Categorías
[email protected] Argentina

Primer encuentro: Ingreso ciudadano universal | Tertulias de los jueves para [email protected] de Página/12



Desde [email protected] de Página/12 abrimos un espacio para que las y los [email protected] se encuentren y puedan debatir sobre diferentes ejes temáticos que hacen a la construcción de un país democrático, más igualitario y con posibilidades de desarrollo para todas y todos. 

Durante la primera “Tertulia de los jueves”, el licenciado Naum Kliksberg y [email protected] de Página/12 ofreció una introducción a uno de los temas en los que se especializa y del cual fue asesor a nivel gubernamental: el ingreso ciudadano universal y, de este modo, abrió el debate. 

Si todavía no te sumaste a las “Tertulias de los jueves” que se desarrollarán a lo largo de enero y febrero y sos [email protected] de Página/12, podés inscribirte enviando un email a [email protected]  



Fuente link:

Categorías
[email protected] Argentina

La vuelta al Mundo en 72 (o 75) días | Las dos periodistas que quisieron ganarle a Julio Verne



En 1862, el gentleman inglés Phileas Fogg y su fiel valet Passepartout establecieron un récord dando la vuelta al mundo en 80 días, como bien sabemos los lectores de Julio Verne. Esta marca imaginaria fue superada en 1890 por dos mujeres, Elisabeth ambas y periodistas en la ciudad de Nueva York.

Elisabeth Cochran nació en Pittsburg en 1864 y llegó al periodismo casi por casualidad. No pudo completar su educación formal por razones económicas, pero cuando tenía 18 años envió una carta de lectores indignada, rebatiendo un artículo del diario local que defendía un rol tradicional para la mujer. No sólo publicaron la carta sino que le pidieron otro artículo y terminaron contratándola en forma permanente. Eligió un seudónimo, Nellie Bly, y así fue conocida durante toda su carrera.

Elisabeth Bisland nació en 1861 en Louisiana, dentro de la aristocracia sureña, y empezó a publicar versos desde adolescente. La familia perdió su fortuna después de la Guerra de Secesión, pero Elisabeth pudo ganarse la vida con el periodismo, primero en Nueva Orleans y luego en Nueva York. No era reportera, sino editora de la sección literaria de la revista Cosmopolitan. Rehuía la publicidad y raramente firmaba sus contribuciones.

Nellie Bly, en cambio, fue pionera en reportajes de investigación. En Pittsburg se enroló como obrera y denunció el maltrato a las trabajadoras en las fábricas. Las quejas de los dueños hicieron que la relegaran a las secciones “femeninas”: moda, jardín y cocina. Nellie renunció y viajó a Nueva York. Allí consiguió hacerse internar durante 10 días en el asilo para enfermos mentales de Nueva York y otra vez denunció los abusos de los que fue testigo en el New York World de Joseph Pulitzer. Nellie se hizo famosa con esta publicación y siguió como reportera del diario, cuyos lectores eran gente más sencilla que los sofisticados lectores del Cosmopolitan.

Nelly tuvo la idea de batir el récord imaginario de Fogg, pero no fue fácil convencer a su editor de que apoyara el viaje. Le objetaron que sólo un hombre podría hacerlo. Nellie contestó que si mandaban a un hombre, ella haría el viaje para otro periódico y llegaría antes que él. La decisión final fue repentina y Nellie tuvo que preparar su viaje en dos días.

Elisabeth Bisland tuvo menos tiempo de preparación. El editor del Cosmopolitan leyó  en el New York World sobre la partida de Nellie y, ni bien llegó a la revista, llamó a Elisabeth y le propuso que viajara también. Quería competir y ganarle al New York World en la carrera alrededor del mundo. Necesitaba imperiosamente una representante femenina para su revista. Una carrera entre mujeres llamaba mucho más la atención y,  para la mentalidad de la época, enviar a un hombre implicaba una competencia desleal.

A pesar de las objeciones de Elisabeth, esa misma noche se encontró arriba de un tren con destino a San Francisco.

Nellie había partido un día antes y no supo que tenía una competidora hasta que llegó a la mitad del viaje. Su trayecto iba en el otro sentido, rumbo a Inglaterra, en el vapor alemán Victoria Augusta.

Tres tecnologías de punta de fines del siglo XIX posibilitaron el viaje y su inmediato impacto periodístico: el barco a vapor, la red de ferrocarriles y el telégrafo.

El ferrocarril de costa a costa de Estados Unidos había sido terminado recientemente, lo que permitió que Elisabeth llegara a San Francisco en menos de 5 días.

El Victoria Augusta que llevaba a Nellie había sido construido el año anterior. En la lucrativa ruta del Atlántico Norte había una competencia feroz y las compañías navieras construían barcos cada vez más veloces.

Otra ventaja geopolítica, vino de la mano del Imperio Británico. El itinerario pasaba por puertos con un poderoso cónsul inglés por lo que las periodistas hablaban el idioma del poder en cada escala.

Desde Inglaterra Nellie Bly viajó en tren hasta Brindisi, en Italia, y se embarcó rumbo a Ceylán (la actual Sri Lanka) cruzando el Canal de Suez, otro alarde tecnológico de la época. En Francia hizo una breve escala, donde visitó a Julio Verne que estaba encantado con el viaje, pero hubiera preferido que Nellie cruzara la India en tren, como Phileas Fogg. 

Sin embargo, el viaje por mar era más rápido. Desde Ceylan viajó a Singapur, Hong Kong, Yokoama y luego San Francisco. Demoró hasta 5 días en algunos cambios de barco, pero en ningún momento tuvo las aventuras que Julio Verne hizo sufrir a su personaje. Nellie aprovechó las pausas para explorar y poder describir los lugares para sus lectores con un estilo impactante y directo.

Mientras tanto, Elisabeth Bisland realizaba el camino inverso, también relatando sus impresiones, en forma más poética y literaria que Nellie. El telégrafo podía llevar algunos textos urgentes a través de cables submarinos que ya cruzaban el Atlántico.

La carrera se definió en las últimas etapas, cabeza a cabeza.

Elisabeth llegó tarde a una conexión final, perdió un buque veloz para cruzar el Atlántico desde Inglaterra y tuvo que viajar a Irlanda para tomar un vapor más lento hasta Nueva York.

Nellie también se retrasó en su cruce del Pacífico y perdió su tren en San Francisco, pero fletaron un tren especial para ella. A falta de la billetera repleta de Phileas Fogg, Nellie contaba con los fondos, también considerables, del diario de Pulitzer.

Finalmente, Nelly y el News of the World llegaron en 72 días y ganaron la carrera. Mientras que Elisabeth Bisland, del Cosmopolitan, tardó 75. Todos salieron ganando dado que la circulación de ambos periódicos aumentó considerablemente y las dos mujeres batieron holgadamente el récord de Phileas Fogg. 

*Javier Luzuriaga es [email protected] de Página/12 y físico jubilado del Centro Atómico Bariloche- Instituto Balseiro.



Fuente link:

Categorías
[email protected] Argentina

Nicolas de Condorcet: el marqués revolucionario y feminista | ¿Por qué sus ideas influyeron en nuestras vidas?



Las ideas de Nicolás de Caritat, Marqués de Condorcet, formuladas hace más de doscientos años, influyen en nuestras vidas. Contemporáneo y colega de Rousseau, Voltaire y Diderot, Condorcet participó en la Enciclopedie, el primer intento de resumir en una sola obra todo el conocimiento de una época. Además, los Enciclopedistas crearon el clima intelectual que desembocó en la Revolución Francesa, pero la mayoría no llegó a ver el efecto de sus ideas. Condorcet fue una excepción a esta regla. Vivió la revolución como protagonista y, por desgracia, también fue una de sus víctimas. 

Nacido en 1743 en una familia de la aristocracia abrazó la igualdad y la libertad. Fue feminista cuando la inferioridad de la mujer era considerada natural, además de matemático, político, testigo del derrumbe de sus sueños y optimista hasta el final. Él y su mujer pidieron el divorcio, motivados por amor. Todo eso cabe en su agitada vida.

Los enciclopedistas

Su primera vocación fue la matemática y participó en la Enciclopedia escribiendo mayormente sobre este tema. Trabó amistad con Voltaire y Jean Le Rond DÁlembert, matemático y uno de los impulsores principales de la Enciclopedia.

Los Enciclopedistas además de recopilar conocimiento, cuestionaron muy profundamente los preconceptos de su época. En el antiguo régimen había dos clases de personas: los aristócratas, cuya prerrogativa era mandar; y los plebeyos, con obligación de obedecer. Las clases eran hereditarias y el rey mandaba sobre todos en forma absoluta.

Frente a esto, los Enciclopedistas abogaban por la igualdad y la libertad, y consideraban que, para organizar la sociedad, los hombres delegaban libremente el poder en algunos de sus iguales.

Condorcet abrazó estos ideales a fondo, incluida la igualdad de la mujer, en contra del consenso de época que, como Rousseau postulaba, debía estar al servicio del hombre. Un par de mujeres excepcionales, Olympe des Gouges, autora teatral y Sophie de Grouchy la joven esposa de Condorcet debatieron y escribieron también sobre los derechos de la mujer, aunque ninguno de ellos tuvo gran repercusión entre sus contemporáneos.

Todavía en tiempos de la monarquía, Condorcet abogó por los menos iguales de todos, los esclavos de las plantaciones de Haití, la mano de obra del azúcar, el negocio más rentable del momento.

Cuando el rey llamó a los Estados Generales, Condorcet participó activamente en  política, defendiendo sus ideas de igualdad y libertad. Diseñó políticas educativas para el nuevo régimen y luchó exitosamente para dictar leyes para abolir la esclavitud. Impulsó, sin éxito, la participación plena de la mujer y la educación igualitaria para ambos sexos. Propuso modificaciones en impuestos y catastro siendo un miembro influyente y activo en la revolución que iba avanzando.

Momentos agitados

Después de la toma de La Bastilla, el pueblo fue mucho más allá de las tibias reformas que esperaba el rey. Se llamó a una Asamblea Constituyente, donde Condorcet fue electo y se alió a la fracción moderada, los Girondinos.

Eran tiempos turbulentos y peligrosos. Fuera de Francia, los nobles estaban reuniendo ejércitos para recuperar el poder. La sedición se pagaba con la muerte y los revolucionarios lo sabían. Nadie podía darse el lujo de rendirse y esperar clemencia.

Por eso, la moderación girondina era una opción poco atractiva. Cuando se llegó a juzgar al rey, Condorcet y muchos girondinos votaron contra la pena de muerte, aunque a favor de la destitución. Robespierre, Danton y Marat, del grupo jacobino, abogaron por la guillotina para Luis XVI. Este secor terminó imponiendo su criterio e inauguró la época del Terror.

En 1794, un grupo de 21 girondinos fue arrestado, juzgado sumariamente y ejecutado. Ser considerado enemigo, o aún adversario de Robespierre, era sentencia de muerte. Condorcet lo sabía y alcanzó a refugiarse en casa de un amigo donde vivió oculto en un altillo por meses.

La obra de su vida

Perseguido por sus antiguos colegas de la Asamblea, encerrado y con el temor de ser arrestado en cualquier momento, optó por dejar por escrito sus ideas y su visión de la historia humana. El “Bosquejo de un cuadro histórico de los progresos del espíritu humano” resultó su obra más influyente. Allí reafirma su fe en la posibilidad de perfección del ser humano, y hace una historia abreviada de la humanidad. Es un alegato en contra de la superstición y la religión tal cual se la practicaba en su época, aunque defiende la libertad de cultos. Entiende la historia como un progreso que no tendría límite una vez que se destruya la superstición y cuando la educación, la racionalidad y la libertad se vayan esparciendo en todo el mundo.

Su mujer lo visitaba en el encierro, pero de común acuerdo y por resguardar a Sophie, pidieron el divorcio. En un momento, temiendo ser denunciado, Condorcet intentó buscar refugio fuera de la ciudad. Sin embargo, fue descubierto y detenido en Bourg la Reine, cerca de París. A los dos días apareció muerto en su celda, y se debate si fue suicidio o asesinato político. La defensa de los ideales de libertad e igualdad en sus trágicas circunstancias subrayan el temple y la tragedia de Condorcet. Cuatro meses después de su muerte, Robespierre moría en la guillotina y pasaba lo peor del terror.

Como ideal, la igualdad de los hombres ha triunfado, plasmada en la Declaración de los Derechos Humanos, al cual adhieren todas las Naciones Unidas. La idea de que el poder emana de todos sigue siendo el paradigma actual. Condorcet lo expresaba así:

 “Los derechos del hombre resultan únicamente de que son seres con sensibilidad, capaces de adquirir ideas morales y de razonar sobre estas ideas, y como las mujeres poseen esas mismas cualidades necesariamente tienen los mismos derechos. O no hay ningún individuo de la especie humana con verdaderos derechos, o todo individuo tiene los mismos; y aquel que vote contra el derecho de otros, sea debido a su religión, su color o su sexo, a partir de allí está abjurando de su propio derecho”.

*Javier Luzuriaga es [email protected] de Página/12 y físico jubilado del Centro Atómico Bariloche- Instituto Balseiro.



Fuente link:

Categorías
[email protected] Argentina

¿Quién es PabloT? | Historias de [email protected] de Página/12



Detrás de cada una de las contribuciones, hay una historia. Mes a mes, queremos darle espacio a las voces más activas de la comunidad de Página/12. En esta entrega entrevistamos a PabloT, socio desde abril de 2018.

Mini bio: Nací y me crié en Quilmes, ciudad en la que aún resido, hincha de Argentino de Quilmes, primer club criollo del fútbol argentino, fundado por unos jóvenes quilmeños que no fueron admitidos en el Quilmes Athletic Club, por no pertenecer a familias inglesas.
Me recibí de Técnico Mecánico en la ENET N.º 1, que lleva el nombre del padre YPF, el Gral. Enrique Mosconi. Cuatro días después de mi egreso, asumió la presidencia del país Don Raúl Alfonsín, después de la dictadura cívico militar que azotó el país durante 7 años, llevándose entre los 30.000 a una amiga de la familia y que nos arrastró a la catástrofe que fue la Guerra de Malvinas, habiendo destruido un modelo de desarrollo que aún nos cuesta recuperar.
Más adelante, abandoné mis estudios de ingeniería para formar mi familia, desde 1989 trabajé en forma independiente en el área de la informática, atravesando las crisis de hiperinflación de 1989 y 1991, la época de la fantasía del 1 a 1, la estrepitosa caída del 2001. A partir de 2003, pude ver como, un presidente al que no había votado, comenzaba a hacer esas cosas que yo siempre creí que el país necesitaba, terminaba con la impunidad de los genocidas, le pagaba al FMI para que ya no tuviera injerencia en las decisiones económicas y se unía con los principales líderes de Sudamérica para impulsar la unión de nuestros pueblos.

En el ínterin, como socio de una cooperativa de auto construcción, accedí a mi vivienda propia, junto con otros 400 socios con los que compartíamos largas horas trabajando en la obra, y que luego serían mis vecinos, realmente una experiencia inolvidable.

Hace pocos años, tomé la decisión de acceder a la formación pedagógica, para cumplir con el deseo que siempre había tenido de ejercer la docencia, gracias a lo cual puedo disfrutar el placer de dar clases en escuelas técnicas. Trabajé en el equipo del Plan Conectar Igualdad en la Provincia de Buenos Aires y aún sigo ligado a las acciones de acompañamiento de introducción de las TIC en el aula.

Mis intereses: Son muy variados, destacándose diversas ramas de la tecnología, Historia y Política nacional e internacional. Disfruto de aprender permanentemente.

Mi historia con el diario: Empezó allá por 1988, leyéndolo en el tren o el colectivo camino a mi trabajo, desde Quilmes hasta el barrio de Congreso. Luego, hubo un intervalo de algunos años en los cuales me alejé por dedicarle el poco tiempo que disponía para la lectura, a libros y publicaciones técnicas.

Volví a leerlo a diario a partir de la aparición de las primeras versiones online, ya que me permitía leerlo aún mientras trabajaba y cuando surgió la propuesta de sumarme con un pequeño aporte monetario, no lo dudé un momento, ya que creo que la batalla contra el poder concentrado es cultural y los medios alternativos necesitan el aporte de quienes creemos que hay otra mirada y que los medios concentrados, siempre estarán del lado de los poderosos, porque son parte de ellos.

Hoy por hoy, hay dos columnistas cuyas colaboraciones nunca me pierdo, Mario Wainfeld y Alfredo Zaiat, en el caso de este último, lo sigo en la radio en su programa Cheque en Blanco desde hace muchos años y tuve la oportunidad de asistir a una charla que dio, en octubre de 2019, en el marco de las charlas para [email protected] de Página/12, una linda experiencia de la que destaco el fluido intercambio que se dio entre los participantes y Zaiat.

De los comentarios de lectores, me gustan y me enriquecen los debates que se dan y me divierten algunos personajes muy populares que algunos sospechamos que son trolls; fuera de broma, creo que sería una buena idea leer un día la presentación de alguno de ellos en esta sección.

Si tuviera que mencionar alguna sugerencia para el diario y, más puntualmente, para la comunidad de [email protected], me parece interesante, como ya lo planteó otro lector antes, la posibilidad de poder interactuar directamente con otrxs [email protected], quizás a través de un foro o de algún grupo de afinidad.

Bien, como verán, la brevedad no es lo mío, así que quiero disculparme por lo extenso de esta presentación y saludo a todos los que formamos esta comunidad, ante la llegada del fin de este año tan atípico y agradezco a Página/12 la oportunidad que nos brinda, no solo de informarnos desde “la otra mirada”, sino también de debatir libremente.



Fuente link:

Categorías
[email protected] Argentina

¿Qué pasa con el rugby? | El deporte y la cuestión de clase



Una tormenta autogenerada. Una herida autoinfligida. Todo proyectaba prosperidad después del primer triunfo argentino sobre los All Blacks, pero de un día para el otro el rugby argentino se ve envuelto en una crisis profunda y con tintes históricos en la que la figura central de Los Pumas es desgastada por el repudio generalizado de una sociedad. El “no-homenaje” a Diego Armando Maradona tras su muerte y los tuits racistas de alguno de sus integrantes bastaron para echar por tierra un trabajo de largos años en los que la Unión Argentina de Rugby (UAR) buscó afianzar el vínculo de su principal seleccionado con la gente. Así comienza la nota de Rodrigo Spiess publicada en este diario y el tema no fue ajeno a un fervoroso debate entre las y los [email protected] de Página/12. 

A continuación los pasajes más destacados para seguir reflexionando:

El deporte es un espejo del funcionamiento de una sociedad que funciona con “compartimientos estancos”. Estos energúmenos son el reflejo de la cultura en la que viven, completamente aislada del resto. Tienen sus escuelas (Ward, Champagnat, Cardenal Newman… Tienen sus viajes a Europa y el odio a “los negros”. Los 40 % que han votado por esa mafia que fue gobierno tienen esa “visión del mundo”. Inclusive si muchos son “educados” y otros tienen cuidado con la retorica y los exabruptos; eso lo tienen marcado a fuego en el alma. Muchos periodistas, políticos e inclusive ciertos “intelectuales” (con las comillas) lo saben y hacen todo lo posible para que esa cultura permanezca bien viva y activa, lo que no es muy difícil. Ya no estamos solamente divididos por cuestiones políticas o económicas, sino delante de enemigos de la vida. El eros y thanatos de los griegos es, desgraciadamente, más actual que nunca. No es dando consejos a deportistas que se va arreglar la cosa, sino con una revolución cultural que comience ya en el jardín de infantes. Las otras violencias, como es el caso del machismo, forman parte del mismo problema.
Calisto

El racismo es como el yuyo que mata todo posible desarrollo del pueblo. Es clave iniciar una campaña de concientización no solo con los Pumas, sino en todos los colegios privados que enseñan a odiar y no respetan los derechos humanos. La discriminación se hizo visible pero día a día crece sin que nadie ni nada haga algo para detenerla. No permitamos este desastre. La humanidad ya sufrió y continúa sufriendo este flagelo letal. 
delfont18

Es una idiotez total culpar al rugby de un tema de clase que no tiene poco que ver con el deporte. En este caso, tampoco la pelota (de rugby) se mancha. La discriminación es principalmente económica; en general los ricos exitosos aun de piel oscura son ampliamente aceptados en círculos de élite. Maradona, precisamente, es uno de millones de ejemplos y no solo en el área deportiva. Los Macri y miles de nuevos ricos del siglo XX también. Hay imbéciles por todos lados, jueguen o no rugby. Ah, y a propósito, sería bueno que aquellos que hablan desde el púlpito se dieran una vueltita por https://www.facebook.com/tnh154rd/ y de paso vean si encuentran algo así en otros deportes.
PabloRG

El centro del debate debe salirse del rugby. Este juego concentra elitistas y mediopelo con aspiraciones aristocráticas. Siempre fue así, a pesar de que se popularizó mucho en las ultimas décadas. No es el rugby, es que es en el rugby donde se visibiliza una alta concentración de este tipo de personas. Cualquiera que haya estado en ese círculo lo sabe: lo que escribieron estos nabos es lo que escriben a diario lo que comentan todos en este grupo social clasemediero con aspiraciones, de colegio privado y con mini castas (Lasalle menos que Champagnat, etc). Claro que habrá quien diga que no todos en el rugby son así (en más de una década jugando al rugby no encontré a uno que no sea así); puede ser y por eso no es el rugby sino este grupo social que también practica otros deportes y tiene otras actividades. 
didac

El autoritarismo que nace de resabios racistas, clasistas y patriarcales instalados en la sociedad ya es una enfermedad endémica, naturalizada en la vida familiar, social, política, académica que se muestra de variopintas maneras no sólo en el deporte.
Esta pandemia nos mostró también que todos somos iguales en nuestra naturaleza humana. La epidemiología socio cultural, no sólo identifica lo que nos enferma, también lo que nos sana. Solidaridad, cuidado por la naturaleza, el valor único de la vida, el valor de la familia. Si tuviéramos el coraje de reconocer nuestras vulnerabilidades y asumirlas, reconoceríamos los valores de nuestra dignidad humana y al actuarlos descubriríamos que al herir la dignidad del otro que es igual a mí, me hiero. Y puedo asegurar personal y comunitariamente que es el inicio de un proceso maravilloso en el cual se descubre que las diferencias se transforman en riquezas. Es muy cierto que sólo se reconoce con la experiencia, un ámbito que es patrimonio de nuestra interioridad, muy única y personal, vivencia que al compartirla se internaliza como comunidad. Es así. Una verdad que al ser sinceros con nosotros mismos, la reconocemos. La pandemia nos acorraló ¿por qué no hacer que éste sea un tiempo fértil? 
marains.perris



Fuente link:

Categorías
[email protected] Argentina

[email protected] presenta: “Balance 2020 y expectativas 2021” | Dónde seguir la transmisión online del evento de fin de año




| Dónde seguir la transmisión online del evento de fin de año



Fuente link:

Categorías
[email protected] Argentina

Soledad Acuña, una ministra reprobada | Sus dichos durante una entrevista generaron repudio entre las y los [email protected] de Página/12



Gremios, organismos de derechos humanos, funcionarios y legisladores repudiaron las declaraciones de la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña. La funcionaria del PRO fue denunciada ante el INADI por los maestros de UTE-Ctera, quienes consideraron a sus dichos como “discriminatorios”. Por su parte, el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, calificó de “injustas” e incoherentes” las declaraciones en las que descalificó a los docentes.

Acá las contribuciones más destacadas del debate entre las y los [email protected] de Página/12:

No fue por haber fracasado, Soledad Acuña, Ministra de Educación en CABA, fue porque a los 12 años de edad laburaba de peón de albañil. No fue porque pasé por tres o cuatro “carreras” hasta elegir la docencia, Soledad, fue porque a los 18 años, andaba de provincia en provincia haciendo changas. No fue por comodidad, Soledad, fue porque recién a los 25 años de edad pude entrar a una EEMPA (Escuela de Enseñanza Media Para Adultos). No fue porque cada vez era “más grande”, Soledad, fue porque cuando terminé el secundario nocturno (mientras a la par laburaba de peón, lavacopas o vendiendo pororó) que decidí y pude ingresar a un instituto de formación docente. No fue porque cada “vez era de los sectores socioeconómicos más bajo”, Soledad, que ingresé a estudiar profesorado de lengua y literatura, fue porque laburaba de mozo en un bar durante 5 años, Soledad, para costearme los estudios y tuve 2 faltas, Soledad, leía entre bandeja y bandeja y me recibí con el mejor promedio, Soledad, la noche que me entregaron el título salí del instituto directo al comedor en el que laburaba. No fue por nada de lo que vos decís con desprecio, Soledad, fue porque no tuve oportunidades antes y ahora, hace 21 años que doy clases, que soy docente, Soledad, me paro cada día ante el aula (ahora de modo virtual) con esas convicciones, Soledad. Dando todo de mí para que todas y todos tengan las herramientas fundamentales y que con ellas puedan abrirse camino entre gente como vos, Soledad.
Silvio Alcoba Rosa

Desde mi experiencia docente de más de 30 años formando [email protected] docentes, me atrevo a señalar que no se puede dejar pasar el “diagnósticofalaz que hace Acuña… ya que se corre el riesgo de aceptar o dar por sentado:

NO es verdad que“personas cada vez más grandes de edad que eligen la carrera docente (…) luego de haber fracasado en otras carreras” sean o serán por ello malos docentes.
Al contrario. Mi experiencia de formador me muestra que (en líneas generales, siempre habrá obvias excepciones) mis mejores alumnes de cada curso casi siempre eran aquelles de más edad y que tenían alguna experiencia previa de estudios superiores (aún no terminados, y que para Acuña representarían un fracaso), en general que combinaban el estudio con el trabajo y/o el cuidado de sus hijes.
Se solían destacar por su dedicación, su esfuerzo, su capacidad de volcar su experiencia previa de vida hacia la docencia, pero también (y no es dato menor) porque estoy convencido de que quienes experimentaron algún “fracaso” en sus propios aprendizajes tienen mucha mayor capacidad y empatía para comprender las dificultades de aprendizaje de sus estudiantes (y ayudarles a superarlas).
De hecho mi propia historia tiene bastantes puntos de contacto con las que Acuña desprecia: la docencia no fue mi primera elección profesional, seguí estudiando formalmente (carreras, especializaciones, maestría inacabada -oh, otro fracasado!) hasta los 55, soy primera generación de estudiante secundario y universitario en mi familia…

NO es verdad queel nivel socioeconómico, o en términos de capital cultural, al momento de aportar para el aula, la verdad es que son de los sectores más bajos socioeconómicos los que eligen estudiar la carrera docente” y eso los inhabilitaría para dicha tarea.
La suposición de que quien pertenece a sectores sociales “bajos” (!) carece de “capital cultural” (Ay, Bourdieu, ¡cómo sufrirías si la escucharas!) o de experiencias válidas para aportar a la enseñanza es una falacia absoluta, además de una clara expresión de prejuicio y discriminación. La educación popular latinoamericana, desde Simón Rodríguez o Belgrano a Paulo Freire -si tal vez Acuña alguna vez hubiera frecuentado sus teorías y sus experiencias educativas- es el más claro y cercano ejemplo de la mentira en que incurre alguien que (afortunadamente!!) no eligió la carrera docente… pero se dedica a denigrarla con sus palabras y su ¿gestión?

NO es verdad que “La raíz sobre la militancia política en las aulas está en la formación docente, en lo que se define como perfil de un docente en un instituto de formación” , ya que afirmar esto es no comprender de que se trata la docencia (bueno, sería obvio para alguien que NO es docente). Pero lo peor es que la suposición tecnocrática de que la docencia no fuera una tarea “política” (en el más amplio sentido de la palabra, que incluye variadas formas de militancia, no necesariamente partidaria, como es obvio) resulta lamentable e incomprensible… en una Licenciada en Ciencias Políticas (!!) como es Acuña. Será, quizás, que así pretende ocultar el sentido político de sus propias posturas, como si ella no fuera también una “militante” (la derecha neoliberal se caracteriza justamente por negarse como posición política y camuflarse bajo un naturalismo cientificista y tecnocrático). 
Me disculparán los prejuicios (sus declaraciones me los hacen brotar a flor de piel) pero creo que, en síntesis, Acuña no parece poder salir de su quintita de colegio privado elitista de Bariloche (el Primo Capraro, cuyo director fue el nazi genocida Erich Priebke!!) y de su conchetaje de Barrio Parque o Recoleta (estilo la ex vicepresidenta lapridense) que (como muches ya expresaron en este foro) NO es lo mismo que ser porteño. 
En sus manos está la Educación de mis hermanes porteñes.
Los acompaño en la indignación.
gustavods

Ataca lo que odia su supuesta clase social, lo que ignora y no tiene ninguna posibilidad de conocer, ataca lo que considera bajo, despreciable, como la educación pública lo es para les hijes de les acomodados, de les planeres ricachones que viven del Estado, los que consiguen cargos de ministres solo por tener vínculos de cócctels. Lo que está clarísimo es que no tiene experiencia enriquecedora alguna más que tardes de country.
cronopia 

Un “influencer” que amenaza de muerte a la vicepresidenta, muñecos colgados, autos pintados con el nombre de Videla. Ya había aparecido un político cordobés de Juntos por el Cambio que manifestó su deseo de que la pandemia matara a unos millones de “negros”. Disfraces del Ku Kux Klan en un banderazo de Mar del Plata. Ahora esta parejita maravillosa que invoca no sólo a Videla, sino también a Adolfo Hitler. Pero nadie hubiera imaginado que una ministra de Educación en ejercicio fuera capaz de acusar a los docentes de pertenecer a un sector socioeconómico “bajo” lo que, según esta asombrosa pedagoga, explicaría sus falencias. También – siguiendo a su referente nacional – aconseja espiarlos. Parecía imposible pero vemos que si se puede. Puede que las restricciones que ha impuesto la larga pandemia sacudan a algunas mentes débiles. Pero pareciera mas bien que está sacando a flote lo más negro y criminal de los prejuicios gorilas. Vuelven a reproducirse en la Argentina las conductas históricas de los grandes “propietarios” cuando la raíz de su “derecho a la propiedad” es cuestionada o simplemente analizada. Sería bueno que se averiguara quienes financiaron un audio que circula en las redes con una voz femenina (seguramente una buena actriz) gimiendo de indignación porque se “cuestiona ese derecho” y amenazando con un “levantamiento del país”.  
edu17

Estos docentes! Gente que encontró el atajo perfecto para hacerse millonarios porque no caben dudas que se metieron en eso por la plata. Entran a un cuarto con una jauría de pequeños, medianos y grandes predadores dispuestos a comerse un maestro y salir vivos es otra curiosa vocación para terminar con los nervios destrozados y, a pesar de eso, al día siguiente vuelven para repetir la experiencia. ¡Están locos, por cierto! Lidiar con las aspiraciones y consecuentes frustraciones que los padres trasladan a sus hijos y bancarse a ambos es transitar por el purgatorio. Además, se empeñan en convertir ladrillos con pelos en personas con algún sentido comunitario, informados, menos egoístas, que sepan cuál es la capital de Dinamarca y, a su vez, que sepan que patearle la cabeza a alguien en el piso está mal. Tarea ciclópea, si las hay. Soledad Acuña tiene razón: cuidado con los docentes, no vaya a ser que los alumnos salgan mejor de las escuelas que como entraron y, a futuro, se den cuenta que ¡la Ministra es una @#$!
LlamaleH

En la India existe un río sagrado, el Ganges, que purifica los pecados de quien se baña. Esta señora debe ir seguido por allí porque desde 1997 vive de la función pública, y ha estado varias veces a cargo de educación, y si uno analiza su gestión salta a la vista que ha fracasado con todo éxito. Sin embargo, reaparece como el ave fénix (o más bien el gato félix como dijera cierto primer mandatario) siempre limpia, sin ninguna culpa de ser una de las principales responsables de la fuerte decadencia de la educación porteña, de haber trabajado en la eliminación de materias de formación general que derivaron en la toma de colegios durante casi un año, de haber estado en los convenios que compraron viandas en mal estado para las escuelas con menos recursos y ahora se me escapan unas cuantas. Solo me queda una duda: si, según María Eugenia los pobres no llegan a la universidad, pero los docentes -la gran mayoría universitarios vienen de los sectores de bajos recursos- ¿quién miente? Los docentes rinden concursos o son valorados por juntas de clasificación para ser designados en cargos; el día que hagan eso para los ministerios, vos Soledad, no vas a figurar ni en el segundo o tercer listado.
danyzapa

Hay aspectos gravísimos que podrían impulsar un juicio político, ya que propiciar el espionaje desde las clases virtuales (si bien, cierto es, que cuando existen injusticias hacia el alumnado -sea presencial o a distancia- debe ser denunciado) apuntando a la persecución política, hasta el clasismo que vincula origen humilde con fracaso (y después hablan de meritocracia cuando per sé hacen un determinismo con la clase social). Realmente tiene que haber alguna forma más, además de la lucha gremial, donde se le pueda poner un límite al abuso de autoridad.
Sarmand

¡Sumate a la conversación y dejá tu contribución!



Fuente link:

Categorías
[email protected] Argentina

Mariana Carbajal conversa con Ángela Lerena | Hoy |Charla abierta para las y los lectores de Página/12



[email protected] de Página/12 presenta una charla abierta entre Mariana Carbajal y Ángela Lerena sobre fútbol y feminismos. 

Lunes 16 de noviembre desde las 18:30 hs, transmisión en vivo por YouTube.

Sumate y hacé llegar tus preguntas a una de las mujeres que está haciendo historia en el fútbol argentino. 

Inscribite acá en esta charla abierta y gratuita. 



Fuente link:

Categorías
[email protected] Argentina

¿Quién es Javier Luzuriaga? | Historias de [email protected] de Página/12



Detrás de cada una de las contribuciones, hay una historia. Mes a mes, queremos darle espacio a las voces más activas de la comunidad de Página/12. En esta entrega entrevistamos a uno de nuestros socios que más contribuciones hizo para la sección con sus artículos sobre personalidades del campo científico, Javier Luzuriaga. 

Mini bio: 

Soy nacido en 1950, hijo de exiliados por la Guerra Civil Española, viví hasta los 20 años en el Gran Buenos Aires. Allí hice la primaria, el secundario y empecé la carrera de Física en “Exactas” de la UBA. En 1971 obtuve una beca para estudiar en el Instituto Balseiro en Bariloche. Desde entonces vivo en Bariloche, y trabajé hasta mi jubilación en el Centro Atómico Bariloche- Instituto Balseiro, haciendo docencia e investigación en Física de Bajas Temperaturas.
Dado que la física es internacional, tuve la oportunidad de vivir y trabajar en otros lugares del mundo, siempre una experiencia enriquecedora. Estuve de pos.Doc en Londres, en 1981, como Professeur Invité en el Politécnico de Laussane en Suiza en 1991 y en 1998 en Brown University en Estados Unidos. Creo que fue importante ver y aprender lo que se hace en otros lugares. Me sirvió para valorar la formación que me dio el país (el vaso medio lleno) y también ver que en otros lugares es mas fácil hacer ciencia (el vaso medio vacio). Las falencias se compensaron siempre con las ganas de trabajar aportadas por colegas y el entusiasmo y ganas de saber más por parte de los estudiantes.
Considero un privilegio haber podido trabajar en una actividad apasionante como la ciencia, y estoy sumamente agradecido a las instituciones CNEA (Comisión Nacional de Energía Atómica) y el Balseiro de la Universidad Nacional de Cuyo que lo han hecho posible. Agradecido también a tantos profesores, colegas y estudiantes con los que compartimos esta pasión.
Casado desde hace más de 35 años, con dos hijos, ahora jubilado, tengo tiempo para otras ocupaciones, por suerte nunca es tarde para aprender cosas nuevas. Y aunque cuesta más que en la juventud, no hay exámenes que rendir, una gran ventaja.

Tu historia con el diario: 

Desde mis recuerdos subjetivos, me parece que leo Página/12 desde siempre…
No recuerdo cuando lo empecé a leer, pero fue hace mucho tiempo. La edición de papel de todos los diarios llegaba por avión en horas de la tarde a Bariloche. Por eso, uno se enteraba de muchas noticias por otros medios, pero el comentario y análisis de
Página/ 12 me llevaba a comprar el diario de todos modos. Con la edición digital, ha ganado en inmediatez, lo leo varias veces en el día y se ha trasformado en mi fuente principal de noticias.

Tus lecturas favoritas de P12: 

Me encanta Juan Forn. Un genio que me hizo descubrir a Oliverio Girondo y a Gil de Biedma, dos poetas que nunca hubiera conocido de otra forma. Osvaldo Soriano era otra de las lecturas siempre buscadas, una pena que se haya ido tan pronto. Y los columnistas políticos, todos ellos excelentes.

Por qué te uniste a página/12

Porque es un espacio que valoro desde hace años, me gusta poder poner mi granito de arena para que se mantenga en este cambio de modelo de negocios para toda la prensa. Cuando leo los diarios veo dos países diferentes. A veces miro la trifecta hegemónica: Clarín, La Nación, Infobae, y veo muy claro que no reflejan lo que percibo en la calle o en mi vida laboral. En cambio Pagina/12 me parece más ajustada a lo que observo todos los días. Valoro especialmente la cobertura sobre temas de derechos humanos y la claridad de escritura y conceptos de este diario.

Qué te aporta la comunidad de P/12 y qué te motiva a contribuir y participar activamente

Es bueno compartir ideas con otros, y leer lo que opinan otros lectores es interesante, valoro el respeto que se observa en general con los comentarios. Además, me gusta escribir sobre la vida y circunstancias de personajes históricos que considero interesantes, y poder publicarlos en la sección [email protected] ha sido muy gratificante.

Por qué considerás que es importante la “otra mirada”

Para que no nos vendan cualquier cosa los poderes económicos, que mandan en otros diarios con su billetera.

Qué iniciativas propondrías para el futuro del diario y de la comunidad de [email protected]

Pregunta difícil… no me siento muy calificado para opinar de periodismo. Lo más importante me parece, es mantener un equilibrio entre las convicciones y el informar de la manera más fidedigna posible. Imposible ser aséptico, se toma partido de una manera u otra, pero ojalá nunca seamos tan parciales como para ignorar señales, hechos o ideas que nos saquen de alguna conclusión errada o una realidad que no esté de acuerdo con algún preconcepto. Leo Página/12 porque me parece que esta bastante cerca de ese ideal. Esa objetividad subjetiva, o subjetividad objetiva es lo que me gustaría que se mantenga en este diario.

Agradezco también la presencia de una sección como [email protected] que permite un ida y vuelta entre lectores. 



Fuente link:

Categorías
[email protected] Argentina

Beneficios exclusivos para [email protected] de Página/12 | Noviembre 2020



Inscribite acá

Inscribite acá

Además accedé a:

-La edición del diarioen PDF
-Descuentos en obras de teatro
-Realizar comentarios en las notas
-Encuentros con nuestros columnistas
-Newsletters exclusivos

… y mucho más!

Ayudanos a fortalecer la otra mirada, ¡apoyá nuestro periodismo!



Fuente link: