Categorías
Argentina Política

Las frases más importantes del presidente en el Congreso

Las frases más importantes del presidente en el Congreso

Alberto Fernández habló durante una hora y media. El momento más emotivo fue el anuncio del proyecto de ley de legalización del aborto legal, seguro y gratuito. La reforma de la la Justicia Federal y el aspecto económico, los otros ejes del discurso.

(Foto: Telam)
1 de Marzo de 2020

“Quiero que la palabra recupere el valor que alguna vez tuvo entre nosotros. Gobernar no es mentir ni ocultar la verdad al pueblo. Mi palabra tiene el valor del compromiso, para contar a la ciudadanía el lugar en el que estamos parados como sociedad, cuáles son los riesgos que nos acechan, cuáles son las fortalezas, y cuál es el camino para ponernos en el rumbo del crecimiento con justicia social”, empezó diciendo Fernández.

Después hizo un repaso por cada una de las áreas de gobierno. Estas fueron las frases más destacadas.

Nuevo proyecto de ley del aborto legal

“En diez días enviaremos un proyecto de ley de interrupción del embarazo que legalice el aborto en el tiempo inicial del embarazo y les permita a las mujeres acceder al sistema público de salud”.

El presidente Alberto Fernández anunció también el denominado “proyecto de los mil días de cuidado y atención” estatal para las mujeres de bajos recursos, desde el inicio del embarazo hasta los dos años de vida del niño en gestación, y defendió la idea de un Estado “activo” en los “momentos trascendentales de la familia”, al hablar ante la Asamblea Legislativa.

“Los temas de género ocupan nuestra agenda”, siguió Fernández y afirmó que “seguiremos con la Ley Micaela para la formación y capacitación del sector público en temas de género”. Y aseguró: “Enviaremos el proyecto de ley para ratificar el convenio contra violencia y acoso en el ámbito del trabajo”

Situación económica

“El Gobierno se va a poner al frente de la batalla contra la inflación usando todas las herramientas legales con las que cuenta, ya que no es posible que con la moneda estabilizada y las tarifas congeladas, al igual que los combustibles, el precio de los alimentos siga creciendo”.

“Nunca más a un endeudamiento insostenible, nunca más a decisiones que se toman con ínfulas tecnocráticas y de espaldas al pueblo, nunca más a la puerta giratoria de dólares que se fugan dejando tierra arrasada as u paso”.

“El Banco Central revisará el proceso de endeudamiento del país porque debemos saber qué pasó. Todos hemos visto impávidos cómo los dólares que debían financiar la producción fueron fugados, llevándose los recursos y dejándonos la carga de la deuda”

“Esta es la hora de definir de qué lado va a estar cada uno de nosotros, y nosotros estamos del lado del pueblo”.

“Buscamos marcos tarifarios que permitan la inversión y competitividad de la economía, reglas claras de inversión alejadas de abusos monopólicos y posiciones dominantes y un sistema financiero que ofrezca créditos accesibles para la producción y no fomente la especulación financiera”

Nueva ley de inteligencia

“Impulsaremos una modificación de la ley de inteligencia para impedir tareas represivas, facultades compulsivas y tareas de investigación criminal como auxiliares de la justicia”

“Ordenaré a la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) desclasificar los documentos secretos referidos al atentado a la AMIA. Debemos terminar para siempre con los sótanos de la democracia”

Reforma de la Justicia Federal

“Quiero terminar para siempre con la manipulación de los sorteos que un grupo oligopólico de jueces federales ha permitido. Los problemas de Argentina no se resuelven con menos justicia sino con más y mejor justicia”

“Debemos optimizar el funcionamiento de la Corte Suprema, repensar el alcance del recurso extraordinario, mejorar el trabajo del Consejo de la Magistratura, instaurar el juicio por jurados cumpliendo el mandato constitucional, modernizar el Código Penal y fortalecer el rol del Ministerio Público”

Jubilaciones y Sistema Previsional

“En la Argentina ya no hay lugar para los privilegios. El sistema previsional será fortalecido en su carácter redistributivo y solidario”

Derechos Humanos

“La defensa de los derechos humanos no es la columna vertebral de un gobierno, sino la columna vertebral de la República Argentina. Sin memoria, verdad y justicia, la Argentina no puede ponerse realmente de pie. Por eso vamos a recobrar un rol activo del Estado en investigaciones de crímenes de lesa humanidad”

Submarino ARA San Juan

“Los 44 submarinistas fallecidos en el hundimiento del ARA San Juan están presenten en los 44 millones de argentinos. El Gobierno va a honrar su memoria ordenando el ascenso post mortem de cada uno de ellos”

Link a la nota…

Categorías
Argentina Economía

Para el FMI la deuda argentina “no es sostenible” y pidió una quita “apreciable” a los bonistas

Para el FMI la deuda argentina “no es sostenible” y pidió una quita “apreciable” a los bonistas

El organismo hizo la recomendación luego de que una misión técnica auditara durante la última semana las cuentas del Estado nacional. Alberto Fernández celebró el comunicado a través de Twitter.
Por Jonathan Raed
@JRaed

19 de Febrero de 2020

“La deuda de Argentina no es sostenible”, fue la sentencia del Fondo Monetario Internacional (FMI), en su declaración oficial, luego de las reuniones mantenidas entre los representantes del organismo internacional y del gobierno.

La contundente descripción está en línea con las intenciones del gobierno de cara a una restructuración de la deuda. Sobre todo, si se tiene en cuenta que los pedidos del FMI hicieron hincapié en dos puntos centrales: la “colaboración” de los acreedores privados (o sea, una quita) y la necesidad de una restructuración.

“Se requiere de una operación de deuda definitiva, que genere una contribución apreciable de los acreedores privados”, pide en concreto el organismo, con el fin de “ayudar a restaurar la sostenibilidad de la deuda con una alta probabilidad”. Y continuó: “El personal del FMI hizo hincapié en la importancia de continuar un proceso colaborativo con los acreedores privados para maximizar su participación en la eventual operación de deuda”.

Así las cosas, el equipo económico encabezado por el ministro del área Martín Guzmán habría logrado su cometido inicial. Además de Guzmán, participaron por parte del gobierno el presidente del Banco Central, Miguel Pesce; los ministros Daniel Arroyo, Ginés Gonzáles-García, Matías Kulfas y Claudio Moroni; el secretario de Planeamiento Estratégico, Gustavo Bélíz; la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, y el director del INDEC, Marco Lavagna, entre otros.

El organismo no especifica qué nivel de quita de deuda se necesita por parte de los acreedores privados, pero le da al gobierno una buena carta de cara a las negociaciones con estos acreedores. El FMI tampoco da indicios sobre cuáles serían los términos generales de una restructuración “definitiva”, pero también se puede interpretar como un guiño al camino elegido por el gobierno.

El equipo del FMI, comandado por la subdirectora del Departamento del Hemisferio Occidental, Julie Kozack, y por el jefe de Misión para Argentina, Luis Cubeddu, visitó Buenos Aires entre el 12 y el 19 de febrero.

Desde el organismo aseguraron compartir “el objetivo general de las autoridades de restablecer el crecimiento y reducir la pobreza, y al mismo tiempo fortalecer los equilibrios fiscal y externo”. En tanto, notaron que “la capacidad de enfrentar el nivel y el servicio de la deuda pública de Argentina se deterioró significativamente en comparación con el último análisis de sostenibilidad de la deuda del FMI, publicado en julio de 2019”.

El personal del FMI entiende que desde entonces “el peso se ha depreciado en más del 40%, el riesgo soberano ha aumentado cerca de 1.100 puntos básicos, las reservas internacionales han disminuido alrededor de US$ 20 mil millones y el PIB real se ha contraído más de lo que había sido proyectado”. Como resultado, “la deuda pública bruta aumentó a cerca de 90% del PIB a fines de 2019, 13 puntos porcentuales más que la proyección”.

Por todo, “el personal del FMI ahora evalúa que la deuda de Argentina no es sostenible”. Específicamente, advierten que el superávit necesario para reducir la deuda y las necesidades de financiamiento “no es económicamente ni políticamente factible”.

En el contexto de la próxima reunión de Ministros de Finanzas del G20, en Arabia Saudita, la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, se reunirá con Guzmán, “a efectos de definir los próximos pasos de la relación entre el FMI y la República Argentina”.

Por su parte, el presidente Alberto Fernández y el jefe de Gabinete Santiago Cafiero expresaron satisfacción por el comunicado a través de las redes sociales.

— Alberto Fernández (@alferdez) February 20, 2020

Link a la nota…

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

Horacio González: “Lo que produjo el macrismo es el fin del espíritu”

Horacio González: “Lo que produjo el macrismo es el fin del espíritu”

Referente insoslayable de la cultura argentina, pensador original, integrante de disuelto grupo Carta Abierta, el exdirector de la Biblioteca Nacional, dialogó con Tiempo Argentino sobre diversos temas relacionados con el país y la cultura.
(Foto: Pedro Pérez)

9 de Febrero de 2020

Horacio González es, sin duda, uno de los intelectuales más lúcidos, a lo que suma una permanente disposición a la acción. Su gestión al frente de la Biblioteca Nacional durante el gobierno de Cristina Kirchner dejó una huella profunda. Durante ese período la institución abrió sus puertas a un grupo mucho más amplio que el habitual. No sólo se amplió significativamente el horario de atención, sino que se multiplicaron los eventos culturales con un criterio más amplio que el académico. La muestra-homenaje dedicada a Luis Alberto Spinetta fue un ejemplo paradigmático de su apertura.
Por otra parte, durante su gestión, la actividad editorial de la Biblioteca se multiplicó, rescatando publicaciones fundamentales de la cultura argentina que ninguna editorial comercial estaría dispuesta a editar. Se rescataron, además, partituras de músicos argentinos que se concretaron en ediciones discográficas.
En esta nota, una radiografía cultural de la Argentina actual.

–¿Cómo podría sintetizar lo que nos pasó culturalmente en estos cuatro años de macrismo?

–El macrismo tuvo un gran poder de destrucción en todas las esferas donde colocó su impronta. El desmantelamiento del aparato productivo argentino es notorio. Quizá sea menos notorio o más difícil de percibir, aunque para algunos fue muy evidente, el grado de desfibramiento del mundo cultural e intelectual que produjo. Pero cuando en el mundo cultural se presenta “un abismo profundo y oscuro”, como diría Dante Alighieri, ese abismo puede ser un estímulo para la creación.
–¿Y fue así en este caso?

–Sí, de hecho hubo muchas obras y la inquietud crítica de carácter intelectual y moral nunca ha desaparecido. Nadie dejó de pensar y quien tenía cosas para decir desde el punto de vista de su poética, de su escritura o del espectáculo, lo dijo. De todos modos, se extendió por todo el país una atmósfera tenebrosa.
–¿Cuál fue la característica de la cultura macrista?


–El aspecto institucional de la cultura macrista trajo una lógica empresarial al gobierno, un mensaje de disolución de instituciones públicas y presentó como un logro para el país el encadenamiento al mundo de las grandes ficciones financieras. Sin embargo, todo eso tarde o temprano va a ser registrado por el arte y la vida cultural argentina como un modo de respuesta, porque el arte y la vida intelectual tienen en su propia esencia, precisamente, indagar sobre lo lúgubre. Entiendo lo que llamamos macrismo como una especie de danza chistosa sobre una plataforma que parece sustentable pero que, sin embargo, nos induce a pensar en un mundo muy resquebrajado. Lo representa simbólicamente el modo en que Macri bailaba sobre las desgracias que él mismo producía, su tipo de sonrisa, su modo de manejar un cuerpo desencajado danzante sobre las desazones de las desigualdades, de los resultados que afectaban a la vida pública, institucional, cultural.
–¿Con qué concepción de lo que debe ser hoy una biblioteca asumió su cargo al frente de la Biblioteca Nacional?

–En primer lugar, quiero decir que la presencia de Juan Sasturain en la Biblioteca Nacional es la más adecuada para proseguir lo que haya podido tener de bueno la gestión de la que formé parte y de la que participaron muchas personas que hicieron una gran tarea. Muchas de ellas están trabajando hoy con Sasturain. Conozco a Juan y a la gente que trabajó conmigo y ahora con él. Confío mucho en él para proseguir con lo que se hizo en estas nuevas condiciones de escasez, de carencia y de la rareza de esta situación. Creo que con su dirección la Biblioteca va a poder recrearse del mundo macrista que tuvo dos expresiones muy oscuras. Una es la de Alberto Manguel y otra la de la señora que lo siguió en la dirección, Elsa Barber.
–¿Cómo definiría sus gestiones?


–Como gestiones de tipo empresarial basadas en el contacto con empresas privadas, con un estilo privatizador. El estilo de Manguel fue un estilo pomposo y vacío. Él escribió un buen libro sobre la historia del libro, pero su estilo es el del neoliberalismo cultural que ha perdido las aristas de la crítica y la posibilidad de ver las bibliotecas nacionales del mundo, que son viejos artefactos del siglo XIX, en su capacidad de recrearse. Más bien las ve como lugares donde hacer negocios reclinados sobre la posibilidad de que las grandes empresas pongan su óbolo como esponsors. Son lugares de la cultura nacional esponsoreados por grandes empresas que de este modo se convierten en órdenes mendicantes. Eso fue Manguel y eso fue Barber, sin que esto signifique hablar mal de ellos como personas.

...


–¿Y cómo considera usted las bibliotecas nacionales?


–Son viejas instituciones, muchas de ellas milenarias, como la biblioteca de Alejandría, que en el mundo tecnológico de hoy sólo parecen lugares obsoletos destinados a guardar libros y archivos. Estos viejos artefactos no tienen que quedar enmohecidos, sino que hay que revivirlos a través de la vida cultural que incluye la vida bibliotecaria, la catalogación de libros y el software. Pero eso no significa que la vida empresarial deba ser trasladada a las bibliotecas. También hay que tomar en cuenta las industrias culturales, siempre y cuando tengan la capacidad de recrearse y de tener la pepita de oro intelectual en su seno. Sin eso la industria cultural también se convierte en una industria apática. No hay industria cultural sin crítica cultural. La película coreana Parásitos se refiere a la industria cultural coreana y muestra lo que puede pasar en un país si se deja el espíritu de la crítica de lado. Me animaría incluso a hablar de la espiritualidad de la crítica, porque sin esa espiritualidad de la crítica no hay industria cultural que pueda salvar a un país. Una biblioteca nacional no puede ser un lugar no espiritualizado, aunque tenga una buena catalogación, una buena digitalización. Y lo que produjo el macrismo fue el fin del espíritu.
–Durante su gestión la Biblioteca estuvo abierta a todo el mundo, se multiplicaron los actos culturales, las exposiciones de todo tipo…


Sí, pero me pueden decir que no me preocupé por la digitalización, lo que no es cierto. Lo que sí hice es tratar de que no tuviera que ver con las grandes empresas como Google. Francia estaba a la cabeza de la discusión de quién digitaliza el patrimonio mundial. España terminó firmando un acuerdo con Google y luego también lo hizo Francia. Argentina siempre estuvo a punto de hacer un acuerdo y en algún momento lo hará. Pero una vez que lo hacés, el control de la cultura mundial queda a cargo de Google. Ese es un problema que el gobierno argentino debe tener en cuenta. La Argentina no puede digitalizar ahora todo su patrimonio, pero podrá en algún momento, pero con un software libre, con la universidad argentina. Creo que la biblioteca estaría en condiciones de hacer digitalizaciones sin someterse al imperio mundial de la globalización que es Google. Durante mi gestión no se pudo hacer porque la subdirectora Barber, que pesó mucho, estaba vinculada a empresas internacionales.
–Usted será el encargado de dar este año el discurso inaugural de la Feria del Libro. Esto viene precedido de la discusión que planteó cuando la abrió Vargas Llosa. Si no recuerdo mal, tenía que ver con el hecho de que era tradición que la Feria fuera inaugurada por un escritor argentino. ¿Eso lo condiciona de alguna manera?

–Quiero aclarar que mi reacción no tuvo que ver con eso. A muchas ferias del libro de otros países las abren escritores que no son de ese país. La Argentina no tendría por qué ser la excepción. Una cosa que me parece central en el caso de Vargas Llosa es que es un gran escritor, a pesar de que ya no escribe como en los tiempos de Conversación en la catedral o La ciudad y los perros. Hoy es un escritor de la globalización que no ha perdido su condición de gran escritor. Yo no me opuse a que abriera la Feria como escritor, pero sí como escritor de la fundación que lo traía, como escritor del neoliberalismo y la globalización. Como joven lector del joven Vargas Llosa lamenté mucho tener que decir lo que dije. El de Vargas Llosa no es un problema fácil y tampoco lo es que este año abra yo la Feria porque alguien puede volver sobre ese tema que señalaste. Los grandes diarios, por su parte, dirán que abrió la Feria alguien que quiso ejercer la censura, lo que no es así porque jamás negué que Vargas Llosa fuera un gran escritor. Hay grandes escritores de derecha a los de izquierda. Es bien conocido que Rodolfo Walsh aprende a escribir con Borges.
–¿Por qué se disolvió Carta Abierta?

–Lo decidimos entre muchos, era un grupo que ya tenía diez años y se repetía. De las 400 personas iniciales quedaron unas 60. No sé si era bien visto por al nuevo gobierno que iba a asumir, pero creo que quedó su espíritu y muchas personas que estarían dispuestas bajo a otras formas a seguir inspiradas en la crítica cultural. Hoy dentro del gobierno hay mucha gente importante de la cultura y creo que de ahí tiene que salir algo. También creo que debe haber algo fuera del gobierno para acompañarlo y para generar un pensamiento innovador que tenga dimensiones filosóficas, metafísicas, culturales destinadas a pensar la industria y pensar la producción, las industrias culturales, el cine como problemas culturales. Es un gobierno que no puede fracasar, pero que tiene que navegar en un mar de tormentas, por lo que, que haya cultura crítica dentro y fuera de él, me parece importante.
–¿Y cómo considera usted las bibliotecas nacionales?

–Son viejas instituciones, muchas de ellas milenarias, como la biblioteca de Alejandría, que en el mundo tecnológico de hoy sólo parecen lugares obsoletos destinados a guardar libros y archivos. Estos viejos artefactos no tienen que quedar enmohecidos, sino que hay que revivirlos a través de la vida cultural que incluye la vida bibliotecaria, la catalogación de libros y el software. Pero eso no significa que la vida empresarial deba ser trasladada a las bibliotecas. También hay que tomar en cuenta las industrias culturales, siempre y cuando tengan la capacidad de recrearse y de tener la pepita de oro intelectual en su seno. Sin eso la industria cultural también se convierte en una industria apática. No hay industria cultural sin crítica cultural. La película coreana Parásitos se refiere a la industria cultural coreana y muestra lo que puede pasar en un país si se deja el espíritu de la crítica de lado. Me animaría incluso a hablar de la espiritualidad de la crítica, porque sin esa espiritualidad de la crítica no hay industria cultural que pueda salvar a un país. Una biblioteca nacional no puede ser un lugar no espiritualizado, aunque tenga una buena catalogación, una buena digitalización. Y lo que produjo el macrismo fue el fin del espíritu.
–Durante su gestión la Biblioteca estuvo abierta a todo el mundo, se multiplicaron los actos culturales, las exposiciones de todo tipo…


Sí, pero me pueden decir que no me preocupé por la digitalización, lo que no es cierto. Lo que sí hice es tratar de que no tuviera que ver con las grandes empresas como Google. Francia estaba a la cabeza de la discusión de quién digitaliza el patrimonio mundial. España terminó firmando un acuerdo con Google y luego también lo hizo Francia. Argentina siempre estuvo a punto de hacer un acuerdo y en algún momento lo hará. Pero una vez que lo hacés, el control de la cultura mundial queda a cargo de Google. Ese es un problema que el gobierno argentino debe tener en cuenta. La Argentina no puede digitalizar ahora todo su patrimonio, pero podrá en algún momento, pero con un software libre, con la universidad argentina. Creo que la biblioteca estaría en condiciones de hacer digitalizaciones sin someterse al imperio mundial de la globalización que es Google. Durante mi gestión no se pudo hacer porque la subdirectora Barber, que pesó mucho, estaba vinculada a empresas internacionales.
–Usted será el encargado de dar este año el discurso inaugural de la Feria del Libro. Esto viene precedido de la discusión que planteó cuando la abrió Vargas Llosa. Si no recuerdo mal, tenía que ver con el hecho de que era tradición que la Feria fuera inaugurada por un escritor argentino. ¿Eso lo condiciona de alguna manera?

–Quiero aclarar que mi reacción no tuvo que ver con eso. A muchas ferias del libro de otros países las abren escritores que no son de ese país. La Argentina no tendría por qué ser la excepción. Una cosa que me parece central en el caso de Vargas Llosa es que es un gran escritor, a pesar de que ya no escribe como en los tiempos de Conversación en la catedral o La ciudad y los perros. Hoy es un escritor de la globalización que no ha perdido su condición de gran escritor. Yo no me opuse a que abriera la Feria como escritor, pero sí como escritor de la fundación que lo traía, como escritor del neoliberalismo y la globalización. Como joven lector del joven Vargas Llosa lamenté mucho tener que decir lo que dije. El de Vargas Llosa no es un problema fácil y tampoco lo es que este año abra yo la Feria porque alguien puede volver sobre ese tema que señalaste. Los grandes diarios, por su parte, dirán que abrió la Feria alguien que quiso ejercer la censura, lo que no es así porque jamás negué que Vargas Llosa fuera un gran escritor. Hay grandes escritores de derecha a los de izquierda. Es bien conocido que Rodolfo Walsh aprende a escribir con Borges.
–¿Por qué se disolvió Carta Abierta?

–Lo decidimos entre muchos, era un grupo que ya tenía diez años y se repetía. De las 400 personas iniciales quedaron unas 60. No sé si era bien visto por al nuevo gobierno que iba a asumir, pero creo que quedó su espíritu y muchas personas que estarían dispuestas bajo a otras formas a seguir inspiradas en la crítica cultural. Hoy dentro del gobierno hay mucha gente importante de la cultura y creo que de ahí tiene que salir algo. También creo que debe haber algo fuera del gobierno para acompañarlo y para generar un pensamiento innovador que tenga dimensiones filosóficas, metafísicas, culturales destinadas a pensar la industria y pensar la producción, las industrias culturales, el cine como problemas culturales. Es un gobierno que no puede fracasar, pero que tiene que navegar en un mar de tormentas, por lo que, que haya cultura crítica dentro y fuera de él, me parece importante.

Link a la nota >

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

Boca repudió el “brutal asesinato” de Villa Gesell

Boca repudió el “brutal asesinato” de Villa Gesell

En un comunicado, el club del que era hincha Baez Sosa anunció que pondrá en marcha programas para concientizar deportistas y socios.

(Foto: Telam)
21 de Enero de 2020

Boca repudió a través de un comunicado el “brutal asesinato de Fernando Baez Sosa”, que era hincha del club, al tiempo que se solidarizó con sus familiares y se sumó al pedido generalizado de “que se haga justicia”.

Baez Sosa fue golpeado y asesinado por un grupo de rugbiers de un club de la ciudad de Zárate, a la salida del boliche “Le Brique” de Villa Gesell.

El texto del comunicado dice lo siguiente:

“El Club Atlético Boca Juniors se solidariza con los familiares de Fernando Baez Sosa, hincha de Boca y brutalmente asesinado en la noche del sábado en Villa Gesell, y se suma al pedido de esclarecimiento y justicia.

Esta tragedia que nos conmueve a todos y todas, no hace más que obligar al club a renovar el compromiso que tiene en la lucha por la igualdad y contra todo tipo de violencia.

Desde el club pondremos en marcha programas y capacitaciones para concientizar a nuestros deportistas, socios y socias que ayuden a erradicar toda expresión de violencia de nuestra sociedad”.

Link a la nota >

Categorías
Argentina Política

Larreta insistió con la Unicaba en la apertura del año de la Legislatura

Larreta insistió con la Unicaba en la apertura del año de la Legislatura

En 2019 debió dar marcha atrás por las multitudinarias marchas de los maestros, pero el Jefe de Gobierno porteño afirmó que volverá a impulsar la Universidad Docente. Además, destacó su “vocación de diálogo” con el gobierno nacional.

1 de Marzo de 2020

Horacio Rodríguez Larreta llamó al diálogo con Nación y la Provincia mientras discute la coparticipación con Casa Rosada. El jefe de Gobierno porteño abrió el periodo de sesiones ordinarias de la Legislatura que no tuvo grandes anuncios: el eje estuvo puesto en la Educación y Seguridad.

Nación discute la posibilidad de recortar la coparticipación que recibe el distrito capitalino, que actualmente asciende al 3,25%. En la Ciudad argumentan que podrían aceptar una poda medio punto y que una quita de un punto sería indigerible para las finanzas de porteñas. Las negociaciones no están cerradas, pero desde Nación señalan que por la cantidad de policías traspasados el porcentaje debería ser mucho menor.

Respecto de la Educación, el alcalde saludó el inicio de clases que tendrá lugar mañana, prometió llevar las clases de robótica y programación desde preescolar y también extender la 
Secundaria del futuro a todas las escuelas porteñas. Larreta también destacó que impulsará la Universidad Docente, bautizada como Unicaba, que generó el rechazo de los gremios. Los sindicatos docentes consideran que busca vaciar de alumnos a los profesorados.

...

En cuanto a la seguridad, el jefe de gobierno aseguró que duplicará el número de videocámaras y sumará 10 mil nuevos equipos. Además del anuncio de tres nuevos corredores del Metrobus: la segunda etapa del Metrobus del Bajo, uno sobre la avenida Directorio y Alberdi, y otro Metrobus Transversal. También destacó la transformación de 120 hectáreas de la Ciudad en espacios verdes, aunque su gobierno fue criticado en numerosas oportunidades por la venta y privatización de terrenos públicos.

Al contrario de ocasiones anteriores, no hubo demasiada gente en las tribunas de la Legislatura, tan solo algunos ex legisladores y funcionarios que no tienen rango ministerial.

Link a la nota…

Categorías
Argentina Economía

Un límite a los bancos: impulsan un tope a los intereses de las tarjetas de crédito

Un límite a los bancos: impulsan un tope a los intereses de las tarjetas de crédito

El senador Parrilli presentó un proyecto para establecer una tasa máxima para las entidades financieras ya que “generan una situación de ahogo financiero que agrava la economía de las familias”.

19 de Febrero de 2020

Mientras el Banco Central analiza medidas para limitar las tasas de interés que cobran los Bancos para refinanciar los pagos en la tarjeta de crédito, el senador nacional del Frente de Todos, Oscar Parrilli, presentó este miércoles un proyecto para hacerlo por ley al considerar que los pagos de refinanciación de esas entidades “generan una situación de ahogo financiero que agrava la economía de las familias”.

La iniciativa, que lleva la firma de una veintena de senadores del kirchnerismo, propone modificar el artículo 16 de la ley 25.065 de tarjetas de crédito y determina que la tasa máxima que podrán cobrar los bancos “no podrá exceder la tasa de referencia que establezca el Banco Central”.

La tasa de referencia para las LELIQ que informa el Banco Central mensualmente es de un 44% mientras que la tasa que cobran los bancos en la starjetas de crédito en algunos casos llega al 200%.

En los fundamentos, el senador Parrilli consideró que “las economías familiares se encuentran asfixiadas por los altos niveles de endeudamiento de tasas usurarias” y responsabilizó al gobierno de Mauricio Macri por esa situación.

“Los planes de financiación de resumen generan una situación de ahogo financiero que agrava la economía de las familias, introduciéndolas en una rueda de pago de intereses que se acumulan, incrementando el monto debido y empujándolas a situaciones críticas de endeudamiento”, sostuvo.

Para Parrilli, “es hora de que los bancos sean quienes realicen el esfuerzo necesario o atenúen su extraordinaria rentabilidad para poder salir de la situación de emergencia en la que se encuentra sumergida la economía argentina”.

“Ya que fueron ellos quienes fomentaron las políticas neoliberales del gobierno de Mauricio Macri junto con Nicolás Dujovne, Federico Sturzeneger y Luis Caputo, como responsables de la profunda crisis económica y social generada”, añadió en el texto del proyecto.

El legislador remarcó que las entidades bancarias “incrementaron exponencialmente sus ingresos y activos a costa de las familias argentinas que al no cubrir la canasta básica se vieron forzadas a acceder a financiamientos para la compra de alimentos o remedios”.

El senador advirtió que “la grave crisis económica y social” generada por las políticas del macrismo “llevaron a la situación de agobio económico en la que se encuentran los argentinos por lo que se considera necesario limitar las tasas aplicadas por las entidades con el objetivo de brindar financiación a tasa accesible y beneficiosa para los usuarios”.

Link a la nota…

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

La sociedad ajustada

La sociedad ajustada

Tinta Limón Ediciones acaba de publicar este trabajo de El Colectivo Juguetes Perdidos (Ignacio Gago, Leandro Barttolotta y Gonzalo Sarrais Alier). Crónicas conurbanas, hipótesis políticas y ensayos sobre el peronismo, tras la salida del macrismo. Reproducimos un fragmento de un capítulo y el epílogo.
(Foto: Eduardo Sarapura)
9 de Febrero de 2020

Inflación y terror anímico

La sociedad argentina no soporta los ajustes y se moviliza ante cada gran crisis económica. O los banca demasiado refugiándose y poniéndole al mal tiempo cara de orto. O la mastica y los ‘digiere’ vía implosiones y engorramiento feroz. Implosión es crisis que estalla para el lado de acá; replegada y ajustada en un interiorismo cada vez más recargado y asfixiante. Gobernar las implosiones sociales es entonces gestionar la crisis privatizándola.

El sufrimiento social y ‘popular’ que provoca el aumento de precios y tarifas es inversamente proporcional a la atención que históricamente se le dio a la inflación en el progresismo ‘dolarizado’. Los mismos que se la pasaron haciendo psicología berreta sobre los y las pobres y su relación con el consumo, más preocupados por el goce excesivo y sus efectos que por la falta de dinero y la capacidad de financiar un día cualquiera en la sociedad ajustada; muchos fruncen (o fruncían) el ceño frente a los pibes con altas yantas y ropa deportiva, pero no si tienen la SUBE vacía y quedan atascados en el barrio –y en la posibilidad existencial– de origen.

La inflación mutila hábitos vitales y el ajuste revienta, por implosión, formas de vida. Pero también la inflación se conecta con el terror anímico –al que intensifica y recarga–, que no suele distribuirse de manera igualitaria en una sociedad precaria y en plena crisis económica. Ciertas vidas, cuando las toma ese terror, quedan expuestas al abismo de la precariedad; el terror anímico no es por eso pánico moral ni rechazo cultural o ideológico a un ‘gobierno de derecha’: es amenaza concreta de que las frágiles redes sociales, familiares, barriales y económicas de las que se depende pueden ceder y arrojarte al precipicio.

Tardes de ociosidad forzada y caldeada nos muestran el rejunte involuntario y no deseado en los barrios ajustados. Vecinos treintañeros o cuarentones ‘sin trabajo’ (pero no ‘desocupados’ ni mucho menos ‘desendeudados’: los cientos de pequeños y grandes quilombos que se acumulan cada día traccionan demasiada energía psíquica y física); vecinos más veteranos que tienen agrios anticuerpos subjetivos (por la fatal memoria del recurrente trauma económico argentino); doñas que bancan el hogar con poca plata y dan una mano en el comedor (hoy en día todo deviene comedor o ring de boxeo: una escuela, una sede de programa social, un centro comunitario… todo deviene un lugar para morfar y también un lugar para pelear); vecinas asustadas y refugiadas; ‘transas’ que también son ‘prestamistas’; militantes que no se quemaron y siguen caminando por ahí; policías de todos los colores; vecinos ‘justicieros’ y pibes terribles; alguna trabajadora social con abrumador cariño gorrudo para dar; pibas que se quedan en la casa con los hermanitos o están en las paradas de bondi yéndose del barrio para sostener alguna changuita (el barrio es siempre lugar de paso para la mayoría de ellas); la vagancia que estaba en el barrio desde siempre, pero que ahora está más inquieta y padece en silencio o bardea y se bajonea o está en banda y espera… (con poca guita para el escabio, las drogas, la gaseosa, la tarjeta del celular, para hacer unos viajes por ahí en el bondi o en el tren, para ponerse bonitos en la barbería o comprar unas ropas que se puedan estrenar en el feisbuk).

Inflación mas rejunte es depresión y también desesperación. Aún en un contexto de congelamiento de la economía y brutal ajuste, el macrismo operó constamente reemplazando dinero en el bolsillo por gorrudismo en el corazón: la verdadera cláusula gatillo de estos años parece haber sido la licencia para ejercer el micro-verdugueo y aplicar jerarquías sobre los cuerpos que cargan con el odio social (las ‘mantenidas del plan’, los pibes silvestres, vendedores ambulantes, laburantes precarios…). La inflación a la que no se le ganó con las ‘paritarias callejeras’ y las movilizaciones tuvo una compensación en un salario ‘anímico’ que deja hacer –y descargar– a las fuerzas más oscuras que circulan por nuestra sociedad.

(…)

Peronismo silvestre

Hay una Argentina que no cambia más y esa histórica perseverancia es para festejar. Una Argentina negra, plebeya, conurbana, caótica e indócil: ingobernable para quienes buscan mutilar de modo definitivo los berretines que resisten los enunciados del cierre (‘no hay alternativas’, ‘no hay atajos’, ‘esta es la única salida’); inentendible para quienes buscan pensar su singularidad con teorías y conceptos paridos desde la quietud, el refugio y la lejanía geográfica y sensible; insoportable para quienes no pueden lidiar con intensidades que queman y rechazan el enfriamiento libidinal y las formas políticas buenas y prolijas.

Hay una Argentina que no cambia más y es la del peronismo silvestre que no agoniza ni larga ni súbitamente. Peronismo silvestre que es fondo ‘virtual’ desde el cual negar las extorsiones de los realismos de derecha y que continúa perdurando como una opción para rechazar de a muchos y muchas la sumisión total. Ese peronismo que, unido y silvestrizado, convoca gestos sueltos de atrevimiento y agite ‘público’, imágenes y fibras históricas de aguante y coraje subjetivo, una  inoxidable pasión alegre que moviliza desde la dignidad y el buen desborde fuerzas gedientas y desorganizadas que rechazan las obediencias mulas y las jerarquías políticas y sociales, incluso aquellas que establecen vidas militantes –y ‘militables’– y vidas outlet (esas vidas de ‘segunda mano’, esas vidas a las que se les quita el cartel de políticas son sobre las que cayó con más fuerza el ajuste feroz): peronismo silvestre que rebalsa los moldes de las organizaciones sociales y políticas –‘mi único heredero es el pueblo silvestre’, sentenció su líder hace tiempo– y que se niega a blanquearse y a institucionalizarse porque es antes que nada rechazo que hace volar por el aire los discursos que pretenden ‘transformar las sensibilidades y los hábitos’ de las vidas populares. Peronismo silvestre que como tal siempre va a estar del lado de afuera –en contacto con ese afuera que permite conquistar nuevas sensibilidades sociales, que son las que en última instancia inauguran, soportan y clausuran una época, y nuevas imágenes políticas para la ‘actualización doctrinaria’–, pero que tiene que ser el relleno afectivo del peronismo en el palacio y la fuerza vital que lo obligue a no despegar(se) y alejarse jamás de las vidas heridas por la precariedad y por el ajuste de guerra.

La vida mula re-sentida y sus mayorías cansadas, la densidad y la expansión social de la máquina de gorra, la implosión social cada vez más intensa organizó una situación imposible de la que solo cabía salir ‘por arriba’. El acontecimiento electoral (con el insoslayable protagonismo del conurbano bonaerense y su ‘tercera sección electoral’, tierras en las que se cocinó este libro…) provocó aperturas e indeterminaciones en una coyuntura social y económica espesa y cerrada. Se puede salir por arriba, pero no se puede gobernar desde ‘lejanías’ perceptivas; las que te aíslan de los mapas y de las cartografías de esos territorios sociales implosionados, complejos, heterogéneos, dramáticos y vitales. Se salió por arriba y apostamos a que se gobierne con las fuerzas de ‘abajo’ y con el Aguante todo adentro. Un aguante todo que tuvo traducción electoral, pero que desborda cualquier instancia institucional. 

Durante estos años, ante el avance implacable que significó el macrismo en cuanto ‘alianza de clase’ que fundió fuerzas anti de origen popular con las eternas y tradicionales fuerzas anti de las clases propietarias y empresariales, apostamos por ese enunciado: aguante todo; gesto, agenda y apuesta política y vital que mantiene abierto e indeterminado el realismo del cansado y que permite en su amplitud ir desde la intimidad sufriente e inquieta que niega los mandatos de la época y sigue insistiendo, a ese ‘histórico’ peronismo silvestre. El aguante todo es expansivo: es imposible sondear los límites de su potencia política.

El gobierno de lo social implosionando implica que no se lidia con un suceso que ya ocurrió y ahora muestra sus efectos más o menos perdurables –como puede ser un estallido social: algo que ya pasó y dejó sus escombros–. Lo social implosionado e implosionando es un proceso en curso: acontece cada vez más hacia acá: desde un vagón de tren o un bondi hasta un barrio, un hogar o lo que sucede piel adentro de los cuerpos. Si la amenaza de un estallido social está en el horizonte futuro de cualquier gobernabilidad contemporánea, la de la implosión social ya está ocurriendo y carcomiendo en el presente vidas, barrios y ‘entramados sociales e institucionales’. Para enfrentar y lidiar con las implosiones sociales no alcanza con la convocatoria a los movimientos sociales y a las organizaciones o dispositivos que ‘contienen’ los desbordes. Las implosiones silenciosas, con temporalidades y espacialidades propias, reconfiguran (o se le suman a) los repertorios más tradicionales de la conflictividad social. Si las implosiones y dramas sociales son la mayoría de las veces huérfanas de imágenes políticas, si quedan regaladas involuntariamente al gorrudismo ambiente, al securitismo, se vuelve cada vez más urgente y necesario conectar las agendas políticas y militantes “tradicionales” con una ‘militancia en la implosión’; insistencias y agites varios que a pura prepotencia vital y organizativa saltan por el barrio, por una escuela, por una sede comunitaria, por un espacio, etc.

Implosiones sociales entonces que hay que pensar, percibir y militar desde ese aguante todo: convocando y haciéndose cargo de la espesura y la amoralidad de todas esas fuerzas que hay que meter adentro (adentro de las militancias, de los ‘gobiernos’) y que no hay que temer en su intensidad: hay que bancarse toda la aspereza que presentan las escenas sociales de este libro: la picantez de los barrios que ‘no cuelgan pasacalles de bienvenida a nadie’, la intranquilidad y la mudez –o la híper expresividad– de los pibitos, la rapacidad de las pibitas (wachines y wachinas que lo son también por ser huérfanos de imágenes políticas), los dramas de los interiores estallados, las demandas vitales de los laburantes pillos que quieren rajar de la lacerante precariedad, la sordidez de muchas secuencias en salitas o comedores o aulas; hay que bancarse lo que es sin pretender rápidamente organizarlo o enfriarlo: es tiempo de bancarse lo áspero y quedarse ahí; investigando qué fuerzas pueden arrojarse a ese aguante todo que pone en duda el pacto de la vida mula y enfrenta como puede a las fuerzas anti y al gorrudismo social que se intensificará cada vez más en la sociedad ajustada. Festejamos y respiramos porque sacamos a ‘La Gorra Coronada’ del palacio, pero sabemos que queda una pesada herencia muy jodida con la que habrá que lidiar: endeudamiento externo, inflación y devaluación, familias ajustadas y endeudadas, gorrudismo ambiente y barrios detonados, nuevos odios y violencias difusas, intranquilidad e implosión: ese es el inestable y ‘desesperado’ fondo social sobre el que se desplegará el próximo gobierno.

No hay espacio social ni subjetivo para los sueños secos del neoalfonsinismo: para los difíciles tiempos que ya se están viviendo será central que se puedan leer los mapas de los nuevos odios sociales, que se quiera auscultar a las multitudes cansadas y muleadas. Hay una sociedad ajustada y con una gran carga de belicosidad (por el ajuste acumulado y la impaciencia social, por las ‘demandas’ insatisfechas que circulan, por la ‘oposición a la venezolana’ que intentará mostrarse atenta y movilizada); quedará una máquina de gorra activa, lubricada, aumentada por todos los ‘derechos’ y empoderamientos que acumuló en estos años de respaldo palaciego, y lista para seguir funcionando entre las implosiones sociales y la precariedad. A esa máquina de gorra habrá que oponerle la fuerza política y social del aguante todo; un enunciado caótico, difuso, insondable y heterogéneo: un enunciado exacto para devenir el reverso posible de ese complejo entramado de precariedad y gorrudismo social.

Ese aguante todo, además, sirve para salir de la falsa polarización que arma ‘la grieta’ en la que muchas veces se agitó un enfrentamiento fantasma entre ‘corporaciones’ y ‘militancias’ que después no se traducía en hechos concretos, en la que se impuso una agenda militante en la que no entraron ni a palos muchas vidas heridas por la precariedad. Grieta que sirvió para la sociabilidad política de muchos y muchas, pero que al toque mostró los límites de esa sociabilidad que tenía más de adhesión y obediencia ciega a un menú militante ya armadito y cerrado que a darle lugar a fuerzas que copan e imponen su propia agenda vital: esas fuerzas que llevan un bastón de mando en la mochila y que no necesitan que les pasen consignas y les mastiquen el alimento.

Un aguante todo también para salir de la falsa polarización entre grieta sí o grieta no en pos de un acuerdismo y un consensualismo imposible en una sociedad con fuerzas gorrudas tan organizadas y afiladas. Un aguante todo que reemplace la grieta por la disputa de realismos.

Disputa de realismos que, además de pensar los ‘dramas estructurales’ (desde la falta de vivienda hasta los laburos precarizados o la desocupación, desde la violencia institucional contra los pibes hasta los femicidios, desde el endeudamiento con el FMI hasta el endeudamiento con la financiera o con algún familiar) pueda sostener y bancar la pregunta política y vital por cómo queremos vivir y morir, por cómo sostenemos formas de vida que enfrenten la derechización afectiva y el enfriamiento libidinal de la época; una disputa de realismos que niegue por abajo y metido bien bien en los barrios a los realismos mediáticos y políticos con los que nos quieran correr y sacar del escenario de la política con mayúscula. «

Link a la nota >

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

Taty y Diego: la intimidad del encuentro entre el 10 y una Madre de Plaza de Mayo

Taty y Diego: la intimidad del encuentro entre el 10 y una Madre de Plaza de Mayo

Maradona recibió a Taty Almeida en Estancia Chica, luego de la práctica de Gimnasia. “Me da mucho placer que estés acá”, le dijo el ídolo, que se quedó con el libro de poemas de Alejandro, desaparecido en junio de 1975. “Vos sos el 10 y lo vas a seguir siendo por siempre”, le devolvió la pared la Madre. 

(Foto: Gentileza Eva Pardo)
Por Julián Scher
Para Tiempo Argentino

23 de Enero de 2020

-Es Maradona, carajo.

Taty Almeida agarró el bastón con su mano derecha y con la otra gesticuló para intentar transmitir esa sensación que no terminaba de encontrar cómo salir a través de las palabras. Sus ojos apuntaban al verde impecable de una de las canchas de Estancia Chica, el predio de Gimnasia en el que acababa de conocer a Diego Maradona. Haber recorrido el mundo levantando la bandera de la memoria y ser una de las referentes indiscutibles del movimiento de derechos humanos en la Argentina no le impidió emocionarse delante de ese mito viviente al que un colaborador del Lobo, parafraseando al cantautor cubano Silvio Rodríguez, definió como “un animal de galaxia”. Por eso lo vio irse hacia el entrenamiento en un carrito que oficiaba de auto y soltó una frase de no creer: “Parece mentira el abrazo que nos dimos”.

...
(Foto: Gentileza Eva Pardo)

Ya se lo había avisado Diego a su círculo íntimo: “Si es necesario, paro la práctica para saludarla”. Taty llegó temprano, acompañada de su hija y de su yerno, y se sentó a esperar en el hall del campus con la estampa de Carlos Timoteo Griguol cuidándole la espalda. Fiel a su estirpe curiosa, atosigó a preguntas sobre la actualidad de Gimnasia a la fotógrafa Eva Pardo, gestora clave del encuentro. Llegado un rato antes directamente desde Venezuela, Maradona estaba terminando de mirar unos videos junto a su cuerpo técnico. Apareció minutos después de las cinco, con los anteojos de sol puestos y un aura de calidez que impregnó el ambiente inmediatamente.

-Sos el 10 y lo vas a seguir siendo por siempre.

-Me da mucho placer que estés acá.

Excepción histórica: Diego no vio venir la jugada. Taty abrió su cartera, sacó el libro que contiene los 24 poemas que escribió su hijo Alejandro y se lo entregó en mano y con un mensaje potente: “Ale es uno de los 30.000 agujeros que tenemos como sociedad”. Diego levantó las cejas, le acarició el antebrazo y se puso a hojearlo. “Ya vas a tener tiempo de leerlos”, agregó uno de los emblemas de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, quien aclaró que la visita era de carácter personal y no institucional.

...
(Foto: Gentileza Eva Pardo)

Militante a toda hora, Taty aprovechó el ida y vuelta repleto de afecto para lanzarle una invitación: “No te olvides de venir a la casa de las Madres. Te estamos esperando”. Sorprendido, Diego contraatacó asegurando que, durante su paso como técnico de la Selección, había compartido varios momentos con las Abuelas de Plaza de Mayo en el marco de la campaña para impulsar la búsqueda de las nietas y de los nietos que todavía no recuperaron su identidad. Lo que Taty no se animó a contarle es el cálculo que había sacado durante el viaje hasta Estancia Chica: Ale, el autor del conmovedor poema que dice “quisiera decirte mamá/ que parte de lo que fui/ lo vas a encontrar/ en mis compañeros”, no alcanzó a verlo jugar a Diego en Primera porque lo secuestraron el 17 de junio de 1975, 491 días antes de que Maradona debutara en Argentinos ante Talleres de Córdoba.

Apenas un rato después de terminado el último ejercicio de pelota parada, apareció en la cuenta de Diego en Instagram una foto del encuentro. “Te llevo en el corazón” es la oración que cierra el posteo. Se puede leer también de otra forma: es Taty, carajo.

Link a la nota >

Categorías
Argentina Política

De qué se trata el Plan de los 1000 días anunciado por el presidente

De qué se trata el Plan de los 1000 días anunciado por el presidente

Nutrición, salud y fortalecimiento de las familias, los ejes del nuevo programa del gobierno. Lo explicó el ministro Daniel Arroyo.

(Foto: Sarapura Eduardo)
1 de Marzo de 2020

El ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, explicó a Télam que el “Plan de los 1000 Días” es “un plan integral” con tres ejes centrales: “Nutrición, salud y fortalecimiento de la capacidades de las familias”, en relación con el proyecto de ley que el presidente Alberto Fernández anunció hoy que se enviará al Congreso en los próximos días.

“Es un plan integral que tiene tres componentes centrales: nutrición, salud y fortalecimiento de la capacidades de las familias. Se llevará adelante mediante un trabajo interministerial que se realizará en modo coordinado”, afirmó el ministro a Télam apenas finalizado el discurso.

Luego indicó que “es en esos primeros días en que los niños y niñas atraviesan un momento fundamental para sus vidas. Allí, de alguna manera, se define buena parte de las fortalezas y debilidades que los y las acompañarán en su crecimiento y desarrollo”.

Durante su discurso, Fernández indicó que si bien en Argentina “existen ya numerosas políticas públicas para entender estas necesidades, ahora necesitamos una coordinación más efectiva de ellas para optimizar sus beneficios”.

Y adelantó que “junto a la ley que buscará legalizar el aborto, enviaremos al Congreso Nacional un proyecto de ley que instaure el Plan de los 1000 días, para garantizar la atención y el cuidado integral de la vida y de la salud de la mujer embarazada y de sus hijos o hijas en los primeros años de vida”.

“Por esa vía queremos reducir significativamente las tasas de mortalidad y desnutrición, proteger los vínculos tempranos, el neurodesarrollo y la salud de madres e hijos de manera integral”, concluyó.

Link a la nota…

Categorías
Argentina Economía

Un límite a las tasas usurarias: tope de 55% al interés de las tarjetas de crédito

Un límite a las tasas usurarias: tope de 55% al interés de las tarjetas de crédito

Se definió luego de una dura negociación del Banco Central con los bancos privados, que en algunos casos mantenían cifras por arriba de los 200%. Tampoco podrán aumentar las comisiones por 180 días.

(Foto: Eduardo Sarapura)
20 de Febrero de 2020

El Banco Central (BCRA) resolvió en su reunión de Directorio que aplicará un tope del 55% a la tasa de interés nominal anual para compras en pesos que pueden cobran los bancos a sus clientes por el uso de tarjetas de crédito, informó la autoridad monetaria.

También limitó las tasas de interés que cobran las tarjetas de crédito no bancarias, que a partir de ahora no podrán superar el 25% del promedio de la tasa de créditos personales de las entidades financieras, excluyendo a las tasas de los proveedores no financieros de créditos.

La medida se decidió luego de una larga negociación entre las autoridades monetarias y los bancos privados, que en la última década obtuvieron ganancias siderales. Entre medio, el senador nacional del Frente de Todos, Oscar Parrilli, presentó un proyecto para hacerlo por ley y establecer un tope de 44%.

“La medida fue adoptada en el contexto de bajas consecutivas de la tasa de política monetaria y la desaceleración de la inflación, con el objetivo de proteger a los sectores más vulnerables e impulsar la recuperación del crédito al consumo”, informó el Central.

Acompañando estas medidas, informadas a través de las Comunicaciones A 6911 y 6912, el Directorio decidió que los bancos no podrán comunicar por 180 días a los usuarios aumentos en las comisiones que cobran ni informar la creación de otras nuevas, salvo aquéllas que a la fecha ya hayan sido informadas al BCRA.

En relación a las tarjetas de créditos no bancarias, el BCRA aseguró que con las nuevas medidas se dejará “sin efecto decisiones de la gestión anterior que modificaban la base de cálculo de la tasa y la elevaban considerablemente”.

Esta tarde, el Central aplicó una reducción de cuatro puntos en la tasa de política monetaria que instrumenta a través de las Letras de Liquidez (Leliq), que pasó del 44% al 40% anual, y que comenzará a regir a partir de la próxima licitación, el 20 de febrero.

“El directorio del BCRA considera que tasas de interés excesivamente elevadas pueden demorar la recuperación de la actividad económica”, afirmó el BCRA.

La medida del Central fue convalidada por el Banco Nación, que mañana hará efectiva una baja en su tasa nominal anual (TNA) para el uso de tarjetas de crédito del 67% hasta el 49,5%, luego de la reunión de Directorio, confirmaron a Télam desde el Nación.

La decisión de avanzar con esta normativa había sido anticipada ayer a representantes de las principales asociaciones de bancos del país por el presidente de la autoridad monetaria, Miguel Pesce, quien les reclamó que bajaran las tasas durante una reunión en la sede del Ministerio de Desarrollo Productivo.

De esa reunión también participaron el titular de la cartera, Matías Kulfas, y los presidentes de la Asociación de Bancos Argentinos (Adeba) y de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), Javier Bolzico y Claudio Cesario, respectivamente, entre otros representantes de bancos.

La urgencia oficial por reducir el costo de financiamiento del consumo había sido expresada por el propio presidente Alberto Fernandez, que la semana pasada tildó de “usureras” las tasas que se cobran por el uso de los plásticos y dijo que hablaría con las autoridades del Central para “que lo resuelvan”.

“El gran sistema financiero alguna vez tiene que tener algo para la Argentina. Estoy esperando que lo hagan”, aseguró Fernández al ser consultado por el aporte que debían hacer los bancos a la recuperación económica.

De acuerdo a un relevamiento del 5 de febrero último realizado por el Banco Nación, el Santander tiene una TNA de financiación del 93%; el Galicia, del 87%; Macro, del 85%; BBVA, 81%; Supervielle, 69%; Ciudad, 67%; Crediccop y Banco Provincia, 65%.

Link a la nota…