Categorías
Argentina normal

Protestas en Berlín contra las restricciones por el coronavirus | Más de 15 mil personas salieron a las calles sin tapabocas



Más de 15 mil manifestantes anticuarentena, antivacuna y ultraderechistas marcharon por las calles Berlín en el denominado “Día de la Libertad”. Sin llevar barbijos ni respetar el distanciamiento social, proclamaron el fin de la pandemia de coronavirus. La movilización fue desarmada antes de llegar a su punto de encuentro en medio de forcejos entre la policía y los convocantes. Alemania se encuentra en pleno repunte de contagios por la covid-19. El sábado se registró el mayor incremento de casos en tres meses.

La marcha circuló por las cercanías de la Puerta de Brandeburgo. La mayoría de los participantes denunciaron la “tiranía” de la canciller alemana, Angela Merkel y sus supuestos aliados: la industria farmacéutica y el multimillonario estadounidense Bill Gates. Casi nadie respetó el distanciamiento físico ni utilizó barbijo pese a que fue una de las condiciones impuestas por las autoridades para autorizar la marcha. La policía vedó el paso en algunos puntos de la ciudad. Hubo varios grupos disgregados dispuestos a concentrarse de todos modos en el monumento conocido como Columna de la Victoria, mientras otros se dirigían a objetivos alternativos, como la sede de la Cancillería. 

Llegaron a reunirse unas 17 mil personas según la televisión pública regional RBB, entre los que también había comerciantes descontentos con las restricciones en la vida pública. El hecho de adoptar como consigna común la referencia al “Día de la Libertad” mostraba un interés ultraderechista en la convocatoria. Ese es el título de la película de Leni Riefensthal sobre el congreso del partido nazi de 1935. La cineasta fue una pieza clave del aparato de propaganda de Adolf Hitler.

Las autoridades berlinesas desplegaron un fuerte dispositivo de seguridad, dado que la movilización coincidió con una veintena de otras manifestaciones. Entre ellas tres de signo izquierdista contra la marcha de los negacionistas. Las fuerzas de seguridad alemanas no dieron a basto esta semana. También tuvieron que regular el creciente número de fiestas “espontáneas” que desde hace semanas se suceden en la capital alemana. Se trata de fiestas o picnics al aire libre, que llegan a juntar a miles de participantes. Las autoridades muestran cierta tolerancia por entenderlas como una forma de dar entretenimiento de adolescentes y jóvenes. En la capital del país aún siguen cerrados pubs y discotecas.

Mientras, en las últimas 24 horas hubo 955 nuevos contagios, un número que no alcanzaban Alemania desde el 9 de mayo, informó la agencia de noticias local DPA. El cómputo total de infecciones verificadas está en 209.653, de los cuales 192.700 son pacientes recuperados y 9148 víctimas mortales.  La pandemia había sido controlada en gran medida en el país, pero el Gobierno viene advirtiendo sobre los nuevos brotes que se detectaron en las últimas semanas.

El Insituto Robert Koch dijo que la aplicación más laxa de las reglas de distanciamiento e higiene, así como los viajeros que regresan del extranjero, son los culpables del aumento de los casos. Como medida para evitar casos importados, desde el sábado Alemania ofrece test gratuitos de coronavirus a los viajeros que regresan del extranjero. Las pruebas que serán obligatorias a partir del lunes para quienes proceden de regiones de riesgo, a fin de evitar la cuarentena.



Fuente link:

Categorías
Argentina normal

Tensión en protesta en Berlín contra las restricciones por el coronavirus  | Más de 15 mil personas salieron sin tapabocas a protestar 



Más de 15 mil manifestantes anticuarentena, antivacuna y ultraderechistas marcharon hoy por Berlín sin distanciamiento ni tapabocas proclamando el fin de la pandemia de coronavirus, en pleno repunte de contagios en Alemania. Justamente, este sábado, el país registró su mayor incremento de casos en tres meses.

La marcha, convocada como el “Día de la Libertad”, circuló por las cercanías de la Puerta de Brandeburgo entre consignas contra la “tiranía” de la canciller alemana, Angela Merkel y sus supuestos aliados: la industria farmacéutica y el multimillonario estadounidense Bill Gates. Quedó desarmada antes de llegar a su objetivo, la Columna de la Victoria, en el corazón de la capital, en medio de tensiones entre policía y los convocantes.

Casi nadie respetó el distanciamiento físico ni menos aún utilizó barbijo, pese a ser su uso una de las condiciones impuestas por las autoridades para autorizar la marcha, y hubo tensión con la Policía. Hubo varios grupos disgregados dispuestos a concentrarse de todos modos en el monumento conocido como Columna de la Victoria, mientras otros se dirigían a objetivos alternativos, como la sede de la Cancillería. Llegaron a reunirse unas 17 mil personas según la televisión pública regional RBB, entre los que también había comerciantes descontentos con la restricciones a la vida pública. 

El hecho de adoptar como consigna común la referencia al “Día de la Libertad” mostraba un interés ultraderechista en la convocatoria.  Es el título de la película de Leni Riefensthal sobre el congreso del partido nazi de 1935. La cineasta fue una pieza clave del aparato de propaganda de Adolf Hitler.

Las autoridades berlinesas desplegaron un fuerte dispositivo de seguridad, dado que la movilización coincidió con una veintena de otras manifestaciones, incluidas tres de signo izquierdista contra la marcha de los negacionistas. Al despliegue para ese tipo de manifestaciones políticas se suman otros dispositivos policiales destinados a evitar problemas de orden público ante el creciente número de fiestas “espontáneas” que desde hace semanas se suceden en la capital alemana.

Se trata de fiestas o picnics al aire libre, que llegan a juntar a miles de participantes. Las autoridades muestran cierta tolerancia, por entenderlas como una forma de dar entretenimiento a los adolescentes y jóvenes mientras clubes y discotecas siguen cerrados. 

Mientras, en las últimas 24 horas hubo 955 nuevos contagios, un número que no alcanzaban desde el 9 de mayo, informó la agencia de noticias alemana DPA. El cómputo total de infecciones verificadas está en 209.653, de los cuales 192.700 son pacientes recuperados y 9148 son víctimas mortales.

La pandemia había sido controlada en gran medida en Alemania, pero el Gobierno viene advirtiendo sobre los nuevos brotes que de han estado detectando en las últimas semanas.

El Insituto Robert Koch dijo que la aplicación más laxa de las reglas de distanciamiento e higiene, así como los viajeros que regresan del extranjero, son los culpables del aumento de los casos.

Como medida para evitar casos importados, desde hoy Alemania ofrecía test gratuitos de coronavirus a los viajeros que regresan del extranjero, unas pruebas que serán obligatorias a partir del lunes para quienes proceden de regiones de riesgo, a fin de evitar la cuarentena.



Fuente link:

Categorías
Argentina opinion

La Unión Europea, un ejemplo entre tantos males | Un paquete de ayuda por un monto sideral



La Unión Europea (UE) retornó a sus mejores orígenes pactando un paquete de ayuda por un monto sideral. Se consiguió vencer la resistencia de los países “frugales”, arrogantes, insolidarios. Un triunfo de la política, solo accesible si mediaba unanimidad.

A contrapelo de lo resuelto tras la crisis económico financiera de 2008 se atendió a las necesidades de la unidad, de los pueblos. Por entonces se fortificó al sistema financiero desamparando a la gente común. Creció la inequidad, prosperaron los movimientos políticos de derecha salvaje, se echaron las semillas del Brexit, de la apatía ciudadana. Se consumó la eutanasia de las agonizantes socialdemocracias europeas. Pagaron el pato los trabajadores, los ahorristas. Y Grecia, desde luego.

El liderazgo de Angela Merkel fue clave en la toma de decisiones, en el manejo de las diferencias, en volcar el peso específico de Alemania a favor del interés comunitario. Merkel asoma como la mayor figura política en esta catástrofe humanitaria y económica. Está de salida. Mensaje para los republicanos argentinos a la violeta que abjuran de las reelecciones. La Canciller alemana gobierna desde 2005. “Se perpetuó” más tiempo que Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner sumados, que Evo Morales, que Hugo Chávez. “Se perpetuó” entre comillas, que subrayamos. La revalidaron los alemanes, una y otra vez.

La movida le trasfunde vida a la UE, le da oxígeno para recobrarse, propaga un mensaje para los poderosos del planeta.

La ausencia de acciones concertadas, la ineficacia chocante de casi todos los organismos internacionales, los nacionalismos redivivos, los cierres de fronteras, el tradicional odio al extranjero (ahora acusado de portar el contagio) son signos de una etapa infausta. La UE provee el primer gran gesto en sentido inverso.

El liderazgo de Merkel hace contrapunto con la elite de otros referentes de derecha. Otra estirpe, otra calaña. Irresponsables, violentos, xenófobos, discriminadores, que también fueron “cría” de la resolución de la crisis del 2008. Los presidentes Donald Trump y Jair Bolsonaro a la cabeza. Primos hermanos de nuestro macrismo vernáculo, menos hipócritas pero con similares concepciones ideológicas.



Fuente link:

Categorías
El mundo Internacional

Gran Bretaña se suma a Trump en la guerra 5G contra Huawei

Gran Bretaña se suma a Trump en la guerra 5G contra Huawei

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina Política

Alberto Fernández reveló el esclarecedor diálogo con Ángela Merkel antes de la pandemia

Alberto reveló el esclarecedor diálogo con Merkel

Este articulo lo podes encontrar en ElDestapeWeb

Link al articulo original

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

La vuelta del fútbol en Argentina, a la expectativa de lo que ocurra con las ligas de Europa

La vuelta del fútbol en Argentina, a la expectativa de lo que ocurra con las ligas de Europa

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo originala>

Categorías
Argentina Política

Alberto Fernández habló con Ángela Merkel y le agradeció el apoyo ante el FMI

El presidente Alberto Fernández mantuvo una conversación telefónica con la Canciller Federal de Alemania, Ángela Merkel acerca de la deuda externa, la contaminación y los problemas mundiales que genera la pandemia del coronavirus. 

De acuerdo a información de Presidencia, Alberto Fernández informó a la Canciller alemana sobre el estado actual de las gestiones que nuestro país lleva adelante en pos de reestructurar de manera sostenible la deuda pública y agradeció su apoyo en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

También le solicitó su ayuda en las negociaciones que se llevan adelante con el Club de París, informaron. 

Asimismo, el mandatario argentino y la Canciller alemana intercambiaron experiencias sobre algunas de las principales políticas públicas adoptadas en cada uno de los dos países en el marco de la pandemia Covid-19.

Fernández reconoció el liderazgo de Merkel en el control de la pandemia y coincidió con la visión de la Canciller alemana sobre que el conocimiento debe ser compartido y universalizado. Además le expresó su deseo de avanzar en la oportunidad que el “coronavirus nos deja, de trabajar en pos de bajar considerablemente las emisiones de CO2 para avanzar en políticas de sostén de un ambiente sustentable”. 

De acuerdo a información de la Casa Rosada, Merkel le agradeció al presidente argentino la cooperación en la repatriación de alemanes al inicio del período de cuarentena en nuestro país donde se cerraron los aeropuertos. Esa cooperación hizo posible tres vuelos de repatriación en ambas direcciones entre finales de marzo y comienzos de abril, gracias a los cuales más de 800 connacionales pudieron regresar a nuestro país.

La canciller alemana además ofreció el departamento internacional del instituto Robert Coch, la agencia alemana para el estudio de enfermedades y la prevención de virus.

Este articulo lo podes encontrar en ElDestapeWeb

Link al articulo original

Categorías
Argentina Política

Insólita frase de Patricia Bullrich sobre el impuesto a los ricos que contradice a Merkel y Bill Gates

La ex ministra de Seguridad y actual presidenta del PRO, Patricia Bullrich, lanzó su opinión sobre el impuesto a las grandes riquezas del país y dejó en claro que está en contra. “Es contrario a lo que se hace en el mundo”, dijo.

Bullrich afirmó este miércoles que “en este momento el Estado tiene que poner dinero y no sacarlo”. El proyecto está siendo elaborado por el oficialismo en la Cámara de Diputados para establecer un impuesto por única vez a las “grandes fortunas” por el coronavirus​.

“No coincidimos en que sea momento de aumentar impuestos; al revés, se deberían bajar, postergar servicios, postergar pagos”, dijo Bullrich esta mañana en declaraciones a radio Continental, en las que recalcó que, ahora, “el Estado tiene que poner dinero, no sacarlo”.

La ex funcionario Bullrich y principal referente de la oposición sostuvo que “en este momento de excepcionalidad todo lo que significa aumento de impuestos es contrario a lo que se está haciendo en el mundo entero”.

“No estamos de acuerdo en quitarle capacidad o capital a nadie. Como dijo (el presidente uruguayo Luis) Lacalle Pou, vamos a necesitar que las grandes empresas cuando abran tiren del carro. Es sacarle capacidad a grandes empresas que, a la vez, ayudan a muchas pymes que dependen de ellas”, continuó la ex ministra de Seguridad del gobierno de Mauricio Macri​.

Qué se dice en el mundo sobre el impuesto a los ricos

Los líderes mundiales contradicen la versión de Bullrich. “Nunca entendí por qué en la Argentina los ricos no pagan más impuestos”. La frase le pertenece a Angela Merkel, la Canciller de Alemania. Se la dijo al presidente Alberto Fernández, en un encuentro de hace meses cuando el mandatario estuvo en Europa. 

“Alemania instauró un impuesto a la riqueza ante la crisis posterior a la segunda guerra mundial y lo eliminó en 1997, aunque mantiene otros aquí inexistentes, como el tributo a la herencia, que sólo se aplica en la provincia de Buenos Aires, pero no a nivel nacional. En el país que lidera Merkel, el gravamen al patrimonio volvió a tomar protagonismo a fines del año pasado, con un proyecto presentado por el partido social demócrata y el debate recobró fuerzas en estas últimas semanas a raíz de la crisis desatada por el coronavirus”, enumeró el diario Página 12. 

El fundador de Microsoft, Bill Gates, dueño de la segunda mayor fortuna del mundo, criticó al sistema impositivo norteamericano. En una carta publicada en su blog personal, el magnate reclamó que “los ricos deberían pagar más de lo que pagan actualmente, y eso incluye a Melinda y a mí”. Además, reconoció sentirse “desproporcionadamente recompensado por el trabajo que he realizado, mientras que muchas otras personas que trabajan igual de duro luchan por sobrevivir”.

Gates relató que impulsa este sistema fiscal hace años: “Hace casi dos décadas, mi padre y yo comenzamos a pedir un aumento en el impuesto federal sobre el patrimonio y un impuesto sobre el patrimonio en nuestro estado natal de Washington , que tiene el sistema fiscal más regresivo del país” y recordó que su padre escribió un libro sobre por qué es necesario gravar las fortunas acumuladas.

Asimismo, el creador de Microsoft afirmó que Estados Unidos no recauda el dinero suficiente. “El gobierno recauda alrededor del 20 por ciento del PIB en impuestos mientras gasta alrededor del 24 por ciento”, argumentó. Paralelamente, la brecha entre los más ricos y los más pobres “es mucho mayor que hace 50 años”. Para resolver este problema, Gates propuso “un sistema impositivo en el que, quien tiene más dinero, pague un porcentaje más alto en impuestos”. 

El Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz también se ha manifestado siempre a favor de que quienes poseen mayores riquezas paguen más impuestos. Tanto para opinar de la economía actual de Estados Unidos como de la crisis en España con Mariano Rajoy, ha mostrado su punto de vista. “Hay que subir los impuestos a los más ricos”, fue contundente en su nuevo libro, ‘Capitalismo progresista’, donde afirma que las injusticias que no se corrigen se heredan. 

Daniel Titelman, director de la División de Desarrollo Económico de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), también está en esa sintonía. Considera que el impuesto a la riqueza “es una alternativa válida, un instrumento muy útil”, dado que los países de América Latina necesitan aumentar la carga tributaria de una manera más progresiva, según afirmó a la BBC.

En Sudamérica los ejemplos sobre los impuestos a los ricos son de Uruguay y Colombia. En el primero está el denominado Impuesto al Patrimonio (IPAT), que grava el patrimonio neto de personas naturales y jurídicas localizadas en Uruguay. Incluye activos como dinero en efectivo, metales preciosos, créditos a favor del contribuyente, vehículos, inmuebles, casa habitación y muebles. Para personas físicas y núcleos familiares residentes en Uruguay va del 0,4% al 0,7%. Para personas físicas no residentes va de 0,7% a 1,5%. Entre los bienes exentos están los activos en el exterior, las áreas forestadas con determinados tipos de bosques, los títulos de deuda pública, las acciones de la Corporación Nacional para el Desarrollo y bienes inmuebles rurales afectados a explotaciones agropecuarias.

En Colombia se grava el patrimonio neto localizado en Colombia de personas naturales y jurídicas. Se calcula tomando el patrimonio total bruto menos las deudas. Incluye los bienes en el exterior y la versión actual de la ley aplica desde 2019 a 2021. Tiene una tasa única de 1% para los patrimonios netos superiores a US$1,5 millones (aproximadamente). El bien exento es la primera vivienda del contribuyente por un valor de hasta US$140.500 (aprox.).

 

Este articulo lo podes encontrar en ElDestapeWeb

Link al articulo original

Categorías
El mundo Internacional

La guerra del coronavirus: Bill Gates y Trump contra Merkel y el dueño del club Hoffenheim

La guerra del coronavirus: Bill Gates y Trump contra Merkel y el dueño del club Hoffenheim

El magnate Dietmar Hopp y la Fundación Bill y Melina Gates son dueños de la compañia germana CureVac, en la que se desarrolla una terapia con acído ribonucleico para combatir la pandemia. Trump la quiere comprar para producir en EEUU en exclusiva. El gobierno alemán salió con los botines de punta contra esta posibilidad. Una intriga de la que no sería ajena la barra brava del Bayern Munich. 

16 de Marzo de 2020

Donald Trump no puede con su genio y se metió en otra guerra, esta vez con el gobierno alemán, por tomar el control de una compañía que desarrolla una vacuna contra el coronavirus en Tubinga, en el estado federado de Baden-Wurtemberg.  Pero el presidente de EEUU es apenas el mariscal de campo de una batalla entre Dietmar Hopp, el dueño del club de fútbol Hoffenheim, y la Fundación Bill y Melinda Gates. En el fondo, es un duelo entre magnates para ver quién se queda con la parte del león en la explotación de un remedio para el mal que atemoriza a la mayoría de la población mundial y hace trastabillar a los mercados financieros.

La noticia salió a la luz en un medio germano, el Welt am Sonntag, un dominical que se publica en Berlín, y todo hace presumir que se trató de una filtración de las autoridades del gobierno de Angela Merkel. Según ese medio, Trump está intentando alguna forma de compra de los derechos exclusivos para Estados Unidos de la vacuna que investiga el laboratorio CureVac.

El ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, fue apenas uno de los miembros del gabinete de Merkel en salir a cuestionar el intento de la Casa Blanca. “Científicos alemanes son líderes en el desarrollo de medicamentos y vacunas en cooperaciones a nivel global. No podemos permitir que otros se quieran asegurar de manera exclusiva los resultados de sus investigaciones”, dijo.

El embajador estadounidense en Berlín, Richard Grenell, desmintió al diario. “Esta historia es exagerada … continuaremos hablando con cualquier compañía que afirme poder ayudar. Y cualquier solución encontrada sería compartida con el mundo “, se explayó.

Pero el trasfondo y un seguimiento de la información disponible -más la evidencia de que cualquier remedio para el Covd-19 será un negocio multimillonario para quien lo encuentre antes- muestra que hay algo más que buenas intenciones y un leve nacionalismo germánico.

Por lo pronto, CureVac es una compañía biofarmacéutica creada en el año 2000 por Ingmar Hoerr, un biólogo doctorado en la Universidad de Tubinga y con un master en administración de empresas en la Universidad del Danubio, en Austria. La tesis doctoral de Hoerr se basó en el descubrimiento de que se puede usar el ARN (ácido ribonucleico) para inducir linfocitos y anticuerpos, lo que permitiría el desarrollo de una línea novedosa vacunas e inmunoterapias.

Se unió a principios de siglo con Florian von der Mülbe, docente en Tubingia y también licenciado en administración de empresas, con experiencia previa en laboratorios Roche. Cuando los socios necesitaron capital financiero, no dudaron en recurrir a sponsors de todo el mundo.

Es así que en su pagina web reconocen en esta lista a laboratorios Lilly, Boheringer Ingleheim y Casebia, pero también a las escuelas de Medicina de las universidades estadounidenses de Harvard y Yale. Pero el sponsor más importante en ese lado del Atlántico es la Fundación Bill y Melina Gates, ligada obviamente al fundador de Microsoft. CureVac pudo así saltar a Boston, donde tiene una sede análoga a la central, de Franckfurt.

Sin embargo, el 80% de CureVac está en manos de Dietmar Hopp, un inversor con una fortuna cercana a los 5300 millones de dólares que hace algunas semanas saltó a la fama en el mundo futbolero cuando en un partido entre el Hoffenheim, de Sinsheim, también en Baden-Wurtemberg -el club donde había jugado en su juventud- y el Bayern Münich.

Cuando iban por el minuto 30 del segundo tiempo, las barras bravas del Bayern comenzaron a los gritos desde la tribuna y sacaron pancartas insultantes contra Hopp, al que consideran el enemigo público número 1 del fútbol alemán por liderar el grupo de dirigentes que se ponen a la regla 50+1 de la Bundesliga. Esa norma estipula que los socios comunes de cada entidad deben mantener el derecho a la mitad más una de las acciones con derecho a voto ante la llegada de un inversionista que quiera comprar un club. (ver acá)

El partido fue suspendido en el minuto 77, cuando iban 6 a 0 a favor del Bayern. Al reanudarse el encuentro, los jugadores se limitaron a pasarse la pelota sin avanzar. Le recordaron a Hopp, ese 29 de febrero, que su padre había sido oficial nazi y como tal encabezó la quema de una sinagoga en Hoffenheim en la Noche de los Cristales Rotos, entre el 9 y 10 de noviembre de 1938. “Lo que hizo mi padre es condenable, aunque nadie muriera. Mi padre era maestro de primaria y, cuando le encargaron destruir la sinagoga, ya tenía tres hijos. De no haber obedecido, le habrían echado del trabajo y su familia habría afrontado una época sin esperanza”, se excusó entonces. El magnate nació en 1941.

El 3 de marzo, CureVac anunció una reunión del CEO de la firma, Daniel Menichella, con el presidente Trump, acerca del desarrollo de la vacuna contra el coronavirus. Menichella, egresado de Harvard en Economía, también es administrador de empresas y desde muchacho incursionó en la industria farmacéutica, primero en Syngenia, luego en Talecris, Merck, AG y Novartis.

Al salir del encuentro declaró: “Creemos que podemos desarrollar la vacuna para COVID-19 muy, muy rápidamente, y tenemos los medios para fabricarla, aunque nos gustaría recibir ayuda adicional para una planta de fabricación más grande”. Menichella había sido nombrado al frente de CureVac en 2018. El 11 de marzo, sorpresivamente, fue despedido sin mayores preámbulos y volvió a ocupar ese sillón en el directorio el fundador, Ingmar Hoerr.

“Me gustaría agradecer mucho a Dan por las excelentes contribuciones que ha hecho para CureVac en los últimos año -dijo Hoerr, con mucha amabilidad ciertamente, al anunciar el cambio de mando- Dan ha estado desarrollando nuestro negocio y promoviendo candidatos importantes para productos, incluido nuestro programa de rabia de fase 1 CV 7202, nuestra fase 1 del ensayo de terapia de inmunooncología CV 8102 y el reciente inicio de nuestro programa de vacuna contra el coronavirus. También fue en gran parte responsable de los acuerdos de cooperación con Eli Lilly, CRISPR Therapeutics y la compañía danesa de biotecnología Genmab”.

La explicación hay que encontrarla en la publicación del Welt am Sonntag y las posteriores declaraciones de las autoridades germanas. Incluso el ataque de los barras del Bayern habría que leerlos en clave de coronavirus. “Trump ofrece una fortuna para quedarse con los derechos de la vacuna”, deslizaron fuentes anónimas del gobierno al dominical. Se habla de 1000 millones de dólares ofrecidos en esa reunión del 3 de marzo a la que también asistió el vicepresidente Mike Pence, quien está a cargo ddel equipo de tareas contra la propagación del virus en su país.

Hay dos cuestiones que irritaron al gobierno alemán. Una es que perdían el control de la elaboración y comercialización de un producto hecho por científicos alemanes. “Alemania no está en venta”, se ofuscó Peter Almaier, ministro de Economía germano. Y sugirió que para bloquear cualquier operación desde la filial estadounidense de CureVac, podrían recurrir al artículo 6 del Código de Fronteras Schengen de la UE que contempla controles estrictos en casos de amenaza a la seguridad interna y el orden público.

Por otro lado, la investigación de la empresa sobre el coronavirus es un trabajo conjunto con el Instituto Paul-Ehrlich, especializado en vacunas y dependiente del ministerio de Salud alemán.O sea, dinero de los contribuyentes germanos.

Hopp también entendió el mensaje de la popular. “Me siento obligado no solo a proteger a las personas de las infecciones y ofrecer a los pacientes una mejor terapia y una cura, sino también a crear una infraestructura y empleos sostenibles e innovadores en Alemania”, dijo este lunes.

Etro tema que sobrevuela esta cuestión es que precisamente la Fundación Bill y Melinda Gates financió, en octubre pasado, un simulacro de pandemia realizado el Johns Hopkins Center para la Seguridad de la Salud, de Baltimore, con coronavirus.

Ver aca: ¿Un misil en la guerra comercial EEUU-China?

A esta altura, crecen las sospechas sobre el origen del virus, lo que da pie para las teorías conspirativas mas audaces. El rol de los Gates en esta operación con la empresa alemana también es un aporte a las afiebradas mentes de los malpensados.

Link a la nota >