Categorías
El mundo Internacional

Con o contra Sanders

Con o contra Sanders

(Foto: AFP)
Por Gabriel Puricelli
Coordinador del Programa de Política Internacional, Laboratorio de Políticas Públicas .

9 de Febrero de 2020

Mientras los adivinadores metidos a politólogos (o viceversa) se empeñan en leer la borra del café de Iowa, algo ha sucedido a plena luz del día y pocos se animan a decirlo: el hombre a batir en las primarias del Partido Demócrata es Bernie Sanders. La elección interna, que todo el mainstream anunciaba como una carrera en la que el ex vicepresidente Joe Biden sólo podía perder si se autoderrotaba, arrancó como un concurso extremadamente competitivo que gira no en torno a él, sino alrededor del igualmente veterano senador socialista democrático de Vermont.

En esto, las asambleas ciudadanas de los demócratas de Iowa, en las que quienes eligieron a Sanders fueron la primera minoría, no han sido más que una tímida confirmación. Lejos de sumarnos a quienes hacen de una correlación una causa, sugerimos mirar lo que pasó en Iowa (el resultado, no el zafarrancho que hicieron los [des]organizadores con la transmisión electrónica del resultado) como un emergente de un estado de cosas presente y no como un mágico predictivo de lo que pasará ni en la convención demócrata de julio ni en la elección presidencial de noviembre. Los caucus de Iowa, en ese sentido, son una circunstancia que pone en evidencia la solidez de la organización de campaña de Sanders, el rendimiento de los esfuerzos focalizados de Pete Buttigieg y la desorientación estratégica en el campamento de Biden. Nada de ello obsta que la semana que pasó haya sido una semana horrible para los demócratas en su conjunto: quedaron a la vista de todos los estadounidenses como un grupo chapucero incapaz de contar un puñado de votos, durante las mismas horas en las que Trump lanzaba su campaña con su discurso sobre el estado de la Unión en el Congreso y salía absuelto sin un rasguño del juicio político en el Senado.

Sanders, decíamos, ocupa el centro del ring. Y no porque haya prevalecido en las preferencias de los concurrentes a las asambleas de un estado que se puede dar tranquilamente por perdido con Trump en noviembre, sino porque suma unos números de intención de voto sólidos que hablan por sí mismos y porque la conversación sobre las primarias gira cada vez más decididamente alrededor de él. Se podrá decir que lo han subido al ring, desde la CNN inclinando la cancha del debate del que fue anfitriona al dedicarle todas las preguntas envenenadas, hasta Hillary Clinton, que ha salido de gira para hacer campaña contra su derrotado de las primarias demócratas de hace cuatro años. El debate televisivo posterior a Iowa, de cara a las siguientes primarias, en New Hampshire, fue una nueva escenificación de esto: la pregunta que todos recordarán de este será: “¿quién le teme a tener un socialista democrático a la cabeza de la fórmula demócrata en noviembre?”. Difícil encontrar una figura retórica que defina más claramente este proceso electoral como un referendo a favor o en contra de Sanders. Las respuestas fueron significativas, tanto el obvio “¡yo, no!” del aludido, como la mano alzada de Amy Klobuchar, como las miradas perdidas y la falta de reacción de todos los demás. Una candidata sin chances en los papeles, como la senadora de Minnesota, sabe que tiene mucho para ganar si se abalanza hacia el lugar del challenger; Biden saben que abandona definitivamente su pretensión de favorito si se contesta; el resto nada en la perplejidad de tener que calcular cuánto gana y cuánto pierde contrastando a Bernie.

Mientras tanto, las encuestas en los estados que cuentan, los tres que resultaron fatales para los demócratas en el colegio electoral en 2016, Pensilvania, Michigan y Wisconsin, muestran que Sanders tiene allí casi tantas chances de ganarle a Trump como Biden. El sentido común politológico insiste en el peligro de “ahuyentar a los votantes centristas”, como si no estuviera (hace tiempo) en curso una fuga de los electores hacia la izquierda y hacia la (extrema) derecha. Faltan más de cinco meses para la convención de Milwaukee. El resultado está lejos de estar puesto, pero ya está claro quién es el nada inesperado hombre a batir. «

Link a la nota >

Categorías
El mundo Internacional

Coronavirus, ¿otra faceta de la guerra comercial?

Coronavirus, ¿otra faceta de la guerra comercial?

(Foto: AFP)
Por Rubén Dario Guzzetti
IADEG, IDEAL (CTA) y CEFMA

9 de Febrero de 2020

En estos días asistimos a una epidemia que para muchos puede convertirse en pandemia. No obstante, hay que resaltar las medidas del gobierno de la República Popular China para atender la amenaza del Coronavirus y evitar su propagación. Hay que destacar, sin embargo, que su letalidad es sumamente baja: menos de 3 muertos por cada 100 enfermos, menor que la causada por una gripe común, según destacan los especialistas.

El virus surgió en la ciudad de Wuhan, capital de la provincia de Hubei, en el centro del país, donde mutó de algunos animales a personas. Las autoridades chinas actuaron con celeridad informando tanto a la comunidad local como a la internacional, para evitar algunos de los errores cometidos en 2003 ante una situación similar producida por el SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Grave).

Es así que se aisló, virtualmente, a la provincia de Hubei (de 56 millones de habitantes), y  se construyeron en menos de dos semanas dos hospitales para atender esos enfermos o posibles contagiados. Asimismo, se avanza en la obtención de la vacuna y se están aplicando las nuevas tecnologías como la inteligencia artificial para detectar posibles contagios. En las estaciones ferroviarias comenzaron a instalarse cámaras termográficas para verificar la temperatura corporal de los pasajeros.

El director  general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, sostuvo: “Hubiéramos visto muchos más casos fuera de China si no fuera por los esfuerzos del gobierno”.

Mientras tanto, se han visto conmovedoras muestras de solidaridad  de la población. Es muy común encontrar en muchas ciudades del país manifestaciones públicas desde balcones de edificios, sobre todo por las noches, llamando a fortalecer el espíritu de lucha. El hecho hizo recordar a agosto de 1998 cuando junto con el Ejército pudieron contener los diques a lo largo de la cuenca del río Yangtsé, desbordado por terribles inundaciones que amenazaban con hacer desaparecer a decenas de ciudades.

Pero mientras esto ocurre en la potencia asiática, algunos voceros del gobierno norteamericano y parte de su periodismo anuente intentan sacar beneficios de esta situación. El secretario de comercio de EE UU, Wilbur Ross, manifestó que el coronavirus podría repercutir positivamente en la creación de trabajo en su país, por ejemplo.

El presidente Donald Trump no se quedó atrás y ha decidido cerrar la frontera a todo ciudadano proveniente de China o que haya estado en los últimos días en ese pais.

En medio de este escenario, esta semana ocurrió algo que vuelve a sorprender por lo fantástico. Comenzó a circular por las redes sociales una advertencia a la población argentina explicando cómo mirar los envases de los productos que habitualmente se compran en los mercados e hipermercados. El texto detalla en un listado los tres últimos números del código de barra de cada producto y su vinculación con el pais de procedencia. Esto es acompañado con un texto induciendo a la población a que tome recaudos tratando de evitar consumir productos de origen chino. Es decir que busca crear el miedo a consumir cualquier producto de ese origen, desde alimentos hasta celulares. Estos son los parámetros que utiliza una parte de occidente en su guerra “comercial” contra China.

Sin debilitar las prevenciones para evitar contagios, con lo cual hay que estar atentos y tomar todas las medidas aconsejadas por las autoridades sanitarias, se debe advertir contra esta manipulación en los modernos medios de comunicación. Sobre todo cuando es la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) la que evita calificar el fenómeno como pandemia, y “desaconseja” las restricciones en el comercio y el transporte desde y hacia China.

Lo que se destaca es la forma en que los medios concentrados de “desinformación” del capital financiero internacional difunden las noticias referidas a la epidemia. En lugar de impulsar la mayor solidaridad internacional tergiversan y siembran terror, mientras al mismo tiempo ocultan la verdadera pandemia que sufre la humanidad, que mata cientos de millones de seres humanos al año, que es el flagelo de la pobreza.

Link a la nota >

Categorías
El mundo Internacional

Trump, en su semana de gloria, va por la reelección

Trump, en su semana de gloria, va por la reelección

El presidente de Estados Unidos salió absuelto del impeachment y ganó de manera aplastante la interna de su partido para la reelección. Mientras tanto, los demócratas se empantanaron en Iowa por un sistema de conteo de votos sospechosamente fallido.
(Foto: AFP)

9 de Febrero de 2020

Donald Trump tuvo su semana de gloria. Tan empoderado se sintió luego del aplastante triunfo en la interna republicana de Iowa del lunes y el cierre del impeachment en el Senado del miércoles que se animó a un tuit en el que desliza la posibilidad de una reelección eterna. Del otro lado, el vergonzoso proceso electoral de los demócratas en el primer test para seleccionar quién lo enfrentará en noviembre abre interrogantes preocupantes para la oposición.

En realidad, lo único sorprendente en la votación de la Cámara Alta que absolvió a Trump de los delitos de abuso de autoridad es que la lideresa parlamentaria demócrata, la experimentada Nancy Pelosi, continuara con el proceso a pesar de que era evidente que la mayoría republicana le daría el aval al presidente de su mismo partido.

Pero el juicio político tampoco tenía apoyo en las calles. La prueba más contundente es que en la primaria demócrata, el ex vicepresidente Joe Biden, que aparecía en las encuestas como favorito, cayó estrepitosamente a un cuarto lugar, muy por debajo de Bernie Sanders, Pete Buttigrieg y Elizabeth Warren.

No está de más recordar que el fundamento para abrir la causa contra Trump es que había maniobrado para que el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, ordenara a la Justicia de su país investigar los negociados de Hunter Biden, hijo del candidato demócrata, en una empresa de energía.

Lo determinante no fue, analizado a esta altura de los acontecimientos, que Trump usara el poder de la principal potencia del mundo para una movida que podría enlodar al que parecía su principal oponente para seguir otros cuatro años en la presidencia. Lo que causó escozor en el establishment político de Washington fue que develara el revés de la trama que sustenta a gran parte de la dirigencia estadounidense: los negocios particulares armados bajo la protección de la bandera de EE UU.

...
(Foto: AFP)

Biden Jr. aprovechó el golpe contra el entonces presidente ucraniano Víktor Yanukovich, pergeñado por el Departamento de Estado en 2014, para encaramarse en el directorio de la empresa petrolera Burisma Hokdings, donde según denunció el propio Trump en la red Twitter, cobró 100 mil dólares al mes sin tener la menor experiencia en energía.

Que un político estadounidense o alguno de sus familiares haga negocios desde su cargo público no es novedad ni adentro de EE UU ni en el exterior. De hecho, se conoce como “puerta giratoria” al esquema de ingresar a una firma privada cuando se deja el cargo, para regresar luego cuando se vuelve a la función. Sin ir más lejos, muchos de los altos dignatarios del Partido Republicano, como el ex vicepresidente Dick Cheney o Donald Rumsfled, exsecretario de Defensa, son integrantes de grandes corporaciones militares. Por esa misma razón, nadie “saca los pies del plato” en Washington mostrando esas actividades reñidas con la moral, aunque no penadas por la ley.

Por eso el ataque de Trump contra Biden Jr. debe ser entendido como una guerra intestina dentro de los sectores del poder estadounidense. Es que desde que sorpresivamente el actual mandatario se presentó como candidato a suceder a Barack Obama, los representantes del statu quo buscaron la forma de bloquearlo.

Sus declaraciones eran rupturistas del régimen establecido entre los dos partidos políticos, más allá de los modales revulsivos que muestra desde que se hizo personaje popular como conductor de un reality televisivo. Eso amenaza al poder detrás de las sombras: el aparato militar industrial que –junto con Cheney y Rumsfled– extendió sus tentáculos en Irak y Afganistán con George W. Bush. Obama había llegado al Salón Oval con la promesa, en 2008, de retirar las tropas de esas regiones, pero no hizo más que incrementar la participación estadounidense de ese pantano. La imagen que utilizó Trump para presentarse fue que iba a “drenar el pantano” en ese y en otros ámbitos.

Con vaivenes y una política exterior zigzagueante, ni bien Trump llegó a la Casa Blanca fue denunciado por presuntamente haber recibido apoyo del gobierno ruso durante la campaña. Los demócratas nunca digirieron la derrota –Trump ganó en el colegio electoral, aunque en el voto popular tuvo 3% menos de apoyo que Hillary Clinton– y se aliaron con el llamado “estado profundo”, para evitar un cambio de rumbo en la política exterior.

Si Trump pretendía negociar espacios de poder con Rusia y China, de movida debió demostrar que con Vladimir Putin estaba todo mal. En el caso de China, la guerra comercial forma parte de la otra pata de su estrategia: ponerle freno a la deslocalización de empresas hacia la potencia asiática para recuperar fuentes de trabajo dentro de EE UU.

Desde el punto de vista electoral, el enfrentamiento con el establishment, que también integran los medios hegemónicos, no le salió nada mal. Las encuestas de Gallup, la más influyente de las consultoras de ese país, indican que el apoyo de la población a las políticas de Trump ronda el 49%. Entre los republicanos la aprobación es del 94%, mientras que entre los independientes llega al 42%. Sólo el 7% de los demócratas habló positivamente del mandatario, una diferencia que refleja la “grieta” que aprovechó el exconductor de The apprentice, un programa en el que un puñado de empresarios competían por un premio de 250 mil dólares y un contrato para dirigir una empresa de Trump. La frase que lo hizo entonces famoso era “you are fired” (estás despedido), a los que iban quedando en el camino hacia la final.

Esa misma frase le espetó el jueves al teniente coronel Alexander Vindman, que fue director de Asuntos Extranjeros en el Consejo de Seguridad Nacional y atestiguó en su contra en el impeachement. En octubre pasado había pronunciado esa misma sentencia ante John Bolton, el belicoso jefe de esa dependencia. Bolton era uno de los testigos que querían presentar los demócratas en el Senado para enterrar a Trump. Pero los republicanos, que también leyeron las encuestas, le rechazaron esa posibilidad.

Trump saborea sus triunfos mientras ejerce su venganza sobre los que pretendieron quitarlo del camino. Pero en esta partida no está todo dicho. Los intereses en juego son monstruosamente grandes. «

Sin grieta sobre Venezuela

El canciller de Rusia, Serguéi Lavrov, de gira por Venezuela, cuestionó las sanciones económicas de Estados Unidos contra Caracas y la amenaza del gobierno de Donald Trump de sacar del poder por la “fuerza” a Nicolás Maduro. “Condenamos decisivamente todo tipo de métodos como chantaje, dictados, sanciones y otros pasos que van en contra y derrocan la carta de la ONU”, dijo Lavrov desde el palacio presidencial de Miraflores.

En su discurso del Estado de la Unión, Trump avaló las políticas agresivas contra el gobierno bolivariano y presentó al diputado Juan Guaidó como el “presidente legítimo” de Venezuela. Fue el único momento en que demócratas y republicanos mostraron su acuerdo.

“La crisis alrededor de Venezuela procede de (…) una campaña grande con el fin de derrocar el gobierno legítimo, utilizando todas las opciones, como dicen los organizadores de esta campaña, incluso el uso de la fuerza”, denunció Lavrov.

Link a la nota >

Categorías
El mundo Internacional

Jaime Bassa: “Se corre el riesgo de que el gobierno de Piñera reprima con más fuerza”

Jaime Bassa: “Se corre el riesgo de que el gobierno de Piñera reprima con más fuerza”

El estallido de octubre pasado cambió la historia del país trasandino, que en abril acudirá a las urnas para decidir si reforma la constitución de Pinochet. Temores por la actitud de la derecha. El análisis de un constitucionalista trasandino. 
Por Diego Picotto y Josefina Payró
Especial para Tiempo

9 de Febrero de 2020

A casi cuatro meses del estallido, la movilización social es aún visible en las calles chilenas. Aunque en las últimas semanas la protesta bajó su intensidad y se recrudeció la represión, el (no) inicio de las clases en escuelas secundarias y universidades, la movilización feminista del 8M, un paro general programado, el siempre belicoso “Día del Combatiente”, hacen suponer que en marzo el conflicto social volverá a tomar fuerza y masividad. Detrás de la consigna que se estampó infinitamente en las paredes y pancartas: “Chile Despertó”, la pregunta es qué va a pasar en los próximos meses. Concretamente, si logrará gestarse una nueva Constitución del ’80, que deje atrás el legado que Augusto Pinochet y Jaime Guzmán diseñaron con la precisión de un relojero: la base legal sobre la que se construyó el experimento neoliberal chileno.

Jaime Bassa, docente de Derecho Constitucional y constitucionalista chileno participa activamente del debate sobre la nueva Constitución en las asambleas y cabildos de los barrios, explicando los mecanismos y posibilidades de participación popular. “Cuando estalla esto, el 18 de octubre, ya había un grupo social organizado por una nueva Constitución que cuando empiezan a articularse todas las demandas sociales, emerge”, explica.

–¿De qué modo el estallido del 18 de octubre reinstaló el debate por la constituyente?

–El estallido implicó una dimensión destituyente muy relevante, no solo respecto de los políticos que están hoy en los cargos de poder, sino respecto del modelo neoliberal en su conjunto. Lo que está en juego va más allá de sacar a Piñera, lo que está en disputa es la destitución del neoliberalismo. Y esta situación genera condiciones muy interesantes para pensar formas de organización política distintas. El problema es que es difícil pensar aquello que antes no ha sido pensado y nuestras condiciones de posibilidad de pensamiento están condicionados por el neoliberalismo. No obstante, el dato clave es la incapacidad de la élite gobernante para procesar la dimensión estructural de las demandas sociales condensadas en el estallido. Demandas que no son nuevas. Algunas tienen más de 20 años, vinculadas a salud, educación, trabajo, seguridad social, medio ambiente, igualdad ante la ley, fin del patriarcado. Más allá de parches o reformas parciales, todas estas demandas han sido postergadas e invisibilizadas pero se volvieron comunes a los que estábamos en la calle. No había pasado una semana y alguien dijo: “nueva Constitución”, una demanda que también venía de antes. La Constitución ha sido sistemáticamente utilizada como un mecanismo para evitar cambios sociales, por eso el debate constituyente es tan importante.

–Apenas se da el estallido, los ideólogos del neoliberalismo afirmaban que en realidad estábamos frente a la crisis de crecimiento del modelo…

–El principal intelectual que instala esa idea es Carlos Peña y dice que esto es una rebelión de las clases medias que demandan más acceso al consumo, como si fuera una especie de consecuencia natural de la modernización capitalista que estaba viviendo el país. Sin embargo, siempre dijimos que había por lo menos dos elementos que su “modernización capitalista” no estaba considerando: el primero, un mercado laboral muy precario, con sueldos muy bajos. Y el segundo, que esta “modernización” no se sostiene en desarrollo, ni en mayor actividad económica, sino en endeudamiento. El nivel de familias sobreendeudadas en Chile es casi del 70% y muchas están endeudadas por el doble de sus ingresos. Entonces, no es demanda por más acceso a productos, es por otro tipo de vida que la gente está en la calle.

–¿Que instancias supone el proceso constituyente?

–Tiene tres etapas. Una es el plebiscito de abril, luego la elección del órgano constituyente en octubre y una tercera etapa, que es la elaboración de la Constitución, de noviembre en adelante. En abril, la ciudadanía debe contestar dos preguntas: si quiere una nueva constitución, y en caso afirmativo, qué órgano quiere que lo redacte. Si una convención constitucional elegida democráticamente 100% para esos efectos o una convención constitucional mixta compuesta 50% por diputados y senadores en ejercicio, y 50% por ciudadanía elegida para ese fin. Esas condiciones de participación no son perfectas pero son bastante buenas porque el pueblo va a poder decidir si quiere nueva constitución o no, que es lo que el movimiento social por la asamblea constituyente venía pidiendo hace diez años por lo menos. Además, hay un espacio de participación ciudadana que sigue su curso paralelo: muchos cabildos y asambleas territoriales están trabajando el tema constituyente desde el 23 de octubre, cuando se retiran los militares de las calles y la gente empieza a reunirse para pensar qué significa el estallido, a pensar una nueva organización y una nueva constitución.

...

¿Cómo puede darse ese puente entre lo que se discute en las asambleas y lo que efectivamente exprese el texto escrito?

–Esa es la gran pregunta. Como la constituyente va a definir sus propias reglas de funcionamiento podríamos pedirle a cada integrante de la constituyente que organice encuentros con estas asambleas locales para que esos insumos suban. Igualmente, ya hay una dimensión que está generando sus efectos en la forma de organización social, y va a desplegar sus efectos con independencia de si llega a concretarse en la nueva Constitución. Lo ideal sería buscar fórmulas que nos permitan ponerlo por escrito pero si no lográramos decirlo, tampoco es tan grave porque ya hay una nueva forma de organización política que está en marcha.

–¿Cómo pensás que se llega a abril, teniendo en cuenta que en las últimas semanas bajó la movilización y aumentó la violación a los Derechos Humanos?

–El escenario es muy incierto. La protesta efectivamente ha venido bajando por desgaste y porque en enero y febrero todo se paraliza en Chile pero todavía hay mucha consciencia de que hay cosas pendientes. Pero hay un sector importante, no solo de la derecha si no también de senadores progresistas, que están vinculando intencionadamente la violencia en general con la demanda por una nueva constitución. Vamos a tener desafíos importantes en marzo. Porque si bien es un mes muy intenso en movilizaciones sociales también corre el riesgo de que el gobierno se cuelgue de eso para reprimir con más fuerza y que esa mayor represión genere por consecuencia mayor violencia.

– ¿Y eso puede poner en riesgo la realización del plebiscito?

–Diría que no porque el plebiscito ya está en la Constitución pero como fue convocado por el presidente, formalmente, podría redactar un decreto para cancelarlo, solo que sería inconstitucional. Ahora, efectivamente el apoyo a la nueva Constitución en diciembre superaba el 80, 85 por ciento. Hoy en día se supone que está –si uno le cree a las encuestas– en 70%, y esos todavía son números muy buenos. Igual llama la atención el efecto que está teniendo la propagación del miedo político, que fue lo que hizo siempre la derecha y le funcionó. Pero como dicen las pancartas, Chile cambió el 18 de octubre entonces muchos esperamos que esa campaña del terror ya no tenga los mismos efectos, que la gente pueda salir a votar libremente. «

Link a la nota >

Categorías
El mundo Internacional

Lento retorno al trabajo en una China paralizada por la epidemia

Lento retorno al trabajo en una China paralizada por la epidemia

Hoteles vacíos, supermercados sin clientes y el boom del home office y el teletrabajo.  

(Foto: AFP)
Por AFP

10 de Febrero de 2020

Cerca de la Gran Muralla, el albergue de la familia Li no tiene ningún huésped, y el supermercado vecino está vacío. En una China paralizada por la epidemia del coronavirus, la reanudación de la actividad económica prevista este lunes se anuncia sumamente lenta y complicada.

Habitualmente, en las vacaciones del Año Nuevo lunar, el albergue de la granja Yingfangyuan, rodeado de idílicas colinas nevadas al norte de Pekín, está repleto.

“Tenemos hasta diez mesas de clientes en esta época”, dice la dueña, Wang Li, de 35 años. “Pero ahora no hay nadie” se lamenta la mujer a la AFP.

Las vacaciones del Año Nuevo, que empezaron el 24 de enero, se han ampliado más allá de los siete días feriados iniciales para intentar frenar le epidemia del coronavirus, al incitar a la gente a permanecer en el lugar donde se hallaba.

En casi toda China, empresas y fábricas solo podían volver a la actividad a partir del 10 de febrero.

Pero para Wang, como para numerosas empresas familiares en todo el país, será complicado recuperar las pérdidas, sobre todo en un contexto en que persisten las restricciones a viajes y desplazamientos.

En la localidad vecina de Heishanzhai, controles de carretera impiden el acceso, con la esperanza de impedir la propagación del virus.

Yang, gerente del supermercado local, tiene acumuladas grandes reservas de caquis, regalo tradicional de Año Nuevo. “Este año, nadie visita a nadie” dice, sombrío.

Fiebre de teletrabajo

Igual ocurre en las grandes ciudades. Son rarísimos los clientes en los centros comerciales. La popular cadena de ‘fondue’ Haidilao mantiene cerrados de forma indefinida el centenar de restaurantes que posee.

Es cierto que en Pekín o Shanghai, el tráfico volvía a ser algo denso este lunes, tras dos semanas de interrupción casi total, pero seguía aún lejos de su flujo habitual.

La municipalidad de Shanghai alienta a favorecer el trabajo a distancia. El viernes, la Cámara de comercio estadounidense de esta ciudad, indicó que de las  127 empresas sondeadas entre sus miembros, 60% de ellas prevé imponer el lunes “un teletrabajo obligatorio”, Casi todas autorizan a trabajar a domicilio

El banco de Cao privilegia los horarios alternos: una parte de los empleados acude por la mañana, y el resto del efectivo por la tarde, pese a que ello “complica nuestro trabajo, pues debemos acceder a los sistemas informáticos”.

Ejemplo de esta fiebre por el teletrabajo es la aplicación de comunicaciones y audioconferencias en empresa, DingTalk, que la semana pasada anunció cerca de 200 millones de usuarios activos conectados.

Cuarentena

En esas condiciones, con los transportes aun perturbados, es difícil evaluar cuándo los 300 millones de trabajadores migrantes, que viajaron a sus regiones de origen para las vacaciones de Año Nuevo, podrán –y querrán– volver a sus fábricas o lugares de trabajo.

El gigante taiwanés de la electrónica Foxconn, principal ensamblador de iPhones, anunció que imponía una cuarentena a sus trabajadores que volvían a su fábrica gigante de Zhengzhu (centro). Y de conformidad con las consignas oficiales, Foxconn mantenía cerradas el lunes sus fábricas chinas, según el medio japonés Nikkei.

En el sector del automóvil, las fábricas de la coempresa  Volkswagen-SAIC no reanudarán su actividad antes del lunes 17 de febrero, salvo un sitio en Shanghai abierto este lunes, según un portavoz del constructor alemán.

Las fábricas chinas del estadounidense Ford abren progresivamente a partir del lunes, pero el grupo prevé volver a la actividad normal al cabo solamente de varias semanas, según un portavoz.

En cambio, la salida del túnel se anuncia todavía lejana para los sitios industriales de Wuhan, ciudad totalmente paralizada y epicentro de la epidemia.

Es cierto que el comercio en línea podría beneficiarse de la situación, pero el retorno a la normalidad logística es aquí también delicado: la firma de entregas Shentong Express explicó haber “reanudado sus actividades en el conjunto de su red” pero advirtió que reservaba la prioridad a las entregas de material médico.

Link a la nota >

Categorías
El mundo Internacional

Escándalo en Inglaterra: una agente de la CIA chocó y mató a un joven y huyó a EEUU

Escándalo en Inglaterra: una agente de la CIA chocó y mató a un joven y huyó a EEUU

El caso de Harry Dunn despierta indignación en Gran Bretaña. Murió atropellado por un auto que conducía Anne Sacoolas en agosto pasado. A los pocos días la mujer volvió en un avión de la USAF a su país y Trump se niega a extraditarla. Está casada con otro agente de inteligencia de la agencia NSA.

Harry Dunn, a la izquierda, y la espía Anne Sacoolas a la derecha.

11 de Febrero de 2020

Cuando hace algunas semanas el secretario de Estado Mike Pompeo desembarcó en el aeropuerto londinense de Stanstead iba a discutir varios asuntos de suma actualidad con el primer ministro británico Boris Johnson. El Brexit, que iba a ocurrir un par de días después, y la aprobación británica a que la empresa china Huawei participe -aunque en forma limitada- en el desarrollo de la red 5G del Reino Unido ocuparon la atención de los grandes medios. Sin embargo, hubo un tema que también fue parte de esas conversaciones y que finalmente terminó por explotar en la atención pública. La extradición de la esposa de un diplomático estadounidense que el año pasado mató en un accidente de tránsito a un motociclista de 19 años y huyó con protección oficial a EEUU y a la que el gobierno de Donald Trump se niega a extraditar para que se haga cargo de su crimen. Ahora la familia del chico, Harry Dunn, está indignada porque descubrió el motivo de semejante cobertura: Anne Sacoolas no solo es esposa de un espía sino que ella misma es agente de la CIA, según publicó el diario Dairy Mail. El escándalo resuena en los medios ingleses, donde la madre del muchacho reclama justicia entre lágrimas, mientras se difunde la imagen de la acusada caminando tranquilamente por las calles de su país.

“No sé cómo puede vivir consigo misma”, se la ve decir frente a cámara a Charlotte Charles, la mamá de Harry Dunn. El adolescente vivía con su familia en Charlton, cerca de Banbury, en Oxford, y circulaba habitualmente con su moto por la carretera de Croughton, Northamptonshire, donde hay una base de la Fuerza Aérea Real (RAF por sus siglas en inglés).

Allí la Fuerza Aérea de EEUU (USAF) administra un centro de espionaje conjunto entre las naciones británicas (esto incluye a Canadá y Australia) donde Jonathan Sacoolas estaba destinado como analista de la NSA. Es la misma agencia a la que pertenecía Edward Snowden, el agente que denunció cómo desde esa dependencia se hace espionaje electrónico en todo el planeta a través de dispositivos y plataformas en teléfonos y artefactos hogareños.

El 27 de agosto, como solía hacer, Harry iba tranquilamente por la ruta cuando fue atropellado por un Volvo XC90 que iba a contramano, conducido a toda velocidad por Anne Sacoolas. Viene a cuento recordar que en los países británicos los vehículos circulan por la izquierda, mientras que en EEUU y el resto del mundo lo hacen por la derecha.

El chico fue declarado muerto en el Centro de Trauma Mayor del Hospital John Radcliffe, de Oxford. Tenía lesiones calificadas como de Categoría 2, que requieren según los informes médicos, una atención urgente dentro de los 40 minutos del accidente. La ambulancia llegó a los 43 minutos. El servicio médico de East Midlands adujo que no tenían suficientes equipos para todas las emergencias.

La conductora del auto fue indagada y liberada de inmediato. Dos semanas más tarde, Anne Sacoolas salió del país con su marido, en una avión de la USAF. Según las autoridades inglesas, ella tenía inmunidad diplomática por el rango que ostentaba su esposo y nada podían hacer para bloquear su partida si los representantes de EEUU no se los permitía.

Durante todos estos meses, los padres de Harry lo intentaron todo para que la mujer fuera traída de vuelta al país y resultara procesada por el homicidio, pero nada lograron. Los pedidos de extradición chocaron con el rechazo de las autoridades estadounidenses. Ante la falta de respuestas en su país, los padres de Harry viajaron a Nueva York para pedirle a la mujer que coopere con la investigación judicial regresando al Reino Unido. Pero ni bien pisaron suelo estadounidense recibieron una invitación para ir a la Casa Blanca a entrevistarse con el presidente Donald Trump.  

“Trump nos dijo que Anne Sacoolas estaba en la Casa Blanca y estaba dispuesta a reunirse con nosotros”, dijo la madre de Harry. “Dejamos muy en claro que, como lo hemos dicho todo el tiempo, nos reuniremos con ella y aún nos encantaría reunirnos con ella, pero tiene que ser bajo nuestros términos y en territorio británico”. Trump, según dijeron los esposos Dunn, fue evasivo a la hora de comprometerse a extraditar a la señora Sacoolas. Finalmente su gobierno rechazó todos los pedidos judiciales.

El caso parecía destinado al olvido cuando durante este fin de semana saltó a las tapas de los matutinos con la revelación de que Anne Elizabeth Goodwin, nacida en South Carolina hace 42 años y con tres hijos, era agente de la CIA y tenía un rango más alto en los servicios de inteligencia que su esposo, Jonathan Sacoolas. Y que además ya tenía varios incidentes de tránsito en su haber, aunque no se sabe si con resultado de muerte.

“Las cosas están empezando a encajar”, reflexiona Charlotte. Ahora entiende el por qué del bloqueo a la investigación judicial y a que la responsable de esa muerte se presente en los tribunales a hacer su descargo. El delito del que se la acusa, homicidio por conducir de manera imprudente, podría llevar una pena de hasta 14 años de prisión. Pero el proceso debería ventilar quién es Sacoolas y eso pondría en aprietos a toda una estructura del espionaje en que los británicos no quedarían muy bien parados.

Con todo lo que hicieron para evitar que el caso saltara a la luz, no hicieron más que incrementar la indignación pública.

Link a la nota >

Categorías
El mundo Internacional

El coronavirus ¿un misil en la guerra comercial EEUU-China?

El coronavirus ¿un misil en la guerra comercial EEUU-China?

Investigadores en biología recelan de la forma en que las autoridades estadounidenses y del resto del mundo reaccionaron ante la propagación del nCoV-2019. Un estudio de EEUU financiado por la Fundación Bill y Melisa Gates de octubre pasado tiene similitudes sospechosas sobre lo que comenzó a desplegarse desde Wuhan unas semanas más tarde. 

(Foto: AFP)

12 de Febrero de 2020

Más allá de las víctimas mortales y los contagiados de coronavirus, la epidemia que por estas horas mantiene en vilo a todo el mundo implica no sólo un peligro latente para la humanidad sino una fuente de debates académicos y de análisis económicos y geopolíticos. En tal sentido, y en vista de una serie de acontecimientos encadenados que se vienen produciendo en estos últimos años, hay quienes con bastante sustento inscriben el denominado técnicamente como nCoV-2019, en medio de la guerra comercial entre EEUU y China y lo suben a la categoría de misil desarrollado en algún laboratorio bacteriológico a instancias de los estrategas de Washington. ¿Qué hay de todo esto?

Bastó que el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, casi agradeciera que a raíz del brote de coronavirus registrado desde fines del año pasado “se crearán miles de empleos en EEUU y México” para que los bien pensantes se lanzaron sobre su yugular para cuestionar la ferocidad de la frase. Pero los hubo que rascaron debajo de la superficie para -como en las buenas historias policiales- se viera no solo quién se beneficia con esas muertes sino de qué manera.

El brote, como se recuerda, surgió en la región china de Wuhan, la capital de la provincia centro-oriental de Hubei, con 11 millones de habitantes. Se extendió muy prontamente a los alrededores y en pocas semanas varios países del mundo dieron la voz de alarma por el contagio de viajeros que provenían del país asiático.

El gobierno chino decretó una cuarentena en esa región y paralelamente los empleadores de las empresas radicadas allí instaron a sus trabajadores a hacer tareas a distancia para no generar riesgos en ámbitos cerrados. Es difícil establecer las pérdidas económicas que se producen en este escenario de baja de la actividad económica, a lo que se suma que en el resto del mundo se generó un clima de temores que llegaron a bloquear el ingreso de mercadería proveniente de China o de correspondencia, como hicieron las autoridades de Japón y el correo de Singapur.

Para Capital Economics, una consultora radicada en Londres, el impacto del nCoV-2019 en el primer trimestre del año rondaría los 280.000 millones de dólares de pérdidas, y por primera vez desde 2009 el PBI mundial no crecerá. La agencia Bloomberg, en tanto, calcula que ya perdieron 160.000 mil millones mientras que el FMI, más cauto, señaló que el brote viral “podría afectar significativamente la actividad económica mundial, el comercio y el transporte”.

No hay estimaciones sobre la posible baja en el incremento económico en China, pero estas previsiones generan profundo desasosiego es en América Latina, donde esa nación milenaria es el principal o el segundo socio comercial más importante. Chile, Perú y en una medida determinante también Brasil y Argentina dependen de sus exportaciones al gigante asiático para mantener andando la rueda de sus economías.

Un brasileño, Lucas Leiroz de Almeida, investigador en Derecho Internacional en la Universidad Federal de Río de Janeiro, cuestionó en un artículo publicado por el portal del grupo BRICS (club de las potencias del futuro del que forma parte China, Rusia, India, Sudáfrica y también Brasil) la información errónea y malintencionada de los medios hegemónicos internacionales. “Esto está creando una gran ola de odio contra todo lo que tiene que ver con China. Claramente, esta epidemia está siendo utilizada por las potencias occidentales como un medio de guerra híbrida”.

En ese artículo hace hincapié en una serie de situaciones, cada cual más insólita, en que ciudadanos o productos chinos sufren discriminaciones. El caso tal vez más irónico es el de un brasileño de origen japonés fue insultado por una mujer para quien todo el que tiene rasgos orientales evidentemente es chino.la comunidad japonesa en San Pablo es muy importante y de vieja ola inmigratoria.

En Barcelona ya se bajaron muchos asistentes al Congreso Internacional de Teléfonos Celulares (MWC por sus siglas en inglés) al que obviamente irían firmas chinas a exponer sus novedades. En la ciudad española eso genera una crisis incluso entre los empresarios del ramo de la diversión, según contó el dueño de un Night Club a la prensa. La Fórmula Uno, a su turno, aplazó el Gran Premio de China programado para Shanghái en abril.

Mientras tanto, comenzó a circular masivamente información sobre algunos detalles de la cepa del virus que da para la sospecha. Un veterano analista, Larry Romanoff, escribió en Global Research, un portal de estudios de política internacional, que el nCoV-2019 “parece estar muy centrado en los chinos”.

Y argumenta que estudios sobre armas biológicas de otros investigadores en medicina y biología, como Leonard Horowitz y Zygmunt Dembek, revelaron que se desarrollaron agentes que atacan particularidades específicas de cada grupo humano.

“Un grupo de virólogos chinos descubrió que al menos algunos chinos tienen una cantidad extremadamente grande de un tipo particular de célula en sus pulmones, que se relaciona con la regulación de la reproducción y transmisión viral”, abunda.

Lo más inquietante es que en su análisis, Romanoff descubre un estudio realizado en octubre pasado por el Centro Johns Hopkins Center para la Seguridad de la Salud, de Baltimore. Se trata del denominado Evento 201, un ejercicio de simulación financiado por la Fundación Bill y Melina Gates en colaboración del Instituto Pirbright del Reino Unido.

El estudio consistió en imaginar lo que podría ocurrir con la propagación veloz de un coronavirus genérico que en ese ejercicio causaban 65 millones de muertes. “Los esfuerzos para evitar tales consecuencias o responder a ellas a medida que se desarrollen requerirán niveles de colaboración sin precedentes entre gobiernos, organizaciones internacionales y el sector privado”, decían en sus justificación para ese análisis.

Luego del estallido del mal, tuvieron que salir a atajarse de las críticas y suspicacias. “Para ser claros, el Centro para la Seguridad de la Salud y sus socios no hicieron una predicción durante nuestro ejercicio de mesa. Para el escenario, modelamos una pandemia ficticia de coronavirus, pero declaramos explícitamente que no era una predicción. En cambio, el ejercicio sirvió para resaltar los desafíos de preparación y respuesta que probablemente surgirían en una pandemia muy severa. Ahora no estamos prediciendo que el brote de nCoV-2019 matará a 65 millones de personas. Aunque nuestro ejercicio de mesa incluyó un nuevo coronavirus simulado, las entradas que utilizamos para modelar el impacto potencial de ese virus ficticio no son similares a nCoV-2019”, dijeron.

La duda incomprobable es si, como es fácil a esta altura puntualizar, el virus fue una creación de laboratorio muy conveniente para la economía estadounidense en su batalla contra China o una mera y preocupante casualidad de la que se aprovechan los enemigos de China.

Link a la nota >

Categorías
El mundo Internacional

Crypto AG, la empresa controlada por la CIA y Alemania para espiar más de 100 países

Crypto AG, la empresa controlada por la CIA y Alemania para espiar más de 100 países

Los servicios de inteligencia compraron la compañía suiza en 1970. Así accedieron a información secreta y además facturaron millones de dólares por sus servicios.

Por AFP

12 de Febrero de 2020

Los servicios de inteligencia de Estados Unidos y Alemania amasaron información confidencial de gobiernos extranjeros durante décadas a través de una compañía suiza de encriptación, informaron este martes medios de tres países. 

Crypto AG, un proveedor líder de servicios de codificación de comunicaciones, trabajó con unos 120 países a partir del fin de la segunda guerra mundial, entre los que se incluye Irán, India, Pakistán y gobiernos dictatoriales de América del Sur, dijeron The Washington Post, la cadena alemana ZTE y la radio-televisión estatal suiza SRF.

La Agencia Central de Inteligencia (CIA) junto al Servicio Federal de Inteligencia (BND) alemán se convirtieron en 1970 en los propietarios de la compañía, dato desconocido por los Estados que requerían sus servicios. Según la investigación, ni Rusia ni China, principales adversarios de los gobiernos de occidente, contrataron jamás los servicios de Crypto.

...

A través del control total que ejercían sobre la compañía, la CIA y la BND adulteraban los equipos que vendían para vulnerar con facilidad los códigos de seguridad y acceder a los mensajes secretos de esos gobiernos.

También podés leer: Plan Cóndor, terrorismo de Estado y Guerra de Malvinas, hechos claves espiados por la CIA

La inteligencia de Estados Unidos y Alemania no solo obtenía acceso a la información clasificada de sus clientes sino que además facturaba millones de dólares por sus servicios.

El diario The Washington Post, que titula el informe como “el golpe del siglo”, dijo que en un documento interno y clasificado de la CIA se describe la historia de este proyecto ultrasecreto y se identifica a los funcionarios de inteligencia que supervisaban la operativa y también a los ejecutivos de Crypto que la hicieron posible.

Las sospechas sobre este acuerdo secreto provienen de larga data, pero nunca se habían podido probar.

La CIA no realizó comentarios inmediatos sobre la información publicada.

Crypto, con sede en Zug, Suiza, quedó dividida en dos compañías en 2018. Una de esas divisiones, Crypto International, dijo que el informe era “muy inquietante”.

“No tenemos conexiones con la CIA o la BND y nunca las hemos tenido”, dijo la compañía en un comunicado publicado en su página web.

“Actualmente estamos evaluando la situación y realizaremos comentarios una vez que tengamos un cuadro completo”, agregó.

Link a la nota >

Categorías
El mundo Internacional

Coronavirus: China actualizó el método para contar los casos y hay 15 mil nuevas personas contagiadas

Coronavirus: China actualizó el método para contar los casos y hay 15 mil nuevas personas contagiadas

La cifra de personas con este virus se elevó a 60 mil y subió a 1355 el número de muertas por la epidemia.

Por AFP

13 de Febrero de 2020

El número de muertos y de personas contaminadas con el nuevo coronavirus virus aumentó dramáticamente este jueves en China, luego de que las autoridades cambiaron la metodología con la que analizan el avance del virus.

Las autoridades chinas registraron 242 nuevas víctimas fatales en la provincia de Hubei, epicentro de la epidemia, elevando a 1.355 el número de muertos en China continental. Además informaron sobre 14.840 nuevos casos de contagio, lo que elevó el total a casi 60.000 personas.

El anuncio del nuevo método coincidió con la destitución de dos altos funcionarios del Partido Comunista de China en Hubei, en medio de críticas por la gestión de la crisis.

Mientras se disparaban las cifras, se abrió otro frente de preocupación pues Vietnam puso en cuarentena por 20 días a Son Loi, una comuna de 10.000 habitantes a 30km de Hanói, tras registrarse seis casos. Es el primer país fuera de China en adoptar esa drástica medida.

Japón anunció 44 nuevos casos de contagio entre los pasajeros del crucero Diamond Princess, mantenido en cuarentena en sus costas, lo que eleva a 218 los contaminados en el navío, uno de ellos un ciudadano argentino.

También podés leer: El coronavirus ¿un misil en la guerra comercial EEUU-China?

China mantiene a unos 56 millones de personas en una gigantesca cuarentena en Hubei, principalmente en su capital Wuham, y restringe los movimientos de varios millones más en diversas ciudades.

El nuevo método

El aumento importante del número de infectados en las últimas 24 horas se debe a la adopción de un sistema de cálculo diferente, que amplía la noción de casos positivos.

A partir de ahora se incluirá a todos los pacientes cuya radiografía pulmonar muestre señales de neumonía, sin esperar a la prueba de ácido nucleico, hasta ahora indispensable para confirmar el diagnóstico.

Este test es más lento y laborioso, lo cual retrasaba el tratamiento del paciente. Según la Comisión de Salud de Hubei, el nuevo método permitirá que los pacientes reciban tratamiento “lo antes posible”.

Kentaro Iwata, profesor de la Universidad de Kobe (Japón) y experto en enfermedades infecciosas, estimó “comprensible” el cambio porque los hospitales están desbordados.

Para Yun Jiang, especialista de China en la Universidad Nacional de Australia, la nueva metodología es una “medida pragmática” ante la falta de pruebas de detección.

En medio de la crisis, el Partido Comunista destituyó a su principal responsable en Hubei, Jiang Chaoliang, que fue remplazado por el alcalde de Shangái, Ying Yong, dirigente cercano al presidente chino Xi Jinping.

Además fue separado Ma Guoqiang, el más alto dirigente comunista de la ciudad de Wuhan, capital de Hubei.

Esas destituciones se suman a la de los dos principales responsables sanitarios de Hubei y responden al malestar de la población, que considera que las autoridades tardaron en reaccionar ante los primeros casos de la enfermedad.

China recibió elogios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por la transparencia en la gestión de la crisis sanitaria.

No obstante, la nueva metodología adoptada para definir los casos confirmados alimentaría las sospechas de que la enfermedad se había subestimado.

Xi celebró el miércoles, durante una reunión del Politburó del Partido Comunista, una “evolución positiva” de la situación, luego de que se divulgaran números que indicaban una reducción en los casos por segundo día consecutivo.

Pero en Ginebra, Michael Ryan, jefe del departamento de emergencias sanitarias de la OMS, señaló “que es demasiado pronto para tratar de predecir el […] fin de esta epidemia”.

Temor mundial

Varios países han prohibido las llegadas de pasajeros desde China, mientras que las principales aerolíneas suspendieron los vuelos hacia aquel país.

Un crucero estadounidense, al que se le prohibió atracar en cinco puertos asiáticos por temor al nuevo coronavirus, llegó este jueves a Camboya, donde sus 1.455 pasajeros podrán finalmente desembarcar.

Dado el peso económico y la posición de China en el nexo de las cadenas de suministro mundiales, el virus está afectando a empresas de múltiples sectores de todo el mundo.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) revisó este jueves drásticamente a la baja sus previsiones de demanda mundial de petróleo para 2020 (825.000 barriles al día, 365.000 menos) por las consecuencias “significativas” de la epidemia.

Por su parte, la Comisión Europea indicó este jueves que el nuevo coronavirus representa un “nuevo riesgo” para la economía de la Eurozona.

El temor internacional al contagio llevó también a la anulación del Congreso Mundial del Móvil de Barcelona, que debía realizarse del 24 al 27 de febrero.

Este jueves, los torneos de Rugby 7 de Hong Kong y Singapur, que debían celebrarse en abril, fueron aplazados a octubre.

El miércoles, la Federación Internacional del Automóvil (FIA) también aplazó el Grand Premio de China Fórmula 1, que estaba previsto para el 19 de abril en Shanghái.

Link a la nota >

Categorías
El mundo Internacional

El Papa recibió a Lula da Silva en el Vaticano

El Papa recibió a Lula da Silva en el Vaticano

El pontífice y el líder sudamericano se reunieron durante casi una hora en la residencia papal de Casa Santa Marta, en lo que fue el primer encuentro entre ambos, y conversaron “sobre un mundo más justo y fraterno”, según aseguró luego Lula en redes sociales. 

(Foto: Telam)
13 de Febrero de 2020

El papa Francisco y el dos veces mandatario de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva se reunieron  en el Vaticano para hablar de “un mundo más justo y fraterno”, con énfasis en la lucha contra las desigualdades y la cuestión ambiental, en un encuentro realizado tras la gestión del presidente Alberto Fernández.

“Mi venida tuvo como objetivo discutir con el papa Francisco la cuestión de las desigualdades y de su lucha por una nueva política ambiental”, planteó luego Lula en diálogo con periodistas en Roma.

“Todo el mundo sabe que el mundo se está volviendo más desigual y que muchas de las conquistas del siglo XX están siendo robadas por la ganancias de intereses empresariales; la economía mundial está financiarizada”, agregó el ex mandatario.

“Cuando Francisco toma la actitud de convocar a un encuentro en Asís para discutir las desigualdades con miles de jóvenes, una nueva economía mundial, la veo como una decisión alentadora del Papa”, destacó Lula sobre el encuentro que se hará en esa ciudad italiana en marzo próximo.

“Eso debe servir de ejemplo para los partidos políticos de mundo entero”, pidió el líder opositor brasileño sobre la convocatoria papal.

“La segunda cosa es la convocatoria ambiental”, destacó Lula, que revindicó la mirada de Jorge Bergoglio en la materia.

“Uno de los principales animales en extinción es el ser humano, y sobre todo el pobre; si todos los seres humanos tuvieran las agallas del Papa, se podrían encontrar soluciones más fáciles”, aseveró.

El único encuentro de Francisco con un mandatario brasileño fue en febrero de 2014, cuando recibió a la sucesora de Lula, Dilma Rousseff, ya que nunca se encontró con Michel Temer, que ocupó el poder entre agosto de 2016 y el 31 de diciembre de 2018, y aún no se reunió con el actual presidente, Jair Bolsonaro.

En los últimos años, el pontífice y el líder del Partido de los Trabajadores (PT) coincidieron en denunciar el denominado “lawfare” como un mecanismo de coordinación mediático-judicial para perseguir y encarcelar a dirigentes políticos en Sudamérica.

La reunión se dio además un día después de que el Papa publicara su exhortación “Querida Amazonía”, en la que denuncia las actividades de las empresas multinacionales en la región y le exige respuestas a los gobiernos de los nueve países que ocupa la selva, entre ellos el de Brasil.

“El papa Francisco dijo que la Amazonia es de él, que es de todo el mundo; coincidentemente yo estaba con el embajador argentino, el Papa es argentino pero Dios es brasileño”, declaró sonriente Bolsonaro este jueves a periodistas frente a la residencia presidencial.

En cuanto a Lula, Francisco le envió en mayo pasado una carta en la que le manifestó su “proximidad espiritual” y le pidió “coraje” para “no desanimarse” y “seguir confiando en Dios”.

En agosto de 2018, durante una reunión en Casa Santa Marta con Fernández, el ex canciller brasileño Celso Amorim y el senador chileno Carlos Ominami, Bergoglio le mandó un mensaje de puño y letra a Lula, entonces encarcelado: “A Luiz Inácio Lula da Silva con mi bendición y pidiéndole que rece por mí”.

En junio de ese año, el pontífice le había enviado al líder brasileño un rosario bendecido a través del dirigente social Juan Grabois.

La reunión se dio luego de una gestión de Fernández durante su encuentro con el Papa el pasado 31 de enero, según explicó a la prensa el mandatario argentino.

El político brasileño de 74 años, que gobernó su país entre el 1 de enero de 2003 y el 1 de enero de 2011, se encuentra en libertad provisional tras una serie de cuestionados procesos judiciales por los que debió pasar 580 días en prisión.

Tras visitar al pontífice, el ex mandatario se reunió con la cúpula de la central sindical italiana CGIL en el barrio romano de Parioli.

Link a la nota >