Categorías
Argentina El país

A seis años, se diluye la causa de la muerte de Alberto Nisman y su insólita denuncia contra Cristina Kirchner | Ni sus aliados hicieron un acto público por el aniversario.



Al cumplirse seis años de la muerte de Alberto Nisman, por primera vez desde aquel 18 de enero de 2015, no habrá un acto público en la Ciudad de Buenos Aires. En todos estos años, la convocatoria apuntaba contra el peronismo y el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y eran más bien concentraciones para denunciar el supuesto homicidio del fiscal y la complicidad kirchnerista. Sin embargo, la teoría del asesinato –y la causa judicial– se fueron cayendo a pedazos y eso fue debilitando la campaña que hoy sólo es sostenida por algunos grandes medios y, menos ampulosamente, por algunos dirigentes de Cambiemos y de la dirigencia de la comunidad judía. Nisman será recordado por su familia en una ceremonia íntima en el cementerio de La Tablada pero los allegados –como publicó la Agencia Judía de Noticias– no quisieron revelar ni el día ni la hora de la ceremonia frente a la tumba del fiscal.

El sexto aniversario fue recordado por la DAIA sólo con un video y por la AMIA con un comunicado. El texto de la mutual judía plantea “la imperiosa necesidad de que la Justicia actúe con celeridad y de manera imparcial ante un trágico hecho que conmocionó a toda la sociedad”. En su comunicado, la AMIA no califica la muerte como un asesinato: dice, al pasar, que la justicia lo investiga como un homicidio, pero esquiva hacer su propia calificación.

La DAIA, por su parte, redujo su presencia en el aniversario a un video de 50 segundos cuyo eje es la exigencia de justicia, sobre la base de la marcha convocada por los fiscales el 18 de febrero de 2015. En un tramo de tres segundos se ve la leyenda “seis años exigiendo el esclarecimiento de su asesinato”.

Lo que surge con toda claridad es que, al menos por ahora, los dirigentes de la comunidad judía bajaron un cambio respecto del descomunal alineamiento con Cambiemos que protagonizaron en los últimos años. Estuvieron detrás de las acusaciones contra CFK e hicieron una presentación en el expediente respaldadando la vergonzosa imputación por traición a la Patria.

Lo cierto es que en este 2021 ni las colaterales de Cambiemos ni las instituciones de la comunidad judía convocaron a concentración alguna. La marcha del año pasado, al lado del Teatro Colón, fue organizada supuestamente por dos entidades civiles poco conocidas, Equipo Republicano y Equipo Banquemos, que se hicieron notar –poco– en convocatorias anteriores a cacerolazos. No obstante, el 18 de enero de 2020 concurrió buena parte de la dirigencia de Cambiemos, empezando por la exministra Patricia Bullrich, Elisa Carrió, Fernando Iglesias y Waldo Wolf, todos ellos del sector denominado halcones de la alianza opositora. Previendo el durísimo contenido de la convocatoria no estuvieron ni la DAIA ni la AMIA ni la corriente dialoguista de Cambiemos. Estuvo, eso sí, la madre del fiscal, Sara Garfunkel.

En general, las convocatorias se fueron debilitando en número con los años, pero pasaron a depender de los humores políticos y mediáticos opositores. Sin embargo, el escenario de fondo es que tanto la causa de la muerte como la causa del Memorándum con Irán se fueron diluyendo porque se hizo evidente que no hubo delito en ninguno de los dos casos.

En primer lugar porque las pruebas indican que Nisman se suicidó: no se encontró evidencia alguna de que alguien haya entrado al edificio ni al departamento y menos todavía al baño; no hay lesiones de defensa en el cuerpo y la pericia indicó que existían rastros en las manos del fiscal “compatibles con disparo de arma de fuego”, según estableció el laboratorio del Ministerio Público Fiscal de Salta. Tampoco le encontraron a Diego Lagomarsino ninguna conexión con el supuesto comando homicida, una hipótesis que ya partía de un delirio: era obvio que el informático no iba a proveer un arma, registrada a su propio nombre, para un asesinato de repercusión mundial.

Y, en segundo lugar, respecto del Memorándum –que fue la denuncia original de Nisman, cuatro días antes de su muerte–, el tratado ni siquiera entró en vigencia y las órdenes de captura con alertas rojas de Interpol no se levantaron en ningún momento. De hecho, siguen vigentes hasta hoy. Pese a eso, se llegó al extremo de acusar –con la DAIA como querellante– a la expresidenta y al fallecido canciller Héctor Timerman por el delito de traición a la Patria. Hoy, el juicio y la acusación también se están diluyendo.

Las maniobras para politizar el suicidio del fiscal tropezaron en todos estos años con las evidencias que surgieron sobre una fortuna oculta e inexplicada, con cuentas no declaradas de Nisman en Estados Unidos y Uruguay y propiedades en Punta del Este y en Palermo, CABA. Se intentó atribuir la aparición de esos bienes a una campaña de desprestigio, pero la denuncia fue hecha por la expareja del fiscal, la jueza Sandra Arroyo Salgado, aduciendo que tal vez lo mataron por esa fortuna escondida. De hecho, uno de los que depositó dinero en la cuenta de Nueva York, Damián Stefanini, desapareció el 17 de octubre de 2014 y no se sabe nada de él desde entonces. Poco después de la muerte de Nisman quedó en claro además de que llevaba un tren de vida tan lujoso como inexplicable. Por esa razón, el juez Marcelo Martínez De Giorgi ordenó el embargo de todos los bienes de Nisman y su familia y una pericia sobre la evolución patrimonial del fiscal, realizada por peritos contadores de la Corte Suprema expertos en corrupción.

La única respuesta judicial-mediática a la situación es la misma que repiten hace varios años: que llamarán a declarar a decenas de agentes de la exSIDE porque aquel fin de semana de 2015 se comunicaron entre sí y con funcionarios del gobierno. Es una medida que constituye lo que llaman en el argot judicial una excursión de pesca, ilegal, a ver si consiguen algo ante la ausencia de pruebas. El exnúmero dos de la Agencia Federal de Inteligencia explicó que el 17 y 18 de enero de 2015 estallaron numerosos conflictos que explican las comunicaciones. Desapareció un misil en La Plata, había rumores de que las barras bravas de River y Boca iba producir muertes en su trayecto a Mar del Plata, se apuntó a un supuesto espía como artífice del tratado con Irán y estaba la duda si Nisman concurriría al Congreso el lunes 19. 

En cualquier caso se trata de producir mucho humo porque la realidad es que no pudieron formular ninguna imputación precisa y ni siquiera existe una hipótesis sobre quién constituyó el supuesto comando de sicarios que habría matado a Nisman. En seis años no encontraron ni un solo sospechoso de haber participado de la supuesta operación en la que, a esta altura, no cree ni la propia coalición política, judicial, mediática alineada con Cambiemos. 



Fuente link:

Categorías
Argentina El país

Juan Martín Mena: “Mienten porque la investigación de la muerte de Alberto Nisman es un fracaso” | El ex número 2 de la Agencia Federal de Inteligencia explicó por qué algunos medios lo atacan



Juan Martín Mena, ex número 2 de la AGencia Federal de Inteligencia (AFI) en el momento de la muerte de Alberto Nisman, rompió este domingo el silencio. “Recuerdo que me enteré muy tarde sobre la muerte de Alberto Nisman, habrá sido a la medianoche, cuando empezó a filtrarse la información de qué algo ocurría en el departamento de Nisman. De ninguna manera sabía nada de la muerte del fiscal. Por supuesto que después de enterarme hablé con Sergio Berni, el secretario de Seguridad que estuvo en el lugar. Yo no recuerdo cada llamada, creo que no hablé con la Presidenta. Pero reflotan estas mentiras cada tanto porque no pudieron avanzar ni un paso en la investigación”, dijo Mena sobre lo ocurrido aquel 18 de enero de 2015.

“El domingo a la mañana vi la tapa de La Nación, que decía que`un agente camporista de la exSIDE hizo de enlace con Irán´. Al final, averiguamos que el tal agente, cuyo nombre el diario no difundió, era un tal Alan Bogado, que después quedó claro que nunca salió del país ni era agente de la AFI. Decían que Bogado estuvo en Nueva York y en Zurich negociando con Irán y la verdad es que no salió de su provincia. Después declaró contra Cristina, una declaración de 60 páginas y el año pasado dijo que esa declaración fue falsa y fue producto de la presión del macrismo. Pero aquella mañana del 18 de enero, desde ya que hablé con agentes porque ni siquiera sabíamos de quién se trataba. Mi trabajo era ése: hablar con integrantes de la AFI”. La urgencia por averiguar sobre el misterioso espía que supuestamente había servido de enlace con irán significaba todo un desafío: podía ser un infiltrado y debía actuar la dirección de Contrainteligencia. Había que ver si existieron otras maniobras del mismo estilo. 

“Ese fin de semana empezaba el torneo de verano en la Costa, habíamos desplegado un operativo de seguridad en los partidos porque teníamos la información de que las barras iban a tirar muertos para afectar la campaña electoral. Scioli era gobernador y candidato del peronismo y quería tirarle un muerto. Todo era una afectación a la democracia y desde ya que hablé con el jefe de la Policía Bonaerense aquel fin de semana”, dijo Mena en declaraciones a Radio 10.

“Más grave todavía fue que el 15 de enero había desaparecido en un batallón de La Plata. Tuvimos decenas y decenas de llamados con el Ejército. Buscamos el misil del destacamento de Arana por pedido del juzgado de La Plata que intervenía. Hasta la DAIA de La Plata emitió un comunicado alertando sobre el peligro de un atentado”. El misil no apareció hasta el día de hoy y la investigación derivó en una interna del Ejército, en que unos se robaban a otros”, siguió explicándose el ex funcionario.

“Ninguna de las conversaciones durante el día tuvo que ver con la muerte del fiscal. Lo que hablé de Nisman ese fin de semana era respecto de Nisman vivo: su visita al Congreso, la denuncia sobre el Memorándum, algo que yo conocía bien porque trabajé en esa causa con el propio Nisman durante muchos años. Estoy seguro que Nisman sabía que no iba a poder explicar la vergüenza que dijo en esa denuncia. Agrego algo, el informe está mal hecho. Computan como varias llamadas comunicaciones de Nextel donde se apretaba un botón para escuchar al otro. Y entonces, esas no eran cinco o seis llamadas, sino la misma llamada. Lo hizo una división de la Policía Federal en la que el macrismo confiaba”, se explayó.

“Una cosa que llama la atención es que se asombren de que haya hecho y recibido muchas llamadas en un fin de semana. La administración del Estado y de la inteligencia no es un trabajo de lunes a viernes. Son ideas del macrismo. Nosotros trabajábamos todos los fines de semana, aunque ese fin de semana fue especial por lo que se publicó sobre el ex espía, el misil y los barras de Boca y River”, se mostró sorprendido el funcionario.

“Clarín es de los pocos que viene reflotando las mentiras de la muerte de Alberto Nisman. A mí no me sorprende. Macri usó la muerte del fiscal Nisman en toda la campaña de 2015. Pero en seis años no pudieron averiguar nada, la causa está paralizada, la investigación es un fracaso”.



Fuente link:

Categorías
Argentina El país

Diego Lagomarsino: “Nisman se suicidó” | Se cumplen seis años de la muerte del fiscal



A un día del sexto aniversario de la muerte de Alberto Nisman, el perito informático Diego Lagomarsino aseguró este domingo que está “convencido” de que el fiscal federal se suicidó y llamó a “averiguar qué lo llevó a tomar esa decisión”.

Estoy re contra convencido de que Nisman se suicidó“, subrayó en diálogo con Radio Rivadavia. “Digo que Nisman se suicidó basándome en el expediente, me basó en pruebas. Buscamos la verdad y encontramos que de homicidio no hay nada. Nisman era un gran mentiroso, nos mintió a muchos“, sostuvo el técnico.

También se refirió al actual avance de la causa y denunció que “en un año no se pudo resolver el tema de los espías dando vueltas por Puerto Madero, se les escapa la tortuga”. 

“Hay que investigar a todos y a todo. Gendarmería hizo un peritaje delirantes“, agregó Lagomarsino sobre el único peritaje que sostuvo la hipótesis del asesinato, que según la revisión ordenada por el Ministerio de Seguridad “no observó los protocolos de actuación en la escena del crimen y en el análisis de lo ocurrido”. Los abogados de Lagomarsino, Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmeiro, pidieron reiteradas que el fiscal Eduardo Taiano convoque a los responsables de la fuerza de seguridad para que declaren bajo juramento y afronten, de manera más clara, el riesgo de ser imputados por falso testimonio agravado en causa penal, que prevé una pena de hasta diez años de prisión. 

Lagomarsino está imputado por integrar, según la acusación, un comando que habría asesinado a Alberto Nisman en su departamento de Puerto Madero en 2015. Recién en octubre de 2020, luego de casi seis años de investigación donde no se pudo encontrar  una sola prueba que vincule al técnico informático con un comando criminal, le notificaron que ya no llevará la pulsera electrónica que se usa para controlar a los procesados a los que se pretende monitorear. La decisión la tomó el juez federal Julián Ercolini.



Fuente link:

Categorías
Argentina El país

Alberto Nisman: El único peritaje que sostuvo la hipótesis del asesinato no respetó ningún protocolo | A seis años de la muerte del fiscal



“La Gendarmería Nacional no observó los protocolos de actuación en la escena del crimen y en el análisis de lo ocurrido en el peritaje del caso de la muerte de Alberto Nisman. La fuerza  que, por otra parte, estaba desactualizado respecto de los avances científicos.” El texto es parte de una revisión completa, ordenada por el Ministerio de Seguridad, de todos los peritajes hechos por las fuerzas nacionales de seguridad en casos de importancia y servirá de base para el establecimiento de un nuevo protocolo que se pondrá en marcha en los próximos meses. Aquel peritaje de la Gendarmería es el único elemento con el que la trama judicial-política-mediática alineada con Cambiemos sostiene la hipótesis de que Nisman fue asesinado. Y como se trató de un estudio delirante, contradictorio con lo señalado por forenses y peritos idóneos, el juez y el fiscal esquivaron lo que se hace en todos los expedientes: llamar a declarar bajo juramento a los peritos para que expliquen cómo obtuvieron las conclusiones. A seis años de la muerte –se cumplen este lunes–, está claro que Nisman se disparó a sí mismo y eso hace que se haya diluido la campaña de Cambiemos y sus aliados para adjudicarle la muerte al peronismo.

El estudio sobre los peritajes de las fuerzas nacionales de seguridad –incluyendo específicamente el del caso Nisman– y los nuevos protocolos estarían terminados el mes que viene. Por indicación expresa de la ministra Sabina Frederic, participan especialistas de todas las fuerzas, pero también científicos del Conicet y hasta se están realizando consultas con referentes internacionales en la materia. No es un trabajo que se entregará en la causa judicial, pero dejará en evidencia, una vez más, la manipulación que se hizo.

De hecho, el texto que se prepara dice: “Así, el área científica y técnica en cuestión, que –como se ha mencionado– no había seguido los pasos establecidos por el protocolo arriba aludido, como toda instancia de trabajo profesional requirió de la recomposición de su organización, en función de los saberes que exige el avance del conocimiento científico a nivel nacional e internacional en la materia”.

Nada

El peritaje de la Gendarmería es la base en la que se sostiene –¿se sostiene?– la causa judicial. Al cumplirse seis años de la muerte de Nisman, el expediente no avanzó ni un paso porque, justamente, al juez Julián Ercolini y al fiscal Eduardo Taiano les resultó imposible conseguir siquiera una prueba sobre los hechos más elementales que indicarían que hubo un asesinato aquel fin de semana del domingo 18 de enero:

* No hay ninguna evidencia de que alguien haya entrado al edificio Le Parc donde vivía Nisman.

* Tampoco se encontró ningún rastro que indique que alguien entró al departamento del piso 13, cerrado por dentro, con sendos pasadores puestos en la puerta principal y en la de servicio.

* Tampoco dentro del baño se encontró ninguna evidencia del ingreso de otra persona que no fuera el mismo fiscal. O sea, Nisman se suicidó.

* Al técnico informático Diego Lagomarsino, quien le prestó el arma a Nisman y que, según está probado de manera demoledora, no estaba en el departamento a la hora del disparo –las cámaras demostraron que se fue a las 20.30.54–, no se le encontró en seis años ningún vínculo extraño ni llamadas sospechosas. Se lo imputó como partícipe de un comando que supuestamente mató a Nisman pero no se le detectó relación con ninguna persona sospechosa de integrar el inexistente comando.

* En el departamento no había desorden ni rastros de pelea ni vestigios de lesiones defensivas del fiscal que, por lo tanto –según la hipótesis oficial surgida de la Gendarmería– se dejó llevar mansamente por tres sujetos hasta el baño.

Falso testimonio

Como el peritaje de la Gendarmería –realizada a pedido de la exministra de Seguridad Patricia Bullrich– llegó a conclusiones descabelladas, el fiscal Taiano, que instruye la causa, eludió convocar a los responsables para que declaren bajo juramento y afronten, de manera más clara, el riesgo de ser imputados por falso testimonio agravado en causa penal, que prevé una pena de hasta diez años de prisión. Pese a que los abogados de Lagomarsino, los doctores Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmeiro, pidieron esa medida en forma reiterada, en todos estos años no se concretó. Y mucho menos se aceptó que quienes hicieron la autopsia –el Cuerpo Médico Forense (CMF) de la Corte Suprema– y quienes integraron la junta médica y la junta de criminalistas que analizaron el caso confronten sus conclusiones con los responsables de la División Pericias de la Gendarmería. Dentro de la misma fuerza verde es un secreto a voces que el peritaje es insostenible.

Delirios

La secuencia imaginada por los gendarmes tenía como punto central que a Nisman virtualmente lo durmieron –anestesia disociativa– con ketamina, un fármaco inadecuado para sedar a una persona y que, por supuesto, no hubiera sido usado por un comando sofisticado como el que inventaron en la causa judicial. De todas maneras, esa fue la manera en que trataron de explicar por qué Nisman, que medía casi 1.90, no presentó ninguna resistencia ni lesiones defensivas.

La propia Gendarmería no pudo sostener su hipótesis porque no logró establecer cuánta ketamina tenía Nisman en el cuerpo, al punto que en la página 51 del informe tuvieron que poner las letras N/C, que significa no cuantificable. En el texto admiten que sólo tenía trazas, o sea una cantidad que no serviría para anestesiar a nadie. Tampoco la Gendarmería pudo determinar cómo ingresó la ketamina en el cuerpo, porque no se encontró ningún rastro de una inyección y, peor aún, la ketamina no aparecía ni en la orina ni en ninguna de las vísceras.

El CMF hizo trascender que las muestras se pasaron por dos cromatógrafos –aparatos sofisticados para la detección toxicológica–, ambos modernos, y que no apareció ningún rastro de ketamina.

Golpes

Como es obvio, aún en el delirio de la Gendarmería, Nisman no hubiera permitido que le suministren la ketamina. De manera que en el peritaje inventaron que lo inmovilizaron con una golpiza, empezando con una fractura de la nariz. La afirmación la hicieron sin haber tenido nunca el cuerpo delante, ya que la Gendarmería no hizo la autopsia, sino que únicamente accedió a fotos y radiografías. Los voceros del CMF explicaron que los gendarmes –que no hacen autopsias– confundieron una toma levemente lateralizada de la nariz con una fractura. Como es obvio –dijeron–, una lesión de esa naturaleza hubiera producido enormes hematomas y marcas, que Nisman no tenía. También confundieron un derrame biliar, habitual por la descomposición del cuerpo, con un golpe y lo mismo ocurrió con la marca que dejan los dientes en los labios cuando se produce la muerte y que también diagnosticaron equivocadamente como un golpe.

Elemental

La manipulación derivó en otro delirio que constituye un récord mundial: la Gendarmería estableció el minuto de la muerte, a las 2.46 de la madrugada del domingo 18 de enero de 2015. La afirmación va totalmente contra la ciencia: no existe peritaje en el mundo que indique el minuto exacto de una muerte, porque juegan un montón de factores, entre ellos las características de cada cuerpo, la temperatura ambiente, la existencia o no de agonía.

Pero, además, está probado que a las 7.30 Nisman estuvo revisando sus mails, leyó PáginaI12 y otros diarios y entró a ver fotos en Instagram de una chica con la que había estado tres días antes. Todo fue establecido por el perito informático Marcelo Torok y no pudo ser rebatido por los demás peritos. La suma de todos los elementos –autopsia, junta de forenses, junta de criminalistas, peritaje de las manos de Nisman, peritaje informático– llevan a las conclusiones que establecieron los especialistas: “No se observa la participación de terceras personas” o “no había ninguna otra persona en el baño en el momento del disparo”.

Aunque Comodoro Py no quiere ni oír hablar de semejantes desastres que demuelen la causa Nisman, el Estado estaba obligado a analizar cómo se hicieron todas estas barbaridades. En el listado entran también los peritajes sobre la muerte de Santiago Maldonado, Rafael Nahuel y otras varias. Por supuesto, el objetivo es evitar que se repitan tamañas manipulaciones. A eso apunta la revisión que está muy avanzada y que se conocerá en el próximo tiempo. 



Fuente link:

Categorías
Argentina El país

La fortuna oculta de Alberto Nisman: El fiscal mintió al abrir una cuenta secreta en Estados Unidos | No declaró que era una persona políticamente expuesta



Alberto Nisman mintió en el formulario original con el que abrió una cuenta secreta que tenía en el Banco Merrill Lynch de Nueva York, con un saldo de 660 mil dólares. El fiscal, para ocultar que era el dueño del dinero, puso como titulares a su madre, Sara Garfunkel, a su hermana, Sandra Nisman, y al técnico informático Diego Lagomarsino. Pero Nisman se puso a sí mismo como apoderado, es decir como la persona que manejaba la cuenta.

El detalle es que en el renglón sobre su profesión consignó abogado y puso por escrito que era abogado en actividad. O sea, escondió que era fiscal y, por lo tanto, lo que los norteamericanos llaman “persona políticamente expuesta”.

Por estas falsedades, la Fincen, que es el órgano sobre lavado de dinero de Estados Unidos, bloqueó la cuenta.

Ahora, el juez Marcelo Martínez de Giorgi que investiga el origen de la fortuna escondida de Nisman, pidió un informe completo de esa cuenta, es decir de dónde salió el dinero. Página/12 adelantó la información en forma exclusiva y reveló que el magistrado embargó los bienes de Garfunkel, Sandra Nisman, Lagomarsino y la sucesión de Alberto Nisman. Además Martínez de Giorgi dispuso que se estudie con qué fondos Nisman compró tres terrenos en Punta del Este y dos departamentos en Palermo Hollywood.

Rodolfo Canicoba Corral, el juez que tuvo el expediente al principio, también tenía indicios de alguna propiedad oculta en Miami y otra cuenta en un banco israelí. Los informes están pendientes. 

Está claro que parte de los fondos provinieron de fundaciones de derecha de Estados Unidos pero la sospecha es que Nisman tuvo otros ingresos clandestinos cuyo origen sigue sin conocerse. 



Fuente link:

Categorías
Argentina El país

El dinero oculto de Alberto Nisman: el juez investiga lavado de dinero | Embargan todos sus bienes y peritan su evolución patrimonial



En los seis años transcurridos desde la muerte de Alberto Nisman -el aniversario se cumple el lunes próximo-, las pruebas indican que el fiscal se suicidó en el baño de su departamento, en el edificio Le Parc. Por el contrario, en estos seis años no fue posible esclarecer el origen de la fortuna oculta que tenía Nisman, empezando por más de 600 mil dólares descubiertos en una cuenta en Nueva York. Para tapar las cosas, la coalición judicial-política-mediática con sede en Comodoro Py puso a cargo de la causa a su stopper tradicional: el fallecido juez Claudio Bonadio. Pero tras la muerte del magistrado, el nuevo juez, Marcelo Martínez de Giorgi, ordenó medidas impactantes: por de pronto dispuso que un cuerpo de peritos especializado en corrupción analice la evolución patrimonial de Nisman y de su familia, incluyendo específicamente la cuenta del Merrill Lynch de Nueva York. Pero, además, Martínez de Giorgi ordenó el embargo de todos los bienes que fueron de Nisman, de su madre y de su hermana, e incluso dispuso la intervención de dos empresas que prestaron la lujosa camioneta Audi que usaba el fiscal. Para redondear, el magistrado pidió copias de la causa por la desaparición de un financista, Damián Stefanini, del que no se sabe nada desde 2014, y que figura habiéndole depositado 150 mil dólares a Nisman en la cuenta neoyorquina.

Lavado

El delito que se investiga es el de lavado de dinero, ya que consistió en el ocultamiento y disimulo de dinero proveniente de un delito. La cifra total que Nisman tenía oculta no pudo ser determinada hasta ahora. En principio está la cuenta de Nueva York que, según parece, tenía un saldo de 660 mil dólares. Pero, además, aparecieron dos departamentos en la calle Dorrego, en pleno Palermo Hollywood, y tres terrenos en el complejo Pueblomio de Punta del Este. Hay una porción de la fortuna que está en el misterio total y que es el contenido de las cuatro cajas de seguridad en bancos y en una empresa privada de caudales que la madre de Nisman, Sara Garfunkel, vació en los días posteriores a la muerte del fiscal.

Muerte

Existe un dato al que tampoco se pudo acceder nunca: una cuenta de Nisman, supuestamente en Colonia, Uruguay. La información que publicó en su momento Página/12 daba cuenta de transferencias que sumaban unos 280 mil dólares provenientes de Israel. Quien habría mandado ese dinero, en forma clandestina, era el megamillonario Sheldon Adelson, el Rey de Las Vegas, dueño de algunos de los casinos de mayor envergadura, fallecido este lunes a los 87 años. Adelson fue uno de los mayores financistas de las campañas de Donald Trump y respaldó con fondos a una gran cantidad de fundaciones de derecha, entre ellas la Fundación para la Defensa de la Democracia (FDD según las siglas en inglés). La sospecha es que el dinero venía, justamente, de esas organizaciones que, en el terreno geopolítico, favorecen el bombardeo de Irán. El Banco Central de Uruguay nunca acreditó la existencia de la cuenta en Colonia pero se sospecha que eran fondos off-shore que se manejaban desde allí, en especial dinero que fugaban y escondían ciudadanos argentinos. Es muy probable que con ese dinero recibido de Adelson se hayan comprado los valiosos terrenos de Punta del Este.

Candado

La causa original sobre la fortuna oculta de Nisman la tenía el juez Rodolfo Canicoba Corral que arrancó con el descubrimiento de bienes y cuentas. El fiscal fue Juan Pedro Zoni. Pero el aparato de Comodoro Py se ocupó de sacar a ambos de la cancha, quitándole el expediente a Canicoba y desplazando de manera arbitraria a Zoni. El operativo cerrojo se completó poniendo la dupla Bonadio, juez-Eduardo Taiano, fiscal. Tras la muerte del magistrado, el expediente llegó a manos de Martínez de Giorgi quien dispuso en noviembre una gran cantidad de medidas. Sucede que uno de los financistas, Claudio Picón, reclamó que le devuelvan la camioneta Audi que le había prestado a Nisman, apeló ante la Cámara Federal y el tribunal ordenó que se aceleren las investigaciones.

Un detalle que no es pura coincidencia es que quien representa a la madre de Nisman, Sara Garfunkel, y a la hermana del fiscal, Sandra Nisman, a cuyo nombre figuran parte de los bienes escondidos, es el ex fiscal Pablo Lanusse, el también abogado de Mauricio Macri en varias causas vinculadas con espionaje ilegal. Como es obvio, Lanusse se opuso a casi todas las medidas del juez: no quiere que se avance en la investigación de la fortuna oculta de Nisman.

En paralelo, también está imputado el técnico informático Diego Lagomarsino, representado por Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmeiro. Como Nisman quería mantenerse oculto en el manejo del dinero, puso como apoderados a su madre, su hermana y a Lagomarsino quien, de todas maneras, sólo aparece firmando dos transferencias desde la cuenta de Nueva York a Uruguay para pagar las expensas de los terrenos de Punta del Este. En total, unos 4 mil dólares.

Medidas

En los escritos que firmó Martínez de Giorgi se ordenó lo siguiente:

* Que un cuerpo de peritos especializados en corrupción haga un informe sobre la evolución patrimonial de Nisman, su madre, su hermana, Lagomarsino y el financista Picón, que figuró también depositándole dólares a Nisman en la cuenta del Merrill Lynch.

* Los abogados de Lagomarsino pidieron que la investigación patrimonial se extienda a la ex pareja de Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado. El magistrado no resolvió, pero cuando habla de la evolución de los bienes de Nisman menciona que se deben tener en cuenta los vínculos parentales y conyugales.

* El juez ordenó el embargo de todos los bienes de los imputados en la causa, incluyendo sus cuentas bancarias. Esto significa que hoy están embargados Garfunkel, Sandra Nisman, Lagomarsino, Picón y la sucesión de Alberto Nisman.

* De Giorgi menciona explícitamente que se debe analizar la cuenta del Merrill Lynch. En realidad, los fondos no están bloqueados por la Justicia argentina, pero el organismo antilavado de Estados Unidos, la Fincen, sí estableció un bloqueo. Es que Nisman era una persona considerada “políticamente expuesta”, es decir que debió declarar la cuenta, pero la mantuvo oculta. Lo que se sabe, por un informe de la Fincen, es que el saldo era de 660 mil dólares, pero habría que ver el dinero que pasó por esa cuenta: cuál fue el origen y en qué se utilizó la plata.

* El juez ordenó la intervención judicial de tres empresas, Palermopack, Easypack y Starpack, vinculadas a Claudio Picón. En el departamento de Nisman se encontró un cheque por 200 mil dólares firmado por Picón, además de que hizo hizo un depósito en la cuenta de Nueva York y figura como titular de la camioneta Audi que usaba Nisman como si fuera suya.

Respecto de algunos de los aspectos de esta causa, Lanusse hasta presentó un recurso en la Corte Suprema y habrá que ver si el máximo tribunal sale al rescate. La muerte de Nisman fue y es usada hasta el cansancio para la batalla política contra el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, aunque la aparición de tantos elementos que exhiben la doble vida del fiscal, en lo económico, lo personal, lo político y lo judicial, golpearon duramente en la campaña que se intentó instalar. Por eso, habrá que ver si la Corte interviene en un expediente tan caliente. El dinero oculto de Nisman fue una causa-tabú y ahora, de a poco, tal vez vaya saliendo de las sombras. 



Fuente link:

Categorías
Argentina El país

El dinero oculto de Alberto Nisman: el juez ordenó peritajes y embargos | A seis años de la muerte del fiscal



En los seis años transcurridos desde la muerte de Alberto Nisman -el aniversario se cumple el lunes próximo-, las pruebas indican que el fiscal se suicidó en el baño de su departamento, en el edificio Le Parc. Por el contrario, en estos seis años no fue posible esclarecer el origen de la fortuna oculta que tenía Nisman, empezando por más de 600 mil dólares descubiertos en una cuenta en Nueva York. Para tapar las cosas, la coalición judicial-política-mediática con sede en Comodoro Py puso a cargo de la causa a su stopper tradicional: el fallecido juez Claudio Bonadio. Pero tras la muerte del magistrado, el nuevo juez, Marcelo Martínez de Giorgi, ordenó medidas impactantes: por de pronto dispuso que un cuerpo de peritos especializado en corrupción analice la evolución patrimonial de Nisman y de su familia, incluyendo específicamente la cuenta del Merrill Lynch de Nueva York. Pero, además, Martínez de Giorgi ordenó el embargo de todos los bienes que fueron de Nisman, de su madre y de su hermana, e incluso dispuso la intervención de dos empresas que prestaron la lujosa camioneta Audi que usaba el fiscal. Para redondear, el magistrado pidió copias de la causa por la desaparición de un financista, Damián Stefanini, del que no se sabe nada desde 2014, y que figura habiéndole depositado 150 mil dólares a Nisman en la cuenta neoyorquina.

Lavado

El delito que se investiga es el de lavado de dinero, ya que consistió en el ocultamiento y disimulo de dinero proveniente de un delito. La cifra total que Nisman tenía oculta no pudo ser determinada hasta ahora. En principio está la cuenta de Nueva York que, según parece, tenía un saldo de 660 mil dólares. Pero, además, aparecieron dos departamentos en la calle Dorrego, en pleno Palermo Hollywood, y tres terrenos en el complejo Pueblomio de Punta del Este. Hay una porción de la fortuna que está en el misterio total y que es el contenido de las cuatro cajas de seguridad en bancos y en una empresa privada de caudales que la madre de Nisman, Sandra Garfunkel, vació en los días posteriores a la muerte del fiscal.

Muerte

Existe un dato al que tampoco se pudo acceder nunca: una cuenta de Nisman, supuestamente en Colonia, Uruguay. La información que publicó en su momento Página/12 daba cuenta de transferencias que sumaban unos 280 mil dólares provenientes de Israel. Quien habría mandado ese dinero, en forma clandestina, era el megamillonario Sheldon Adelson, el Rey de Las Vegas, dueño de algunos de los casinos de mayor envergadura, fallecido este lunes a los 87 años. Adelson fue uno de los mayores financistas de las campañas de Donald Trump y respaldó con fondos a una gran cantidad de fundaciones de derecha, entre ellas la Fundación para la Defensa de la Democracia (FDD según las siglas en inglés). La sospecha es que el dinero venía, justamente, de esas organizaciones que, en el terreno geopolítico, favorecen el bombardeo de Irán. El Banco Central de Uruguay nunca acreditó la existencia de la cuenta en Colonia pero se sospecha que eran fondos off-shore que se manejaban desde allí, en especial dinero que fugaban y escondían ciudadanos argentinos. Es muy probable que con ese dinero recibido de Adelson se hayan comprado los valiosos terrenos de Punta del Este.

Candado

La causa original sobre la fortuna oculta de Nisman la tenía el juez Rodolfo Canicoba Corral que arrancó con el descubrimiento de bienes y cuentas. El fiscal fue Juan Pedro Zoni. Pero el aparato de Comodoro Py se ocupó de sacar a ambos de la cancha, quitándole el expediente a Canicoba y desplazando de manera arbitraria a Zoni. El operativo cerrojo se completó poniendo la dupla Bonadío, juez-Eduardo Taiano, fiscal. Tras la muerte del magistrado, el expediente llegó a manos de Martínez de Giorgi quien dispuso en noviembre una gran cantidad de medidas. Sucede que uno de los financistas, Claudio Picón, reclamó que le devuelvan la camioneta Audi que le había prestado a Nisman, apeló ante la Cámara Federal y el tribunal ordenó que se aceleren las investigaciones.

Un detalle que no es pura coincidencia es que quien representa a la madre de Nisman, Sandra Garfunkel, y a la hermana del fiscal, Sandra Nisman, a cuyo nombre figuran parte de los bienes escondidos, es el ex fiscal Pablo Lanusse, el también abogado de Mauricio Macri en varias causas vinculadas con espionaje ilegal. Como es obvio, Lanusse se opuso a casi todas las medidas del juez: no quiere que se avance en la investigación de la fortuna oculta de Nisman.

En paralelo, también está imputado el técnico informático Diego Lagomarsino, representado por Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmeiro. Como Nisman quería mantenerse oculto en el manejo del dinero, puso como apoderados a su madre, su hermana y a Lagomarsino quien, de todas maneras, sólo aparece firmando dos transferencias desde la cuenta de Nueva York a Uruguay para pagar las expensas de los terrenos de Punta del Este. En total, unos 4 mil dólares.

Medidas

En los escritos que firmó Martínez de Giorgi se ordenó lo siguiente:

* Que un cuerpo de peritos especializados en corrupción haga un informe sobre la evolución patrimonial de Nisman, su madre, su hermana, Lagomarsino y el financista Picón, que figuró también depositándole dólares a Nisman en la cuenta del Merrill Lynch.

* Los abogados de Lagomarsino pidieron que la investigación patrimonial se extienda a la ex pareja de Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado. El magistrado no resolvió, pero cuando habla de la evolución de los bienes de Nisman menciona que se deben tener en cuenta los vínculos parentales y conyugales.

* El juez ordenó el embargo de todos los bienes de los imputados en la causa, incluyendo sus cuentas bancarias. Esto significa que hoy están embargados Garfunkel, Sandra Nisman, Lagomarsino, Picón y la sucesión de Alberto Nisman.

* De Giorgi menciona explícitamente que se debe analizar la cuenta del Merrill Lynch. En realidad, los fondos no están bloqueados por la Justicia argentina, pero el organismo antilavado de Estados Unidos, la Fincen, sí estableció un bloqueo. Es que Nisman era una persona considerada “políticamente expuesta”, es decir que debió declarar la cuenta, pero la mantuvo oculta. Lo que se sabe, por un informe de la Fincen, es que el saldo era de 660 mil dólares, pero habría que ver el dinero que pasó por esa cuenta: cuál fue el origen y en qué se utilizó la plata.

* El juez ordenó la intervención judicial de tres empresas, Palermopack, Easypack y Starpack, vinculadas a Claudio Picón. En el departamento de Nisman se encontró un cheque por 200 mil dólares firmado por Picón, además de que hizo hizo un depósito en la cuenta de Nueva York y figura como titular de la camioneta Audi que usaba Nisman como si fuera suya.

Respecto de algunos de los aspectos de esta causa, Lanusse hasta presentó un recurso en la Corte Suprema y habrá que ver si el máximo tribunal sale al rescate. La muerte de Nisman fue y es usada hasta el cansancio para la batalla política contra el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, aunque la aparición de tantos elementos que exhiben la doble vida del fiscal, en lo económico, lo personal, lo político y lo judicial, golpearon duramente en la campaña que se intentó instalar. Por eso, habrá que ver si la Corte interviene en un expediente tan caliente. El dinero oculto de Nisman fue una causa-tabú y ahora, de a poco, tal vez vaya saliendo de las sombras. 



Fuente link:

Categorías
Argentina El país

Un exespía israelí para hacer show en la causa Nisman | A pocos días del sexto aniversario de la muerte del fiscal



Sin haber encontrado ni una sola prueba de que a Alberto Nisman lo hayan matado, el fiscal Eduardo Taiano decidió una medida asombrosa: convocó como testigo al exespía israelí Uzi Shaya que a mitad de 2020 dio una versión delirante y hasta delictiva de un supuesto encuentro con Nisman, en Europa. El agente contó en la TV de Israel que, trabajando para los fondos buitres, se vio con el fiscal en Madrid en los primeros días de 2015, le entregó información sobre cuentas ocultas de Cristina Fernández de Kirchner y Máximo Kirchner, que eso decidió a Nisman a volver de inmediato a la Argentina y que por esa razón lo habrían matado. El relato era obviamente falso ya que Nisman compró su pasaje de regreso antes de salir de Buenos Aires, a fin de diciembre, o sea que no volvió de forma sorpresiva, y no incluyó ni una letra sobre cuentas en el exterior en su denuncia contra Cristina presentada unos días más tarde, el 14 de enero. A seis años de la muerte de Nisman, el expediente divaga y da rodeos como este, porque es evidente que el fiscal se suicidó y, como consecuencia, no se pudo encontrar ni una evidencia de que alguien haya entrado al edificio donde vivía, mucho menos al departamento cerrado por dentro y menos todavía a un baño del que no se podía salir porque el cuerpo de Nisman obstruía la puerta.

Un dato que ilustra que la medida es sólo un distractivo es que la entrevista a Shaya se hizo en la televisión israelí, en el programa Uvdá, a principios de junio de 2020 y la medida de que declare como testigo se dispuso el 17 de diciembre, o sea seis meses después. Una excusa es que tardó la traducción, pero es evidente que, si se trataba de una medida esencial, se hubieran acelerado los tiempos.

Taiano no sólo dispuso la declaración de Shaya sino también de la periodista de origen argentino, Ilana Dayan, que fue quien entrevistó al exespía. Como no se podrá hacer de forma presencial, se baraja la idea de tomar las declaraciones por videoconferencias o por rogatorias, que significa que las tome un juez israelí. Para ello, Taiano le pidió a todas las partes que formulen de antemano las preguntas que les parezcan pertinentes.

En la entrevista de la televisión israelí, Shaya contó que, por encargo de los fondos buitres, investigó a Cristina y Máximo y descubrió cuentas en el exterior. Por supuesto no mostró ni un papel ni aportó ninguna evidencia. Dice que la intención era que, con la supuesta documentación sobre cuentas ocultas, iban a presionar a CFK para que pague la deuda con los fondos buitres. En síntesis, una extorsión.

La parte relacionada con Nisman consistió en que Shaya dijo que se encontró con el fiscal el 8 de enero de 2015 en un hotel de Madrid. Falso. Nisman no estuvo con su hija Iara en ningún hotel de la capital española. El paseo arrancó en Londres el 2 de enero, luego fueron a Amsterdam y de ahí directo al aeropuerto de Barajas donde el fiscal dejó a su hija en el salón VIP de Iberia, mientras él tomaba el vuelo a Buenos Aires. Nisman no salió del aeropuerto ni estuvo en un hotel de Madrid.

El agente aseguró también que al ver la documentación sobre las cuentas en el exterior, Nisman decidió volver a Buenos Aires. Falso La realidad es que el fiscal sacó su pasaje de regreso el 31 de diciembre de 2014, antes de salir para Europa y antes del supuesto encuentro con Shaya. O sea que está claro que no volvió por nada que le habrían dado, sino porque ya lo tenía decidido de antemano. Y la razón está bastante clara: quería estar en Buenos Aires antes de mitad de mes de enero porque pensaba que lo iban a echar de la fiscalía y su intención era frenar la destitución con la denuncia contra Cristina.

Por último, también es falso que la documentación que dice que le entregó a Nisman haya tenido impacto en el fiscal. De hecho, el 14 de enero Nisman presentó su larga y desprolija denuncia y no mencionó ni cuentas ni nada similar. De haber existido, le hubieran servido mucho porque de alguna manera al fiscal le hubiera resultado decisivo vincular el Memorándum con Irán con dinero recibido clandestinamente. De hecho, el diario Clarín intentó una manipulación parecida: de la mano del periodista Daniel Santoro afirmó que Máximo y Nilda Garré tenían una cuenta oculta en Delaware, Estados Unidos, con millones de dólares pagados por Irán. La versión fue desmentida hasta por el gobierno de Estados Unidos.

Pese a la cantidad de falsedades de Shaya, el fiscal Taiano decidió gastar energías y dinero del estado en tomarle declaración, cuando tiene medidas por concretar que tienen dos años o más de atraso: por ejemplo, no citó a declarar bajo juramento a los peritos de la Gendarmería que armaron la pericia trucha que le permitió -y le permite- sostener la hipótesis del homicidio. Tampoco citó a los integrantes del Cuerpo Médico Forense (CMF) que demolerían casi todo lo sostenido por la Gendarmería, como la existencia de ketamina, droga con la que supuestamente atontaron al fiscal, o una supuesta golpiza sufrida por Nisman que le habría producido la fractura del tabique nasal. El CMF -los únicos que tuvieron delante el cuerpo del fiscal-, igual que los autores de la autopsia y la médica policial descartaron los delirios que la Gendarmería sacó de la galera a pedido de la entonces ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Finalmente, no es un tema menor la extorsión que reconoció Shaya. Dijo que trabajó para una agencia de inteligencia que fue contratada por Paul Singer y su fondo buitre. El objetivo no era denunciar corrupción si CFK o su hijo tenían una cuenta oculta, sino utilizar la información para presionar a que el gobierno que ella encabezaba pagara lo que exigían los buitres. Es decir, una jugada extorsiva en toda su dimensión. Pero tal vez lo más significativo es que nunca presentó un solo papel en la justicia y mucho menos los exhibió durante la entrevista.

Ese es el testigo que busca Taiano y el aparato político-judicial-mediático de Comodoro Py a pocos días del sexto aniversario de la muerte de Nisman. Por supuesto, todo es parte del show que deben continuar. 



Fuente link:

Categorías
Argentina El país

La AFI de Macri espió a la modelo que viajó con Nisman a Cancún | La involucraron en un acto de terrorismo internacional para escuchar sus llamadas



La Agencia Federal de Inteligencia (AFI) involucró a una modelo vinculada al fiscal Alberto Nisman en un supuesto acto de terrorismo internacional para lograr una autorización judicial para escuchar sus comunicaciones durante la segunda mitad de 2016. La Comisión Bicameral de Fiscalización de Organismos y Actividades de Inteligencia, que preside Leopoldo Moreau, recibió información tanto del juzgado que intervino como de la Policía Nacional del Reino de España, a la que había invocado la AFI para abrir la “precausa”. Desde Madrid confirmaron que no habían tenido intervención, por lo que quedan pocas dudas de que se trató de un artilugio de la AFI macrista para espiar a la modelo justo cuando la causa por la muerte del fiscal del caso AMIA estaba por pasar definitivamente a los tribunales de Comodoro Py, donde se instaló la línea del homicidio.

La modelo en cuestión es Florencia Cocucci, una de las mujeres que viajaron en octubre de 2014 a Cancún con Nisman y cuyas imágenes se viralizaron poco después de la muerte del fiscal. El 5 de agosto de 2016, la AFI informó al juzgado federal de Sebastián Ramos que había recibido un alerta de España, que involucraba a Cocucci en una célula terrorista, vinculada a ISIS, que planeaba un atentado en Madrid. Según los datos que aportó la AFI, la policía española había recibido una comunicación de una persona de nombre Juan Carlos –sin consignar apellido–, que había dicho que la modelo era parte de un grupo terrorista junto con un sirio, un libanés y un venezolano.

Como era un caso de terrorismo internacional, el juez autorizó que se realizaran las escuchas para ver si efectivamente estaban ante un hecho que debía investigarse. La AFI escuchó a Cocucci, a la madre y al hermano que tenía un taller automotor. No apareció nada extraño en las comunicaciones, pero aún así la AFI pidió una prórroga para seguir escuchando. Cuando la Agencia solicitó extender las escuchas por otro mes, el juez lo rechazó y todo quedó en la nada.

Las interceptaciones de las comunicaciones de Cocucci coinciden con el lapso de tiempo anterior a que la Corte confirmara que la causa por la muerte de Nisman debía dejar el fuero ordinario –donde había tramitado en un principio de la mano de la fiscal Viviana Fein y la jueza Fabiana Palmaghini– y pasar al fuero federal, donde quedó en manos del fiscal Eduardo Taiano y del juez Julián Ercolini. 

Para esa misma época, la modelo se presentó a declarar ante el fiscal Taiano. Ya lo había hecho ante Fein en marzo de 2015 y volvió a hacerlo ante el fiscal federal el 28 de septiembre de 2016 y el 19 de octubre de 2016. Las declaraciones de Cocucci estuvieron centradas en explicar el viaje con Nisman y otra modelo a Cancún. Ella siempre dijo que fueron contratadas a hacer fotos a México –aunque no pudo precisar por quién– y que Nisman se había ocupado de todos los detalles por ser abogado.

El 21 de octubre pasado, la Bicameral recibió una contestación de la Policía de España, que terminó de confirmar que todo había sido un armado de la AFI macrista para tener controlada a la modelo. La policía de España informó que no tenía identificado al supuesto denunciante, ni se comunicó con la AFI ante un alerta ni hubo cooperación entre los dos países por este tema. Desde la Bicameral trabajan sobre la hipótesis de que desde los servicios de inteligencia quisieron involucrar a la modelo en la muerte de Nisman en consonancia con la teoría –de amplia aceptación en el macrismo– de un supuesto comando iraní-venezolano que había atentado contra el fiscal.

Precausas para todos y todas

La Bicameral pidió información hace unos meses a las Cámaras Federales sobre las causas y precausas en las que estuvo involucrada la AFI entre 2016 y 2019. Según la información que la comisión recibió, hubo 24 precausas (que se inician ante la sospecha de un posible hecho delictivo) y alrededor de 75 causas. La precausa de Cocucci podría ser el ejemplo que explique cómo funcionaron el resto. Es decir, que la AFI inventó excusas de lo más disparatadas para escuchar personas que tenían algún interés para los servicios de inteligencia y que, para eso, podría haber engañado a un número importante de jueces para conseguir las autorizaciones necesarias. En tal caso, piensan en la Bicameral que se podría estar ante una estafa procesal.

Al senador Oscar Parrilli, sin ir más lejos, le iniciaron dos precausas –una por una supuesta falta de material de la AFI y otra sobre una presunta cobertura a Ibar Pérez Corradi– que tuvieron por objeto escuchar durante la mayor parte de 2016 a Cristina Fernández de Kirchner. Muchas de esas escuchas se difundían a diario desde los medios de comunicación afines al macrismo.

El juez de Lomas Juan Pablo Augé llamó a indagatoria para el 1 de diciembre a Mariano Ruda Bart, un abogado que estaba al frente de la Dirección de Asistencia a Reunión sobre Crimen Organizado y Delitos Federales Complejos de la AFI, que se ocupaba de hacer las transcripciones de las escuchas que ingresaban a la exSIDE. Esta área dependía de la Dirección Administrativa de Asuntos Jurídicos de la Agencia, que fue la que más se expandió en tiempos de Gustavo Arribas y llegó a asumir funciones operativas, como las escuchas que históricamente habían estado bajo la órbita de Contrainteligencia.

Desde fines de julio, la Bicameral realiza una auditoría en la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (DAJuDeCO), la oficina encargada de hacer las interceptaciones telefónicas que depende de la Corte Suprema. Allí, por ejemplo, los enviados de la Bicameral, que van dos veces por semana al edificio de la calle Los Incas, pueden acceder a los números telefónicos que se escucharon y saber qué fuerza estaba a cargo de la escucha. Pero una de las dificultades que encontraron los auditores del Congreso es que no pueden identificar a qué abonado pertenece cada número y las empresas telefónicas se niegan a proporcionar esa información sin orden judicial. Una de las probabilidades es que busquen subsanar esa dificultad cuando se discuta una nueva Ley de Inteligencia, que, según anticipó la interventora Cristina Caamaño en su exposición ante la Bicameral, podría tener un proyecto listo para fin de año.



Fuente link:

Categorías
Argentina El país

Alberto Nisman y el lavado de dinero: La causa que Comodoro Py nunca quiso investigar | La Cámara Federal reclamó que se investiguen las cuentas en el exterior a nombre de la madre y la hermana del fiscal



La Cámara Federal puso en palabras lo que hace rato era evidente: la causa por presunto lavado de dinero que se abrió con el hallazgo de una cuenta con más de 600 mil dólares que el fallecido Alberto Nisman tenía en Estados Unidos a nombre de su hermana Sandra Nisman, su madre Sara Garfunkel y el técnico informático Diego Lagomarsino, está en la nada, tal como la dejó el fallecido juez Claudio Bonadio. Nisman sólo figuraba como apoderado, lo que en un comienzo había duplicado las sospechas de que podría haberla utilizado para mandar allí dinero que no podía explicar. Los camaristas Mariano Llorens y los reincorporados por un tiempo Pablo Bertuzzi y Leopoldo Bruglia señalaron en un recurso de otro de los imputados, el empresario Claudio Picón, que “a la luz de la demora que exhibe el trámite del presente legajo, se torna necesario instar al juez de la anterior instancia a arbitrar los medios necesarios para que se avance en la pesquisa con la mayor celeridad que la investigación lo permita”. 

En marzo de 2015, dos meses después de la muerte del fiscal, su ex esposa, la jueza Sandra Arroyo Salgado, sorprendió cuando se presentó a declarar ante la fiscal Viviana Fein e informó que Nisman y Lagomarsino –quien como es sabido es el dueño del arma de la que salió el disparo mortal– tenían una cuenta en el banco Merrill Lynch de Nueva York. El dato, en rigor, venía de la hermana de Nisman, que quería acceder a la cuenta y no tenía la contraseña y en el banco le dijeron que la tenía Lagomarsino. A partir de esta situación se abrió una investigación en Comodoro Py, que en un comienzo estuvo a cargo del juez Rodolfo Canicoba Corral y del fiscal Juan Pedro Zoni, luego deportado de los tribunales de Retiro por el procurador interino, Eduardo Casal. Según se pudo constatar entonces, la cuenta tuvo movimientos entre septiembre de 2012 y agosto de 2014 por lo menos. La AFIP reportó que no era una cuenta declarada. Algunas de las transferencias sospechosas que figuran son de una empresa en Hong Kong, Rodfa Limited, por 134 mil dólares, hay otra del financista Damián Stefanini por 150 mil dólares y el empresario Picón aparece con 72 mil dólares. Stefanini desapareció de la faz de la tierra tres meses antes de que Nisman apareciera muerto. Nunca se supo más nada de él.  

Tanto Sandra Nisman, como Garfunkel, Lagomarsino y Picón fueron imputados y llamados a indagatoria por el fiscal Zoni y el ex juez Canicoba Corral. El informático dijo que Nisman le había pedido que figurara su nombre, como una suerte de testaferro, porque él era una persona expuesta  y no podía por su cargo. Canicoba dijo públicamente que estaba convencido de la hipótesis del lavado y fue apartado de la causa por la Cámara Federal. Ahí fue cuando el caso pasó a manos de Bonadio, que dejó el expediente en el freezer. En la mayoría de los despachos de Comodoro Py hubo resistencias a avanzar con este expediente porque dejaba a la vista los posibles niveles de corrupción de Nisman, cuya muerte y figura fue utilizada para atacar al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, tal como fogoneaba el macrismo. Además, es factible que el dinero negro estuviera vinculado a organizaciones de la derecha de Estados Unidos y de Israel, interesados en financiar las acusaciones. De hecho, alguno de los movimientos de la cuenta en cuestión estarían vinculados a un banco israelí. 

Lo cierto es que la causa está en punto muerto, con la excusa de que hay recursos de los imputados pendientes de respuesta en la Corte Suprema. Pero además, hasta el juez actual, Marcelo Martínez de Giorgi, a comienzos de año y tras la muerte de Bonadio intentó mandar la causa al fuero penal económico, pero se la devolvieron. El único fiscal que avanzó fue Zoni. Luego lo sucedieron Gerardo Pollicita y Eduardo Taiano y no hubo grandes movimientos. Además de la cuenta en Nueva York, en la causa también hay datos sobre otra cuenta en Uruguay y varias propiedades en ese país.   

Lo que resolvió la Cámara se desprende de una presentación de Picón, que figura como el dueño del auto de alta gama Audi que utilizaba Nisman. Picón reclama sus legajos del Registro Automotor de los vehículos de su empresa Palermopack SA. La Cámara decidió darle la razón y devolverle los papeles, en este fallo que destaca que en nada avanzó la investigación. Para hablar de la demora primero los camaristas aludieron al recurso de Picón: “Si bien pudo haber sido razonable requerir la documentación en cuestión en aquella oportunidad, el tiempo transcurrido desde la incorporación de los legajos al expediente, la ausencia de un concreto avance en el sentido de la hipótesis investigada, se presentan como factores suficientes para restar sustento al rechazo ahora cuestionado” (que venía de primera instancia). 

Cuando Zoni, cinco años atrás, pidió las indagatorias que quedaron en el aire, dijo que los imputados habían logrado “con su accionar que se introduzcan fondos de origen espurio en el circuito legal”. “Se ha logrado establecer –afirmaba– la existencia de distintos bienes y fondos, que a pesar de aparecer vinculados a distintas personas que actuaran como testaferros, en realidad eran propiedad de Natalio Alberto Nisman”.



Fuente link: