Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

La historia de Sacha, el traductor coreano que vivió un año y medio en Buenos Aires para traducir Rayuela

La historia de Sacha, el traductor coreano que vivió un año y medio en Buenos Aires para traducir Rayuela

Quizá sea una de las obras de Cortázar más difícil de traducir, sobre todo a un idioma que no es latino. Sin embargo, Sung Woong Choi, coreano, enfrentó este desafío. Cuenta cómo aprendió castellano y por qué tradujo esa novela emblemática. 

19 de Febrero de 2020

Su nombre en coreano es Sung Woong Choi, pero se hace llamar Sacha, un diminutivo de Alexander que aparece con frecuencia en la literatura rusa. Considera que la literatura es mucho más interesante que la vida y que es lo que le da sentido a la suya. Habla, además de su lengua materna, francés, alemán, inglés, japonés y un castellano que, luego de un año y medio de vivir en Buenos Aires, pronuncia de una forma aporteñada que le hace decir sho y shuvia, como si hubiera nacido aquí, a la vuelta.

Su gran proyecto en este momento es traducir al coreano Rayuela, de Julio Cortázar, lo que calcula que le llevará dos o tres años más de trabajo, porque luego de su regreso a Corea que concretará en unos pocos días, viajará a Japón donde permanecerá seis meses para perfeccionar el idioma. Se lleva de aquí una gata atigrada, un animal cortazariano si los hay, que lo acompañará silenciosamente mientras traduzca Rayuela y quizá lo acerque al autor argentino quien tenía, como Osvaldo Soriano, una manifiesta predilección por los gatos.

En un bar tradicional de San Telmo, un barrio que conoce muy bien porque ha vivido allí, Sacha habla de su ambicioso proyecto con Tiempo Argentino.

-¿Cómo aprendiste español?

-Tengo 35 años. Comencé a estudiar literatura en Corea a los 20, pero pronto dejé mis estudios en ese país para ir a Francia. Allí estudié literatura francesa y alemana. Luego fui también a Alemania. Comencé a traducir poesía francesa y alemana al coreano por puro gusto. En Francia aprendí latín y eso me facilitó entender las lenguas que provienen del indoeuropeo como el español.

-¿Y qué libros tradujiste del francés y del alemán?

Una velada con el señor Teste de Paul Valéry, El pequeño libro de la subversión… de Edmond Jabès y las Elegías del Duino de Rainer María Rilke. Luego volví a Corea y fundé mi propia editorial para traducir literatura extranjera. Después  de seis años, decidí que no quería quedarme siempre en Corea. En tres horas tomé la decisión de irme a cualquier lugar, pero como siempre tuve pasión por la literatura, me interesaba aprender una lengua importante para la literatura como el español. Argentina es un país muy lejano para nosotros y yo casi no conocía nada de aquí. Lo que hice fue buscar cuál era el lugar más barato para aprender español porque no tenía mucho dinero. Entonces busqué en Internet y me fui a Ecuador, a Quito. Allí tomé un curso de español en la universidad y me quedé seis meses. Conocí a un chico muy brillante que me aconsejó viajar a la Argentina por la literatura de Borges. En esa época yo aún no conocía casi nada de Cortázar. Viajé a la Argentina, al tiempo comencé a leer a Borges, a Oliverio Girondo, a Juan José Saer. Yo pasé las pruebas de español en la universidad, pero para mí es básico estar por lo menos dos años en contacto con la lengua en el país donde se habla. De todos modos, me interesa más leer, entender la literatura de un lugar que perfeccionar mi pronunciación.

-Los que mencionás son autores difíciles de traducir.

-Sí, pero siempre me gustó lo complicado. Quería traducir algo del español al coreano, pero Borges está muy traducido. En cambio, de Cortázar sólo estaban traducidos algunos cuentos reunidos en una antología. Así comencé a leer Rayuela y ¡pum¡, me gustó mucho. Creo que el español de Cortázar es algo afrancesado y como yo me especialicé en literatura francesa, a mí me resulta más fácil que otros autores que escriben en español. Su español, por otro lado, no es estándar porque, al mismo tiempo, conserva algo muy porteño. Además, ya tengo la traducción alemana, la japonesa, la inglesa y la francesa para poder hacer la comparación. De modo que ya está casi listo el contrato para hacer la traducción en la editorial que yo fundé y luego traspasé a un amigo.  A mí no me gusta mucho la literatura latinoamericana como la de García Márquez, aprecio mucho más un autor como Cortázar que, como Mallarme y como Rilke, quiso superar la frontera del idioma.

-¿Y cómo ves las traducciones de Rayuela a lenguas que vos conocés?

-La francesa es muy literaria, pero no sé si es muy fiel. La alemana es, como los alemanes, muy minuciosa. La japonesa está traducida muy a la japonesa, es muy detallista.

-Cuándo decidiste aprender español, ¿por qué no se te ocurrió viajar a España?

-Nunca me interesó España. Francia, sobre todo París, en cambio, fue un centro cultural muy importante por la literatura, la filosofía y también por su economía. En los países extranjeros lo que más se conoce de España es Don Quijote. Creo que el centro de habla hispana más importante está en Latinoamérica, sobre todo, en Buenos Aires.

-¿Y cómo te sentiste en Buenos Aires?

-Bueno, no soy una persona muy difícil, me adapto. Tomé la decisión de venir a Buenos Aires en dos horas.

-¿De qué manera sostenés tus viajes?

-Me siento frente a mi compu y les doy clases a coreanos por Skype de las lenguas que conozco. En Buenos Aires también fui guía turístico de coreanos. Cortázar tampoco fue un afortunado, tuvo que trabajar mucho como traductor para sostenerse como escritor.

-¿Qué lugar crees que ocupa la literatura hoy en el mundo?

-Creo que ésta no es la época de la literatura, casi nadie lee literatura. Hoy la literatura y el arte son algo para consumir, no para profundizar. Yo no soy viejo, pero soy muy antiguo respecto de la literatura. Me gusta lo profundo.

-¿Y cuál crees que es la causa de que hoy la literatura no ocupe un lugar tan importante como en el pasado?

-El capitalismo (risas). La literatura surge en la tensión de los idiomas, en la tensión de las ideologías. Hoy desapareció la tensión entre comunismo y capitalismo y creo que eso no es bueno para la literatura. Creo que hoy no se escriben cosas muy interesantes, lo que hay es una literatura del capitalismo.

-Pero vos conservás la pasión.

-Sí, es que la vida no es muy interesante sin literatura. Para vivir es preciso amar algo si no, no tiene mucho sentido. Pero para mí la literatura no es sólo un trabajo de traducción. Voy a estudiar chino y también griego. Creo que conocer varios idiomas es como regresar al tiempo anterior a la torre de Babel, cuando se hablaba una sola lengua. Creo que las identidades que nos atribuimos  son falsas. Por ejemplo, aquí como comida que viene de Italia, de Francia, de diversos países y todo eso se mezcla y termina por ser porteño. Creo que la lengua materna es algo imaginario sobre la identidad. Yo quiero superar esa frontera.

Link a la nota >

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

Denuncian a Lugones por abuso sexual y acoso laboral

Denuncian a Lugones por abuso sexual y acoso laboral

El titular de APreviDe fue acusado por una mujer policía de haberla sometido a un constante acoso sexual. Como la víctima se habría negado a salir con el funcionario, éste se vengó y la trasladó a otro sector de trabajo, entre otras maniobras.

3 de Febrero de 2020

El titular de la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte (APreViDe), Juan Manuel Lugones, fue denunciado por abuso de poder y acoso sexual por una agente de policía. La grave acusación llega después de que el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, lo ratificara en su cargo tras un encendido repudio de, entre otros, la Coordinadora de Derechos Humano de los clubes de fútbol argentino por su gestión al frente del organismo entre 2016 y 2019.

Según informó el portal Doble Amarilla, la denunciante trabajaba en la agencia de seguridad y fue trasladada a otro sector “por no aceptar los insistentes intentos de Lugones para lograr una relación extra laboral”.

Según consta en la causa que tramita en la UFI N° 15 de La Plata, la pesadilla de la víctima habría comenzado a poco de ingresar a trabajar en el organismo. A partir de ese momento, Lugones habría intentado sin éxito concretar una cita con la mujer policía, pero sin suerte, por lo que la agente fue derivada a otro sector.

“Cuando empecé a trabajar con Lugones en el Aprevide, empezó a preguntarme sobre mis gustos personales, si me gustaba comer pastas o si quisiera trabajar en las canchas. Ante eso, yo respondí que quería hacer el mismo trabajo que mis compañeros”, reconstruyó el portal que tuvo acceso al expediente, el relato de la víctima.

“De manera descolgada empezó a llamarme para invitarme a cenar. Con excusas, rechazaba la invitación. Al otro día de la invitación me tenía que aguantar un trato distinto, con caras de enojo y un trato cortante, obviamente por mi rechazo”, comentó en otro tramo de su declaración la mujer policía.

Además, la víctima precisó en el expediente una clara situación de abuso al recordar cuando a raíz de un operativo en Mar del Plata, Lugones le habría pedido a ella y a un grupo de policías que se subieran a la caja de la camioneta en la que viajaban para sacarse una foto. “Cuando yo quiero subir a la caja, poniendo un pie en un estribo, siento unas manos en mi cola que me empujan hacia arriba y cuando miro hacia atrás, veo que era Lugones el que lo había hecho”, denunció.

La víctima comentó otra ocasión igual de delicada cuando en abril de 2019, con motivo de un encuentro que se realizó en el Hotel Provincial durante dos días, volvió a quedar expuesta a las intenciones de Lugones. A esa reunión, incluso asistieron el entonces ministro de Seguridad, Cristian Ritondo y personal de la Asociación de Fútbol Argentino. “Él había armado la disposición de las habitaciones de todo el grupo y a mi me tocó con una mujer mayor, compañera de trabajo. Tras la primera jornada, que terminamos tarde, a las 7 de la mañana siguiente me manda a decir por dos compañeras que él quería que fuera a su habitación a cebarle mate. Discutí con mi compañera de pieza, que me decía que fuera, y yo le dije que no era ningún gato, que fuera ella si quería cebarle mate. Al rato, me crucé con Lugones, quien me dijo que estaba preocupado y que había ido a mi habitación a ver cuánto dormía”, expresó. 

Luego de todas estas maniobras, la mujer fue designada a otra área de trabajo y de acuerdo a la denuncia, no conforme con ello, Lugones cada tanto se comunicaba con ese sector para corroborar si cumplía con las nuevas tareas.

Trascendió que la víctima presentó a la justicia diferentes pruebas que comprometerían al titular de la APreVIDe como captura de mensajes de textos y audios protagonizados por el hombre sospechado de acoso laboral y abuso sexual. Además, se indicó que no sería el único caso aunque no se habrían efectuado denuncias.

Funcionario heredado

Lugones fue puesto en funciones por la ex gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y su ministro de Seguridad, Cristian Ritondo. En su momento, se destacó que Lugones había realizado sus prácticas profesionales como abogado en el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y que se especializó en la defensa y promoción de los derechos de las víctimas. Además, el funcionario fundó la ONG “Fútbol en Paz en la Argentina”.

Desde la Coordinadora de Derechos Humanos de los clubes del fútbol argentino repudiaron hace unos días la continuidad de Lugones en su cargo al considerar que durante su gestión se registraron hechos de represión por parte de la Bonaerense, donde se registraron detenciones arbitrarias y heridos durante los operativos.

Por otro lado, el presidente de la ONG Salvemos al Fútbol, el exjuez Mariano Bergés, calificó a la política de Lugones como una ramificación de la “doctrina Chocobar”. Durante los años que Cambiemos gobernó la provincia de Buenos Aires, la Aprevide llegó a detener hinchas por provocar una avalancha o insultar a la Policía, a prohibir el mate en torneos regionales, a impedir el acceso de mujeres con pañuelos verdes a los estadios y también impidió la exhibición de banderas con la cara de Eva Perón, entre otras cosas. 

Así las cosas, el funcionario fue recientemente ratificado por el ministro de Seguridad Sergio Berni y el gobernador Axel Kicillof. Habrá que ver, ante estas novedades judiciales, si el funcionario finalmente es o no eyectado de su cargo.

Link a la nota >

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

Dan Brown: de “El código Da Vinci” a la literatura infantil

Dan Brown: de “El código Da Vinci” a la literatura infantil

El escritor que vendió más de 220 millones de ejemplares en todo el mundo protagonizará una nueva revolución editorial con La sinfonía de los animales, un libro ilustrado para chicos que incluirá música clásica compuesta por el propio autor.

(Foto: Telam)
21 de Febrero de 2020

El grupo Planeta acaba de anunciar que, bajo su sello Baobab, publicará en castellano y en catalán el nuevo proyecto literario de Dan Brown con el que el autor de El Código Da Vinci, que hasta el momento sigue siendo el libro más vendido en español, incursiona en la literatura infantil: La sinfonía de los animales. El lanzamiento será mundial y se realizará simultáneamente en 27 países. El 1° de septiembre estará en las librerías.

Pero esta no es la única noticia que Brown les tiene preparada a sus fieles seguidores. El libro contará, además, con una banda sonora cuya composición también estuvo a cargo del autor. Mediante una aplicación asociada, que se lanzará junto con el libro y estará disponible en diversas plataformas digitales, se podrá descargar de manera muy sencilla la música indicada para cada página. 

El personaje del Maestro Mouse recorre el libro con su batuta al frente de un grupo de amigos muy especial que incluye desde canguros a ballenas azules y elefantes. Cada página cuenta una historia que transmite valores positivos sobre la amistad, el respeto, la compasión y la confianza en uno mismo. Entre estas fábulas se intercalan juegos, acertijos y enigmas.

Según parece, con este combo Brown busca garantizar que tanto los pequeños lectores como los adultos dispongan de distintas puertas de entrada para acceder al libro. “Me encanta contar historias, y mis novelas siempre intentan entrelazar temas variados, explica el autor. Con La sinfonía de los animales me ha entusiasmado trabajar sobre esta idea y crear una experiencia verdaderamente única usando tres formatos diferentes a la vez: ilustración, música y palabras. De la misma manera que una ópera cautiva a su audiencia presentando hermosos escenarios, música dramática y drama lírico, La sinfonía de los animales se convierte en una fiesta para los ojos, los oídos y la mente, todo al mismo tiempo.”

Como para asegurar de manera contundente el éxito del proyecto, también habrá conciertos en todo el mundo en que las orquestas sinfónicas de mayor prestigio interpretarán la Sinfonía de los animales creada por Brown. Hasta el momento se prevé una gira que recorrerá doce país y las fechas de cada concierto se anunciarán en breve.

Las ilustraciones del libro pertenecen a Susan Batori, una prestigiosa dibujante y diseñadora gráfica húngara.

Con semejante despliegue y los antecedentes de ventas que tiene el autor nadie puede dudar de que el nuevo proyecto será todo un éxito. Así lo expresa la directora del Área Infantil y Juvenil de Planeta: “La Sinfonía de los animales me ha enamorado y está destinada a convertirse en un referente para niños y adultos. Es una obra extraordinaria que ayuda a transmitir valores esenciales como la importancia de vivir la vida de una manera plena, poniendo en primer plano la bondad y la amistad. Estoy muy feliz de tener en nuestro catálogo este extraordinario libro de Dan Brown.”

Aunque el éxito resonante de su escritura dejó en un segundo plano su costado musical, Brown es un melómano cuya afición viene de lejos. Así lo explicó en una entrevista: “Mi madre era música, mi padre adoraba la música y yo recibí formación musical. La composición fue mi primer amor. Entender cómo opera y se escribe la música moldeó de una forma decisiva mis novelas. La música se basa en generar tensión y distensión, en formular una pregunta con notas, sostener una melodía, el ritmo y el tempo, en consistencia tonal… Al escribir soy consciente de que tras una persecución o una pelea debo pasar a una esce­na de calma e introspección, y que una escena de diálogo repo­sado demanda dar pie a un poco de frenesí. Sigo tocando el piano a diario y he vuelto a componer música para orquesta.”

Es difícil mantener una vocación musical cuando, luego de algunos fracasos de venta al principio de su carrera como escritor, El Código Da Vinci lo convierte en un bestseller mundial. Sin embargo, fue el éxito de ese libro y de los que le siguieron lo que le permitió volver a la música. En la misma entrevista citada más arriba, el autor cuenta cómo se desarrolló la historia de sus vocaciones paralelas: “Crecí con dos grandes amores, la música y los libros. Desde joven escribí poesía y relatos, me gradué en escritura creativa pero cursé un posgrado de música y me pasaba el día en la sala de conciertos. Opté por intentar labrarme una carrera musical porque pensé que sería más divertido. Me mudé a Los Ángeles y grabé un disco a contracorriente –entonces triunfaba el rap y aposté fatídicamente por concederle el protagonismo al piano, a lo Billy Joel o Elton John–. Me gustaba componer e ir al estudio, pero no tocar ante el público, porque era muy tímido. Entonces tuve una idea para escribir Fortaleza digital, que se convertiría en mi ópera prima. Me encantó y escribí otras dos novelas, todas un fracaso.”

A pesar de que la escritura lo convirtió en millonario, lo que constituye un hecho bastante excepcional, Brown es consciente de que el bestseller tiene un público amplísimo, pero también numerosos detractores. “La gente adora u odia mi estilo de escritura, no hay término medio, soy muy consciente de que la gente dice “es estupendo” o “es un horror” (carcajadas). Escribo el tipo de libros que me gusta leer, con los que creo que lo pasaría muy bien, y luego sólo cruzo los dedos a la espera de que los lectores compartan mis gustos. Y muchos lo hacen, y muchísimos no.”

Lo que nadie puede negar es que sus libros son una mina de oro.  No por casualidad en 2005 la revista Time lo incluyó en la lista de las 100 personas más influyentes del mundo por ayudar a mantener a flota la industria editorial y haber aumentado significativamente el turismo en París y Roma para visitar los escenarios de sus historias.

En el momento de enumerar sus capacidades, además de su formación literaria y musical, Brown debería incluir también su indudable talento para los negocios.

Link a la nota >

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

La agenda del fin de semana: el clásico de Avellaneda y la vuelta del fútbol femenino

La agenda del fin de semana: el clásico de Avellaneda y la vuelta del fútbol femenino

Por la Superliga, Racing recibe a Independiente. En el femenino, también hay clásico: San Lorenzo vs Huracán. Repasá todo el cronograma.

(Foto: AFP)
7 de Febrero de 2020

Viernes

Superliga – Fecha 19

21:10 Argentinos Juniors vs Lanús (TNT SPORTS)

NBA – Temporada regular

22:30 Toronto Raptors vs Indiana Pacers (ESPN 3)

Sábado

NBA – Temporada regular

00:30 Portland Trail Blazers – Utah Jazz (ESPN 3)

22:30     Los Angeles Lakers – Golden State Warriors (ESPN 3)

Fútbol femenino – Fecha 12

9:00 UAI Urquiza vs Racing Club (TNT SPORTS)

Superliga – Fecha 19

17:35     Gimnasia LP vs Patronato (TNT SPORTS)

17:35     Defensa y Justicia vs Colón (FOX SPORTS PREMIUM)

19:40     Banfield vs Rosario Central (FOX SPORTS PREMIUM)

19:40     Newell’s vs Estudiantes LP (TNT SPORTS)

21:45     Boca Juniors vs Atlético Tucumán (FOX SPORTS PREMIUM)

Primera Nacional – Fecha 16

17:05 All Boys vs Chacarita (TyC Sports)

19:05 Platense vs Ferro (TyC Sports)

Serie A – Fecha 23

16:30     Hellas Verona vs Juventus (ESPN 2)

Domingo

Fútbol femenino – Fecha 12

9:00 San Lorenzo vs Huracán (TNT Sports)

...
(Foto: Edgardo Gomez)

Serie A – Fecha 23

16:30     Inter vs Milan (ESPN 2)

Primera Nacional – Fecha 16

17:00     Deportivo Morón vs Nueva Chicago (TYC SPORTS)

Superliga – Fecha 19

17:35     San Lorenzo vs Vélez (TNT SPORTS)

19:40     Racing Club vs Independiente (FOX SPORTS PREMIUM)

21:45     Unión vs River Plate (TNT SPORTS)

Preolímpico

22:30     Argentina vs Brasil (TyC Sports)

Lunes

Superliga – Fecha 19

19:00     Arsenal vs Talleres (TNT SPORTS)

21:10     Godoy Cruz – Huracán (FOX SPORTS 2/FOX SPORTS PREMIUM)

Link a la nota >

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

El carnaval es una fiesta que subvierte el orden y también se festeja por escrito

El carnaval es una fiesta que subvierte el orden y también se festeja por escrito

A través del lenguaje grotesco y el exabrupto o de su transformación en tema, la celebración del rey Momo forma parte de la creación literaria desde tiempos inmemoriales. 
(Foto: AFP)

23 de Febrero de 2020

“El carnaval –dice la escritora Luisa Valenzuela en Diario de máscaras– es un tiempo de transformaciones y transgresiones. De tirar todo por la borda y saber que en esos días fastos podemos llegar a ser quienes siempre quisimos. ¡Carne vale! Después vendrán los cuarenta días de ayuno. Pero por ahora la cocinera será reina y el ladrón, una piadosa monjita. Al menos allí donde quienes tienen la manija (Iglesia o Gobierno) entienden que el desahogo estacional es imprescindible para mantener la armonía.”
El teórico de la literatura Mijail Bajtin (1895- 1975) consideró, como lo hace Valenzuela en la primera parte del texto transcripto, que el carnaval subvierte el orden social al punto de darlo vuelta. Igual que lo dice Serrat en “Fiesta”, “el prohombre y el villano bailan y se dan la mano sin importarles la facha”. En consonancia con esta afirmación, Bajtin habla de la carnavalización de la literatura. Según afirma en La cultura popular en la Edad Media y el Renacimiento: el contexto de Francois Rabelais, “(durante el carnaval) se elaboraban formas especiales del lenguaje y de los ademanes, francas y sin constricciones, que abolían toda distancia entre los individuos en comunicación, liberados de las normas corrientes de la etiqueta y las reglas de conducta. Esto produjo el nacimiento de un lenguaje carnavalesco típico, del cual encontraremos numerosas muestras en Rabelais”.
La carnavalización, entendida como subversión absoluta del orden, es una de las formas a través de las que el carnaval irrumpe en la literatura convertido en lenguaje transgresor, aunque Umberto Eco relativice la concepción de Bajtin al afirmar que “sin una ley instituida y tenida como válida, no hay carnaval posible””
Pero la carnavalización no es el único modo de trasposición del carnaval a la letra escrita. Literatura de todas las épocas ha convertido el carnaval en tema. Y, en algunos casos, como en El libro del Buen Amor (siglo XIV) del Arcipreste de Hita, se utilizan los dos procedimientos a la vez. El texto pone en escena la batalla entre Don Carnal y Doña Cuaresma que se dirime a través del exceso alimentario y la sobriedad.
Don Ramón del Valle Inclán escribió una trilogía fiel a su estética esperpéntica a la que llamó Martes de Carnaval. Y podrían seguir las enumeraciones no sólo en la narrativa, sino también en la poesía. Según Bajtin el carnaval influyó en todos los géneros. Pero es mejor acercarse en tiempo y espacio.
Adolfo Bioy Casares convierte el carnaval en tema en su tercera novela El sueño de los héroes, considerada una de las mejores de la literatura argentina. De sesgo fantástico, fue publicada en 1954. En 1988, en una carta abierta a los lectores, la resume de la siguiente manera: “Durante los carnavales de 1927, Emilio Gauna, el protagonista de la presente novela, al cabo de tres días y tres noches de caminar por la ciudad, comer poco y beber mucho, en el abra del bosquecillo de un parque recuerda que tuvo una experiencia extraordinaria; no, la experiencia. Para los carnavales del 30, Gauna sale de nuevo. Pasará, en el mismo orden, por los mismos lugares, en la esperanza de recuperar al término de la experiencia, la revelación perdida. Intuye que habrá peligros, no sabe hasta qué punto es valiente y está dispuesto a averiguarlo”. El final de Gauna es trágico.
“Con mucha suerte algún día seré alguno de mis libros. Ojalá El sueño de los héroes“, dijo Bioy en esa carta marcando su preferencia por esta novela. Sergio Renán la llevó al cine en 1997. “Era obvio –dijo en la larga entrevista realizada por Claudio D.Minghetti– que la filmación iba a ser muy difícil, con rodajes complicados como los que planteaba la recreación de dos corsos del ’27 y del ’30. La banda sonora de la película estuvo a cargo de Jaime Roos. El relato se cierra con la “Milonga de Gauna” que compuso para la ocasión.
En Presagio de Carnaval, Liliana Bodoc cuenta la historia de Sabino Colque, un vendedor de yuyos boliviano que en una noche de carnaval, enamorado de una mujer comprometida, cruza una línea prohibida y desata la tragedia. “El carnaval de San Pedro –relata Bodoc– ocupaba la calle principal y algunas laterales angostas y oscuras. Pero la fiesta duraba mucho más tiempo que todas esas calles, porque había empezado cuando el carnaval del mundo aún no terminaba. Y no alcanzaba a morir, cuando renacía”.
La escritora brasileña Clarice Lispector escribió un cuento breve, Restos del carnaval, donde relata la primera participación en esa fiesta de una chica de 8 años en cuyo transcurso experimenta sensaciones opuestas, de la melancolía a la felicidad. “¿Y las máscaras? –recuerda el personaje–. Tenía miedo, pero era un miedo vital y necesario porque coincidía con la sospecha más profunda de que también el rostro humano era una especie de máscara”.
Por eso, es posible que el reclamo que hace el tango, “Sacate el antifaz. Te quiero conocer”, sea retórico. El carnaval es en febrero, pero las máscaras se usan todo el año.

Link a la nota >

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

Ayudar al barrio para que crezca el club

Ayudar al barrio para que crezca el club

Socios de Los Andes realizan un relevamiento en el barrio de Villa Albertina en Lomas de Zamora, donde se ubica el predio de las inferiores, para atender las necesidades de muchas familias que forman parte de la vida social del club.

7 de Febrero de 2020

Comprometidos en mejorar las condiciones de las familias que forman parte de la vida social del club, un grupo de socios del Club Atlético Los Andes, que participa en la Primera B Metropolitana, lleva 30 días realizando  un trabajo territorial del barrio de Villa Albertina de Lomas de Zamora: el objetivo es relevar  mas 100 hogares en busca de los casos más críticos de familias que viven en el barrio.

Las casas bajas y de techos precarios predominan en el paisaje. Viviendas de ambientes pequeños donde conviven numerosas familias que cuentan con un ingreso mínimo, pisos de tierra, paredes a medio terminar, en algunos casos no cuentan  condiciones mínimas de higiene o calzado. 

Villa Albertina es uno de los barrios más postergados del distrito, donde la precariedad de las familias más humildes se ve con solo caminar por sus calles. En su corazón está situado el predio de las inferiores de Los Andes donde miles de chicos realizan actividades formativas en las distintas categorías de inferiores.

Ante la situación de vulnerabilidad que vive muchos de los chicos, el club promovió la creación de la Sub Comisión de Desarrollo Social. Este espacio fue iniciativa de socias y socios, voluntarios y especialistas en materia social, y tiene como objetivo atender la problemática de vulnerabilidad en todos los ámbitos de la institución.

“La idea de una institución con identidad social se trasforma en hecho, asumimos la tarea de atender de manera integral las necesidades que atraviesan muchas familias que forman parte de la vida social del club”, expresó Víctor Grosi, que preside el Mil Rayitas desde 2019.

Los socios pusieron manos a la obra y comenzaron a realizar un estudio de campo para tener  una reseña social de todos los adolescentes y sus familias que asisten al club a realizar actividades.

“Muchos de los chicos que participan de las actividades llegan todos los días a entrenarse sin comer, la mayoría de ellos no pueden cubrir las cuatro comidas diarias. En ese sentido, gracias a  la articulación de Nación, Provincia y Municipio podemos garantizar el soporte alimenticio, en  los casos más críticos. Además  trabajamos en materia de infecciones de familias por la falta de agua, entre otras cuestiones que abarcamos diariamente”, cuenta Yanina Puras, presidenta de la Sub Comisión de Desarrollo Social.

En este contexto, el Club Los Andes firmó un convenio con Barrios de Pie para llevar adelante trabajos de cooperación y asistencia social en el predio de Villa Albertina con los sectores de la economía popular. De esta manera, la institución del sur del conurbano se transformó en la primera institución deportiva  en realizar un vínculo con cooperativas de trabajo. 

...

En concreto, el convenio en su primera etapa consistirá en  llevar adelante trabajos de cooperación y asistencia social en el predio de Villa Albertina. “Este acuerdo tiene un eje fundamental, poner en valor y jerarquizar la tarea que realizan los trabajadores de la economía popular. En este sentido agradecemos la colaboración del club y la predisposición de poder contratar a compañeros y compañeras para llevar adelante las tareas de mantenimiento y refacción del club, función que muchas veces se encuentra invisibilizada. Realizar esta acción social dentro del ámbito del deporte para nosotros y nosotras es un reconocimiento”, remarcó la responsable de Barrios de Pie de Lomas, Paula Montenegro.

Link a la nota >

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

El periodista robot y el futuro de la comunicación

El periodista robot y el futuro de la comunicación

La presentación de un algoritmo de inteligencia artificial capaz de producir, guionar, montar y presentar sus propios resúmenes de los partidos de la Premiere League pone en evidencia la necesidad de replantear el rol humano en el flujo de la información.

23 de Febrero de 2020

La agencia de noticias británica Reuters presentó hace dos semanas al primer periodista deportivo virtual, un robot informático que produce, escribe, edita y transmite sin intervención humana sus propios resúmenes en video de los partidos de la Premiere League, el torneo profesional del fútbol inglés. A pesar de lo novedoso, el anuncio apenas ocupó algún espacio marginal en las páginas menos leídas de los diarios. Lo curioso es que se trata de un hecho que podría cambiar de manera radical la forma en que los medios de comunicación transmiten la información y por ende, influir en el modo en que las personas van construyendo esa parte de la realidad con la que no tienen contacto directo.

¿Por qué siendo un hecho de semejante trascendencia pasó casi desapercibido? Si se lo mira de manera romántica podría pensarse que, como ocurrió con los indígenas frente a las carabelas de Colón, el ser humano contemporáneo no está capacitado para alcanzar a entender el giro histórico al que se enfrenta. Posible, pero poco probable: tal vez sea más realista pensar que el mundo cambia tan rápido que la humanidad ha perdido la capacidad de asombro. Hoy las revoluciones se miden minuto a minuto.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR LEER

Crean un periodista robot capaz de presentar sus propias noticias

La última alternativa, de carácter por completo materialista, es que los propios medios prefieren mantener el perfil bajo para no deschavar su propio plan para bajar los costos que implica mantener activa una empresa periodística. De hecho, uno de los que le dio un espacio a la noticia no tuvo empachos en encararla exactamente desde ese punto de vista. Fue el diario británico The Times, que para presentar al robot de Reuters eligió una frase sugestiva: “Cuidado, Gary Lineker: este presentador va detrás de tu trabajo y no cuesta 1,75 millones de libras al año”. El “chiste” hace referencia a la labor que el exgoleador de la Selección inglesa realiza desde hace años como conductor de un programa deportivo en la BBC y al ahorro que representaría poner en su lugar a un periodista virtual.

El escritor y ensayista argentino Juan José Becerra analiza el asunto desde una perspectiva análoga. “Creo que lo que buscan producir las empresas como Reuters es un costo menor para sus productos. Es decir que aquello que se produce les cueste menos que lo que cuesta un periodista”, afirmó al ser consultado. Para el autor de libros como Fenómenos argentinos (Planeta), la aparición del robot periodista está directamente vinculada “a la historia de la mano de obra” y a los procesos que tuvieron lugar durante la Revolución Industrial, a finales del siglo XVIII. “Si entonces un hilandero fue reemplazado por la máquina de hilar, ¿por qué a la mano de obra de una persona que produce contenidos no la puede reemplazar una máquina?”, se pregunta Becerra, quien concluye que detrás de estas innovaciones “hay una lógica industrial bastante arraigada que obedece al hecho de que el que paga siempre quiere pagar menos”.

El robot periodista de Reuters funciona a partir de un algoritmo de inteligencia artificial que se abastece en tiempo real de los contenidos que la propia agencia produce en torno de los partidos de fútbol, incluyendo estadísticas, fotografías y videos. A partir de ellos el sistema es capaz de procesar la información,  escribir su propio guión (incluidos subtítulos o zócalos), editar las imágenes y generar un personaje de apariencia humana que se encarga de transmitir el reporte.

Para Ingrid Sarchman, investigadora y docente de la Universidad de Buenos Aires, responsable del Seminario de Informática y Sociedad de la carrera de Comunicación, el surgimiento de estas tecnologías es “el resultado de procesos largos que se sostienen en la convivencia entre hombre y máquina”, pero que produce miradas opuestas. “Si la visión humanista creía que había una naturaleza humana que las máquinas alteraban (y alteran), muchos autores y posturas en cambio asumen que puede existir una colaboración y cooperación entre ambos”, dice Sarchman. Este último enfoque “deja de lado las fantasías relacionadas con el miedo a la máquina, propias de la ciencia ficción y basadas en la idea de que los robots invaden el planeta. En las sociedades del capitalismo tardío este temor se traduce en la idea de que los hombres perderán su trabajo” por culpa de las máquinas.

El problema de estas visiones optimistas surge en el paso que va del dicho al hecho. Porque, según la investigadora, “en la práctica a las megaempresas no les interesa capacitar a sus recursos humanos para que hagan otras cosas, sino que tienden a expulsarlos, especialmente cuando cumplen determinada edad”.

Para ella, “queda claro que si el robot pasa a hacer el trabajo humano no sólo cambia el trabajo, sino que también cambia el hombre”. Puesto en los términos de la comunicación “se puede pensar que hasta cambia la idea de receptor. Porque si se modifica el relator, con él también lo hacen las audiencias, el oído y lo que se espera de quien relata”. “Si vos como audiencia estás acostumbrado a ver películas dobladas y de pronto todas las películas son subtituladas, vas a tener que cambiar tu manera de consumir cine”, ejemplifica.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR LEER

¿Un nuevo disco de los Beatles compuesto por una computadora?

Becerra tiene una mirada más desencantada. Para él cambiar a un periodista humano por uno robotizado produciría en el espectador más o menos el mismo efecto de “encantamiento”. Un estado cercano a la hipnosis que inevitablemente “deriva en la indignación o en la conmoción, relaciones afectivas que surgen por el lado de la ira o incluso del llanto y el melodrama”, que según el escritor forman parte “del arco de efectos sobre el que trabaja el periodismo de máquinas” que producen los grandes conglomerados mediáticos. En resumen: el espectador acostumbrado a indignarse frente a las noticias lo seguirá haciendo, y el que se conmueva también, sin importar quién se las transmita.

Además, Becerra cree que la utilización del periodismo deportivo como base para esta prueba tiene que ver con el hecho de que, dentro de las ramas del oficio, es la que se encuentra en peor estado. Y reconoce (un poco en broma, un poco en serio) que la posibilidad de que “una máquina pueda reemplazar a Marcelo Palacios (periodista de TyC Sports) a mí sinceramente me hace muy feliz”. Porque en el fondo, afirma, “el algoritmo también está movido por una fuerza idiota, una fuerza humana que se mide a través de los instrumentos que hacen fuerte al populismo de mercado”. Por lo tanto, “lo que estos robots van a hacer es darle a la gente lo que quiere”, de modo que “el círculo sigue funcionando, pero esta vez sin escala humana”, que en este sistema quedaría reducida “al nivel del consumo”. Por eso también sostiene que este tipo de algoritmos nunca podrá reemplazar a los “autores”, sino que están destinados a reemplazar a “las máquinas humanas como Marcelo Palacios”, pero por un costo menor. 

En esa misma línea y sin salir del territorio del periodismo deportivo, Sarchman sostiene que lo que distingue “a la naturaleza humana es la imprevisibilidad, el hecho de que, de manera inentendible, a Víctor Hugo se le haya ocurrido la frase del barrilete cósmico” y que “tal vez ese sea el valor agregado” que distingue a lo humano de lo automático. “Estas son las cosas que obligan a repensar qué lugar y de qué manera podemos entender la naturaleza humana, y cómo se va modificando en esa relación con la máquina”, continúa la docente. No resulta menor en ese sentido que la labor del periodista robot de Reuters se concentre en la acumulación de datos estadísticos, al mismo tiempo que se desentiende de lo emotivo, del relato que producen los cuerpos de los jugadores en acción. “Creo que es una de las cosas más interesantes para pensar el asunto”, afirma Sarchman, “porque obliga a definir el campo de la comunicación”. Y se pregunta cuáles son los elementos que se ponen en juego en la escena comunicacional y si no existe la posibilidad de que en algún momento las emociones también puedan ser transmitidas por las máquinas. “En principio, se puede pensar que existe una dimensión a la que la máquina no puede acceder, esa imprevisibilidad que permite que algo pase por única vez”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR LEER

¿Puede un robot escribir un Quijote de algoritmos?

Parece entonces que el arma con la que cuentan los periodistas humanos en su competencia contra sus nuevos colegas virtuales es esa capacidad de generar relatos únicos, de ir más allá de la simple selección y ordenamiento lógico de los datos informativos. “Todos queremos que nos cuenten un cuento”, afirma la académica, quien junto a su colega Margarita Martínez escribió el libro La imprevisibilidad de la técnica, que en breve será editado por la Universidad Nacional de Rosario. “Si hay algo que las personas podemos hacer mucho mejor que las máquinas es inventar historias, adornarlas, usar palabras que en principio no tienen relación: eso es el
barrilete cósmico
“, continúa. Quizá se trata de ver más allá del aspecto amenazante de la tecnología. Sarchman no tiene ninguna duda: “Creo que estos avances nos enfrentan mucho más con preguntas acerca de las capacidades y las posibilidades humanas, que con el miedo o el rechazo a la máquina”. «

Link a la nota >

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

La hija del conflicto

La hija del conflicto

La Selección Sub 23, que desnudó el conflicto entre la Superliga y la AFA por el “doble comando”, se consagró en el Preolímpico de Colombia y parece marcar el camino. El triunfo empodera a Tapia y a los clubes.

(Foto: AFP)
Por Alejandro Wall
@alejwall

9 de Febrero de 2020

Como si el fútbol argentino sólo pudiera avanzar sobre aguas tormentosas, la Selección Sub 23, que pasada la medianoche del jueves ganó por adelantado el Preolímpico de Colombia, es hija del conflicto. Se trata de una gran paradoja, con mucho mérito de su entrenador, Fernando Batista, que su conformación haya sido la que transparentara la guerra que ya existía entre la AFA y la Superliga, una disputa que promete continuar. El triunfo argentino, la clasificación a Tokio 2020 y la consolidación de un proyecto que parecía nacer rengo, empodera a Tapia y a los dirigentes que quieren terminar con el doble comando. Algunos, como lo hizo Jorge Amor Ameal esta semana, adelantan que la Superliga camina hacia su final. A caballo de los nuevos tiempos políticos, la meten al barro del gobierno anterior: “Fue una idea del macrismo. Si se fueron que se la lleven”.

La noche de Bucaramanga, como toda la ruta del Preolímpico, devolvió imágenes que parecían olvidadas, las del orgullo por una Selección juvenil argentina. Todavía quedan demasiado lejos las fotos del ciclo de José Pekerman y su eco en la continuidad de Hugo Tocalli. Pero el trabajo de Batista es un primer paso después de un año, 2019, que había entregado sabores amargos en los Mundiales Sub 17 de Brasil y Sub 20 de Polonia. Todo fue una apuesta de Tapia: que Diego Placente y Pablo Aimar, dos jugadores factoría Pekerman, se hagan cargo de la Sub 15 y Sub 17, y que Batista, con experiencia en equipos juveniles, tomara las Sub 20 y la Sub 23. Hasta diciembre, Hermes Desio era el coordinador. Incluía ese armado a Lionel Scaloni en la Selección mayor. Pero lo que al principio llegó a proponerse hasta en un master plan con mirada largoplacista se hizo a los golpes, por espasmos, incluso la designación de César Luis Menotti como una suerte de manager.

Más allá de los tropezones en Brasil y Polonia no puede decirse que a Tapia el movimiento le haya salido mal. Puede mostrar un trabajo y un camino, como lo marcó Batista en la conferencia de prensa posterior al triunfo contra Colombia. No sólo en las juveniles, también en la mayor se recuperó una senda de orden y progreso. Y Scaloni, sin experiencia como entrenador, ahora muestra algo más de espalda, apoyado en la simpatía que despierta en Messi.

Por eso Tapia, en un revival grondonista, sacó la cuchilla para que nada afectara a esas selecciones, las que quiere ver como su obra. Fue el colmo que la Superliga le ordenara un calendario en enero que pusiera en riesgo la cesión de jugadores para el Preolímpico. Ya sabía que Batista no contaría con varios futbolistas del exterior. Pero después de algunos amagues, como la amenaza de San Lorenzo de no ceder a Adolfo Gaich y Marcelo Herrera, pudo armar una selección con jugadores del fútbol local, salvo por Nehuén Pérez, del Atlético de Madrid, cedido al Famalicão de Portugal, y Valentín Castellanos, que juega en el New York City FC, en la MLS. La Superliga no modificó la agenda, pero los jugadores que tenían que estar estuvieron.

La Sub 23 fue una Selección fundacional para el poder de Tapia, que aceleró en su construcción interna durante los días finales de Gerardo Martino, cuando los clubes le negaban jugadores para Río 2016 y la AFA no le pagaba el sueldo. Fue el limbo entre el 38-38, la huida de Luis Segura y la aparición del Comité Normalizador. Tapia vio luz y se acercó a Martino, lo contuvo, ofreció su ayuda. Martino siempre lo valoró. Tapia también tejió en ese tiempo su vínculo con Messi, que seguía en posición de renuncia tras la Copa América en Estados Unidos. 

Con mandato hasta marzo de 2021, en la búsqueda de su reelección, Tapia quiere no sólo el control de las selecciones, también el de los torneos. Diciembre le entregó un aliado en esa empresa. Ameal, ahora presidente de Boca, es uno de los que apoya terminar con la Superliga. Pero también quiere recuperar la silla de Daniel Angelici en la vicepresidencia de AFA. Roberto Digón es el hombre de Boca para representar al club en esa casa, donde esperan que Angelici renuncie en marzo, tal como lo hizo con el cargo que mantenía en la FIFA. El esperable fallo adverso del TAS sobre la final de la Copa Libertadores 2018 aceleró esos tiempos. La resolución fue un cachetazo para Angelici, que resolvió un juicio por el que Boca tendrá que afrontar un tercio de los gastos después de haber aceptado jugar en Madrid. Las preocupaciones del empresario binguero, de todos modos, pasan por otras causas judiciales, más relacionadas a la política nacional que a las internas de Boca.

También para Tapia hay otros asuntos urgentes, como revertir la decisión del gobierno de suspender la prórroga del decreto 1212/03 con beneficios en las contribuciones nacionales. Mauricio Macri había avanzado en su derogación, pero luego se frenó en medio de negociaciones. Ahora el gobierno de Alberto Fernández, a través de la Afip, reglamentó la medida de Macri. En la AFA no lo esperaban, lo que generó el rechazo de los clubes. Por esto, en las últimas horas, hay una alianza táctica con la Superliga. Espalda con espalda. Como señal política, además, todo el fútbol argentino había repudiado la designación de Macri en la Fundación FIFA. No era moneda de cambio, fueron guiños. Guiños no correspondidos.

Link a la nota >

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

Nacional, popular, democrático… y feminista

Nacional, popular, democrático… y feminista

Feminismo y Peronismo, Reflexiones históricas y actuales de una articulación negada (Colihue), una recopilación Estela Díaz que reúne un texto propio y de otras 16 mujeres con marcada presencia y militancia dentro del movimiento.
(Foto: Diego Martínez)

23 de Febrero de 2020

Cuando el año pasado la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner dijo en el Senado de la Nación, durante el debate por la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), que el peronismo debía agregar a su ya establecida definición de movimiento nacional, popular y democrático el adjetivo “feminista”, puso en palabras lo que desde hacía años se venía gestando dentro de esta fuerza política y, también, en muchas otras organizaciones que formaron parte del Frente para la Victoria (FPV), la coalición política que llevó a Néstor y a Cristina Kirchner al gobierno.

Que Cristina lo expresara en voz alta impulsó a quienes intentábamos dar este debate dentro del movimiento, e interpeló también a quienes se resistían a la temática. Ya nadie más pudo decir con tranquilidad, por lo menos públicamente, que el feminismo era una “cosa de mujeres” que ellas mismas debían arreglar, que lo resolvieran en las secretarías de la mujer o en las comisiones de género, y que nada tenía que ver con el peronismo.

Porque, por primera vez, y en forma muy clara, se habló del patriarcado no como algo teórico o lejano, sino como el entramado social, cultural y económico que atraviesa a todas las fuerzas políticas –y también al peronismo–, y que se evidencia con el predominio de los varones a la hora de ocupar cargos directivos y de tomar decisiones.

Una definición tradicional del feminismo sostiene que “es un movimiento social y político que se inicia formalmente a finales del siglo XVIII […] y que supone la toma de conciencia de las mujeres como grupo o colectivo humano de la opresión, dominación y explotación de que han sido y son objeto por parte del colectivo de varones, en el seno del patriarcado bajo sus distintas fases históricas, del modelo de producción, lo cual las mueve a la acción para la liberación de su sexo con todas las transformaciones de la sociedad que aquella requiera”. (V. Sau, Diccionario ideológico feminista).

Y aquí cabe preguntarse, ¿este enunciado eurocéntrico explica también los feminismos en Latinoamérica y en la Argentina? ¿La resistencia a la opresión nació aquí en el siglo XVIII en clara referencia a la Revolución Francesa? ¿No es hora de ensayar una definición propia que dé sustento al feminismo nacional y popular que estamos construyendo?

El historiador Luis Vitale (1987) sostiene: “El proceso histórico de opresión de la mujer en América Latina fue distinto al de Europa, porque en nuestro continente no se repitieron las mismas formaciones sociales ni se dio la familia esclavista de tipo grecorromana ni la familia de corte feudal. América Latina pasó directamente del modo de producción comunal de los pueblos agro-alfareros y del modo de producción comunal-tributario de los incas y los aztecas, a la formación social colonial en transición a una economía primaria exportadora implantada por la invasión ibérica. Esta especificidad es olvidada frecuentemente por quienes recurren al esquema evolutivo europeo no solo para explicar los fenómenos socioeconómicos, sino también la vida cotidiana, tratando de encontrar en la Colonia un tipo de familia feudal”

Cuando a don Arturo Jauretche se le preguntaba ¿qué es el pensamiento nacional?, solía responder que “lo nacional es lo universal mirado por nuestros propios ojos”. Si queremos que nuestro feminismo sea nacional y popular, tal vez sea el momento de revisar nuestra propia historia, tomar lo universal para pasarlo por nuestro propio tamiz respecto al pasado, pero también en el presente, y, de esa manera, asentarlo sobre bases sólidas. Ese será el mejor aporte que podamos hacer, desde nuestra propia esencia, al desarrollo de los otros feminismos que ya habitan en nuestras calles.

Y, también, será la mejor contribución que podamos ofrecer al peronismo, “para trazar nuestros propios caminos, dentro del cauce vibrante de todo un pueblo que marcha en la senda de superación de sus problemas colectivos”, tal como sostuvo Eva Perón en la primera asamblea nacional del Partido Peronista Femenino, para después agregar: “El hecho de que nos aprestemos a trazar nuestra propia trayectoria como mujeres y ciudadanas, no significa ni podría significar separarnos de la revolución peronista ni dividir el movimiento peronista que es órgano político de la revolución”.

 Por último, nos toca dar esta batalla en el marco de un rebrote del neoliberalismo y del neocolonialismo que se apoderó de nuestra patria, y con Evita decimos: Reclamamos un puesto en la lucha y consideramos ese derecho como un honor y como un deber. Si nuestros compañeros se sintieron proletarios porque les fue negado el acceso a la propiedad y a una existencia mejor y no gozaron más que de una ficticia libertad política, regulada por la reacción y negada por el fraude, nosotras, las mujeres, fuimos menos libres y más explotadas. Si los trabajadores conocen la repugnancia que hay en comercializar el trabajo a bajo precio, considerándolo, no como el esfuerzo a través del cual el hombre se realiza, sino como una mercancía más en el mercado de consumo capitalista, esa repugnancia ha sido doble en la mujer. Y si al hombre se le impidió el goce total de la vida ciudadana, a la mujer laboriosa como él, más negada que él y más escarnecida que los hombres, se le negó también y en mayor proporción el derecho a rebelarse, a asociarse y a defenderse.

Este libro ofrece las herramientas para emprender esta enorme tarea, desde la teoría, pero también desde la praxis política traducida en leyes, programas y organismos que, a lo largo de su historia, el peronismo creó para ampliar los derechos de las mujeres y para avanzar en la igualdad de géneros. Y, también, recupera la historia de las militantes peronistas que de generación en generación han tomado la posta de la lucha y la pasaron a las próximas. Esa que hoy tomamos nosotras para que el patriarcado se caiga de una vez y para que el peronismo, de verdad, sea definitivamente feminista.

INTRODUCCIÓN

Elena Díaz

Este libro nace de una época convulsionada por la ineludible presencia de las mujeres –en multitud– en todas las esferas de la vida política y social en la Argentina. Tiempos de militancias, plena de acciones, movimientos, de jóvenes que abrazan y debaten feminismos. Es hijo de la democracia y sus vaivenes. De los más de treinta años de encuentros nacionales de mujeres. De las militancias renovadas, luego de los desprecios noventistas, en juventudes que abrazan la política. Del decenio de la campaña nacional por el aborto legal y las mareas verdes. De los grupos feministas más variados: los espacios de género de los partidos, sindicatos, agrupaciones. Nace porque hubo doce años de gobierno kirchnerista, de los cuales ocho fueron presididos por una mujer.

Lo creímos un debate necesario, no solo para las peronistas y el campo nacional y popular. Es un debate necesario en todas las fuerzas políticas y sociales. Despatriarcalizar nuestras organizaciones y experiencias de construcción popular se volvió imperativo de época. En nuestras organizaciones hay reproducción del patriarcado hay silencios, invisibilidades, pero también hay contraculturas, hay resistencias: históricas y actuales. Develarlas, ponerlas en palabras, re-leerlas desde este contexto de posibilidades, sin forzar su propio momento histórico, nos permite tender puentes en las resistencias y luchas por la emancipación de las mujeres, desde la identidad de un movimiento nacional y popular, que está vigente y es interpelado por las demandas de este tiempo.

El primer panel donde abordamos este tema se denominó “Feminismo y peronismo: reflexiones históricas y actuales de una articulación negada”, en una de las actividades centrales del I Congreso de Comunicación Popular desde América Latina y el Caribe que se realizó en septiembre de 2015 en el edificio Presidente Néstor Carlos Kirchner de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP, en la ciudad de La Plata. Entre noviembre y diciembre de ese mismo año estuve a cargo del primer seminario en la Especialización de Género y Comunicación de la misma casa de estudios, bajo el mismo título de la charla precedente. Denominación, que casi como por cábala, reiteramos en esta publicación. Fue a la vez muy enriquecedora la experiencia que realizamos desde la Comisión de Mujeres y Géneros del Instituto Patria, que tuvo como propuesta de formación en recorrida por el país el seminario “peronismo y feminismo”, con cientos de participantes. Estos debates se extendieron en múltiples escenarios, localidades y organizaciones, en tiempos de muy duras resistencias, tanto como fueron años fructíferos para el crecimiento del feminismo popular.

Nos inquietaba provocar una revisión de la relación entre los gobiernos peronistas y las conquistas para los derechos de las mujeres. Gran parte del material está centrado en los períodos del primer peronismo 1945-55 y la etapa kirchnerista de 2003-2015. También tuvimos invitadas que abordaron la resistencia posterior al 55, los 60 y 70, y las experiencias luego de la apertura democrática del 83. Pero el eje central no estuvo puesto allí, sino en los períodos de gobiernos populares más extensos. El 73 fue cortado muy pronto por la dictadura y cruzado por un contexto de violencia política, que requeriría de análisis particulares. Los noventa y el menemismo están revisados desde la institucionalización de las políticas de género, pero la adscripción del menemismo al neoliberalismo, tras su abandono de las tradiciones nacional-populares peronistas, lo hace una experiencia también atípica. En cambio, leemos una continuidad en los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, de aquella primera revolución inconclusa del primer peronismo. Estamos, a la vez, en el período democrático más largo de toda la historia del país.

Cuando hicimos balance de estos períodos, encontramos decisiones de gobierno cruciales en favor de los derechos humanos en general, y también para el avance de los derechos de las mujeres, las disidencias sexuales y la promoción de profundos cambios culturales, además, claro, de contradicciones y tensiones. Resultó llamativo analizar las principales figuras políticas femeninas del peronismo, como fue Evita y lo es Cristina Fernández, y su relación con la agenda feminista. En ambas estuvo presente una interpelación directa a sus congéneres, a la vez que una desidentificación expresa con el feminismo. Entendemos que hay una situación histórica que puede dar explicaciones distintas a estos posicionamientos, pero también cierta continuidad respecto a la mirada hegemónica del peronismo sobre los feminismos. Incluso, a pesar de contar con peronistas feministas muy destacadas en todos los períodos, estaba subyacente cierta idea de no conciliación posible entre ambos movimientos. Llegadas a estos tiempos, ya conocemos también una revisión por parte de Cristina, ya como expresidenta, de su posicionamiento en torno al feminismo, alentado por las juventudes que abrazan estas causas e identidades.

La mayoría de los artículos que componen este libro tuvieron su origen en las desgrabaciones de las ponencias del conversatorio y del seminario. Hicimos una selección que intentó abordar aspectos históricos, teóricos y políticos más actuales. En total son quince artículos, que hemos agrupado en cuatro capítulos. El primero está enfocado en los aspectos históricos y su relación con el presente: incluye los textos de Dora Barrancos, Adriana Valobra, Estela Díaz, Susana Sanz y Juliana Marino. El capítulo dos contiene un grupo de escritos que desarrollan aspectos más ligados a la teoría, en el que se puede encontrar un recorrido que propone Graciela Morgade; para revisitar la doctrina peronista desde una perspectiva feminista, un texto de Flavia Delmas; y Florencia Saintout nos acerca las relaciones con el poder y la política. En el capítulo tres, que denominamos “La conquista de derechos en los pliegues del Estado”, varias autoras ponen el foco en las políticas públicas, legislaciones, mecanismos institucionales. Este grupo incluye los textos de Virginia Franganillo, Claudia Bernazza y Mara Brawer. En el último capítulo encontraremos otras voces que llamamos “Animarse en tiempos neoliberales”, en el que Cristina Álvarez Rodríguez, Lucía García, Julia Pascolini y Paloma Baldi nos proponen una discusión sobre la actualidad y el impacto del feminismo desde una perspectiva popular. Al margen de esta división un tanto arbitraria, lo cierto es que los quince ensayos de este volumen van y vienen entre el pasado y el presente, recorren setenta años de nuestra historia política –aunque también un poco más atrás– hasta abordar la discusión que provoca la actual fase neoliberal, su confrontación y las propuestas de superación.

Este libro no pretende agotar este debate. Por el contrario, lo entendemos como un aporte para seguir abriendo diálogos, que hasta hace poco tiempo estaban silenciados. Hay temáticas, enfoques y voces que están faltando. Elegimos en este primer volumen priorizar las voces de mujeres, en su mayoría, con trayectorias extensas y significativas. Pensamos que en futuras iniciativas deberíamos recuperar más voces de jóvenes y de mayor diversidad identitaria. También reconocemos que faltó federalidad. Nuestra cultura es generosa con las experiencias populares de todo el territorio nacional. Serán miradas que seguramente enriquecerán las perspectivas. Queda como desafío pendiente.

Link a la nota >

Categorías
Argentina Cultura Cultura y Espectáculos

Valdano: “El próximo Messi será más parecido a Cristiano Ronaldo que a Messi”

Valdano: “El próximo Messi será más parecido a Cristiano Ronaldo que a Messi”

Jorge Valdano, campeón del mundo en México 86, sabe poner en palabras el fútbol. Maradona, Gallardo, Liverpool, el pase sobre la gambeta, y más: “Jugar bien ya forma parte del plan de negocios”.

(Foto: Diego Paruelo)
Por Roberto Parrottino
@rparrottino

9 de Febrero de 2020

Jorge Valdano mira una foto encuadrada en su oficina de Madrid: es el momento exacto en el que la pelota supera al arquero alemán Harald Schumacher en la final de México 86, su gol. “El momento –dice desde España, donde vive hace 45 años– en el que tomé conciencia de ese antes y después”. Además de futbolista campeón del mundo, fue entrenador y director deportivo de Real Madrid, y es comentarista en medios y consultor en deportes. Valdano, el gran conceptualizador del fútbol, llegó a decir alguna vez que jugamos a la pelota para olvidarnos de la muerte.

–¿Pero aún en tu casa el único recuerdo visible del fútbol es una foto con Giusti?

–Es una foto que tengo con el Gringo en Trigoria, el día que Bilardo me despidió de la Selección antes del Mundial Italia 90. Giusti es un sabio: cuando me vio con la maleta, triste, me dijo: “Pará”. Salió corriendo y vino con una cámara. Y le dijo a Pachamé que nos sacara una foto. Yo, vestido para ir al aeropuerto, y él como deportista, porque estaba a punto de entrenar. El resto había salido a jugar el último amistoso a Israel, aquel partido de cábala. El Gringo me dijo: “Algún día miraremos esta foto y nos vamos a reír”. Muchos años después, pasando por Buenos Aires, me trajo un paquete de regalo. Cuando lo abrí, era esa foto. Y aún me acompaña. Es una lección de vida: el tiempo hace su trabajo sobre cualquier episodio y uno termina viendo las cosas de una manera más abierta y relajada. Es una especie de ejercicio contra la nostalgia. Para mí, la vida está ahí adelante. Y hago esfuerzo para convencerme todos los días. Los recuerdos del fútbol son muy potentes, como todo lo que se hace dentro de un territorio emocional. Y quedarse empantanado ahí es peligroso.

–¿Qué leías durante México 86?

Memorias de Adriano, traducido por Cortázar. Me acuerdo perfectamente porque me impresionó mucho. Tenía algunos libros, pero no una maleta llena, como dijo Ruggeri. Estaba ahí para jugar un Mundial. Los libros me ayudaron a pasar el tiempo, pero lo crítico era otra cosa.

–¿Por qué tiraste el diario que escribiste en los días del Mundial?

–Eran anotaciones enlazadas con la actualidad, hecho de anécdotas. Del mes y medio que uno está en un Mundial nadie ha hablado del aburrimiento mortal que se sufre. Y de la peligrosa desconexión con el entorno. Uno ni siquiera es consciente del terremoto que provoca en su propio país lo que está haciendo. Aquel fue un Mundial donde vivimos una transformación tan grande en un tiempo récord, que daba para un libro. Me daba miedo que algún día tuviera la tentación de publicar esas anotaciones. Hoy estoy arrepentido. No descarto que alguien lo encuentre. Pero si aparecen, no creo que entiendan mi letra de médico.

–¿Qué etapa atraviesa el fútbol?

–El fútbol, como industria, ha crecido mucho. Lo ha hecho en los mismos términos que la globalización: los ricos son cada vez más ricos, y los pobres, cada vez más pobres. Vale para los clubes, países y jugadores. Europa se ha convertido en un continente casi imperialista en lo futbolístico, donde se concentra casi el 70% del dinero que mueve el fútbol mundial. Y eso hace que se concentre el talento y el poder competitivo. Sudamérica, que fue la contraparte durante muchísimo tiempo, se ha convertido en un productor de jugadores, que vende jóvenes, y los recupera en el último ciclo de su vida deportiva. Y luego están los mercados más “inmaduros”, aquellos que se han sentido fascinados por el fútbol en los últimos tiempos, a los que se les da mucha importancia porque son mercados socioeconómicamente altos. Se está a la búsqueda de esos aficionados con la “sana intención” de convertirlos en clientes. Esa es la lucha de 15 equipos europeos: tener un mercado mundial. Y quedan rezagados aquellos que tienen como mercado su ciudad o su provincia.

–¿El Liverpool de Klopp cambió el estilo de juego dominante?

–Liverpool no especula: es un equipo que te ataca hasta cuando defiende, muy físico, que deja la impresión de que nunca se cansa. Lleva dos años y medio corriendo sin parar. Y luego adaptándose a las condiciones de sus jugadores: una vez que quita, sale muy rápido. Tiene un estratega, que es Firmino, y dos balas, Mané y Salah. La novedad es que juegan los tres muy cerca, se reparten el campo de una punta a otra del área. Y convierten en extremos peligrosísimos a los laterales. Dicho esto: nadie ha influido más en el fútbol mundial como Guardiola. Cualquier equipo de tercera división abre a los centrales, tira hacia adelante a los laterales, pide la pelota al pie y sale hacia el medio a crear superioridad numérica. Es muy interesante que no estamos en la dinámica de los viejos tiempos, cuando un equipo muy bueno terminaba superado por un equipo de una escuela muy especuladora. Ahora el espectáculo empieza a ser obligatorio para el negocio. A esos aficionados remotos que hay que conquistar, no se los puede aburrir porque te abandonan. Jugar bien ya forma parte del plan de negocios. No se ven muchos equipos que esperan y tiran pelotazos. El resultado es Dios, conviene no confundirse, pero hay una exigencia de espectáculo que dejó instalada Guardiola, que, de alguna manera, ha modificado la exigencia de la gente hacia el fútbol que ve.

–¿Entra el River de Gallardo?

–Tener esa continuidad de casi seis años habla de la autoridad y el liderazgo de Gallardo, y de su conocimiento futbolístico, que es fiel a su manera de jugar, primero, y de sentir el fútbol, después. No rapiña el juego: River es un equipo que intenta siempre mostrar su grandeza.

–Escribiste que el fútbol sufre “parálisis por análisis”.

–Hubo un tiempo en que los ojeadores de los clubes iban a ver partidos para descubrir talentos. Luego se alejaron del campo y empezaron a ver videos para analizar los talentos. Y ahora hay departamentos de análisis en los clubes que directamente van al Big Data. No hay equipo que no tenga departamento de videoanálisis y que no intente descuartizar a los adversarios y analizar a fondo a los jugadores, no siempre poniendo los datos en contexto. Entonces, en muchas ocasiones, veo a los entrenadores perderse en detalles y convertir en secundario lo esencial. Tomo como ejemplo bueno a Zidane en el Madrid. Zidane es un simplificador: cree en el talento, sabe que hay jugadores mejores y peores, y se relaciona con el fútbol de un modo natural. Se trata de un tipo que lo conoce todo pero que se queda con lo esencial del fútbol. Y no se confunde ni siquiera cuando pierde. Hay que valorar ese tipo de cosas. Hay entrenadores que ponen dos jugadores altos porque piensan que en los córners pueden sufrir. Y por cuatro córners que le van a tirar en un partido terminan modificando el juego del equipo, con el que hay que convivir durante 90 minutos.

–¿Eso le quita lugar a la espontaneidad, a la gambeta?

–La gambeta es muy querida, pero si te sale. Si no te sale, que Dios te ayude. Aceptamos la de Messi, la de Hazard, que te llevan a la excelencia. Pero los datos de cada Mundial te hablan de que cada día hay menos gambeta. El pase le ganó la batalla a la gambeta. Y ante la gambeta, no hay sistema táctico que valga. Hay momentos en que el talento tiene que pedir paso para resolver problemas. No lo puede resolver todo el entrenador durante la semana. No se puede jugar de memoria. Al fútbol hay que estudiarlo pero luego expresarlo cada uno desde sus condiciones naturales. Por ese sobreanálisis, por el Big Data, por los algoritmos –lo que se está apoderando de la sociedad y también del fútbol–, la sensación es que el entrenador tiene cada vez más influencia en el juego, y eso le quita espontaneidad al jugador.

–Messi contradice todo.

–Siendo genio, cualquiera modifica las cosas. Messi es un caso testigo del fútbol actual. Es el poder del héroe, de la superestrella. Esta semana sacó un pequeño comunicado en Instagram respondiéndole a una persona creíble como Abidal, el secretario técnico, que de algún modo había agredido a los jugadores, y dejó temblando al Barcelona. Luego, en el campo, sigue teniendo el poder del desequilibrio. Decide tres de cada cuatro resultados con su influencia devastadora. Pero Messi hay uno solo.

–¿Está más cabrón, interviene más en la realidad?

–Lo veo más maduro y más consciente de su poder.

–¿Qué hay después de Messi?

–Es difícil saberlo. Pero el siguiente en la línea sucesoria, teniendo en cuenta que un genio nace cada 15 o 20 años, tendrá condiciones más académicas. Messi es un milagro formativo: le debe tanto a la calle como a la academia. Hasta los 13 años creció en la Argentina, en una enseñanza más informal, y luego llegó al Barcelona, donde se metió dentro de una horma futbolística muy atractiva, pero mucho más formal. La calle ha desaparecido como escuela formadora de futbolistas.

–¿Tan así?

–En Europa, por supuesto. En Sudamérica todavía existen ámbitos de pobreza donde el fútbol sigue reinando. Pero el próximo Messi será más parecido a Cristiano Ronaldo que a Messi, más superhombre físico, más competitivo, igual de héroe, pero con un corte futbolístico distinto.

Después de la eliminación de Alemania en Rusia 2018, Oliver Bierhoff, director de selecciones, dijo que debían incorporar el fútbol callejero a los clubes, mucha más “creatividad” y “disfrute”.

–Alemania aprende rápido sobre la evolución del fútbol. El Bayern contrató a Guardiola, vinieron a aprender a España la esencia del “tiki-taka”, lo terminaron implantando en un ciclo formativo muy estricto. Pero que al ser demasiado estricto, se terminó cargando la espontaneidad, el talento singular de los jugadores. Esa es la gran ventaja que tenía la calle: cuidaba a los jugadores diferentes. El diferente tenía mucho prestigio en la calle. En cambio, la academia es muy buena para mejorar a los jugadores medianos, y muy mala para cuidar al diferente.

...
(Foto: Diego Paruelo)

–¿Qué impresión te da la revolución Maradona en el fútbol argentino?

–En primer lugar, para Diego no existe una medicina mejor que el fútbol. El documental Maradona en Sinaloa es una prueba concluyente. Primero, la desproporción entre el equipo que dirigía y su condición de genio. Y luego el efecto mágico que tiene en los jugadores y el efecto mágico que el fútbol tiene en él. Esta experiencia en Gimnasia, siendo menos reveladora, apunta en el mismo sentido. Maradona es un prócer futbolístico. Y en un país que está sufriendo mucho. Con Maradona hay algo fuertemente social. Con Maradona, los pobres les ganan a los ricos.

–¿Nunca te hastiaste del fútbol?

–No, porque el fútbol es evolutivo. Es como que te guste la pintura y cada semana estés ante un cuadro distinto. Para analizarlo, no me canso. De todas maneras, no soy entrenador porque es una profesión que requiere de un alto grado de obsesión futbolística. Y soy más bien disperso: me gusta la lectura, el cine… Me gusta vivir. El fútbol ocupa parte de mi vida. Una parte importante, no mi vida entera.

–Te faltó el periodismo. ¿Cómo lo ves desde adentro? En Los cuadernos de Valdano (1997) ya escribías que “el morbo y la anécdota alejan a los medios de la cancha”.

–Hay dos tipos de periodismo, y cada vez ocupan más los extremos. Aquellos que analizan el fútbol con rigor y de una manera muy atractiva, donde una crónica de un partido es casi un cuento de fútbol. Y otro más ruidoso, más polémico, más entretenido, más masturbatorio. Si existen las dos puntas, es porque existen ambas audiencias. Y cada vez hay más gente del medio contando el fútbol. Pero tenemos el defecto de hablar para jugadores, entrenadores y gente iniciada. Y perdemos de vista que le hablamos a la gente, que somos divulgadores de un juego muy popular, y que hay que “descomplicarlo” cuando lo analizamos.

–¿Qué te sorprendió últimamente en el fútbol?

–El fútbol femenino, que ha acelerado de una manera descomunal. Y que tiene algunas cosas de las que debiéramos aprender. Por ejemplo, que tengan una relación tan libre con el sexo. Da la sensación de que en el mundo de los hombres no existe la homosexualidad, y en el de las mujeres, sí, sólo porque tienen una manera más desenfadada de decirle a la sociedad quiénes son. Y ahí Rapinoe ha hecho una gran labor al insertar el fútbol en la normalidad de la dinámica social.

Link a la nota >