Categorías
Argentina Líbero

Luego de 22 penales, Atlético de Rafaela eliminó a Quilmes | En el Reducido por el segundo ascenso a la Liga Profesional



Quilmes ganaba y soñaba en grande con llegar a Primera, Atlético de Rafaela dio vuelta la historia en Rosario, pero los del Sur bonaerense igualaron el marcador 2 a 2 y fueron los penales quienes definieron al segundo semifinalista del Reducido por el segundo ascenso: Rafaela venció en la definición por 10 a 9 y se sumó a Estudiantes de Río Cuarto, quien ya perdió ante Sarmiento de Junín, el primer ascendido a la máxima categoría.

Luego de no encontrarle la vuelta en el inicio del juego en el estadio Coloso Marcelo Bielsa, en la ciudad neutral de Rosario, los dirigidos por Facundo Sava fueron efectivos en su primera llegada. Una gran jugada colectiva, de contragolpe, que definió con lujo el experimentado delantero que tiene Quilmes, Mariano Pavone: el ex Estudiantes la bajó de pecho, en plena carrera, y definió con la zurda para anotar la ventaja parcial a los 42 minutos del primer tiempo.

En la segunda parte, sin un dominador claro, Rafaela fue a arrebatarle a Quilmes su alegría momentánea. Y fue otra contra la que empardó el marcador rosarino: a los 13 minutos, una contra feroz de la Crema por izquierda comandada por Claudio Bieler derivó en un centro y en una volea impecable de Ayrton Portillo, que definió en pleno salto y no le dejó nada que hacer al arquero de Quilmes. Tan sólo 20 minutos después, de penal, el propio Bieler le dio la puntada final a la remontada de Rafaela y puso las cosas 2 a 1.

Claro que el sueño de ascender no es poca cosa, y Quilmes no iba a dejarle el boleto a semifinales sin antes intentarlo hasta el final. A seis minutos del final, Jonás Acevedo le dio a los suyos el 2 a 2 esperado, tras una jugada por derecha que la defensa de los dirigidos por Walter Otta no resolvieron bien y derivó en el centro del empate.

En la definición de los doce pasos, hubo suspenso: la serie de cinco tiros quedo empatada por 4 a 4, luego de que Adrián Calello y Rodrigo Castro erraran. En la chance final de Quilmes, Calello volvió a fallar, mientras que en el último de los 22 penales pateados, Claudio Bieler convirtió y le dio a la Crema su pase a semifinales dejando la serie 10 a 9.

Además de Rafaela, la Primera Nacional arrancará este lunes ya con los tres semifinalistas definidos del Reducido por el segundo ascenso a la Liga Profesional, que se sumarán a Estudiantes de Río Cuarto, que perdió la final por el primer cupo a la máxima categoría con Sarmiento de Junín.

Los duelos por los cuartos de final, todos en cancha neutral, continuarán este domingo con Estudiantes de Buenos Aires frente a Atlanta, en Tigre a las 20.25, y Platense con Deportivo Riestra, en Estudiantes de Caseros a las 22.25, todos los juegos con transmisión de Tyc Sports.





Fuente link:

Categorías
Argentina Líbero

Un superclásico con épica propia | Boca y River disputan la final del torneo femenino



La definición del Torneo de Transición llegó a su último capítulo y para cerrar una temporada más que atípica tendrá la versión femenina del superclásico del fútbol argentino entre Boca y River. El resultado, además, definirá al primer campeón de la era profesional del fútbol femenino.

Las Gladiadoras llegan con puntaje ideal: ganaron todos sus encuentros por la fase clasificatoria, donde quedaron primeras del Grupo “A”, venciendo a Platense y a San Lorenzo en cuartos y semifinales. Las dirigidas por Christian Meloni también lograron mantener su valla invicta. Sí, en seis partidos disputados no recibieron goles. “Boca tiene identidad, porque siempre jugamos de la misma manera, y buena mentalidad; cuando a veces las cosas no salen, contamos con la paciencia necesaria y suficiente para sobrellevar ese momento”, afirma orgulloso el entrenador de las Gladiadoras.

Por su parte, las Millonarias transitaron el certamen con mucha solidez, ganando todos sus encuentros por la fase de grupos y clasificando primeras del Grupo “D”. En cuartos de final vencieron con holgura a Independiente, mientras que en semifinales empataron 2 a 2 con UAI Urquiza y tuvieron que definir por penales. Florencia Chirivelo, dueña del arco millonario, fue la figura en la instancia de los 12 pasos, conteniendo disparos clave para sellar la clasificación del equipo que dirige Daniel Reyes.

Llegar a la final ni más ni menos que frente a tu eterno rival es algo muy difícil de explicar. Somos privilegiadas de poder vivirlo”, dice Mercedes “Bebo” Pereyra, delantera histórica del conjunto de Núñez. “Boca es un equipo de mucha experiencia y de mucha jerarquía, pero nosotras tenemos un equipo compacto, fuerte mental y físicamente. Llegamos a la final porque merecíamos este partido: pasamos meses entrenando por zoom, sacrificándonos para llegar de la mejor manera y que no se noten todos esos meses que estuvimos sin jugar. Nos extrañábamos mucho como equipo y creo que eso hizo que River se merezca este lugar. Es un lindo partido, para disfrutarlo y jugarlo con mucha intensidad”, asegura Pereyra. “Las finales se disfrutan”, coincide Fabiana Vallejos, dueña del mediocampo azul y oro

“Siento que estuvimos atinadas, más allá de los rivales, presentamos muy buenos momentos durante todas las fechas del torneo”. El que habla en primera persona del femenino es el entrenador de las millonarias, Daniel Reyes, así de fuerte es la identificación del técnico con un plantel que, asegura, llega muy bien preparado física y mentalmente a un partido muy especial que tienen muchas ganas de jugar. “La crítica es aprendizaje y está bueno que pase porque implica que hay mayor difusión y mayor interés. Es positivo y aunque a veces no es lo que esperás, es parte de la historia”, dice. Su par de la ribera concuerda: “La crítica siempre es buena porque la verdad es que las jugadoras hacen todo para que las celebren. Desde el modo de entrenar, la pasión, actitud e identidad que tienen hacen que se genere un buen vínculo con la gente”.

A pesar de contar con 80 años de tradición, el fútbol femenino de Argentina sigue con una gran lista de pendientes. Con casilleros que de un tiempo a esta parte comenzaron a llenarse, este martes Boca y River serán protagonistas de un nuevo capítulo en la historia de una disciplina que espera con ansias que se escriba.

En el histórico, ventaja xeneize

En la última década se disputaron 24 superclásicos y el historial es más que favorable para Boca, que ganó 14 encuentros. River se impuso sólo en dos, mientras que ocho partidos terminaron en empate. El primer superclásico de la era profesional del fútbol femenino se disputó el 24 de septiembre de 2019, hace un año y cuatro meses. Con la Bombonera como escenario y ante más de 5 mil personas, fue el estreno triunfal de las Gladiadoras, que vencieron por 5 a 0 a su eterno rival. El avance de la pandemia y la suspensión del primer torneo profesional, que vio truncos los sueños de ambos equipos de alcanzar el título en la temporada pasada, parece dar revancha enfrentándolos nuevamente para definir al primer campeón del fútbol femenino profesional de la Argentina.

“En cada entrenamiento ponemos mucha responsabilidad, pero ahora además somos conscientes de que varios hinchas, que tal vez no siguen al femenino, se enganchan por el superclásico y porque aman al club”, dice Fabiana Vallejos, una de las cartas ganadoras de Christian Meloni en el conjunto xeneize. “Nosotras respetamos el escudo, los colores, y hacemos todo lo posible para que esto siga creciendo. Hacemos lo que nos gusta y lo disfrutamos, así que ojalá más hinchas de Boca hinchen también por el femenino porque los necesitamos un montón”.

A pesar de que Boca y River son los equipos más ganadores de la disciplina en Argentina (de los 41 títulos disputados desde 1991 hasta hoy, Boca tiene 23 y River 11), la última vez que River gritó campeón fue en 2017, mientras que Boca celebró su último campeonato en 2014 (en el torneo de 2013). Los únicos que rompieron con esa hegemonía fueron San Lorenzo y UAI Urquiza de 2009 en adelante.

Ellas también se copan

La duodécima edición de la Copa Libertadores Femenina, que se disputa desde el 2009, se realizará por primera vez en la Argentina. Del certamen continental participan 16 equipos de las 10 asociaciones miembro de la Conmebol pero –por ser sede– nuestro país tiene dos equipos representantes: Boca, que aseguró su lugar por haber quedado primero en el torneo 2020 hasta su cancelación por la pandemia, y River, que clasificó automáticamente al haber llegado a la final del certamen local.

*Romina Sacher



Fuente link:

Categorías
Argentina Líbero

Boca ganó en los penales y es campeón de la Copa Maradona | Un disparo de Buffarini decretó la derrota de Banfield



Como un guiño del destino, la Copa Diego Armando Maradona quedó finalmente en manos de Boca, el club que amó y defendió el ídolo popular fallecido en noviembre pasado. Fue triunfo xeneize en los penales por 5 a 3, tras igualar 1 a 1 en el tiempo regular de una deslucida final disputada en San Juan.

Resultó difícil distinguir cuál de los equipos era el que llegaba con un equipo formado principalmente por jugadores de inferiores (7) y con un técnico debutante, y cuál era el de mucho mayor presupuesto, jerarquía internacional y un entrenador súper laureado. Es que lo de Banfield y Boca, a pesar de que encararon el partido con propuestas antónimas, fue muy flojo por igual. Lo del Taladro por su exagerada precaución y lo del Xeneize por sus limitaciones creativas.

No parecía suficiente el ingreso de Cardona -ausente ante Santos- para subsanar la falta de ingenio de Boca. El colombiano era bien anulado por el sistema rival y carecía del ímpetu necesario como para desmarcarse. Con Cardona tapado, Boca recurrió repetidamente a Villa: hacía rodar y rodar la pelota hasta que el wing conseguía algún espacio para recibir y de ahí, puro azar, como sucede normalmente con el atacante. Uno o dos regates para sacar el centro, encarar al medio y rematar o, también, perder la pelota en soledad.

Claro que el comentario del párrafo anterior tenía rápido vencimiento. A los 63 minutos, Cardona justificó todos los cuestionamientos a su ausencia en San Pablo con un terrible bombazo desde afuera del área. Un gol fuera de contexto, justamente lo que puede ofrecer la presencia del colombiano en cancha. Tal magia fue su última, ya que se lesionó en plena elaboración de la misma y pidió el cambio.

A Banfield, que se plantó en San Juan con un credo innegociable (apostar al contraataque), el gol lo dejó recalculando durante varios minutos. Sanguinetti tuvo que recurrir al banco para hacer reaccionar a los suyos. El planteo inicial que priorizaba lo colectivo fue dejando lugar a la habilidad de los ingresados Alvarez y Urzi, pero al Taladro le faltaba un diferente como Cardona. Su mejor opción era explotar los espacios que dejaba Boca al avanzar, pero una vez en ventaja, rara vez sucedió eso por el lado de los de Russo.

La polémica expulsión de Mas sobre el final no alcanzó para compensar las diferencias entre uno y otro equipo, pero sí fue suficiente la salida por lesión del Pulpo González, cuando Boca ya no tenía más cambios. Era la última jugada del partido, y con dos jugadores extra y una pelota parada a su favor, Banfield metió dos cabezazos en el área y cumplió con el axioma futbolero. El testazo de Lollo se metió en el palo más lejano de Andrada como pidiendo permiso para concretar la épica verdiblanca y definir esta historia en los penales. Allí, Boca acertó sus cinco disparos y le alcanzó con el yerro de Rodríguez por Banfield para levantar la copa y, de paso, alcanzar a River en la tabla histórica de títulos locales, con 48 cada uno.



Fuente link:

Categorías
Argentina Líbero

Boca y Banfield juegan por la Copa Maradona | Golazo de Cardona para que los de Russo pasen al frente



Boca y Banfield se enfrentan en el estadio Bicentenario de San Juan en busca de coronarse en la Copa Diego Armando Maradona, correspondiente a la Liga Profesional de Fútbol Argentina. Miguel Angel Russo respetó a varios de los jugadores que vienen siendo titulares en el certamen, como es el que caso de Wanchope Abila y Mauro Zárate, para quedarse con el título y hacer olvidar un poco el fiasco de la Copa Libertadores. En tanto, Javier Sanguinetti reafirmó su confianza en el grupo joven de futbolistas que lo llevó hasta la final.





Fuente link:

Categorías
Argentina Líbero

Los Gladiadores pasaron de ronda y se lo dedicaron a Maradona | Fue triunfo sobre Bahrein en el Mundial de Handball



Los Gladiadores obtuvieron este domingo un triunfo clave sobre Bahrein por 24 a 21 en la segunda fecha del Mundial de handball y se clasificaron a la segunda ronda del certamen. El elenco comandado por el español Manolo Cadenas se impuso en un duro partido que se definió recién sobre el final, con apariciones vitales del arquero Juan Manuel Bar para sostener su valla y permitirle a la Selección pasar al frente en el marcador cuando el cotejo se encontraba igualado en 21.

Federico Pizarro, por su parte, fue elegido como el MVP (Jugador Más Valioso) del partido al ser el máximo goleador de la Selección con seis tantos, seguido por Lucas Moscariello, que sumó cinco y tuvo un 100 por ciento de efectividad en sus lanzamientos.

De esta manera, Los Gladiadores acumularon su segundo triunfo en dos presentaciones, tras debutar con una victoria sobre República Democrática del Congo por 28-22 el viernes último, también gracias a una gran actuación de Bar, elegido MVP de aquel encuentro. Esta vez, el arquero de club San Fernando estuvo sólo 15 minutos en cancha ya que el titular Leonel Maciel, de Ciudad Encantada de España, disputó 41. De todos modos, la quincena le alcanzó para hacer la diferencia.

Argentina cerrará el martes 19 (a las 16.30, con transmisión de DeporTV) la fase de grupos inicial de su decimotercera participación Mundial contra Dinamarca, el rival más complejo ya que es el vigente campeón.

La siguiente ronda consta de cuatro zonas de seis equipos, donde los tres clasificados del grupo D -el de Argentina- se enfrentarán a los tres del C, compuesto por el sucampeón europeo Croacia (3 puntos), el campeón asiático Qatar (4), Japón (1) o Angola (0). Habrá arrastre de puntos de la primera fase. De ahí, los dos mejores de cada zona avanzarán a cuartos de final, que son el objetivo primario de la Argentina. Los Gladiadores tuvieron como mejor resultado mundialista dos duodécimos puestos, en Suecia 2011 y Qatar 2015 (octavos de final en el anterior formato).

Mientras tanto, la cita que se celebra en Egipto sigue viéndose afectada por el rebrote de la pandemia. Esta vez el perjudicado fue el representativo de Cabo Verde que, con el plantel afectado por un brote de coronavirus, no reunió el mínimo necesario de jugadores y perdió los puntos de su partido con Alemania, correspondiente al Grupo A. El resultado protocolar que le correspondió al encuentro fue de 10 a 0.

El reglamento del Mundial indica que un seleccionado debe tener un mínimo de diez jugadores disponibles y los africanos, de momento, tiene sólo nueve en condiciones de competir. De la evolución de los contagios en el plantel, dependerá que Cabo Verde pueda afrontar su último partido por el Grupo A ante Uruguay, que está previsto para el martes próximo.

Vale recordar que previo al inicio del certamen, las selecciones de República Checa y Estados Unidos se retiraron por tener a sus planteles afectados por el virus: sus lugares fueron ocupados por Macedonia del Norte y Suiza. En tanto, en la primera fecha el propio Cabo Verde y Brasil debieron afrontar varias ausencias debido a los contagios.

El certamen se disputa en diversas “burbujas sanitarias” instaladas en cada una de las cuatro sedes (dos en El Cairo, una en Alejandría y otra en la ciudad de 6 de octubre) y a puertas cerradas. Según el Ministerio de Salud egipcio, se reportan cerca de mil casos diarios de coronavirus desde principios de año a causa del rebrote pandémico.





Fuente link:

Categorías
Argentina Líbero

Para Boca, pasó River, llega Santos | El panorama que dejó el clásico pensando en la Libertadores



Once contra once, Boca ganó 1 a 0

Diez contra diez, Boca también ganó 1 a 0.

Diez contra once, River ganó 2 a 0.

En relación con el último partido de la Copa Libertadores Boca repitió sólo cuatro jugadores en su formación inicial: Andrada, Izquierdoz, Campuzano y Villa.

En relación con el último partido de la Copa Libertadores, River repitió en la formación inicial ocho jugadores: Armani, Montiel, Rojas, Díaz, Zuculini, De la Cruz, Borré y Carrascal.

“Son datos duros”, dicen los boquenses más fanas mirando el vaso medio lleno del empate 2-2 en la Bombonera que, según aseguran, los deja con el animo retemplado para los partidos contra el Santos que es lo que más les interesa.

Si en cambio analizan otros datos igualmente duros o más flexibles que dejó el enfrentamiento por la Copa Maradona se empezarán a ahogar en el medio vaso vacío: River le manejó la pelota (78 por ciento de posesión), dejó una mejor imagen en casi todo el desarrollo del partido y desnudó grietas defensivas, falta de juego en la mitad de la cancha y detalles tácticos que siguen demostrando que Boca está más enfocado en lo que puede hacer el rival que en sus propias posibilidades. El complejo de inferioridad se nota mucho cuando se oberva que Russo lo saca a Cardona de la posición en la que se encuentra más cómodo para volcarlo sobre la derecha de modo tal que Villa puede jugar sobre el otro lado más que nada para controlar las subidas de Montiel. Vale preguntarse si no hubiese sido más lógico ponerlo a Obando si lo que se pretendía era recorrer de punta a punta a punta el andarivel.

El superclásico dejó algunos puntos de contacto con la final de Madrid aunque se trate de otros nombres y, en el caso de Boca, de otro técnico. Se apuesta a jugadas aisladas confiando en el potencial ofensivo individual; se mete pata cruzando los límites (Barrios en Madrid, Campuzano en la Bombonera) para demostrar fortaleza física y se asume el rol de dominado manteniendo el orden defensivo como premisa. Se podrá argumentar que no están dadas las condiciones para jugarle de igual a igual a un equipo consolidado como el de River, pero eso suena más que nada a excusa. Boca parte de la idea de que hay que vestirse con una pesada armadura defensiva, aun sabiendo que eso dificultará después los movimientos de ataque. Villa fue la excepción de la regla: cumplió con el pedido de taparlo a Montiel y fue decisivo en ataque. El colombiano logró lo que tanto se le reclamaba (frialdad para la definición, con toque exquisito) y redondeó un partidazo. Fue el más iluminado de un equipo que funciona con flashes y relámpagos (el gol de Wanchope, el jugadón de Tevez antes del 2 a 2) pero que deja la sensación que eso no será suficiente en una hipotética final con River o en las semis contra el Santos. Entre los déficits de Boca también hay que anotar la turbia relación de Zárate con sus compañeros y en especial con Wanchope, que estalló en pleno partido como una gran actuación para las cámaras. Zárate, que es un gran jugador, no tiene continuidad y está empeñado en demostrar su capacidad en las oportunidades que le toca entrar pero en los últimos tiempos las desaprovecha una a una. Ábila no le pasó la pelota en un contraataque fulminante, un poco por torpeza y otro poco porque Armani lo atoró bien, pero Zarate entendió que no se la había dado deliberadamente e hizo público y notorio su malestar. No ayudan esos gestos.

Boca, que viene de una maratón de partidos muy intensa, guardó a Salvio, Fabra y López, mientras espera por la recuperación del Pulpo González para poner en la cancha contra el Santos al mismo equipo que le ganó a Racing. Sus posibilidades se van a acrecentar si toma el partido de ida con el mismo ánimo y una convicción similares a las que mostró en aquel encuentro de cuartos de final. Si Villa y Salvio están más para desequilibrar que para amortiguar al rival; si Tevez puede exhibir un poco más seguido jugadas de jerarquía como la del empate definitivo, a Santos se la va a hacer difícil.

El equipo brasileño sostenido con jóvenes de mucho talento (Kaio Jorge de 18, Vinicius Balieiro de 21, Lourenço de 19) y un indiscutible crack como Marinho, de 30 años, tiene un técnico muy bicho Cuca, que viene tomando nota de los altibajos y los vaivenes de Boca. El DT les debe haber advertido a sus jugadores, para motivarlos, que aquí se habla, apresuradamente de la superfinal argentina en el Maracaná. Los 180 minutos contra Santos le ponen a Boca la vara muy alta.



Fuente link:

Categorías
Argentina Líbero

Los mil y un escenarios que baraja el Abierto de Australia | El primer Grand Slam de 2021 tendrá cambios inéditos



Australia es uno de los países con manejo más eficaz de la pandemia. Desde la irrupción del coronavirus suma alrededor de 28 mil casos, con menos de mil muertes. El tópico sanitario, al parecer, está controlado. Por eso el Abierto de Australia, el primer Grand Slam de la temporada, se jugará en circunstancias anómalas y contará con rigurosas medidas de seguridad para evitar mayores contagios. Los cambios más resonantes, por lo pronto, serán la fecha y las condiciones: tendrá lugar del 8 al 21 de febrero, tres semanas más tarde que lo habitual, y exigirá una cuarentena muy estricta para todos los participantes. 

Disputado en Melbourne, la capital costera del Estado de Victoria, el torneo todavía no tiene definido si podrá realizar la qualy. En caso de hacerse hay dos confirmaciones: será del 5 al 13 de enero y fuera del país. Si bien se anunciará esta semana, lo cierto es que hay distintas opciones para la sede: las mujeres podrían jugar en Dubai o en Singapur, mientras que para los varones, además de Dubai, surgen Los Angeles y Florida como alternativas. La ciudad de los Emiratos, a esta altura, pica en punta.

¿Por qué la clasificación se jugaría un mes antes del torneo? Las negociaciones entre el gobierno de Victoria y Tennis Australia, una de las federaciones más poderosas del mundo, derivaron en una estricta cuarentena obligatoria: todos los participantes, tanto los clasificados como los que tienen asegurado su lugar en el cuadro principal, tendrán que llegar a Melbourne a más tardar el 17 de enero. Y para eso el torneo encendió un plan cinematográfico: pondrá vuelos charter para que los jugadores puedan arribar a Melbourne desde ciertos puntos neurálgicos y no desde cualquier parte.

Según pudo averiguar Líbero, esos puntos serán Dubai, Singapur y Los Angeles: de allí partirán entre el 15 y el 16 de enero los eventuales 16 clasificados de cada cuadro, entre 6 y 10 alternos -jugadores que esperan una baja para ingresar- y los 104 del cuadro principal. Si Nadia Podoroska, por mencionar un caso, quisiera viajar a Melbourne desde Argentina o desde Alicante, donde vive hace dos años, no podría hacerlo. Se entiende, aunque no está confirmado, que aquellos traslados hacia las bases de salida también correrían por cuenta del torneo.

Si no se llegara a desarrollar la qualy surgen otras opciones. Como sucedió en la previa del US Open, la WTA analiza impulsar un torneo alternativo: en aquel momento fue en Praga, con un WTA 125 de 128 jugadoras que actuó como un salvataje de buena cantidad de puntos y dinero para quienes se quedaron sin jugar la clasificación.

El 1° de febrero, una vez finalizado el período de aislamiento obligatorio, podría haber uno o dos torneos previos fuera de la burbuja y otros dos para la segunda semana del Abierto de Australia, destinados a los jugadores eliminados en los primeros días. Serían eventos de categoría 250 y 500, aunque también se podría añadir algún WTA 125.

Más allá de que los protagonistas aún no tienen las confirmaciones pertinentes, la idea de la organización quedaría conformada de la siguiente manera: todos arribarían a Melbourne a mediados de enero, harían las dos semanas de inflexible cuarentena y jugarían un torneo previo desde el 1° de febrero, el Grand Slam y, en caso de quedar afuera temprano, un tercer torneo la segunda semana. Sin dudas, un torneo atípico.

Detalles de una burbuja sin precedentes

Todos los participantes del Abierto de Australia deberán cumplir una cuarentena de dos semanas, aunque el gobierno de Victoria concedió algunos mínimos permisos por tratarse de un certamen de Grand Slam. Si bien no podrán alojarse en casas privadas, sólo en hoteles dispuestos por la organización, tendrán permitido entrenarse fuera de sus habitaciones durante el lapso de aislamiento. El tiempo habilitado, sin embargo, resultaría escaso: serán hasta cinco horas por día, con dos de tenis, dos de físico y una para comer, mientras que las 19 restantes los protagonistas estarán obligados a permanecer en sus habitaciones. Desde ATP y WTA pelean por extender ese tiempo a siete horas.

La
primera de las dos semanas se podrá entrenar sólo con un jugador, siempre
con el mismo; la segunda se extenderá ese derecho a tres, por lo que estará permitido trabajar en grupos de cuatro. Todos serán sometidos a cinco test durante el aislamiento: al momento del arribo al país, 48 horas después, a los siete días, a los diez y a los catorce. Pasadas esas dos semanas serán “libres” de circular por donde quieran.

[email protected]



Fuente link:

Categorías
Argentina Líbero

Cuando Alí y Bonavena pararon la Argentina | A 50 años del mítico combate en el Madison Square Garden



Mediático antes que los mediáticos existiesen, jefe de su propia prensa y su propia imagen, Oscar Bonavena convocó, uno por uno, a los cronistas de aquel entonces de la radio, la televisión, los diarios y las revistas. La cita fue en la puerta de la embajada de los Estados Unidos. Y todos concurrieron. Porque Ringo no defraudaba: si él llamaba era por algo y había nota asegurada. Cuando salió del edificio, se encendieron las cámaras y los reflectores y más o menos, se dió este diálogo:

-Ringo, ¿que viniste a hacer a la embajada?

-Vine averiguar cuantos años de cárcel me van a dar por matar a un negro…

De esta manera tan propia de él, Bonavena anunció su pelea ante Muhammad Alí. Los especialistas de la época inmediatamente supusieron una masacre, una paliza inmisericorde pero se equivocaron: el lunes 7 de diciembre de 1970, hace 50 años exactos, Ringo dejó hasta el último de sus sudores sobre el ring legendario del Madison Square Garden de Nueva York y lo peleó de igual a igual al mítico ex campeón mundial de los pesados. Perdió por nocaut técnico en el 15º y último round. Pero dejó su orgullo bien alto. Y a la Argentina flameando de la emoción: medio siglo más tarde, ese combate sigue siendo uno de las tres más importantes de todos los tiempos del boxeo nacional. Y uno de los acontecimientos deportivos mas impactantes que se recuerden.


Esa noche, solo los locos, los distraídos y los indiferentes salieron a las calles. Buenos Aires (y buena parte de las ciudades y pueblos del país) fue un páramo. Como si la pandemia se hubiera anticipado 50 años.
Nadie ocupó una mesa en los restaurantes, una butaca en los cines y los teatros y un asiento en los taxis. Y hasta los amantes detuvieron sus amores. Como una compulsión extraña e inmanejable, todos quedaron imantados delante de la pantalla en blanco y negro de Canal 13 que dio la pelea con los brillantes relatos de Ricardo Arias al borde del ring del Madison y con Carlos Monzón, Amilcar Brusa y Eduardo Lausse comentando desde los estudios, bajo la conducción de Fernando Bravo y Ricardo Podestá. La marca de 79.3 puntos de rating es, aún hoy, la segunda de la historia de la televisión argentina, sólo por detrás de los 81 que hizo la semifinal del Mundial de 1990 entre Italia y Argentina. Otro país y otra tele. 

Se justificaba la expectativa. Alí era el boxeador más famoso del mundo. Le habían quitado el título de los pesados en 1967 por haberse negado a combatir en la guerra de Vietnam y el 26 de octubre de 1970 había conseguido una autorización para reaparecer en Atlanta (Georgia) ante Jerry Quarry, a quien derrotó por nocaut técnico en el 4ª round. Bonavena, en tanto, era el pugilista más popular de la Argentina, pero no el más querido. A muchos argentinos les molestaba sus modos irreverentes y desbocados, su elevada autoestima y su machismo porteño. Muchos televisores se encendieron aquella noche para ver como el ex campeón del mundo despanzurraba al gran bocón nacional.

Bonavena llegó a Nueva York el 16 de noviembre. Pero en Ezeiza volvió a hacer de las suyas: denunció que Alí había mandado a ponerle una bomba al avión e hizo bajar a todos los pasajeros y a la tripulación. La idea era que se hablara de la pelea. Pero sin descuidar el entrenamiento: los 92.500 kilos que registró en la balanza fueron el mejor peso de su carrera. Y el pesaje fue un show que se puede recuperar a través de los videos de YouTube. Alí habló a borbotones y anunció que en el 9º asalto terminaría la pelea. Ringo le contestó con la picardía de Parque Patricios.

El periodista Ernesto Cherquis Bialo le fue traduciendo las bravatas de Alí y él le respondió sin quedarse atrás: con voz aflautada, lo acusó de cobarde (“chicken, chicken”) por no haber ido a combatir a Vietnam, se tapó la nariz “para no sentir su olor a negro” y hasta amagó lanzarle un golpe. Para Bonavena valía todo a la hora de ganar espacios en los medios y cortar boletos. La noche del combate, 19.417 espectadores pagaron su entrada en el Madison. Fue un buen negocio de Bob Arum, cuya promotora Top Rank daba sus primeros pasos seguros en el mundo del boxeo, que aún prosiguen 50 años más tarde. También para Bonavena que cobró una bolsa de 150 mil dólares, la mayor de su campaña.

Y a esta altura, conviene hacer una aclaración. Porque la historia se ha falseado y se ha dicho que Ringo llegó a derribarlo a Alí y no fue así: en la dramática novena vuelta, el estadounidense marró un ampuloso swing de izquierda y se fue a la lona, pero por su propio impulso, no por un golpe de Bonavena, quien segundos después, lo prendió en la mandíbula con una zurda voleada y lo obligó a un amarre desesperado. Gil Clancy, el experimentado técnico estadounidense contratado para la ocasión, lo había mandando a trabajar sobre los golpes de Alí. Muy cerca estuvo la estrategia de dar resultado.

En el último descanso, del 14º al 15º round, Bonavena, sabedor de que había hecho una gran pelea pero que estaba perdiendo en las tarjetas de los jurados, desoyó las indicaciones que Clancy le gritaba en inglés y los hermanos Juan y Bautista Rago, en castellano. “Los mandé a todos al carajo y me jugúé la mía” reconoció años más tarde. Pero el albur de la mano salvadora se le volvió en contra. Con lo último que le quedaba y luego de haber recibido más de lo que esperaba, Alí pescó a Bonavena en un cruce con una izquierda en contragolpe y lo mandó a la lona. Ringo se levantó con las piernas flojas y la mirada vidriosa y siguió guapeando. Pero Alí no lo disculpó: se mantuvo cerca de él, lo derribó dos veces más y lo puso nocaut al minuto y tres segundos del asalto final.

Hasta su muerte sucedida el 22 de mayo de 1976 a las puertas del burdel Mustang Ranch en Reno (Nevada). Bonavena buscó que le dieran el desquite. Pero no tuvo suerte. Su carrera, manejada por el capomafia Joe Conforte, había dejado de interesarle a los grandes intereses del boxeo. Además, Alí y sus managers no deseaban enfrentar a boxeadores protegidos por los gangsters. Por eso, la revancha se diluyó en el tiempo. Y aquella noche fue única. Alí y Bonavena detuvieron el pulso de la Argentina. Ganó Alí. Pero Ringo, aún en la derrota, conquistó para siempre a los argentinos que le levantaron en su corazón (y en Parque Patricios) un monumento a la guapeza.

La pelea completa



Fuente link:

Categorías
Argentina Líbero

Mara Gómez: “Cumplí un sueño no soñado, algo que creí inalcanzable” | Entrevista exclusiva con la delantera trans, a horas de su debut en Primera



Mara Gómez explica el objetivo de Villa San Carlos para lo que queda del Torneo Transición. Mara Gómez recuerda los consejos que su entrenador le dio para exprimir al máximo sus explosivas destrezas en el área rival. Mara Gómez se aferra a lo concreto y asegura que no se ha despertado de un sueño en el que jugaba su primer partido como futbolista de la Primera División del fútbol argentino: Mara sabe al fin que ya no tiene que soñarlo más, está a unas pocas horas de vivirlo. Este lunes, ante Lanús (a las 9, por TNT Sports), por la segunda fecha del Torneo Transición femenino, debutará oficialmente como jugadora de Villa San Carlos, conjugando finalmente su deseo sobre el verde césped y también poniéndole el cuerpo a un tiempo histórico: Mara Gómez se convertirá en la primera futbolista trans en disputar un torneo de la máxima categoría del fútbol nacional.

Si faltaba alguna piedra en su camino, el coronavirus llegó también para retrasar su estreno en Primera. Y aunque la habilitación definitiva llegó este viernes, lo que en sus sueños era un estadio sonriendo con su debut mutó, por culpa de la pandemia que aún castiga al mundo, a un marco de tribunas vacías atestiguando el triunfo de su lucha en clave de intimidad futbolera. “Me hubiera gustado que no existiera la pandemia para vivir este momento. Sé que, en mi debut, un montón de gente hubiera estado acompañándome, esperando este día conmigo”, le cuenta Mara a Página/12 en una entrevista cedida a horas de su estreno. “Llegó el momento, estoy por debutar y lo voy a disfrutar muchísimo”, se recuerda la joven platense de 23 años, que ahora ya se suelta a imaginarse sobre el verde césped.

-¿Qué sentís al poder decir eso: que estás por debutar?

-Siento que se cumplió un sueño no soñado, algo que creí inalcanzable, también indispensable para mí. Después de todos esos pensamientos que me hicieron creer en mi adolescencia que yo no iba a poder ser nadie, hoy la vida me demuestra, y nos demuestra, que tenemos la oportunidad de cambiar como sociedad, de brindarnos y abrir la puerta a las oportunidades, de hablar de inclusión. Años atrás era muy difícil hablar de esto, se logró algo que costó mucho tiempo y yo sé que ésta no es una conquista sólo personal, sino social y colectiva. Sé que es un triunfo que representa al colectivo LGBT, que por mucho tiempo ha sido el grupo minoritario más excluido de todo, excluido a la marginalidad, a no tener una vida digna, ni derecho al trabajo, a la salud, a la educación. Lo que pasa conmigo como futbolista es también una muestra de que como sociedad estamos avanzando, gracias a derechos que va ampliando el Estado, a que nos sentimos más acompañadas y amparadas por la ley, a que vemos una diferencia.

-A horas del día más feliz de tu vida, pensás en todes, no sólo en vos.

-No pienso en mí porque yo le tuve miedo a la vida en la adolescencia, porque veía el entorno y veía cómo el colectivo LGBT era maltratado y violentado día a día. Ahora siento que estoy protegida, que lo estamos, que abrimos espacios y conquistamos ámbitos sociales. Eso me pone muy feliz. Y también pensar en debutar: la verdad es que no sé cómo voy a reaccionar, más allá de hacer lo que amo, que es jugar al fútbol.

Mara con sus compañeras de Villa San Carlos (Imagen: Instagram).

-¿El fútbol, como deporte en equipo, te enseñó eso de mirar en clave colectiva?

-Sin dudas. Mi rol era y es hacer goles, pero siempre les dije a mis compañeras que mis goles salen del pie de todas, desde que saca la arquera y la pelota atraviesa al resto de las rivales hasta que llega a mí, que soy la última del equipo en la cancha. No gano yo, gana el equipo. Siempre tengo ese pensamiento: no soy individualista y es una enseñanza que me dio el fútbol.

-¿Qué cosas creés que te van a pasar por la cabeza?

-Voy a explotar de alegría, de saber que estoy en un club de Primera División, que soy referente para mucha gente, porque recibo muchos mensajes de personas que se identifican conmigo y mi situación. Que haya personas que me agradezcan lo que logré me hace sentir que lo que he pasado, aquello que me hizo llegar hoy a donde estoy, pudo hacerle bien a alguien. Y eso no vale la pena, ¡vale la vida! Disfruto de eso. Años atrás el mundo discutía si alguien de piel negra podía estar sentado en la escuela al lado de alguien de piel blanca, y ahora estamos hablando de la primera chica trans en el fútbol de la maxima división de Argentina. Eso lo vamos generando como sociedad.

-¿Cómo te hace sentir eso, que es parte de tu lucha?

-Ahí es cuando pienso que no es una conquista personal sino colectiva. ¿Cuánta diferencia ha generado la sociedad en todo el mundo y en tantos años con la discriminación por la autopercepción, con la mujer inferiorizada en la sociedad, con su discriminación por color, físico y tanto más? Eso es lo que hay que seguir cambiando con educación. Yo lo único que hice fue jugar al fútbol sin límites, y lo logré. Soy una futbolista, me llamo Mara Gómez, pero para la sociedad voy a ser siempre esa referente. Me toman como un ejemplo.

-¿Y vos te sentís un ejemplo?

-Lo tomo con mucha normalidad. Me siento una más, igual que todas las personas. Soy una más. El apoyo que me dio la gente es parte de esta conquista. Yo puse el cuerpo, la voz, la fuerza y el corazón para soportar todo en el camino, pero la gente también lo hizo posible con su acompañamiento. No sólo fue gracias a mis deseos y sueños. Hubo un gran apoyo por muchas personas y estoy principalmente agradecida a Lorena, mi representante, que me dedicó gran parte de su vida y su tiempo. Ella me contuvo muchas veces cuando quise abandonar, cuando no podía más, haciéndome ver de otra manera las cosas. También gracias a ella lo logramos.

-¿Cuándo fue que pensaste en abandonar?

-Claramente, la cantidad de discriminaciones que he recibido este año han ido a la par del apoyo. Más allá de la fortaleza que tengo para soportar muchas cosas, a veces me angustiaba mucho. También la desesperación de soportar indecisiones para que yo pueda estar hoy acá, ya vinculadas a mi vida, porque esto no es sólo fútbol para mí. Siempre me costó todo… A todas las personas nos cuestan las cosas, pero a mí todo me cuesta cinco veces más. Siento que lo mío siempre va a ser difícil. Y hoy lo conquisté, algo inesperado, algo inexplicable. La vida me hace ver otra realidad: ahora empiezo a creer que todo se puede, que nada es imposible.

-En este tiempo, ¿sentiste más apoyos o resistencias a tu llegada al fútbol de Primera?

-Ambas cosas. Y tuve la fortaleza de atravesar todo: de ser la cara en todos los medios y que se nombre como Mara Gómez a la chica trans, a la futbolista trans, destacada por ser futbolista pero también por ser trans… Es como hablarle de mi vida íntima a todo el mundo, muchas veces me he sentido incómoda. Y hoy me siento muy orgullosa, ya no tengo que recordarle quién soy a nadie. Creo que esto también me sirvió para reconocer que tengo que aceptarme y amarme más. Y también sentí el apoyo de diferentes instituciones: la Intendencia de Berisso, el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación y de la provincia de Buenos Aires, la Defensoría del Pueblo, se pusieron a disposición de lo que yo necesitara. Estuve siempre apoyada, no estuve sola, pero fue un combo lo que viví.


-¿Y el fútbol femenino, cómo te recibió?

-Tuve mucho apoyo de jugadoras de Primera de varios clubes y hasta de otros países, que me felicitaron y agradecieron por haber puesto fuerza, voluntad y valentía. También de futbolistas de la Selección: Belén Potassa me estuvo escribiendo estos días, apoyándome y diciéndome que no iba a estar nunca más sola. Ruth Bravo también se comunicó conmigo. Apoyo tuve y eso me incentivó a seguir: saber que el fútbol femenino no siente que haya una ventaja, sino que apoya la inclusión y la igualdad de oportunidades. Eso me enorgullece mucho.

Amasar sueños con forma de pelota

La delantera de Villa San Carlos -integrante del plantel, pero sin contrato profesional- se ceba un mate y espera, entre ansiosa y feliz, la llegada de su partido soñado. A través de la tevé, muchos y muchas podrán conocer la faceta goleadora de Mara, una nueve que viene de ser bicampeona con el club Las Malvinas en la Liga Amateur Platense, con 16 gritos en su último torneo allí. No será novedad para Juan Cruz Vitale, entrenador de Villa San Carlos, que lo tiene bien presente. “Sabe que lo mío es el remate al arco, siempre me dice que en la primera de cambio patee al arco”, cuenta la futbolista.

En enero, por las calles de La Plata, cuando se conoció su deseo de jugar en Primera (Imagen: Enrique García Medina)

A falta de una cancha y su pelota, y para aliviar esa mezcla de ansiedad y espera que la acompañó en la pandemia, Mara puso literalmente las manos en la masa. “Amasaba pastas y amasaba mis sueños -se ríe la jugadora-. Sé hacer pastas caseras, ravioles, canelones, ñoquis, y durante la cuarentena me la pasé cocinando. Pero la verdad es que sí, fui de a poco viendo el cambio que iba surgiendo en mi vida, poniendo en orden mis sueños y mis objetivos”. Su mamá Carolina y su pareja Juan, sus hermanas Keila, Kiara, Yamila y Evelin, junto a su marido Roberto y su sobrina Kima, quizás no puedan estar este lunes en el estadio Genacio Sálice -por las disposiciones que exigen los tiempos pandémicos-, pero sin dudas la acompañaron y degustaron esas delicias que nacían mientras amasaba sus sueños con forma de pelota.

-¿Cómo te recibió el equipo?

-Mis compañeras me apoyan un montón, me tratan bien, con normalidad, nunca sentí ninguna diferencia. Tuvimos muchas bajas en el plantel, pero llegaron nuevas jugadoras con calidad de juego y conocimiento. Hay un gran ambiente, todas tiramos para el mismo lado, somos muy compañeras.

-¿Cuál es el objetivo de Villa San Carlos para este Torneo Transición?

-Empezar a sumar puntos, principalmente (NdeR: en su debut, la semana pasada, el equipo debutó con una derrota por 3 a 0 ante Racing, como visitante). Queremos poner en la cancha todo lo que hemos entrenado estos meses, empezando a probar y mejorar técnicas y tácticas, venga el rival que venga. Lo único que pienso del partido con Lanús es que hay que ganarlo, y lo vamos a ganar.

-Futbolísticamente, ¿cómo estás?

-Bien. A comparación del primer día, cuando volvimos a los entrenamientos presenciales, que casi me desmayo por el sedentarismo del aislamiento, ja. Si bien entrenábamos por Zoom, me faltaba la incentivación de tener a alguien al lado. Hoy me siento re bien, estoy a la altura de mis compañeras.

-¿Creés que alguien de tu familia pueda acompañarte en el debut?

-Está un poco difícil, porque los protocolos no permiten público y hay muchas limitaciones, pero estoy tratando de ver si puede estar mi mamá. Lo bueno es que lo van a pasar por la tele, así que mi familia lo va a poder ver.

Junto a Chiqui Tapia y Lorena Berdula, tras la autorización de la AFA (Imagen: Instagram).

-¿Te gustaría hacer un gol?

-Uy, sí, es lo que más quiero.

-¿A quién se lo dedicarías?

-A Lore y a mi mamá… Pero no sólo por ser mi mamá, sino porque gracias a que ella no me juzgó, me entendió y me abrazó toda mi vida, pude cumplir estos sueños. Me apoyó desde la humildad y me dio todo lo que pudo. Y además es cábala, siempre estuvo en momentos importantes de mi vida; aunque no ha venido a tantos partidos, cuando fui campeona y bicampeona, vino a las finales y me vio.

-Juguemos a ganarle a la pandemia: si hubiera público, si tuvieras tu tribuna soñada, ¿quiénes estarían?

-Lorena y mi familia, seguro. También me gustaría que estuvieran mi papá, las chicas de Malvinas, mi técnico del año pasado, que además es un gran amigo, y todo ese montón de gente que me apoyó, que me estuvo alentando. Me gustaría que pudieran estar todas las personas.

En aquella nota que hicimos en enero, cuando pedías tu habilitación, contaste sobre momentos muy duros que atravesaste, en los que no le encontrabas sentido a la vida. ¿Hoy sos feliz?

-Hoy soy totalmente feliz. Desde que llegó mi habilitación el viernes, empecé a relajarme, mi cuerpo pudo descansar, estoy menos estresada. Ahora quiero disfrutar de esto que tanto me pesó.

-¿Qué le dirías hoy, a horas de debutar, a esa Mara Gómez de 15 años que tenía tanto miedo y dolor encima y se aferró al fútbol para seguir adelante?

-Le agradecería por todo lo que atravesó. Por la fuerza que puso, por entregar el alma y el corazón en cada paso. Por todo lo que supo soportar. Porque yo me quise suicidar muchas veces, pero hoy esas son cosas del pasado. Hoy estoy acá logrando algo importante. A la Mara de la adolescencia, hoy quiero agradecerle porque siguió viviendo. Y si hago un gol, se lo voy a dedicar.





Fuente link:

Categorías
Argentina Líbero

Maradona, el fin de la resurrección   | Opinión




| Opinión



Fuente link: