Volvió el Boca errático y Talleres lo aprovechó | Triunfo agónico de los cordobeses en la Bombonera por la Copa de la Liga



Boca venía de dejar una imagen aceptable en el 1-1 ante River y de asombrar a propios y extraños con el 7-1 a Vélez; sin embargo, este domingo por la noche, volvió a mostrar una de sus versiones más flojas y cayó ante Talleres como local por 2-1, perdiendo así su invicto en la temporada. El equipo de Russo se quedó con nueve unidades en la Zona B; mientras que los cordobeses suman ocho.

Talleres llegó dispuesto a complicarle la vida al elenco local y lo logró. Con presión constante como credo innegociable, la visita apostó a lastimar de contraataque pero sin retrasarse, con un ataque directo, sin vueltas, de pases para adelante. Para eso, le entregó la pelota a su rival. Y el juego de la posesión no el sayo que mejor le cabe a este Boca.

El gol cordobés llegó a los 13 minutos luego de un muy mal saque de Andrada, quien le regaló la pelota a Navarro y de ahí, la hecatombe. El buen mediocampista santafesino desbordó y mandó el centro para un solitario Retegui, quien cara a cara con el arquero no pudo concretar -su remate se desvió en el uno y dio en el palo- Auzqui tomó el rebote y definió con poco margen ante la marca de López y el regreso de Andrada.

Boca pecó de inocente, o al menos de desatendido en la jugada del gol. Como en casi todos los partidos de hoy en día, la T buscó impedir la salida por abajo desde el fondo de su rival y adelantó líneas para presionar a los defensores locales. Ante la invasión cordobesa, Andrada optó por sacar largo pero se olvidó de un paso previo fundamental: decirle a los suyos que abandonen el área propia. Así, cuando Talleres ya se había hecho de la pelota, Izquierdoz y López todavía estaban en el área chica, con Capaldo y Fabra bien lejos intentando abrir la cancha. La superioridad numérica cordobesa era incompensable. Al momento del gol, cuatro jugadores de Talleres rodeaban a López y Andrada.

El mal pasar defensivo de Boca no se limitó a errores propios, sino que también fue producto de virtudes ajenas. Alexander Medina, el DT de Talleres, explotó bien las falencias de Fabra como lateral al ponerle a su compatriota Valoyes a sus espaldas. El colombiano de la T fue una complicación constante para la defensa que, en medio de su descontrol, podía entregar una situación como la de Fabra respondiendo con un cachetazo a los retos de Izquierdoz.

Sin el desgarrado Cardona, el local dependió en exceso de la lucidez de Tevez. Retrasado en el campo, el veterano capitán se aguantaba la marca de uno, dos y hasta tres rivales para habilitar por ejemplo a Villa, quien no estuvo fino para definir cuando le tocó. Ni la sorpresiva titularidad de Almendra ni la presencia de Maroni, ni las subidas de Fabra o el ingresado Buffarini, ni las entradas de Zárate o Soldano. Boca no supo (y no sabe) cómo compensar la ausencia de Cardona, quien sigue siendo la única solución que encuentra Russo para la parquedad ofensiva de los suyos. Finalmente, quien le resolvió el problema fue el propio Talleres con un insólito cabezazo en contra del uruguayo Santos para marcar el empate.

Pero era tan inmerecido que Talleres no se llevase los tres puntos de la Bombonera que a los 94, Boca le dio vía libre en el área a Valoyes para definir un centro y el colombiano no falló, poniéndole justicia al resultado y preocupación a los locales.





Fuente link:

Con Hamilton, Alonso y Schumacher, vuelve la Fórmula Uno | Llega con una grilla de espectáculo y estrena el callejero más rápido de la historia



Después de 103 días de larga espera, la Fórmula Uno está de vuelta desde este viernes 26: con su primer Gran Premio, en Bahrein, la máxima categoría del automovilismo mundial enciende sus motores en una temporada que, tan sólo por sus novedades, ya será atractiva para cualquier fanático o fanática del deporte sobre ruedas. El desembarco del español Fernando Alonso nuevamente en el Gran Circo, la ambición del británico Lewis Hamilton por alcanzar su octavo título para establecer una nueva meca, el regreso del apellido Schumacher a los circuitos más rápidos del automovilismo o el estreno del callejero más veloz de la historia de la Fórmula Uno son apenas algunas de las perlitas de esta nueva edición. ¿Qué tal si, mientras palpitamos el esperado inicio, las repasamos?

Caras nuevas y no tan nuevas: un mercado revuelto

Así como los especialistas esperan para el mundo post-pandemia un escenario de desenfreno y liberación, el calendario 2021 de la Fórmula Uno, el primero tras el duro impacto del coronavirus en el mundo, también tuvo su previa revuelta. Y no sólo la previa, en realidad, porque la grilla final difícilmente no ofrezca grandes espectáculos. El mercado de pilotos estuvo en pleno movimiento, con ocho cambios, algunos que ya estaban en danza durante la temporada pandémica y otros que terminaron de confirmarse ya en el nuevo año.

Más allá de las mudanzas y los arribos, lo cierto es que son dos las novedades más atractivas en el universo de los pilotos. Y también son obvias: la vuelta de Alonso, dos veces campeón de la máxima, y el estreno de Mick Schumacher, hijo del supercampeón alemán de la Fórmula Uno. La novedad que los reúne en la misma temporada, además, les traerá buenos recuerdos a los amantes de la categoría, pues fue justamente el español quien, con sus dos títulos con Renault, se animó a frenar el reinado absoluto de Schumi en los 2000. La historia vuelve a reunir los apellidos en un año especial: para el asturiano, campeón en 2005 y 2006, el pasado 4 de marzo se cumplieron 20 años de su debut en el Gran Circo, cuando corrió para Minardi el Gran Premio de Australia; para el alemán, que entonces ni existía, será en agosto el emotivo aniversario de los 30 años del estreno de su papá en la máxima, en el circuito belga de Spa-Francorchamps.

A Schumacher, ganador del campeonato de Fórmula 2 el año pasado, se suman Nikita Mazepin, quien finalizó quinto, y Yuki Tsunoda, que fue tercero, como los tres novatos de la temporada. El ruso y el alemán serán compañeros en HAAS, escudería que decidió concentrar sus esfuerzos en 2022 y apenas realizó mejoras para esta temporada, en la que no se podrá esperar demasiado ni de sus monoplazas ni del dúo SchumacherMazepin en su estreno.

El japonés Tsunoda, por su parte, debutará en AlphaTauri, aunque tendrá su propio desafío… Hasta el momento, la historia de la máxima no vio celebrar en lo más alto del podio de un Gran Premio a ningún nacido en Japón. ¿Podrá él ser el primero? La potencia de la escudería subsidiaria de Red Bull está a la altura del reto y ya lo demostró el aguerrido Pierre Gasly el año pasado, cuando se llevó la victoria de Monza.

Red Bull y McLaren, a la caza de Hamilton

Más allá de los nuevos pilotos que tendrá el paddock en este calendario, lo cierto es que la temporada 2021 también tuvo sus mudanzas de escudería. Y, luego de la jugada de Ferrari de captar al talentoso español Carlos Sainz Jr., podría decirse que Red Bull y McLaren fueron los que se movieron más rápido y mejor en el tablero para formar equipos sólidos con que competirle al poderío de Mercedes.

La marca de bebidas energéticas se quedó con el mexicano Sergio “Checo” Pérez (liberado en el cierre del año pasado por Racing Point), luego de que el rápido ascenso de Alex Albon al asiento principal no diera los resultados tan buenos y rápidos que Christian Horner, jefe del equipo austríaco, le exige a sus pilotos. Lo cierto es que el latino pareciera tener el estilo adecuado para Red Bull: rápido, arriesgado y feroz son adjetivos que bien podrían describir el tipo de conducción del Checo. Eso mismo, además, lo vuelve un buen compañero del holandés Max Verstappen, figura indiscutida de la escudería, de cara a la competencia interna siempre alentada en los equipos. Con el recuerdo cercano del atrevido Max como último ganador del 2020 (fue el tercero, además, en el campeonato de pilotos) y con la buena imagen tras los ensayos de Bahréin antes del inicio de la temporada, todo indicaría que los autos austríacos volverán a ser los principales retadores de Hamilton.

Por el lado de McLaren, los líderes del equipo británico no estuvieron para nada lentos a la hora de elegir el compañero de Lando Norris, el talentoso y joven piloto de la escudería, cuando quedó el vacío tras la salida de Sainz. El virtuoso australiano Daniel Ricciardo, de buena temporada, fue la elección para ocupar el otro asiento de los autos naranjas, que finalizaron terceros en el campeonato de constructores y tienen como objetivo mantener un codiciado lugar en el podio.

El último pase lo protagonizó el alemán Sebastian Vettel, cuatro veces campeón mundial, con su desembarco en Aston Martin. Y he aquí otro de los cambios, claro, porque además dos escuderías modificaron su nombre: Racing Point pasó a mejor vida para cederle su lugar a Aston Martin (fabricante que por su parte vuelve como equipo a la categoría tras 61 años) y Renault mutó a Alpine, en una apuesta de la firma francesa por promocionar su segmento deportivo.

El equipo Renault pasará a llamarse Alpine (Imagen: Instagram Alpine F1 Team).

Williams y Ferrari, dos clásicos con obligaciones

La mala temporada con que Ferrari sorprendió a sus fanáticos en 2020 no puede ser, en este contexto, mejor noticia: pareciera difícil que en esta edición pudiera irle peor a la histórica escudería del Cavallino Rampante, que el año pasado finalizó en el sexto lugar del campeonato de constructores y tuvo a su mejor piloto, el monegasco Charles Leclerc, recién en el octavo escalón entre las posiciones individuales.

Si bien los escasos cambios permitidos para este año no le dejaron demasiado para hacer a los ingenieros de la escudería italiana, lo cierto es que las pruebas realizadas hace diez días en Bahréin dan la sensación de cierta mejora en sus monoplazas y auguran un año más alentador para Leclerc, Sainz y los tifosi.

Si a Ferrari le conviene aferrarse -vale el juego de palabras- a su pasado glorioso para ilusionarse con un futuro más prometedor, lo cierto es que los diseñadores del modelo para este calendario lo entendieron a la perfección: en el flamante SF21, se destaca la zona posterior de un fuerte color amaranto, inspirado en el modelo 125S de 1947, un coche del que se originó la leyenda de la casa de Maranello y que inspiró la versión especial utilizada en el último GP de Mugello, para celebrar las 1000 carreras de su equipo. “El burdeos es un homenaje al primer Ferrari, pero cambia gradualmente y se transforma en el rojo moderno”, explicó Mattia Binotto, jefe del equipo.

Para el equipo Williams, por su parte, también será una temporada especial: la de este año será la primera participación del equipo británico sin ningún miembro de la histórica familia en la conducción de sus destinos sobre ruedas, luego de 43 años.

¿La última de Russell en Williams? El piloto ya corrió para Mercedes en 2020 (Imagen: Instagram George Russell).

Ese estreno especial coincidirá con el aroma a despedida: es que su principal figura, George Russell, forma parte del programa de jóvenes pilotos de Mercedes y su contrato vence a final de temporada… Considerado que es una de los jóvenes más destacados de la grilla y que reemplazó inmediatamente a Lewis Hamilton el año pasado cuando dio positivo de Covid-19, no es descabellado pensar que si el británico o Valtteri Bottas no renuevan con la escudería alemana, bien podría Russell despedirse de Williams y firmar su nuevo futuro con las flechas de plata.

Más allá de eso, lo concreto es que, con las dificultades que arrastra del 2020, la histórica escudería de los Williams tiene un objetivo base: mejorar lo hecho en la última temporada, de la que se despidió en el último lugar y, además, como el único constructor que no cosechó ni un sólo punto en todo el año.

Hamilton, por la gloria máxima

Cuando este viernes el británico Lewis Hamilton tome con sus manos el volante durante las prácticas en Bahréin, habrá empezado el desafío más importante de su carrera: ir por su octavo título en la Fórmula Uno, ese que lo convierta en el piloto más ganador de todos los tiempos.

Hamilton, emblema de la lucha contra el racismo, va por su octavo título (Imagen: Instagram Lewis Hamilton).

El reto, para el líder del movimiento #BlackLivesMatter en el mundo motor, llega además en una temporada más que especial para el campeón de las ediciones 2008, 2014, 2015, 2017, 2018, 2019 y 2020. En un guiño tan conmovedor como increíble, la historia quiso que el británico intentara su hazaña en el mismo calendario que el apellido Schumacher volvía a escribirse en la grilla de carreras de la Fórmula Uno, de la mano, justamente, del hijo del otro piloto más laureado de la categoría.

Un calendario que echa fuego

La agenda personal deberá completarse con un número récord de Grandes Premios: este año, la máxima realizará 23 carreras entre el 26 de marzo próximo, con el estreno en Bahréin, y el 12 de diciembre, con la despedida en Abu Dhabi. Al apretado pero atractivo y vertiginoso calendario pasado, se le sumarán seis presentaciones más para que nadie extrañe la velocidad de la Fórmula Uno en las mañanas argentinas.

La principal novedad será la incorporación de un nuevo circuito: el Gran Premio de Arabia Saudita, programado para la anteúltima fecha (en la ciudad de Jedda, la noche del 5 de diciembre), llegará para ofrecer el callejero más rápido en la historia de la categoría. De hecho, promete más velocidad que varios trazados clásicos: según aseguran desde la Fórmula Uno, tendrá una velocidad promedio de 252,8 kilómetros por hora. Sólo más lento que Monza.

La otra sorpresa del calendario es incluso más importante: se estrenarán en esta temporada tres “carreras sprint”, una modalidad de competencia que se ensayará este 2021 con vistas a incorporarla en cada fecha desde el año próximo. La mini carrera -que se realizará el sábado y supondrá pasar la clasificación al viernes- durará una media hora y, si bien no habrá podio, repartirá puntos y servirá para determinar las posiciones de parrilla de la final del domingo. Según se conoció, Silverstone albergará una de los tres ensayos, mientras que de los Grandes Premios de Italia, Brasil y Canadá saldrían los otros dos anfitriones de la nueva modalidad a prueba. 

El calendario 2021, en síntesis, ofrecerá los siguientes Grandes Premios: Bahréin, 28 de marzo; Emilia-Romagna, 18 de abril; Portugal, 2 de mayo; España, 9 de mayo; Mónaco, 23 de mayo; Azerbaiján, 6 de junio; Canadá, 13 de junio; Francia, 27 de junio; Austria, 4 de julio; Gran Bretaña, 18 de julio; Hungría, 1 de agosto; Bélgica, 29 de agosto; Países Bajos, 5 de septiembre; Italia, 12 de septiembre; Rusia, 26 de septiembre; Singapur, 3 de octubre; Japón, 10 de octubre; Estados Unidos, 24 de octubre; México, 31 de octubre; São Paulo, 7 de noviembre; Australia, 21 de noviembre; Arabia Saudita, 5 de diciembre; Abu Dhabi, 12 de diciembre.

Victorias que sabrán a Ferrari

Lo cierto es que, así las cosas, los tándem 2021 de las escuderías se verán así: Alfa Romeo: Kimi Räikkönen y Antonio Giovinazzi; AlphaTauri: Pierre Gasly y Yuki Tsunoda; Alpine: Fernando Alonso y Esteban Ocon; Aston Martin: Sebastian Vettel y Lance Stroll; Ferrari: Charles Leclerc y Carlos Sainz Jr.; HAAS: Nikita Mazepin y Mick Schumacher; McLaren: Daniel Ricciardo y Lando Norris; Mercedes: Lewis Hamilton y Valtteri Bottas; Red Bull: Sergio Pérez y Max Verstappen; Williams: Nicholas Latifi y George Russell.

La última de las novedades le aporta color y humor a la ansiada espera de este viernes, cuando con las primeras dos tandas de prácticas se encienda la temporada número 72 de la Fórmula Uno. Y es que tanto en el Gran Premio de Bahréin como en los que completen el calendario 2021 se brindará con Ferrari-Trento, la firma elegida por la categoría para su vino espumoso oficial de celebración. Ni más ni menos que un guiño del destino para el Cavallino Rampante, que no tiene las de ganar tampoco en esta temporada, en la que convivirán los estelares apellidos Hamilton, Alonso y Schumacher junto a los de millones de felices y anónimos seguidores de la máxima categoría del automovilismo mundial.





Fuente link:

Aldosivi le ganó a San Lorenzo en la última jugada | El conjunto de Gago sorprendió con su propuesta y se llevó tres puntos importantes



Aldosivi juega, o por lo menos lo intenta, a imagen y semejanza de Fernando Gago, de lo que expresaba en la cancha cuando era futbolista. Aldosivi, como Gago, quiere ser prolijo, atildado, pretende pararse bien en la cancha, salir jugando desde atrás, no tirar pelotazos a cualquier parte, cuidar la pelota como una herramienta imprescindible. 

En el primer tiempo de su partido contra San Lorenzo dejó señales claras de cual es su brújula. Indacoechea, Grahl, Braida, Gil Romero e Iñíguez armaron circuitos de toque corto, que desorientaron a San Lorenzo y le permitieron ejercer un clarísimo control del juego.  Es cierto que le faltó pimienta ofensiva para traducir ese mejor juego en llegadas claras, pero en una acción de pelota parada encontró el gol que le dio la diferencia hasta ahí muy merecida. Grahl, especialista en la ejecución de tiros libres, le dio desde la derecha con la cara externa de su botín zurdo y se coló en el segundo palo. Monetti que había insinuado un leve movimiento para cubrir el primer poste, no tuvo reacción para evitar que el balón se colgara de un ángulo.

“Una derrota no nos va a hacer cambiar nuestra idea de juego”, había dicho Gago después de la caída ante Central Córdoba de Santiago del Estero, producto de algunos errores defensivos por querer jugar, desde abajo. Y da la sensación de que esa confianza que les da a los jugadores es muy grande porque en esa primera etapa, por lo menos, se hizo evidente la fortaleza de esos conceptos de juego.

San Lorenzo, que había arrancado con una línea de cinco, cambió la estructura en el segundo tiempo, pobló mejor el mediocampo, ganó con los ingresos del Torito Rodríguez y Julián Palacios y empezó a acercarse hasta el arco rival como no lo había hecho en todo el primer periodo, salvo por un par de remates de media distancia.

“Los rivales también juegan”, dijo con razón Gago al final del encuentro tratando de explicar las llegadas del equipo de Dabove. Pitón, Gattoni, Angel Ronero y Palacios participaron en el final de barias jugadas que pudieron terminar en u n empate que no le quedaba muy mal al partido. Aldosivi, con buen juego, había sido más en el primer tiempo; San Lorenzo, embarullado pero con mucha vocación ofensiva, había sido más en el segundo y no extrañó entonces que Di Santo clavara el empate después de un buen centro de Palacios, el mejor del equipo.

Pero al partido que en líneas generles le habían faltado emociones estalló en ese tramo final. Después del 1 a 1, San Lorenzo fue a buscar la victoria que tanto necesitaba y casi la logra en una jugada que dejó alguna margen para la polémica en un supuesto penal. Y sin embargo terminó perdiéndolo en una contra letal que le permitió a Contreras llegar mano a mano con Monetti y definir de zurda.

¿Demasiado castigo para San Lorenzo? Puede ser ¿Demasiado premio para Aldosivi? También puede ser. Pero lo innegable es que el modesto equipo marplatense dejó la marca de su juego en el primer tiempo, se dio cuenta que jugando así no le va a ir mal y eso casi vale más que los tres puntos conseguidos.



Fuente link:

Hans Jorritsmas: “Me siento impotente, la tristeza se apodera de mí” | El conmovedor relato del jugador neerlandés que en pleno Mundial de Hockey visitó a las Madres y caminó junto a ellas en Plaza de Mayo



Hans Jorritsma, integrante del seleccionado neerlandés de hockey sobre césped subcampeón en el Mundial en Argentina 1978, protagonizó dos episodios resonantes en su visita a Buenos Aires: se negó a recibir su medalla de plata de manos del dictador Jorge Rafael Videla en la ceremonia de premiación, por rechazo al régimen, y visitó la tradicional ronda de los jueves las Madres de Plaza de Mayo, de las que escribió para un medio de su país.

“Estamos en la plaza a las tres y cuarto. Los primeros signos: pequeños grupos de mujeres ya están parados aquí y allá, otras se acercan, muchas se besan en la mejilla al saludar. Después de algunas dudas (manteniéndome en un segundo plano o tratando de iniciar algunas conversaciones) me acerco a un grupo“, escribió Jorritsma para Vrij Nederland. Lo había acompañado su compañero Piet Gunning, quien le contó a Télam que sacó las fotos que ilustraron la nota.

“El intérprete se turna para preguntarles a las mujeres cuántos niños han estado desaparecidos, cuánto tiempo, cuántas veces han intentado que el Ejecutivo reconozca que su hijo está cautivo. Hasta la fecha todavía sin resultado. Hay llanto. Las mujeres me reciben. Algunas de ellas agarran mi antebrazo durante su historia. Me siento impotente. La tristeza se apodera de mí“, continuó.

“A las cuatro menos cuarto un par de mujeres me dejan claro con gestos minuciosos que tengo que esconder mi cámara rápidamente. ¡Policía! Tres coches de policía aparecen detrás de mí. Frente a mí, dos más entran en la plaza. Tres policías, dos de ellos equipados con carabinas, rompen el paso silencioso y piden a las mujeres que desalojen la plaza”, describió Jorritsma.

El periodista y escritor Ulises Gorini relató en su libro La Rebelión de las Madres: “Jorritsma fue a la Plaza de Mayo para presenciar una de las marchas. En el anonimato total, hasta se había sacado una foto con ellas, que luego fue publicada en un artículo periodístico en su país. Cuando se enteraron, las Madres le escribieron una carta, sin saber el nombre del deportista, que enviaron al diario holandés en donde salió la nota”.

La carta de las Madres decía lo siguiente: “Querido Deportista. Estimado jugador de Hockey, este grupo de mujeres argentinas, madres de jóvenes que hoy, cientos de ellos, viven hacinados en los campos de concentración y también de los que cayeron para siempre, víctimas de la represión más cruel que pudiéramos imaginar, queremos testimoniar a Ud. el gesto de hacer conocer en su país el doloroso momento que estamos viviendo, reconociendo que Holanda es un pueblo sensible, que vivió con verdadera intensidad nuestra tristeza”.

“Deseamos llegar a los hijos jóvenes de esa tierra con nuestro corazón, rogando a Dios les conserve la hermosa libertad que Uds. tienen, no olvidando a estos hermanos que tan dolorosamente la perdieron. Las Madres Argentinas claman Justicia y Paz para sus hijos, AYUDENNOS A LOGRARLO. GRACIAS“.

Según Gorini, la visita de Jorritsma “hizo que las Madres comprendieran que, si bien no podían neutralizar la propaganda que haría la dictadura con el Mundial, sí podrían aprovechar la presencia periodística para difundir su reclamo con mayor fuerza y romper la censura que, en el país, ahogaba su grito”.

El periodista neerlandés Poul Annema, que cubrió los mundiales de 1978 de hockey y fútbol en la Argentina para el periódico Het Parool, le explicó a Télam: “Jorritsma cumplió su palabra, después de que Holanda perdió la final ante Pakistán, no se presentó a la entrega de medallas de Videla, por convicción y protesta contra el régimen”.

Su decisión recibió mucha atención en los Países Bajos, y el presidente de la Asociación Holandesa de Hockey, Sjoerd Bouma, criticó el desempeño del jugador y dijo que a Jorritsma nunca se le debería permitir ocupar un puesto en el hockey holandés nuevamente. Sin embargo, ocho años después, fue nombrado entrenador en jefe del equipo masculino”, finalizó Annema.

Después del Mundial de Buenos Aires 1978, Jorritsma no jugó más en el seleccionado de su país, al que sí dirigió años más tarde y con el que conquistó el torneo ecuménico de 1990. Luego fue el entrenador de Pakistán, con el que salió campeón mundial en 1994, y posteriormente, en 1996, se incorporó a la federación de fútbol de Países Bajos, en la que trabajó hasta 2017.



Fuente link:

Canelo Alvarez ganó sin riesgos y sin gloria | Más show que boxeo en el triunfo del mexicano ante el turco Avni Yildirim



Si el pretexto era anunciar su próxima gran pelea o coparticipar de un rimbobante show de siete minutos que dio a su salida al ring el cantante colombiano J Balvin, el pelirrojo campeón mexicano Saúl “Canelo” Alvarez bien podría haberse ahorrado los tres escasos rounds que duró su pleito ante el retador turco Avni Yildirim. Porque nada le aportaron a su carrera, salvo unos cuantos millones de dólares más a sus cuentas. En la madrugada del domingo y en el Hard Rock Stadium de Miami, Alvarez ganó por nocaut técnico al comienzo del 4º asalto y retuvo su corona superwelter del Consejo y la Asociación Mundial con una sencillez tan apabullante que le quitó gracia a su triunfo, el 55º de su carrera, el 37º antes del límite.

Canelo (75,922 kg) perforó la pasividad de Yildirim (75,922 kg) con poderosos ganchos al cuerpo y durísimos ascendentes a la cabeza y lo derribó con un certero 1-2 en el 3º asalto. Al final de esa vuelta y antes del comienzo de la 4º, Ahmet Oner, el manager del atribulado peleador turco se acercó a su rincón y le ordenó a su técnico, el mexicano Joel Díaz, que lo sacara de la pelea para evitarle una paliza inmsericorde. Así se hizo y eso fue todo. La noche no daba para mas. Cinco minutos más tarde, las pantallas del estadio ratificaron lo que ya se sabía de antemano: Alvarez irá el 8 de mayo ante el inglés Billy Joe Saunders, campeón de la Organización, por la unificación de los tres títulos en Londres o en alguna ciudad de Medio Oriente. Definirá la pandemia.

“Hice lo que tenía que hacer, tenía que acabar por nocaut, esa era la meta. Tenía que pasar este reto para seguir en camino a lo que queremos hacer que es unificar las coronas”, dijo Canelo casi sin agitación tras el simulacro de pelea. Yildirim llevaba más de dos años sin combatir y llegó a estar abajo 100 a 1 en las principales casas de apuestas de los Estados Unidos. De ninguna manera podía ganar porque de ninguna manera debía ganar. Y así fue. Alvarez es una máquina de hacer billetes, el máximo generador de recursos del boxeo mundial. Tiene el derecho, cada tanto, de hacer una pelea así. Sin riesgos, pero también sin gloria.



Fuente link:

Vélez le amargó a Sarmiento el regreso a Primera | Los dirigidos por Mauricio Pellegrino ganaron por 2 a 1 en Junín



Sarmiento de Junín perdió por 2 a 1 ante Vélez en su vuelta a Primera tras casi cuatro años, pero se retiró del estadio Eva Perón habiendo dejado un buen sabor en el paladar de sus hinchas en una jornada de esas que siempre son una fiesta. Y es que, luego de ser exceptuado en la primera fecha de la Copa de la Liga por haber ascendido hace sólo tres semanas, al conjunto verde le tocó una parada difícil para regresar: Vélez, que además llegaba dulce tras vencer en el debut a Newell’s y superar en la semana a Camioneros por los 32avos de la Copa Argentina.

La primera distracción de Sarmiento en su vuelta le costó el 0-1. A los 12 minutos, Juan Martín Lucero sacó rápido un lateral para que Lucas Janson iniciara la secuencia de un golazo: luego de pararla de pecho, el atacante tuvo tiempo de pensar unos segundos antes de sacar el derechazo que se colgó en el ángulo, imposible para el arquero Manuel Vicentini.

Aquella jugada, además, fue una postal del hombre que marcaría los tiempos y los caminos del gol en Vélez. Porque fue Lucero también quien, a los 16 minutos de la segunda parte, protagonizó la segunda ofensiva más clara del conjunto de Liniers. Para ese entonces, Sarmiento ya había salido del vestuario decidido a buscar el empate y era quien se adelantaba en el campo. Fue en un córner que el local perdió la pelota y fue blanco de una violenta contra de los dirigidos por Mauricio Pellegrino, que Lucero cerró estrellando su remate en el travesaño. Pero sólo un minuto después tuvo su revancha, tras otro error de Sarmiento -esta vez en la salida- que dejó comprometido el fondo y que el delantero aprovechó, al encontrarse la banda izquierda vacía. Luego de una corrida veloz, volvió a ponerle su nombre a la asistencia: esta vez para Thiago Almada y para sellar el 2 a 0.

Aunque no podía detener la furia desatada por los pies de Lucero ni lograr la profundidad deseada en sus propios embates hacia el gol, los locales lo intentaron hasta el último minuto y, ya hacia el final del partido, hasta enhebrando buenas asociaciones o con individualidades animándose cada vez un poco más. Tanto fue así que, en esta vuelta a la élite en los tiempos del coronavirus, los conducidos por Mario Sciaqua estamparon su grito y le dejaron a sus seguidores un estreno que ilusiona.

El descuento llegó a los 95 minutos de la mano de Jonathan Torres, ese que pocos minutos antes había inquietado a Lucas Hoyos con una apilada de defensores que el arquero llegó a despejar al límite con su pierna. Pero esta vez, el nueve anticipó un tiro libre en el aire y, de cabeza, le puso algo de justicia a la bienvenida en Junín, porque justamente él había sido el más peligroso en el área rival y también porque Sarmiento no se achicó ante uno de los buenos animadores que tiene el fútbol argentino y regaló un regreso más que digno a Primera División.



Fuente link:

Boca venció a Newell’s y ganó su primer partido del año | El equipo de Russo se impuso 1-0 con gol de Izquierdoz



Sin sobrarle nada pero con absoluta justicia, Boca venció 1-0 a Newell’s en Rosario para sumar su primer triunfo del año y cortar la racha de empates que tenía en este 2021: con un gol de cabeza de Carlos Izquierdoz, el conjunto de Russo sumó por primera vez de a tres después de cinco empates y la dolorosa caída ante Santos por la Copa Libertadores. Lo curioso es que tres de esos empates sirvieron para asegurar primero la clasificación en la Copa Diego Maradona y luego el título en los penales.

El arranque mostró a un Boca más decidido que en el debut en el torneo ante Gimnasia, con el triángulo de los colombianos Fabra, Cardona y Villa generando juego por el sector izquierdo. Con esa fórmula, estuvo muy cerca de abrir el marcador con un remate a colocar del mediocampista, pero su derechazo salió pegado al palo de Aguerre. Pero si bien el equipo de Russo manejaba el balón, Salvio y Zárate quedaban aislados del resto de sus compañeros, por lo que a Boca le faltaba profundidad para generar ocasiones de peligro frente al arco rosarino.

Del otro lado, Newell’s no estaba cómodo con el desarrollo del partido. Como no podía presionar a su rival, veía pasar la pelota, sin poder recuperarla y sin poder inquietar cuando Boca regalaba espacios en el fondo. Con poco, a los visitantes les alcanzaba con dominar el desarrollo, pero como tampoco generaban mucho, las posibilidades de gol escaseaban.

Con ese panorama, las únicas oportunidades xeneizes llegaron por intermedio de Villa, con un desborde por la izquierda que terminó conteniendo Aguerre y con otro intento del colombiano con un remate bajo, que el arquero de Newell’s neutralizó junto a su primer palo. 

Poco cambió en la segunda mitad, aunque Newell’s tuvo una buena oportunidad en los pies de Formica, que se apuró y terminó rematando de lejos a la manos de Andrada, cuando parecía que podía avanzar más metros para llegar mejor contra el arco rival. Del otro lado, Boca seguía siendo superior, hasta que encontró la ventaja en una pelota parada. Cardona ejecutó con precisión un tiro libre al segundo palo, donde apareció Izquierdoz para someter al arquero con un fuerte golpe de cabeza.

El gol abrió el partido, porque Newell’s se adelantó sin ideas y Boca encontró espacios para el contragolpe que no pudo capitalizar, sobre todo en una buena maniobra de Soldano, que cedió atrás para Cardona, pero el remate del colombiano se desvió en un defensor y salió al corner. Como el conjunto de Russo no aseguró el triunfo, los rosarinos tuvieron la oportunidad de empatar en el descuento con una magnífica acción individual de Nacho Scocco, que eludió a dos marcadores y se filtró en el área, pero quedó con poco espacio ante la rápida salida de Andrada y tuvo que rematar con el arquero encima. 

En esa acción murieron las esperanzas de Newell’s, que hizo muy poco y lo pagó con la derrota. Del otro lado, Boca sumó una buena victoria, mejoró su juego y se regaló una semana de tranquilidad, si es que fuera de la cancha no surgen nuevos problemas. 



Fuente link:

Boca salvó un punto ante un ambicioso Gimnasia | El equipo de Russo empató 2-2 sobre el final con un tiro libre de Cardona



Boca la sacó barata. Jugó mal, estuvo muy cerca de perderlo, fue superado en varios aspectos en muchos pasajes del partido y terminó empatando 2 a 2 , en una jugada que dejó bastante margen para la polémica. Gimnasia hizo lo suyo, tuvo a Aleman, la figura más clara de la cancha, y si bien dispuso poco de la pelota, la administró con mayor velocidad y más precisión que su rival.

Mucho se habló en el receso de los enfrentamientos entre jugadores, cuerpo técnico y Consejo del Fútbol, de la idea de Riquelme y compañía de que el equipo asuma otro protagonismo y la formación presentada por el entrenador sugería la búsqueda de mayor poder ofensivo. Dos volantes de contención y el cuadrado Tevez, Cardona, Villa y Zárate del medio hacia arriba hacían pensar en un juego renovado con diferentes variantes en la búsqueda de las últimas posiciones rivales. Pero toda la teoría se diluyó muy pronto en el campo de juego, porque este Boca fue más de lo mismo: progreso lento en el manejo de la pelota, poca llegada y resoluciones individuales casi como única vía para llegar al gol. Flojo Tevez y alejado del área rival que es donde mejor rinde, flojo Zárate en la línea de sus actuaciones de un tiempo a esta parte, intermitente Villa y flojo en el juego Cardona aunque fue decisivo en las pelotas paradas: tiro el corner en el gol de Izquierdoz y clavó un tiro libre fenomenal en el empate definitivo.

Lo que de verdad sorprende de Boca es que además de su falta de juego perdió solidez defensiva y mostró muchas debilidades en el fondo. Andrada no tuvo nada que ver en los goles y hasta hizo un par de buenas atajadas, pero sus compañeros no ayudan a que su arco sostenga el carácter hermético de un tiempo no muy lejano.

Gimnasia no se fue contento con el empate porque parecía que tenía el triunfo en el bolsillo, pero si seguramente satisfecho con la producción general del equipo. Anduvo muy bien el arquero Insfrán, se mostró firme en los laterales (en especial el ex Boca Weigandt), tuvo buen manejo en el medio especialmente por lo que hizo Aleman, autor del segundo gol y perfilado como la principal figura de la cancha. Su gol fue una síntesis de la vocación de Gimnasia para sumar gente en ataque cuando las circunstancias lo permitían y la indecisión de los defensores locales. Carbonero, Contín y Ramírez hicieron volar la pelota por el area boquense hasta que Aleman de cabeza desvió el balón de palomita ante la impotencia de Andrada que esperaba con lógica la pelota en el otro palo.

Boca llegó al empate cuando Gimnasia se había metido muy atrás, con un tiro libre por una falta a Salvio que cobró el árbitro, muy cerca de la jugada, pero que dejó muchas dudas. Las sucesivas repeticiones de la TV dan la idea de que Salvio exageró la caída por un toque menor. Lo cierto es que encontró con esa pelota parada el gol que le dio el empate, pero que no calma las agitadas aguas que siguen bajando turbias en el llamado mundo Boca.



Fuente link:

River se topó con un viejo conocido: Ricardo Zielinski | Triunfazo de Estudiantes en el debut del “Ruso” como DT



El mejor equipo del último lustro del fútbol argentino contra uno de los peores de los torneos pasados, con un acumulado de sólo dos triunfos en sus últimos 23 partidos (9 empates y 12 derrotas). La cita entre River y Estudiantes en La Plata no deparaba, al menos desde la previa, demasiadas sorpresas. Bueno, grosero error, ya que, el Pincha ganó un partido increíble, que lo tuvo en desventaja y con un jugador menos durante todo el segundo tiempo. Fue 2 a 1 agónico para los de Ricardo Zielinski en su presentación.

Como es costumbre, el equipo de Marcelo Gallardo hegemonizó la tenencia de la pelota desde temprano y se dispuso a ensanchar la cancha con la subida de sus laterales, Angileri y Casco (con la libertad que les otorga la línea de tres centrales en el fondo), para crear espacios que puedan explotar al máximo sus delanteros. Una vez logrado el desorden defensivo rival, Suárez, Alvarez y Borré harán gala de su movilidad para ganar la posición ya sea con habilitad o alguna pared, ir hasta el fondo y mandar el centro al medio/pase atrás a algún compañero que sólo tenga que empujar al gol. La táctica preferida de River, una “de PlayStation”, podría decirse, tan efectiva en la virtualidad (a pesar de su mala fama) como en la exitosa realidad de los de Núñez.

Claro que a protagonismo en ofensiva le corresponden riesgos en defensa. Para colmo, hace rato que los de abajo en River evidencian ciertas desatenciones en apariencia incorregibles, dada la constancia con la que aparecen. Y a pesar de que los equipos de Gallardo siempre se caracterizaron por tener a sus arqueros de figura, ya sea Barovero en el pasado o Armani hoy, a veces no les alcanzan las manos.

Pillo como pocos, el nuevo entrenador de Estudiantes, tomó nota y logró complicar a River con armas mucho más humildes que las de su rival. La zurda de Pasquini y la altura de Noguera (1,93 metro) y Tobio (1,90) para ganar en las pelotas paradas en ataque, y la velocidad de Lucas Rodríguez y Federico González para asustar de contraataque. Además, Zielinski es un viejo conocedor del Millonario: 6 triunfos, 4 empates y 7 caídas al mando de equipos de mucho menor fuste como Chacarita, Belgrano (Promoción 2011 y triunfo 2 a 1 en el Monumental en la vuelta de River a Primera en 2012) y Atlético Tucumán (eliminación en cuartos de la Copa de la Superliga 2019 y empate 1 a 1 en en la última fecha de la Superliga 2020 que se quedó Boca).

River atacó y Estudiantes aguantó durante casi todo el encuentro, tónica que se acentuó en la segunda parte ya que el Pincha se quedó con uno menos antes del entretiempo. Tobio y Borré fueron a disputar una pelota ambos con la pierna arriba, pero sólo una llegó a tocar a su rival. Fue la del de Estudiantes y el árbitro no dudó en expulsarlo. El colombiano, que la vendió muy bien, se revolcaba en el piso y a la vez pispeaba la decisión del juez.

A la salida de los vestuarios, Zielinski puso un defensor y sacó un delantero, y Gallardo, viceversa. El gol era una cuestión de minutos y, finalmente a los 62, Alvarez la filtró para Angileri y el lateral izquierdo mandó el mencionado centro al medio para que Suárez la empuje al 1 a 0 a los 62. Parecía todo cocinado para River, pero Estudiantes hizo magia de una pelota parada detrás de mitad de cancha.

“Cuadrado, cuadrado”, ordenó Zielinski desde el banco y partió el pase largo hacia el área. El lungo Leandro Díaz la bajó, González -que se había desmarcado- tocó con Mauro Díaz y el petiso ex River pintó a Ponzio y Pinola para definir al palo más lejano de Armani. Una jugada “hecha en” Zielinski, directo al CV del DT.

River, entre atónito por el empate y su falta de eficacia, siguió avanzando, pero para su propia desgracia. Es que a los 95, Noguera se elevó sobre todos y puso el 2 a 1 luego de un centro de tiro libre de Mauro Díaz. Heroica gesta del Estudiantes de Zielinski quien, una vez más, festeja ante el Millonario.



Fuente link:

Señal de largada para los octavos de Champions League | Con Barcelona-París Saint Germain como plato fuerte



Barcelona vs. PSG

A la que puede ser la última temporada de Lionel Messi en Barcelona sólo le queda ser “salvada” con el ansiado título continental. Lejos del Atlético en LaLiga, en desventaja en la Copa del Rey y ya sin Supercopa de España, Barça inicará su camino de octavos ante nada menos que París Saint-Germain, vigente subcampeón. Los franceses tampoco llegan en óptimas condiciones: no tendrán al brasileño Neymar, afuera por lesión, para acompañar a Kylian Mbappé y Angel Di María en ataque, y marchan segundos en la Ligue 1 por detrás de Lille. La serie se largará este martes, desde las 17 (por ESPN), en el Camp Nou y se definirá el 10 de marzo en París, la ciudad que coquetea con hospedar al rosarino a partir del próximo semestre.

Porto vs. Juventus

El portugués sigue implacable a los 36 años de edad. (AFP)

Con su goleada 3 a 0 como visitante al Barça en la última fecha de la fase de grupos, Juventus terminó primero en su zona y “zafó” de cruzarse con algún cuco. Así, este miércoles, desde las 17 (por ESPN), será visitante del Porto de Agustín Marchesín. Con Cristiano Ronaldo en llamas a sus 36 años (23 goles en 26 partidos en la temporada) pero sin Paulo Dybala, lesionado, la Vecchia Signora iniciará una vez más el camino hacia la consagración que se le niega desde 1996. En el camino ya perdió cinco finales. En el ámbito local, ninguno de los dos es puntero: Juventus marcha cuarto y corre riesgo de finalizar su racha de siete títulos consecutivos, mientras que Porto es escolta de Sporting Lisboa.

Sevilla vs. Borussia Dortmund

El Papu Gómez, flamante incorporación de Sevilla. (EFE)

El Sevilla de Lucas Ocampos, Alejandro “Papu” Gómez, Marcos Acuña (afuera por lesión) y Franco “Mudo” Vázquez buscará sacar ventaja de su localía este miércoles, desde las 17 (por ESPN), cuando reciba al Borussia Dortmund del temible goleador noruego Erling Haaland, que lleva 23 goles en 23 partidos en la temporada y 16 en 12 juegos en su corta carrera en Champions. Ambos equipos están lejos de la pelea en sus respectivas ligas. Para los españoles, grandes dominadores de la Europa League (seis títulos en los últimos 15 años), será una nueva oportunidad de hacerse un nombre en el gran torneo continental europeo. En siete participaciones previas nunca pasaron de cuartos de final.

Leipzig vs. Liverpool

El egipcio, máximo goleador de la Premier League. (EFE)

Tempranamente fuera de batalla en la Premier (a 13 puntos del líder Manchester City), al Liverpool de Jürgen Klopp sólo le queda apuntar todos sus cañones a la Champions. Su rival de turno será el Leipzig germano, el equipo de la empresa Red Bull, de sorprendente llegada a semifinales en la edición pasada. A diferencia de los ingleses, Leipzig da batalla en la Bundesliga, ubicándose como escolta del todopoderoso Bayern Múnich. De un lado, destaca el egipcio Mohamed Salah, con 23 goles en 32 partidos en la temporada. Y del otro, el central francés Dayot Upamecano, en sus últimos partidos en el club ya que a partir de julio será jugador de Bayern. Se verán las caras este martes, desde las 17 (por ESPN), en Alemania.



Fuente link: