Un golpe para la oposición | La vuelta de Schiaretti al PJ



La vuelta del gobernador de Córdoba al PJ es un golpe fuerte a la oposición si se tiene en cuenta que es una de las provincias donde más votos tuvo Mauricio Macri.

Si alguien piensa que el gobernador de Córdoba cambió de idea al decidir reintegrarse a la orgánica del PJ después de nueve años, está equivocado. Tampoco es que haya cambiado el PJ. Lo que motiva estos cambios de posición de Schiaretti son los cambios en una porción importante de su base electoral.

El golpe de timón se da cuando ya se conoce el trazo grueso de la política con el campo, sobre todo con relación a las retenciones que provocaron un conflicto que impactó de lleno en los cordobeses.

No es que aplaudan las nuevas retenciones, sino que una parte de esa base social no las verá como un ataque. Es la expresión del corrimiento de un límite. Las políticas del oficialismo han logrado correr las fronteras de su influencia.

El anuncio se conoce después del discurso presidencial ante la Asamblea Legislativa, donde se anunciaron varios temas importantes como una ley para la interrupción voluntaria del embarazo, una reforma judicial de hecho, que la corporación de medios calificó como el intento de lograr impunidad para los funcionarios kirchneristas, y las retenciones.

Son tres medidas polémicas y de alto impacto, que seguramente serán utilizadas por la oposición para armar su estrategia contra el Gobierno. La decisión de Schiaretti daría la impresión de que la oposición cerrada que anuncia la derecha solamente impactaría en su núcleo más cercano, sin irradiar hacia sectores que los han acompañado otras veces.

Cualquiera sea la explicación, lo que el gobernador está viendo es la dificultad de estructurar un frente sólido por parte de la oposición. En ese escenario no le dejan lugar. El radicalismo y el PRO tironean entre sí y dentro de las dos fuerzas también hay tironeos. No hay lugar para un francotirador del peronismo.

Además, la actitud de apertura del Presidente tiende un puente que le permitirá negociar mejor con el Gobierno sin la necesidad de estar especulando todo el tiempo con el voto de sus legisladores nacionales. De esta forma, tendrá un espacio de alianzas y llegada directa al corazón de la gestión.

Pero es evidente que antes de tomar la decisión debe haber medido su impacto en la base que lo respalda y, sobre todo, el efecto de las medidas anunciadas en la Asamblea Legislativa. Y esa es una buena señal para la Casa Rosada.



Fuente link:

La impresionante foto panorámica de Marte que tomó la NASA | Tiene una resolución de más de 1.800 millones de píxeles



La NASA logró capturar la imagen panorámica de la superficie de Marte con mayor resolución de la historia. La foto es el resultado de más de mil imágenes tomadas en 2019 y ensambladas entre ellas. El resultado es una panorámica de más de 1.800 millones de píxeles que muestran el “Glen Torridon”, una región al lado del Monte Sharp que está siendo explorada por el robot Curiosity.

Las fotos fueron tomadas entre el 24 de noviembre y el 1 de diciembre, cuando el equipo de la misión estaba de vacaciones por Acción de Gracias. Con pocas tareas propias del proyecto, el robot tuvo la oportunidad de obtener imágenes de su entorno desde el mismo punto de vista varios días seguidos.

Curiosity requirió más de seis horas y media durante cuatro días para capturar las tomas individuales. Para garantizar una iluminación constante, limitaron la toma de las imágenes entre el mediodía y las 2 de la tarde, hora local de Marte.

“Mientras muchos de nuestro equipo estaban en casa disfrutando del pavo, Curiosity produjo este festín para los ojos”, dijo Ashwin Vasavada, científico del proyecto Curiosity de la NASA. “Esta es la primera vez durante la misión que dedicamos nuestras operaciones a un panorama estéreo de 360 grados”, agregó.

En 2013, Curiosity logró una foto panorámica de 1.300 millones de píxeles con ambas cámaras Mastcam. Sus cámaras de navegación en blanco y negro proporcionan imágenes del propio vehículo. Luego los especialistas  las ensamblan creando mosaicos compuestos y combinando sus bordes para crear una apariencia perfecta.



Fuente link:

Biden se agranda con la salida de Bloomberg   | El tablero político después del Supermartes demócrata en Estados Unidos



Fortalecido por los buenos resultados del supermartes
en Estados Unidos, el exvicepresidente Joe Biden recibió un nuevo envión luego de que el multimillonario Michael Bloomberg suspendiera su campaña y le diera su respaldo. Previamente habían renunciado los moderados Pete Buttigieg, Amy Klobuchar y Beto O´Rourke, que también ratificaron su apoyo a Biden. La carrera para enfrentar al presidente Donald Trump en noviembre, que hasta hace poco sumaba a más de media docena de candidatos, es ahora una puja entre dos políticos de larga trayectoria pero con posturas ideológicas muy diferentes. Biden ganó el martes en al menos nueve de los 14 estados en juego, entre ellos Texas, y se imponía por la mínima en Maine. En el otro extremo, la victoria de Sanders en el importante estado de California le dio oxígeno a sus posibilidades de cara a las internas del diez de marzo en Idaho, Michigan, Misisipi, Misurí, Dakota del Norte y Washington.

El ganador indiscutido de la larga noche del martes fue el exvicepresidente Joe Biden, que se quedó con el primer puesto en Texas, Carolina del Norte, Virginia, Massachusetts, Minesota, Tennessee, Alabama, Oklahoma y Arkansas, y lo hacía por un punto de diferencia sobre Sanders en el estado de Maine, con más del 80 por ciento del recuento de votos.

El desempeño de Biden confirma la remontada que empezó la semana pasada en Carolina del Sur. Había finalizado cuarto en los caucus de Iowa, quinto en las primarias de Nuevo Hampshire y obtuvo un segundo lugar, aunque muy lejos del ganador Sanders, en los caucus de Nevada. Los resultados del supermartes lo posicionan ahora como favorito.

Pero más que la victoria en los estados, la clave está puesta en la obtención de los delegados que elegirán al nominado en la convención de Milwaukee de julio. Por el momento, y mientras se siguen contando los últimos votos, Biden avanza en la interna, con 453 delegados frente a los 382 de Sanders.

Podrían pasar semanas o incluso meses hasta que el partido demócrata elija al rival de Trump para los comicios del tres de noviembre. Pero la reformulación de la interna como un duelo personal entre moderados y progresistas quedó de manifiesto cuando el exvicepresidente y el tres veces senador se dispararon críticas indirectas en sus respectivos discursos de victoria desde extremos opuestos del país.

“Hay gente hablando de revolución. Nosotros iniciamos un movimiento”, dijo Biden en Los Angeles, aludiendo al eslogan de su adversario de izquierda. “Hace solo unos días la prensa declaraba a esta campaña muerta y luego llegó Carolina del Sur. Estamos creando una campaña que puede unir al partido y vencer a Donald Trump”, agregó.

Uno de los rasgos principales de la larga lista de triunfos de Biden fue su gran respaldo entre los afroestadounidenses, un factor clave para cualquier candidato presidencial demócrata. Aunque su desempeño estuvo muy por debajo entre el enorme electorado hispano, que en su mayoría se inclinó por Sanders.

Frente a la gran performance de Biden, el senador Bernie Sanders se llevó cuatro estados, entre ellos el gran premio de la noche: California, el estado mas poblado de Estados Unidos y el que más delegados aporta, 415. Su importante victoria le permite conseguir 48 delegados contra los 27 de Biden, con más del 90 por ciento del escrutinio realizado. Sanders, de 78 años, se define como socialista y democrático e impulsa una revolución que cambie de raíz a la economía estadounidense.

Sin nombrar a su rival en la interna demócrata, el senador de Vermont disparó contra Biden, a quien pintó como un político del establishment financiado por multimillonarios. “No se puede vencer a Trump con los mismos viejos políticos, con las mismas políticas”, señaló desde Vermont, el estado por el cual es senador. Sanders se refirió además al actual mandatario como “el presidente más peligroso de la historia de este país”.

Si los ganadores del supermartes fueron, con matices, Biden y Sanders, los grandes perdedores fueron sin duda la senadora Elizabeth Warren (ver recuadro) y el multimillonario Michael Bloomberg. Pese a haber invertido cifras récord de dolares de su propio bolsillo en su campaña, Bloomberg tuvo una noche decepcionante, y el miércoles anunció la suspensión de su candidatura y el apoyo a Biden. Sus exrivales Amy Klobuchar y Pete Buttigieg ya habían abandonado la carrera en vísperas del supermartes y anunciado también su respaldo a Biden.

En su cuenta de Twitter, el exalcalde neoyorquino dijo que su permanencia en la carrera dividiría el voto demócrata y haría “más difícil” derrotar a Trump en noviembre. El exalcalde neoyorquino no ganó en ninguno de los estados del supermartes, aunque tuvo un premio consuelo al triunfar en Samoa Americana, un pequeño territorio estadounidense en el Pacífico que reparte apenas seis delegados.





Fuente link:

Las jóvenes y los movimientos sociales | Algunos conceptos psicoanalíticos para entender los nuevos discursos juveniles



En los últimos años estamos asistiendo a un fenómeno social y subjetivo singular: el modo en que la gente joven se pone en movimiento, con diversos criterios de agrupación, para expresar en el ámbito público, en calles y plazas, su disconformidad hacia determinadas condiciones de vida críticas para con la salud, el ambiente, el trabajo, la educación, reclamando a las autoridades por cambios legislativos y poniendo en acción variados recursos para expresar su malestar. Desde las protestas juveniles para la defensa del ambiente y denuncias hacia la sobreexplotación salvaje de la naturaleza y por el cambio climático –como lo hace el ecofeminismo– hasta el repudio a la utilización de armas en las escuelas y de otros modos de violencia, la gente joven sale a la calle. El movimiento feminista no ha quedado ajeno a estos modos de manifestar su protesta y sus propuestas de transformación, y actualmente, con variadas modalidades, la gente joven ocupa las calles denunciando violencias de género diversas, poniendo en crisis los clásicos modelos patriarcales, así como también sus reclamos por la legislación relativa a la interrupción del embarazo, a la salud sexual y reproductiva, a la incorporación de la educación sexual integral en las escuelas, y muchas otras cuestiones referidas a condiciones de vida desigualitarias que merecen ser cambiadas. Las teorías y prácticas feministas, que iniciamos en Latinoamérica hacia los años 70 del siglo pasado, se vuelven a poner en práctica en los grupos juveniles, por ejemplo, mediante los grupos de autoconciencia sobre las condiciones de vida opresivas, subalternizadas, invisibilizadas, ahora con el agregado de nuevos dispositivos, originales y creativos, que hacen que aquella revolución silenciosa iniciada por muchas de nosotras en aquellas décadas, hoy pase a ser una revolución bulliciosa, con una polifonía de voces plena de significados y posibilidades. Antiguos lemas utilizados por entonces, tales como “hacer visible lo invisible”, y “lo personal es político”, son revitalizados actualmente por la gente joven.

Se trata de un colectivo juvenil, formado en su mayoría por adolescentes y jóvenes, que se ha configurado como un nuevo sujeto político, que reclama tener su propia voz, y ser escuchados, no sólo como sujetos de derechos, sino también como sujetos sensibles y atentos al modo en que evalúan sus experiencias, tanto desde el punto de vista subjetivo como social. Quienes venimos del campo del psicoanálisis con perspectiva de género escuchamos sus voces, sus malestares, y procuramos darle sentidos no sólo en clave individual sino también como parte de un colectivo, el juvenil, que padece condiciones específicas de sufrimientos. En una escucha calificada de sus malestares, hemos incorporado la noción de empoderamiento, o sea, la capacidad que puedan desarrollar para ser sujetos de la enunciación de sus conflictos, con su particular lenguaje y modos de expresión, y no sólo objetos de los discursos de quienes hablan por ellos. La gente joven, con sus particulares lenguajes y modos de expresión, trata de demostrar que lo que manifiestan es creíble, a menudo relatando experiencias vividas que sobrepasan sus límites porque se trata de situaciones abusivas. Tratamos de alejarnos de los contextos clásicos de la interpretación de estos sujetos sólo en clave adultocéntrica, además de androcéntrica –tan propia de las teorías y prácticas psicoanalíticas convencionales– y ofrecer otros recursos de escucha de sus conflictos, a partir de sus mismos protagonistas. Nuestra cultura patriarcal y adultocéntrica, o sea, centrada en las valoraciones y criterios basados en perspectivas masculinistas y de gente adulta, desconoce la riqueza y heterogeneidad con que se presentan los padecimientos de la gente joven actual, por lo cual necesitamos ofrecer nuevos recursos de comprensión para ese colectivo.

Para ello necesitamos disponer de una reflexión crítica respecto de aquel paradigma con que hemos operado hasta ahora, que suponía que nuestra posición como gente adulta nos otorgaba la máxima autoridad para configurarnos como sujetos de la enunciación. Algunos conceptos psicoanalíticos pueden contribuir a encontrar una clave de entendimiento para los nuevos discursos juveniles, entre ellos el análisis del juicio identificatorio y del juicio crítico. Una de las claves de inteligibilidad con que contamos para comprender los rasgos subjetivos creativos, las propuestas innovadoras, la disposición para las acciones específicas que proponen los jóvenes desde el punto de vista del género es la construcción del juicio crítico. El juicio crítico es una forma de estructurar el pensamiento, ligado al sentimiento de injusticia. Es un tipo de pensamiento que se consolida en la adolescencia, pero que ha encontrado sus precursores en la temprana infancia, a partir de la ruptura de un juicio anterior, que es el juicio identificatorio, que se desarrolla habitualmente durante el primer año de vida del infante humano. El juicio identificatorio opera con las reglas impuestas por el narcisismo temprano, donde no hay diferenciación Yo/no-Yo, una fase del desarrollo donde el supuesto es “yo-el otro somos lo mismo”. En el segundo año de vida, con la adquisición de la marcha y del lenguaje, la criatura experimenta la capacidad para alejarse de aquello –su objeto libidinal en la teoría psicoanalítica– con quien mantenía un firme lazo identificatorio. Poder utilizar sus capacidades psicomotrices y la adquisición de la palabra, fundamentalmente del “no”, lo habilita para alejarse, diferenciarse, de aquel objeto libidinal con quien había establecido un vínculo narcisista en el que “yo-el otro somos lo mismo”. A partir de la experiencia de frustración de ese supuesto, se inicia la ruptura del juicio identificatorio, porque va perdiendo eficacia la premisa de que “yo-el otro somos/deseamos lo mismo”. El juicio crítico consecuente con esta ruptura se instala como resultado de la puesta en crisis de aquel supuesto anterior, con la experiencia de la diferenciación, del recortamiento subjetivo. El colectivo juvenil que participa activa y críticamente en la construcción y deconstrucción de nuevas posiciones genéricas apela a esta modalidad del pensamiento, denominada juicio crítico.

Nuestra ubicación en América Latina también contribuye a que nuestra escucha y nuestras intervenciones androcéntricas y patriarcales pueda implicar la legitimación del modelo patriarcal, naturalizando la masculinidad hegemónica y la femineidad tradicional. El largo proceso iniciado ya hace varias décadas está mostrando sus efectos: ya no es aceptable en la mayoría de los contextos sociales, familiares, educativos, tolerar las conductas violentas, los abusos emocionales y/o sexuales, ni el silenciamiento ante los mismos cuando estos se producen aun en situaciones sacralizadas como las instituciones religiosas, familiares y educativas. Los lemas actuales que circulan en Buenos Aires, “No es no”, y “Yo te creo, hermana”, junto con el movimiento “Ni una menos”, y más recientemente “El violador eres tú”, dan cuenta de estos nuevos posicionamientos ante todo tipo de abuso, gestionados por colectivos de gente joven. Estos movimientos se acompañan de la deconstrucción crítica –y a menudo conflictiva– de los supuestos del amor romántico en los vínculos de pareja, así como en el vínculo materno-filial y en otros vínculos de intimidad, afrontando la decepción resultante cuando reconocen que este modo de amar y de desear puede llevar a desconocer situaciones de violencia entre los géneros, al interior de un mismo género, o entre las generaciones. No se trata de deconstrucciones sencillas: implican dolor, angustia y una dimensión ética que requiere hacerse cargo de la responsabilidad con que se involucran en los vínculos intersubjetivos. Es una responsabilidad individual y colectiva a la vez, para anticipar y prevenir todas las formas de violencia.

La gestión de la elaboración de estas situaciones conflictivas se realiza a veces en forma individual –es frecuente encontrarlas en las consultas y sesiones de psicoanálisis con perspectiva de género–, así como también en el interior de la vida familiar, y más acentuadamente, en los contextos grupales de las escuelas e instituciones educativas.

Una política de las subjetividades: la gente joven y los movimientos sociales

Estamos asistiendo a modalidades novedosas de construcción de los géneros, autorizando el discurso del colectivo juvenil como nuevos sujetos políticos a partir de sus experiencias subjetivas, lo cual supone adoptar una categoría de análisis que hemos caracterizado como política de las subjetividades, poniendo en foco las relaciones de amor y de poder entre los géneros, al interior de un mismo género, y entre las generaciones. Es una política de las subjetividades de carácter feminista, en que se pone nombre al malestar que anteriormente se sentía en forma difusa, difícil de expresar, percibido como un trastorno íntimo, individual, que merecía escasa credibilidad cuando se lo manifestaba públicamente. Aquella era una modalidad propia del género femenino tradicional, descrita ampliamente en la literatura feminista de décadas anteriores, basada en la experiencia vivida, encarnada y padecida por aquellas personas que anteriormente habían sido desestimadas en su capacidad de agenciamiento. Ahora necesitamos disponer del mismo dispositivo de inteligibilidad utilizado entonces, para comprender el malestar de este nuevo colectivo juvenil, enunciado por sus mismos protagonistas. Su fortalecimiento a menudo se produce gracias a los criterios de alianzas con otros grupos, tales como los de derechos humanos, los de preservación de la naturaleza tales como el ecofeminismo, etc.

En otro momento habíamos desarrollado la hipótesis de que es posible que en condiciones de crisis social, la participación activa en un proyecto colectivo promueve la salud mental de los sujetos, en contraposición con las actitudes de aislamiento y repliegue. Entendemos la salud mental como un estado de bienestar subjetivo que favorece la creatividad y las propuestas innovadoras. En el estudio antes mencionado nos hemos preguntado sobre algunas características que ofrece la incorporación a los movimientos sociales que podrían contribuir a la salud mental de la gente joven, y hemos realizado las siguientes propuestas:

a) Los movimientos sociales como espacios transicionales: el problema del reconocimiento.

Nuestra formación psicoanalítica nos permite suponer que la inclusión de los jóvenes en los movimientos sociales los habilita para integrarse en un espacio social distinto, específico, no asimilable a los clásicos espacios familiares, laborales, deportivos, artísticos, etc. Los movimientos sociales constituirían un espacio transicional, un concepto caracterizado el psicoanalista inglés D. Winnicott (1972) para otras circunstancias vitales, pero que en este caso podemos aplicar a los espacios intermedios entre una situación previamente establecida y el pasaje a otra aún desconocida a la que el sujeto tiende a incorporarse. Estos espacios transicionales participan de una doble inscripción: son objetivos y subjetivos a la vez. En tanto espacios objetivos, los movimientos sociales ofrecen a la gente joven incorporarse a grupos que diseñan actividades específicas, reunidos en determinados lugares, bajo ciertas circunstancias temporales y con objetivos establecidos en conjunto. Cuentan con una cultura propia que expresan mediante consignas, lemas y proyectos que son compartidos por todo el colectivo que está incluido en ellos. En sus aspectos subjetivos, los movimientos sociales contienen las fantasías, ilusiones, deseos, tensiones y conflictos de los sujetos que los componen, y que a menudo depositan en las estructuras de estos colectivos, ya sea para movilizarlos o bien para obstaculizarlos. Desde el punto de vista subjetivo, estos movimientos sociales requieren de quienes los integran una actitud de identificación y compromiso con sus proyectos y actividades, que da como resultado el reconocimiento mutuo. La búsqueda y el logro de reconocimiento por parte de sus pares es una de las motivaciones subjetivas fundantes para la inclusión en estos colectivos. Cuando el grupo fracasa en reconocer y aceptar a algunos de sus miembros, ya sea debido a rasgos de personalidad contrarios a la cohesión grupal, o bien a la disidencia con los proyectos o modalidades de interacción dentro del grupo, la crisis y ruptura del movimiento puede llevar no sólo al quiebre y la claudicación del mismo, sino también a una profunda situación de crisis personal en los miembros que lo integraban. En términos de las condiciones necesarias para contribuir a la salud mental de sus integrantes, este sería un factor de riesgo que operaría en detrimento del bienestar subjetivo de los sujetos involucrados. También se plantean problemas por el reconocimiento cuando hacemos un análisis desde la perspectiva de género. El supuesto de igualdad entre los géneros puede entrar en crisis cuando al interior de la organización de los movimientos se perciben desigualdades e inequidades, por ejemplo en la distribución y asignación de tareas, de tiempos, de oportunidades de acceso a los medios de difusión, a tomar la palabra en público, etc.

b) Los movimientos sociales crean figurabilidad ante la crisis.

Otro aspecto que merece destacarse desde la perspectiva psicoanalítica es que la participación de los jóvenes en los movimientos sociales crea figurabilidad, esto es, vuelven figurable, representable y comprensible, muchos aspectos de la realidad vivida y padecida, por ejemplo, ante la falta de trabajo en sociedades crecientemente desiguales que excluyen principalmente a los jóvenes del universo laboral, así como de otras inequidades generizadas. Esta posibilidad de elaborar una representación subjetiva y social de lo que sucede en situaciones de crisis les permite sobrellevar las situaciones inesperadas, contando con marcos de comprensión para la condición actual, que les habiliten para operar ante las nuevas realidades, si las perciben como desesperantes. El riesgo de catástrofe subjetiva, con una ruptura de todos los recursos previos de comprensión, está siempre como telón de fondo amenazante. Al reunirse con sus pares y encontrar nuevas significaciones a sus conflictos, y nuevas claves de comprensión de los mismos, el colapso subjetivo deja de ser tan amenazante porque puede compartir con otros sus observaciones, el análisis y la reflexión crítica de las mismas, y diseñar acciones específicas para enfrentarlos. Este sería el beneficio de la figurabilidad: volver representable lo irrepresentable, lo indecible, que de lo contrario se inscribiría en su psiquismo como hecho traumático. Contar con estos recursos de inteligibilidad opera como factor de protección para la salud mental de la gente joven.

c) Los movimientos sociales permiten la ampliación del repertorio deseante.

Otro aspecto que contribuiría a la salud mental de los jóvenes que se incorporan a los movimientos sociales consiste en la ampliación de su repertorio deseante. Quizá en este punto es donde podamos observar situaciones más novedosas desde la perspectiva del género, al considerar a las mujeres como el grupo que más ha innovado sus modos de desear en las últimas décadas. En tanto los estereotipos tradicionales de género masculino nos ofrecían figuras de varones que a lo largo de la historia han participado en movimientos sociales de todo tipo, con modos específicos de despliegue en el ámbito público, por el contrario, los estereotipos de género femenino tradicionales se referían a mujeres cuyos deseos se desplegaban al interior de la vida familiar y doméstica, en el ámbito privado. Los tiempos han cambiado, a lo largo de los siglos las mujeres fueron expandiendo cada vez más sus ámbitos de representación social junto con la ampliación del concepto de ciudadanía. Hoy en día la participación de las jóvenes en los movimientos sociales es numéricamente similar a la de los varones, así como también existen muchos grupos y colectivos de mujeres que proponen reivindicaciones específicas para su género, tales como los movimientos que luchan por sus derechos sexuales y reproductivos, y en contra del abuso y de la violencia en sus vidas cotidianas.

Los deseos tradicionales descriptos por la teoría psicoanalítica para ser desplegados en la vida privada, tales como el deseo de ser amada, el deseo de completud narcisística a través de un hijo, y otros, han sido revisados en la actualidad por nuevos grupos de mujeres jóvenes que plantean otros deseos constitutivos de su subjetividad. Se trata de deseos que habrán de ser desplegados fundamentalmente en el ámbito público, que incluyen el deseo de autonomía, de independencia económica, el deseo de reconocimiento social, el deseo de decidir sobre sus cuerpos, y el deseo de equidad y de justicia. Esta ampliación del repertorio deseante se observa no sólo en las mujeres en los movimientos sociales, sino en los sujetos feminizados, y aquellos inscriptos en variados colectivos con modalidades generizadas diversas.

Como se puede apreciar, aquel tradicional concepto de salud mental equiparado a establecer condiciones de equilibrio y armonía está siendo reemplazado por otra hipótesis acerca de la salud mental: es la que los sujetos comprometidos construyen a partir del enfrentamiento de las situaciones de tensión y de conflicto, provocadoras de malestar.

La perspectiva del género nos lleva a preguntarnos si las mujeres jóvenes perciben sus condiciones específicas de exclusión y de discriminación social, o si éstas quedan ocultas tras el así llamado “velo de la igualdad” (Lagarde, M., 2003). Varios estudios indican que aunque los discursos que se enuncian son políticamente correctos en cuanto a la igualdad de oportunidades y de acceso al mundo social y laboral entre varones y mujeres, en las prácticas estas condiciones todavía no se cumplen. Muchas jóvenes consideran que aquellos espacios ya han sido conquistados por las mujeres que las precedieron, y que sus posibilidades actuales no necesariamente están vinculadas con las anteriores luchas de género. La persistencia de ciertos estereotipos tradicionales de género femenino, por ejemplo, respecto de la maternidad, así como la violencia de género aún presente en todos los contextos sociales, nos llevan a considerar que todavía es necesario el trabajo de reflexión crítica sobre una conciencia de género que sigue siendo inequitativa para las mujeres.

Mabel Burin es doctora en psicología, directora del Programa de Estudios de Género y Subjetividad, Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES). El presente texto es un fragmento de la conferencia dictada en el Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la Universidad Nacional Autónoma de México, (CRIM-UNAM), enero 2020.



Fuente link:

El partido de hoy de la Copa Libertadores | Racing club visita a Estudiantes de Mérida por el Grupo F



Racing Club tendrá este jueves su estreno en la Copa Libertadores de América 2020 cuando visite a Estudiantes de Mérida, de Venezuela, en un cotejo por el Grupo F del certamen, buscando reafirmar la evolución que demuestra como equipo tras la llegada del entrenador Sebastián Beccacece. El partido se desarrollará en el Estadio Olímpico Metropolitano de Mérida, desde las 19 de Argentina, con el arbitraje de Raphael Claus de Brasil y televisación de ESPN2. Por el mismo grupo, pero a las 23, en Perú, Alianza Lima recibirá a Nacional de Montevideo, Uruguay.

Se inicia la Libertadores para Racing, un torneo en el cual participa por décima vez, que ganó en 1967, guiado por el recientemente fallecido Juan José Pizzuti, y que posteriormente tiene a las semifinales de 1997 como mejor actuación, dirigido entonces por Alfio Basile.

Racing llega con buen estado de ánimo a este debut en medio del incipiente proceso de Becaccece como DT y en gran parte por el triunfo logrado hace casi un mes en el clásico ante Independiente, jugando gran parte del partido con dos hombres menos.

Esa victoria le dio una enorme cuota de oxígeno al técnico que desde su llegada está invicto, aunque no puede pasar inadvertido que de los seis cotejos que tuvo al equipo a cargo en la Superliga sólo ganó dos y empató cuatro y no siempre jugando bien.

Desde su llegada, Beccacece intentó concretar algunas variantes tácticas y para ello decidió variar el puesto de algunos de sus jugadores en el terreno, como hacer jugar a Walter Montoya de lateral derecho, aunque debido al flojo nivel optó por no repetir esa tendencia.

A partir de allí, Racing tuvo momentos interesantes mostrando una evolución como equipo, con buena circulación de pelota y solidez defensiva, especialmente en el triunfo de visitante frente a San Lorenzo, pero también evidenció, como ante Newell’s en su última presentación, falta de juego y falencias ofensivas.

Si Racing muestra su mejor versión puede amagarle la jornada a cualquiera, especialmente si el chileno Marcelo Díaz, Matías Rojas y Lisandro López logran entrar en contacto con la pelota; pero si en la zona de gestación no prospera el equipo pierde el rumbo y deja espacios como para que un rival de jerarquía lo doblegue.

Para el encuentro, Beccacece ordenaría el ingreso de Benjamín Garré, de auspicioso desempeño en los minutos jugados ante Newell’s, por Montoya, quien sufre una molestia muscular.

Estudiantes de Mérida –que cuenta entre sus jugadores al arquero argentino Matías Draghi (ex Independiente Rivadavia) y a Alexis Messidoro (ex Boca)– juega por séptima vez la Libertadores y su mejor antecedente se remonta a 1999, cuando llegó a cuartos de final y fue eliminado por Cerro Porteño de Paraguay. En el torneo local el equipo dirigido por el argentino Martín Brignani viene de perder el domingo ante Yaracuyanos (2-1) y tiene siete unidades, a seis de los punteros Deportivo Lara y Zamora.

Probables formaciones

ESTUDIANTES MERIDA: Draghi, Linárez, Marrufo, Rivas, Penilla; Rivas, Guillén o Rivas, Morillo, Messidoro, Moreno, Rivas o Mena. DT: Martín Brignani.

RACING CLUB: Arias; Pillud, Sigali, M. Martinez, Mena; M. Díaz, Zaracho, Miranday, Rojas; Garré, L. López. DT: Sebastián Beccacece.

Estadio: Olímpico Metropolitano de Mérida. Arbitro: Raphael Claus (Brasil). Hora: 19.00. TV: ESPN2.



Fuente link:

La pareja del gobernador Morales consiguió una changuita en el Consejo de la Magistratura – El Disenso




Fuente link

Deuda del Correo Argentino: intervienen la empresa, desplazan a los Macri pero designan interventor a dedo

Otra mala noticia para Mauricio Macri en el caso Correo Argentino. La jueza Marta Cirulli ordenó la intervención plena de la empresa con el desplazamiento de los directivos que responden a la familia Macri. La medida llega tras el pedido de la fiscala Gabriela Boquin que fue apoyado desde el Gobierno de Alberto Fernández en su primera intervención en el tema. La intervención tiene un aspecto positivo y otro negativo: el positivo, que los Macri no podrán ya obstaculizar la investigación sobre los desfalcos y el vaciamiento de Correo Argentino; el negativo, que el interventor, Carlos María Ferrario, fue nombrado a dedo por la jueza Cirulli, ella misma imputada por el vaciamiento de la compañía.

La decisión judicial es un cambio importante respecto a la situación de Correo Argentino, la empresa desde la cuál los Macri tienen una multimillonaria deuda con el Estado desde hace más de 18 años, deuda que el ex presidente intentó condonar. Tal como publicó El Destape, hasta ahora la empresa de los Macri tenía una intervención a medias, ya que se trataba de una coadministración entre un contador nombrado a dedo por la jueza Cirulli y los directivos que responden a la familia del ex presidente. La ley de Concursos y Quiebras da varias posibilidades de intervención. Las mayores son el nombramiento de un administrador con desplazamiento total y, en segundo lugar, la designación de un coadministrador con desplazamiento parcial. En septiembre de 2019 la jueza Cirulli optó por esta última. Ahora, al modificar la situación, dice que “la coadministración resultó consentida por la totalidad de los intervinientes en la causa”. Pero la realidad fue otra. Primero la fiscala Boquin y luego el propio Estado criticaron esa resolución.

A principios de febrero de este año, la fiscala Boquin solicitó que se desplace a toda la administración de la empresa para evitar que continúen con las maniobras de vaciamiento y ocultamiento de información. A los pocos días el gobierno de Alberto Fernández intervino por primera vez en este asunto. Lo hizo a través de Carlos Zannini, que como Procurador del Tesoro ejerce la jefatura de los abogados del Estado, principal acreedor de los Macri. El planteo fue en línea con el de Boquin: intervenir la empresa con desplazamiento de todos los directivos que responden a la familia Macri.

Es innegable que el Ministerio Público propuso elementos bastantes para que su pedido de intervención plena sea concretado sin más trámite”, sostiene ahora la jueza Cirulli en referencia a los reiterados reclamos de la fiscala Boquin. “El proceder que viene evidenciando Correo Argentino SA en punto a la determinación concreta del pasivo posconcursal, aún bajo la coadministración, resulta esquivo e imprevisible, y sigue arrojando un manto de duda sobre el esperable comportamiento sincero”, agrega la jueza.

Con la nueva resolución de la jueza Cirulli, hay una buena y una mala. La buena, serán removidos aquellos directivos que siguen órdenes de la familia Macri. La mala, el interventor fue nombrado a dedo nuevamente y repite. Se trata de Carlos María Ferrario, un ex juez comercial que trabaja en un estudio de la city porteña y es árbitro de la Bolsa de Comercio, de perfil conservador, del establishment. Aún así, la situación de Correo Argentino era tan burda que Ferrario cortó flujos de 18.000 dólares mensuales de Correo Argentino a otras empresas del Grupo Macri y calculó que existe un pasivo posconcursal de casi 192 millones de pesos más allá de la multimillonaria deuda que arrastran desde 2001. Todo esto a pesar de que tuvo muchos inconvenientes para acceder a información de la empresa. En la resolución donde ordena la intereventión, la jueza Cirulli explica: “Es claro que la aparición en el año 2019 de una deuda que dataría del año 2000, que no se conocía y sólo pudo comprobarse por la labor del coadministrador y el contador público que lo asiste, confirma que subsiste un enorme margen de duda respecto a la sinceridad del comportamiento de la concursada en esta instancia clave del procedimiento, donde se juega su suerte

Estoy convencida, a la vez, de la conveniencia de encomendar la intervención del ente al mismo auxiliar designado para coadministrarlo”, dice la jueza Cirulli para justificar, otra vez, el nombramiento a dedo de Ferrario. La conveniente carencia de sinónimos la reemplaza por una igual de conveniente interpretación de las normas que regulan el nombramiento de interventores. La normativa indica que debe sortearse el cargo del interventor. La resolución 528 del 2005 del Consejo de la Magistratura estableció que “en los casos en que corresponda la intervención de un profesional, los Tribunales nacionales y federales de todos los Fueros con sede en la Capital Federal deberán designarlo por sorteo entre los integrantes de las listas auxiliares de la Justicia remitidas por las entidades profesionales”. La jueza Cirulli tomó el nombre de Ferrario del listado entregado por el Colegio Público de Abogados pero no hizo ningún sorteo. De hecho, la jueza dijo en su momento que “no existe reglamentación administrativa para el nombramiento de coadministradores”, ignorando por completo la resolución del Consejo de la Magistratura. Ahora se justifica así: “Repárese en que una designación aleatoria mediante sorteo, en nada garantiza la reunión de las cualidades que exhibe el coadministrador designado, ni un resultado exitoso de la gestión; aparte de resultar claramente antieconómica frente al natural desconocimiento de la causa esperable de un nuevo interventor.

El caso del interventor Ferrario es tan polémico como la continuidad de la jueza Cirulli al frente de esta causa, dado que ella misma está imputada en la causa penal donde se investigan las maniobras de vaciamiento de Correo Argentino en beneficio de otras empresas del grupo Macri. Pese a esto, Cirulli se niega a excusarse.

Un nómade llamado Gianluca | Bella Buenos Aires, último capitulo de Migrar



Bella Buenos Aires, último capitulo de Migrar

Realizó sus estudios en Hungría, España y Perú, se estableció en Argentina donde vive hace cuatro meses.

Gianluca es italiano y licenciado en Ciencias Políticas. Nació en Putignano, al sur de Italia. Con 27 años, y luego de realizar sus estudios en Hungría, España y Perú, se estableció en Argentina donde vive hace cuatro meses.



Fuente link: