 por mes, ahora tanto para turismo, compras en el exterior o ahorro, pero en lugar de valer $80, valdrá $130. “Históricamente, siempre fue millón de personas por mes las que compraban dólares. En la pandemia pasaron a ser 4 millones de personas. Esas 4 millones de personas van poder seguir comprando, pero a un precio más caro”, dijo. “La duda para los que miramos la economía es saber si con esta decisión se resuelve el problema de la demanda de dólares”, indicó la economista.

Por último, Strada señaló que otro problema en cuanto al dólar es la baja liquidación del sector agrario. “Hay que encontrar alguna manera para que el campo liquide”, indicó.



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

Sube el dólar blue tras los anuncios de las nuevas medidas del Central

https://www.tiempoar.com.ar/nota/sube-el-dolar-blue-tras-los-anuncios-del-central-de-nuevas-medidas

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina normal

Dólar: paso a paso disminuye la brecha cambiaria  | El éxito del canje de deuda en default de Macri está empezando a aflojar las presiones en el mercado



El dólar financiero comenzó a disminuir de precio tras el canje exitoso de la deuda. El contado con liquidación marcó un retroceso de 2 por ciento para ubicarse en 125,88 pesos. El dólar mep retrocedió 1,8 por ciento y se ubicó en 117,28 pesos. El tipo de cambio paralelo cerró en 131 pesos y anotó una merma de 1 peso.

Las expectativas de devaluación empiezan a moderarse en el mercado de dólar financiero y los operadores consideran que el equipo económico –tras el canje- incrementó sus posibilidades para controlar y reducir la brecha cambiaria.

Este lunes comenzaron a depositarse los nuevos bonos de la reestructuración en las cuentas de los inversores locales. Por el momento las operaciones no tuvieron volumen relevante para marcar precios de referencia para la paridad de los títulos.

Con el correr de las jornadas se irá regularizando el nivel de transacciones en los mercados de bonos. Los analistas adelantan que el rendimiento de los títulos se ubicará en un 10 por ciento (misma cifra con la que se calculó el valor de recupero de la deuda).

La semana pasada las primeras transacciones registradas con títulos del canje de los inversores extranjeros se hicieron con rendimientos cercanos al 11 por ciento.

El riesgo país se ubicaría en el momento que se normalicen las transacciones en torno de 1000 puntos. El indicador había llegado a niveles de 4000 puntos antes del acuerdo.

Cambio de expectativas

Entre los analistas del mercado aseguran que empezó a haber un cambio en las expectativas de los inversores respecto del tipo de cambio financiero.

Se menciona que pueden incluso haber oportunidades de ganancia para los inversores que se desprenden de dólares al tipo de cambio financiero e ingresen en activos en pesos.

El último informe de IEB de Norberto Sosa precisa que el Banco Central ganó poder de fuego para intervenir en la brecha cambiaria. 

“Al ingresar la autoridad al canje de deuda, transformó una serie de activos, prácticamente sin liquidez, en tenencias de bonos con valor de mercado estimado en 7 mil millones de dólares (16 mil millones a valor nominal)”.

El documento indica que con estos nuevos bonos, el Central gana capacidad para intervenir en el mercado financiero. La operatoria, según el informe, consiste en vender estos títulos contra pesos permitiendo bajar el dólar financiero y generando esterilización de pesos.

El informe realiza un ejercicio matemático a partir de los pasivos monetarios y el nivel de reservas internacionales con el que se intenta cuantificar el poder de fuego de la autoridad monetaria. “Estimamos que el Banco Central puede llevar el contado con liquidación a un nivel de 115 pesos (gracias a las nuevas tenencias de títulos públicos)”, indicó.

Apuestas al peso

A partir de este análisis, se menciona que puede haber posibilidades de inversión aprovechando estrategias de carry trade

Esto implica que inversores con dólares o bonos en moneda extranjera se desprenden de estos activos para hacerse de pesos aprovechando que la cotización del dólar financiero puede disminuir en las próximas semanas.

Sosa asegura que este carry trade tiene un efecto virtuoso para la economía en el corto plazo al colaborar en la reducción y convergencia de la brecha cambiaria.

“Interpretado de esta forma, sería diferente al proceso generado durante la administración anterior, donde las altas tasas de las Lebac impulsaron un significativo ingreso de capitales, que al revertirse las condiciones de mercado, no encontró salida y presionó sobre las reservas del Central”, indicó el documento de IEB.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Dólar: 10 preguntas y repuestas | Para entender por qué un desdoblamiento cambiario es una pésima idea



Resulta importante explicar por qué un desdoblamiento cambiario de jure es una mala idea.

1. ¿Qué es un desdoblamiento cambiario?

– Llamamos desdoblamiento cambiario al surgimiento de uno o más mercados paralelos del dólar, de carácter legal, como resultado de la implementación de algún tipo de esquema de control de cambios.

2. ¿Qué tipos de desdoblamientos cambiarios existen?

– Para nuestra coyuntura, lo importante es comprender la diferencia entre un desdoblamiento de facto y un desdoblamiento de jure, es decir, un desdoblamiento por ley o normativa de la autoridad monetaria. Actualmente el mercado cambiario está desdoblado de facto, debido al control de cambios implementado sobre el final del gobierno de Cambiemos, siendo el mercado paralelo más importante el mercado del Contado con Liquidación (CCL). De hecho, para enfatizar que este desdoblamiento es de facto, el Banco Central implementó la Comunicación 7030 en la cual intenta separar los dos mercados, impidiendo que aquellas compañías o personas que acceden al mercado de CCL accedan al mercado oficial (MULC).

A partir de una nota publicada en Ámbito Financiero, se comenzó a discutir la posibilidad de un desdoblamiento de jure, es decir, desdoblar de manera formal el tipo de cambio, permitiendo que un conjunto de compañías/personas puedan acceder a un tipo de mercado y otro conjunto diferente de compañías/personas al otro.

3. ¿Para qué serviría un desdoblamiento de jure?

– En principio, la idea original del desdoblamiento cambiario tomó color en Argentina a partir de los pensadores estructuralistas de la vieja Cepal, a lo largo de los ‘50, ‘60 y ‘70. En ese momento, el desdoblamiento se pensaba como una solución a la “Enfermedad Holandesa” o a la denominada Tesis Prebisch-Singer. Muy esquemáticamente, Argentina tenía un problema de dólar relativamente barato producto del potencial exportador de su sector primario. La afluencia de dólares resultante de la dinámica exportadora imponía un tipo de cambio tan bajo que la industria se veía impedida de exportar y perdía competitividad contra las importaciones. 

La solución pasaba entonces por desdoblar el tipo de cambio, estableciendo un tipo de cambio exportador “bajo”, dado que eso no afectaría al sector primario exportador por su alta productividad y, además, garantizaría un bajo costo interno de los alimentos; y, por otro lado, estableciendo un tipo de cambio “alto” para la importación de bienes que compitieran con la industria local y al tiempo, fuera el tipo de cambio que recibiría el exportador de manufacturas.

Como se observa, la solución del desdoblamiento de jure era pensada para solucionar un problema de la cuenta comercial, caracterizado por la abundancia de dólares.

4. ¿Para qué serviría un desdoblamiento de jure?

– Actualmente el problema que enfrenta Argentina es diametralmente opuesto a la “Enfermedad Holandesa”. Hoy no tiene un problema con su cuenta comercial, ni siquiera con su cuenta corriente. El problema actual tiene que ver con su cuenta capital. Es decir, el país no tiene un problema comercial o de competitividad, sino uno de carácter financiero. De hecho, es la demanda de dólar-ahorro la que habría llevado al Gobierno a evaluar un posible desdoblamiento.

5. ¿Cómo funcionaría un desdoblamiento de jure?

– Dado que el problema sería que la demanda de dólar-ahorro genera una caída de reservas internacionales, el desdoblamiento de jure sería una manera de evitar esa caída. Este punto es muy importante: desdoblar el mercado de jure sería una forma de evitar la caída de reservas. ¿Cómo se lograría eso? Sencillo: mientras que el control de cambios intenta evitar la caída de reservas controlando la cantidad de dólares que vende el Banco Central, el desdoblamiento de jure intentaría evitar la caída de reservas por medio del precio del dólar, es decir, por medio del tipo de cambio que, en un hipotético desdoblamiento, podríamos denominar un tipo de cambio financiero, suba de precio hasta que se vuelva “caro”.

El desdoblamiento de jure con un tipo de cambio comercial y uno financiero sería entonces una alternativa para evitar prohibir el dólar-ahorro y, al mismo tiempo, evitar que la demanda de dólar-ahorro vaya contra las reservas del banco central. La forma entonces de desestimular la demanda de dólar-ahorro con un desdoblamiento de jure es, sencillamente, dejar flotar libremente el tipo de cambio financiero, de manera tal que esa devaluación del dólar financiero en algún momento reduzca la demanda.

De ese modo, en un desdoblamiento de jure existiría un mercado en el cual se determinaría el tipo de cambio financiero en el cual los argentinos podrían comprar libremente dólares ¿Quiénes podrían vender? Si es un tipo de cambio financiero, los que podrían vender serían los tenedores de dólares financieros, es decir, lo que tuvieran plazos fijos en dólares, dólares “en el colchón” o dólares en cuentas en el exterior. Además, cualquier nuevo financiamiento con el exterior debería ingresar al país por el tipo de cambio financiero (por ejemplo, un préstamo de un banco del exterior a una compañía local) y se repagaría en el futuro por ese mismo tipo de cambio financiero. Las deudas preexistentes, en principio, deberían poder pagarse por el tipo de cambio comercial, aunque esto sería discutible.

Para el resto de las operaciones que tienen que ver con el dólar (exportaciones, importaciones) estaría el tipo de cambio comercial.

6. ¿Cuál podría ser el valor de ese tipo de cambio financiero?

– En principio, en el actual desdoblamiento de facto existe una demanda de dólares que llevó los tipos de cambio paralelos a máximos de 125 pesos. En el supuesto de que existiera un tipo de cambio financiero, a esa demanda del CCL que ahora aparecería en este nuevo mercado habría que sumarle la demanda del dólar-ahorro. Por tanto, el precio de demanda sería mayor a 125 pesos, ya que los demandantes de dólar-ahorro solo pueden comprar hasta 200 dólares y ahora podrían comprar sin límite en el nuevo tipo de cambio financiero

¿Qué pasaría por el lado de la oferta? Para que el tipo de cambio financiero bajara, la oferta debería superar a la demanda. Es claro que, por el momento, el tipo de cambio de CCL no ha tenido oferta que permita que ese precio baje a los niveles del dólar-solidario. Y no hay demasiadas razones para suponer que esta situación podría modificarse ante un desdoblamiento de jure, máxime si se toma en cuenta que a la demanda del CCL le estaríamos agregando la demanda del dólar-ahorro. Sin embargo, resulta obvio que existe algún nivel del tipo de cambio financiero que incrementaría la oferta de dólares financieros. Por eso se debe comprender que esa oferta solo podría ser de dólares, repetimos, financieros. Esto quiere decir que, por ejemplo, por más que el tipo de cambio financiero llegara a, digamos, 200 pesos, los exportadores de cereales no podrían incrementar sus liquidaciones en ese mercado y de esa manera ponerle un techo al dólar paralelo.

7. Dado el punto de partida, ¿sería sostenible un desdoblamiento de jure?

– En principio, un desdoblamiento podría implicar un costo político no menor para el gobierno: las tapas de los diarios ya no hablarían del dólar paralelo o ilegal, sino del dólar oficial. Por lo tanto, un aumento del tipo de cambio financiero podría transformarse en un problema para el Gobierno, por diversos motivos, entre los cuales podemos señalar:

* La dinámica que suele tener la demanda de dólares en Argentina: cuanto más alto el precio, más demanda, fenómeno que se vería reforzado si el Gobierno justamente aplica este tipo de esquema para no tener que vender reservas, es decir, si dijera explícitamente que dentro de sus objetivos no figura ponerle un techo al dólar financiero.

* Las presiones por parte de los sectores exportadores para exportar a ese dólar, y no al dólar oficial menos las retenciones. Si el Gobierno cediera ante estas presiones, en el límite, no solo que el dólar financiero comenzaría a ser una referencia para los precios internos sino que, además, el propio esquema carecería de sentido.

Como resulta obvio entonces, existiría algún nivel del tipo de cambio financiero en el cual la autoridad monetaria podría sentirse incómoda. Ante esto ¿qué podría hacer? Intervenir ¿Y cómo se intervendría en el dólar financiero para reducir su valor? Vendiendo reservas, lo cual deja claro la inconsistencia de esta “solución”: si el desdoblamiento de jure se toma para evitar perder reservas, entonces la autoridad monetaria debe estar dispuesta a soportar cualquier nivel del tipo de cambio financiero. Un desdoblamiento de jure cuida las reservas, pero apostando a que exista algún nivel del tipo de cambio financiero que desestimule la demanda de dólares.

8. Entonces, ¿es mejor un desdoblamiento de jure o un desdoblamiento de facto?

– Para contestar esa pregunta, es necesario partir de ciertas consideraciones básicas:

a. Bajo cualquiera de los dos esquemas, si la diferencia entre los dos tipos de cambios es grande, los incentivos a arbitrar esa brecha pueden resultar negativos para la economía en su conjunto.

b. Un desdoblamiento de jure por un problema financiero puede llevar a una situación en la que el dólar-financiero no tenga techo, vulnerando el punto 1.

Por tanto, lo principal que se debe entender es que en Argentina la libre flotación cambiaria es una pésima idea, tanto en el tipo de cambio oficial, en el tipo de cambio paralelo de facto y/o en el tipo de cambio paralelo de jure. Si eso es así, la autoridad monetaria debe asumir como propio cualquier tipo de mercado paralelo, ya sea de jure o de facto y administrarlo.

9. ¿Cómo se administra un tipo de cambio paralelo de jure?

– Vendiendo dólares, que es justamente lo que se quiere evitar.

10. ¿Cómo se administra un tipo de cambio paralelo de facto?

Vendiendo bonos, que no son dólares hoy, es decir, reservas, sino en el futuro. En las actuales condiciones, esa es la opción por la cual debería optar la autoridad monetaria, al tiempo que apuntalar la demanda de pesos incrementando no solo la tasa de interés, sino el tipo de instrumentos disponibles para compañías y personas.

* Economista. @pxqconsultora.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Dólar: el Banco Central suspendió otras 15 mil cuentas de “coleros digitales”   | Personas que compran su cupo mensual para terceros



El Banco Central de la República Argentina (BCRA) informó acerca de la suspensión de 14.728 nuevas cuentas para realizar operaciones de compra y venta de dólares. Son cuentas de individuos sospechados de actuar como “coleros digitales”: compran su cupo mensual de 200 dólares para un tercero.

La medida fue publicada a través de una serie de Comunicaciones (“C” 88008, “C” 88007, “C” 88006, “C” 88005 y “C” 88004) en las que el BCRA informó los documentos de identidad y CUIL de unas 14.858 personas a las que “sin la previa autorización” de la autoridad monetaria las entidades financieras “no deberán dar curso a operaciones de cambio, en su caso, a su anulación”.

“Asimismo, deberán abstenerse de transmitir al exterior las operaciones que se hubieren formalizado y que a la fecha se encuentren pendientes de aviso a los corresponsales”, indicó el Central en todas las comunicaciones.

La medida rige para todos los bancos y casas de cambio a través de los cuales las personas incluidas en las listas pudieran operar y a los que, de no mediar una autorización explícita del BCRA, estarán inhabilitados para comprar, vender dólares o transferirlos a otras cuentas. Se trata de “medidas precautorias”, aseguró el Central, que responden a la aplicación de la Ley de Régimen Penal Cambiario, que aplicará para posteriores investigaciones abiertas. 

Las listas de CUITS bloqueados

Las comunicaciones distinguen a 14.728 cuentas por actuar como “coleros” (operadores no genuinos) y a 130 cuentas que habrían sido los organizadores de las operaciones de compra de dólares, por fuera de las normativas establecidas.

El Banco Central detrás de los coleros digitales

Las suspensiones se suman a las casi 4.500 cuentas bloqueadas que el Central informó hace dos semanas, luego de detectar personas que abrían cajas de ahorro en bancos digitales, sin ingresar su cuit y otras referencias, y compraban hasta US$ 200 a precio oficial para luego venderlo en el mercado blue o transferirlo a terceros.

La maniobra, denominada como “coleros virtuales”, comenzó a ser detectada por el BCRA a principios de julio, luego de identificar cuentas que recibían varias transferencias por 200 dólares o menos en el mismo mes, generalmente provenientes de cuentas de bancos digitales y que no tendrían forma de justificar el movimiento.

Desde entonces, y para evitar maniobras de este tipo, la autoridad monetaria impidió que cualquier cuenta bancaria pudiera recibir más de una transferencia en dólares al mes así como retirar dólares físicos comprados en bancos digitales.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

El dólar ahorro cada vez más demandado   | El Central informó que los ahorristas compraron 753 millones en julio



Los ahorristas minoristas compraron 753 millones de dólares en julio. Así lo informó el Banco Central en su último balance cambiario. El documento presenta un detalle de todos los movimientos de entrada y salida de divisas de la economía argentina.

En detalle se precisó que hubo 3.900.000 millones individuos que demandaron dólares aprovechando su cupo de compra mensual. La cantidad de compradores registró un incremento del 20 por ciento respecto del mes anterior. En promedio cada uno de los ahorristas que accedieron al mercado cambiario compró 192 dólares.

El aumento de los ahorristas minoristas que demandan divisas fue exponencial en los últimos meses. En junio habían sido 3.250.000 individuos, mientras que en mayo la cifra fue menor a los 2.500.000 millones de personas y en enero fueron 500.000 individuos, es decir cuatro veces menos que en julio.

El aumento de la brecha cambiaria entre el tipo de cambio oficial y los tipos de cambio financieros fue uno de los principales incentivos a acelerar la compra de dólares oficial. El cupo de compra mensual es de 200 dólares y se le aplica un impuesto del 30 por ciento, lo que ubica la cotización del dólar ahorro en torno de 100 pesos.

En el mercado especulan que en agosto se habrían vendido también entre 700 y 800 millones de dólares por dólar ahorro.

En el balance cambiario se registró además que prácticamente no hubo individuos que hayan ofrecido sus dólares en el mercado cambiario, lo cual es un resultado de la diferencia entre la cotización oficial de la divisa y los precios 70 por ciento más altos a los que se operó el tipo de cambio financiero. La venta neta de billetes de personas humanas sumó solamente 13 millones de dólares en el mes. Hubo unos 85.000 vendedores, contra los casi 4 millones de compradores.

Reservas e intervenciones

En el informe de balance cambiario del Banco Central se precisó que, a pesar del aumento de las compras de dólares minoristas, las reservas internacionales se incrementaron en julio en 145 millones de dólares, finalizando en 43.386 millones.

El Banco Central ofreció en el mercado cambiario durante el mes unos 600 millones de dólares. La cifra representó 8 de cada 10 dólares que compraron los ahorristas minoristas en julio. En agosto las intervenciones de la autoridad monetaria siguieron subiendo y, según estiman en el mercado, cerrarían por arriba de los 800 millones.

Dólares comerciales

El balance cambiario registró en julio que el principal sector en términos de ventas netas de dólares, una característica estructural del mercado, fue el de oleaginosas y cereales, con un ingreso neto de 1976 millones de dólares. La cifra implicó una reducción del 17 por ciento respecto del ingreso registrado en el mismo período de 2019.

El documento del Central, no obstante, destalló que “por segundo mes consecutivo, los ingresos estuvieron en línea con la estimación de exportaciones de bienes del sector, lo que implicaría que el sector detuvo la cancelación de deuda que evidenció en los primeros 5 meses del año, y que llevo a que su nivel de endeudamiento se encuentre en un nivel mínimo histórico”. Las maniobras del sector agropecuario para retacear la venta neta de dólares aparecen cada vez que hay brecha cambiaria.

En el informe de la autoridad monetaria se precisó que el resto de los sectores, es decir excluyendo a oleaginosas y cereales, fueron compradores netos en el mercado cambiario. Demandaron unos 1367 millones de dólares, con un incremento de compras de casi 1000 millones de dólares respecto del mes anterior.

“Estas compras fueron destinadas principalmente a realizar pagos netos por bienes y servicios, y a cancelar deuda financiera”, detalló el Central. Los importadores, al igual que el complejo agropecuario, tienen gimnasia para especular en el mercado cambiario, con el objetivo de adelantar compras al tipo de cambio oficial.



Fuente link: