Categorías
Argentina Economía

Danone reestructura sus marcas | Cambios a nivel mundial con posible impacto en Argentina



La multinacional Danone anunció una revisión de su estrategia en la Argentina. Este anunció ocurre en el marco de un programa de reorganización y reestructuración de sus marcas en distintas partes del mundo. La empresa de alimentos registró una caída de 9,3 por ciento en su facturación del tercer trimestre a nivel global.

Los activos de la empresa en la Argentina incluyen distintas unidades de negocios con marcas como La Serenísima, Villavicencio, Villa del Sur, Nutrilón. 

Estos activos suman en torno de 548 millones de dólares sobre los que la firma multinacional comienza a considera nuevas estrategias. Danone opera en la economía argentina hace 25 años y emplea 5000 individuos.

El país hace dos años y medio que muestra una importante dificultad económica, la cual en 2020 se agravó por el efecto de la pandemia.

En el tercer trimestre, Danone facturó 6.800 millones de dólares a nivel global, lo que implicó un retroceso de más del 9 por ciento respecto del mismo período del 2019. Así lo anunció la directora general de la firma, Cecile Cabani, al presentan los resultados trimestrales.

La multinacional indicó que la empresa evalúa hacer una revisión inmediata de la estrategia de negocios en la Argentina y en Estados Unidos, donde gestiona la marca Vega, con ventas por casi 600 millones de dólares. “Otros activos podrán ser eventualmente revisados con posterioridad”, agregó la empresa.

En una entrevista con la agencia Bloomberg, el CEO Emmanuel Faber afirmó que “se miran los activos que no mueven la aguja para Danone porque son demasiado pequeños o requerirían doblar su tamaño localmente, así que alguien más podría ser un mejor propietario”. 

Desde la filial argentina indicaron que por el momento no hay decisiones concretas sobre cómo avanzará la multinacional en su estrategia global de reestructuración y su impacto en la Argentina.

Reestructuración global

Los primeros pasos de la reorientación en los negocios globales, tras las fuertes pérdidas de la empresa a nivel internacional, ya comenzaron a registrarse. 

En las últimas semanas la empresa vendió a cambio de 470 millones de euros su participación en la empresa japonesa de bebidas Yakult Honsha, como parte de su racionalización a nivel global.

En ese contexto, la empresa empieza por someter a “revisión estratégica” a los negocios menos promisorios dentro de su portafolio. El término es un eufemismo para una de muchas alternativas, que pueden incluir la venta de parte o la totalidad de sus unidades locales, cierres o racionalizaciones. 



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

Los precios para alquiler temporal subieron hasta 50% interanual

https://www.tiempoar.com.ar/nota/afirman-que-los-precios-para-alquiler-temporal-subieron-hasta-50-interanual

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina Economía

Diez puntos de consenso entre empresarios y sindicalistas

https://www.tiempoar.com.ar/nota/diez-puntos-de-consenso-entre-empresarios-y-sindicalistas

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina Economía

Tarifas: en en 2021 van a subir con la inflación, pero habrá subsidios focalizados

https://www.tiempoar.com.ar/nota/tarifas-en-en-2021-van-a-subir-con-la-inflacion-pero-habra-subsidios-focalizados

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina Economía

¿Cuánto vale un espacio verde? | Temas de debate: Impacto de los negocios inmobiliarios y los incendios forestales



Producción: Javier Lewkowicz


Exigir más compromiso

Por Rubén Ginzburg *

Es muy difícil saber el valor de un bosque nativo. Los biólogos y los economistas siempre buscaron distintas maneras de estimar cuánto vale una hectárea de bosque. Existen metodologías variadas pero nunca se llega a un valor consensuado que ponga un precio a la diversidad de especies que viven en él, a los servicios ecosistémicos que prestan. Cuánto vale la presencia del quebracho blanco, cuánto la de un oso hormiguero. Cuánto vale la regulación del ciclo del agua, la captación de dióxido de carbono, el resguardo de la erosión de los suelos. Podemos incluir además el uso medicinal y alimenticio que las comunidades le dan a muchos recursos que extraen de él.

Sin embargo es mucho más fácil otorgarle un valor de mercado. Podemos calcular rápidamente cuál es el precio de esa misma hectárea de bosque, si por ejemplo se trata de un área apta para la actividad ganadera. Podríamos calcular lo que cuesta implantar una pastura y cuántas cabezas de ganado incluir. Ni hablar si el suelo es apto para cultivar trigo, soja o maíz, donde las cuentas son más directas. En cualquier caso, sólo tendríamos que descontar, claro está, el precio del desmonte. Pero entonces, este valor ya no sería el del bosque.

Lo mismo corre para cualquier otro ecosistema, cuánto vale un pajonal de los humedales del Delta del Paraná. De un lado toda la diversidad de especies vegetales y animales para empezar, y los bienes y servicios que brinda el ecosistema. Del otro la posibilidad de hacer alguna actividad productiva, o un desarrollo inmobiliario si fuera el caso.

Ahora hagamos la misma analogía pero con un espacio verde en la ciudad. Seguramente ya no tenga la misma biodiversidad o no preste los mismos servicios ambientales. Pero quién puede dudar de la necesidad de esparcimiento, de pequeños pulmones verdes y de aire limpio, de una vista relajada y amplia sin encontrarse rodeado de edificaciones que oculten el sol. Además, los espacios verdes regulan la temperatura y humedad ambiental, y amortiguan los niveles de ruido. Cuál es el valor que una persona le otorga a estas cuestiones. Cuál es el valor que millones de personas le otorgan en esta ciudad. Se trata sin ir más lejos de la salud ambiental de nuestro ecosistema ciudad. Queda claro y no hace falta ahondar mucho más, el precio que el mercado le pone al metro cuadrado en Costa Salguero.

Desde la ciudad muchas veces exigimos, y con justa razón, el cuidado del ambiente y la regulación del uso de los recursos naturales en todo el territorio nacional. Nos interesamos en la pérdida de los bosques y la transformación de los humedales, en la contaminación por agroquímicos o la quema de cientos de miles de hectáreas por el descontrol de los fuegos. Temas sin dudas de relevada importancia y actualidad. Sin embargo en uno de los distritos con mayores niveles de contaminación ambiental y de generación de gases de efecto invernadero que agudizan el cambio climático, estamos siendo espectadores pasivos de la pérdida de uno de los pocos grandes espacios verdes que quedan en la ciudad.

Tal vez haga falta aclarar que considero importantísimo el desarrollo productivo. Me parecen fundamentales las actividades agropecuarias como pilares de un desarrollo territorial diverso, que pueden permitir el desarrollo local, además de las necesarias divisas para el país. O el desarrollo inmobiliario, donde la construcción se convierte en tracción de empleo y motor de muchas otras actividades. Pero valga también la aclaración de mi postura, todas estas actividades deben estar reguladas por el Estado, aquel que debe velar no solo por el desarrollo de una actividad puntual, sino y ante todo por el bien común de la sociedad toda.

Podríamos darnos el lujo de discutir si necesitamos más espacios verdes en la ciudad, pero siendo un distrito con los índices más bajos de espacios verdes por habitante, cada metro cuadrado verde se convierte en una cuestión muy preciada y de valor único. Los espacios verdes y la salud ambiental que estos nos brindan son bienes y servicios públicos, muchas veces, si no siempre, carentes de valor de mercado; y por ello lo imprescindible de su regulación por parte del Estado. La discusión debería pasar por plantearnos como sociedad si queremos locales, oficinas y viviendas con una hermosa vista para pocos cientos y de precios inalcanzables para la gran mayoría, o valoramos la necesidad de un espacio verde único para el disfrute de todos. Y exigir a quienes votamos la misma celeridad y compromiso por el ambiente, se trate de un bosque, un humedal o un espacio verde en la ciudad.

* Biólogo, docente e investigador del Depto. de Ecología, Genética y Evolución de la FCEN-UBA.


Cómo resurgir de las cenizas

Por Nicolás Mari **

Superar el record de área quemada en la provincia de Córdoba debería hacer sonar el teléfono rojo de la oficina del gobernador. Sin embargo algunos acusan que el llamado no llegó a tiempo. Más allá de ese detalle, y por más que le busquemos la vuelta, los números son los números, y hablan por sí mismos. Ya son más de 300 mil hectáreas quemadas, máximo histórico desde el año 2003 según datos del Plan Provincial de Manejo del Fuego y primero en el ranking nacional para el año 2020.

Para bajar el problema a la tierra quisiera contar una historia: un señor nacido y criado en las cañadas en Cruz del Eje, me contó que su vida entera trabajó en el campo que fue de su padre, y tal vez de su abuelo. De niño ya arriaba ovejas, las cuidaba, y hablaba con ellas. Más adelante aprendió a alambrar, cavar pozos y barrenar postes. Hábil con el caballo se hizo hombre y heredó su campo. Acompañado de su gran mujer doña Mirta, 5 hijos criaron, cinco que siguieron su propio camino. Y así la vida se hizo, entre churquis, aguadas y matorrales. La vida de don chicho, relata el trabajo, la familia, las andanzas y desesperanzas. Ya no es la primera vez que el fuego lo azota, ya no es la primera vez que nace desde las cenizas, ya no es la primera vez que cae de rodillas. El 2020 lo vuelve a marcar con herida de fuego, pero esta vez la marca es profunda y el cuero propio más curtido.

En un mundo asechado por las catástrofes ambientales, no es propicio culpabilizar y responsabilizar a los protagonistas. Lo cierto es, que en los tiempos que nos toca vivir, cada uno de nosotros tiene una cuota de responsabilidad sobre el destino de nuestro entorno. Y es así que urge la autocrítica.

Pero no dejemos de pensar lo siguiente: estar mejor informados, preparados y equipados nos ayudaría a que ante una sequía sin precedentes en los últimos 45 años, podamos afrontar mejor el problema. Y es en ese sentido que debemos trabajar, en la prevención, en la alerta y la respuesta temprana.

Imaginemos un Estado integral: súper financiado, con recursos destinados al monitoreo de los ecosistemas, el seguimiento de la oferta hídrica, al análisis continuo del rendimiento de los cultivos, el análisis de sequias, inundaciones, incendios, erupciones volcánicas, terremotos, al seguimiento ininterrumpido de los disturbios ambientales, ¿Será que estoy imaginando algo imposible?

El Estado junto con las empresas privadas juega un rol esencial. El estado desde la ciencia y la tecnología, desde la educación superior, desde programas que fomenten la inversión, desde el apoyo económico a la producción, a la innovación, a la conservación de los recursos naturales. Las empresas desde la inversión en el país, en apostar a la creación de tecnologías argentinas, tecnologías limpias, al crecimiento económico del país.

La ocurrencia de un disturbio como lo es un incendio, puede abordarse en esta línea de tiempo, antes de que ocurra, en el momento en que ocurre y en el momento que ya ocurrió.

Por supuesto que trabajar en el antes de que ocurra es lo ideal, no solo para evitar que suceda, sino también para planificar que suceda, si lo consideráramos necesario. Y es en este aspecto que viene la crítica constructiva, es aquí donde fallamos como sociedad, como Estados, al no anticiparnos a los hechos.

El durante también merece un apuntalamiento, tal vez en menor escala. No solo en tecnología dura, como los satélites y las comunicaciones, sino también en tecnologías de procesos, en lo organizacional. Y ello debería apuntar a mejorar las estrategias a nivel de la comunidad, de las distintas instituciones que pueden aportar desde sus carteras programáticas, desde sus proyectos estructurales.

Se necesita comprender el gran poder de recuperación de la naturaleza, y por otro, entender que en determinadas situaciones es necesario intervenir, en particular ante una herida grave. Por ello el post fuego es imprescindible la presencia del Estado, como coordinador de actividades que permitan la propia recuperación del ecosistema quemado como también su adecuada intervención. Y ambas estrategias no son fáciles de llevar adelante si no nos ponemos de acuerdo como hacerlas.

** Investigador del INTA, Agencia de Extensión Rural Cruz del Eje.



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

Dólar: el negocio de la brecha cambiaria | Cuál es la estrategia de Martín Guzmán para tranquilizar los mercados de divisas.



La brecha cambiaria es un potente generador de expectativas de devaluación. La diferencia entre el tipo de cambio oficial y las cotizaciones de los dólares Bolsa y blue también es una fuerte arma de desestabilización política.

Reducir y estabilizar la brecha es un objetivo económico-financiero y, a la vez, una misión política prioritaria en el gobierno de Alberto Fernández.

La brecha además es una fuente de negocios espectacular para financistas y empresas exportadoras e importadoras.

Con férreo control de cambios es casi inevitable la existencia de precios de dólares diferentes. La administración entonces de ese complejo cuadro cambiario es fundamental para que la economía eluda la inestabilidad latente por esa discrepancia.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, está convencido de que una de sus principales tareas es reducir la brecha. Frente a ese desafío se repite la misma dinámica de meses pasados. La legión de economistas de la city que lo menospreció cuando negociaba con los poderosos acreedores del exterior, con un resultado exitoso que los dejó descolocados, salieron en forma disciplinada a decir que no podrá lograrlo sin devaluar fuerte.

Como se adelantó aquí el domingo pasado, Guzmán adquirió la centralidad política y de gestión que la crítica situación exige y, a la vez, las líneas de acción de Economía y el Banco Central ahora están coordinadas, base indispensable para atender la cuestión cambiaria.

En la contienda con economistas expertos en pronósticos fallidos y de fracasos en la gestión pública, Sacachispas les está ganando cómodo el partido luego de cerrar el canje de deuda, pero el desafío cambiario es clave para saber cómo terminará el score.

Clave financiera

La brecha es perturbadora de la estabilidad y brinda además oportunidades de hacer diferencias especulativas que no se podrían concretar en un mercado cambiario tranquilo.

Algunas operaciones son de poco monto y otras de un volumen considerable. La más conocida es el “rulo“, que consiste en comprar dólar ahorro (200) al precio oficial y venderlo en la plaza blue. Ese pase de manos de billetes entregaba una utilidad de unos 5000 pesos mensuales, hasta que se limitó al máximo la entrega de esos verdes de las reservas.

Grandes empresas endeudadas en el exterior tomaban créditos en pesos a tasas bajas, reducción fomentada por el Banco Central para facilitar el financiamiento del sector productivo. Esos pesos no los utilizaban para fortalecer el capital de trabajo, sino que los destinaban a comprar dólares oficiales para precancelar deudas (financieras y comerciales) en el exterior, especulando con que la brecha estaría adelantando una próxima devaluación que encarecería en pesos el pago de esos pasivos. El Banco Central decidió regular esa operatoria.

Los importadores también adelantan transacciones con la misma lógica: comprar a un dólar oficial que estiman, de acuerdo a la dimensión de la brecha cambiaria, hoy estaría atrasado.

Por esas vías se aceleró la pérdida de reservas en los últimos meses. El Banco Central intervino para ordenar esas operatorias con la Comunicación “A” 7138, el jueves pasado.

Además de implementar medidas de urgencia para evitar esos movimientos, la clave financiera pasa por reducir la brecha. La diferencia de cotizaciones no es por “falta de confianza”, concepto gaseoso con el que confunde el discurso económico dominante, sino que para lograr achicarla se requiere de una estrategia monetaria y cambiaria consistente que permita controlar el mercado, generando incentivos a la oferta de dólares al tiempo de construir opciones de inversión en pesos.

Clima social

La inestabilidad cambiaria tiene una raíz estructural, impulsos de la coyuntura y el fomento de una oposición política y mediática desbocada.

La escasez relativa de divisas, lo que se conoce como restricción externa, es el origen de las habituales crisis de la economía argentina. Cada uno de los integrantes del equipo económico lo sabe y elude el análisis vulgar de la ortodoxia que dice que el disparador de las debacles se origina en el frente fiscal.

La forma de atender la cuestión externa, o sea relajar la falta de dólares, se encuentra en diseñar una política de fomento de exportaciones y de sustitución selectiva de importaciones.

Los resultados de esa estrategia no son inmediatos, llevan tiempo y lo que menos se tiene en una coyuntura crítica es ese activo.

Por eso, definido ese objetivo de mediano y largo plazo, resulta fundamental el manejo de la coyuntura, tarea compleja que no tiene una receta mágica, como lo prueban las recurrentes crisis cambiarias/sector externo desde hace 45 años.

Otro factor que influye en la situación cambiaria de coyuntura es la campaña de desestabilización liderada por el dispositivo mediático y político de derecha.

Reafirmando que la cuestión principal del mercado cambiario es un problema estructural de escasez de divisas y que la gestión de la coyuntura resulta compleja, la minimización -durante cuatro años de macrismo- o la exageración -como en estas semanas- de la inestabilidad cambiaria por parte de financistas y economistas de la city juega un papel central en el clima social en relación al dólar.

Guzmán

La intervención en la disputa por las expectativas económicas y sociales es importante y es un terreno en que el gobierno no debería ceder si pretende dar batalla a los promotores de la desestabilización.

La presencia pública como la de Guzmán en IDEA rebatiendo una a una las inexactitudes que le trasladaban en el cuestionario público, y la voluntad política de asumir el control del mercado cambiario van en ese sentido.

La participación del ministro fue una prueba al respecto: por un lado, explicó que no habrá devaluación brusca y que hay reservas líquidas suficientes; y, por otro, adelantó dos medidas vinculadas a la plaza cambiaria y financiera.

La respuesta inicial del mercado a esa intervención fue un freno a la escalada del dólar contado con liquidación, para cerrar con una caída de 5 a 7 pesos desde los máximos.

Como se ha señalado en más de una ocasión, la batalla del dólar es diaria porque la principal habilidad del mundo de las finanzas es hacer negocios en las fisuras de las regulaciones.

Guzmán demostró en el trato con los acreedores externos, que son los fondos de inversión más poderosos del mundo financiero global, que tiene bastante paciencia hasta poder definir las reglas de juego sobre las cuales se terminó de definir el acuerdo.

Sobre el mercado cambiario Guzmán piensa desplegar la misma estrategia de paciencia con la siguiente hoja de ruta:

* La brecha cambiaria no impacta en la inflación.

* La diferencia entre el tipo de cambio oficial y los dólar Bolsa y blue importa por lo que genera en expectativas sociales.

* El objetivo entonces es reducir esa brecha cambiaria.

* La cotización oficial no está atrasada en términos históricos.

* Los valores de los dólar Bolsa y blue no representan la realidad de la economía argentina.

* Las restricciones cambiarias son de emergencia y hoy no pueden flexibilizarse, pero no son consideradas una política permanente.

* No habrá limitaciones adicionales para el acceso al dólar ahorro; por lo tanto no habrá prohibición total.

* Hay suficientes reservas líquidas para atender el actual nivel de demanda de divisas.

* Si fuera necesario se activaría el swap con China, opción que asegura hoy no tiene sentido.

* Subir la tasa de interés de referencia del Banco Central para igualar la de Pases con la de las Leliq, lo que evita operaciones especulativas al tiempo que mejora la rentabilidad de plazos fijos en pesos.

* Ratifica que el dólar oficial de fin de año será de 81,40 pesos, y de 102 pesos en diciembre de 2021, como está estipulado en el Presupuesto Nacional.

“Hasta que se convenzan” de que no habrá devaluación brusca, es el mensaje que Guzmán reitera una y otra vez cuando lo apuran sobre la magnitud de las presiones del mercado.

Objetivo

En estas últimas jornadas turbulentas, con rumores varios y versiones de un alza todavía más disparatada del dólar blue, la misión inmediata que se planteó el equipo económico es tranquilizar el mercado y regresar a una situación previa a las medidas de principios del mes pasado.

Es un objetivo ambicioso de acuerdo a las actuales condiciones. En esos días el dólar Bolsa cotizaba en un rango de 120 a 125 pesos. Hoy parece una quimera alcanzarlo, porque ubicaría la brecha cambiaria en 50 por ciento, la mitad del último cierre. 

Para alcanzar esa brecha, la primera medida fue la de flexibilizar la operatoria del contado con liquidación que anunció Guzmán en IDEA. El ministro quiere que sea un mercado con más volumen de operaciones, no menos, porque así disminuiría -dice- la posibilidad de maniobras disruptivas en las cotizaciones. 

El encarecimiento del dólar ahorro con el 35 por ciento a cuenta de Ganancias y Bienes Personales establece un piso por encima de esa meta. Ese 35 por ciento más el 30 por ciento del impuesto PAIS coloca la brecha en un piso del 65 por ciento. Del mismo modo que el aumento en la cantidad de días de “parking” para inversores financieros no residentes disparó el contado con liquidación -ahora se dará marcha atrás con esa medida-, el 35 por ciento también ha sido un error no forzado.

Eliminarlo evitaría que cada ajuste del tipo de cambio oficial eleve aún más el denominado “dólar solidario”, reduciendo entonces la brecha y, por consiguiente, el fuego de las especulaciones devaluatorias.

Inversión en pesos

Otro frente para descomprimir tensiones en el mercado cambiario se encuentra en la oferta de opciones de inversión en pesos. El menú debe garantizar una rentabilidad positiva respecto a la inflación esperada y a la devaluación del tipo de cambio oficial.

Guzmán adelantó que habrá incentivos tributarios para las inversiones en pesos.

En un hilo de tuit en su cuenta informó que “en línea con los objetivos que nos planteamos en diciembre de 2019 de reconstruir el mercado de capitales en pesos, dimos un nuevo paso: enviamos al Congreso de la Nación un proyecto de ley para incentivar el ahorro y el financiamiento en moneda local“.

La idea oficial es nivelar la carga tributaria de los activos en pesos con cláusulas de ajuste respecto a los que tienen renta fija. Guzmán afirmó que “mientras se trabaja en resolver la problemática inflacionaria, es importante ofrecer a la gente y a las empresas, instrumentos que protejan sus ahorros”.

El proyecto de ley exime del Impuesto a las Ganancias a los activos en pesos indexados (por ejemplo, con CER o UVA) y a otros activos en moneda nacional que se destinen a inversiones productivas, corrigiendo así el tratamiento diferencial que tenían estos activos, que castigaba su uso.

También estarán exentos del Impuesto a Bienes Personales las obligaciones negociables, los activos destinados a financiar inversión productiva y participaciones en Fondos Comunes de Inversión y Fideicomisos que inviertan en activos ya eximidos como por ejemplo títulos públicos.

Ganar

Además de la voluntad política de no aplicar una devaluación brusca, existe convencimiento absoluto en cada uno del grupo de economistas principales del Gobierno que esa medida no sería solución de nada y que sólo agravaría el cuadro económico y social.

Están seguros de que, a diferencia de otras crisis cambiarias, el mercado no puede forzar la devaluación pese a la tenaz campaña en ese sentido liderada por corporaciones mediáticas con un afilado coro de economistas del establishment.

El control de cambios es un dique poderoso a esas presiones. Hoy es un régimen muy firme:

* Casi no hay posibilidades de formación de activos externos vía compra de dólares. El acceso al dólar ahorro es muy restringido, además por un monto bajísimo de apenas 200 dólares.

* Existe una férrea regulación para el giro de utilidades al exterior.

* La exitosa reestructuración de la deuda pública alivió sustancialmente los pagos en dólares.

* Se ajustaron los regímenes de cancelación de deuda privada financiera y comercial.

* También se empezó a controlar la demanda especulativa de los importadores.

* La pandemia limita la pérdida de divisas por el turismo al exterior

El equipo económico destaca que hasta el Fondo Monetario Internacional está de acuerdo con el control de cambios. Con esa potente herramienta de regulación de reservas y una mayor consistencia en el manejo cambiario y monetario, dicen que el mercado no tiene margen para ganar la pulseada financiera.

[email protected]



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

La estafa macrista del “boom” de Vaca Muerta | El Plan Gas del gobierno intenta reparar los resultados de una política nefasta



Durante la administración de Mauricio Macri, la producción nacional de petróleo empezó a transitar un sendero de caída constante en el cual, pese a los altibajos, nunca llegó a recuperar los volúmenes extraídos en 2015, señala un informe de Oetec, instituo especializado en el tema. La producción de gas observó una importante recuperación en 2018 y 2019, pero no por efecto de la política gasífera de Cambiemos sino como resultado exclusivamente de un extraordinario subsidio en favor principalmente de una firma petrolera, Tecpetrol (grupo Techint), a la que se le pagó por el gas excedente que extrajeran más del dóble del precio internacional (u$s 7,50 el primer año, u$s 7 en el segundo y se preveía 6,50 en el tercero). El precio era tan alto que el aumento en la tarifa de gas de más de 3000% entre 2016 y 2019, habría sido de más de 5000% para absorberlo. 

En perspectiva electoral, en 2019 Cambiemos decidió no aplicar el aumento, pretendió nacionalizar la deuda con las petroleras subsidiadas por más de 500 millones de dólares pero el precio dejó de pagarse. La consecuencia: la producción de esos yacimientos de Vaca Muerta cayó desde entonces en picada, demostrando que sólo habían subido producto de una ficción. Si a ello se le agrega lo que significó la fuerte exclusión que provocó el megatarifazo, medido por las decenas de miles de familias que se desconectaron por no poder seguir pagando el suministro, empresas que cerraron o se fundieron por el costo de la energía para producir, más la caída vertical en obras públicas para el sector (dejó de hacerse obras de extensión de gasoductos, por caso), se tendrá un panorama del cuadro que dejó el macrismo en el sector de hidrocarburos, que el gobierno empezó a reordenar esta semana con el lanzamiento del Plan Gas.

Mauricio Macri, recordemos, puso de ministro de Energía al presidente de Shell, Juan José Aranguren, o más precisamente a quien lo había sido hasta mediados de 2015. Aranguren armó un esquema de negocios (más que una política energética) en beneficio de algunos, no de todos los petroleros. Un ejemplo de ello es la política de importación de gas. A partir de la renacionalización de YPF (2012), el kirchnerismo había puesto en marcha una agresiva política de sustitución de importaciones, que venían creciendo a ritmo sostenido porque la producción local declinaba al tiempo que había un aumento constante del consumo interno. Desde 2013 empezó a crecer la producción de gas, y a partir de 2014 dejó de crecer la importación. En 2015 se produjo la primera baja importante de las necesidades de gas importado, del 10 por ciento.

Un análisis de la especialista Belén Ennis, de Oetec, muestra que el incremento de la producción de gas alcanzó al 3,4% en 2015, que se prolongó al 2016 con un 4,9%. Particularmente el yacimiento Vega Pléyade, en Tierra del Fuego, que YPF inició en 2013 y empezó a producir en febrero de 2016, explica casi en su totalidad el aumento de producción de 2016. Macri repite “recibimos un país sin gas”, lo que choca de frente con la realidad de las cifras estadísticas.  

En 2016, como en el año anterior, las importaciones de gas se redujeron, pero a una tasa muy inferior a la del año previo (3,5%) pese a que la producción interna había crecido fuerte. Al año siguiente, 2017, sin justificación las importaciones vuelven a aumentar y en un 7%, con lo cual incluso fueron mayores a las de 2015. 

Se recuerda, de aquel momento, las denuncias sobre la responsabiilidad que le cabría a Aranguren en importaciones de gas licuado que ingresaban por Chile y que eran provistas por una subsidiaria de Shell, justamente cuando estaba bajo cuestionamiento la necesidad de ese suministro. Por otra parte, ya para entonces se había desacelerado el consumo interno, que en ese año había crecido tan sólo 2,6%. 

Destaca el ensayo de Ennis que en 2018 se registra un salto en la producción de gas, pero explicado por el aporte adicional a la oferta de un solo yacimiento, Fortín de Piedras, de Tecpetrol, en la formación Vaca Muerta. “Sin esta concesión subsidiada en el marco de la Resolución 46 (ingresó a ella en 2017), la producción nacional hubiera pasado de un crecimiento del 5,3% en 2018 a una caída del 0,3%. Por lo tanto, la mayor producción gasífera de Macri se sostuvo en 2018 gracias a los tan vilipendiados subsidios. Esos mismos subsidios que fueron la razón de ser del incremento brutal de los precios del gas en boca de pozo y su traslado a la tarifa (léase, tarifazo)”, explica Ennis en su artículo para Oetec de agosto de este año. En 2019, agrega, la dependencia del gas subsidiado se agudizó todavía más.

Fue muy cuestionada en su momento esta política de Aranguren de subsidiar la producción extra de estos yacimientos de shale gas, mientras desalentaba la producción en otras cuencas. No sólo provocó, con el subsidio al precio del gas en boca de pozo, un brutal tarifazo que ni el propio macrismo pudo soportar en 2019, sino también la expulsión de buena parte de la producción en áreas convencionales. 

Las cifras de producción por cuenca del año 2019, comparadas con las de 2015, muestran que mientras en la Neuquina y Austral (cuenca marina, explotada por Total) crecían cerca del 25%, la del Noroeste declinaba un 35%, Golfo San Jorge 18% y hasta la Cuyana un 7,4%. “No fue un boom de inversiones, fueron los subsidios de la política de Cambiemos lo que provocó ese mayor aporte de gas, hegemonizado por la cuenca neuquina y Vaca Muerta, pero específicamente por Fortín de Piedra”, el yacimiento explotado por el Grupo Techint, concluye el mismo estudio. 

Se entiende, entonces, que el plan gasífero que promueve sustituir importaciones con producción nacional, federalizar la producción impulsándola en todas las cuencas, incluso con perspectivas de industrialización regional del gas, despierte expectativas en el sector petrolero. No así entre quienes pretendieron sacar provecho del plan de negocios de Macri y Aranguren. Entre esos tipos y el país, hay varias cuentas pendientes.



Fuente link:

Categorías
Argentina Economía

El nuevo Plan Gas se basa en un precio alto y subsidios a las petroleras

https://www.tiempoar.com.ar/nota/el-nuevo-plan-gas-se-basa-en-un-precio-alto-y-subsidios-a-las-petroleras

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina Economía

En el Coloquio de Idea, se plasmó la agenda del establishment opositor

https://www.tiempoar.com.ar/nota/en-el-coloquio-de-idea-se-plasmo-la-agenda-del-establishment-opositor

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original

Categorías
Argentina Economía

Hojas de ruta

https://www.tiempoar.com.ar/nota/hojas-de-ruta

Este articulo lo podes encontrar en TiempoArgentino

Link al articulo original